Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: sense clasificar
Crónica de la Guerra Contra las Drogas #380
31 mar 2005
Crónica de la Guerra Contra las Drogas

Edición #380 â 25 de Marzo, 2005

âCreando Conciencia sobre las Consecuencias de la Prohibiciónâ?
Phillip S. Smith, Editor
David Borden, Director Ejecutivo
Martin Aranguri Soto, Traductor

¡Suscríbase GRATIS ahora! - Haga una donación â Haga una búsqueda


Vídeos y fotos de nuestros dos eventos están en línea ahora: fiesta caritativa del Miércoles, 09 de Marzo y conferencia de prensa del Jueves, 10 de Marzo.

Por favor, use nuestros últimos alertas para acción para escribir al Congreso y a dos legislaturas estatales.


1. Editorial: Ascensión o Caída    


http://espanol.stopthedrugwar.org/cronica/380/ascensioncaida.shtml

David Borden, Director Ejecutivo, borden ARROBA drcnet.org
De vez en cuando un comentario cándido de un oficial público revela la pura incoherencia de la estrategia antidrogas del gobierno. El último comentario así vino del Secretario General de la ONU, Kofi Annan. El tópico era el opio en Afganistán. Annan informó a los participantes de la conferencia sobre opio afgano en Pakistán esta semana que la movida antiopio en Afganistán estaba anulándose a sí mismo al subir los niveles del precio del opio en el mercado negro, volviendo el cultivo de opio más atractivo para los agricultores.
Yo les diría que esperasen que eso ocurriera, si me hubieran preguntado. O ellos podían haber preguntado a los oficiales envueltos en la erradicación en otros países. Pero ahí es donde la cosa se pone realmente incoherente.
La teoría económica por detrás de los esfuerzos antidrogas del lado de la oferta es de que reducir la oferta de drogas o aumentar el peligro de proveer drogas aumentaría los precios. Precios más altos, se piensa, reducirán la demanda â oferta y demanda, economía clara. (Claro, los precios han caído enormemente durante las décadas que la guerra contra las drogas del lado de la oferta ha sido trabada. Pero esa es otra cuestión.)
Me sorprendí en saber, entonces, que los burócratas que coordinan la interdicción in loco en países como Colombia o Perú o Bolivia no están intentando hacer subir los precios, sino hacerlos caer. O por lo menos en parte del tiempo eso es lo que ellos están haciendo. Ellos han experimentado los mismos fenómenos que Kofi Annan informó esta semana para Afganistán. Entonces, en vez de hacer subir los precios, lo que volvería el cultivo más lucrativo, ellos quieren reducir los precios para disminuir eso.
Pero si los precios están destinados a caer, ¿cómo eso sirve a la meta sobresaliente de precios crecientes? Una mano está jalando en una dirección distinta de la otra y ello no suma nada. Pero es importante comprender por qué esto está pasando.
Está pasando porque los guerreros antidrogas están luchando una guerra fútil, contra una fuerza de poder más grande que la que cualquier gobierno pueda dominar. Grandes números de personas, en los EEUU, Europa y en otros lugares quieren usar drogas hechas del opio, tienen el poder de pagar grandes sumas de dinero por aquellas drogas y están dispuestos a hacerlo. La demanda en un nivel así crea la oferta. Por tanto, alguien cultivará el opio, lo procesará en heroína y lo distribuirá a los usuarios de heroína del mundo, a pesar de lo que los gobiernos intenten hacer sobre eso.
Y entonces cualquier medida del lado de la oferta contra las ofertas de drogas finalmente terminará sirviendo a los mecanismos del mercado de una forma u otra. Pero porque los legisladores y los generales de la guerra contra las drogas no pueden admitir esto, ellos son llevados a todos los extremos de la contorsión intelectual para crear una apariencia de tener un abordaje que quizá podría funcionar â si ellos apenas tuvieran más fondos para hacerlo. ¿Aumentar los precios no funcionó? Vamos a intentar disminuirlos. ¿Disminuir los precios no funcionó? Vamos a intentar subirlos. ¿Subir los precios no funcionó? Ustedes entienden.
En una época de terrorismo internacional, el mundo mal puede sufragar los costos de derrochar sus recursos en tales tonterías infructíferas. Hacerlo en Afganistán, donde lo peor del terrorismo ha sido organizado y donde las campañas antidrogas corren el riesgo de privarnos de los corazones y mentes de personas cuya ayuda nosotros necesitamos parar, es particularmente ofensivo. En vez de eso, el opio y sus productos deberían ser legalizados, sus lucros llevados a la economía lícita donde ellos puedan ser canalizados de formas que puedan fomentar la estabilidad y la legalidad, en vez de socavarlas.

Lo que vuelve éste el momento para que nuestros líderes sean realmente cándidos. Y de ahí para que actúen sobre ello.


2. ¿Revocación del Pitillo? Gobierno Inglés Reconsiderará Reclasificación del Cannabis

