Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: sexualitats
El nuevo presidente de la Conferencia Episcopal Española, Monseñor Ricardo Blázquez, se estrena en el cargo atacando a los gays
10 mar 2005
Blázquez rechaza el «matrimonio» homosexual ya que «si todo es familia, al final nada es familia»



El presidente de los obispos asegura que si el Gobierno rompe los acuerdos con la Iglesia, «todos nos atendremos a las consecuencias»




El nuevo presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE) trazó ayer las coordenadas por donde conducirá a la Iglesia española durante los tres próximos años. En declaraciones a la Cope, monseñor Ricardo Blázquez se mostró partidario de profundizar en las relaciones con el Gobierno, aunque explicó su postura, «que es la de la Iglesia», en temas como el «matrimonio» de homosexuales, el aborto y la eutanasia.

10/03/05
Ã?lex Navajas

LA RAZÃN

Madrid- No habrá grandes cambios en los mensajes de la Iglesia a la sociedad. No, al menos, en el fondo, aunque las formas pueden cambiar. Así se desprende de las declaraciones que emitió ayer monseñor Blázquez, quien se atiene a la línea de pensamiento de su antecesor en el cargo, el cardenal Antonio María Rouco.


Y es que, aunque el obispo de Bilbao «no haya estado de acuerdo al cien por cien en algunas ocasiones» con el arzobispo de Madrid, como él mismo reconoció ayer, su posición sobre temas morales y sociales «es clara: es la de la Iglesia». No es para menos: monseñor Blázquez ocupó entre 1993 y 2002 la Comisión Episcopal de Doctrina de la Fe, encargada de velar por la correcta doctrina cristiana.



ACUERDOS IGLESIA-ESTADO:

«No es una cuestión de privilegio; es atenerse por parte de la Constitución, como hizo en su día, a la realidad social de España. Yo confío en que no se impugnarán; confío en que el buen sentido sea el que nos oriente a todos. Si se impugnan, tendríamos que atenernos todos a las consecuencias».



FINANCIACIÃN DE LA IGLESIA:

«El sistema de asignación tributaria respeta perfectamente los derechos de los ciudadanos. Los ciudadanos pueden asignar bien por la Iglesia u otras confesiones o bien por aspectos y realidades de carácter social. No es una alternativa, sino que pueden asignar conjuntamente por las dos causas, porque la Iglesia se sentía muy molesta cuando era una alternativa: o a la Iglesia o a los pobres. Ahora se puede asignar a la Iglesia católica u otras confesiones y también a las necesidades de carácter social».



ASSIGNATURA DE RELIGIÃN:

«Afirmo y reitero que los padres tienen el derecho a elegir el tipo de educación que desean para sus hijos según sus convicciones. Por otra parte, hay unos acuerdos entre la Santa Sede y el Estado Español, y los tres millones largos de firmas (que se presentan hoy en el Palacio de la Moncloa) están diciendo mucho del sentimiento de la sociedad».



ABORTO Y EUTANASIA:

«Mi posición es clara: es la de la Iglesia. No se puede acortar el itinerario de la vida del ser humano desde su concepción hasta su muerte. Tenemos que respetarlo; nos trasciende. Ni aborto ni eutanasia».



CÃLULAS EMBRIONARIAS:

«Todo lo que signifique un avance para el desarrollo de las condiciones humanas de la vida, de la calidad humana, estoy a favor, pero no se puede hacer a cualquier precio. Nunca se puede remediar a uno sacrificando a otro».


RECONOCIMIENTO DEL DERECHO CIVIL AL MATRIMONIO Y A LAS ADOPCIONES POR PARTE DE PAREJAS HOMOSEXUALES:

«Desde el punto de vista tanto cristiano como ético, como cultural, creo que no debe ser. Eso no es matrimonio. Al principio, Dios creó al hombre a su imagen y semejanza y lo creó varón y mujer. Compartimos la misma dignidad humana de manera diferenciada, y esa diferenciación no es para la contraposición sino para la complementariedad y la fecundidad».


FAMILIA:

«Si todo es familia, nada es familia. Para mí, la familia está fundamentada en el matrimonio, que es la comunión de vida y amor de un varón y una mujer, estable para la transmisión de la vida. Si se mantiene la familia saludablemente, ganamos todos, y si ésta se desmorona, perdemos todos. Pierden los esposos, los hijos, la sociedad entera; pierde la Iglesia. Yo pido que seamos todos muy celosos, dirigentes celosos, muy cuidadores de nuestras familias. Es un tesoro enorme».

SU RELACIÃN CON ROUCO VARELA:

«Viene desde hace muchos años. Nos conocimos en la Universidad Pontificia de Salamanca. Cuando yo empecé a enseñar, Rouco era vicerrector y monseñor Fernando Sebastián (actual arzobispo de Pamplona) era rector. A través de un amigo común, trabé relación con Rouco. Allí estuvimos varios años hasta que el cardenal Rouco fue ordenado como obispo de Santiago de Compostela. Mi relación ha sido siempre de profunda amistad y estima; le quiero. Su gestión al frente de la Conferencia Episcopal en los últimos seis años la valoro bien, aunque no haya estado de acuerdo al cien por cien en algunas ocasiones».

CAMPANADAS EN EL 11-M:



«Me parece que es legítimo y laudable que las campanas de Madrid suenen, que no es a celebración, sino a difunto. Es una polémica estéril, ya que tenemos que respetarnos. ¿Por qué no vamos a poder expresar desde la Iglesia también, a través de este gesto, nuestra condolencia con las víctimas y nuestro recuerdo, poniéndolas en manos del Señor? ¿Por qué no se va a poder hacer? Estamos en un momento de cierta perturbación, de cierta confusión. Necesitamos serenidad y claridad todos y que la verdad la podamos decir con amabilidad».

COMISIONES:

Por otra parte, ayer se terminó de perfilar el organigrama de la CEE para el próximo trienio. El martes por la tarde se eligieron a siete de los catorce presidentes de comisiones episcopales, y ayer por la mañana se votó a los restantes.


Las reacciones a la elección de monseñor Blázquez como presidente del episcopado se continuaron sucediendo ayer. Uno de los mensajes que más sorprendió fue el del obispo de Mondoñedo-Ferrol, monseñor José Gea, quien, tras definir al obispo de Bilbao como una persona «extraordinariamente buena», con «gran rectitud» y que siempre «busca la paz», afirmó que, «en ocasiones, ha de medir un poco las palabras y manifestaciones». En declara- ciones a Efe, el prelado gallego aseguró que el nuevo presidente de la CEE «ha sufrido mucho» como obispo de Bilbao «ante la realidad de Eta», ya que «no es fácil moverse dentro del campo eclesiástico en un país que está azotado por la violencia». Ante el relevo en la presidencia de los obispos, monseñor Gea expresó su convicción de que todo «seguirá igual», ya que son distintas personas, pero con «la misma línea y el mismo ambiente, aunque cada uno tengamos nuestro punto de vista, que es lo lógico».

This work is in the public domain
Sindicat