Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Març»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
            01
02 03 04 05 06 07 08
09 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

Accions per a Avui
19:00

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: criminalització i repressió
cronica de los primeros dias de juicio: 4 de aachen
02 mai 2005
CRÓNICA DE LOS PRIMEROS DIAS DE JUICIO CONTRA BART DE GEETER, GABRIEL Y BEGOÑA POMBO Y JOSE FERNANDEZ DELGADO EN AACHEN (ALEMANIA)
23 marzo del 2005

Empieza el juicio contra el anarquista belga Bart de Geeter y los anarquistas españoles Jose Fernandez Delgado, Gabriel Pombo da Silva y su hermana Begoña da Silva. El dia 28 de junio del 2004 los cuatro fueron detenidos después de haber intentado sin éxito escapar de un control rutinario en una gasolinera cerca de Aachen (Alemania) después de un secuestro y de una huída en coche. Begoña fue detenida anteririormente en la gasolinera.
Hoy se han acercado aproximadamente un@s 50 compañer@s en apoyo desde Bélgica, España, Holanda, Inglaterra y Alemania ante la presencia de muchisimos antidisturbios. Delante de los Juzgados l@s compañer@s hicimos una concentración portando una pancarta en la cual se podia leer: SOLIDARIDAD CON TOD@S L@S PRES@S EN LUCHA !!!
La sala 339 no solo se llena de periodistas de prensa y televisión o policias de paisano, sino tambien de tod@s l@s compañer@s que justo en el momento en que fueron entrando por separado l@s compañer@s acusados, hicieron escuchar el estribillo de
"A las barricadas" y un alto aplauso para cad@ un@ de ell@s .
Begoña participa en este juicio como acusada "libre" ya que fue puesta en libertad el dia 12 de octubre 2004. Gabriel sigue encarcelado en la prisón de Aachen; Jose fue trasladado de Colonia a Aachen y Bart se encuentra encarcelado en la prison de Düsseldorf. Gabriel durante los dias anteriores ha sufrido un constante por parte del Estado Aleman al ser objeto de unas medidas de seguridad esepeciales, como la colocacion de infrarojos en la ventana-tejado (de Jose no tenemos ningun testimonio sobre dicho tema)., durante el trayecto de la prison al juzgado Gabriel y Jose no solo fueron esposados, sino que tambien les taparon la cabeza con capuchas y les pusieron en los pies grilletes; contra esto ha intervenido inmediadamente el abogado de Gabriel, Martin Poll y ante la protesta les fueron retiradas las esposas y grilletes. Excepto Begoña cuya abogado es Thomas Pusch de Colonia, los dems companeros tienen dos abogados cada uno, Ulf Israel de Dresden y Petra Pusch de Colonia defienden la causa de Jose y Sven Lindemann y Plaf Franke ambos de Berlin defienden la causa de Bart. Gabriel ademas de Martin Pöll de Berlin tambien es defendido por Carsten Rubarth de Bonn y ademas participan el Fiscal del estado, Geimer y los demandantes (los que fueron secuestrados al 28.junio del 2004) y sus abogados.
La sesión se abrio a las 10:30 en el juzgado presidido por el Juez Dr.Nohl, que no tuvo ninguno problema de empezar el juicio a pesar de que ningun@ de l@s companer@s presentes se puso en pie ante su entrada en la sala. . A la pregunta de que nacionalidad tiene, Gabriel ha contestado : NINGUNA
Despues el fiscal leia la acusasion que tambien se puede encontrar en: www escapeintorebellion.info
Despues de instruir sobre el derecho de negarse a declarar, los abogad@s aclaron a Gabriel daria una explicacion en algun momento mas tarde. El mismo procedimiento siguio`el abogado de Begona. En ese momento se realizo` una pausa durante la cual se pudo establecer ninguna conversacion con l@s companer@s presos y que los saludos y las llamadas de apoyo eran reprimidas inmediadamente por la policia, lo que no podian prohibir eran lso gritos de solidaridad y gestos semejantes.
Despues la pausa se anuncio`la falta de varios testigos por causa de enfermedad, vacaciones,etc. Dejando su participacion para el segundo dia del juicio.las condiciones de seguridad impuestas a Begona despues su puesta en libertad le fueron quitadas.El abogado Rubarth exigia una reuion entre el juzgado provincial y los jefes de operaciones de la policia a proposito de las vejaciones sufridas por los acusado@s. El Dr.Nohl prometia mejorar esta situacion..

Segundo dia del juicio, jueves 24 marzo de 2005

El segundo día del juicio empezó a las 9.30 horas. Cuando los acusados Gabriel, José y Bart fueron llevados a la sala, uno por uno, se podia oír un gran aplauso de la gran cantidad de simpatisantes, este vez sin cantar canción cualquiera. José gritó en la dirección del fiscal â¡Nunca más tortura! ¡Libertad para todos! ¡Viva la anarquia!â?. Para empezar la defensa hizo tres exigencias. El abogado de José, Ulf Israel, exigió que los cacheos antes y después de las visitas de los abogados de su cliente deben ser terminados, tanto como el tapar de los ojos y las orejas durante el transporte. El abogado de Gabriel hizo lo mismo y exigió que Gabriel no debiera desnudarse antes y después de los transportes al juzgado. Si esa exigencia no es cumplida, sollicitará permiso para la ausencia de Gabriel en el juicio. Las exigencias se pueden leer en alemán en la página de internet http://www.escapeintorebellion.info. Además criticaron la filmación del público del juicio y recordaron la soberanía del juez sobre la policía. El fiscal Geimer pidió directamente la negativa ante las exigencias. Además pidieron al juez Nohl, para las próximas sesiones del juicio, la installación de micrófonos y altavoces porque la acústica de la sala no es de la mejor. En seguida empezó el interrogatorio de los testigos.
Primer testigo: H. Dannhausen, obrero de ADAC, una empresa de auxilio en carretera, fue interrogado sobre algo que sucedió un día antes de los sucesos juzgados. El hecho de que Begona tuvo avería, con un coche BMW que había comprado antes, el día 19 de junio de 2004 y fue remolcado por el testigo mencionado, tendría que ser una prueba para que supuestamente hubiese atracado un banco, junto con José, el día 18 de junio, en Karlsruhe. El testigo no recordaba nada de conversaciones, ni de caras y fue despedido después de poco tiempo.

Como segundo testigo apareció el comisario de policía Johannes Kessel, quien fue uno de los empleados en el caso de los sucesos del 28 de junio de 2004. Empezó a explicar lo sucedido, cuando el abogado de Begoña, Pusch, le interrumpió, porque estaba repitiendo el atestado de la policía, que ya todos conocen. Según su propio relato Kessel llegó a la gasolinera, cuando los hombres acusados ya se habían dado a la fuga. Dijó no recordar el sitio en el coche de policía se encontraba Begoña. Preguntado por su papel en la investigación, respondió que había escrito el atestado de la policía y la reconstrucción del camino de escape. Ese camino fue mostrado en un mapa y a través de algunas fotografías aéreas. Había olviado mencionar en el atestado que uno de los acusados había disparado al aire cuando todavia estaban en la gasolinera. Además opinaba que todos los empleados del BGS [policía fronteriza] habían sido interrogados, pero ya no recordaba por quin. Durante su interrogatorio mencionado varias veces habló sobre tiroteos. Tuvo que corregirse después de una intervención de la defensa, declarando que hubo disparos.

Después de que este testigo fue despedido, la defensa preguntó al juez si era cierto que el juicio estaba bajo observación de un empleado del BGS [policía fronteriza] en civil. El juez afirmó esto a lo cual la defensa indicó que el juzgado tendría que verificar que ningun nota del empleado será pasado a futuros testigos [como collegas del empleado del BGS]. Antes de llamar al próximo testigo, los dos querellantes civiles [los dos rehenes] salieron de la sala para no ser demasiado agobiado psíquicamente.

El tercer testigo, Martin Diensknecht [el apellido significa literalmente `criado servidorâ, sic], policía del BGS, entró la sala. Ãl y su collega Küppers, también policía del BGS, fueron los empleados que quisieron controlar rutináriamente al coche de los acusados, después de que habían cruzado la frontera [entre Holanda y Alemania] y parado en la gasolinera. Describió los succesos tal como los recordaba. Afirmaba que durante el control todos los tres hombres implicados sacaron una arma. Uno de ellos tiró en el aire durante la toma de rehenes. A la pregunta por sus experiencias personales durante los succesos, respondió que es policía y aunque la situación no era cotidiana, no había sentido temor. A pesar de que según sus obversaciones Begona se había comportado muy pásivamente y mas que nada estaba observando los sucesos, justificaba el transporte de Begoña en el maletero, después de su detención con que se había sentido amenazado por ella. El juez Nohl le preguntaba, si tomando en cuenta su pasividad, había sido necesario detenerla, lo que Dienstknecht, después de un largo silencio, argumentaba con un posible coautoría de Begona y porque supuestamente se hubiese resistido. Otra vez preguntado sobre si todos los tres hombres andaban armados, confirmó con mucho énfasis. Después siguieron con contradicciones entre la declaración suya y la versión de la acusación del fiscal sobre las posiciones que tomaron los tres hombres en el coche.
Los expertos presentes le preguntaron por la impresión que tuvo de Gabriel, lo que contestaba con âfirmeâ. Para terminar, la defensa preguntó cómo el atestado de los policías Dienstknecht y Küppers había sido formulado. Ambos testigos escibieron sus atestados directamente después de los succesos en la misma oficina del Kripo [Kriminalpolizei: la policía judicial]. Los abogados preguntaron varias cosas con respecto a este procedimiento, con el objetivo de demostrar que este método no garantizaba una visión subjetiva, porque muy probablemente su versión se había mezclado con las observaciones de su collega y quizas de otros collegas implicados en la operación. Un interrogatorio del policía Dienstknecht por la policía no ha tenido lugar, a pesar de que estos succesos forman la base de la acusación. Además el testigo admitió haber hablado, por la mañana del mismo día y durante una pausa, sobre los atestados y el caso con su collega (también llamado como testigo) y un psicólogo de la policía. Después de la pausa el abogado de Begona preguntó otra vez si su cliente realmente se había resistido, lo que Dienstknecht confirmó. Después de algunas preguntas más sobre el atestado se terminó provisionalmente el interrogatorio de este testigo.

