Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Octubre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
      01 02 03 04
05 06 07 08 09 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Accions per a Avui
19:00

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: globalització neoliberal : ecologia : laboral : amèrica llatina
Monsanto contra los campesinos
09 feb 2005
No es una especulación afirmar que la corporación Monsanto será la principal beneficiada con la redacción actual de la Ley de Bioseguridad y Organismos Genéticamente Modificados (LBOGM), promovida por algunos senadores y miembros de la Academia Mexicana de Ciencias.
Martes 8 de febrero de 2005

Alejandro Calvillo

Monsanto es la mayor productora de semillas transgénicas en el mundo. Como estas semillas contienen genes patentados, los agricultores deben pagar regalías a esa empresa cada vez que siembran. De lo contrario, la corporación los demanda.

Este esquema impide a los campesinos guardar una parte de su cosecha, como ocurre tradicionalmente en México y diversas partes del mundo, para usarla como semilla o intercambiarla.

Monsanto cobra derechos por el uso de su tecnología que oscilan entre 6.25 dólares por bolsa de soya cosechada y 230 dólares en promedio por bolsa de algodón. En este último caso, lo derechos triplican a los del algodón convencional. La compañía afirma que esa facturación es necesaria para recuperar sus inversiones en tecnología y advierte que posee una poderosa maquinaria legal para exigir el pago de tales derechos.

Eso lo sabe bien el agricultor canadiense Percy Schmeiser. El 6 de agosto de 1998, a los 71 años de edad, fue demandado cuando su cultivo de canola convencional resultó contaminado debido a que sus vecinos sembraban canola transgénica de esa empresa.

Schmeiser es el primer agricultor del mundo demandado por una empresa trasnacional por "utilizar ilegalmente" semillas modificadas genéticamente. Su caso es un ominoso precedente de lo que puede ocurrir a cualquier campesino cuyas tierras resulten contaminadas por variedades transgénicas.

En la primera demanda que enfrentó Schmeiser, la corte federal resolvió a favor de Monsanto y, en vez de indagar cómo se había producido esta contaminación -pues Schmeiser nunca ha comprado ni utilizado esos productos, ya que es un productor orgánico-, simplemente determinó que donde hubiera genes de Monsanto la zona se convertía en propiedad de la trasnacional.

La Corte Suprema de Justicia de Canadá apoyó la patente de canola transgénica de Monsanto y desechó la argumentación del demandado, quien afirmaba que la presencia de los transgénicos en sus tierras había ocurrido sin su conocimiento. El tribunal falló también que Schmeiser no estaba obligado a pagar a Monsanto los costos judiciales, estimados en 200 mil dólares, y que podía conservar los 20 mil dólares de ganancia de su cosecha de 1997, lo que desató una segunda demanda de la compañía contra el agricultor.

En su acusación, aseguró que Schmeiser violó deliberadamente los derechos de patentes al sembrar, cosechar, almacenar y vender canola de la variedad Roundup-Ready sin pagar la licencia requerida. El 14 de noviembre de 2002, Schmeiser perdió este segundo caso, lo que le obligó a pagar a la corporación 153 mil dólares. Con este caso, Monsanto inauguró una nueva forma de actuar: demandar a los agricultores.

El informe Monsanto vs los agricultores estadunidenses, publicado por el Center for Food Safety de Estados Unidos, documenta los abusos que ha cometido la empresa en ese país: se enumeran los casos de 90 juicios en contra de 147 agricultores y 39 pequeñas compañías agrícolas, en 25 estados. Hasta el momento la empresa ha obtenido de los demandados más de 15 millones de dólares.

Aunque la razón esté de su lado, los agricultores tienen escasas posibilidades de ganar, ya que sólo en Estados Unidos la empresa dedica un presupuesto anual de 10 millones de dólares para estos litigios y además cuenta con 75 empleados dedicados únicamente a investigar y documentar qué campesinos pueden ser acusados de almacenar semillas de las variedades que ha desarrollado la empresa a través de ingeniería genética.

En 1998, el agricultor Kem Ralph fue, tal vez, el primero en ir a la cárcel bajo este tipo de cargo. Pasó cuatro meses tras las rejas y aún debe pagar a la compañía una indemnización por un millón 800 mil dólares.

