Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: guerra
Un dia en una colonia judia de Palestina.
16 feb 2005
Las colonias no son más que modernos barrios residenciales arbolados, que podrían encontrarse aquí como en cualquier otro lugar. El diseño es el de casas adosadas, con el tejado de tejas rojas y un jardín atrás, y se distinguen de la arquitectura de las aldeas palestinas. Situadas sobre las cimas de las colinas, las colonias se distinguen incluso de noche: sus luces son amarillas y potentes, las de las aldeas palestinas blancas y discretas.
el2.JPG
UN DIA EN UNA COLONIA JUDIA DE PALESTINA.
Por Istico Battistoni

Mientras las autoridades gubernamentales israelís y palestinas reemprenden los contactos en la era post- Arafat, más de cuatrocientos mil colonos continúan su vida en los llamados âsettlementsâ?, asentamientos superprotegidos en el interior de los Territorios Ocupados (Cisjordania, Franja de Gaza, Jerusalén Este). De cuando controla los Territorios Ocupados, el Gobierno israelí ha desarrollado un complejo mecanismo legal y burocrático que ha hecho posible la cesión del 50% del territorio de Cisjordania y del 20% del territorio de la Franja de Gaza , principalmente para construir colonias y procurarse reservas de terreno para su futura expansión. Esto lo ha hecho a través de diversos mecanismos: declarando y registrando las tierras como âpropiedad del Estadoâ?, requisandolas por razones militares, declarandolas âpropiedad abandonadaâ? y confiscandolas por exigencia pública; o bien adquiriendolas, recurriendo frecuentemente a acuerdos fraudulentos.

Los colonos representan el 8% de la población israelí, el 9% de la población en Cisjordania y el 0.6% de la de la Franja de Gaza. El Gobierno israelí tiene la intención de trasladar los 7.800 colonos asentados en Gaza, pero no sabemos nada de sus intenciones en Cisjordania. ¿Qué sucederá si se presenta una nueva oportunidad para la institución de un Estado palestino?. A parte de los planes gubernamentales para la retirada de los 7.800 colonos de Gaza, todo está por el momento predispuesto a conservar los asentamientos en Cisjordania, hasta el punto que aquellos colonos que han decidido voluntariamente dejar Cisjordania durante esta Intifada y han pedido ayuda al Gobierno no la han obtenido nunca. Convertirse en colonos hoy puede significar convertirse en rehenes de la política âcolonialâ? del gobierno...

Esto lo supe cuando Rafi me llevó a su casa en la colonia de Peduel. Peduel está próxima a la Linea Verde de 1967, que divide Cisjordania de Israel, a la altura de Tel Aviv. Conocí a este colono durante la recogida de las olivas en la aldea palestina de Dir Ballout. Una tarde, lo encontré en el lagar mientras hablaba con algunos amigos palestinos. Aquella tarde, Rafi se había quitado la Kipa, el cubrecabeza hebreo, y llevaba la kefiah, el pañuelo palestino. Rafi participó en la guerra en Líbano durante ocho años en los años 80, y ahora quiere vivir tranquilo, entre los árabes que no ha dejado nunca de amar, a pesar de todo. De padre hebreo turco y madre hebrea tunecina, nace en Israel, pero convive desde niño con árabes israelís en Lod. Y ahora, desde hace 15 años vive en esta colonia. âLa guerra es una mala cosa. Mi hijo, después del servicio, ha rechazado la carrera militar, y no quiere usar las armas contra los palestinosâ?- cuenta. El sabe lo que es la guerra, tiene una pierna lisiada de aquellos años en Líbano. Cuatro niños suyos y cinco huérfanos adoptados, su casa nunca está vacia. Para llegar a ella, se pasa por dos controles, y por unas cuantas villas con jardín, una al lado de otra. Visitamos la sinagoga, la biblioteca - abierta por iniciativa de las madres del asentamiento - pasamos por delante de la escuela elemental, y damos una vuelta por la colonia cercana, Ali Zahav. En las dos colonias viven en total 800 familias. âMuchas vinieron aquí porque las casas no eran caras y han transformado este lugar con sus manosâ?. Y es fácil comprender por qué vinieron. Los militares estan por todas partes, Tel Aviv está a 40 minutos en coche, y la vista es absolutamente extraordinaria. Hacia oriente, las colinas de olivos de Cisjordania. Hacia occidente, cuando el cielo es claro, se ve el mar Mediterráneo brillar más allá de las torres de Tel Aviv, y se reconocen las ciudades costeras, desde Gaza hasta Haifa.

