Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Desembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
          01 02
03 04 05 06 07 08 09
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: mitjans i manipulació
¿Periodista o delincuente? (Leer:periodista acusado de "pedofilia")
29 gen 2005
Bueno..he encontrado esto por ahí y me ha parecido bastante interesante..Al final,yo añado algo

¿Periodista o delincuente?

Pablo Santiago es el décimo de una familia de once hermanos. Aunque empezó Derecho, la ciencia jurídica nunca fue lo suyo, sino contar "lo que pasa por la calle", que cantaría Manu Chao, por lo que se embarcó en Periodismo, en el cual trabajó desde primero de carrera. Lleva cinco años casado, con la mujer que se ennovió hace 14 y ya tienen un hijo, ?lex

Cuando fue detenido (19 de marzo de 2002) estaba trabajando en "Alicia en el lado oscuro", en concreto en el capítulo quinto. La policía le tomó por el cabecilla de una importante red de pornografía infantil a nivel mundial, nada menos que la "más activa del planeta", según contó luego un diario sensacionalista. Como ya hiciera en su día Gunter Wallraff en 'Cabeza de turco' o Bárbara Ehrenheich en "Por cuatro duros",

Pablo Santiago se infiltró en una red de pornógrafos en Internet, con una simple conexión a Internet y mucha paciencia. "Nunca he salido de la red con los diversos pederastas virtuales por los que me hice pasar, ni se me ocurriría. Simplemente usé el material que hay disponible en Internet para comprobar cómo funcionan y poder completar con datos propios mi investigación.

Nunca fotografié, ni filmé, ni mucho menos toqué a ningún menor para mi investigación. Todo me fue dado en la Red: sólo hay que saber dónde buscar", aclara el autor. Reconoce que "metí la pata" en el sentido de que nunca sospechó que lo que hacía era ilegal. Añade que "siempre creí que lo delictivo era traficar con pornografía infantil, no intercambiarla, que es lo máximo que llegué a hacer.

Pero las palabras tienen dueño, como dijo Carroll, y son los jueces los que interpretan que el sólo envío de un correo electrónico con este material ya es delito. Entonces soy culpable. Lo que no entiendo es por qué cuando yo investigaba este asunto la posesión no era delito. ¿De dónde se cree entonces que sale el porno infantil? ¿Por generación espontánea? ¿Por qué se castiga al que vende y no al que compra? ¿Habría productores si no hubiera consumidores de este perverso material?".

Goldstein sería pederasta

En 1984 Goldstein es el malo de la película. Ya saben: los Dos Minutos de Odio diarios y la Semana del Odio, esa catarsis con la que, mediante salvajes gritos e insultos, se libera y se proyecta en la figura de Goldstein todo el odio y todos los males de la sociedad. En la actualidad es probable que la figura de Goldstein se encarnara, entre otras posibles, en la de un pederasta.

Me sorprende ver el tratamiento que se le da al tema en nuestra sociedad. Socialmente está muy clara y consensuadamente condenado. Sin embargo, observamos con pavor cómo ciertas instituciones tratan con bastante benevolencia los casos de pederastia en el clero y procuran silenciarlos al máximo.

Por otro lado, vemos continuamente casos de condenas por este delito. Pablo Santiago García es periodista. Actualmente está en la cárcel condenado por un delito de pertenencia a una red internacional de pornografía infantil. De poco le sirvió ante el juez el argumento de que se había infiltrado en ese mundo con la intención de investigar sobre el tema y escribir un libro al respecto (Alicia en el lado oscuro).

Pablo Santiago, más que como un periodista infiltrado, fue tratado como un miembro más de la red y, pese a su colaboración con la policía para detener a los que, se supone, eran los verdaderos delincuentes, el único condenado fue él.

En su página [alicia en el lado oscuro ]se puede ver cómo trataron el tema algunos medios de comunicación, así como sus comentarios al respecto, lo que no deja en demasiado buen lugar a la profesión de canallas que es la del periodismo ni a la Policía y estamento judicial.

Es curioso ver cómo sus propios compañeros(¿?) de profesión (incluso de medio de comunicación), supuestos conocedores de las técnicas propias del periodismo de investigación, se ceban en atacarle, cual auténtico Goldstein en los Dos Minutos de Odio. Parece claro, sin tener absolutamente todos los datos, obviamente, que Pablo Santiago ha sido el cabeza de turco de esta historia.