http://espanol.stopthedrugwar.org/cronica/380/ukcann.shtml

En el medio de una campaña de elecciones parlamentarias en que las drogas se han vuelto un asunto importante, el gobierno Laborista del Primer Ministro Tony Blair actuó el fin de semana pasado para reconsiderar a su reclasificación del cannabis de una droga de Clase B para una de Clase C. Las drogas de Clase C son aquellas sustancias controladas consideradas menos peligrosas según la ley inglesa y que incluyen a los esteroides y a algunos antidepresivos. De acuerdo con la reclasificación, que ha estado en vigor durante poco más de un año, los usuarios de cannabis ahora se deparan apenas con multas en la mayoría de las circunstancias, no detención.
En una carta de 19 de Marzo del Secretario del Interior, Charles Clarke, al Consejo Accesorio sobre el Mal-Uso de Drogas, que está encargado de revisar la reclasificación de la droga, el gobierno Blair pidió al consejo que revise las últimas pruebas sobre la peligrosidad del cannabis. En las últimas semanas, tanto los tabloides como el Partido Conservador de la oposición han prestado mucha atención a diversos estudios que supuestamente relacionan el cannabis con el desarrollo de psicosis o esquizofrenia. La carta de Clarke resaltó aquellas preocupaciones. Ãl también pidió al consejo que examinara la marihuana de alta potencia, o âskunkâ?, que parece ser el término inglés preferido.
Los Conservadores y los Demócratas Liberales del tercer partido echaron inmediatamente leña al fuego por la acción, con el líder de los Conservadores, Michael Howard, llamándola de retirada e revogação. Los Tories han anunciado planes de retroceder el cannabis a la Clase B si elegidos, y el subsecretario del interior, David Davis, dijo a los reporteros que la acción de Clarke mostró que el gobierno Blair estaba admitiendo que rebajar el cannabis fue âuna mala decisiónâ?.
âEl rebajamiento del cannabis fue una decisión terrible que envía mensajes mezclados a los niños sobre los peligros de las drogasâ?, dijo Davis. âAhora, el gobierno tendrá que limpiar el lío de su precipitación y mala consideración a través de la decisión sobre el cannabis que el propio Charles Clarke ha admitido que podía llevar a las personas a las drogas más durasâ?.
Los Demócratas Liberales se sumaron, aun a pesar de que el partido no tenga mucho problema con el cannabis. El vocero para asuntos domésticos, Mark Oaten, dijo que la policía debería concentrase en âlas drogas muy seriasâ? y dedicar menos recursos a perseguir a los fumantes de marihuana. Pero Oaten también expresó una disposición a reconsiderar la reclasificación también. âSi las pruebas cambian y queda claro que hay más aspectos dañosos del cannabisâ?, dijo Oaten, âhace sentido revisar la ley y por eso nosotros apoyaríamos cualquier cambio con base en pruebas que el secretario del interior esté considerandoâ?.
Naturalmente, el gobierno Blair negó que hubiera cambiado de idea sobre la marihuana. La acción no era una revocación de políticas; la clasificación de las drogas está âbajo revisión constanteâ?, dijo el Ministerio del Interior. âHace sentido que las políticas gubernamentales reflejen los descubrimientos científicos y sean mantenidas actualizadasâ?.
Los descubrimientos que han proveído cobertura política para la revisión de la clasificación incluyen a un estudio de pesquisadores neocelandeses publicado a principios de este mes que hace relaciones entre el fumo de marihuana entre adolescentes y el riesgo de desarrollar enfermedad mental y un estudio neerlandés publicado en el British Medical Journal a principios de este año que descubrió que âel uso de cannabis aumenta moderadamente los riesgos de síntomas sicóticos en los jóvenes, pero tienen un efecto mucho más fuerte en aquellos con pruebas de predisposición a la psicosisâ?.
Pero aunque esos estudios hayan sido el forro de titulares de pancarta en los tabloides y hayan dado forraje para los campañistas antidrogas, las lecturas más sensacionalistas de sus descubrimientos no son sostenidas â aun por los pesquisadores que hicieron los estudios. El profesor que realizó el estudio de Nueva Zelanda, por ejemplo, dijo al New Zealand Herald: âEstos no son aumentos enormes en el riesgo ni deberían serlo, porque el cannabis no es de ninguna forma la única cosa que determinará si se sufrirá de estos síntomasâ?.
Y el Profesor Jim van Os, coautor del estudio neerlandés, dijo al periódico Guardian que su descubrimiento de que el cannabis podía precipitar la psicosis en una pequeña minoría de personas era un buen motivo para legalizar la droga, no prohibirla. Si el cannabis fuera legal, dijo van Os, el gobierno podía proveer consejos e información más eficientemente y controlar las variedades de potencias más altas como el temido âskunkâ?.
El cannabis fue rebajado en Enero de 2004 bajo recomendación del mismo Consejo Accesorio Sobre el Mal-Uso de Drogas que ahora está recibiendo pedidos de reconsiderarlo. Aunque la marihuana fuera âincuestionablemente dañosaâ?, opinó el panel, era mucho menos que las otras drogas de Clase B. Pero la policía y los políticos ingleses han reclamado en los últimos meses que la reclasificación está causando âconfusiónâ? entre los bretones, algunos de los cuales piensan ahora que la droga es legal, así como llevando al fumo abierto de marihuana en algunas áreas.
La acción de temporada electoral fue criticada por el instituto de consultoría sin fines lucrativos DrugScope, cuyo director, Martin Barnes, la llamó diplomáticamente de âsorprendenteâ?. Aunque DrugScope apoyó a la supervisión constante de las clasificaciones de drogas y revisiones de nuevas pruebas, Barnes dijo en una declaración, âcuando el Consejo Accesorio Sobre el Mal-Uso de Drogas recomendó la reclasificación, consideró completamente la evidencia de que el cannabis pueda precipitar problemas de salud mental. Es sorprendente que el gobierno esté pidiendo una revisión tan poco tiempo después de la reclasificación. Las pruebas disponibles sugieren que el consumo de cannabis entre los jóvenes ha permanecido estable desde la reclasificación y que aun ha caído entre los adolescentes con 11-15 añosâ?, dijo Barnes. âLa pesquisa más reciente sobre la potencia del cannabis europeo concluyó que las afirmaciones para los niveles voladores de THC eran exageradas e infundadasâ?.

Lo importante para DrugScope era que la clasificación actual del cannabis es apropiada. âHay preocupaciones obvias con las relaciones entre el cannabis y la salud mentalâ?, observó Barnes. âEl cannabis no es una droga inofensiva, pero la clasificación refleja los daños relativosâ?.
   

