Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: globalització neoliberal : corrupció i poder : ecologia
El agua por las nubes como "iniciativa solidaria y promotora del consumo responsable"
03 feb 2005
Hace poco más de una semana, la socialdemocracia en el poder anunciaba una fuerte subida de la factura del agua. El precio se pone por las nubes a partir de una cuota de consumo que incluso Com Ràdio, órgano de propaganda del tripartit, calificó de âexcesivamente justoâ?.
EL AGUA POR LAS NUBES COMO âINICIATIVA SOLIDARIA Y PROMOTORA DEL CONSUMO RESPONSABLEâ?

Hace poco más de una semana, la socialdemocracia en el poder anunciaba una fuerte subida de la factura del agua. El precio se pone por las nubes a partir de una cuota de consumo que incluso Com Ràdio, órgano de propaganda del tripartit, calificó de âexcesivamente justoâ?. El gobierno aplica sus cálculos definiendo la unidad estándar de consumo como âfamilia de tres miembrosâ?, âhipótesisâ? irreal para la mayoría de viviendas âespañolasâ?. Si esto lo hubiera siquiera insinuado la derecha, se arma la gorda, pero el gobierno de los amigos del Pueblo esgrime tres motivos principales para la subida, a cual de ellos más de izquierdas, y todos a tragar por no decir que aplaudir. 1º: Se trata de penalizar a los más adinerados, que son quienes más agua gastan. 2º: Se trata de fomentar el consumo responsable. 3º: Se trata de ser solidarios con los países que llaman subdesarrollados y de proteger lo que definen como âun bien escasoâ?. Pues bien, 1º: Considerando lo ridículo de la cuota de consumo a partir de la que se aplica la fortísima subida, la medida va a recaer sobre casi todos, y no sólo sobre quienes llenan la piscina y riegan el jardín. La diferencia está en que las personas de rentas bajas sí que van a notar el sablazo, mientras que a las de rentas altas con jardín, piscina y yakuzzi no les va a suponer un descalabro que les cobren más por el agua y no es muy probable que recorten su consumo. ¿A quiénes castiga realmente la medida?. 2º: Coca-cola ha irrumpido en el Vallès. La colocación de la planta de producción está rompiendo la ecología de la comarca y va a significar la destinación de ingentes cantidades de agua de río como ingrediente del repugnante refresco. Si la empresa se ha posado en Catalunya es porque el govern le puso una alfombra de oro y le hizo el ademán de invitación, y no me importa si fue o no Convergència âhecho que desconozco- pues, de ser así, el actual ejecutivo no ha derogado esa política de favorecimiento de su implantación. Por lo visto, tenemos que pagar cara el agua como método de presión sobre su empleo, asumiendo así la responsabilidad que nos corresponde porque el río queda para la Coca-cola y âsi no somos derrochonesâ? no ha de faltarle a nadie. Por cierto: este agua que vamos a pagar tan sumamente cara resulta poco menos que imbebible sin ir más lejos en una ciudad como Barcelona, a la que da de tan fashion su ayuntamiento, carencia impensable en cualquier otra ciudad europea de ésas con las que tanto gusta Clos de compararse. 3º: Con respecto al supuesto acto de solidaridad que significa subirnos la factura al nivel que se ha hecho, decir que ese vínculo que traza este discurso es confundir la gimnasia con la magnesia. A diferencia de lo que repiten los políticos y otros curas de âla solidaridadâ?, a quienes tanto gusta coaccionarnos emocionalmente para que encima nos sintamos sucios y pecadores culpables de las consecuencias de su sistema, el agua no es âun bien escasoâ? en abstracto. Lo que con ella ocurre es que es una mercancía y, como tal, escapa al control y la gestión de los seres humanos según las necesidades humanas de estos. Mientras, en Africa o América Latina, se canalizan y se desecan ríos y yacimientos acuíferos para el riego de hectáreas y hectáreas de monocultivos propiedad de compañías con capital mayoritariamente âoccidentalâ?, la población del país se llena el cuerpo de tifus, de disentería y de cólera al tener que arrimarse a fuentes, pozas o ríos donde el agua no es potable. A veces, la causa de tal despotabilización reside en las toneladas de excrementos de ganado que la industria cárnica de âoccidenteâ? vierte en las costas cercanas a esos países, y que son arrastrados con la corriente hasta deltas, desembocaduras y ríos. Este ganado acostumbra a ser alimentado de lo que se produce en esos monocultivos para el riego de los cuales hay personas que tienen que morir de sed. Esto que podríamos llamar el funesto ciclo del agua en el capitalismo basta de por sí para negar el mito de que en Africa las personas pasan sed porque es un continente maldito por la naturaleza, donde no hay agua. Por lo demás ây como ya he explicado- que nos pongan la soga al cuello aquí y que nos inyecten mala conciencia diciéndonos que bañarnos y algún otro placer que nos queda de momento en la âvidaâ? capitalista es insolidario, es una estrategia política muy aguda, pero bailar a su compás no guarda la más mínima relación con ayudar a las personas que carecen de agua. El motivo es que la conexión lógica que a la que ese discurso apela es una falacia que no existe más que en la fantasía que nos es preparada por los especialistas de la mistificación y sus campañas âpúblicasâ? de âconcienciaciónâ? (¡qué ironía que las llamen de ese modo!). Los mismos que justifican las reformas empobrecedoras con que les es necesario golpearnos, entre ellas la subida del agua, echando mano de su concepto ideológico de solidaridad, son aquellos que aseguran con su labor política la reproducción de este sistema de los monocultivos varios que deja sedienta a parte de nuestra especie. Mientras, esa propia racionalidad capitalista, precisamente por estar basada en la valorización del dinero contra las necesidades, nos priva de una posibilidad potabilizadora de agua marina que el desarrollo de las fuerzas productivas permitiría si estuvieran bajo la gestión de una sociedad hoy alienada de éstas, sea para su empleo o su destrucción, según nos convenga.