Sin embargo, me queda la duda de si es condenable lo que él hizo. Es decir, aún probándose que su papel era únicamente el de periodista infiltrado (cuestión que para los jueces no ha quedado demostrada), me pregunto si es lícito llegar hasta donde él llegó para contar ese mundo.

Parece que nunca llegó a rebasar ciertos límites, tales como producir videos propios o traficar con ellos (sólo se bajó copias a su ordenador). Sin embargo, sí contactó y mantuvo relaciones con los miembros de la supuesta red (aunque para Pablo eso no llega a ser una red, pues sus miembros no tenían una solidez y relaciones estables mínimas). Sus contactos con la red incurren en el delito de, al menos, no denunciar la comisión de delito y, en cierto modo, ser cómplice de ello (por no impedirlo).

Bien es cierto que su silencio o complicidad inicial deberían servir, a medio plazo, precisamente para combatir ese mal, ofreciendo luz sobre ese mundo mediante la denuncia que supondrían sus reportajes sobre el tema.

El problema es que a él no se le ha condenado por no denunciar el delito, que es a lo que se supone que se arriesgaba al infiltrarse, sino que se le ha condenado como a un miembro más. Mejor dicho, en realidad, como cabecilla de la supuesta red, pues ha sido el único condenado pese a ofrecer información detallada sobre las personas que participaban en ello, lo que se volvió en su contra y, en lugar de ser utilizada como información para perseguir a los verdaderos culpables, se convirtió en pruebas para la acusación.

Nicolas Pablo Cage Santiago

Una véz, vi por Tv abierta una película llamda 8mm, protagonizada por Nicolas Cage, que relata sobre un detective que busca la identidad y paradero de una chica que aparece sodomizada en un video snuff, Este detective , como suele ser, debe meterse a las entrañas del mundo de la perversión busando datos del autor del video, y si la chica todavía vive.

Algo similar sucede con Pablo Santiago, solo que hay dos detalles: el primero, el no es un detective, sino un periodista y dos, no buscaba snuff para un libro, sino Pedofilia. como termina la película? los buenos ganan. Don Nico gana, final feliz.
el tercer detalle: aqui no ganaron los buenos, sino los inteligentes. aunque Pablo Santiago se mostró cooperante con la policia y dijo y redijo que el materia lo había obtenido para una investigación. los 'guardianes del orden' no lo creyeron. e inclusive esta podía ser otra paralela: falta el beso, porque al Judas y al Jesús ya lo tenemos.

Pablo santiago nos muestra en su sitio todas las peripecias que pasó, y nos hace ver que el es inocente, el único delito cometido, fue no haber revelado la existencia del grupo. los videos, y fotos y demás solo eran para un libro, pero como dice él 'metó la pata'

Lo que odio es que aunque Pablo santiago Haya dicho todo, que era, a que se dedicaba y cual era el fín de esto, no le creyeran, sin embargo, en Reino Unido, un tipo fue absuelto por cargos de P. I. gracias a un troyano Pudo haber dicho entonces, Pablo, ya a modo de que le bajaran la condena que los 'cientos de miles archivos, las películas de alta calidad' y otras cosas las había bajado un troyano? Quizá le creerían más con eso que con el 'cuento' de que hacía un libro.

Hagamos una película: Nicolas Cage es Pablo Santiago, un periodista que se introduce a una red de P. I. con el propósio de investigar a estos nefastos seres, y cuando ya tiene suficientes pruebas, entra en acción 'la brigada del bien y el orden, lidereados por el Excelentisimo gobierno de los Estados Unidos' que detiene a todos, incluyendo a Nicolas Pablo Cage Santiago.

entonces, el periodista hace su sitio web, alega la libertad y crea panfletos donde dice las razones por las que fue injustamente castigado. por un lado, los 'periodistas malignos' se mofan, mientras dos personas, una en México, llamado TampicomX decide publicar un manifiesto donde da sus razones por las que pablo santiago es Inocente y en España, otro de nombre Lemming hace 'monitos' donde protesta de la detención de Nicolas Pablo Cage Santiago. los tribunales de españa reconocen su 'error' y dejan a Nicolas Pablo Cage Santiago libre....

