Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: especulació i okupació
Los jóvenes y la vivienda - A.Arce
04 abr 2005
La vivienda en España es un bien de lujo. En condiciones normales, sólo está al alcance de unos pocos privilegiados que pueden pagársela a tocateja (personalmente no conozco a nadie que se encuentre en tal situación, pero las estadísticas dicen que existen) mientras que para el resto de los mortales conseguir un techo supone un auténtico calvario.
Según datos del Consejo de la Juventud de España, viven con sus padres el 30% de los españoles entre 30 y 35 años, el 65% de los que tienen entre 25 y 29 y el 93% de los que tienen entre 18 y 25 años. Esto no se debe a la creencia fiel en el dicho popular "vive de tus padres hasta que puedas vivir de tus hijos" ni a la poco responsable tendencia al parasitismo; se debe, en realidad, a la concatenación de varios factores difícilmente enmarcables en algún tipo de "peculiaridad cultural" o de "mentalidad hispana", perpetua excusa esgrimida por los sabios del sistema para explicar las eternas divergencias en nivel de bienestar que separan a nuestro país de esa Europa a la que pretendemos parecernos. En nuestro país hay poco trabajo para la gente joven y el trabajo disponible se caracteriza por la precariedad y temporalidad, con continuos encadenamientos de contratos por meses -cuando no becas por años- que nos reportan unos ingresos medios que en la mayoría de los casos no alcanzarían a garantizar la antigua "tasa de reproducción de la fuerza de trabajo" prohibida hoy como reducto de ideologías arqueológicas. Lo tienen bien calculado para remunerarnos a los valientes que hemos decidido emanciparnos; exactamente, con la cantidad de dinero necesaria para pagar un cuarto en un piso compartido, comer de supermercado de rebajas y divertirnos de botellón. Y para hacerlo con la suficiente precariedad como para que nunca podamos sentirnos establecidos, seguros o estables. Lo tienen tan bien calculado que cada vez hay menos gente dispuesta a protestar por vivir en esas condiciones de eterno adolescente que acepta la mayoría. Entre los 25 y los 29 años, el 65% de los jóvenes españoles se dispone a peinar canas en casa de papá y mamá mientras alquila un par de veces al mes un cuarto de hotel o de turismo rural para disfrutar de una noche en privado con su pareja de hace 5 años. Los jóvenes españoles tenemos que conseguir, cuando nos acercamos a los treinta, que nuestros padres pongan sus casas como garantía de que estaremos pagando más o menos la mitad de los ingresos de toda nuestra vida laboral para conseguir una vivienda en propiedad. Quienes no quieran aceptar esas surrealistas condiciones están condenados generalmente a continuar viviendo con sus padres; o en el más razonable de los casos, a alquilar una vivienda que se lleva la mitad de sus ingresos debido a los precios artificialmente inflados de los alquileres en las grandes ciudades, únicos lugares, por otra parte, donde existe alguna posibilidad laboral. Mientras tanto, un simple paseo por las calles de Madrid o Barcelona demuestra que existen multitud de viviendas y edificios vacíos, presa del afán especulativo de unos cuantos seres egoístas, protegidos por las leyes, que prefieren tener sus propiedades vacías antes que alquilarlas y aumentar el parque de viviendas disponibles. ¿Cómo no va extenderse en estas condiciones la ocupación de viviendas vacías como alternativa no ya ideológica sino de necesidad a la carestía y escasez de la vivienda en nuestro país? Ocupar no es fruto de ninguna ideología radical; nace de la necesidad vital de muchos jóvenes de desarrollar la vida independiente que el sistema les niega. Y que vengan hablando de cumplir las leyes cuando envían a unidades de antidisturbios a desalojar a quienes deciden dar el paso de ocupar viviendas vacías: les responderemos con las leyes laborales y los principios constitucionales que violan día a día. Alberto Arce www.lainsignia.org

This work is in the public domain
Sindicat