Según el informe del Center for Food Safety, aun cuando un agricultor decida dejar de cultivar las semillas de Monsanto, nuevas plantas transgénicas crecen naturalmente en los predios al año siguiente. Esta situación puede prolongarse hasta cinco años.

Según las leyes de patentes estadunidenses, un agricultor comete una falta incluso si cultiva sin saberlo variedades contaminadas por los genes de Monsanto.

En este sentido, México es un paraíso potencial, pues desde hace una década el gobierno mexicano autorizó la comercialización de transgénicos sin establecer control alguno. Al poco tiempo, estos productos aparecieron en las siembras de diversas regiones. En vez de asumir su responsabilidad por la contaminación, la trasnacional ha comenzado a publicar anuncios en Chiapas advirtiendo al "amigo agricultor" sobre los juicios por patentes.

El modus operandi de Monsanto no es casual. En Indonesia sobornó a 140 funcionarios, incluidos dos secretarios de Estado, para conseguir la libre entrada de transgénicos a ese país. Incluida la multa que le impuso el gobierno estadunidense por este proceder, el desembolso que realizó es una inversión rápidamente recuperable a través de las regalías que deberán pagar millones de campesinos.

Este tema está ausente en la Ley de Bioseguridad que está por aprobarse en el Senado. Monsanto y sus cabilderos deben estar frotándose las manos.
Mira també:
http://www.jornada.unam.mx/2005/feb05/050208/027a1eco.php

Copyright by the author. All rights reserved.

Comentaris

Monsanto-Seminis: el lobo se compra una piel de oveja
09 feb 2005
Miércoles 9 de febrero de 2005

El zar de los transgénicos adquiere una empresa de agrotecnología tradicional

Se allegará de enorme gama de nuevos cultivos y de un volumen de ventas por 550 mdd

ECONOMIST INTELLIGENCE UNIT/INFOESTRATEGICA

Monsanto, líder mundial en granos y oleaginosas genéticamente modificados (GM), está comprando una segunda navaja para su azada: Seminis, con sede en California y líder en semillas de vegetales. Seminis tuvo una pequeña pérdida en 2003-04 y la noticia de la compra en mil 400 millones de dólares redujo en 6 por ciento el precio de las acciones de Monsanto, pero es probable que se trate de un movimiento inteligente.

Seminis acarrea cuatro beneficios. Primero, una enorme gama de nuevos cultivos -casi cualquier vegetal que uno pueda nombrar y algunos que no- para unirse al maíz, la soya y otros productos de Monsanto. Segundo, un volumen de ventas de 550 millones de dólares al año conforme el enfoque de Monsanto pase de su negocio de herbicidas, que representa 3 mil millones de dólares, pero crece con lentitud, al de semillas y GM, cuyas ventas por 2 mil 350 millones de dólares en los pasados 12 meses reportados fueron 24 por ciento superiores a las de un año antes. Tercero, una red mundial que comprende un centro de operaciones en China y otro fundado hace apenas dos años en India, dos enormes mercados potenciales. Cuarto, una imagen limpia de transgénicos.

Seminis fue fundada en 1994 por el magnate mexicano Alfonso Romo como parte de su grupo Savia. En ese tiempo soñaba con los organismos genéticamente modificados, pero la empresa tuvo fuertes pérdidas, y en 2003 la vendió a Fox Paine, firma estadunidense de inversión privada que ahora realiza la venta con ganancia. La cadena de adquisiciones de Romo creó una firma que está amplia e inteligentemente descentralizada. Buena parte de su investigación y ventas radica en Europa. Sin embargo, ante los temores y los reglamentos europeos, Seminis no ha intentado impulsar allá los organismos genéticamente modificados.

