Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: pobles i cultures vs poder i estats
Porque son parte del proceso: estatus político para los presos
02 mai 2005
Joseba Permach, Ainhara Armendariz y Joseba Alvarez - Mahaikideak
urte_04_presoak.jpg
Tras las recientes elecciones autonómicas, es notorio que en Euskal Herria se respira un nuevo clima político. Clima que se caracteriza fundamentalmente por la asunción por parte de casi todos los agentes políticos, a excepción como no del PP, de la necesidad de crear y/o impulsar una mesa de diálogo sin exclusiones para la definitiva resolución del conflicto político.

Los resultados habidos en estas elecciones suponen un punto de inflexión de cara a ese objetivo. Con anterioridad a las mismas todos los partidos a excepción de la izquierda abertzale situaban el debate en la victoria o derrota del tripartito. Unos solicitando la mayoría absoluta para la consecución de la reforma del estatuto y otros para evitar el avance del llamado «Plan Ibarretxe». Por nuestra parte, desde la izquierda abertzale tras la presentación en Anoeta de la alternativa «Orain herria, Orain bakea» veníamos situando e insistiendo en la necesidad del diálogo, el acuerdo y la negociación entre todos los agentes políticos para abordar definitivamente un proceso de paz con garantías que nos lleve a la superación del conflicto político y armado entre Euskal Herria y los estados español y francés. Y por otra parte, proponíamos una segunda mesa en la que ETA y el gobierno español abordaran la solución de las consecuencias del conflicto armado.

Tanto en el discurso como en la práctica la izquierda abertzale centraba en el debate político la necesidad del diálogo sin exclusiones, una reivindicación y posicionamiento que ha salido reforzado tras estas elecciones. Es por tanto, el momento del diálogo. Esta es la conclusión más clara que podemos constatar tras estas elecciones. El pueblo vasco en sus tres provincias de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa ha hablado y se ha manifestado muy claramente, exigiendo a los partidos políticos que actuemos con responsabilidad y pongamos en marcha sin más dilación un proceso de diálogo multilateral en el que no haya exclusiones ni condiciones previas para establecer tal diálogo.Y nos alegramos sinceramente por ello. Al igual que nos alegramos de que la mayoría de los agentes hayan realizado esta misma lectura tras las elecciones. En el debe queda el haber priorizado los propios intereses partidistas a la espera de unos resultados favorables a la necesidad de ese diálogo ahora tan profusamente alabado.

Desde la izquierda abertzale por encima de coyunturas electorales hemos hecho hincapié en esa necesidad del diálogo, y en estas elecciones con mayor ahínco y por ello nos congratulamos de que esa haya sido lo refrendado por la ciudadanía. De estas elecciones debemos sacar una clara conclusión: la ciudadanía vasca nos exige a los partidos políticos que, por encima de intereses partidistas, nos sentemos para solucionar el conflicto. Situados en este escenario, resulta fundamental determinar la no exclusión de ningun agente, y por lo tanto aceptar y reconocer la participación de todos en ese proceso de resolución del conflicto. En ese sentido, desde Batasuna consideramos fundamental e imprescindible por lo tanto la participación del Colectivo de Presos Politicos Vascos, colectivo que a día de hoy sigue sin tener reconocido su estatus de agente político por parte de los Gobierno español y francés, reconocimiento que resultaría a todas luces vital para allanar el camino a la solución.

Reconocimiento de un estatus al que ningún gobierno desde la reforma ha tenido la valentía de hincar el diente. Los predecesores del señor Zapatero, desde Suárez, pasando por González hasta llegar al nefasto Aznar, siempre mantuvieron una política penitenciaria de represión y venganza contra el Colectivo de Prisioneros Políticos Vascos. Represión y venganza con un único objetivo, la humillación y la derrota de las aspiraciones y lucha del pueblo vasco por sus derechos y su libertad. Política de humillación y derrota que se ha demostrado incapaz de doblegar tales aspiraciones y que por lo tanto se ha visto abocada al fracaso más estrepitoso. Es por tanto, hora de que el señor Zapatero haga frente también a esta situación, como en su día lo hizo su colega británico Tony Blair, reconocimiento explícitamente en la Declaración de Downing Street del carácter de prisioneros políticos a los voluntarios republicanos y que supuso desatascar una de las madejas del complejo conflicto irlandés y que a su vez facilitó el inicio del proceso de paz.

Por lo tanto, el señor Zapatero tiene ante sí un reto importante, abordar de una vez por todas con voluntad sincera y valentía políticas un proceso que resuelva definitivamente las causas y consecuencias del conflicto político y armado. Un proceso en el que se incluyan a todos los agentes directamente implicados y en el que el reconocimiento de la existencia del Colectivo de Presos Políticos Vascos y su acercamiento a Euskal Herria no haría más que facilitar esa solución. -
Mira també:
http://www.gara.net

This work is in the public domain
Sindicat