Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Comentari :: sense clasificar
Por qué no vamos a una guerra civil
15 abr 2005
Esto podría haberse escrito con mayor razón hace dos o tres años, pero aunque ahora jueguen negras (o rojas) en la partida de ajedrez sobre el tablero nacional, todo, más o menos, tiene la misma vigencia.
Cada vez se comprende mejor por qué estalla una guerra civil. Como la última que hubo en este país. Y dejo deliberadamente al margen el asunto vasco. Hoy día, aunque pueda parecer exagerado, nos salvan de otra factores psicosociológicos de índole varia. Lo que no quiere decir que no haya dos partes de población enconada y virulentamente enfrentadas hasta la náusea. No puede haber una guerra civil porque, veamos:

No se pasa hambre; el principal motivo. Además, tenemos televisión, coche, ordenadores, móviles y monopatines. Si en el año 36 hubiera habido caja tonta con la que embobarse nuestros padres y abuelos durante horas, y móviles en la mano las horas restantes para ver si les llegaban memeces por msn, un coche de tercera mano para salir de estampida para disolver un cabreo monumental, e Internet para vomitar, seguro que el Caudillo no hubiera tenido nada qué hacer, no hubiera habido lugar a revueltas, ni rojos, ni iglesias incendiadas. Estos pasatiempos actuales y la desaparición de una Unión Soviética que nos armase, impiden que las tensiones crecientes atizadas por los eternos detentadores del poder real estallen en una nueva guerra civil.

Pero por falta de condiciones objetivas que no sea...

Una parte de la sociedad, siempre la misma con distintos collares, sólo se dedica a provocar social y políticamente a la otra; a reirse de la gente tomándola por tonta; a abusar de los Sin Trabajo y aún más de los que lo tienen en crónica precariedad; a despreciar a los familiares de las víctimas del Yakolev y a los del 11-M, a los irreversiblemente perjudicados del Prestige; a promover conspiraciones y fabricar tránsfugas para adueñarse del poder; a insertar programas televisivos en la televisión de la capital adecuados ideológicamente a la ideología de la presidenta; a acusar a la otra parte de fechorías que bien pudieran haber cometido las cloacas de ellos; a poner en marcha intrigas, sospechas y delaciones para desacreditar lo público y recientemente la sanidad pública; a hacer imposible el acceso a la vivienda o haciendo de su adquisición un cruel modo de esclavismo moderno, es decir, un modo siniestro, tenebroso, de tener sometido al personal de por vida sin poder rechistar, obsesionado —demasiado a menudo estérilmente— por pagar la hipoteca o el alquiler.

Dice un refrán castellano que cuando no hay harina todo es mohína... Cuánta de la violencia doméstica con la que todos los días nos obsequian los noticiarios no tendrá su raíz, su foco infeccioso en las apreturas y las carencias que en materia de tener un pequeño nido esta sociedad jodida y dominada por el dinero y el interés bancario (me atrevería a decir que como ninguna otra occidental), saca el máximo partido del pueblo hasta las heces. Luego, eso sale a relucir en forma de violencias de toda especie: el zoon, la bestia que llevamos dentro, sale explosivamente como una bomba retardada. La presión interior insoportable que sufre mucha gente en una sociedad ansiosa sale a relucir de mil maneras. Las drogas, los excesos, la falta de sueño, los deseos frustrados de disfrutar de cosas con las que nos azuza la infernal publicidad y no podemos tener, las acusaciones mutuas en las parejas de no aportar lo necesario o no querer trabajar... termina más de lo se piensa en un degüello.

La crispación parlamentaria, que forma parte de la estrategia, se ve atenuada constantemente por la prudencia y contención de los que practican ese sabio dicho de que cuando uno no quiere dos no regañan. Pero al pueblo nos tiene hasta los mismísimos... Y si en estos momentos, hartos de tanta impostura y tanta prepotencia después de haber manejado el poder tan chulescamente durante ocho años, no pasamos a mayores es por lo que decía al principio; por el entontecimiento masivo, porque hoy día cualquiera se arregla con un perrito caliente, porque Internet nos aplaca y porque los provocadores viven en urbanizaciones y chalets de lujo protegidos por ejércitos de Salvación armados hasta los dientes.

Si no fuera por todo eso, hace tiempo que primero en el Parlamento y luego en las calles, ya nos hubiéramos tirado los trastos a la cabeza. Porque a ese sector de la sociedad prepotente a que me refiero no le basta con vivir bien. Lo que más le enloquece no es ya ganar dinero a espuertas y tener cuatro coches y otros tantos chalets de lujo. Lo que más feliz le hace es poner la bota sobre el oprimido y ocuparse y preocuparse por encima de todo del desafío al otro sector. Lo que aberrantemente le enardece es dar motivos para llegar, en todos los asuntos, a las manos... sabiendo que siempre tiene o dispone de la estaca más grande...

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Por qué no vamos a una guerra civil
15 abr 2005
nada, q tenemos de todo y en cantidad...

quien coño quiere ir a la guerra si se puede ir a cuba :)

lo único q jode es ver x la tele a los políticos, en otro caso esto sería el paraiso (poco más o menos claro)
Re: Por qué no vamos a una guerra civil
15 abr 2005
Interesante el escrito.