3. Proyectos de Marihuana Medicinal Fracasan en Illinois y Nuevo México

http://espanol.stopthedrugwar.org/cronica/380/proyectosmarmed.shtml

Los reformadores de la política de drogas y los defensores de los pacientes empezaron el 2005 con grandes esperanzas de ver más estados entrando en la onda de la marihuana medicinal. Ahora tendrán que mirar hacia otro lado a parte de Illinois y Nuevo México para conseguir una victoria legislativa este año. En ambos estados, el optimismo inicial de los simpatizantes se entristeció mientras ellos veían esfuerzos cuidadosamente trazados fracasando ante la intransigencia política en la cámara estatal. En Nuevo México, la derrota fue especialmente amarga, ya que el proyecto de marihuana medicinal allí se había aprobado en una cámara y era apoyado por el Gob. Bill Richardson (D), pero se volvió letra muerta como resultado de maniobras no relacionadas en cuanto la sesión llegaba al fin.
En Illinois, un esfuerzo conjunto del Marijuana Policy Project y el grupo intraestatal Illinois Drug Education and Legislative Reform (IDEAL), respaldado por un conjunto impresionante de grupos estatales de medicina, salió en contra de un contraataque concertado por los prohibicionistas liderados por la ex subsecretaria antidrogas Andrea Barthwell, una residente de Illinois, y fue combatido por una aparición blitzkrieg sorpresa del fuertemente protegido secretario antidrogas John Walters en una audiencia del comité el mes pasado. Después de la aparición de Walters, el proyecto perdió en el comité en una votación de 7-4.
Los reformadores tuvieron una última chance en una nueva votación a principios de este mes, pero el 09 de Marzo, el último día para aprobar proyectos en el comité en la Cámara de Illinois, el proyecto perdió nuevamente en una votación de 6-5. Con los Republicanos del comité votando en bloque contra el proyecto, dos desertores Demócratas, las Dips. Naomi Jakobsson (Champaign) y Michelle Chavez (Cicero) proporcionaron la margen de derrota.
El Proyecto de la Cámara 407 [House Bill 407], la Ley de Cannabis Medicinal de Illinois [Illinois Medical Cannabis Act], fue presentado por el Demócrata de Chicago Dip. Larry McKeon, un aquejado de VIH, y permitiría a las personas con enfermedades debilitantes como el cáncer, el SIDA, la esclerosis múltiple y el dolor crónico tener legalmente hasta dos onzas y media [aprox. 75 gramos] y hasta 12 plantas de cannabis. Los pacientes habrían tenido que registrarse en el Departamento de Salud de Illinois para obtener una tarjeta de identificación que los exentaría de arresto y proceso criminal. El proyecto también habría permitido que proveedores designados cultivasen marihuana para quienes son incapaces de hacerlo.
La derrota en Nuevo México fue aún más difícil de aceptar para los reformadores, pacientes y defensores. En la Tierra del Encantamiento, la legislación de marihuana medicinal había pasado por el Senado y conseguido el apoyo público del Gob. Richardson, que prometió firmar el proyecto, solo para ser transformada en letra muerta por legisladores que hicieron rehén del proyecto por motivos no relacionados con la marihuana medicinal.
Aunque el Presidente de la Cámara, Ben Lujan (D-Nambe), impuso la pena de muerte sobre el proyecto â impidiendo un intento de última hora para oírlo decir, âEste es un tema muy controvertido. Probablemente, necesitaremos un debate de tres horasâ? â fueron las maniobras de los Dips. Dan Silva (D-Albuquerque) y Henry "Kiki" Saavedra (D-Albuquerque) que sellaron el destino del proyecto. Silva dijo a los reporteros de Nuevo México la semana pasada que él estaba tomando al SB 795, el proyecto de marihuana medicinal, como rehén hasta que el Presidente del Comité Judiciario, Senador Cisco McSorley, realizara audiencias sobre un proyecto de Silva que trata de tasas de impacto ambiental sobre los urbanizadores en la ciudad más grande del estado.
McSorley (D-Albuquerque) fue el defensor del proyecto de marihuana medicinal. En su esfuerzo para forzar McSorley a oír su proyecto de estimación, Silva descarriló efectivamente al popular proyecto de marihuana medicinal. El Dip. Saavedra, que se suponía estar defendiendo al proyecto de marihuana medicinal en la Cámara, se alió a Silva y en contra de los pacientes de marihuana medicinal al pedir que el proyecto que él estaba llevando fuera aprobado. Por tanto, aunque el SB 795 quedara en el calendario de la Cámara aguardando una votación la semana pasada entera, la sesión terminó con el proyecto preparado para pasar, pero los legisladores no tuvieron la oportunidad de votar.
Los pacientes de marihuana medicinal en Nuevo México quedaron absolutamente impresionados con las maniobras legislativas. âTeníamos un apoyo tan fuerte por esto en Santa Fe; por eso fue chocante ver la basura que sucedió en la Cámaraâ?, dijo la paciente de SIDA y usuaria de marihuana medicinal, Essie DeBonet, de Albuquerque. âYo nunca había atestado tal falta grosera de respeto y de preocupación por los pacientes que la que vi allí la semana pasadaâ?, dijo ella a DRCNet.
DeBonet ha sido una defensora incondicional del proyecto, atestando varias veces y persuasivamente ante cuerpos legislativos y en conferencias de prensa. âPara mí, en verdad es una cuestión de vida o muerteâ?, dijo la señora de 60 años. âAntes de dirigirme hacia la marihuana medicinal había perdido 80 libras [aprox. 36 quilos] y me estaba muriendo literalmenteâ?, explicó ella, añadiendo que la hierba anula los efectos colaterales inductores de la náusea causada por sus medicaciones para el SIDA. âMi región gastrointestinal está danificada permanentemente, lo que es más probable. Toma 5 horas y media para que mi estómago se vacíe. Yo ni sé más cómo es sentirse normalâ?, dijo ella.
âEsta derrota fue increíblemente decepcionanteâ?, dijo Reena Szczepanski, directora del escritorio de Nuevo México de la Drug Policy Alliance, que lideró la lucha por el proyecto. âTeníamos los votos y el proyecto habría sido aprobado, si lo oyeran. Para todos nosotros â personal, pacientes y defensores â ha sido devastador ver en primera mano cómo la política puede ser fea y ver a este proyecto tomado rehén por algo sobre desarrollo urbanoâ?, dijo ella a DRCNet. âCuando quedó evidente que el proyecto estaba preso, quitamos todas las barreras, desde lo bajo hasta lo alto, pero no conseguimos nadie para moverse. Esto es realmente devastadorâ?.
Tanto más porque en esto, el cuarto intento desde los días del reformador Republicano de la política de drogas, el Gob. Gary Johnson, el esfuerzo finalmente parecía listo para dar frutos. âNinguna de estas acciones que tornó nuestro proyecto letra muerta tiene algo que ver con los enfermosâ?, dijo Szczepanski. âSe trató de este estancamiento político no relacionado; esa es la parte que parte el corazón. Aquellos políticos decidieron que el proyecto de impacto ambiental era más importante que las vidas de los enfermos y convalecientes neomexicanosâ?, dijo ella.
Señalando lo obvio, Szczepanski encontró consolación en el hecho de que aunque el proyecto no se aprobó, la comprensión del asunto pareció amplia. âFinalmente, las personas realmente entendieron que esto se trataba de los pacientes, sobre ayudar a los seriamente enfermos. Esta no es una derrota en que el pueblo no comprende lo que pasó. Estaba claro que el proyecto tenía amplio apoyo y el público comprende exactamente qué ocurrió. Los Dips. Silva y Saavedra ya están siendo responsabilizados por el público y por la prensa.
Ni la Drug Policy Alliance de Nuevo México ni los pacientes de marihuana medicinal del estado están huyendo de la lucha. Según la constitución de Nuevo México, la legislatura se encuentra en sesión de 60 días a cada dos años. En los años sin sesión, la legislatura tiene una sesión de 30 días en que apenas el gobernador puede presentar proyectos. Szczepanski y los pacientes pedirán al gobernador que invierta en él, dijo ella. âVamos a preparar el gobernador y hacerlo percibir que no poner a este proyecto en la pauta para la sesión de 2006 tendrá un impacto negativo sobre él. Definitivamente, regresaremosâ?, dijo ella. âTenemos que asegurar que el proyecto llegue a la pauta del gobernador. Tiene una chance muy, muy buena de ser aprobado si pudiera llegar a una votaciónâ?.
Para la paciente de marihuana medicinal DeBonet, la derrota en la Cámara significa que ella está apenas redoblando sus esfuerzos. âYo estoy llamando a todos que conozco y diciéndoles que llamen al gabinete del gobernador. Ãl está siendo inundado con llamadas telefónicasâ?, dijo ella. âÃl dice que está molesto que el proyecto no haya sido votado. Si él está tan molesto, puede pedir una sesión especial o ponerlo en la pauta para el próximo año. Pero esperar otro año no es una buena opción. Tengo que pasar el próximo año escogiendo vivir o romper la leyâ?.