Las colonias no son más que modernos barrios residenciales arbolados, que podrían encontrarse aquí como en cualquier otro lugar. El diseño es el de casas adosadas, con el tejado de tejas rojas y un jardín atrás, y se distinguen de la arquitectura de las aldeas palestinas. Situadas sobre las cimas de las colinas, las colonias se distinguen incluso de noche: sus luces son amarillas y potentes, las de las aldeas palestinas blancas y discretas. Asentamientos urbanos plantados en el corazón del mundo rural palestino, no tienen ninguna relación con el territorio, si no fuese por el suelo y el agua que utilizan. El control de los recursos hídricos es extraordinario. Según la Fundación para la Paz en Oriente Medio, el consumo hídrico por cabeza de los colonos es seis veces superior al de los palestinos. El caso más emblemático es el de las colonias del Valle del Jordán. Según la organización israelí de derechos humanos B´Tselem, el consumo hídrico de los 5000 colonos del Valle del Jordán, que utilizan el riego intensivo para sus cultivos, es equivalente al 75% del consumo urbano y doméstico de toda la población palestina de Cisjordania (casi dos millones y medio de personas).

Rafi baja de vez en cuando a la aldea de Dir Ballout, lleva medicinas y acompaña a un hospital israelí a los enfermos graves. A veces interviene en caso de abusos en el checkpoint a la puerta de la aldea. âUna vez denuncié a un soldado que estaba echado dormitando en el checkpoint y dejaba que esperasen durante horas los palestinos sin dejarlos pasar. Le cayeron veintiún días de cárcelâ?- dice en tono desafiante. Rafi sabe que esto sólo lo puede hacer él, que es colono. âLa Intifada ha empeorado las cosas para los palestinosâ?-añade convencido. Antes de la Intifada, las fábricas de muebles, vidrio y ferreterías de capital israelí situadas entre Peduel y Ali Zahav empleaban personal palestino, ahora es todo mucho más difícil. Rafi lleva su batalla personal para reabrir las puertas de Peduel a los obreros y a las empleadas domésticas palestinas, pero hasta ahora su línea no se ha impuesto. Quisiera hacer cosas âcon los árabesâ?, como abrir un parque público común u organizar partidos de fútbol para niños, pero ha de vencer la hostilidad interna. Y la desconfianza palestina. Rafi es un personaje claro, y critica la corrupción entre los âseñoresâ? de la Autoridad Palestina: â¿Por qué no arreglan las carreteras de Dir Ballout?¿Por qué no construyen hospitales, escuelas?â?- dice alzando la voz. En realidad, un nuevo edificio escolar lo estaban construyendo, pero debieron terminar definitivamente las obras porque los soldados dijeron que estaba fuera de la aldea..., pero estas cosas los colonos quizás no las saben.

âNo todos los colonos son ortodoxos, pero en TV hacen hablar solamente a los extremistas, y yo no estoy entre ellosâ?- explica Rafi. Los hebreos ortodoxos lo acusan de ser âblandoâ? en la confrontación con los árabes. Tienen razón. Rafi recoge firmas, llama a la prensa y escribe a las autoridades israelís para que el âMuro de la Separaciónâ? israelí no pase entre Peduel y Dir Ballout. Su iniciativa ha tenido efecto, y el Muro pasará de momento por detrás de Dir Ballout, un poco más cerca de la Línea Verde de 1967. Pero habrán también víctimas:â?En un mes, cuando el Muro se aproximará, dejaré la región y me iré a Hebrón a piéâ?- dice Ismael, un beduino que pastorea 300 cabras entre Dir Ballout y la Línea Verde. El Muro le impedirá el acceso a los pastos, y él y los otros once beduinos del campo se deberán ir, sin recibir ninguna compensación, y alcanzar Hebrón, donde, por falta de pastos, deberán vender la mitad del rebaño.

âPero, ¿es verdad que recibís subvenciones por vivir en los asentamientos?-pregunto a Rafi. âNo, no es verdad. ¿Ves la carretera de acceso al valle? La mitad la hemos pagado nosotrosâ?.-me responde. ¿Será verdad? Quizás en su caso. âTodos los gobiernos israelís han mantenido una vigorosa y sistemática política para animar a los ciudadanos israelís a trasladarse de Israel a Cisjordaniaâ?- advierte B´Tselem en su documento Tierra robada: política de Israel en los asentamientos en Cisjordania. Esto tiene lugar por un lado a través del apoyo directo a los colonos, por medio de beneficios fiscales, subsidios para la casa y las empresas, beneficios para los maestros y trabajadores sociales y reducciones de las tasas escolares- y por otro a través de financiaciones preferentes para las administraciones locales de las colonias. El balance de las administraciones de las colonias, de hecho, es superior al 45% respecto al de las administraciones locales en Israel. A esto, se añaden las inversiones para las infraestructuras de carreteras y para la seguridad militar, que representan las pre-condiciones para la existencia de los asentamientos.