El cuarto testigo Helmut Küppers, también policía del BGS, fue llamado a testiguar. Ãl también describió el día de los succesos, durante lo cual surgieron varias contradicciones entre la versión suya y la de su collega Dienstknecht. Ãl también confirmó que todos los tres hombres andaban armados y añadió que había sido un collega (Kessel) de la policía judicial de Aquisgran, quien les había ordenado formular el atestado ya mencionado.
Antes de continuar el interrogatorio el abogado de Gabriel, Martin Poell, intervinó y reclamaba que soltarán un poco los grillos, lo que pasaba entonces.

Al final del interrogatorio del testigo Küppers fueron mostrado tres grabaciones de la cámera de seguridad de la gasolinera. No fue posible verificar si Bart andaba armado o no, pero sí que Begoña se dejo detener sin resistirse. El abogado de Begona, Pusch, anunció que uno de estas dias va a presentar una querella contra los dos policías por dar un testimonio falso.
Dienstknecht fue llamado otra vez y confrontado con las grabaciones. A pesar de la situación real, como visible en la grabación, afirmaba otravez que se había sentido amenazado por ella.

Tercer dia del juicio, miercoles 30 marzo de 2005

El tercer dia del juicio contra Bart de Geeter, Gabriel Pombo da Sila, José Fernández Delgado y Begona Pombo da Silva empezó a las 10.20 horas.
Sven Lindemann, uno de los abogados de Bart, intervinó argumentando que las grabaciones de seguridad en video de la gasolinera `Stangenhäuschenâ muestran que Bart no portaba ningun arma y no la hubiera podido esconder, dado el hecho que iba vestido de camiseta y un pantalon vaquero muy estrecho y tampoco llevó ninguna mochila en la cual hubiera podido esconder un arma. Al contrario, se puede constatar que se agazapó, se ponia al abrigo y se comportó pasivamente durante los sucesos y no participó en las actas amenazantes. Por lo demás al principio no subió al primer `coche de escapeâ. (La intervención entera del abogado puede ser leido en la página de internet http://www.escapeintorebellion.info.)

Los siguientes interrogatorios de testigos empezaron con el de la rehén la señora Schulz. Contó que ella y su esposo, al dia 28 de junio de 2004, estaban en la gasolinera para limpiar su coche. Cuando habían terminado pasar la aspiradora, escuchó su esposo diciendo que debería ponerse al abrigo. Dos autores, quines identificó como José y Gabriel, se acercaron a ellos. Uno puso una arma a la cabeza de su esposo y quiso subir al coche que estaba aparcado al lado. Su marido dijó que deberían dejar a su mujer y solamente llevar a él, pero el otro autor también apuntó a ella y les forzaba subir al coche. Ya que el coche no arrancó, su marido preguntó si él pudiera tratarlo, pero él tampoco logró arrancarlo y tod@s bajaron. Uno de los autores pegó un tiro al aire, diciendo que los maderos tuvieron que marcharse.
Gabriel y José `ibanâ entonces, junto con los rehenes, al BMW rojo, el coche con el cual habían venido Bart, Gabriel, Begona y José, porque necesitaban un coche rápido porque que el suyo, un Fiat Punto, tenía amortiguadores rotos.
Segun la declaración de la mujer Gabriel fue la persona que conducía, ella estaba sentado en las sillas delanteras en el medio, José a su lado de izquierda y Bart a su derecha y su marido estaba sentado al lado del conductor.
Durante la huida, saltándose unos semáforos en rojos, el hombre a su izquierda la apuntó varias veces. Su marido pedió a dónde quisieron irse a lo cual contestaron âBélgicaâ. Su marido dijó que sabía como conducir hacia allá. Llegado a un cruce, en el tráfico contrario les acercaba un coche de policía y ella pensaba al principio que quiso tropezar con ell@s. Cuando el conductor (Gabriel) dobló hacia la izquierda en lugar de la derecha, sucedió un choque. Conducieron hacia atrás y continuaron la huida. Durante el camino el hombre a su lado izquierda (José) tiró varias veces, apoyándose desde la ventana, a la policía que les estaba persiguiendo. Su marido quiso que se puse el cinturón de seguridad, lo que hizo y él pregunto si pudían dejar de apuntarla. Los autores dijeron que no les quisieron hacer ningun daño, pero ella no entendió por qué cada vez de nuevo la apuntaron con la arma a la cabeza.
El coche paró. Ella tenía la impresión que estaba averiado. Los autores bajaron y andaron a otro coche, un Mercedes, y quisieron que el conductor bajaba, lo que al principio no hizo. Entonces uno de ellos golpeo la ventana con el arma.
El conductor del Mercedes tenía una herida leve en la cabeza. Ella y su marido, mientras tanto, estaban sentad@s en el BMW y ezperaban a lo que iba a secuder. Uno de los autores quería llevarles los dos, pero los demás querían continuar y emprendieron otra vez la huida sin los rehenes.
Cuando finalmente llegó la policía nadie quería escucharles y su marido se enfadó. Llamaron a una ambulancia y la dieron una inyección para calmarla. El primer interrogatorio con la policía tuvo lugar ese mismo dia.
A la pregunta del juez cúantos de los hombres andaban armados, ella contestaba âdosâ. Señalaba a Bart, cuando la preguntaron cual de los acusados no llevó arma. También dijo que Bart no había hecho nada, a parte de pasarla el cinturón de seguridad cuando quise ponerselo. Ãl tampoco estaba presente cuando la tomaron como rehén.
Begona la vió por primera vez en la gasolinera cuando ya estaban en el coche de escape.
José y Gabriel conversaron en un idioma que no entendía y tampoco sabía cual idioma era. Opinaba que era José quien tradujó para Gabriel cuando su marido les explicó como ir.
A la pregunta del juez sobre la velocidad, ella dijó que conducieron entre 50 hasta 70 o 80 kilómetros por hora, y a veces pasaron por las aceras.
El juez quiso saber lo que hizo Bart, cuando los demás cambiaron de coche de escape. Declaró que al final subió con ellos y que no le habia visto portando arma cualquiera.
Tampoco se habia enterado si uno de los autores habían hablado con el conductor del Mercedes. Ãl estaba muy nervioso. Caraterizó los autores también como nerviosos.
El mismo dia salió del hospital y desde entonces está bajo tratamiento psiqológico.
Al momento de los sucecos estaba embarazada desde 6 semanas y hace 4 semanas fue nacido su hijo.
A la insistencia del juez afirmó otra vez que fue José quien estaba sentado a su lado y que fue él quien tradujó, ya que el conductor por entonces estaba pelado, como Gabriel ahora.
A ser preguntado por Martin Poell, el abogado de Gabriel, ella dijó que la policía, durante el interrogatorio, nunca preguntó como había estado el amenazo hacia ella durante los sucesos que ella venia de ralatar.

El señor Schulz, el marido y el segundo rehén, confirmó las declaraciones de su mujer. Añadió que en la gasolinera Bart y Begona habían hablado por la ventana [del coche] con los otros dos, a lo cual Bart subió al coche y Begona se quedaba en la gasolinera. A la reclamación suya, que deberían dejar de apuntar a su mujer, lo dejaron. A la pregunta por qué durante el interrogatorio identificó a José como el conductor y el hombre al lado izquierda de su mujer como Gabriel, y ahora hizo otra declaración, dijó que ahora se recordaba de la mímica cuando vió a los dos en la sala del juzgado. A la pregunta del juez cómo había vivido las cantas y el aplauso durante la sesión de apertura del juicio, dijó quehabía sintido rabia y odio. Sin embargo una mujer le había acercado y le había dicho que esto no tenía nada que ver con esto que la gente no hubieron entendido la situación de su mujer y el y que lo sintieron. Ãl se había informado con información sobre la historia de Gabriel y José.

Después de este interrogatorio de testigos el juez declaró que Bart y Begona juegan un papel secundario en este juicio. Ya que Gabriel y José habían jugado un papel directivo, basado en el armamiento y los papeles falsos, existiera un peligro elevado por huida. Este justifica las precauciones extremas de seguridad, como el encadenamiento de pies y manos, incluso hasta dentro de la sala del juzgado, tanto como el tapar de los ojos y orejas. Además la situación justifica el control del público, excluidos de este tratamiento son solamente maderos y abogados. Después de cada encuentro entre acusados y personas noncontrolados, entonces los abogados, los acusados serán controlodos de nuevo. Los controles de quitarles la ropa en el camino cárcel-juzgado-cárcel son justificados. Tomando en cuenta que José no está en una situación de temor comprobable, no será facilitado tratamiento médico. Tampoco es claro si José mientras tanto ha aprendido el alemán, por lo cual le continuan tapar las orejas [durante el transporte].
Esta decisión fue la reacción a las demandas de los abogados Martin Poell (de Gabriel) y Ulf Israel (de José) que plantearon durante el segundo día del juicio y que fueron `resueltosâ así. Ulf Israel y Martin Poell rechazaron la decisión del juzgado, lo que requierre una decisión oficial del juzgado lo que todovia debe tener lugar (por el mismo presidente del juzgado y sus dos collegas presentes).

Martin Poell reclamaba que el correo entre él y su cliente (Gabriel) no debe ser controlado después de dias de sesión en el juzgado, por que significa una limitación de la defensa y no una medida de seguridad.

Gabriel dijó, con respecto a la decisión del juzgado, que medidas de seguridad son una cosa, pero prevaricación una otra. En España fue torturado por fascistas como el mismo juez. Tener que desnudarse hasta tres veces quiere decir ser humillado. Qué sentido tiene taparle los ojos y las orejas, cuando está en un sitio fijo, la cárcel de Aquisgran. No se trata de seguridad, están escenificando un espectáculo en lo cual son presentados como terroristas. Dondé deberían ir con los pies y las manos encadenados y enrododas de tantos maderos!