4. Especial Para DRCNet: Esteroides, Bateadores y la Guerra Contra las Drogas

http://espanol.stopthedrugwar.org/cronica/380/hoberman.shtml


Comentario del experto en drogas y deportes de la Universidad de Texas, John Hoberman, autor de âTestosterone Dreams: Rejuvenation, Aphrodisia, Doping" [âSueños de la Testosterona: Rejuvenecimiento, Afrodisia, Dopajeâ?] (2005, University of California Press)
Las audiencias del Congreso de los EEUU de la semana pasada sobre esteroides en el béisbol deberían ser vistas como el último suspiro de un ejercicio fracasado en la ingeniería social. La idea que el pasado nacional de Estados Unidos puede ayudar a remediar nuestros males sociales adquirió su credibilidad en los años 40 y 50, cuando la Major League Baseball (MLB) finalmente permitió que los atletas negros se integraran a los lugares más célebres de los deportes del país. Este experimento altamente anunciado en las relaciones interraciales, estrellando el carismático
Jackie Robinson, convenció a muchas personas que moldar el comportamiento en el mundo de los deportes podría producir efectos sociales más grandes. La gente común emularía a sus héroes y estos modelos ayudarían a la sociedad estadounidense a dejar su pasado racista para tras.
Aunque haya un amplio consenso de que el heroísmo de Jackie Robinson sí enseñó a los estadounidenses algo importante sobre las relaciones interraciales, la utilidad de los atletas de elite actuales como modelos edificantes está enormemente sobrestimada.
Durante los últimos años el gobierno Bush, y ahora el Congreso, han resuelto aplicar otra estrategia basada en los deportes en la Guerra Contra las Drogas, un proyecto favorito del Partido Republicano desde que Richard Nixon lanzó su campaña contra la marihuana en 1969. La plataforma de lanzamiento para la iniciativa antiesteroides fue el escándalo de la Balco âproyectora de esteroidesâ? que entró en erupción en Octubre de 2003. Cuatro meses después, el Fiscal General John Ashcroft anunciaba cuatro incriminaciones federales contra cuatro hombres acusados de haber distribuido esteroides ilegales. Con un único golpe el gobierno federal había anexado la campaña antiesteroides y le había asignado un papel principal en la última versión de una Guerra Contra las Drogas que ya disfrutó el estatus de una política social sacrosanta.
El estatus intocable de la campaña âantidrogasâ? en los Estados Unidos ya estaba evidente cuando el Comité de Reforma Gubernamental de la Cámara emitió sus invitaciones, respaldado por la amenaza de intimaciones, a jugadores y ejecutivos de la MLB. A pesar de la guerra ideológica amarga entre los grandes partidos que virtualmente ha paralizado al Congreso, aquí estaba un liderazgo del comité que se había alzado por sobre la pelea política. Cuando le tocó la vez a la guerra contra los esteroides, el bipartidarianismo estaba salvo y sano. Con el Dip. Tom Davis (R-VA) a la derecha y Henry Waxman (D-CA) representando a la izquierda, todo el país estaba preparado para confrontar esta última manifestación del Eje del Mal farmacológico que tiene tantas cabezas como la propia Medusa.
Convocados a esta cruzada, los ejecutivos de la Major League Baseball se encontraron atrapados en un dilema doloroso que produjo dos respuestas contradictorias. Por un lado, ellos no tenían opción sino jurar obediencia al esfuerzo para proteger a la juventud estadounidense de los peligros medicinales de estas drogas. Usando texto que rayaba lo histérico, el Director Bud Selig castigó sumisamente a los esteroides anabólicos como âsustancias horriblesâ?, ignorando así a los papeles medicinales perfectamente legítimos que estas drogas han desempeñado durante los últimos 65 años. Columnistas de deportes que pensaban igual alimentaron esta cruzada equívoca. Un escritor de USA Today llamó a los esteróides de âla peste bubónica del béisbol, una pestilenciaâ?, como si la Peste Negra hubiera retornado a causar los horrores del Siglo XIV sobre los niños del XXI.
Pero la obediencia verbal a la campaña antiesteroides del gobierno no fue suficiente para satisfacer a los congresistas que se habían aprovechado del escándalo drogas-en-el-béisbol como una plataforma para promover la causa de niños libres de esteroides. Después de seis años de encastillamiento y evasión del tema de los esteroides, el liderazgo de la MLB había despilfarrado cualquier credibilidad sobre el tema de las drogas que ellos ya tuvieron. El programa de exámenes toxicológicos que entró en vigor en 2003 había sido ampliamente (y correctamente) menoscabado como ineficiente. El plan revisado que eventualmente enfrentaría al escrutinio televisado del Congreso el 17 de Marzo no era mucho mejor. En cuanto las revelaciones dañosas sobre el uso de esteroides de jugadores seguían durante el 2004, algunos políticos perdieron su paciencia y resolvieron imponer su voluntad en uno de los poderes de la industria de los deportes profesionales que había gastado sus bienvenidas en los salones del Congreso.
Confrontándose a un comité de la Cámara que amenazó imponer su voluntad sobre la industria del béisbol, los ejecutivos y el sindicato de los jugadores de la MLB tenían un buen motivo para ver la audiencia de 17 de Marzo con trepidación. Al frente de la resistencia pública de la industria a la intervención política estaba Stanley Brand, un abogado cuya defensa resonante de la autonomía personal lo tornó una especie de emisario de la American Civil Liberties Union.
Brand desafió a la jurisdicción del comité, acusando que estaba envuelto en âun mal-uso excesivo y sin precedentes del poder congresalâ?. Ãl comparó su invasión en la actividad autoreglamentar del béisbol al notable Comité de Actividades No-Americanas de la Cámara de los años 40 y 50, que âdestruyó la vida de la genteâ?. Más ingeniosamente, e invocando el texto de una decisión clásica de la Suprema Corte sobre la obscenidad, él denunció a aquellos congresistas que estaban listos para satisfacer âsu interés más lascivoâ? en el cual los jugadores célebres podrían haber estado tomado drogas ilegales.
Aunque el desafío del béisbol a la tiranía congresional dejó mucho a desear en términos de motivos y estatura ética de aquellos que lo lanzaron, su resistencia sí tuvo un efecto saludable de catalizar la resistencia de otros críticos de la prepotencia gubernamental. La conservadora National Review, por ejemplo, declaró que: âLas audiencias del Congreso no son para avergonzar a las personas aleatoriamente sin cualquier propósito legislativo posibleâ?. Otro conservador, el columnista George Will, describió a los políticos Republicanos preparados para quitar las drogas del béisbol mientras los conservadores se habían âvuelto aborígenesâ? en Washington. Ãl sugirió que tal interferencia higiénica caía mejor a la mentalidad paternalista de bienestar de los liberales.
Pero, de hecho, ¿qué tienen que temer realmente los ejecutivos del béisbol del Comité de Reforma Gubernamental de la Cámara? Stanley Brand ha detectado un apetito malsano al estilo Joe McCarthy por âintimar a jugadores y oficiales por cuestiones claras y mal recibidasâ?. Lo que verdaderamente transpiró ante las cámaras de televisión fue algo mucho menos profético que lo que Brand y algunos otros habían anticipado. El liderazgo de la MLB oyó lo que ya habían oído antes, que su programa era inadecuado y que no instituir exámenes más rigurosos llevaría a intervención del congreso. Si el comité pensaba que podía forzar el equipo de Bud Selig a hacer reparos en el curso de esta audiencia, estaban equivocados.
El tratamiento blando de los jugadores de parte del comité, por contraste, convino a un grupo de testigos que resultaron ser deficientes mentales y tener una falta dolorosa de madurez que se espera de adultos responsables. El locuaz Curt Shilling, en el papel del animal del profesor, dijo él había exagerado en el uso de esteroides en el pasado. Rafael Palmeiro, galán de matinée, dijo que todas las cosas ciertas sobre el uso de drogas en un tono tan firme y formulesco que él parecía una marioneta. Sammy Sosa, acobardado e inarticulado, proyectó una vulnerabilidad infantil. José Canseco, el célebre e instable autor, traicionó a su propio libro al afirmar que ahora él se había convertido a la línea políticamente correcta sobre los esteroides. Una y otra vez, estos grandes hombres repitieron los unos a los otros como escolares copiando sus respuestas en un examen.
Pero de todos estos caracteres apenas Mark McGwire logró desgraciarse en frente del país que una vez cometió el error de idolatrarlo. Su rehúsa anhelante de asumir responsabilidad por su propia conducta pasada lo dejo disminuido de una forma que mal se podía haber imaginado. Solo se puede esperar que su legión de admiradores reexamine ahora la proposición de que la capacidad de batear la bola para fuera de la cancha de béisbol confiere estatura heroica a aquellos que pueden hacerlo.
Pero es precisamente este tipo de pensamiento primitivo que subyace la campaña congresal para alistar a la Major League Baseball en la Guerra Contra las Drogas. La idea de que estos atletas sean indispensables âmodelosâ? para la juventud es la Teoría Unificadora de la cruzada antiesteroides, invocada una y otra vez por políticos, médicos y todos los otros adultos preocupados que se refieren al abuso de esteroides entre adolescentes como emergencia de salud pública. Lo que esta Teoría Unificadora implica es que nuestros niños están siendo tomados rehenes por los atletas más visibles del mundo. Si estas celebridades no paran de usar drogas, nuestros niños corren peligro. Escenarios alternativos están conspicuamente ausentes y aun no son bienvenidos.
¿Será que ha pasado por cabeza de estos ingenieros sociales que los atletas que mostraron una tan desgraciada figura en la audiencia de la semana pasada representan a una población atlética que está simplemente desajustada para este papel? ¿Ellos realmente creen que forzar la abstinencia de las drogas sobre estas figuras públicas causará la desconsideración de los jóvenes por la propaganda farmacéutica que se ha vuelto una presencia ubicua en nuestro universo mediático? De hecho, se ha vuelto dolorosamente obvio en los últimos años que quitar las drogas de las manos de los atletas de elite alrededor del mundo requiere una enorme operación de vigilancia policíaca que se enfrenta a posibilidades atemorizantes. ¿Aquellos a cargo de las campañas antidoping realmente piensan que estos modelos reluctantes inspirarán los niños a llevar vidas âlibres de las drogasâ??
Los datos de pesquisa muestran que los últimos doce años de campaña antidoping han coincidido con una disminución en el número de graduandos estadounidenses que consideran los esteroides peligrosos. La mayoría de los niños franceses ya cree que las drogas de mejoramiento de desempeño son la norma para atletas de alto desempeño. Dada la popularidad duradera de la Tour de France bañada en drogas, eso es difícilmente sorprendente. En resumen, la idea de que coaccionar a los atletas de elite para servir como modelos âlibres de drogasâ? protegerá a los niños de las consecuencias de la cultura farmacológica general que nos cerca es una ilusión.
La segunda asunción equivocada de la campaña antidoping es que âel públicoâ? está demandando un fin al dopaje atlético. Los políticos que se dirigen a los electores como activistas antidoping o asumen o fingen que se están dirigiendo a una población que está alzada en armas por el dopaje atlético.
Los datos de pesquisa y los datos de comparecencia en los estadios muestran que, de cualquier modo, âel públicoâ? responde a los escándalos de dopaje de varias formas. Las grandes mayorías usualmente dicen a las pesquisas de opinión que ellos quieren las drogas fuera de los deportes. Pero un tercio de los adultos estadounidenses con 30 años o más dijeron a una pesquisa del New York Times en Diciembre de 2003 que ellos no objetan al dopaje medicinalmente supervisado de atletas profesionales. El dato comparable para los estadounidenses más jóvenes con entre 18 y 29 fue aún más alto. De acuerdo con esta pesquisa, uno en cada siete estadounidenses queda realmente molesto cuando los profesionales usan drogas.
âEl públicoâ? también puede votar al contrario y con su poder adquisitivo. Inundado en la âmalaâ? prensa por sus bateadores llenos de esteroides, el béisbol profesional está observando los datos de comparecencia llegando al cielo. Aquellos que observaron el escándalo de dopaje de 1998 de Tour de France pueden recordar que la corporación Festina vendió más relojes después que sus pilotos habían sido desgraciados que antes que todo el problema empezara. ¿Dónde están los políticos antidoping con el coraje para sermonear a los electores sobre su tolerancia vergonzosa de los atletas asistidos por las drogas?
Ya es hora de admitir que la disposición tradicional que presenta a los atletas de elite como âmodelosâ? libres de drogas se está muriendo a ojos vistos. Mientras las distinciones tradicionales entre âterapiaâ? y âmejoramientoâ? se evaporan, lo que nosotros llamamos de âdopajeâ? se vuelve más difícil de definir y los atletas se vuelven más en vez de menos identificados con las varias tecnologías que pueden mejorar sus desempeños. Es improbable que estos jugadores consientan en algún momento con servir como las últimas vírgenes farmacológicas de la era moderna.

