Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Juny»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
          01 02
03 04 05 06 07 08 09
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: globalització neoliberal : corrupció i poder : laboral
Poder e impunidad de El Corte Inglés... (Vol. 1)
18 feb 2005
El siguiente Dossier, es un trabajo de investigación, realizado por Alfredo Disfeito y Juan Ramirez, y publicado por "El Otro Pais de este Mundo" en su número 3 (Febrero-Marzo de 2001). Transcrito aqui y desglosado en tres entregas.
El Corte Ingles.jpg
...otro Estado Autoritario dentro del Estado.

"Los supermercados de la compañía vendieron carne de las vacas locas inglesas"

"La Brigada Político-Social de El Corte Inglés tiene ilegalmente un extenso fichero de todas las personas detenidas y de cada uno de los empleados y empleadas de la empresa".

Cuando Abril Martorell, vicepresidente de Gobierno y ministro de Economía con Adolfo Suárez, llamaba a Ramón Areces, entonces presidente de "El Corte Inglés" , éste nunca cogía el teléfono. Hasta que Fernando Abril le "amenazó" y logró hablar con él. Los que estaban presentes, nada supieron de la conversación, pero al colgar el aparato, Areces se puso a chillar a "voz en grito". "¿Por qué quieren mandar sobre mí? ¡Que gobierne bien "su" Estado que éste "otro"("El Corte Inglés") es mío y lo gobierno yo!". "El Corte Inglés" es el induscutible "emperador" de los monstruos comerciales y grandes superficies, y su actual dirección, en la "Escuela Areces", guarda celosamente los "principios fundamentales". Es "otro" Estado autoritario dentro del Estado, que influye en el comercio, "marca el paso" a los sindicatos, cuida "la higiene mental" de sus trabajadores y dicta las normas de seguridad. Según Isidoro �lvarez, hoy presidente y máximo accionista, "no hay quien pueda con nosotros" Con su Brigada Político-Social, Isidoro �lvarez �lvarez controla el estado de opinión de sus empleados y neutraliza a los desleales. Diseña con destreza la desinformación y mantiene a raya a cualquier sospechoso. Su tío Ramón, conocido en los años veinte como chico para todo, le dejó a su muerte (el 31 de julio de 1989), un coloso comercial que abarca muchas actividades. Areces fundó en Madrid, en 1935, una pequeña sastrería, cuna de un vasto imperio sustentado por una gestión sin escrúpulos y la opacidad absoluta. Entre las directrices que dan a sus nuevos empleados, sobre todo a nuevas contratadas, está la que establece que "El Corte Inglés se lleva en la mente y el corazón, pero de boca para fuera, nada de nada". Si Galerías Preciados contó con las simpatías del franquismo, El Corte Inglés "simbolizó" la modernidad y transición para consolidar el libre mercado, según el enriquecido Miguel Boyer, implantado en la égida de los Gobiernos socialistas. El Corte Inglés está constituido por Viajes El Corte Inglés, Tiendas El Corte Inglés, Hipercor, Informática El Corte Inglés, Centro de Seguros y, cómo no, Seguros El Corte Inglés. La vicepresidencia la ocupa Luis Areces Rodríguez, y Juan Manuel de Mingo y Contreras, la secretaría. La administración la dirige José Antonio �lvarez López; la dirección general, César �lvarez, y Recursos Humanos, José María Alcañiz. A esta nómina de sociedades hay que sumar otras empresas participadas y dirigidas por testaferros y ejecutivos de confianza. Podemos adelantar que el imperio de Isidoro �lvarez se adentra en amplios sectores del universo financiero, la gran banca, transportes mercantiles (aéreos, terrestres y marítimos), industria editorial, sector energético e hidráulico, el disputado cable, las telecomunicaciones, los negocios agropecuarios, así como fábricas, exportaciones e importaciones, inversoras para nuevos mercados, fundiciones, acerías y cuanto queramos"imaginar", incluso industrias de armamento y fabricación de municiones. Asimismo, El Corte Inglés es el principal proveedor de uniformes, pertrechos y vituallas del Ejército español, prendas castrenses elaboradas en talleres clandestinos y carcelarios. Los presos que trabajan para El Corte Inglés cobran menos de la cuarta parte de lo que les corresponde. Pero el ministro de Justicia también hace lo que José María Aznar ordena, como buen jefe de la centuria gobernante que es. Todo queda en casa, como es fácil adivinar. Por su parte, Induyco, primera firma española de confección textil, está controlada por la fundación Ramón Areces, propietaria de todo el capital. Esta filial de El Corte Inglés la componen Industrias del Vestido, Invesgen, Investrónica Sistemas y