Rubarth , el segundo abogado de Gabriel, dijó al juez que él puede constatar en base de la reacción de Gabriel a la decisión suya, cuales experiencias tiene Gabriel, que experiencia el tapar de los ojos y las orejas como tortura y que el juez no ha tomado en cuenta este fondo de Gabriel cuando tomó su decisión.

Después fue continuado con el testigo Bender, quien fue el conductor del Mercedes en la gasolinera que no lograron arrancar. Describió muy detailladamente lo que había observado, desde el control del BMW hasta la figura deportiva de Begona. Se había, después de tirar las llaves de su coche a los autores - lo que al prinpicio no queria hacer pero lo que avisaron hacer los maderos de la policía fronteriza (BGS) - , tirado en la hierba y cuando regresó más tarde tod@s habían desaparecido, menos un conductor de un camión. Le estrañaba que su coche todavia estaba y concludaba que la mujer que quiso arrancarlo no había logrado, porque él utiliza una llave eléctronica.
Opinaba recordarse que todos fueron armados y que todos participaron egalitariamente. No habia visto hacia donde iba el tiro. Porque antes hablaba de que la mujer llevaba gafas de sol, no podía decir muy concretamente de qué concludaba que Begona y el hombre con la muchilla, que luego sacó el arma (Gabriel), se hubiesen comunicado con los ojos. Simplemente lo suponía porque no hablaron nada.

Después de este interrogatorio del testigo tomó la palabra el fiscál Geimer con respecto a la decisión relativa a las medidas de seguridad y la reacción enseguida de Gabriel. Dijó que gabriel tendría que considerar cúanto habían afectado a los rehenes, a lo cual Martin Poell dijó âpor favor, que el fiscal deje de difundir este tipo de propaganda, ya que el uno no tiene nada que ver con el otroâ.

Después fue llamado el testigo Fechte, quien fue el conductor del camión que había estado en la gasolinera `Stangenhäuschenâ. Con respecto a lo sucedido na sabia nada que decir, porque junto con su collega estaba tomando una pausa dentro de su camión. Había oído gritos como âtira las armas!â, pero no sabía quien había gritado y se escondaba, junto con su collega y alguna gente mayor, detras de su camión. Un madero al lado de su coche estaba comunicándose por la radio diciendo ââ¦. tomando rehenesâ y en seguida vió el BMW saliendo disparado. Entonces todos se habían ido. Cerró la puertas abiertas del Fiat Punto y colleccionó el equipaje del BMW suelta por el suelo, por lo que más tarde tuvo que dejar sus huellas digitales a la policía. Un teléfono mobil que encontró metió en el equipaje.
Una mujer estaba tirado en el suelo con un madero encima. En seguida la mujer fue metido en el maletero del coche de la policía y salieron.A una pregunta del abogado de Begona, se recordaba que la mujer había gritado que él fue testigo por el tratamiento que ella sufraba.
Como últimos testigos de ese día vinieron la una tras otro policía de apellidos Vengels y Schroiff. Ambos habían estado en el tercer coche de policía que perseguió el coche de escape. Empezaron la persecución después de escucharon por la radio policial la mención de la huida de un âBMW rojoâ con la matrícula âKAâ (de Karlsruhe). Ambos describieron el camino de huida que fue tomado con mucho riesgo por el tráfico denso y la alta velocidadd. No pudieron precisar la distancia entre ellos y el coche de escape. Hubo tiros a los coches que participaron a la persucución. Vengels describió como el hombre que tiró se apoyaba desde la ventana. A la pregunta del abogado Franke, el segundo abogado de Bart, si el coche de escape no tuve que maniobrar por el tráfico denso contestó que partialmente tuvieron que bajar la velocidad para no chocar con algo.
A ciero punto ambos describieron que perdieron de la vista el coche de escape y ya que no estaban en subarrio habitual, se hicieron enseñar el camino por diversos pasantes. Llegaron al terreno, donde se encontró el garaje de locual más tarde aparecieron Gabriel y José para entregarse. A partir de este momento la situación fue âstáticoâ. El terreno y las casas fueron cateados, a lo cual la policía Schroiff no participó. Describió como los hombres despés salieron despacito y nonagresivo, donde se tendieron en el suelo y se dejaron detener.

Al fin de ese día del juicio el presidente del juzgado decidió, tomando en cuenta la situación en los cárceles en el Estado Español, que las medidas de seguridad serán continuados.
Gabriel reiteró otra vez, despés de que el juez le había prohibido anteriormente cualificarle como âfascistaâ, que ya hay suficientes medidas de seguridad referiendo a la gran cantidad de secretas en la sala del juzgado. Dijó que la decisión era mala. El juez no viera lo que pasa en la cárcel y durante el transporte. Su ropa le fue entregado desde un cuarto y después tuvo que desnudarse en un garaje de la cárcel, frente a 15 hombres, lo que es humillante. Dijó que es un âpequeño preso político, un activista social, no un terroristaâ y que todo el espectáculo es ridículo.

Martin Poell exigió otra vez que el correo de la defensa y las notas del juicio (de los acusados) no deberían ser controlados y que tambien en la cárcel se debería respectarlo.
El juez indicó que iba a informar a las autoridades de la cárcel que no se le puede quitar nada.
El abogado Ulf Israel anunció que para la próxima sesión del juicio tiene planeado entregar otras exigencias, para que no argumentarán que ha sido anunciado demasiado tarde.

Cuarto dia del juicio, jueves 31 marzo de 2005

Hoy la tensión en la corte aumentó apreciablemente (respecto a ayer, cuando nosotros mantuvimos la calma en relación a las dos personas que habían sido tomadas como rehén y que testificaron).
A pesar de varias quejas y protestas de los abogados y los presos mismos, el maltrato a los presos durante los traslados desde y a la prisión (las búsquedas de faja, persiana y la oreja plegó, grilletes sobre entrega y pies,) así como también las medidas generales de seguridad contra los visitantes (200 policías, policías secretas en todos lados, controles de identificación, detectores de metal, cacheos,) continúan.
En protesta por esto, Gabriel rasgó parte sus ropas una vez llegó a los tribunales esta mañana y compareció casi desnudo ante la sala de la corte. Nosotros respondimos con gritos y puños y saludos. Cuando finalmente los jueces entraron en la sala -con toda la inquietud creada se tardó casi una hora antes de que el juicio pudiera comenzar- esperamos a que todos se sentaran, y entonces levantamos los papeles y gritamos ("capuchas fuera", "esposas fuera ","pantalones dentro ","basta de tortura", "todas las Stasis fuera "). También José se ha puesto en pie y ha gritado que hay que poner fin a la tortura, que 8 meses de aislamiento es suficiente, que ni puede, ni quiere aguantarlo más.
El juez ha tratado de ignorar las protestas y comenzar la audiencia, pero inmediatamente los abogados reclamaron nuevamente la atención a las condiciones de los presos y las excesivas medidas de seguridad, después el juez decidió retirarse para deliberar con el otro juez, el fiscal y los abogados.
Después de una larga espera finalmente se decidió que un doctor debería acudir para examinar a José, aquejado antes del juicio de dolores de cabeza y en el corazón pero nunca permitieron que fuera examinado por un doctor. El informe del doctor era claro: José tiene problemas de corazón. Pero cuando se le preguntó si las condiciones de la prisión y el stress que él soporta durante el juicio podrían causarle algún daño, lo ocultó detrás de palabras vacías, no atreviéndose a mantenerlo ante el juez. El juez entonces ha dicho que decidirá mañana sobre las medidas de "seguridad" impuestas a los presos.
Nosotros no queremos esperar hasta que otro de nuestros camaradas pueda morir bajo custodia. La situación de José es crítica. El tratamiento de nuestros camaradas encarcelados es inaceptable. Nosotros aquí hacemos lo que podemos. Pero, por favor actuar ahora donde puedas, donde quiera que estés.

This work is in the public domain

Comentaris

Re: cronica de los primeros dias de juicio: 4 de aachen
02 mai 2005
Venga joder, muchos ánimos desde aquí!!!!
Re: cronica de los primeros dias de juicio: 4 de aachen
02 mai 2005
Quinto dia del juicio, viernes 1 de abril de 2005
Durante la entrada de los simpatizantes en el juzgado, para sorpresa de much@s, los maderos empezaron
de nuevo a fotocopiar los D.N.I. y pasaportes de tod@s que querían entrar. Las fotocopias `viejasâ
aparentemente habían sido destruidas suiguiendo órdenes del juzgado.

L@s acusad@s fueron de nuevo llevados a la sala uno tras otro. Hoy Gabriel llevaba nada más que
calzoncillos, igual que ayer. Cuando los jueces se habían sentado, los simpatizantes subieron y mostraron
pancartas con el lema âTortura es realidadâ? y gritaron â¡Alto a la tortura!â?.

El presidente del juzgado le preguntó a Gabriel si no tenía demasiada frío. El fiscal Geimer hizo una
declaración en la cual suponía que Gabriel intencionadamente quire resfriarse para ser excluido del juicio.
El señor Hinüber, médico especializado en psiquiatria y psicoterapia, quien ayer en la cárcel investigó
durante 50 minutos a José y también le había hecho una serie de preguntas, explicaba a los presentes los
resultados de su chequeo. Dijo que no pude constatar ninguna enfermedad crónica o aguda en José, y por
tanto es capaz de presentarse al juicio y estar encarcelado.
Una sesión larga sería bastante dura para José. Dijo que preferentemente las sesiones no deberían durar
más que 6 a 7 horas, con un máximo de 1 a 2 sesiones por semana.
Opinaba que José, con su historia de 23 años de cárcel, de los cuales 13 bajo regimen de F.I.E.S. ha
sufrido psiquicamente. José no es abúlico o depresivo. Para alguien que ya ha pasado 23 años en la cárcel
se encuentra relativamente bien. Un deterioro de su sitación no se ha podido constatar. Su estado actual
sería causado por su pasado. José tendría miedo de que sus defectos somáticos, como hipertensión, con el
tiempo van empeorando. Según el médico las circunstancias de transporte no afectarían su situación
psíquica. Más que nada la incertidumbre del fin del juicio le causará inquietud.
José hubiese descrito la situación carcelaría como ârelativamente soportableâ, menos la aislación. Le
gustaría encontrarse con los demás prisioneros, para poder relacionarse.
Al ser preguntado, Hinüber dijo que después de la examinación de José no había hablado con los demás
acusados. Durante la examinación estuvieron presentes dos carceleros y un intérprete. El hecho que los
carceleros estuvieron presentes le ha parecido normal. Siempre es así en la cárcel.