5. Reseña de Libro de DRCNet: Sports, Sex, Eternal Youth: A Cultural History of Testosterone [âDeportes, Sexo, Juventud Eterna: Una Historia Cultural de la Testosteronaâ?]    

http://espanol.stopthedrugwar.org/cronica/380/resenalibro.shtml

âTestosterone Dreams: Rejuvenation, Aphrodisia, Doping" [âSueños de la Testosterona: Rejuvenecimiento, Afrodisia, Dopajeâ?] de John Hoberman, University of California Press, 2005, 381 pp., $24.95 PB.

Reseñado por Steve Beitler
Del cuarto al auditorio, de los estadios Olímpicos a la ACM del barrio, y en los incontables bolsillos que no son vistos en la vida diaria, todo se trata de desempeño. La mayoría de nosotros hace mucho ha internado el credo estadounidense de automejoramiento; es natural luchar para hacer más y hacerlo todo mejor. En los deportes, nosotros queremos tiempos más rápidos y home runs más largos de los grandes atletas, quien muestra que es posible trascender la normalidad, la mediocridad y quizá los límites de la propia naturaleza.
âTestosterone Dreams: Rejuvenation, Aphrodisia, Doping" [âSueños de la Testosterona: Rejuvenecimiento, Afrodisia, Dopajeâ?] de John Hoberman es una reflexión poderosa sobre la historia y el significado de la búsqueda por la excelencia atlética y la juventud eterna. Hoberman, que enseña en la Universidad de Texas en Austin, es un importante académico de la historia del mejoramiento del desempeño en los deportes. Ãl describe a âTestosterone Dreamsâ? como âuna historia médica y social de la testosterona sintética y los⦠esteroides que son versiones modificadas de la molécula de la testosteronaâ?. Con superastros del béisbol e miembros del Congreso habiendo resistido a audiencias elaboradamente actuadas sobre los esteroides en ese deporte, Hoberman ha conseguido un home run en términos de oportunidad. Su libro también establece un alto padrón en su análisis de los revestimientos complejos del mejoramiento de desempeño y la terapia medicinal así como las conexiones que se profundizan entre la guerra contra las drogas y el esfuerzo para tornar los deportes de elite libres de las drogas.
La testosterona fue sintetizada por primera vez en 1935 y empezó rápidamente una carrera como droga âcarismáticaâ?. âEl carisma farmacológico significa que la discusión pública de una droga da por sentado su poder de mejorar significativamente el funcionamiento de la mayoría de las personasâ?, escribe Hoberman. Ãl muestra cómo la testosterona ha sido âconsiderada una droga rejuvenecedora, como droga sexualmente estimulante y como droga de dopaje que construye músculos y mejora el desempeño atléticoâ?, y el libro explora la historia de cada uno de estos papeles. El propósito de Hoberman es âesclarecer los papeles importantes y a veces bizarros que la testosterona ha asumido en la medicina clínica y en el mundo general de diversas necesidades y ambiciones personales que llegan mucho más allá de los objetivos terapéuticos de la clínicaâ?.
Hoberman se concentra en las Olimpíadas y en el ciclismo de elite para mostrar por qué los esteroides de mejoramiento de desempeño son tan predominantes y difíciles de desenraizar. Aunque los medios mainstream puedan retratar implacablemente al uso de esteroides como desvío individual, Hoberman penetra esta ilusión en su discusión de la âsolidaridad mutua de los dopados y de sus consejeros medicinalesâ?. Cómplices también son los oficiales y las federaciones de deportes. En la segunda mitad del Siglo XX, el Comité Olímpico Internacional (COI) se concentró en construir y de ahí en proteger a la empresa multibillonaria que se volvió las Olimpíadas. Cedió mucho poder a las federaciones que administran diferentes deportes y a los comités olímpicos nacionales, una decisión que permitió al COI mantener su distancia de las realidades del dopaje entre los atletas olímpicos y tratar el problema principalmente como un asunto de relaciones públicas.
Las federaciones y sus atletas estaban interesados en competiciones dramáticas y desempeños innovadores, en tanto que los comités olímpicos nacionales (y muchos otros) estaban bajo el mando de lo que el autor llama nacionalismo deportivo â âel uso de atletas de elite de parte del gobierno o de otros cuerpos nacionales para demostrar la buena forma y la vitalidad nacional para el propósito de mejorar el prestigio nacionalâ?. La expresión más grande del nacionalismo deportivo fue el uso masivo de esteroides y otras drogas de mejoramiento de desempeño en los años 70 y 80 por atletas de Alemania Oriental bajo la dirección de su gobierno.
En el verano de 1988, muchos estadounidenses fueron cautivados por un ahora sospechoso drama que se estuvo desdoblando en la liga mayor de béisbol. Mark McGwire y Sammy Sosa buscaron el récord de mayor número de home runs en una temporada, que ambos bateadores terminaron ultrapasando. Al mismo tiempo, la Tour de France, el evento principal del ciclismo, estaba desenmarañándose en lo que Hoberman llama el escándalo más grande de dopaje del Siglo XX. Puede muy bien haber sido el más grande, pero estaba lejos de ser el primer en el ciclismo. Hoberman dice que âel ciclismo de larga distancia era el deporte más consistentemente empapado en drogas del siglo veinteâ?, y su recuento de esa historia del deporte es un vistazo incisivo en cómo la búsqueda por el desempeño extremo ha llevado a la extrema automedicación.
Hoberman llega hacia más allá de las Olimpíadas y del ciclismo para relacionar las drogas en los deportes con los padrones generales del uso de drogas y los intentos de controlar a ambos. âEl dopaje atlético es comparable, de modos importantes, al uso de drogas en la sociedad en generalâ?, dice él, y cree que âlos hábitos de drogas que no parecen amenazar al equilibrio social y político de una sociedad apenas serán regulados suavementeâ?. Para Hoberman, la furia maniaca de la guerra contra las drogas está enraizada en la creencia de que el uso de drogas es un desafío terrible para la productividad y la eficiencia que son esenciales para la prosperidad y supervivencia de Estados Unidos, con la marihuana siendo la principal amenaza a âla moralidad de la sociedad que debe producir y consumir para sobrevivirâ?. Con todo, Hoberman nota que, dada esta énfasis en la productividad, es âsolo un punto de vista profundamente irracional del abuso de drogasâ? que torna el alcohol y la nicotina aceptables en tanto que âlas drogas lúdicas que causan mucho menos daño a la salud y a la productividad en los lugares de trabajoâ? son demonizadas.
âTestosterone Dreamsâ? es un análisis ambicioso y profundamente informado de problemas que están creciendo en importancia para el movimiento de reforma de la política de drogas. El libro va hacia más allá de datos sobre los esteroides para echar luz sobre los eventos poco conocidos y padrones históricos complejos. El libro de Hoberman pide mucho del lector mientras se mueve entre la historia de la medicina, los deportes y el estudio del sexo en los Estados Unidos. Los reformadores de la política de drogas y otros lectores serán recompensados ricamente con una apreciación fresca de las conexiones y los orígenes históricos que los titulares actuales oscurecen a menudo. En âTestosterona Dreamsâ?, John Hoberman tiene un desempeño fantástico.

