Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: un altre món és aquí : educació i societat
Jornades anarquistes 'AQUI I ARA' a l'Ateneu Santboià
12 mar 2005
Desde la locura y los tiempos postmodernos, en santboi habrá unas jornadas para semana santa que las ha organizado el pueblo. Un pueblo como cualquier otro, con la diferencia que aquí habitamos más locxs.
jornadasanarquistas.jpg
24 de Marzo (jueves)

17:00 - "Anarquía" [Llavor d'Anarquia]

20:30 - "Cenador vegano"

21:00 - Pase de peli "Carandiru"


25 de Marzo (viernes)

12:00 - "Insurreccionalismo vs Etapismo" -diferentes formas de lucha

14:00 - "Comedor Vegano"

18:00 - "Represión al movimiento anarquista en el 2003"

20:30 - "Cenador Vegano"

23:00 - "Conciertos":
· Revuelta permanente
· The Stroy
· La perdición
· 2 grupos más en trámites


26 de Marzo (sábado)

12:00 - "Antipsiquiatría" [compas de DIY attack, debate horizontal sobre antipsiquiatria y contrapsicología]

14:00 - "Comedor vegano"

18:00 - Debate - "La miseria del movimiento okupa" -> es un texto que últimamente está rulando por fanzines e internet, que invita a la reflexión, a la crítica y al debate. Es un texto que hemos tomado del fanzine Tensión número 7 para iniciar un debate, un punto de partida.
Nosotros tenemos opiniones tanto en contra como a favor del texto. Nuestra idea es que de la raiz del debate salga algo constructivo.

20:30 - "Cenador vegano"

21:00 - Pase de peli "The Weather underground"


27 de Marzo (domingo)

14:00 - "Comedor vegano"

16:00 - "Liberación Animal"


Tots els menjadors i sopadors vegans costaran 3 euros.

El concert del divendres 25 de març és gratis com l'aire que respires :)

L'ateneu santboià ens dona l'espai, està al costat dels ferrocarrils, l'estació SantBoi.

___________________________________________________________________________________________________________________________________________________


Texto 'Sobre la miseria del movimiento okupa'
A modo de introducción

Lo que en un principio es simplemente una respuesta práctica al problema de la
propiedad privada y un medio de lucha más (la expropiacion de espacios), ha dado
paso a todo un mundillo de dinamicas, actitudes, discursos y personajillos
característicos que desde nuestra condicion de anarquistas despreciamos
profundamente. Que queda bien claro que el propósito de este escrito no es
atacar a unos individuos o colectivos determinados sino socavar o almenos
cuestionar ciertas prácticas, discursos y estereotipos.


Ganarse a la gente, perder el Norte

En el intento de ganarse a la gente de los barrios y fortalecer con el apoyo
popular la oposicion a la especulación, el movimiento okupa ha rebajado su
contenido crítico al reformismo puro y duro. No es de extrañar, pues, que
algunos C.S.Os (por llamarlos de alguna manera) no hayan tenido reparos en
codearse con ayuntamientos, politicos de la izquierda parlamentaria e incluso
con cajas de ahorros (Casa Encendida, Labo...). Por muchas veces que se grite
eso de âContra el Capital, Guerra Socialâ? lo que en realidad viene a criticarse
no es mas que la especulación y el astronomico precio de la vivienda utilizando,
eso si, un lenguaje radical y agresivo. Rarísimas veces se encuadra la okupación
en una crítica unitaria y profunda a la vida cotidiana que se nos impone. La
critica al precio del habitaje es perfectamente asumible por la mayoria de la
gente apolitizada, pero tambien lo es para el propio Sistema, que no ve en esta
reivindicacion ningun peligro o contradiccion para con sus pilares
fundamentales. Poco quedaría de las movilizaciones okupas si los precios de la
vivienda bajasen lo suficiente, aún cuando los mecanismos de dominacion que hoy
sufrimos permaneciesen intactos, incluyendo la propiedad privada. Es más, a
veces da la sensación de que algunos okupas no aspiran a destruir los cimientos
de esta sociedad ni a tomar todo aquello de sus vidas que les ha sido robado,
solo a pagar un alquiler barato y punto.

