Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Octubre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
  01 02 03 04 05 06
07 08 09 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* %sArticle
Notícies :: corrupció i poder
Informe sobre la tortura en Euskal Herria en 2004
22 gen 2005
El Observatorio de derechos humanos de Euskal Herria (Behatokia) ha realizado un informe sobre la tortura en el año 2004
atxiloketesp.pdf
atxiloketesp.pdf (349,27 KiB)
Estos son simplemente algunos datos que aparecen en este informe.

Según los últimos datos de que disponemos el año pasado se produjeron las siguientes detenciones incomunicadas a ciudadanos vascos:

Policia francesa: 52
Ertzantza: 6
Policía Nacional: 43
Guardia Civil: 24
Total: 125

De todos ellos las denuncias por tortura ha sido tal y como sigue:

Policia francesa: 0
Ertzantza: 0
Policía Nacional: 32
Guardia Civil: 22
Total: 54

Datos referentes al año 2004

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Informe sobre la tortura en Euskal Herria en 2004
22 gen 2005
tambien podriais hacer un informe sobre las torturas a ciudadanos que no son vascos.
Es curiosos tambien que tanto que hablais de Francia, y resulta que no tienen ninguna denuncia por tortura, dudo mucho de la fiabilidad de esos datos
Re: Informe sobre la tortura en Euskal Herria en 2004
22 gen 2005
sabes aquel que dise: muchos rusos en Rusia?

Si l'Observatori es del Pais Basc se suposa que afectara als bascos i no ala suecs.

I sobre la tortura a França, saps aquella que cantava la Dharma que deia "Africa comença als Pirineus" saps perque es deia?
Re: Informe sobre la tortura en Euskal Herria en 2004
22 gen 2005
Ahir van fot-re un reportatge al 33 a TALLER.DOC. Parlaven de les tortures aplicades a gent del País Basc i Catalunya en els anys 90. Acullunant. I no tenia la pinta de ser una farsa. També parlava dels escèptics que no es creien el qué explicaven. El cert que després de deu anys se'ls veia bastant tocats.
Mas sobre presos
23 gen 2005
http://www.pat-eh.org/
cogido del gara
23 gen 2005
tasio550.jpg
Un lugar que no existe

La inteligencia sirve, entre otras cosas, para disimular su ausencia. O sea, para que nadie se de cuenta de lo escasamente dotada que esta una. Y a los que no son inteligentes se les nota enseguida. A Alfonso Ussia, le pasó eso ayer. En realidad no se llama Alfonso, pero su nombre real, Ildefonso, le debe parecer tan ridículo como sus artículos. Mas los artículos no se pueden camuflar y el nombre, sí.

Ayer hablaba de un lugar que no existe, «Guecho», y afirmaba lo que no es verdad: «los nacionalistas han considerado a los habitantes de Guecho ­Algorta aparte­ como españolistas de toda la vida». Y servidora, que tiene amigos y amigas en Getxo, no se traga la milonga de Ildefonso. «Sin la aportación de las familias de Las Arenas y Neguri, Vizcaya sería lo que hoy es el Departamento de los Pirineos Atlánticos del sur de Francia. Una región idílica y turista muy alejada de la riqueza industrial de otros departamentos franceses». La simpleza asusta, ¿verdad?

Y puesto en plan apologeta de la oligarquía, Ussia llega al estrambote y nos cuenta un cuento: «Se cuenta que una señora de las familias nacionalistas de Guecho fue preguntada por la ubicación de su casa en Neguri. ­Muy fácil. Llegando de Inglaterra, la segunda calle a la derecha». La escasez imaginativa provoca tonterías como la referida y otras como la que sigue: «otra señora, de avanzadísima edad, portadora de uno de los más ilustres apellidos de la zona, fue detenida en su paseo diario por un grupo de desalmados que le afearon un alfiler con la bandera de España que llevaba en la solapa de su abrigo. ­Métase inmediatamente esa bandera por el culo­. La señora, con la serena autoridad que conceden los años, sin inmutarse les respondió: ­No puedo hijos; no me cabría. Lo tengo lleno de ikurriñas».

Pero a Ussia ­que dejó el clásico âAbcâ? por su pretendido clon âLa Razónâ?, además de decir y escribir memeces, le gusta faltar. Por eso al referirse al alcalde de Getxo, decía que «tiene un apellido bastante raro, Zarraoa o algo así». Será raro en Madrid o Túnez, pero no en Euskal Herria. Tampoco le debe gustar a Ussia nuestro periódico porque, en plan de pretendida coña, hablaba del «amable diario GARA». Pues sí que es amable. Fíjese: le citamos incluso a él. - msoroagara.net
Mira també:
http://www.gara.net/idatzia/20050122/art97692.php
Edorta Sainz: «Salí porque mi nombre no vende tanto como el de Iñaki de Juana»
23 gen 2005
Edorta Sainz ha pasado 17 años encarcelado. Estuvo a punto de no quedar libre porque un juez decidió revisar las redenciones que había obtenido con la propia legalidad española, porque esquivó las «provocaciones» de las últimas horas y porque «mi nombre no vende tanto». Desde su experiencia personal analiza esta «nueva vuelta de tuerca». El 23 de diciembre de 2004, el Juzgado Central de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional notificó a Edorta Sainz que, tras aprobar unas redenciones extraordinarias de 2003, alcanzaría el cumplimiento de condena el 13 de enero. Sin embargo, su excarcelación quedó suspendida después de que el juez Javier Gómez ordenara investigar dichas redenciones. Finalmente pudo salir a la calle y sólo unos días después habló con GARA.