â¿Y que haréis si se instituye un Estado palestino?â?-pregunto aún. âSi me dan la posibilidad de escoger donde vivir, yo viviré aquí, incluso en un Estado palestino, siempre que sea democrático. Yo creo que son muchos los colonos que estarían dispuestos a seguir viviendo aquí.. Y los colonos ortodoxos que no pueden ver a los árabes, beh, creo que Israel posee la fuerza para hacerlos marcharâ?- responde.

â¿Pero cómo es posible que los colonos o una parte de ellos permanezcan en un Estado palestino sin tener en cuenta el derecho al retorno de los refugiados palestinos?. La tierra es pocaâ?-rebato.

âNo es verdad que sean muchos refugiadosâ?-trata de convencerme Rafi. En realidad, son cinco millones, esparcidos por el mundo, de los que 3,5 están registrados en la Agencia para los refugiados palestinos de las Naciones Unidas (UNRWA).

Rafi es un hombre de buena voluntad. Es optimista y quisiera continuar viviendo donde vive. Pero si el futuro del Estado palestino es incierto, también lo es el de los colonos. Hoy por hoy, no creo que los colonos puedan pensar en vivir en un Estado palestino, sin soldados israelís al lado. Salim, amigo íntimo de Rafi, es palestino, y vive en la aldea de Dir Ballout más abajo. En el pasado ha trabajado en Paduel, y Rafi le visita con frecuencia. En ausencia de Rafi, Salim me dice como están las cosas:â? No hay alternativa, las colonias deberán ser ofrecidas a los refugiados. No habrá nunca paz, si no se concede el derecho a volver a su propia tierra a aquellos que tuvieron que huirâ?. Según el derecho internacional y la legislación internacional sobre derechos humanos, las colonias son ilegales, como ilegal es la utilización de las tierras confiscadas para beneficio exclusivo de las colonias, prohibiendo el uso a los palestinos.

Mientras esperaba a Rafi en el checkpoint a los pies de Peduel y Ali Zahav, los soldados que sabían que iba a las colonias me han ofrecido té. ¡No lo hubiese creído nunca!. Dos días más tarde, saliendo de la aldea palestina de Dir Ballout, situada en la parte opuesta del mismo checkpoint, a mi ademan de saludar uno de aquellos soldados no ha querido responder. Colonos y palestinos viven unos al lado de los otros, pero sólo unos pocos de ellos se hablan. La carretera hacia una paz justa está aún por construir.



Información:
BâTselem, Terra rubata: politica di Israele negli insediamenti in West Bank, Mayo 2002, disponible en italiano en www.operazionecolomba.org
Foundation for Middle East Peace, Israeli Settlements in the Occupied Territories: A Guide, www.fmep.org

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Un dia en una colonia judia de Palestina.
16 feb 2005
Rafi y yo somos los verdaderos israelies.
Re: Un dia en una colonia judia de Palestina.
17 feb 2005
Ladrones de Territorio,destructores de pueblos y cultura palestinos,expropiadores de rapiña....amparados en las faldas del Amo Bush,roban y ocupan ilegalmente, construyendo sobre la sangre y el dolor del Pueblo Palestino. ¡Fuera !
Re: Un dia en una colonia judia de Palestina.
17 feb 2005
Uii el que diuen... rapiña? Sangre y dolor del Pueblo palestino ?... Sí lo que les ha robado Arafat y su máfia y el dolor que sienten en no poder explotarse en Israel gracias a la valla antiterrorista de seguridad.

A los asociales que solamente saben rebozar a sus hijos con bombas se les aisla
Re: Un dia en una colonia judia de Palestina.
17 feb 2005
hi ha gent k no entendra mai res, oi jaim?
Re: Un dia en una colonia judia de Palestina.
17 feb 2005
antiterrorista, en una altra notícia, publicada dimecres, i després de una discusió comentari rere comentari, asseguraves que publiques a la "marginal" indymedia a causa del molt que rius amb nosaltres.

aquella notícia l'amanies amb fotos de víctimes jueves de l'holocaust... i dic jo: fas servir fotos de les víctimes per a la teva diversió?

a banda d'això, la conclusió de que entres aquí per a riure no deixa de confirmar la buidor del teu missatge. com quan dius que el mal és el remei (la guerra és la pau, el malson d'orwell) dient que el capitalisme és l'únic sistema capaç de garantir la llibertat de les persones.

el teu missatge és buit i, tú com a persona-policía (i sé que és una contradicció) també.

ets pura merda
Re: Un dia en una colonia judia de Palestina.
17 feb 2005
Víctor , no te esfuerces , aquí no funciona ser un israelí "bueno"... solament ven a un judío bueno si está muerto
Sindicato Sindicat