Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Juliol»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
    01 02 03 04 05
06 07 08 09 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: pobles i cultures vs poder i estats
Mai he condemnat E.T.A.
26 mar 2005
Dionisio Amundarain - escritor,escrito en www.gara.net


Nunca he condenado a ETA
Que yo recuerde, y sabiendo que era de ETA, con una sola persona he hablado largo y tendido en mi vida. Era por el año 1975.
Ni se me pasó por la mente el manifestarle ninguna condena. Lo que sí se me quedó grabado fue lo siguiente. Al despedirse me rogó: «Errezatuiok Ama Birjinari nire alde» (Ruégale a la Virgen por mí). Mi respuesta fue simplemente: «Hartzak heuk ere tartetxo bat Amari hitz egiteko» (Tómate tú también un ratito para conversar con la Madre) o algo parecido, esto último no recuerdo exactamente. Tengo que confesar que me emocionó aquella salida. Y, a la verdad, seguí rezando por él y lo sigo haciendo, aun cuando lo mataron al poco tiempo. Y lo sigo haciendo por todos los miembros de ETA. Me resulta enormemente gratificante hacer tal cosa.

Nunca he condenado a ETA. Son varias y variadas la razones para no hacerlo.

Ante todo, no me cabe en la mente el condenar a una persona. Un día los mandamases le presentaron a Jesús de Nazaret una mujer a quien habían pillado en adulterio. Querían enredar a Jesús. Este, según aquellos, tenía que condenarla a muerte, según establecía la ley; caso de que la condenara, Jesús se hubiera desdicho de todo lo que estaba proponiendo y enseñando; caso de que no la condenara, obraría contra la ley. Jesús les dijo: «El que de entre vosotros esté sin pe- cado, puede tirarle la primera piedra». Al oírlo, uno tras otro, se fueron todos ellos. [¿Verdad que en el fondo no eran tan malos? Porque, en el fondo supieron reconocer que eran pecadores. En nuestra sociedad los grandes acusadores ­los gobernantes, los grandes políticos, los super-fiscales, los super-jueces... ¿reconocen que son pecadores?]. Entonces, Jesús pregunta a la adúltera: «¿Ninguno de ellos se ha atrevido a condenarte?». Ella: «Ninguno, Señor». Y Jesús: «Tampoco yo te condeno. Puedes irte y no vuelvas a pecar» (Evangelio de San Juan 8,3-10). Personalmente, trato de no condenar a nadie; no sé si lo he conseguido siempre. Lo que sí tengo como norma es el lamentar las acciones que considero injustas; sobre todo, el denunciar las injusticias; mayormente, las cometidas contra los más débiles, sean individuos, sean colectivos o pueblos.



Nunca he condenado a ETA. En segundo lugar, desde hace muchos años, al tratar sobre la conducta humana y cristiana, me he dado cuenta de que es más noble y más eficiente hablar en clave positiva. Como dicen en Iparralde, Obro euli eizaten da eztiaz, ezik ez gibelminaz (Más moscas se cazan con miel que con hiel). Hace muchos años me tocó dar algunas clases de moral fundamental. En ellas insistí en lo que estoy diciendo. La gente estaba cansada de que se le hiciera fundamentar toda su vida moral en el rechazo del mal (del pecado, del pecado original, etcétera). Traté de darle una visión más gratificante, más atrayente, más seductora como la que consiste en poner la mira en el fin al que está llamada la Humanidad entera. La respuesta recibida fue muy agradable. Y creo que muy eficaz. A propósito, estos días he tenido la oportunidad de releer una poesía anónima, en español, escrita entre los siglos XVI y XVII; no puedo trasladarla a esta página, pero, a la vez, no puedo renunciar a citarla en lo esencial: «No me mueve, mi Dios, para quererte ni el cielo, ni el infierno. Tú me mueves, Señor, muéveme el verte clavado en la cruz... muéveme... tu amor...» (Si a al- guien le interesara la poesía entera, podría yo enviársela por correo electrónico; no le prometo por otros medios). Sinceramente, prefiero hablar en clave positiva, aunque alguna vez, llevado por el fuego interior encendido por una injusticia, a nivel individual o colectivo o de pueblo, no lo haya podido encauzar tal como por principio lo hubiera querido.

Nunca he condenado a ETA.