Una crítica revolucionaria que vaya mas alla de la reforma y que sea
irrecuperable por el Sistema debe atacar el concepto mismo de la propiedad
privada, no solo la especulación. Despues de todo, okupar es expropiar. Los
efectos son distintos, pero en esencia tomar un espacio por la cara es lo mismo
que atracar un banco, darle el palo a un recaudador o robar en el super. Okupar
significa negar el derecho a la propiedad privada y contraponer a ésta los
espacios liberados, a traves de los cuales la autogestion de nuestras vidas es
viable. Las okupaciones tal como las entendemos ahora continuaran siendo
legitimas mientras exista cualquier forma de propiedad privada, por mucho que
bajen los precios de la vivienda.

Otra consecuencia nefasta de este intento de ganarse a la gente es el legalismo,
tan de moda últimamente. Salvo excepciones muy concretas, como desalojos (a
veces ni eso), se hace patente el rechazo hacia todo aquello que suponga un
enfrentamiento real y cara a cara con el Poder. Se dice que es
contraproducente, que echa por tierra nuesto mensaje, que no funciona, que nos
pone en contra a todo el mundo, que tal, que cual y se acaban montando manis que
parecen procesiones o realizando âaccionesâ? coloristas mas propias de Payasos
Sin Fronteras que de un movimiento combativo, como por ejemplo dejar carbon en
las inmobiliarias la noche Reyes o simular el tapiado de una ETT con pancartas
(Si esto es guerra social, vamos apañados...). ¿Resultado? Se rien de nosotros
en nuestras narices. No nos toma en serio ni Cristo, vamos. Pero claro, âhay que
convencer a la gente, porque sin ellos no tenemos fuerzaâ? y demás patrañas que
nos recuerdan inevitablemente a las campañas propagandisticas que preceden a las
elecciones. Algunas hace tiempo que pensamos que seríamos mucho mas fuertes si
pasasemos a golpear donde duele y a extender un mensaje claro e irreconciliable
con los valores dominantes, sin sacrificar nuestra lucha por aquellos a los que
no les importamos una mierda y que no mueven un dedo ni por su propia libertad.
No aislarnos en nuestros espacios es necesario de cara a destruir todo aquello
que nos oprime, pero de ahí a convertirnos en boy scouts hay un mundo. En ese
sentido vemos muy positiva la reciente iniciativa de crear una Oficina de
Okupación (aunque ya veremos como se desarrolla la iniciativa), asi como las
respuesta que se ha dado a algun desalojo o los constantes sabotajes que se
estan llevando a cabo últimamente contra immobiliarias y que tratan de
sobreponerse, esperanzadoramente, a la insoportable levedad del movimiento
okupa.


Del medio al fin

La expropiación ha sido siempre una herramienta de los movimientos
revolucionarios para tomar del enemigo aquello que no tenían y que sus proyectos
requerían (armas, material de imprenta, dinero,...). Y aunque en determinados
contextos historicos los robos han adquirido un cierto protagonismo en las
luchas, jamás (que nosotros sepamos) se habian erigido como punto central de
éstas. Hace ya un tiempo, y en parte a causa de la intoxicación mediatica, se
situan las okupaciones y toda su periferia ideologica-estetica en el centro de
la oposicion a lo existente. Se ha aislado esta forma concreta de lucha y se la
ha señalado como la lucha. Este modo obtuso de ver las okupaciones desvía una
lucha encaminada a destruir los cimientos de esta sociedad hacia el simple
âokupar por okuparâ? y reduce toda crítica revolucionaria a la queja
anti-especulacion.


¿Okupa yo?