6. Carta de DRCNet al Juez Wexler Sobre la Audiencia Venidera de Condenación de Hurwitz    

                        http://espanol.stopthedrugwar.org/cronica/380/wexler.shtml


22/03/05
El Honorable Juez Leonard D. Wexler
Tribunal Distrital de los Estados Unidos
Distrito Este de Virginia, División de Alexandria
401 Courthouse Square
Alexandria, VA 22314

Re: Estados Unidos vs. William Eliot Hurwitz, 03-CR-467-ALL (LDW)

Caro Juez Wexler:
Yo estoy escribiendo para expresar preocupación por los comentarios hechos por Ralph Craft, presidente del jurado del caso Hurwitz, que apareció en la edición de 21 de Diciembre de 2004 del Washington Post. Los comentarios del Sr. Craft indican que los jurados malentendieron fundamentalmente tanto los problemas legales como medicinales envueltos en el caso. Yo he observado el tema del dolor y he trabajado con los pacientes y terapeutas del dolor y sus defensores durante diez años y soy bien versado en el asunto.
El Sr. Craft dijo al Post, âlos verdaderos médicos no prescriben nada que se aproxime de lo que Hurwitz prescribióâ?. Con todo, el dopaje que de acuerdo con el Post âaturdióâ? a Craft, 1.600 5mg de píldoras de oxicodona, suma 8 gramos diariamente, de un medicamento equivalente en su potencia a la morfina. De acuerdo con el Dr. Russell Portenoy, Presidente del Departamento de Medicina del Dolor y Cuidados Paliativos en el Centro Médico Beth Israel, â[e]n la práctica clínica, el rango de las dosis opiáceos requeridas por los pacientes es enormeâ? y las â[d]osis equivalentes a más de 35g de morfina por día han sido informadas en pacientes altamente tolerantesâ¦â? (1). Los 35g que el Dr. Portenoy, uno de los importantes especialistas en dolor del mundo, halla apropiado en algunos casos, es más que 4 veces el dopaje que el Sr. Craft y presumiblemente otros jurados creyeron ser imposiblemente grande- un malentendido serio que parece hacer desempeñado un papel importante en las condenas.
El Sr. Craft también dijo al Post que el Dr. Hurwitz âno estaba administrando una empresa criminalâ?. De cualquier modo, las acusaciones en las cuales él y otros jurados votaron para condenar al Dr. Hurwitz tienen claramente la intención de aplicarse a personas envueltas en grandes empresas criminales. Que el Sr. Craft y quizá otros jurados puedan comprender que el Dr. Hurwitz no administró una empresa criminal, pero condenarlo por administrar una empresa criminal, sugiere o que ellos fueron incapaces o que estuvieron indispuestos o inadecuadamente preparados para interpretar apropiadamente a las acusaciones sobre las cuales ellos estaban decidiendo.
Dados los varios y fundamentales errores cometidos por los jurados, yo creo que su obligación legal y moral es revertir las condenaciones y soltar al Dr. Hurwitz inmediatamente. Si no eso, insto a usted que por lo menos use la discreción concedida por la decisión reciente de la Suprema Corte en Booker/Fan Fan para condenar razonablemente y sentenciar el Dr. Hurwitz a tiempo cumplido cuando él aparezca ante usted el próximo mes. Ya que los propios jurados no creyeron que el Dr. Hurwitz administraba una empresa criminal, sería irrazonable imponer una sentencia que el Congreso pretendió para los líderes de empresas criminales.
Gracias por llevar mis sugestiones en consideración. Estaré participando de la audiencia de condenación de 14 de Abril en apoyo al Dr. Hurwitz, a los pacientes del dolor y a todos los médicos esclarecidos que buscan tratarlos. Yo creo que esta es una cuestión de suprema gravedad moral y que la historia observará y se recordará de las acciones que usted tome en aquel día.

Respetuosamente,

David Borden
Director Ejecutivo

1. Lowinson, Joyce H. et alli, Substance Abuse: A Comprehensive Textbook ed. 3 (Philadelphia, PA: Lippincott Williams & Wilkins, January 1997), p. 573.

8. Las Historias de Policías Corruptos de Esta Semana

http://espanol.stopthedrugwar.org/cronica/380/estasemana1.shtml


Otra bolsa mezclada esta semana, con un despachante deshonesto de 911 [servicio de emergencia], otro ex fiscal que cayó y un grupo de notables policías de Oakland que se enfrentan a la justicia â de nuevo. Vamos a ello:

En Parkersburg, Virginia Occidental, el despachante 911 Jonathan King, 29, fue arrestado el 18 de Marzo bajo acusaciones de haber repasado informaciones legales sensibles a un sospechoso traficante de drogas, informó la emisora de TV WTAP. Ãl es acusado de obstruir a un oficial durante el curso de una investigación de narcóticos. La policía no quería revelar más sobre qué información King supuestamente adelantó al sospechoso por drogas, diciendo que interferiría en una investigación activa sobre drogas. Pero la policía dijo que las acciones de King podían haber puesto a la policía en peligro. La policía dijo que el sujeto de la investigación era un antiguo amigo de colegio de King y que ellos no tenían pruebas de que él tuviera cosas similares en el pasado. Ãl está fuera de la cárcel bajo una fianza de $2.500 esperando el juicio.

En Macon, Missouri, el ex Fiscal distrital de Macon County, David Masters, fue encontrado asesinado la semana pasada. Tres usuarios de drogas con los cuales él estaba asociado son acusados de su muerte por sobredosis de cocaína. De acuerdo con la policía, el trío, que compartía la casa de Masters, lo amarró y le inyectó una dosis letal de cocaína porque él debía la plata del alquiler y se había aprovechado de uno de ellos. De acuerdo con los documentos judiciales, cuando uno del trío sacó un arma contra Masters, él dijo que preferiría morir de sobredosis de cocaína. Fiscal pragmático hasta que perdió la reelección en 1998, Masters aparentemente se hizo pedazos después de eso. Su hija dijo a la Associated Press que Masters se había separado de su esposa, abandonado a sus clientes de la firma y se había cercado de usuarios de drogas, pero nadie decía a plenos pulmones que él propio estaba usando drogas. Sin citar una fuente directa, la AP dijo, âMasters se metió con la gente equivocada, por muchos informes hundiéndose en una subcultura de drogas y depresiónâ?.