Después de que Hinüber fue despedido, el juez Nohl hizo una declaración. Ordenó que a partir de la
sesión de hoy las fotocopias de los D.N.I. y pasaportes de los simpatizantes solamente pueden ser
revisadas por un empleado del juzgado [no por los maderos `normalesâ]. Cambió su decisión de antes de
que las fotocopias deberían ser destruidas al fin y al cabo del juicio a que las fotocopias deben ser
destruidas después de cada sesión. A partir de hoy el âmapaâ? con las fotocopias quedará cerrado y no
puede ser revisado por los maderos. Su decisión se basa en la reclamación de ayer de los abogados de que
las fotocopias fueran pasados a los maderos para verificación y que este podía significar que posibles
espectadores dejarían de participar al juicio. Hasta este momento él había pensado que la verificación de
la documentación de los espectadores solamente tuvo lugar durante el procedimiento de entrada al
juzgado para âevitar peligrosâ.

Sven Lindemann, el abogado de Bart pidió una versión escrita de esa decisión y entonces hubo una pausa.

En seguida Martin Poell, el abogado de Gabriel, declaró que en una conversación entre él y el juez Nohl,
que tuvo lugar antes del principio de la sesión de hoy, había sido aclarado que los datos de los
espectadores no deberían ser pasados a los maderos ni a otros servicios policiacos o ajenos. Ya que, al
contrario, el empleado del juzgado Maas había dicho que el paso de los datos había sido ordenado por el
oficial de turno de la policía, Krämer, se puede concluir que esto ha tenido lugar con el asentimiento de
Nohl. No se trataba de protección de las sesiones, por que para eso no hacía falta comparar los datos con
âInpolâ [base de datos de la policía alemana]. La declaración de Nohl que no hubiese sabido nada del
paso de datos lo toma por falsa. Además de esto ese método es illegal, porque de este manera el público
posiblemente será excluido del juicio por disuasión. Para aclarar esto quisiera llamar como testigo al
policía Krämer.
Porque o sea que la policía tiene âuna vida propiaâ y Nohl no tiene âautoridad en el juzgadoâ, o sea que
hubo accuerdos entre los maderos y el juez. La primera opción no encuentra factible porque al principio
de las sesiones todos los espectadores fueron abiertamenta filmados.

Nohl quería decidir más tarde sobre si Krämer debería declarar o no, con lo cual Martin Poell no estaba
de acuerdo. Nohl dijó entonces que el problema con la policía había sido resuelto, a lo cual Peoll
respondió que la desconfianza seguiría presente.

Ulf Israel quería saber cómo debería haber funccionado el procedimiento conforme con el accuerdo con los maderos y la respuesta era, que después del fotocopiar la policía quería revisarlas, solamente para su conocimiento y que él había supuesto que era por ârazones de seguridadâ. Israel quería saber si Nohl había asentido el procedimiento como ha funccionado hasta el día de hoy y Nohl le respondió que no había sabido exactamente cómo funccionaba.
Sven Lindemann preguntó cómo, durante la conversación entre él y la policía, había surgido la idea de las fotocopias. Nohl dijó no recordarselo.
A la pregunta ¿qué es la base jurídica del paso de datos a la policía?, Nohl repondió otra vez con ârazones de seguridadâ. Lindemann indicó que la comparación de los datos con âInpolâ no fue importante para los empleados de seguridad del juzgado y que no se habían interesado para esto y solamente fueron responsables de la seguridad en el juzgado.

El fiscal Geimer quería una pausa de media hora para redactar un reclamo suyo. El abogado Poell quería una pausa de una hora para preparar una otra intervención. La Pusch, abogada de Begoña, insistió que las fotocopias con las notas de los maderos no deberían ser destruidas, para poder utilizarlas durante un interrogatorio del policía Krämer.

Pausa

Después de la pausa con las intervenciones de los diversos abogados con respecto a la predisposición del juez (los cuales pueden ser leídos [en alemán] en la página de internet: http://www.escapeintorebellion.info). L@s acusad@s rechazan al Nohl porque con el trato de las fotocopias y las medidas de seguridad contra los espectadores, estaría predispuesto con respecto a l@s acusad@s y por eso había surgido la desconfianza con respecto al Nohl. De este manera ha sido creada una estigmatización y como resultado de esto la publicidad del juicio no había sido ilimitada.

Con esto se terminó esta sesión hacia las 13.45 horas. La próxima sesión habrá el día jueves 7 de abril de 2005 a las 10.00 horas en el juzgado de Aquisgran. Todavía quedan vacios en la parte para el público.

6º dia de juicio

Algunos puntos importantes :

La sala del tribunal había rechazado de antemano las solicitudes de l@s abogad@s por parcialidad del juez por medio de un fax; eso dice que obviamente los compañeros no van a tener un proceso con garantías legales

El maltrato de los presos durante el traslado desde y a la cárcel ( las búsquedas de faja grilletes en manos y pies ) continuaba ... sin ningun cambio. El abogado de Jose hizo una queja contra aquellas " medidas de seguridad " ...

Gabriel se presentó un dia mas en calzoncillos. Ante ello, la acusació defendió la posibilidad de excluirle del juicio. El aparecer de esta forma y llamar fascista todavía no justifica su exclusión (más información sobre esto en www.escapeintorebellion.info)

Uno de los abogados dijo que estarían en la sala de la audiencia dos representantes del ministerio del interior aleman. El juez respondía que era un juicio abierto/ público y ellos puedan estar presentes sin ningun problema.

Seguía la toma de declaración de varios testimonios las cuales en su mayoría decían que ninguno de los acusados había sido agresivo, sino nerviosos - Jose por su parte confirmaba que nunca tuvo ninguna intención de herir a alguien, sino que exclusivamente quiso salvar su / sus Libertad / des en aquel momento enfrentados al horror de entrar en prisión - en caso de Bart de Geeter los testimonios no habían visto ningun arma

Sobre el trato hacia Begoña durante su identificación salía a relucir que ella fue amenazada con el uso de la violencia porque ella rechazó la "cooperación". Pidió muchas veces que la dejaran hablar por telefono con su hija, lo que no permitieron. Según la policía, ella estaba furiosa pero no agresiva, y no les dio la impresión de que estuviera drogada. A pesar de eso amenazaron a ella con medidas coercitivas

Gabriel gritaba que eso se llama tortura y no detención ... lo que molestó mucho al fiscal Nohl, que dijo que no va a aceptar ningunas interrupciónes más ( obviamente poco estresado porque ya al día 5 l@s companer@s elevaron hojas en las las que se leía âLa Tortura es Realidad - Stop Torturaâ? y además gritaron: "capuchas fuera - pantalones dentro - esposas fuera - basta Tortura"

Por parte del abogado de Gabriel ha habido la solicitud de invitar a Theo von Hoven, Relator Especial de las Naciones Unidos para hablar sobre la Tortura en España, y tambien a la organicación pro pres@s SALHAKETA. Ellos podrían denunciar el irracinal trato por parte de la sala del tribunal ( o quienes sean ) en Alemania por las "medidas de alta seguridad " .Ãstas causan serios problemas de salud y psicológicos. Recordaron las torturas y malos tratos en el estado español y diciendo que son semejantes.Comentaron la denuncia de de la Alta Comision de las Naciones Unidos para los Derechos Humanos, presentado al gobierno español el 16.Nov.04. El abogado dijo además que se han muerto 203 pres@s durante el año 2004 en las cárceles españolas.

Tambíen se siguen manteniendo las medidas generales contra l@s visitant@s (mucha policía en todos lados, controles de idendidad, detectores de metal, cacheos) además han hecho más copías de los pasaportes. Los abogados preguntaron que pasa con esas copias, porque se dijo querían vigilar que la policía diera esas copias a funcionarios del tribunal ( o quienes sean ). Estaba bastante inquieto al ver que un compa le vigilaba; el fiscal dijo que no sabía nada sobre
dichos circunstancías y que prestaría atencion a eso ... ( ja!ja!ja! )

EN SUMA

La petición de la presencia del embajador español ( para hablar sobre la tortura ) es rechazada
El cambio de las "medidas de alta seguridad" ( todas las que "sean necesarias por el peligro de fuga y de llevar cosas peligrosas" ) - es rechazado
No hay ninguna claridad o explicación por parte de nadie sobre lo que se hacen
con los datos de l@s companer@s que se ocultan y esconden ilegalmente
Además hay la información que todo el juicio sr prorroga ( nueve fechas más ) hasta el mes de agosto.

SOLIDARIDAD A TRAVES DEL MUNDO

epto dia del juicio, miercoles 13 de abril de 2005
La sesión empezó a las 10.40 horas. Aparte del ya acustumbrado vestido de Gabriel (solamente calzoncillos) llevaba una pegatina en la frente que leyó â¡Atención, salvaje!â?.
Directamente empezaron con el primer testigo, un empleado del Badischen Beambten Bank, un banco en la ciudad de Karlsruhe, que fue atracado el 18 de junio de 2004. Se les acusa de este atraco a José y Begoña. La señora R. dijo que el atraco tuvo lugar a las 11.13 horas, cuanda estaba llamando por teléfono. El atracador estaba al lado de dos colegas suyas y les apuntaba.