Confecciones Teruel. La facturación del conglomerado comercial e industrial superaba el billón de pesetas anuales antes de la adjudicación espúrea de Galerías Preciados. Hoy podríamos estar refiriéndonos a seis o siete "billones" de pesetas sin aplicar ningún índice corrector. Por supuesto, estas cantidades astronómicas de facturación anual, no figuran en la contabilidad abierta; es decir, la que recibe la Hacienda Pública. Porque El Corte Inglés, bien lo sabe la Inspección Fiscal, tiene tres contabilidades para hacer y deshacer a su antojo. No en vano colabora con el Gobierno de turno en todas las ilegalidades y componendas que éste le pida. Pongamos un ejemplo. Cuando se produjo la gran nevada en Galicia, hace más de siete años, quedó incomunicado un buen número de pueblos y aldeas de las comarcas más alejadas y, en muchos casos, sin protección alguna, y sin mantas ni avituallamientos. Ante tales imprevisiones y tanta negligencia, las críticas no se hicieron esperar. Para intentar atajarlas, Mayor Oreja, a cuyo ministerio (Interior en el Gobierno del PP) le corresponde la responsabilidad en casos como el mencionado, salió al paso declarando que "todos están perfectamente atendidos y han recibido muchos alimentos y las dichosas mantas, que es lo que más necesitan". Una mentira tras otra como a la que cada día nos tiene acostumbrados. Porque lo cierto es que las dichosas mantas nunca llegaron a su nada dichoso destino. Pero como el ministro de Interior del Gobierno del PP había realizado tales declaraciones, y ante la posibilidad de que algún grupo opositor (¿?) exigiese responsabilidades al Gobierno, un emisario ministerial llamó inmediatamente a El Corte Inglés para que les enviasen millares de las dichosas mantas de las que habló Mayor Oreja, pero fechando la factura quince días antes de la "informal" comparecencia del ministro. Para más abundamiento, las dichosas mantas de Mayor Oreja fueron arrinconadas en uno de los zulos de Interior, y allí permanecieron al menos durante todo el año siguiente. Así siguen haciendo, siempre ayudados por los de El Corte Inglés, que lo hacen a cambio de continuar siendo los principales proveedores del Estado. A la dirección de El Corte Inglés no le importa entregar cuantas falsas facturas millonarias le solicite el Gobierno del PP. Lógicamente, pagando el correspondiente impuesto revolucionario para engordar la tesorería del partido y, por supuesto, las cuentas corrientes de sus promotores e intermediarios. Pero antes de seguir con la verdadera historia de El Corte Inglés, y de su actual y heróico presidente, parémonos un momento para denunciar algo que nos ocurrió a quienes trabajamos en esta publicación, y ya antes de salir el primer número a la venta. La dirección del coloso envió un mensajero (amigo de Isidoro y conocido nuestro), para que aceptásemos publicidad de El Corte Inglés, sin pedirnos nada a cambio. La rechazamos tajantemente, no porque supiésemos que a la larga y a la corta intentarían ponernos el dogal, sino porque hemos decidido no aceptar publicidad alguna de monopolios, grandes empresas, multinacionales y oscuras firmas que pululan por doquier. Escrito queda. Vayamos ahora con el sobrino predilecto de Ramón Areces. El hombre que rige los destinos del coloso y, directamente, la vida de más de ciento cincuenta mil personas, es Isidoro �lvarez �lvarez, ejecutivo que sigue milimétricamente todos y cada uno de los pasos de su tío Ramón Areces. �lvarez es el prototipo del superpatrón. Oscuro como su antecesor, hasta tal punto se identifica con los métodos de Areces, que persiguió y secuestró la publicación de un libro sobre los negocios y trapicheos del coloso comercial, Biografía de El Corte Inglés, escrito por el periodista Javier Cuartas después de una ardua, impagable y obstaculizada investigación. A través de sus páginas, Cuartas daba a conocer sólo parte de la vida y milagros de Ramón Areces y Pepín Fernández, así como el auge de los dos faraónicos negocios españoles de postguerra, y el posterior desarrollo quinquenal de la economía franquista. Es decir, que toda la "historia oficial" de El Corte Inglés está plagada de mentiras de la primera palabra hasta la última. En Biografía de El Corte Inglés, Javier Cuartas desmitifica uno tras otro los pasajes heróicos y las hazañas bélicas del mitómano Ramón Areces, divulgando "las verdades del barquero" de una vida nada ejemplar repleta de trapisondadas, engaños, traiciones y estafas. En esa misma senda y escuela está Isidoro �lvarez. Con sus modales protomafiosos, Areces llegaría a la