­¿Cómo vivió los días previos a su salida de la cárcel?
Decidí seguir con el mismo ritmo de vida de cada día; hacer deporte, estudiar... Veía difícil que me aplicasen su propia legalidad y ya esperaba que jugasen con mi libertad y con mi vida. El 13 de enero me levanté con una incertidumbre absoluta. Un funcionario me comunicó que habían paralizado sine die mi excarcelación. Sin explicaciones. Estuvieron provocándome todo el día, mofándose, intentando que tuviera una reacción desesperada, algo a lo que agarrarse para mantenerme secuestrado. Jugaron conmigo hasta las 22.15. A esa hora vinieron a la celda y me dijeron: «Tienes cinco minutos para recoger tus cosas y salir de aquí». Tengo claro que estoy en la calle porque mi nombre no vende tanto como el de Iñaki de Juana en los medios.


­A partir de ahora, la Audiencia Nacional revisará las redenciones de una en una...
La apuesta de los estados es una apuesta represiva. La consigna que más se emplea en las cárceles es el «que se pudran», y para ello son capaces de transgredir su propia legalidad. Revisar los casos es una vuelta de tuerca más, pura venganza. Galindo no fue condenado por ninguna tontería y, sin embargo, está en su casa. Nosotros tenemos compañeros que se están muriendo en la cárcel.


­¿Cómo valora la dinámica de lucha iniciada por el Colectivo de Presos Políticos Vascos?
Pedimos el cumplimiento de la legalidad, y la única manera de reivindicarlo es a través de la lucha, con nuestra vida, nuestra salud, con huelgas de hambre, con chapeos, a golpe de dignidad. El acercamiento a cárceles vascas no es ningún capricho, es un derecho. Además, necesitamos entrar en unas vías resolutivas en este conflicto y el colectivo, como parte del mismo, tiene que participar. No puede ser moneda de cambio.


­Casi todos los partidos no se han pronunciado por ahora sobre esta movilización...
No quieren pronunciarse porque son cómplices de esa política que busca destruirnos tanto a nivel político como personal. Por ejemplo, todos ellos saben y tienen evidencias de que se tortura, pero no lo denuncian públicamente. El PNV no aplica las medidas necesarias en sus comisarías. La incomunicación es un invento político o, al menos, consentido políticamente.


­Con la situación creada tras la propuesta de Anoeta, las expectativas en la sociedad son evidentes. ¿Quién debería dar el próximo paso?
La pelota está en el tejado de los estados, porque ellos tienen los resortes para que esa resolución sea realmente definitiva y democrática. No puede ser que te pidan que renuncies a todo con un «después ya veremos». Si están realmente dispuestos a que esto se solucione de forma definitiva y democrática, saben que la izquierda abertzale, el MLNV en su conjunto, está más que dispuesta. Y esto es algo que cualquiera puede entender sencillamente porque ellos viven en torres de marfíl y nosotros morimos en las cárceles, en la clandestinidad, en el exilio...


­¿Podría concretar más?
Yo todavía no he visto ninguna declaración paralela por parte de los estados español o francés equiparable a la que se hizo en Anoeta, que fue, en mi opinión, la constatación más clara de la predisposición totalmente sincera por parte de la izquierda abertzale de que este conflicto histórico y político entre en unas vías de resolución definitivas en términos democráticos. Pero lo mismo que dos no discuten si uno no quiere, dos no se arreglan si uno no quiere.


­Habla de dos. ¿La sociedad no tendría nada que decir?
Querría creer en la sociedad vasca, en la militancia del PNV, de EA, Aralar... y quiero creer que estarían dispuestos a que mañana, sencillamente, a las 8.00 todos nos quedásemos en casa sin ir a trabajar para obligar a sus políticos a dialogar para solucionar el conflicto. «O arreglan el problema o paramos este país». Pero son unas militancias adocenadas, acríticas con sus líderes. Y a sus líderes les interesa este conflicto porque viven de él. Los partidos políticos vascos asisten a este espectáculo dramático desde el butacón de su oficina, desde Ajuria Enea, calculando el interés electoral. Las únicas luces que estamos viendo son las que nos está aportando la izquierda abertzale, que está dando pasos. Pero ese recorrido tiene que realizarlo el conjunto de fuerzas políticas;de momento, sólo exigen y no hacen nada.


­¿Cuál es el camino, entonces?
Euskal Herria necesita una solución democrática. No la que quieran PNV, PSOE, PP, la izquierda abertzale o ETA, sino la que queramos los vascos, la que necesite esta sociedad. Y, para conseguirlo, los políticos deben sentarse a la misma mesa sin prejuicios, sólo con la voluntad de dialogar. Con el objetivo claro y sincero de llegar a una solución. El objeto de derechos democráticos es la sociedad y la solución tiene que venir dada por la obligación que les demande la ciudadanía. De lo contrario, no sólo son los políticos los que incurren en fraude, sino también la sociedad que permite impasible ese fraude.

http://www.pat-eh.org/articulo.php?p=190&more=1&c=1

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more