Alguien dijo âDejaloâ? o âColgadâ?. Pero ya no sabía si fue uno de sus colegas o si fue el atracador quien lo dijo. Dejo de llamar por teléfono. El atracador dijo âmoney, money!â?, la tomó por el brazo y se fue con ella al `Cashmasterâ? [maestro de la caja]. Normalmente el Cashmaster trabaja con una cerradura de apertura retardada, pero también se la puede desconectar. Después de haberle entregado el dinero, unos 20000 euros, 1175 dolares, y una cantidad de francos suizas y libras ingleses, el atracador salió del banco andando hacia atras. En total duró nada más que unos tres minutos. Después pulsó el boton de alarma y llamó a la policía. Segun su descripción el hombre llevaba una capucha azul sobre la cabeza, unos pantalones medio largos y llevaba un abrigo oscuro. Tuvo una barba llena y negra. Metió el dinero en una bolsa de algodon. Tenia entre 40 y 50 años, medía unos 160 hasta 170 centimetros. Pensaba que venia del Europa del Este. El revólver medía unos 20 a 30 centimetros, fue negro y desgastado. Al principio pensó que era un juguete, âpero nunca se sabeâ?. Su comportamiento no fue inseguro: tenía prisa sin estar nervioso. Durante el interrogatorio dijo que fue su primer atraco y que estaba ârelativamente coolâ? y que habia pensado âdale el dinero y ya estáâ?. El temor surgió después. No tiene ningun trauma y tampoco está en terapia.

Después de ella vinó su colega B., quien durante el atraca estaba detras de la ventana. Justo antes había visto al atracador delante del cajero automático. Había salido pero volvió después de unos diez minutos con una arma en la mano, a partir de cuando su objetivo era claro. El autor no dijo nada más que â¡money, money!â?. Porque sólamente estaba de prácticas y porque no tenía idea de cómo funccionaba el âCashmasterâ? y se fue con el autor a su colega. Preguntado por cómo era la arma, dijó que era âcomo un revólver del oeste salvajeâ?. Nohl le mostró dos armas, de las cuales una era un revólver. El testigo pensaba que la arma había sido más grande. Después del atraco hab tenido dos dias libres, âlo que no le molestabaâ?. Támpoco él había estado bajo terapia ni tenía daños psíquicos.

El tercer testigo fue el tercer colega del banco. Confirmó las declaraciones de los testigos previos, menos que pensaba que el autor fue un âMediterraneoâ?. Támpoco él había tenido problemas psíquicas después del atraco.

Ya que el quarto testigo no aparició, el abogado de Gabriel, Martin Poell, leyó una declaración sobre las condiciones durante el transporte de Gabriel. Se referió a la argumentación de Nohl de la sesión anterior, de que no hay soluciones prácticas para el tapar de los ojos y las orejas de su cliente. En su declaración se preguntó de dónde saca su información, porque cada quien sabe que hay coches con cristales blindados. También querría saber de qué han deducido el riesgo elevado de huida y el riesgo que pueden contrabandear cosas peligrosas. La decisión de Nohl no es compatible con el código de enjuiciamiento criminal.

Después de una pausa corta Nohl declaró que un empleado del juzgado había llamado al testigo ausente y que fue su esposa quien ha contestado. A la pregunta si su marido ya estaba en camino hacia el juzgado de Aquisgran, la mujer respondió la pregunta preguntando si querría joderla y colgaba. Nohl dijó que âmás probablemente el testigo no iba venirâ?, y preguntó si pueden dejar al lado a este testigo, lo que afirmaron todos los partidos presentes.

El fiscal Geimer contestó al pedido de la defensa, formulado durante la sesión anterior, para llamar como testigo al mando policiaco, Krämer, sobre los acuerdos hechos entre él y el presidente del juzgado Nohl, sobre el procedimiento de las fotocopias de los D.N.I. y de los pasaportes (que habían sido entregados a policías del ministro de interior durante las primeras sesiones del juicio â vease los reportajes anteriores). Declaró la petición como no susceptible ya que la declaración de Krämer no tendría ningun influencia al curso del juicio o al verdicto final. Además opinaba no susceptible la petición para llamar como testigo a los señores Van Boven y Hernández (la petición se puede leer en la página de internet: http://www.escapeintorebellion.info). A este momento no es el caso cúal sería la situación en las cárceles españolas y lo que Gabriel y José han vivido allá. Poell contestó que ya en la petición había argumentado que se trata de testigos del estranjero y que sería mucho más complicado de llamarles primero al final del juicio.

En seguida Nohl declaró no susceptible la petición para llamar a declarar al Krämer, ya que sus declaraciones no sean relevantes para poder decidir sobre la culpabilidad y la altura de la pena de los acusados. También rechazó la petición para hacer declarar al Van Boven y Hernández, argumentando que sus declaraciones no tendrían importancia para el verdicto y al otro lado todavia no era completamente claro si Gabriel y José han estado en F.I.E.S. Lo ha leido en internet, pero más concreta no lo saben. A esto contestó Poell que la petición de extradición del Estado Español con respecto a Gabriel es muy concreta y que Hernández debe ser llamado para confirmar la detención y las experiencias correspondientes.

Nohl hizo pasar la lista de nombres de los testigos próximos, y preguntaba si hubo entre ellos testigos que no les hace falta interrogar. Se decidirá en otra sesión.
Pusch, el abogado de Begoña, leyó una petición en la cual se pedió llamar a testiguar la señora Schneider. Podría confirmar que Begoña había preguntado varias veces (durante el procedimiento de identificación) si podía llamar a su hija. Es importante porque el testigo Faltin no se recordaba eso, contrario a lo que declaron los testigos Simon y Herzog.
Schneider podría declarar que después de que la habían dado la permisión para llamar, âhubiese colaboradoâ?.

Octavo dia del juicio, miercoles 20 de abril de 2005
Como regular los prisioneros fueron llevados por separado a la sala 339 del juzgado de Aquisgran. Al entrar para cada quien hubo un aplauso. Cuando los jueces entraron, todos se sentaron. Siete simpatisantes se desnudaron y gritaron â¡aislación es asesinato!â? En los cuerpos nudos se pude leer âVuestra justicia devora carne humano!â? El presidente del juzgado al principio esperaba y preguntó a los desnudados a presentarse delante de él, donde fueron tomado sus datos. Les exigió vestirse, lo que hicieron todos menos uno. La sola persona que se negó vestirse declaró que mientras no cambiará nada en la situación de los detenidos y mientras Gabriel sería forzado de estar presente en el juzgado vestido de nada más que sus calzoncillos, las protestas de los simpatisantes continuarán. Cuando los simpatisantes aplaudieron en seguida Nohl les advirtió.
El fiscal Geimer calificó lo pasado como un âdescarriamiento totalâ? que ânunca en mi carrera de 20 años he vividoâ?. Habló de una âacción bien preparadaâ?. Por consequencia exigió una pena de dos dias de cárcel para el todavia desnudado y un dia para los demas simpatisantes. Con lo que referió incluso los simpatisantes que solamente aplaudieron. El abogado de Bart, Sven Lindemann protestó en contra de este petición del fiscal ya que aplauso no necesariamente debe ser organizado.
Nohl preguntó a los simpatisantes lo que pensaron de la petición de Geimer. Declararón que no lo âconsideraron correctoâ?, que se muestran solidarios con los accusados y con su acción quisieron protestar contra las circumstancias del transporte [de la cárcel hacia el juzgado y devuelta] tanto como contra la aislación. Además se manifestaron contra las medidas de seguridad a lo que son sometidos los simpatisantes. Todo esto debía ser traducido del flamenco al alemán y viceversa, ya que los activistas vinieron de Bélgica.
Gabriel gritó: âVenid al compartimiento mio! Hacemos una asamblea!â?
El juzgado se retiró y declaró después de su vuelta que el simpatisante que todavia quedaba desnudo fue condenado a tres dias de cárcel âpor conducto reprochable delante del juzgadoâ? al cual verdito puede recurrir dentro de una semana. Los otros seis [que se desnudaron] tuvieron que salir de la sala por âconducto indecenteâ?. Al mismo tiempo fuera del juzgado hubo gente repartiendo volantes, lo que atrayó la atención de tres secretos que se acercaron y exigieron los datos de los simpatisantes fuera. Un ejemplar de los volantes fue entregado al juzgado, fue leido por Nohl y añadido a las actas. Gabriel dijó que querría firmarlo.
Nohl declaró, y hizo anotar, que en cas ode más disturbios, aplauso incluido, la sala será desalojada.

Después de una pausa corta Gabriel hizó una declaración. Dijó que mal se puede entender los succesos en Aquisgrán, si no se entiende las circumstancias del pasado. Para poder juzgar las cosas hace falta conocer los orígenes. Pero al juzgado no le interesa conocer los orígines y quiere resolver el caso tan rápido que posible. Los intereses del juzgado y de la verdad se chocan de frente. Quien cree que el juzgado y la fiscalía son sinónimos para la verdad, también cree que hay guerras humanitarias, resocialización en los cárceles y igualdad de los hombres. El juzgado ni es inocente, ni es objetivo, porque si no fue así nunca hubiera rechazado los testigos de la defensa. Más probablemente el juzgado no se interesa para la verdad. Cuando el consul español no tiene nada para esconder, porque no es llamdado como testigo. El juzgado no tiene nada que perder. En lugar de esto los acusados son tratados como terroristas.Habló también del mal estado de la salud de José, por lo cual el juzgado no se interesa y hasta ahora las condiciones de transporte son igual como antes. Ãl rechaza la autoridad del juzgado.
Ãl ha tomado la responsabilidad para sus hechos, le pueden condenar, pero no tienen el poder para juzgarle eticamente, moralmente y políticamente. Preguntó por las medidas de seguridad, porque su madre debería desnudarse cuando quiere verle en el juzgado. Nohl le respondió que el juzgado regional (OLG) juzgará las medidas de seguridad y que la madre de Gabriel estaba de accuerdo con el trato, ya qie querría embrazarle, y como consequencia ha habido contacto físico. Gabriel le preguntó al porqué de todo este teatro con la presencia de tantos maderos. [La declaración de Gabriel, tanto como el volante se pueden leer el la página de internet: http://www.escapeintorebellion.info.
Hubo aplauso y el juez llamo una de los simpatisantes a presentarse delante de él. Dijó que iba a enforzarse para revelar la verdad, que sí le interesa mucha lo que José y Gabriel han vivido en los cárceles españoles.Querría saber porque a pesar de su aviso hubo de nuevo aplauso, a lo cual Gabriel respondió que a eso hay una respuesta simple: âsolidaridad!â? Porque Gabriel justo estaba comiendo algo el juez le dijó âno se habla con la boca llena!â? Nohl explicó a la simpatisante que no era por malicia que revisaba el correo de los accusados tan rápidamente o que sin demorarse permite visitas a ellos [cual ironía!]. Avirtió âpor últma vezâ? que en el futuro aplauso será penalizado con una multa o expulsión de la sala, lo que vale para todos y todas. Cuando la simpatisante se retiró hacia la tribuna, se tardo un momento para besar a su compañero Bart, lo que enfadió al Nohl. Dijó que era una vergüenza, había tenido la oprtunidad de preguntarle si podía besarle. Hubo algunos gritos.

