Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: sexualitats
L'adopció per part de parelles homosexuals, a debat (16 de març)
08 mar 2005
«L'adopció per part de parelles homosexuals, a debat»

Dimecres 16 de març, 7'30 h
Rocafort 242 bis, altura de París (entrada per la rampa) M 5 (Entença)

Xerrada-col·loqui
Parlaran:
Una psicòloga
Una noia educada per dues mares
Una parella homosexual (si és possible)

Organitza: Església Plural

This work is in the public domain

Comentaris

Re: L'adopció per part de parelles homosexuals, a debat (16 de març)
09 mar 2005
"Una parella homosexual (si és possible)"

Ese "si és possible", aparentemente inocente, lo dice todo. ¿Por qué se ven obligados a poner "si és possible"? Porque la duda es inevitable. Porque saben que en el fondo no hay parejas homosexuales en el auténtico sentido de la palabra (unión pasional inestable y neurótica, sí). Y que estén dispuestas a acudir a un debate, menos.

¿Por qué los homosexuales jóvenes (los más maduros ya conocen el percal) se dejan engañar por otros, y engañan a su vez, con supuestas esperanzas de "normalidad"? ¿Por qué algunos grupos sociales, con una comprensión digna de mejor causa, se tragan también todos esos cuentos?

Por favor, que somos todos mayorcitos. La verdadera homosexualidad es una mierda para el que la sufre, y esto se ve con el tiempo. No tiene nada que ver con un supuesto "amor libre" a lo hippy. Deberíamos fijarnos en que las sociedades donde las relaciones afectivas e íntimas entre personas del mismo sexo están más naturalizadas, como el Islam, son al mismo tiempo las que más condenan (incluso excesivamente) las prácticas homosexuales propiamente dichas. Eso lo dice todo acerca de la grave disfunción psíquica y emocional que es, en definitiva, la homosexualidad.

Así que nada de "amor libre". Cualquiera se puede dar cuenta de que el amor homosexual es lo menos libre que hay. La persona no está siguiendo sus impulsos biológicos naturales (siempre de tipo heterosexual), ni experimentando a través de una promiscuidad inocente, sino que se ve obligado a ser lo que no es a causa de un complejo traumático, aunque le sea difícil y doloroso darse cuenta. El respeto a la persona y a sus decisiones no puede ser una venda que nos impida percatarnos de qué es algo en realidad, cómo se origina y cuáles son sus auténticas consecuencias.
Re: L'adopció per part de parelles homosexuals, a debat (16 de març)
09 mar 2005
Escuchame bien Sergi:

Deja ya de decir gilipolleces. Aqui el único que padece un gravísimo caso de "grave disfunción psíquica y emocional" eres tu. Eres un fascista asqueroso y apologías de la discriminación y el fascismo como las que tu haces, deberían ser consideradas delictivas, porque el único espacio que merecen ocupar personas como tu estan en los cementerios o en las cárceles.
Re: L'adopció per part de parelles homosexuals, a debat (16 de març)
09 mar 2005
Te lo dedico Sergio



Afirma Òscar Guasch en la seva obra La crisis de la heterosexualidad, el següent:

[…] La heterosexualidad es un mito. Una invención. Una patraña. Es un producto histórico y social: el resultado de una época y de unas condiciones sociales determinadas. Porque la heterosexualidad no es universal. Es algo nuestro, occidental, cristiano. Es un acontecimiento de la cultura judeocristiana que sedimenta con la Revolución Industrial y con el Romanticismo, aunque sus orígenes se gestan tiempo atrás. Heterosexualidad: un monstruo lingüístico.

Ortosexualidad sería más correcto, y más lógico. Ortodoxia y heterodoxia. El primer término para quienes viven su sexualidad de acuerdo con lo establecido; el segundo, para quienes discrepan de ello. Heterosexualidad: Un error histórico que condiciona negativamente la vida afectiva de millones de seres humanos y que limita la expresión de sus afectos y de sus emociones. […]

Y segueix dient el llibre:

[…] La heterosexualidad es un mito, un relato, una historia sagrada. Y se ajusta bien a las funciones sociales del mito: Cumple con la tarea de explicar el mundo. En este caso, el mundo del deseo y de los afectos. En tanto que mito, también sirve para garantizar la estabilidad de las cosas; la heterosexualidad justifica un orden social intocable. Intocable porque no se cuestiona ni tampoco se evalúa; se acepta sin más como se aceptan los mitos. La heterosexualidad es el relato que nuestra sociedad emplea para explicar y entender el deseo. Es un mythos: Una narración transmitida oralmente y mediante libros sagrados.[…]


[...] La sexualidad, como la alimentación, siempre ha sido una cuestión de gusto, de paladar. Hasta el siglo XIX la sexualidad tiene un estatus social semejante al de la alimentación. Las personas se alimentaban sin más restricciones que las que imponían los ciclos agrícolas, la religión y las tradiciones culinarias. El doctor Kellogs y su anatema contra la carne introducen en la alimentación el fundamentalismo gastronómico. En adelante nada será igual; el mundo queda dividido entre omnívoros y vegetarianos. Pero los argumentos en favor de unos y de otros ya no tienen que ver con opciones religiosas o culturales. Desde entonces, es la ciencia positiva quien decide ( con la medicina en la cabeza) cuál es la alimentación saludable y por ello buena, recomendable.