Pero, pensándolo bien, mejor no la hacemos, en esta ocasión, la ficción ha sido superada por la realidad..


Fuentes:
http://pablosantiago.blogspot.com/
http://www.belt.es/noticias/2003/diciembre/5/primera.htm
http://1984-2004.blogspot.com/2004_09_01_1984-2004_archive.html
Fuente: http://kofu.cool.ne.jp/rebolledo/rika/es/pablosantiago.htm
----------------------------------------------
Observese,a este respecto, la web pro-censura http://www.protegeles.com (un sitio hipócrita de anti"pornografía" infantil). Incluye formularios para denunciar paginas de "pornografia infantil","terrorismo" y..."drogas". Animo a todo el mundo a colaborar con estos guardianes de las buenas costumbres y a mandar,en el apartado terrorismo, el link de la Casa Blanca ,Israel ,la CIA ó el que cada cual estime oportuno XDDDDD

Mira també:
http://kofu.cool.ne.jp/rebolledo/rika/es/pablosantiago.htm
http://www.protegeles.com http://www.aliciaenelladooscuro.com

This work is in the public domain

Comentaris

Re: ¿Periodista o delincuente? (Leer:periodista acusado de "pedofilia")
29 gen 2005
Recomiendo que veais http://www.aliciaenelladooscuro.com

Un apunte de este sitio:

Nota de prensa Imagine Ediciones.

Lanzamiento del ensayo

ALICIA EN EL LADO OSCURO.
La pedofilia desde la antigua Grecia hasta la era Internet.

Del periodista y escritor gallego Pablo Santiago

Pablo Santiago, autor de ‘Alicia en el lado oscuro', fue detenido a raíz de la infiltración en presuntas redes de pedófilos que realizó para este ensayo. Pasó tres meses en prisión en la cárcel de Soto del Real, una situación sin precedentes en el tipo de delito por el cual fue acusado (distribución de pornografía infantil).

El otro implicado en la misma operación se suicidó al poco de salir de prisión. El periodista fue juzgado ante la Audiencia Nacional (también primera ocasión en que se trasladan estos delitos a tan alto tribunal) y condenado a tres años de prisión, la pena más alta de la historia de Internet en España en estos casos. En la actualidad, la sentencia está en proceso de recurso y en espera de resolución judicial, sin descartar la petición de indulto.

El autor prosigue mientras tanto su vida como periodista, vinculado a un diario de Lugo, y tiene en preparación la que será su segunda obra, “Memoria de un pederasta virtualâ€?, en la que relatará las peripecias de su caso judicial y de su infiltración en lo que la policía califica como redes pero no son tales.

Sinopsis

Los años 90 del siglo pasado y los primeros del presente se vieron conmovidos por docenas de escándalos relacionados con el abuso de menores. Desde el belga Dutroux hasta los recientes descubrimientos de viejos casos de abuso generalizado a menores por parte de sacerdotes, los medios de comunicación se han lanzado como aves de presa sobre un asunto que despierta tanta aversión como morbo: la pedofilia.

‘Alicia en el lado oscuro' aborda esta parafilia desde todos los puntos de vista posibles: histórico, antropológico, literario, religioso, psicológico, médico y social. El autor se remonta a la pederastia en la Antigua Grecia y se infiltra entre los novísimos grupos de pornógrafos infantiles en Internet. ¿Cuántos escritores de literatura infantil se han sentido atraídos por los infantes de modo sexual? ¿Quién fue el primer pornógrafo infantil? ¿Puede un Premio Nobel declararse pederasta sin ambages? ¿Qué hacían las fotos del Duque de Feria con una niña en las colecciones de pornógrafos de todo el mundo? ¿Es arte o pornografía infantil lo que hace David Hamilton? ¿Qué tiene que ver el creador de Bambi con las antecesoras de las ‘Lolitas'? ¿Por qué Leonardo da Vinci y Lewis Carroll escribían al revés? ¿Es una coincidencia que el Marqués de Sade y Carroll compartieran una gran afición por la matemática y la criptografía? ¿Por qué en los años 70 se editaban revistas pornográficas infantiles sin censura en Holanda? ¿Hay una caza de brujas contra los pedófilos, ahora que se acabó con los comunistas y ya no se puede demonizar a los homosexuales? ¿Son los pederastas los terroristas emocionales de nuestro tiempo?