El testigo primero fue Van Hasselt. Es policía de la BGS [policía fronteriza] de la región Aquisgrán. Declaró sobre la persecución del BMW rojo, el coche de escape en lo cual también se encontraron los rehenes. Describió la ruta de escape, habló de la alta velocidad, y la manera arriesgada de conducir. Estaba trabajando con su colega Doktor cuando escucharon por la radio fragmentariamente sobre el âtiroteoâ? en la gasolinera y la huida enseguida. Van Hasselt condució el coche del BGS, su colega indicó la dirección y comunicaba con los otros colegas, tanto como pudia. Pudo ver que atras a la izquierda hubo un hombre que apuntó una mujer con una pistola, de lo cual concluyó que los autores habían tomada rehenes. Cuando habían encontrado el coche de escape trataron de pararlo lo que no lograron, ya que el coche devió a la acera. Todo el tiempo han conducido con los intermitentes encendidos y daban la sensación de que conducieron sin saber hacia dónde. Habló de tres tiros desde el coche, los cuales describió como asustoso hacia ellos. El tirador había actuado como un âespecialistaâ? cuando tiró desde la ventana trasera a la izquierda del coche. Después del segundo tiro había frenado a los maderos y estos se quedaron a una âdistancia de respetoâ?. Casa pararon completamente y después continuaron con la persecución. En un trayecto la velocidad era tan halta que pensaba que los perseguidos iban a chocar con el Supermercado Real, pero al final lograron pasar la curva.
El coche hizo la impresión que algo era roto y enseguida pararon. Cinco personas bajaron del coche y una persona se había acercado a ellos con la pistola apuntada y había tirado al cuerpo varias veces. Un neumático era roto y la electrónica había âtocado como locoâ?. En su pánico no logró cambiar a la marcha atrás y tampoco logró pisar el acelerador.. Ya pensaba âDíos, es el fin!â? y âasí terminóâ?. Pero de repente había encontrado la marcha atrás y aceleró con los neumáticos pinchados. Cuando conducieron hacia atrás el tirador les dejó y volvió a los demás. Bajaron del coche y se pusieron al abrigo y se acercaron lentamente. Los autores habían `pilladoâ otro coche: un Mercedes Clase-S. Sólamente había visto a dos hombres que estaban cerca del Mercedes. Golpearon al coche, pero na sabía quíen fue. El tirador fue pelado, igual como uno de los dos personas que estaban cerca del Mercedes. El otro tenía el âpelo normalâ?. En algunos fotos que Nohl le mostró, identificaba a José como el tirador. Dijó que había tenido puesto unas gafas.
A la pregunta de Sven, si sabía porqué el Mercedes había parado, no pudo dar una respuesta. También dijó que no se había dado cuenta mucha de lo que pasó, porque estaba concentrando en la acelaración y poniendose al abrigo y sólamente querría salir de allí.
Su colega el señor Doktor fue el testigo próximo. Estaba haciendo algunos controles cuando su colega Van Hasselt se acercó para contarle de lo que había oido por la radio, lo cual había sonido muy emocionado. Con respeto a eso confirmó las declaraciones de su colega. Después de que los autores se cambiaron de coche, del BMW que dejaron al Mercedes, había âcon la arma en la manoâ? segurado el sitio, ya que no supieron si todos los autores se habían ido. Al principio había estado âgroseroâ? a los rehenes, ya que pensaba que fueron nada más que pasantes. Pero enseguida les habían ayudado. El conductor del Mercedes era levamente lesionado en la cabeza. Había visto golpear al coche a uno de los autores, pero no había escuchado nada, ni visto cual de los hombres había sido. Tampoco sabía si el Mercedes fue golpeado con la arma. Después habían segurado el sitio y buscado por huellas. Ambos [maderos] habían sido tratado después del âsuccesoâ?, pero âsólamente psiquicamenteâ?.

El tercer y último testigo de ese dia fue el policía de Aquisgrán, Mouhlen. Cuando escuchó la alarma por la radio se dirigió en la dirección de los perseguidos, âsin esperanzaâ? de encontrar el coche de escape. Encontró en la calle, en el trayecto de escape, una cápsula de un cartucho.

Al final Geimer [el fiscal] hizo una declaración con respeto a la petición de Pusch, el abogado de Begoña. En su petición se trataba de llamar a testiguar a la señora Schneider, quien puede confirmar que Begoña se comportó cooperativa durante la toma de huellas digitales y fotos después de que la fue prometido que podía contactar a su hija. Geimer creó que no fue necesaria. Nohl va a llamarla como testigo para la semana que viene. Hubo algunos accuerdos sobre demás llamadas a testiguar que no deberían tener lugar. Hacia las 15.30 horas se terminó la sesión.

Noveno dia del juicio, viernes el 22 de abril de 2005
También este noveno dia del juicio empezó con el mismo procedimiento, los prisioneros fueron llevados por separado a la sala del juzgado de Aquisgran, José y Gabriel con los grilletes puestos. Como protesta contra el deber desnudarse regularmente Gabriel aparició otra vez con sólamente los calzoncillos puestos. Desde la tribuna de los simpatisantes fue gritado âAbojo los muros delas prisiones!â?
El juez Nohl anunció al principio la citación de nuevos testigos para el dia del 27 de avril: por la parte de la defensa el testigo Schneider (vease el reportaje sobre el octavo dia del juicio, tanto como el equipo de un coche policiaca los maderos Rademacher y Trapp por parte de la fiscalía. Enseguida el juez, la fiscalía y la defensa se acordaron sobre cuales testimonios pueden ser anulados. Durante una pausa, causado por la absencia del primer testigo del dia, Gabriel fue provocado por alguien del público, lo que causó una disputa. Gabriel se levantó y cantó la primera estrofa de `A las barricadasâ.

El primer testigo, el dueño del segundo coche de escape, fue interrogado sobre los succesos en aquel dia. Tenía la impresión que el primer coche de escape le había forzado a parar con propósito. Enseguida los acusados se habían acercado a él corriendo con la arma en la mano (quiere decir dos de ellos portaban una arma), gritando â¡fuera!, ¡fuera!â? Porque no encontró imediatamente la manivela para abrir, rompieron la ventana trasera, lo que le causó leves lesiones causados por las espina de vidrio. Pude bajar del coche sin más lesiones. En este cambio de coche de escape dejaron atrás a los rehenes. El testigo no pudo decir quien de los acusados había hecho qué y tampoco pudo reconocerlos. En su conjunto su declaración era un poco contradictorio con lo cual había declarado ante de la policía. Corregió enseguida en favor de la versión de los maderos. A una pregunta de Ulf Israel, el abogado de José, contestó que no había oido ningun disparo.

Enseguida apareció como testigo la experta de la policía y profesor de antropología biológica, la señora doctora Backofen. Con una comparición de las imágenes de la cámera de seguridad del banco en Karlsruhe con los fotos que fueron sacados de José, durante el procedimiento de identificación en la comiseria, debería ser aclarado si José había atracado el banco. Ya el principio el testigo hizo referencia a la mala calidad de los imágenes, lo que la limitaba bastante en su trabajo. Hablaba sobre diferentes características físicas como edad; el barba; color [de piel y pelo]; forma de la cara; comparición de la nariz, la boca, barbilla, cejas y proporciones de la cara, que se parecían todos bastante pero tampoco fueron muy particulares. Dicho de otra manera: hay mucha gente con características físicas muy parecidas. Fue más interesante con respeto a las orejas, cuyas características físicas tienen un valor casi igual a los de huellas digitales. En este aspecto hubo relativamente muchas igualdades. Concluyendo dijó que casi no hubo características físicas que excluyen la identidad de José con el hombre de los imágenes. Una identidad sería bastante probable, con una posición de tres en una escala de cinco (la posición uno quiere decir improbable y la posición cinco significa seguro). No querría calificar la probabilidad con un percentaje, ya que la sóla identidad de imágenes fue la de las orejas.

Como tercer testigo entró el policía Opree del Kripo [la policía de investigación criminal]. Había investigado el lugar donde los acusados cambiaron de coche, lo cual ilustró con diapositivas. Al a pregunta de la defensa, si el trayecto entero del escape había sido controlado a huellas de neumáticos o resbaladizas, no pudo dar respuesta.

La cuarta posición en la lista de hoy con testigos fue tomado por el testigo más curioso: el dueño del garaje donde la huida terminó. Al entrar saludó a los acusados con una inclinación de la cabeza. Contó como Bart, José y Gabriel corrieron en su garaje, durante lo cual sólamente le amenazaron por poco tiempo con una arma. Ãl y un cliente tuvieron que subir al coche del cliente, en lo cual salieron todos cinco del garaje. El testigo indicó a los acusados que hubo montón de policía cerca, a lo cual decidieron volver al garaje. Allí les llevó a un espacio vecino y empezó a hacer un té para calmar al grupo. Enseguida vendió una cortaduro en la mano de uno delos acusados. Enseguida salió varias veces hacia fuera, para observar la posible cercanía de la policía. Como razón para volver cada vez de nuevo al garaje y no decir nada a la policía, indicó que pues todavia se encontraba su cliente en el garaje y además había prometido a los acusados de volver. No querría trahizionarles. Cuando Bart querría huir y fue detenido directamente, dijó a la policía, después de que su colega que había venido más tarde le presionaba, que Bart fue uno de los autores y que hubo dos más en el garaje. Si hubiese estado sólo no hubiese dicho nada. Además el testigo criticó al comportamienta de la policía, que durante esa operación habían destrozado a su verja y a un coche suyo, sin darle recompensa para esto. También fue desaparecido su pasaporte en la comiseria. Después de ser librado de su obligación a testiguar saludó de mano a todos los acusados, les deseaba todo lo mejor y recibió un aplauso de los simpatisantes. Preguntó a Gabriel cuando tiene sus cumpleaños, porque quierre mandarle alguna cosa.