This work is in the public domain

Comentaris

Re: El agua por las nubes como "iniciativa solidaria y promotora del consumo responsable"
03 feb 2005
Si la gente no bebiera coca-cola, beberia agua o te o cafe , por lo que el consumo es exactamente el mismo. Imbecil.
Re: El agua por las nubes como "iniciativa solidaria y promotora del consumo responsable"
03 feb 2005
...no se, pero podría ser que para producir un litro de cocacola se gastara más de un litro de agua, no? o simplemente la ponen en una lata? dejando de lado (si alguien puede) el consumo de aluminio, pinturitas, y un largo etc,.para cuya extracción-producción también debe haber otro gasto de agua y eteces... digo, pero tampoco soy un experto...
Re: El agua por las nubes como "iniciativa solidaria y promotora del consumo responsable"
05 feb 2005
Pero coca-cola siempre sobreproduce, así que el gasto no es precisamente racional. Que la gente beba agua es un acto de satisfacción de una necesidad primordial. Sin embargo, y a costa de la salud pública, coca-cola no produce la satisfacción de necesidades, sino que produce y reproduce ampliadamente su propio capital. ¿De verdad crees que para su ganancia debemos apretarnos el cinturón los demás?.
Efectivamente, de lo que yo hablaba es de este doble rasero insultante por parte del gobierno con respecto a lo que llaman "consumo responsable", y de que justamente el caso coca-cola en el Vallès prueba que el discurso no se sostiene.
Además, la empresa acaba con la flora y la fauna de allá donde recolecta nuez de cola, y financia los asentamientos israelíes en Palestina. Lo siento , racional, pero aquí no hay más imbécil que tú.
Re: El agua por las nubes como "iniciativa solidaria y promotora del consumo responsable"
05 feb 2005
Al imbécil de racional:
Coca-cola en el Vallès producirá para exportar a todo el mundo y, como el desarrollo de la capacidad productiva es cada vez mayor con respecto a la capacidad de absorción del mercado, se van a quemar montañas de mercancía -como con todo-, mientras con los precios monstruosos de la factura a nosotros nos chantajean para que el río quede para ellos.
Esa es la diferencia: cada vez más miseria para nosotros, cada vez más chantaje emocional para nosotros, cada vez más racionárnoslo todo cerrando el grifo o atemorizando al bolsillo de los proletarios, y todo ello para que ellos puedan disponer cómodamente de los ríos y de eso que, con su hipocresía, los mismos sirvientes políticos de las empresas llaman "un bien escaso". ¡Sobre todo que no escasée para ellos!; esa es la consigna.
Tenemos que poder beber lo que nos dé la gana sin que se meta de por medio el capital -coca-cola- en este caso, para coaccionarnos aún más nuestras condiciones de existencia. ¡Subnormal!.
Re: El agua por las nubes como "iniciativa solidaria y promotora del consumo responsable"
05 feb 2005
Una persona muere de sed en menos de una semana si no bebe agua; la coca-cola es un capricho nocivo que además destruirá el medioambiente de la comarca.
Para que ellos tengan agua barata, nosotros la pagamos como un lujo. Imbécil.
Re: El agua por las nubes como "iniciativa solidaria y promotora del consumo responsable"
05 feb 2005
Aunque el consumo fuera exactamente el mismo desde el punto de vista cuantitativo, hipótesis que sólo cabe en una mente imbécil como la tuya, racional, el encarecimiento combinado con la concesión a coca-cola es en la práctica la total privatización de una fuente acuífera, ya que a unos se les impide mientras a una empresa se le da fuelle, de modo que el consumo no es cualitativamente el mismo que si la gente llenara con agua su cafetera o su tetera. Imbécil.
Re: El agua por las nubes como "iniciativa solidaria y promotora del consumo responsable"
05 feb 2005
Empresas como coca-cola acaban con los bosques, y eso significa menor probabilidad de lluvia y por tanto desertización, con lo que el agua como recurso sufre un golpe a nivel planetario.
Además, beber coca-cola no es una simple respuesta a la sed, sino una pseudonecesidad inducida por el espectáculo, de modo que no es cierto que la gente sustituiría la coca-cola por agua. De hecho, la coca-cola no quita la sed (en términos fisiológicos, no de sensación inmediata aparente) ni nada parecido.
Es una falacia que agua o coca-cola sean lo que la economía denomina "bienes recíprocamente intercambiables".
Después de todo, parece que el consumo no sería exactamente el mismo. Imbécil.
Sindicat