En la falsa conciencia colectiva alimentada por los mass-media, el okupa es el
joven pseudoradical y antisistema que está en la edad de rebelarse, que se
droga a tropel y que no sabe lo que se hace. La gracia de esta imagen es que en
ella encasillan a practicamente cualquier persona que de alguna forma participe
en el asalto a la sociedad. Desde las manis contra las carceles hasta los
ataques a sucursales bancarias, todo las iniciativas de lucha que rompan
minimamente con la lógica democrática son âcosas de okupasâ?. Poco importa que la
mayoria de personas que se involucre en estas iniciativas tengan tanto de okupas
como de monjes budistas, la cuestion es hacer encajar toda la oposicion al
sistema en la patética e inofensiva figura del okupa inconsciente, guarro y
yonki.

La función de este metodo de manipulacion está lejos de ser una conscuencia más
de la burda ignorancia periodistica, como muchos sostienen, sino que es una
forma más de control hacia todo aquello que podría suponer una amenaza para la
normalidad impuesta. Basta añadir el adjetivo okupa a cualquier iniciativa
concreta de lucha para esterilizar y desacreditar su contenido crítico (âno
saben lo que se dicenâ?, âson jovenesâ?, âya se acomodaránâ?, âno tienen ni
ideaâ?...) cuando no hacerlo desaparecer por arte de magia (es facil que nadie se
cuestione cierta critica si sabe que son âokupasâ? las que la defienden).
   
Ante esta situación hay okupas que optan por limpiar su imagen y presentarse a
si mismos como personas cívicas, educadas, respetuosas con los vecinos y dignas
de la confianza de la buena pero engañada sociedad democrática. Aspiran a ser
bien vistos por todos, a dar pena a las viejas y a que la prensa deje de
llamarles guarros, yonkis o violentos, a menudo a traves de la creacion de
proyectos asistencialistas y onegeros o bien tratando de extirpar de su
alrededor todo aquello que no encaje con la figura del okupa bueno que cree que
debe sacrificar el enfrentamiento por la buena prensa y el victimismo
proselitista.


Se abre el telón...

No hace falta decir que, siguiendo la lógica de una sociedad espectacular donde
la vida no se vive sino que es representada, no son pocas las que interiorizan
religiosamente la imagen del okupa y tratan de reproducirla buscando en ella una
identidad que pueda paliar un poco su debilidad psicológica. Y así como estamos
rodeados de esclavos que se desvivien por parecerse lo maximo posible a los
jovenes enrollados que salen en los anuncios de Nokia o del Corte Ingles tambien
pululan por ahi tropecientos mil chavales que en el teatro de la vida se colocan
el disfraz de okupi y desfilan por los centros sociales repitiendo como robots
un guion escrito por otros. De ahi su sobrado gusto por hacer fotos y grabar
videos de las okupaciones, las manis y demás movidas... Les encanta verse a si
mismos como protagonistas de una pelicula de cine. En la representación total
encuentran la comodidad porque construyen su vida sobre la imagen y no sobre sus
deseos y necesidades reales. Otro ejemplo lo encontramos en el tipico teatrillo
de los dos okupas encapuchados subidos al tejado de la casa con una bengala
encendida. Las caras tapadas y el fuego evocan disturbios y enfrentamiento, pero
lo cierto es que ninguna de las dos cosas se estan dando en ese momento, todo
son imagenes, puro espectaculo para justificar un discurso radical que no se
corresponde con la práctica real. Evidentemente estos personajes jamas
reconoceran que son el reflejo de una imagen artifical, y de hecho es muy
probable que ni siquiera sean conscientes de que lo son (o de que lo somos).
Eso no significa, ni mucho menos, que estas personas no lleven dentro una
naturaleza rebelde que hostil a todas las formas de dependencia y dominio que le
han sido impuestas, tan solo significa que de alguna forma no están siendo
sinceras consigo mismas y que en vez de luchar por ser libres lo que estan
haciendo es representar un papel que en la mayoría de los casos les satisface a
medias (hablamos por los que conocemos). A nivel colectivo esta alienacion
individual tiene como consecuencia la construcción de un enorme y patético
circo, a menudo jerarquizado (los que mejor representan la imagen del okupa mas
respeto acaparan), que en nada daña a lo existente y que en vez de liberarnos
nos encadena a una variente más de no-vida.