El testigo numeró cinco fue el comisario Carsten Liebmann, de la policía de investigación criminal. Había hecho la lista de pruebas, sobre la cual fue interrogado. Además interrogó como primero a José y Gabriel, que no querían decir nada al respeto. La división de las pruebas fue poco claro, como resultó de las preguntas del abogado Pusch: faltaba entre otros una lista con la firma de Begoña. Durante la inspección de las pruebas no había llevado ningún tipo de vestido especial [para evitar contaminación de huellas] menos un par de guantes.

El sexto testigo fue el mecanista del garaje. Este llegó en el garaje cuando Bart, José y Gabriel ya se encontraron en el espacio vecino del garaje. En la calle encontró a su jefe (el testigo número 4 de hoy) quien le explicaba la situación. Según su declaración discutieron casi media hora si tuvieron que informar a la policía. Lo hizo y enseguida observó las detenciones. Cuando al volver entro en la oficina del garaje, encontró un revólver en el suelo. A petición del juez dijó el nombre del cliente, al cual su jefe no pudo recordarse.

Después de este interrogatorio fue decidido de desistir del interrogar de diversos testigos. En la pausa acto seguido de nuevo atrayó negativamente la atención alguien del público que antes había insultado a Gabriel. Esta vez insultó a los simpatisantes diciendo âanimalesâ? lo que causó protestas. El juez Nohl de nuevo amenazó sólamente a los simpatisantes diciendo que con esta gente nunca discutirá. Por otra parte el insultor se desculpó después de la sesión.

Como próximo fue citado al Rubert Graf, de la policía de investigación criminal. Investigó el garaje, lo que explicó a través de algunas diapositivas. Además interrogó al Bart, que tampoco quería declarar. Después de su declaración este testigo fue librado.

Con el octavo y último testigo se trató otra vez de un policía, Gunther Gaullen, quien aparentamente participó a la detención de Gabriel. Habló de lo que había vivido y indicó que la arma que encontraron con Gabriel no estaba vaciada. A la pregunta del juez, si estaba seguro que realmente fue Gabriel, contestó âcien por cienâ?. Ya que era un hecho que tenía al José en frente, tuve que corregirse. Se disculpó por sus error explicando que fue un dia excepcional.

Al ternimar el interrogatorio el testigo fue librado. Además fue anunciado que la semana próxima sera leido una declaración de Gabriel al respeto. Enseguida el abogado de Gabriel hizo una petición, que dirigió hacia una identificación del insultador, par poder denunciarle por insultar. Nohl rechazó la petición, diciendo que ambos lados habían insultado, lo que será prohibido para el futuro.

Al final el abogado de Bart hizo una petición en la cual pidió la cancelación de la detención de Bart. Argumentó que seguna las pruebas Bart hubiese jugado un papel subalterno, que ya había estado en la cárcel durante casi un año y su compromiso que en caso de liberación condicional participará al juicio. El fiscal dijo rechazar esta petición, ya que Bart, aunque sea pasivamente, había participado a la toma de rehenes. El juez Nohl indicó que en la sesión próxima tomará una decisión y terminó la sesión.

La semana próxima será muy cautivadora. Habrá en el programa tanto la declaración de Gabriel, como la posible liberación de Bart. Y siguen siendo sitios libresâ¦.

La próxima sesión tendrá lugar el 22 de abril de 2005, a las 10.00 horas en la sala 339 del juzgado de Aquisgran.

Pequeño PD
Koen R., quien durante la sesión pasada fue condenado a tres dias de cárcel por la acción realizada, será dejado en libertad el próximo sabado. Hoy tuvo visita, pero no pudo recibir libros y tal. Está bien de espíritu.
Al salir del juzgado José le embrazó, por la cual chocó con la cabeza de Koen que le causó un ojo amoratado. Koen le mandó un mensaje que le daba gracias y que el ojo amoratado es para él como un besoâ¦. Otra coincidencia linda: en el camino rumbo al médico se encontraron otra vez y se pudieron saludar.

Comunicado de Gabriel Pombo da Silva: âTRIBUN@S ANTE LA ANARQUÃ?Aâ?

Un observador/a Burgués compartirá la opinión de un asalariado periodísta (del Estado-Capital se sobre-entiende) y un asalariado periodísta pondriá como titular en su periódico: âANARQUÃ?A ANTE EL TRIBUNALâ?.
Pero no nos llamemos a engaño... Para el aséptico periodista como para el acrítico âciudadanoâ? el sentido y el significado de estas palabras no significan lo mismo que para nosotr@s; ni en el fondo ni en las formas...
Para l@s primer@s la ANARQU�A es el CAOS; para nosotr@s un ORDEN NATURAL no viciado de Jerarquías, de Autoridades, de Autoritarismos...
Los intereses de estas âreplicantesâ? (o clones, o sujet@s fabrica@s en serie) obedecen a l@s AM@S que les dan de comer; a quienes les dicen como tienen que pensar-creer-sentir y actuar... Son esclavones de una larga cadena que l@s ata y esclaviza (voluntaria o involuntariamente, de mode consciente o inconsciente) al todo-de-cosas que es nuestro Mundo-Orwelliano...
En los Templos de la âDemocraciaâ? (llamase Iglesia, Parlamento, Tribunal, etc.) l@s nuev@s Sacerdot-es-isas controlan el espacio, los rituales, los tempos... Tod@ aquél/aquella que de un modo o otro ârompeâ? con las âconvencionesâ? o âritualesâ? de estas Autoridades no sólo es âdemonizadoâ? (ergo criminalizado) sino he incluso âcastigadoâ?(ya sea a pagar dinero o a pagar con la libertad)...
En el día 20 de Abríl del 2005 siete anarquístas se desnudaron para (como yo mismo lo hago) protestar contra las Torturas y la Justicia Burguesa y del Capital...
Vade-Retro!! ... ¡Oh ; qué hermoso escándalo, qué poesía social, qué amor humano y rebelde; qué dignidad!!
Ãsto, señor@s Burgues@s, señor@s Sacerdot-es-isas se llama activísmo anárquico, se llama solidaridad revolucionaria, dignidad humana y social; algo que vosotros ya no téneis...
Ãsto se llama libertad; de expresión, de opinión, de actuación...
Ãsto es decirle-mostrarle a l@s Pederos@s que la SOLIDARIDAD no es un concepto muerto-estático algo que se puede manipular y vender en el Mercado como uno producto o moda más... Que la Solidaridad no es Caridad Cristiana o Limosna hipócrita.
Y hablando de Solidaridad... ¿ yo no entiendo como se puede ser solidario-a-medias? En ese sentido rechazo âla solidaridad con excusasâ? o la solidaridad que necesita justificarse por el qué dirán o pensarán de nosotros...
Nosotr@s somos rebeldes anárquic@s, antagonístas y revolucionari@s, con nuestra propria Historia combativa, política y social.
Nosotr@s venímos de un contexto determinado y concreto; con nuestr@s muert@s (asasinad@s), pres@s, exiliad@s y profug@s...
Nosotr@s luchamos contra el Estado-Capital; contra la Sociedad Carcelaria y las Cárceles, contra la Represión y la Pobreza, la Marginación y el Dogmatismo...
Y en eso sentido no mendigamos âla solidaridad de âIZQUIERDOS@Sâ? Autoritori@s o Humanistas que juegan a ser revolucionari@sâ?. A vosotr@s como a l@s otr@s os decímos sin ninguna delicadeza: IROS A LA MIERDA!!
Amig@s y Enemig@s aunque no lo podeis saber yo sonrío en la penumbra porque sé que nuestr@s complices en la extensión de la Revuelta se multiplican por el Mundo y porque nuestro Corazón es la prueva de que âalgoâ? está en Movimiento...

No tenemos NADA y lo queremos TODO...

HASTA QUE TOD@S SEAMOS LIBRES!
Gabriel

Decimo dia del juicio, miercoles el 27 de abril de 2005


* Gabriel y Begoña leyeron una declaración (vease la página de internet: http://www.escapeintorebellion.info)
* Juez enlista cuales condenas son considerados relevantes
* El juzgado rechaza la petición a liberación condicional para Bart
* Juez pide que la fiscalía y los abogados preparan sus alegatos finales


Gabriel aparició otra vez con sólamente los calzoncillos puestos como protesta contra las medidas contínuas de alta seguridad contra los acusados.Después del aplauso de solidaridad para los acusados y la negación ordinaria de levantarse a la entrada de los jueces empezó el interrogatorio de los testigos.

Primer testigo
Como primer testigo hubo el profesor Garth Allen Pursey. Declaró que cuando dobló la curva, en la altura del Halifaxstrasse [calle], vió desde su coche dos coches X y Y. Al lado del uno estaba un hombre quien con el puño quebró la ventana del coche. Enseguida había visto que un hombre salió corriendo. Durante el mismo tiempo el hombre al lado del coche estaba con los brazos estrechados como portando una arma. El testigo declaró que había oido 4 o 5 tiros. Como último había visto al lado del coche X un hombre y una mujer. Vió todo por el retrovisor. En el coche X hubo un hombre y un mujer y en el coche Y hubo dos hombres, también estaba cerca un coche de la policía. El hombre con la arma describió como grande y vestido de una camiseta. A la pregunta del juez, si los tiros alcanzaron sus blancos, respondió que no lo había visto pero que supone que se tiró en dirección del coche de la policía. El juez le preguntó de hacer un dibujo de la situación lo cual los observadores del juicio no vieron.

Segundo testigo
Como segundo testigo aparició un madero que explicó al juez, a travez de varios fotos, cual coches estaban implicados y cual daño sufrieron. Además declaró que un coche de la policía quedó averiado.

