Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: amèrica llatina
Fidel y Chávez en la mira / La estrategia de Washington para derrocar a los gobiernos de Cuba y de Venezuela
28 abr 2005
La nueva estrategia imperial en Latinoamérica
Este artículo fue publicado hoy en IAR-Noticias http://www.iarnoticias.com/

Fidel y Chávez en la mira
LA ESTRATEGIA DE WASHINGTON PARA DERROCAR A LOS GOBIERNOS DE CUBA Y VENEZUELA

(IAR-Noticias) 28-Abr-05 /Por Manuel Freytas

Cuba y Venezuela, países "hostiles" a la estrategia de Washington en la región, figuran al tope de los planes de desestabilización y golpe "democrático" que el Departamento de Estado y la CIA han lanzado combinadamente en América Latina para cerrar el control geopolítico-institucional, y hegemonizar el dominio sobre el petróleo y los recursos estratégicos de la región. La gira regional de la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, tiene que ver con la primera fase de esa estrategia.

LA NUEVA ESTRATEGIA

Con Brasil y Lula, Kirchner y Argentina, México y Fox, Lagos y Chile, Uribe y Colombia, y todo el resto de países "amigos" alineados sin fisuras en su estrategia regional, Washington va por la cabeza de los dos líderes que todavía no comulgan con su hegemonía en América Latina: Fidel Castro y Hugo Chávez, reunidos desde hoy en La Habana.

Cuba y Venezuela, países "hostiles" a la estrategia de Washington en la región, figuran al tope de los planes de desestabilización "democrática" que el Departamento de Estado, la CIA y el Pentágono han lanzado combinadamente en América Latina para cerrar el control geopolítico-institucional, y hegemonizar el dominio sobre el petróleo y los recursos estratégicos de la región.

La nueva estrategia se aplica continentalmente en dos niveles funcionales:

A) Revoluciones "democráticas" (o "golpes populares") estudiados para afianzar el control geopolítico-institucional, desactivar conflictos sociales reales, y proceder al cambio de gobiernos gastados y "desprestigiados" como sucedió en Ecuador.

B) Guerra "Contraterrorista" (o Guerra contra el Narcotráfico) estudiada para afianzar el control sobre las estructuras militares, de seguridad y de inteligencia regionales (ejércitos, servicios de inteligencia y policías), y orientarlos a un plan de represión de potenciales conflictos sociales coordinado por el Comando Sur de EEUU.

Las nuevas hipótesis de conflicto regional y las coordenadas de control militar-estratégico se trazan a partir de la "guerra contra el terrorismo", que reemplaza en la lógica doctrinaria imperial a la "guerra contra el comunismo" de la década del setenta y de la era reaganiana en Latinoamérica.

Las nuevas políticas desestabilizadoras, para derrocar a administraciones "gastadas" o gobiernos "hostiles", se ejecutan a partir de los "golpes populares" (o "revoluciones democráticas") ejecutados con la utilización de los medios masivos de comunicación y el ejercicio intensivo de la manipulación de masas (Guerra "Psicológica" en sustitución de la Guerra Militar).

La Venezuela de Chávez y la Cuba de Fidel se encuentran claramente en la mira central de esta estrategia lanzada combinadamente por Washington a través del Departamento de Estado, la CIA, y las diferentes redes de financiación económica (empresas "pantalla" o fundaciones) que dan logística y sostén político a los grupos desestabilizadores internos.

Claramente, y como ya se está demostrando en Venezuela y en Cuba (y en el otro extremo, Ecuador) esta estrategia se desarrolla en dos niveles:

A) Maniobras de la CIA -ejecutadas mediante operaciones políticas y mediáticas- orientadas al armado de "golpes populares" (como el de Ecuador) o "planes desestabilizadores" como el que está funcionando en Venezuela contra el gobierno de Hugo Chávez.

B) Maniobras del Departamento de Estado -ejecutadas mediante presión diplomática y política- orientadas a la conformación de un bloque regional de países, subordinados sin fisuras a Washington, que otorguen legitimidad jurídica y diplomática a las acciones de "condena", bloqueo económico e intervencionismo que Washington planea en Cuba y en Venezuela.

LA MOVIDA CONTRA CUBA Y VENEZUELA

En el punto B, se inscribe la "misión diplomática" de la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, cuya actual gira por Latinoamérica responde al objetivo agendado de armar un bloque regional de países que den legitimidad a su "ofensiva final" para derrocar a los gobiernos de Fidel Castro y de Hugo Chávez.

Lula (considerado el "mejor amigo de EEUU" por Rice) en Brasil, Fox en México, Lagos en Chile, y Uribe en Colombia, son el eje articulador maestro de esta movida político-diplomática en curso, razón por la cual la agenda oficial de Rice privilegió la visita a estos países, comenzando por México.

Con el control geopolítico-institucional de Cuba y de Venezuela, Washington piensa "cerrarle el paso" hacia el petróleo y los recursos estratégicos de América Latina al eje Rusia-China, cuyo centro de penetración en la región se da fundamentalmente a través de sus convenios comerciales, tecnológicos y armamentistas con los gobiernos de Hugo Chávez y de Fidel Castro.

La falta de "democracia", la violación de "derechos humanos" y la persecución de disidentes en Cuba, así como el "autoritarismo", el "armamentismo" y las "violaciones al proceso democrático" de Chávez en Venezuela (agregado a su "apoyo a las FARC"), conforman el sustento doctrinario y argumental con que que las usinas de Washington operan mediáticamente para preparar el terreno del derrocamiento.

La primera fase de este plan -como ya se puede verificar- es el "endurecimiento" de las denuncias y acusaciones contra Cuba y Venezuela que diplomáticos y funcionarios de Washington vienen realizando sistematizadamente en la prensa internacional.

En un artículo publicado antes de la gira de Rice por Latinoamérica, The New York Times informó que Washington está evaluando la instrumentación de una estrategia más dura con respecto al gobierno de Hugo Chávez y de Fidel, que incluirá el envío de cantidades mayores de dinero para los grupos de oposición.

Según el The New York Times, y en una maniobra que recuerda cuándo la CIA armó a los "contras" contra el sandinismo, la Casa Blanca creó un fuerza de tareas integrada por funcionarios de distintos ministerios y agencias de seguridad que está dedicada al diseño de la nueva estrategia.

El Times y sectores la prensa estadounidense vienen señalando que en el Departamento de Estado hay incluso un equipo encargado de fijar la "nueva estrategia", pese a que públicamente Condoleezza Rice y los funcionarios niegan tales aseveraciones.

Lo que queda claro, por ahora, es el objetivo casi explícito de la secretaria de Estado de conformar un bloque regional adicto (con Brasil, México, Colombia y Chile como sus sostenes principales) que "legitime" de alguna manera la profundización del bloqueo y la intervención a Cuba y las diferentes medidas desestabilización político-diplomáticas que Washington ya está realizando en contra de Venezuela.

La desestabilización económica y el "aislamiento" regional del gobierno de Chávez, conforman la primera fase antes de pasar a la acción directa mediante un golpe "democrático" ejecutado mediáticamente con participación masiva de la oposición.
(Continuará)

OTROS INFORMES EN http://www.iarnoticias.com/
-La enseñanza de Ecuador / Mito y realidad del "golpe popular" en Latinoamérica
-Estrategia global /Guerra "democrática" contra Ecuador: estrambótico ejercicio de manipulación de masas
-Nueva estrategia regional / Operación de la CIA para instalar la "guerra contraterrorista" global en América Latina

This work is in the public domain
Sindicat Terrassa