Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: altres temes
crimental
05 mar 2005
EDITORIAL

La reemergencia de las luchas proletarias desde hace ya unos años parecía no afectar a la Europa occidental. Ecuador, Argentina, Bolivia, Perú, Argelia, Nigeria, Albania, China, Korea, Irak, Australia... numerosos países asistían temerosos al regreso de una nueva oleada de luchas. Sin embargo, esta realidad parecía ajena a la âprosperaâ? Europa donde el proletariado se encontraba casi totalmente liquidado como clase. Y sin que podamos aun decir que la situación ha variado gran cosa, sí que podemos afirmar que soplan vientos de cambio. Pequeños signos como las huelgas de de Fiat y de tranvias en Italia, la de los carteros en Inglaterra, las de Opel en Alemania, las huelgas de Francia del 2003, o las del metal y astilleros -aunque esta última en menor medida- en España materializan los prolegómenos de los enfrentamientos que están por venir. Y que conste que estas huelgas nada tienen que ver los simulacros organizados por los sindicatos, estas huelgas son huelgas de verdad, con el proletariado parando la producción y enfrentándose a las medidas de la burguesía desde la autonomía de clase y usando todos los medios necesarios.

En el Estado español tras el anunciado cierre y desmembramiento de los astilleros estatales (que no "públicos"), Izar, y el consiguiente despido de miles de explotados, que se unirán en la cola del paro y la precariedad a otros millones, las calles han vuelto a arder. Esta lucha muestra las enormes dificultades y debilidades a las que debemos enfrentarnos. Ante todo hay que recobrar la unidad de clase mediante la lucha contra todos los elementos, ideologías, fuerzas, que desde pretendidas posiciones obreras reducen la pelea a un simulacro bastardo, transformando el combate por nuestros intereses de clase (no individuales, ni de este o aquel colectivo) en defensa de las empresas, y a la postre en defensa de la economía nacional, la economía (¿acaso hay otra?) de los explotadores.
No basta, desde luego, que sean obreros quienes tiren las piedras para que esas piedras sean expresión de la violencia proletaria. La violencia sólo es de clase si sirve para defender los intereses de clase. Es necesario que la lucha, y la violencia, se coloque en un terreno abiertamente clasista, proletario, oponiéndose a cualquier conciliación con los intereses capitalistas y desarrollando por el contrario una solidaridad de clase con todos los proletarios en lucha. Solo así es posible, en los hechos, desarrollar una unidad real y una presión tal que los planes capitalistas se vayan al brete.

¡SOLIDARIDAD DE CLASE!




EL NUEVO TALANTE IMPERIALISTA Y REPRESIVO

Cientos de miles de demócratas atolondrados berraron su estulticia por las calles. Cientos de miles de niñatos oligofrénicos, creyentes de la religión de la Malvada Derechona, gritaron por ahí sus necias verdades: "paz", "democracia", "libertad". Exigieron, desde sus cívicas procesiones lastimeras, respeto por la "legalidad internacional", "libertad de prensa" y demás gilipolleces dignas de su inteligencia.
Un atentado de grandes proporciones, la guerra traída al corazón del Reino de España, un bumerang que volvía desde Iraq, sí, pero también de Afganistán, los puso a todos de nuevo en movimiento, y el "pueblo español" dio una magnífica lección al mundo civilizado, un heroico ejemplo de madurez democrática. La matanza de Madrid, responsabilidad directa de la burguesía internacional y del Estado democrático, llevada a cabo mediante la mano de obra de la reacción ultrarreligiosa y la complicidad de chivatos, confidentes y demás colaboradores y agentes de las fuerzas de orden público del Estado capitalista, puso de nuevo al psoe, tras ocho años, a la cabeza del democrático y ejemplar Estado español.

El psoe, que durante 14 años llevó a cabo la modernización del Estado español, poniendo en marcha toda suerte de reestructuraciones, reconversiones, y salvajadas sin nombre contra el proletariado, abriendo las puertas de par en par a esta era de precariedad que hoy tan bien conocemos; el psoe, que puso en marcha las más brutales leyes represivas y que, desde la "oposición", no hizo sino aplaudir, jalear y babear, por eso del consenso, a sus amigos del pp; el psoe, cuyo pacifismo anteayer paseado por las calles, de la mano del tonto inútil Gasparín Llamazares quedó demostrado durante años con cientos de antimilitaristas presos, y cuyo "respeto a la legalidad" y a la "moralidad" fue refrendada con sus escuadrones de la muerte (gal), cal viva y torturas cotidianas, estaba que trinaba por prestar desde el gobierno sus siempre necesarios servicios al capitalismo. Y así, el capitalismo ha estimado conveniente poner de nuevo a estos lacayunos perros a la cabeza del Estado español. Lo que el pp no podía ya hacer sin protestas, intentará llevarlo a cabo el progresista psoe dentro de un clima de consenso y paz social. El nuevo talante está entre nosotros. Ciudadanos demócratas, niñatos chillones, progres, intelectuales, artistillas: sed bienvenidos a esta era de bienestar y concordia.

This work is in the public domain

Comentaris

Re: crimental
06 mar 2005
Pues sí, vuelve el PSOE con su buen rollito progresista a lo de siempre, a jodernos bien, pero con preservativo Zapatero.Ansar lo hacía a pelo, y escocía más.
Sindicat