Poniendo las cosas en su sitio

Apostamos por destruir el concepto de âmovimiento okupaâ? asi como la mentalidad
reduccionista que lo sostiene. La okupacion de espacios es una herramienta sin
más importancia que la que puedan tener las otras. Nuestra lucha no puede
encerrarse entre los muros de ningun centro social porque estalla allí donde se
da el conflicto, a veces a quilometros de la especulación inmobiliaria. Si
perdemos la vision global de la realidad y dividimos la lucha contra lo
existente en batallitas parciales jamás conseguiremos avanzar ni erigirnos como
una amenaza real para las estructuras de poder y dominio. La revuelta tiene
muchos frentes, pero eso no significa que debamos de atrincherarnos en uno y
olvidarnos de los demás. No pedimos que se bajen los precios de los pisos ni que
el ayuntamiento nos proporcione espacios, sencillamente cogemos lo que
necesitamos para poder dirigir nuestras vidas sin depender de nadie, de forma
alegal y sin dialogar con los responsables directos de toda esta mierda. Pedir,
pactar, y dialogar con el Estado significa legitimar su poder, aceptar como
válida su relación con nosotras y hacernos responsables de la represion que se
ejerce contra nosotros mismos. Con el Estado el único dialogo posible es el de
las piedras. Reprobar al gobierno y sus lacayos la represion cuando esta se
vuelve âexcesivaâ? o criticar su manera incompetente de gestionas nuestras vidas
son muestras de un servilismo y una doble moral que nos asquea. ¡Es su
existencia misma lo que queremos eliminar! Si renunciamos a la coherencia en
este aspecto habremos comenzado a renegar de todo lo que somos y queremos ser,
por muy beneficiosos que se nos pueda presentar el dialogo en ese momento
determinado.

Planteamos la okupación como solución inmediata al problema de la vivienda pero
tambien como forma de abolir la propiedad privada y romper el aislamiento masivo
al que nos someten las ciudades. La okupación como parte, y nunca como todo. La
okupación como punto de fuga en la sociedad del trabajo y el consumo. La
okupación como creación de espacios liberados, no discotecas alternativas ni
espacios de consumo âenrolladoâ?. No hay autogestion posible alli donde el tiempo
y las relaciones personales vienen dictadas por la mercancía (drogas, en
general) ni hay libertad real alli donde se necesitan seguratas, educadores o
maderos. La represión tambien lleva rastas. O cresta.

EXTRAIDO DEL FANZINE TENSIÃN nº7

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Jornades anarquistes 'AQUI I ARA' a l'Ateneu Santboià
12 mar 2005
Rectificación: Estas jornadas no las ha organizado el 'pueblo', las han organizado unas personas cualquiera con unas inquietudes determinadas, y punto.
Re: Jornades anarquistes 'AQUI I ARA' a l'Ateneu Santboià
12 mar 2005
aupa,animo compañeros, me parece muy bien que hayais pensado en los comedores veganos, me sienta muy mal que se organicen eventos punks y libertarios y se vendan bocadillos de carne en ellos. animo. somos salvajes!
Re: Jornades anarquistes 'AQUI I ARA' a l'Ateneu Santboià
13 mar 2005
jejejejje uma cosa no quita la otra,
bocata de fuet,salu y anarquia
Re: Jornades anarquistes 'AQUI I ARA' a l'Ateneu Santboià
13 mar 2005
No, claro que no, una cosa no quita la otra.
Bocata de judios exterminados, salud y anarquia!
Sindicat