Yo opino que cada vez aceptamos mas las reglas de juego que nos son dadas. Que lo que importa es vivir bien, y el vivir bien se entiende siempre como formar parte del sistema.

Apoyamos animicamente algunas luchas que luchan por su dignidad y por su libertad -palestina por ejemplo- pero la mayoria no nos implicamos mas que para asistir de cuando en cuando a alguna manifestación esporádica o asistiendo a ciertas reuniones para matar el tiempo libre. Aun incluso así en ciertos casos el colega te dice 'déjate de estas cosas. No arreglarás el mundo. Vente a jugar al padle' o ''vamos a tomarnos unas birras con fulano o con menguano que zotano ha traido unas chatis que llevan un veneno de cuidado''

El ocio lo gastamos consumiendo bienes públicos (cines, carreras, deportes, eventos..) o privados (dvds con pelis favoritas, gasolina para hacer unos kilometros a la torre,marihuana de la buena..) mientras en nuestras jornadas laborales nos metemos en la rueda de lo que nos mandan o la que nosotros mandamos, sin otros criterios que el de hacer negocio y aumentar nuestra renta.

Que triste
Re: Por qué no vamos a una guerra civil
15 abr 2005
En la alienación que producen los medios estamos de acuerdo, pero...que parte de la violencia doméstica es provocada por la carencia de un nido?
Joer eso no es cuestión de pelas, es machismo y no va a desaparecer solo porque mejoren las condiciones económicas del golpeador.
Re: Por qué no vamos a una guerra civil
15 abr 2005
la guerra no es ninguna solucion sino todo lo contraio ,asi que no digais mas tonterias y pensar bien lo que quereis cdecir. Acaso no es el tiempo el mayor de los maestros y la inteligencia la mas severa de las doctrinas
a dx
15 abr 2005
Lo que se hace aquí no es invitar a hacerla. Simplemente se intenta explicar, a la manera de quien así lo ve, el por qué...
Si hubiera sido una incitación o un intento de agitación, se hubiera hecho en forma de pregunta.
¿Por qué no vamos a una guerra civil?
Esto es lo que tiene que haya tanto listo dx y tan poco inteligente al mismo tiempo. Eso, aparte de que se ve no domina la gramática y por eso confunde churras con merinas.
Re: Por qué no vamos a una guerra civil
29 abr 2005
Me ha gustado mucho el escrito, creo que refleja el estado de las cosas. Creo que mucha gente reconoce en esas letras su situación personal, pero aun asi, es más fácil seguir infantilizado, dejando que el gran hermano nos conduzca y formar parte de la borregada. Renunciar a esto, significa renunciar a todas las pretendidas comodidades, que en el fondo nos idiotizan. Estoy a favor del progreso y la tecnología, pero desgraciadamente, solo se usa para seguir dominandonos.
Pero son tan tontos nuestros dirigentes, que no paran de asfixiarnos, y al final, la olla reventará, y es posible que entonces estemos como en los años 30. Solo un poco mas de presión y la gente explotará. Paciencia.
Re: Por qué no vamos a una guerra civil
29 abr 2005
Efectivamente, lo que ahora sucede recuerda a los años treinta. Los que vivieron entonces aprendieron la lección. Pero, por desgracia, a algunos les interesa llevarnos a la misma situación. Parece que no están a gusto de otra manera.
Re: Por qué no vamos a una guerra civil
29 abr 2005
si claro, aprendieron la lección a base de casi 40 años de represión franquista

nazis i feixistes a la càmara de gas!
Re: Por qué no vamos a una guerra civil
29 abr 2005
Eso lo dices tú, pero no es así. Muchos de los gobernantes de la República dejaron testimonios cuando no estaban reprimidos. Es decir, cuando vieron la que habían armado (la guerra) y también desde el exilio.

Fascista y nazi tú.
Re: Por qué no vamos a una guerra civil
29 abr 2005
¿Por qué no hablas de la represión que estaban llevando a cabo los de tu bando,no sólo de gente de derechas, sino también de gente del POUM y de anarquistas? ¿Quién torturó y mató a Andréu Nin?

Fascista tú

Totalitario
Re: Por qué no vamos a una guerra civil
29 abr 2005
uns altres feixistes totalitaris com tu controlats per stalin

en fin, ni cas als provocadors
Re: Por qué no vamos a una guerra civil
02 mai 2005
Lo que está claro es que si machacas a la clase obrera hasta lo impensable, no esperes que vayan de hermanitas de la caridad cuando llegue la revolución. Nunca he compartido las ejecuciones de la CNT, pero entiendo que el pueblo explotara y arrasara con todos los que antes les habían pisoteado o representaran el poder.
Re: Por qué no vamos a una guerra civil
03 mai 2005
Para española: cuando dices que los que vivieron en los años 30 aprendieron la lección, a quién te estás refiriendo? espero equivocarme en lo que estoy pensando. Contestame, por favor.
Sindicat