A todas estas cuestiones intenta responder esta obra. Reporteros, aficionados a las curiosidades históricas, profesionales de la psiquiatría y psicología, terapeutas, internautas, fuerzas del orden, pastores de todas las religiones y todo tipo de público que quiera saber algo más del lado tenebroso de la mente humana encontrará en ‘Alicia en el lado oscuro' algunas certezas sobre la pedofilia, a la vez que muchas incertidumbres.
¿Periodista o delincuente? (ARTICULO COMPLETO)
29 gen 2005
¿Periodista o delincuente?

Pablo Santiago es el décimo de una familia de once hermanos. Aunque empezó Derecho, la ciencia jurídica nunca fue lo suyo, sino contar "lo que pasa por la calle", que cantaría Manu Chao, por lo que se embarcó en Periodismo, en el cual trabajó desde primero de carrera. Lleva cinco años casado, con la mujer que se ennovió hace 14 y ya tienen un hijo, �lex. Para los interesados en su currículum profesional, es este: Ver Curriculum Vitae

Cuando fue detenido (19 de marzo de 2002) estaba trabajando en "Alicia en el lado oscuro", en concreto en el capítulo quinto. La policía le tomó por el cabecilla de una importante red de pornografía infantil a nivel mundial, nada menos que la "más activa del planeta", según contó luego un diario sensacionalista. Como ya hiciera en su día Gunter Wallraff en 'Cabeza de turco' o Bárbara Ehrenheich en "Por cuatro duros", Pablo Santiago se infiltró en una red de pornógrafos en Internet, con una simple conexión a Internet y mucha paciencia. "Nunca he salido de la red con los diversos pederastas virtuales por los que me hice pasar, ni se me ocurriría. Simplemente usé el material que hay disponible en Internet para comprobar cómo funcionan y poder completar con datos propios mi investigación. Nunca fotografié, ni filmé, ni mucho menos toqué a ningún menor para mi investigación. Todo me fue dado en la Red: sólo hay que saber dónde buscar", aclara el autor. Reconoce que "metí la pata" en el sentido de que nunca sospechó que lo que hacía era ilegal. Añade que "siempre creí que lo delictivo era traficar con pornografía infantil, no intercambiarla, que es lo máximo que llegué a hacer. Pero las palabras tienen dueño, como dijo Carroll, y son los jueces los que interpretan que el sólo envío de un correo electrónico con este material ya es delito. Entonces soy culpable. Lo que no entiendo es por qué cuando yo investigaba este asunto la posesión no era delito. ¿De dónde se cree entonces que sale el porno infantil? ¿Por generación espontánea? ¿Por qué se castiga al que vende y no al que compra? ¿Habría productores si no hubiera consumidores de este perverso material?".

En la actualidad, Pablo Santiago trabaja en su segunda obra, que llevará por título "Memoria de un pederasta virtual", en el que contará sus vivencias como infiltrado en una presunta red de pornógrafos infantiles, de los cuales alguno resultó ser un agresor sexual de menores, aunque la mayoría eran simples mirones. Tras dos años de su detención, sigue a la espera de una sentencia firme, que le puede llevar de nuevo a prisión durante unos meses (pasó ya tres en prisión preventiva, un hecho sin precedentes en este tipo de delitos en España). El otro detenido en la misma operación se suicidó al poco de salir de prisión. Pablo Santiago tiene el apoyo de su familia y círculo de amistades, que lo consideraron inocente desde el principio. "Lo que me haga ahora la justicia es su responsabilidad. Confío en los tribunales igual que Pedro Pacheco. Quien me interesaba que me creyera ya lo ha hecho", concluye, mientras espera que el cambio de gobierno en España "frene la caída de derechos, libertades y garantías que se estaba produciendo con el anterior".

Más artículos sobre la vida personal y opiniones de actualidad en la bitácora de Pablo Santiago:
http://pablosantiago.blogspot.com


Fuente: http://www.eniac-informatica.com/alicia/autor.htm

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more

CNT Girona