Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Agost»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
      01 02 03 04
05 06 07 08 09 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Comentari :: amèrica llatina
El Papa que se va
02 abr 2005
Juan Pablo II muere dramáticamente. Hoy los medios de comunicación trasladan opiniones favorables a lo que ha sido su trayectoria como jefe máximo de la Iglesia Católica.
Sin embargo, Juan Pablo II, creo que tiene más sombras que luces. Se esta de acuerdo con que es el Papa viajero, el que ha visitado muchos pueblos, el que ha conversado con otras religiones. bien. Pero...en el fondo ha sido extremo conservador y un actor que ha sabido desempeñar el papel que la iglesia conservadora y los gobiernos de occidente deseaban que hiciera.
La Iglesia en lo fundamental no ha avanzado nada, más bien ha retrocedido. En los últimos años del Papa, ya anciano y agónico, se han tomado decisiones escandalosas y se han escrito cosas que rozan la estupidez, todo ello salido de quienes manipulan el gobierno del Vaticano.
Hay un ejemplo que ilustra clarísimamente la línea política y pastoral en la que se ha movido Juan Pablo II. Es el encuentro en Roma con el Monseñor Oscar Romero. Obispo de San Salvador. Esa es línea por la que se ha movido siempre este Papa que para la historia de la humanidad quedara como uno más. Uno más, sin acción y apuesta clara y comprometida por los pobres y por los marginados de la sociedad.
-----------------------------------------

Diálogo entre Monseñor Oscar Arnulfo Romero y el Papa Juan Pablo II.
(Testimonio de María López Vigil, autora del libro "Piezas para un retrato", UCA Editores, San Salvador 1993)

- Compréndame, yo necesito tener una audiencia con el Santo Padre.
- Comprenda usted que tendrá que esperar su turno, como todo el mundo.
Otra puerta vaticana se le cierra en las narices. Desde San Salvador y con el tiempo necesario para salvar los
obstáculos de las burocracias eclesiásticas, Monseñor Romero había solicitado una audiencia personal con el
Papa Juan Pablo II. Y Monseñor Oscar Arnulfo Romero viajó a Roma con la tranquilidad de que al llegar
todo estaría arreglado. Ahora, todas sus precauciones parecen desvanecidas como humo. Los curiales le
dicen no saber nada de aquella solicitud. Y él va suplicando esa audiencia por despachos y oficinas.
- No puede ser - le dice a otro -, yo escribí hace tiempo y aquí tiene que estar mi carta...
- ¡El correo italiano es un desastre!
- Pero mi carta la mandé en mano con...
Otra puerta cerrada. Y al día siguiente otra más. Los curiales no quieren que se entreviste con el Papa. Y el
tiempo en Roma, a donde ha ido invitado por unas monjas que celebran la beatificación de su fundador, se le
acaba. No puede regresar a San Salvador sin haber visto al Papa, sin haberle contado de todo lo que está
ocurriendo allá.
- Seguiré mendigando esa audiencia - se alienta Monseñor Romero.
Es domingo. Después de misa, el Papa baja al gran salón de capacidad superlativa donde le esperan
multitudes en la tradicional audiencia general. Monseñor Romero ha madrugado para lograr ponerse en
primera fila. Y cuando el Papa pasa saludando, le agarra la mano y no se la suelta.
- Santo Padre - le reclama con la autoridad de los mendigos -, soy el Arzobispo de San Salvador y le suplico
que me conceda una audiencia.
El Papa asiente. Por fin lo ha conseguido: al día siguiente será. Es la primera vez que el Arzobispo de San
Salvador se va a encontrar con el Papa Karol Wojtyla, que hace apenas medio año es Sumo Pontífice. Le
trae, cuidadosamente seleccionados, informes de todo lo que está pasando en El Salvador para que el Papa
se entere. Y como pasan tantas cosas, los informes abultan. Monseñor Romero los trae guardados en una
caja y se los muestra ansioso al Papa no más iniciar la entrevista.
- Santo Padre, ahí podrá usted leer cómo toda la campaña de calumnias contra la Iglesia y contra un servidor
se organiza desde la misma casa presidencial.
No toca un papel el Papa. Ni roza el cartapacio. Tampoco pregunta nada. Sólo se queja.
- ¡Ya les he dicho que no vengan cargados con tantos papeles! Aquí no tenemos tiempo para estar leyendo
tanta cosa.
Monseñor Romero se estremece, pero trata de encajar el golpe. Y lo encaja: debe haber un malentendido. En
un sobre aparte, le ha llevado también al Papa una foto de Octavio Ortiz, el sacerdote al que la guardia mató
hace unos meses junto a cuatro jóvenes. La foto es un encuadre en primer plano de la cara de Octavio
muerto. En el rostro aplastado por la tanqueta se desdibujan los rasgos indios y la sangre los emborrona aún
más. Se aprecia bien un corte hecho con machete en el cuello.
- Yo lo conocía muy bien a Octavio, Santo Padre, y era un sacerdote cabal. Yo lo ordené y sabía de todos los
trabajos en que andaba. El día aquel estaba dando un curso de evangelio a los muchachos del barrio...
Le cuenta todo al detalle. Su versión de arzobispo y la versión que esparció el gobierno.
- Mire cómo le apacharon su cara, Santo Padre.
El Papa mira fijamente la foto y no pregunta más. Mira después los empañados ojos del arzobispo Romero y
mueve la mano hacia atrás, como queriéndole quitar dramatismo a la sangre relatada.
-Tan cruelmente que nos lo mataron y diciendo que era un guerrillero... hace memoria el arzobispo.
-¿Y acaso no lo era? -contesta frío el Pontífice.
Monseñor Romero guarda la foto de la que tanta compasión esperaba. Algo le tiembla la mano: debe haber
un malentendido.
Sigue la audiencia. Sentados uno frente al otro, el Papa le da vueltas a una sola idea.
- Usted, señor arzobispo, debe de esforzarse por lograr una mejor relación con el gobierno de su país.
Monseñor Romero lo escucha y su mente vuela hacia El Salvador recordando lo que el gobierno de su país
le hace al pueblo de su país. La voz del Papa lo regresa a la realidad.
- Una armonía entre usted y el gobierno salvadoreño es lo más cristiano en estos momentos de crisis.
Sigue escuchando Monseñor. Son argumentos con los que ya ha sido asaeteado en otras ocasiones por otras
autoridades de la Iglesia.
- Si usted supera sus diferencias con el gobierno trabajará cristianamente por la paz.
Tanto insiste el Papa que el arzobispo decide dejar de escuchar y pide que lo escuchen. Habla tímido, pero
convencido:
- Pero, Santo Padre, Cristo en el evangelio nos dijo que él no había venido a traer la paz sino la espada.
El Papa clava aceradamente sus ojos en los de Romero:
- ¡No exagere, señor arzobispo!
Y se acaban los argumentos y también la audiencia.