Y en Oakland, California, un grupo de policías predatorios de Oakland que se llamaba a sí mismo de Riders está en las noticias nuevamente. El grupo de cuatro policías, Clarence "Chuck" Mabanag, Jude Siapno, Matthew Hornung y Frank Vásquez, está siendo enjuiciado bajo 15 acusaciones criminales, desde conspiración, obstrucción de la justicia por llenar informes falsos, hasta agresión, secuestro y encarcelamiento falso en un reinado de terror en Oakland Oeste en 2000. De acuerdo con los testigos de la acusación, el grupo brutalizó a sospechosos infractores por drogas, plantó drogas y administró la desconsideración por la ley así como por los residentes del área. Todos los cuatro fueron despedidos por el Departamento de la Policía de Oakland en el año 2000 y enjuiciados en un juicio de ocho meses en 2003. En ese juicio, los jurados los absolvieron de ocho acusaciones y quedaron estacados en más 27. El segundo juicio, que duro cinco meses, está llegando a su fin ahora. Los fiscales realizaron sus argumentaciones finales esta semana. Aunque todos los cuatro Riders estén en juicio, Vásquez está siendo enjuiciado a revelía. Huyó en 2000 y se presume que esté en México.

9. Las Historias de Policías Corruptos Transmitidas

http://espanol.stopthedrugwar.org/cronica/380/transmitiendo.shtml

âLas Historias de Policías Corruptos de Esta Semanaâ? de DRCNet con Phil Smith están disponibles ahora en las ondas radiofónicas. Visite Drug Truth Network de Dean Becker para chequearlas o vaya directo al último episodio (en Inglés). Y asegúrese de hacer clic en el enlace âafiliadosâ? para ver si Drug Truth Radio incluyendo a las Historias de Policías Corruptos de DRCNet pueden ser escuchados por radio en su ciudad.



14. Noticia Corta: Alto Policía de TV Inglesa Dice Legalicen la Heroína

http://espanol.stopthedrugwar.org/cronica/380/alexnorton.shtml

Aunque los políticos ingleses estén ocupados retorciendo sus manos por la marihuana mientras se aproximan las elecciones parlamentarias, el actor Alex Norton tiene otras drogas en mente. Norton, que, como el DCI Matt Burke en el drama policiaco âTaggartâ? es el policía más famoso de la televisión inglesa, se pronunció esta semana sobre la heroína. En una acción cuya significación cultural sería semejante a la lamentación del astro Robert Stack de âThe Untouchablesâ? [âLos Intocablesâ?] de la idiotez de la prohibición del alcohol o del astro de âNYPD Blueâ?, Dennis Franz (que representa Andy Sipowicz) saliendo a favor del crack, Norton ha pedido la legalización de la heroína.
En comentarios informados en el London Daily Record el Lunes, Norton dijo que crear una oferta regulada de heroína prescriptible disminuiría la criminalidad urbana. Norton, su familia y los amigos han sido victimados en robos de vivienda, invasiones de auto y asaltos, dijo el actor de 55 años. âYo no creo que sea necesario un genio para hacer la conexión entre las drogas y la criminalidad urbanaâ?, dijo Norton. âLos adictos harán de todo para conseguir su plata. Yo creo que se tiene que intentar registrar a los drogadictos y darles su dosis y controlarla de verdad. Es como la Ley Seca en los Estados Unidos en los años 20. Eso fue lo que creó a todos los barones del alcoholâ?.
Ya es llegada la hora para que los políticos intenten una nueva dirección en la guerra contra las drogas, añadió él. âToda vez que coges un periódico, se trata de la guerra contra las drogas, pero no estamos ganando. ¿Todavía no lo han percibido? Claramente, lo que sea que esté siendo hecho ahora, no está funcionando. Tenemos que intentar algo radical porque eso está completamente fuera de controlâ?.
La situación solo ha empeorado en las últimas décadas, dijo el actor nacido escocés, que se mudó para Londres en los años 70. âLas cosas estaban malas cuando dejé Glasgow, cuando había muchas pandillas y acuchillamientosâ?, dijo él. âAhora, tengo miedo de coger los periódicos en Escocia. Seguramente parece haber más crímenes con cuchillas y los problemas de drogas no acostumbraban ser nada parecidos con lo que son ahora. Cuando estamos filmando, se ve a un montón de gente desesperada mirando, aturdidas, que parecen no tener esperanza. Te desesperas y piensas, â¿Qué se puede hacer por estas personas?ââ?
Los prohibicionistas atacaron puntualmente al actor franco. âAlex Norton debería seguir actuandoâ?, dijo Alastair Ramsay de Escocia Contra las Drogas, que ideó la acción del gobierno para reconsiderar la reclasificación del cannabis. âEl hecho de que el Gobierno justo haya anunciado una revisión de la reclasificación del cannabis por causa de su potencial para problemas de salud mental realmente lleva el debate a un nuevo campoâ?, dijo Ramsay al Daily Record. âLos comentarios ilustran una falta de comprensión de la forma por la cual las drogas â particularmente la heroína â causan impacto sobre las vidas. Esto no ayuda a la gente que tiene problemas con la heroínaâ?.

15. Noticia Corta: Cultivos de Marihuana Defendidos en Audiencia del Senado de Fidji

http://espanol.stopthedrugwar.org/cronica/380/audienciafidji.shtml


Aunque la producción de marihuana en la isla-nación del Pacífico Sur de Fidji pueda no ser mucha cosa en el esquema global de las cosas â ni el Departamento de Estado de los EEUU ni el Consejo Internacional de Control de Narcóticos mencionan al cultivo fidjiano de marihuana â sigue siendo un tópico polémico domésticamente. Como DRCNet ha observado anteriormente, la policía y los agricultores de marihuana en los altiplanos de Navosa entraron en conflicto el otoño pasado durante campañas de erradicación y el tópico ha llevado a retorsión de manos pública de parte de políticos desde entonces.
Ahora, informó el Fiji Times, un comité ad hoc sobre drogas y vicio del senado fidjiano ha realizado una audiencia pública sobre el cultivo de marihuana en el corazón de la región navosa y ellos recibieron un sermón de los residentes locales. El cultivo de marihuana es tradicional y debe ser excusado, dijeron los aldeanos al comité presidido por el Senador Viliame Navoka. La gente cultiva marihuana por motivos comprensibles, dijeron los aldeanos, y al fin del día parecía que ellos habían convencido a Navoka.
âDurante generaciones, los aldeanos de Navosa han tenido que bajar los terrenos montañosos y accidentados para llegar a una carretera y unas pocas horas más antes de poder llegar al mercado para vender su producciónâ?, dijo Navoka. âAlgunos tienen que cruzar ríos con el agua hasta las llantas y, hasta que lleguen al mercado, no hay garantías de que su producción será toda vendida. Ellos todavía están deparándose a las mismas durezas económicas que sus ancestros enfrentaron hace años. Algunos de ellos dijeron que por eso ellos no tienen opción sino recurrir al cultivo de marihuana. El producto es más leve, tiene mercado firme y es económicamente viableâ?, dijo él.
Navoka añadió que el comité quedó âimpresionadoâ? con algunas de las casas grandes y mobiliario aparentemente comprados con los lucros de la marihuana, pero los aldeanos estaban preocupados con el impacto del uso de marihuana sobre la juventud, âla mayoría de la cual se había vuelto demasiado haragana para cultivarâ?. Los aldeanos echaron la culpa en la ley moderna de derechos humanos por dificultar la aplicación de las costumbres tradicionales que desaprueban a esas actividades. âLos aldeanos enfatizaron que las drogas ilegales y los problemas sociales podían ser controlados a través de la observancia estricta y la preservación de la cultura y tradición fidjianasâ?, observó Navoka.