Tercer testigo
El tercer testigo, un comisario de la policía de investigación criminal, había investigado al garaje y dió explicaciones a travez de diapositivas.

Enseguida el juez Nohl querría leer un reportaje sobre el ADN encontrado en las huellas encontradas comparecidos con el ADN que fue extraído de los acusados. El abogado de Gabriel se quejó del hecho que en los documentos añadidos no se puede leer como se llegó a las conclusiones finales y además exigió un certificado semestral que atesta el bien uso de los procediientos por el instituto que hizo las comparencias. El fiscal, el señor Geimer, hizo la petición de que la señora doctora West del Landeskriminalamt [policía de investigación criminal de la provincia alemana Nordrhein-Westphalen] será llamado para aclarecer este tema. El abogado de Gabriel estaba de acuerdo.

Cuarto testigo
Después de una pausa de 15 minutos aparició el cuarto testigo, la señora Schneider, portavoz de la comiseria de Aquisgran, quien estuvo presente durante el procedimiento de identificación de Begoña. Declaró que Begoña estaba muy enfadada y que, a pesar de que la contaron varias veces que los datos serán destruidos en el caso que sea inocente, no querría collaborar de ningún manera con su identificación. A su petición que querría llamar a su hija, había contestado que no fueron los responsables para decidir sobre tal petición y referieron al policía que estaba en mando. El responsable tampoco había hecho promesas de tal manera. No sabía si la habían dicho a la Begoña de cual delitos la acusaron. Afirmó la pregunta del abogado que había hablado antes de este interrogatorio con otros policias que ya habían declarado ante del juzgado. Pero este ha sido solamente en terminos generales, sin hablar de detalles. Como preparación se había leido el reportaje y diferentes articulos en el internet.

Después de una pausa empezó la segunda parte de este dia del juicio. Gabriel gritó â¡Solidaridad con Marco!â?, referiendo a uno de los acusados del jucio de Magdeburgo [juicio contra activistas alemanes que son acusados de asociación terrorista] quien un dia antes había sido tomado como rehen por el juzgado.

Quinto testigo
Helmut Radermacher, comisario de policía de Aquisgran. Junto con su collega Trapp había conducido en su coche de patrulla persiguiendo al coche de escape. Por la radio escucharon que desde la gasolinera `Markantâ había escapado un BMW rojo, que fue perseguido por varios coches de la policía. En la altura de la gasolinera de Shell les vino al encuentro el coche de escape, dieron la vuelta y persiguieron el coche. Este chocó con otro coche pero pude seguir su camino. El lugar detrás del coche de escape fue tomado por un coche del BGS [policía fronteriza] que poco después tomó más distancia. Cada vez el tráfico estaba más denso y cerca del juzgado hubo un embotellamiento. Enseguida una persona se sintió en la ventana abierta, sacó una arma y tiró a ellos. Una situación igual pasó a la altura del Kaiserplatz y a la altura del Hansemannplatz.. Cuando el coche de escape cruzó el espacio verde a la altura de Bastei, tuvieron que dejar de perseguirles por la situación del tráfico, pero el coche del BGS pude seguir. Después de una comunicación por la radio se dirigieron hacia el Halifaxstrasse. Una hora más tarde se retiraron. Al ser preguntado por el juez declaró que había visto varias persones en las sillas traseras del coche de escape y tenía la impresión que la persona en el medio fue empujado hacia abajo por la persona a la derecha. Hubo tiros cuando el coche tuvo una velocidad muy baja y tiraron de manera controlada desde una distancia de 20 a 25 metros. Declaró que cada vez se trató de dos tiros a la vez pero no sabía si alcanzaron. El tirador tuvo los pelos oscuros, llevaba gafas de sol puesto y llevaba vestidos oscuros. No le mostraron diapositivas.

Sexto testigo
Como sexto testigo aparició Thomas Trapp, el colega del quinto testigo, cuya declaración era casi igual que la de su colega menos que estimaba la distancia al coche de escape a unos 30 a 50 metros. Tomaron más distancia después de los primeros dos tiros. Tenía la impresión que no sólamente tiraron al coche suyo pero también a otro. Se recordó de la cara delgada del tirador que llevaba el pelo corto, también se recordó de la barba de tres dias y la gora de baloncesto.

Enseguida el abogado leyó una declaración de Gabriel con respeto a los succesos del 28 de juio de 2004. El texto entero se encuentra en la página de internet: http://www.escapeintorebellion.info bajo âarchivoâ? y juicio.
Gabriel declaró que huyó desde España el dia del 28 de diciembre de 2003 cuando estuvo de permiso de la cárcel y que desde entonces viajaba por Europa, para participar en charlas políticas durante los cuales encontró gran solidaridad y que mucha gente la apoyaron económicamente. Además dijó que: âBart y Begoña no sabían nada hasta los succesos en Aquisgran que José y yo andaban armados. Sobre este tema no se habló durante ningun momento ya que no les importaba a los dos. Joséy yo andaban armados porque nos habiamos escapado. (â¦) Habíamos accordado usar las armas sólamente como amenaza y que nunca ibamos tirar a personas, lesionándolos o matándolos.â? La toma de rehenes no fue accordado de antemano y pasó por una reacción excesiva. Ademós dijó: âJosé y yo hemos vivido demasiado en las cárceles del Estado español, para volver voluntariamenteâ?, seguido por una descripción de la situación infrahumana de la aislación y la tortura en la cárcel. Además Bart sólamente hubiese subido al coche de escape porque Gabriel le exigió hacerlo. Los tiros fueron sólamente en el aire y destinados a los neumáticos y la instalación de ventilación de los coches que les perseguieron para ahunyentar a los policías. Nunca planearon un atraco de un banco ya que no lo necesitaba económicamente, ni que querría arriesgar su detención.

Su declaración fue recibido con aplauso por el público simpatisante, a lo cual el juez pego enfadado en la mesa y hizo apuntar que una próxima vez la sala sería desalojada.

Enseguida fue leido una declaración de Begoña (vease en la página de internet) que dijó que no participó al atraco en Karlsruhe, que nunca habló con José sobre el origen del dinero que llevaba, que no participó en accuerdos de perpetrar crimines, ni tampoco sabía que Gabriel y José andaban armados.

A la pregunta del juez si Gabriel y Begoña quisieron dar respuesta a preguntas suyas, fue respondido por el abogado de Gabriel con que depende de las preguntas, y fue respondido por el abogado de Begoña que sólamente él responde a las preguntas después de haber consultado a su cliente.

Después de otra pausa el juez leyó una lista de crimines que él y sus colegas creen que van a ser juzgados, sin entrarse en la valoración de pruebas:
La acusación contra Bart puede ser reducido hasta apoyo a la toma de rehenes junto con resistencia contra la policía y apoyo a un atraco junto a robo con violencia.
La acusación de asesinato puede ser anulado para todos los acusados.
Para Gabriel y José queda: toma de rehenes, intento de extorsión con robo, resistencia contra la policía, lesión grave a la integridad física junto con robo de un conductor.
José quizas será condenado por extorsión por robo (atraco en Karlsruhe).
Consideran si Begoña será condenado por encubrimiento, saliendo de la idea de que estavo conciente que estaba gastando dinero robado.

Enseguida leyó el reportaje del experto Baum con respeto a las armas y la amunición. Fue encontrado una pistola (con detalles técnicos), dos cargadores, cinco cápsulas de cartuchos y un révolver (también con detalles técnicos). Ambas armas estaban listos par ser utilizado y en ambas armas el número de registración había sido borrado. Las cápsulas de cartuchos fueron tirados por las dos armas.

Enseguida enlistó la historia penal de los acusados. De Bart, José y Gabriel no hay nada registrado [en Alemania]. Begoña ha sido condenado por varios casos: conducir sin licencia, conducir sin seguro, dos casos de engaño (una factura para petroleo no pagado y salir de una gasolinera sin pagar), el no pagar de tarifas debidas (viajar sin pagar en el transporte público) y participación peligrosa al tráfico en combinación con insultas.

El Fiscal tomó la palabra. Preguntó si el reportaje que antes fue rechazado por la defensa podía ser leido, preguntó la anulación de la invitación de un testigo que había estado en el garaje y que la producción de pruebas será cerrada.
La defensa insistió al interrogatorio del testigo y otra vez hizo la petición de que el reportaje sobre ADN será verificado. El juez Nohl declaró que la señora West será invitada para el viernes siguiente para explicar el procedimiento del análisis de ADN.

Enseguida pregunt162 tanto a la fiscalía como a la defensa si pueden hacer sus alegatos finales para el viernes siguiente. La defensa dijó que no y la fiscalía dijó querer esperar a las declaraciones sobre el procedimiento de identificación del ADN.

Al final trató la petición de liberación condicional para Bart y declaró que fue rechazado ya que sigue siendo sospechoso y existe un peligro de huida. A la pregunta del abogado de Bart si podía explicar la razones para esa decisión, respondió negativamente, diciendo âHacemos públicos nuestra decisiones no las explicamosâ?.

Enseguida el abogado de Bart leyó una petición que el correo de la defensa debería ser entregado sin haber sido abierto, lo que no pasa ahora. Control sólamente es permitido cuando hay duda sobre el remitente.

A pesar de la crítica de la defensa el juez Nohl leyó el reportaje sobre el ADN. Muestras de espuma son extraidos de todos los cuatro acusados y fueron comparecido con las huellas de ADN que fueron encontrados en los possesiones de los acusados, en las bebidas y en las colillas. Varias cosas fueron identificado como perteneciendo a tal y que cual persona.

La lección de este reportaje fue declarado como una infracción del derecho a información [del acuasado]. El abogado de José declaró que la fecha de nacimiento de José, como mencionado en el documento, era falso. El abogado de Begoña declaró que la bolsa que fue identifacdo como perteneciendo a ella, no es suya.
La petición con respeto al control del correo de la defensa fue acceptado por el juez y declaró que mandará ordenes para efectuarla.

La próxima sesión tendrá lugar el 29 de abril de 2005, a las 10.00 horas en la sala 339 del juzgado de Aquisgran.

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more