Todo esto me lo contó Monseñor Romero casi llorando el día 11 de mayo de 1979, en Madrid, cuando regresaba apresuradamente a su país, consternado por las noticias sobre una matanza en la Catedral de San Salvador.

This work is in the public domain

Comentaris

Re: El Papa que se va
02 abr 2005
el papa se recupera a pesar de estar muerto
Re: El Papa que se va
02 abr 2005
Yo creo que el papa ya hacia tiempo que estaba muerto, a base de infiltraciones lo han hecho durar.
Re: El Papa que se va
02 abr 2005
...infiltraciones del KGB, clar.
Re: El Papa que se va
02 abr 2005
Su obsesión enfermiza (los siquiatras tienen un buen estudio que hacer sobre este aspesto de Woitila)con temas de sexo,el preservativo,el aborto,las relaciones hetero y homosexuales,los anticonceotivos etc...lo haran pasar a la Historia como un Papa reaccionario,simplón,medieval,anticomunista y manejado por el Opus Dei...
No se pierde nada con su desaparición.
Re: El Papa que se va
02 abr 2005
Estic molt d'acord amb la valoració de Marco Flores. Quan sigui el moment donaré, espero, la meva, en una línia similar.
Seamos realistas, este Papa era un agente de la reacción procapitalista. (Como de hecho también lo era Teresa de Calcuta) A ver cuando estudian un poco los historiadores
02 abr 2005
Este fin de semana los periodistas han podido respirar tranquilos: los artículos que se han publicado este sábado y mañana domingo llevaban ya tres meses escritos...

¡Son vomitivas las 11 páginas que le dedica EL PAIS al Papa! Puro rollo. Nos cagamos a menudo en Polanco y su puta mafia, en Pedro J, o en Ansón, pero realmente yo me pregunto si los que escriben en los periódicos tienen alguna capacidad crítica, o si se limitan a recopiar los mismas biografías mil veces contadas...
La muerte del Papa no es una noticia. Lleva muerto físicamente tres meses (y mentalmente toda la vida). La noticia se merecía un "breve".
Dos varas de medir
02 abr 2005
Modificat: 03:03:11
articulos-20030304-03.jpg
Foto de Karol Wojtyla reprendiendo al Ministro de Cultura de Nicaragua Ernesto Cardenal
Dios es puta propaganda
03 abr 2005
Con el monopolio de la muerte, la secta llamada Iglesia Católica ha marcado la vida de cientos de generaciones en amplias zonas del mundo. Siempre cercana al poder en nombre de los pobres a los que desprecia, La secta ha dado un nuevo ejemplo de lo que es.

El espectáculo ha sido es y será los próximos días patético.

El jefe de la secta que dice defender a los pobres murió en el palacio, entre increibles riquezas, los mejores médicos y rodeado de las ratas del Opus Dei, Legionarios de Cristo y demás corrientes fascistas y dañinas que esperan haber dejado todo atado y bien atado.
Hablan de que Voitila ha pasado un calvario, ellos que dicen tener un voto de pobreza y no tienen ni idea de como muere la mayor parte de la humanidad en la más absoluta desatención médica. Que hipocresía!!!!

Evaristo lo venia pidiendo hace años. Hoy a celebrarlo.

Dios es puta propaganda!!!!

Koldo
Se muere, se muere...
03 abr 2005
el_papa_se_muere.jpg
Tuve la imperiosa necesidad de capturar tan histórica imagen
Mira també:
http://www.ateus.org/
Re: El Papa que se va
03 abr 2005
segun nostradamus solo kedan dos mas
Re: El Papa que se va
12 abr 2005
Y se murio nomas!! Desde argentina festejamos gustosos aunqeu el pdoer sigue intacto....

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more

CNT Girona