En tercer lugar, porque, sin despreciar, ni mucho menos, el mensaje verbal, doy más importancia al no-verbal. Al testimonio de la vida, de la vivencia, de la existencia. En Euskal Herria nos conocemos casi todos. Personalmente o por referencias. Directa o indirectamente. Por lo menos, quienes, por las circunstancias de la vida, nos hemos visto envueltos en actividades más públicas que las ordinarias. Por ello, estoy convencido de que por refe- rencias mucha gente de ETA sabe, si no perfectamente, sí fundamentalmente cómo respiro. Creo que el testimonio de la vida tiene más valor que todo un libro, en orden al tema que llevo entre manos.



Nunca he condenado a ETA. En cuarto lugar, porque creo que las palabras condenatorias son siempre, absolutamente siempre, contraproducentes en orden a conseguir lo que se pretende. Máxime, cuando la condena proviene de personas o grupos que, a su vez, no gozan de ninguna autoridad moral para exigir na- da, absolutamente nada, a otros. «El que de entre vosotros esté sin pecado puede tirarle la primera piedra», les dice Jesús a los acusadores de la mujer adúltera. De hecho, me permito preguntar a todas las autoridades y colectivos que asumiendo el papel de papagayo llevan años condenando a ETA: ¿Qué habéis logrado? ¿Tenéis vosotros mismos las manos limpias? «La verdad no se impone de otra manera, sino por la fuerza de la misma verdad, que penetra suave y fuertemente en las mentes» (Concilio Vaticano II, la Declaración Dignitatis Humanae, sobre la libertad religiosa, 1).

Nunca he condenado a ETA. No lo considero noble. No lo considero eficien- te. Lo que sí quisiera al terminas estas líneas es lo siguiente.

Primero. Denunciar la acción de la autoridad que pretende considerar como delito el que se hable, el que se comparta una comida con gente de ETA, el que se tenga cualquier relación.

Segundo. Denunciar el que, sin conocer siquiera las listas, se haya afirmado que se iba a ilegalizar a Aukera Guztiak.

Tercero. Denunciar el que, al no encontrar en las listas de Aukera Guztiak ningún indicio punible, se haya rastreado en las listas de todos los firmantes que han hecho posible el que la citada Plataforma pueda presentarse a las elecciones.



Lamento sinceramente el que mucha gente haya llegado hasta ese grado de enfermedad mental. ¿De perversidad? Lo lamento viva- mente. Le deseo una rápida y total curación.

Por mi parte, nunca he condenado a ETA, y no veo razón alguna para cambiar de postura. Más bien, gracias a Dios y gracias a muchos escritos de autores cristianos o no, me veo cada vez más reforzado en mi convicción de que se realiza mayor bien a la humanidad hablando, escribiendo y viviendo en clave positiva. -

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Mai he condemnat E.T.A.
26 mar 2005
La treva d'ETA a Catalunya és una estratègia per a deixar via lliure als Països Catalans per a la reorganització de la lluita armada?

El diàleg del poble ha d'acabar allà on comença la repressió estatal. En una veritable democràcia i una societat lliure, la intervenció armada del poble per a la defensa dels seus drets humans i la seva sobirania no seria necessària, però des del moment en què existeix una policia repressora, unes lleis antihumanes, retallades de drets bàsics de les persones, una economia capitalista destructora i brutal que no assegura la subsistència de la classe treballadora i, en definitiva, el domini imperialista d'un poble i la dictadura de la burgesia respecte al proletariat, fa que el diàleg esdevingui una fal·làcia.

Aquesta fal·làcia crea un cercle viciós d'on les conquestes populars són pures reformes i les retallades repressores imperialistes i burgeses anihilen cada pas que fem fent-nos-en retrocedir dos.

La solució? La ruptura amb el sistema i la presa del poder per al proletariat, anorreant d'aquesta manera l'opressió nacional i de classe. Per tal de potenciar aquesta ruptura que, tal i com diu Marx, només pot ser a partir d'una Revolució Socialista que elimini violentament totes les estructures repressores del sistema capitalista, hem d'organitzar-nos de dues maneres: a partir de les assemblees populars, revolucionant els nostres pensaments, i a partir de la lluita armada revolucionària, revolucionant la classe treballadora i el poble català.

D'aquesta manera, podrem anar conscienciant la classe treballadora de l'opressió social i nacional que implica aquest sistema capitalista en què vivim, i podrem dur a terme una veritable revolució total i rupturista que destrueixi el Capital i el domini imperialista de l'Estat espanyol sobre el poble català.

VISCA LA REVOLUCIÓ SOCIALISTA!
INDEPENDÈNCIA O MORT!
Re: Mai he condemnat E.T.A.
26 mar 2005
va home va. pareu d fer el burro sisplau!

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more