presidencia del negocio, pero no al poco tiempo de incorporarse como dicen los hagiógrafos de encargo, sino 26 años después de lo que esas plumas mercenarias escribieron de oídas todo cuanto el propio Areces les quiso dictar. En otro capítulo, el libro de Cuartas recuerda el modelo paternalista de la filosofía empresarial en la relación con los trabajadores, así como la rígida estructura jerárquica de mando entre la cúpula y los cuadros intermedios, y entre las jefaturas de sección y los dependientes, el escalafón inferior según Isidoro �lvarez. Los editores de Espasa-Calpe, proveedores de los grandes almacenes, aceptaron la sugerencia del poderoso cliente, y la tirada completa de Biografía de El Corte Inglés, 20.000 ejemplares, desapareció de la circulación inmediatamente. El responsable de publicaciones de Espasa-Calpe, Ramón Pernas, Moncho, declaró entonces que "la edición se detuvo porque el original de Javier Cuartas no se ajustaba al encargo inicial que le hicimos". Cuando los medios de comunicación se hicieron eco del secuestro, Ramón Pernas, Monchito le llama �lvarez, recurrió a la perogrullada de los "desfases habituales en los pasos de producción editorial" para que "ustedes entiendan esa aparente existencia de un libro que nunca llegó a existir". Pero ni por ésas, pues la historia de Cuartas está inscrita en el ISBN del ministerio de Cultura con el número 84-239-6230-X. Así figura en el registro oficial para quien desee comprobarlo. El periodista Ramón Pernas, Moncho, fue inmediatamente pescado por El Corte Inglés para que ocupara un alto cargo en el organigrama de la Casa. Por supuesto, con salario de oro, fórmula empresarial tópica que gratifica los servicios prestados de cortesanos y amigos. Antes, el triunfador Moncho Pernas ya había materializado su enjuague en beneficio propio, pues ya estaba fichado en secreto por El Corte Inglés, a canbio de ser retribuido con 50 millones de pesetas anuales sin incluir gastos de representación y otras minucias. Buena parte de ese monto lo percibe en dinero negro -no en vano está en buen colegio- para no declararlo a la Hacienda Pública. Pernas fue nombrado director general de El Corte Inglés por Isidoro �lvarez, en agradecimiento a los servicios prestados (corriente dominante en las cuadras periodísticas y literarias), para que se pusiese al frente de una nueva sociedad, �mbito Cultural, costituida exclusivamente para sondear y conocer las opiniones de cada redacción y así poder acercar a los periodistas influyentes a su esfera de control. Pero Ramón Pernas aún hizo más, porque logró un acuerdo económico entre Espasa-Calpe y El Corte Inglés para "crear" el bien dotado Premio Primavera, que coordina y concede el propio Ramón Pernas desde el imperio del triángulo, como le llama Javier Cuartas. Naturalmente, Espasa-Calpe hizo el negocio del siglo con la inyección millonaria que le vino del coloso, y El Corte Inglés pasó a controlar otra empresa de la industria cultural. Por el contrario, las amenazas de muerte a Cuartas le han llovido desde que tuvo la osadía de escribir contra la Casa. La última, estando ya Pernas en la dirección de �mbito Cultural, la sociedad dedicada a la compra-venta de periodistas. "No olvides que nosotros somos la mayor sociedad anónima de España y tú eres de carne y hueso". Luego, Moncho Pernas comentó que "no se trata de ninguna amenaza". Si frase de tal jaez no es una amenaza de muerte, "apaga la luz y vámonos". La segunda aparición del libro corrió a cargo de editorial Límite. Para el ingenuo y bien intencionado responsable de cultura en TeleK, suponía "la victoria de la Libertad de Expresión ante la dictadura del caciquismo económico". Porque lo cierto es que prevalecieron las voces discordantes, como la del enriquecido periodista-empresario Paco Lobatón, (¿quién sabe qué?), que ardorosamente criticó muchas veces la osadía del autor. Téngase en cuenta que El Corte Inglés, Hipercor y Tiendas de El Corte Inglés eran los máximos soportes publicitarios de su infame y reaccionario programa. Mucho ha aprendido Jesús Polanco, aunque en poco tiempo, de su amigo, socio y valedor Isidoro �lvarez. Moncho Pernas es hoy el correo del zar entre ambos colosos.

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Poder e impunidad de El Corte Inglés... (Vol. 1)
19 feb 2005
sabes lo que es un punto y aparte...?
Respecte?
21 mar 2005
Saben el que és el respecte lingüístic aquesta empresa?? Sembla que no, el català hi és menyspreuat i menystingut... quina pena!

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more

CNT Girona