De hecho, vende muy pocos transgénicos en cualquier parte: sus muchas variedades nuevas surgen del uso avanzado de la vieja técnica de polinización cruzada. Paradójicamente, el vínculo con Monsanto -sugiere Gillian Turco, de Rabobank, banco holandés especializado en agroempresas- podría ser lo que la causa de los organismos genéticamente modificados necesita. La biotecnología no significa sólo organismos genéticamente modificados. Si se da a los consumidores algo tan poco usual como la minisandía de Semini, empequeñecida para una sola persona y no ocho, pero no mediante transgénicos, podrían darse cuenta de que ya están en la era biotecnológica y con el tiempo perder el miedo a éstos.

Bueno, es probable, aunque los enemigos de los organismos genéticamente modificados tienen el argumento convincente de que los europeos ya saben bien que sus alimentos son producto de cruzas, pero aun así creen que los organismos genéticamente modificados van demasiado lejos. Monsanto misma dice que seguirá aplicando la tecnología tradicional de Seminis, aunque podría utilizar los GM a mayor plazo. El cultivo de transgénicos se extiende con rapidez fuera de Europa, pero, dada la oposición que los cultivos actuales han enfrentado, puede que ese enfoque lento sea prudente.

(Traducción: Jorge Anaya)
Mira també:
http://www.jornada.unam.mx/2005/feb05/050209/028n1eco.php
Preocupante la biopiratería: TNC
06 mar 2005
El director de Ciencia âThe Nature Conservancyâ?programa México (TNC), Ignacio March Mifsut, reveló que la biopiratería en Chiapas afecta a la biodiversidad. En ese tenor dijo que esta problemática preocupa por los derechos de propiedad intelectual de los pueblos indios. Calificó además como insuficiente la nueva iniciativa de Ley para la Conservación de la Biodiversidad y Protección al Medio Ambiente.

âHay mucho que trabajar en el tema de bioseguridad, todavía existen muchos vacíos y muchas lagunas por donde se nos pueden colar gente que no tiene interés ni en los derechos indígenas, ni en la biodiversidad, ni en el medio ambiente de Chiapas, hay que tener mucho cuidadoâ?, advirtió el ambientalista.

Lee el articulo completo.

http://www.heraldochiapas.com.mx/notas_e.asp?urlnota=050305loc5.doc

...


Encuentro de reservas de la biosfera en Nuevo Francisco León, Ocosingo, Chiapas.

En contra de la Ley de Bioseguridad o la Ley Monsanto, aprobada recientemente por el Senado, la consulta internacional promovida por el gobernador Pablo Salazar Mendiguchìa sobre dicha ley en el estado y el rechazo a la creación de Reservas de la Biósfera promovidas por el gobierno mexicano, se pronunciaron más de 300 asistentes al Segundo Encuentro Nacional de Comunidades en la Reserva de la Biosfera de Montes Azules âPor la Defensa de Nuestro Territorio y sus Recursos Naturalesâ? , que inició viernes 18 de febrero en esta comunidad y concluirá el próximo domingo.

En este encuentro realizado en territorio zapatista, se dieron cita más de 29 comunidades y 42 organizaciones de los estados de Oaxaca, Chiapas, Veracruz, Tabasco, Guerreo y Baja California.

Lee el articulo completo.

http://chiapas.mediosindependientes.org/display.php3?article_id=111514

Resolutivos:

http://chiapas.mediosindependientes.org/display.php3?article_id=111550

...

Chiapas es la puerta de Centro América

Diario de Chiapas, 05/03/2005

Chiapas es la puerta de Centro América.
Roberto Meza

Chiapas es la puerta de Centro América al resto del mundo, aseveró la presidenta de la Comisión del Plan Puebla Panamá (PPP), Alma Rosa Simán Estefan, tras llevarse a acabo la presentación e inició de trabajos conjuntos de las comisiones de Plan Puebla Panamá y Turismo, con la asistencia de Ignacio Villaseñor, coordinador nacional del PPP.

Simán Estefan dijo que este proyecto que engloba a países centroamericanos ha dado mejoras a Chiapas y seguirá abonando para el desarrollo de esta entidad, por lo que enfatizó que gracias a que Chiapas se encuentra precisamente en frontera es una conexión a América Central.

Lee el articulo completo.

http://www.diariodechiapas.com.mx/article/articlestatic/23074/1/{article_category_id}

http://barcelona.indymedia.org/newswire/display/163184/index.php

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more