16. Noticia Corta: Movida Afgana Antiopio Causa Subida de los Precios y Vuelve el Nuevo Plantío Más Atractivo, Dice Secretario General de la ONU

http://espanol.stopthedrugwar.org/cronica/380/annan.shtml

El esfuerzo para erradicar la producción de opio en Afganistán, fuertemente respaldado por los Estados Unidos y las Naciones Unidas, está amenazado por su propio éxito, dijo el Secretario General de la ONU, Kofi Annan, este Martes. Dirigiéndose a una conferencia internacional sobre el opio afgano que se encontraba en Pakistán esta semana, Annan dijo que aunque la enorme cosecha del año pasado hizo caer a los precios y descorazonó a los agricultores de plantar este año, un endurecimiento del mercado por causa de los esfuerzos de erradicación de este año ha causado casi una duplicación del precio agrícola para el opio desde Octubre, de $100 por quilo para entonces $180 por quilo ahora.
Los agricultores podían regresar a cultivar el opio âsi la intervención activa en imposición legal, junto con asistencia eficiente de sustentos alternativos fueran proporcionados urgentementeâ?, advirtió Annan de acuerdo con la cobertura de Reuters de la conferencia.
El tráfico de opio es un pilar de la economía afgana, respondiendo por 60% del producto interno bruto del país. Casi 10% de todos los afganos â unas 350.000 familias â ganan dinero directamente con el cultivo de amapolas, en tanto que centenas de millares más ganan dinero indirectamente con el tráfico, el cual, de acuerdo con la ONU, respondió por 87% del cultivo mundial de opio ilícito el año pasado.
La erradicación rápida del cultivo de opio, dijo Annan, podía tener âconsecuencias terriblesâ?, dada la extensión del cultivo de opio, su importancia económica para el país y el hecho de que muchos agricultores hayan tomado adelantos en sus cultivos de 2005 y serían dejados con enormes deudas si sus cultivos fueran destruidos.
El gobierno de EEUU ha presupuestado más de $700 millones para hacer exactamente eso, con Gran Bretaña contribuyendo con $100 millones y buscando otros $300 millones de los otros países.

17. Noticia Corta: A Comando de EEUU, Clérigos Pakistaníes Prometen Jihad Contra las Drogas            

http://espanol.stopthedrugwar.org/cronica/380/jihaddrogas.shtml

Las iniciativas basadas en la fe del gobierno Bush rinden frutos en los lugares más raros. El mes pasado, DRCNet informó que la administradora de la DEA, Karen Tandy, había instado a ulemas pakistaníes (académicos religiosos musulmanes) a emitir decretos religiosos contra las drogas. En un encuentro la semana pasada, ulemas de toda la provincia de Frontera Noroeste del país apoyaron a su oferta, informó el Pakistan Daily Times el Sábado.
La convocación de jihad, o guerra santa, contra las drogas y el tráfico de drogas ocurrió en un seminario en Peshawar conjuntamente presentado por las Fuerzas Antinarcóticos Pakistaníes (ANF) y la Sección de Asuntos de Narcóticos de la Embajada de los EEUU. El ministro-jefe provincial, Akram Durrani, abrió la sesión con una convocación a los académicos religiosos para educar a los fieles sobre los efectos dañinos del uso y producción de drogas. âYo escribí los ulema para hacer sermones en las mezquitas sobre el problema de los narcóticos. Nosotros todos sabemos que la gente los oiráâ?, dijo él.
La acción ocurre mientras Pakistán se enfrenta no apenas a un ataque violento del opio afgano que transita por el país rumbo a los mercados occidentales, sino también un resurgimiento del cultivo del opio en áreas fronterizas limitan con Afganistán. Durrani aprovechó la oportunidad del seminario del fin de semana para advertir también a los agricultores que el gobierno impondría estrictamente la prohibición de la producción de opio.
âHe entrado en Jirga hasta las áreas de cultivo de amapolas para instar los agricultores a no cultivarlas. Además, nuestro gobierno estaba asistiendo a las áreas afectadas por la prohibición del cultivo de amapolas al llevar a cabo proyectos de desarrollo allí. Quiero dejar claro que el cultivo de aun una única planta de amapola no sería permitidoâ?, dijo él.
Los clérigos del área, por su parte, declararan la guerra contra las drogas âuna gran jihadâ?. El Islán había proscrito a los intoxicantes hace más de 1.400 años, observaron los académicos, y por tanto los musulmanes no deben cultivar ni usar narcóticos. Las drogas no son malas apenas para los musulmanes, dijeron ellos, sino para toda la humanidad.
La administradora de la DEA, Tandy, había pedido justo esa declaración durante su visita a Pakistán el mes pasado. âLos narcóticos están en contra de la enseñanza del Corán Sagradoâ?, dijo ella en comentarios transmitidos por una emisora de radio pakistaní. âLos ulemas pakistaníes deberían emitir fatuas contra los narcóticos y apoyar al esfuerzo antinarcóticosâ?, dijo ella.
Aunque la declaración de jihad contra las drogas de parte de los ulemas provinciales deberían calentar a los corazones de los guerreros antidrogas de EEUU, las convocaciones pakistaníes para emular al Taliban en este respecto probablemente están yendo menos bien. Los ex dominadores fundamentalistas de Afganistán habían conseguido el âcultivo ceroâ?, observó Durrani. El Major General jefe de la ANF, Nadim Ahmad, también citó al ejemplo del Taliban. âEl Taliban dio este paso cuando ellos percibieron que las amapolas del opio no estaban siendo usadas para fines medicinalesâ?, dijo él. ¡Ah, más aliados en la guerra contra las drogas como el Taliban!


19. Esta Semana en la Historia

http://espanol.stopthedrugwar.org/cronica/380/estasemana2.shtml

25 de Marzo, 1994: El Reverendo Accelynne Williams, un pastor metodista de 75 años, se muere de ataque cardiaco durante un allanamiento sorpresa del equipo SWAT de la policía de Boston en el departamento equivocado.

25 de Marzo, 2002: La Cámara de Diputados de Maryland aprueba de manera abrumante H.B. 1222, la Ley Darrell Putman de Uso Compasivo [Darrell Putman Compassionate Use Act], quitando las penas criminales para el uso medicinal de marihuana.

26 de Marzo, 2002: La Suprema Corte de EEUU decide unánimemente que los inquilinos de abrigo público pueden ser desalojados por cualquier actividad ilegal de drogas de parte de miembros o invitados caseros, aun si ocurriera sin su conocimiento.

27 de Marzo, 201: Patricio Martínez García, gobernador del estado mexicano de Chihuahua, dice al periódico El Universal que él apoyaría a la legalización de ciertas drogas para diluir el poder de grupos criminales que se benefician con el mercado negro.

28 de Marzo, 2002: El Juez Federal, Emmet G. Sullivan, declara inconstitucional la Enmienda Barr, que permite a los defensores peticionar para poner a la marihuana medicinal en las urnas del Distrito de Columbia. Después, otro tribunal anula la decisión.

28 de Marzo, 2003: La Asociación de Industrias del Cáñamo, diversos fabricantes de alimentos y cosméticos hechos de cáñamo y la Asociación de Consumidores Orgánicos peticionan al Tribunal federal del Noveno Circuito para impedir la DEA más una vez de terminar la venta legal de productos hechos con semillas y aceite de cáñamo en los EEUU.

29 de Marzo, 2000: CNN informa que una barredura multinacional de drogas conocida como Operación Conquistador ha capturado 2.331 arrestos, 4.966 quilogramos de cocaína, 55.6 quilogramos de heroína y 362.5 toneladas métricas de marihuana. La operación de 17 días ocurrió en Panamá, Colombia, Venezuela, Bolivia, Ecuador, Surinam, Trinidad y Tobago, Montserrat, Dominica, St. Kitts y Nevis, Antigua, Anguila, St. Martin, las Islas Vírgenes Británicas, Barbuda, Granada, Barbados, St. Vicente y las Granadinas, Santa Lucia Araba, Curazao, Jamaica, Haití, la República Dominicana y Puerto Rico.

30 de Marzo, 1961: La Convención Ãnica Sobre Drogas Narcóticas de la ONU se reúne en la Ciudad de Nueva York, la primera de las tres más importantes Convenciones Sobre Drogas de la ONU requiere de los estados que adopten medidas penales contra las drogas en sus leyes domésticas.

30 de Marzo, 1992: El candidato a la presidencia, Bill Clinton, dice, âCuando estaba en Inglaterra yo probé marihuana una o dos veces, y a mí no me gustó. No la inhaléâ?.
Mira també:
http://espanol.drcnet.org/suscribase
http://www.stopthedrugwar.org

This work is in the public domain
Sindicat