Hasta el siglo XIX las personas preferían unos u otros manjares. Pero de ello no se derivaban diferencias sociales importantes. Nadie era distinto a los demás en función de su opción culinaria. Con la sexualidad sucede lo mismo que con la alimentación: Hasta el siglo XIX nadie era distinto de los demás en función de sus gustos sexuales. Pero la intervención medico-psiquiátrica en el ámbito de la sexualidad viene a alterar ese estado de cosas. Desde entonces, la sociedad ( y desde los años sesenta, los gays i lesbianas) pretende que a cada práctica sexual concreta le corresponde una identidad social específica. Afirmando la diferencia se ha preparado la desigualdad.

La identidad vegetariana y la heterosexualidad son inventos contemporáneos. Desde hace unos 150 años, vegetarianos y heterosexuales saben lo que son. Pero no antes. Antes de la heterosexualidad no hubo nada. Las personas amaban en función de sus gustos y de sus situaciones sociales. Amaban del mismo modo que comían. Quizás preferían uno u otro plato, una u otra experiencia sexual, pero no podían saberse vegetarianos ni heterosexuales porque ni lo uno ni lo otro existía. Las identidades sexuales, como las gastronómicas, son un invento reciente. En consecuencia, en un contexto social que legitima el orden social en términos religiosos, las personas sólo podían saberse pecadoras. Pecadoras por quebrar el ayuno cristiano. Pecadoras por cometer actos de sodomía.[...]

"LA CRISIS DE LA HETEROSEXUALIDAD"

OSCAR GUASCH

EDITORIAL LAERTES
Re: L'adopció per part de parelles homosexuals, a debat (16 de març)
10 mar 2005
que el sergi és un imbècil, queda clar i no cal ni respondre... que arrossegui la seva malaltia com millor li plagui. però això no té res a veure amb la seva heterosexualitat (pressumpta). és que, en una altra notícia ja deies, radical(que poc m'agrada aquesta paraula), que una parella homosexual és més digna que una d'heterosexual o alguna cosa semblant... i això és una estupidesa que frega el sexisme.

encara que potser no t'he interpretat bé.

salut
Re: L'adopció per part de parelles homosexuals, a debat (16 de març)
10 mar 2005
Hola. Sóc estudiant de periodisme i estic fent un reportatge sobre l'adopció de nens per part de parelles homosexuals. M'agradaria saber quin és el telèfon de contacte dels organitzadors i si algú coneix links d'interès sobre aquest tema. Moltes gràcies.
Re: L'adopció per part de parelles homosexuals, a debat (16 de març)
19 mar 2005
Gràcies per dir-me que soc un malalt, justificador de malalts.

Continua amb la bena, que vas bé. Potser algun dia t'adonaràs d'a quina realitat van a parar, en definitiva, totes les contradiccions de la suposada "normalitat" homosexual. Però potser ja serà massa tard per evitar que vagis d'un extrem a un altre (com podria haver-me passat a mi, perqué jo també defensava abans totes aquestes tonteries) i el ressentiment amb els qui ara t'enganyen et porti a tu, el defensor de l'orgull gai, a perseguir homosexuals, o almenys a odiar-los i insultar-los.

Creu-me que no és broma. Passa sempre, i malauradament ho veurem a escala molt gran en el futur, perqué el borreguisme pro-gai entre la societat s'ha fet tan nombrós que, quan el miratge, la falsa perspectiva de l'homosexualitat que s'ha construït, s'ensorri per a tothom, aleshores hi haurà merder.

És la llei del pèndul, la que regna en aquesta merda de societat neuròtica i ignorant on vivim. O demonitzem i rebutgem la persona per tenir un problema, o diem que no hi ha cap problema. Finalment, sempre és el mateix: el problema resta ignorat.

És un notable exercici d'hipocresia social. Que es fa sovint amb bona intenció, però sense mires, pensant que amb la ignorància de la realitat s'ajuda els homosexuals. D'altres vegades és per pur ideologisme, per fer la "pose" pseudoprogressista del qui ha de defensar qualsevol iniciativa que sigui pressentada com a alliberadora i justa, ho sigui o no, i si no ho fa sembla que es mor, el pobre (tu series d'aquests, persona). Actitud, per cert, que no és sinó una mena com una altra de conformisme social i moral, un fonamentalisme democràtic sense sentit de la crítica, que es resum així: tothom té raó pel sol fet que planteja una reivindicació.

Ja ho veurem, com acaba tota aquesta tonteria "gai". Amb una multiplicació de traumes, angúnies i confusions homosexuals, segur (els psicòlegs estan fins els ous de veure com acaben els joves que suposadament "s'accepten", perqué negar un problema sempre l'accentua). I potser amb alguna cosa encara pitjor. Temps al temps.
Sindicat