Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: antifeixisme : criminalització i repressió : pobles i cultures vs poder i estats
El testimonio de la terrible tortura de Amaia
14 gen 2005
AMAIA URIZAR, joven bilbaina de 22 años, fue detenida en Bilbao por la
Guardia Civil el pasado 29 de Octubre. Encarcelada en la prisión
madrileña de Soto del Real, dos meses después ha logrado relatar sobre
el papel su paso por el infierno.

Su ama ha denunciado lo ocurrido en rueda de prensa de 28 de Diciembre
de 2004.

Aquí se adjunta el testimonio íntegro, que la familia ha hecho público
y que el TAT (Torturaren Aurkako Taldea / Grupo Contra la Tortura)
recoge en su web.
AMAIA URIZAR DENUNCIA QUE FUE VIOLADA EN DEPENDENCIAS DE LA GUARDIA CIVIL

Tal como han denunciado hoy en conferencia de prensa miembros de TAT y
familiares de Amaia, la joven fue violada durante su incomunicación en
dependencias de la Guardia Civil.

" Me detuvieron el 29 de octubre, viernes, a las tres de la mañana,
estando en casa de mis padres. En el momento de la detención mis
padres se encontraban en casa. Golpearon la puerta, mientras gritaban
que era la Guardia Civil y que abriésemos la puerta. Me puse muy
nerviosa y me entró el pánico, así que fui corriendo a la habitación
de mis padres buscando resguardo.
Fue mi madre quien abrió la puerta, y nada más hacerlo entraron en
casa muchos agentes de la Guardia Civil en tropel, con las armas en
las manos, apuntando hacia todas partes y preguntando por mí. En aquel
momento me di cuenta que no había escapatoria y se me cayó el mundo a
los pies… me presenté ante ellos y les dije que yo era Amaia.
Me obligaron a sentarme en una silla de la entrada de casa, una mujer
guardia civil me leyó la orden de detención en presencia de mis
padres, mientras me decía que se me detenía por mi colaboración con ETA.
Al principio empezaron a gritarme, pero se fueron tranquilizando. Yo
tenía miedo por mis padres, puesto que ellos suponían lo que me iban a
hacer durante aquellos cinco días... y en aquel momento me mareé, creo
que a causa de lo fuerte que era la situación.
Me dijeron que me llevaban a mi habitación para comenzar con el
registro. Una vez allí, desmontaron todos los armarios, sacaron toda
la ropa, movieron los libros de su sitio… mientras tanto, iban
cogiendo las cosas que ellos creían que eran importantes: cartas de
presos y presas, cuadernos de estudio, fotografías de amigos y
familiares, mapas, agenda de teléfonos… Estaban unos seis guardias
civiles haciendo el registro, los demás estaban con mis padres en la
puerta y también había más en las escaleras del edificio. Dejaron mi
habitación patas arriba, todo fuera de su sitio. Cuando acabaron,
entraron en la habitación de mi hermano mayor, que se encuentra en
prisión, y la miraron por encima. Yo les dije que no tenían derecho a
registrar su habitación porque era la habitación de mi hermano y que
allí solo había cosas suyas, que no era un habitáculo común del
domicilio. No se llevaron nada de allí. Después me llevaron al salón.
Mientras lo registraban todo, se me hacía imposible controlar lo que
cogían puesto que estaban los seis agentes por todas partes
registrando y moviendo todo a la vez.
Me encontraba nerviosa, pero a la vez estaba tranquila, estaba
completamente aterrorizada porque me impresionaba mucho ver a todos
aquellos agentes de la Guardia Civil encapuchados y armados, en la
casa de mis padres. De vez en cuando les miraba a mis padres, igual
era para que me viesen tranquila y a la vez para comprobar que el
trato hacia ellos era correcto.
Cuando acabaron en la sala, me llevaron a la habitación de mis padres,
les dije lo mismo que cuando me habían llevado al cuarto de mi
hermano, pero me di cuenta que cuando entraron en casa me habían visto
salir de allí. Registraron toda la habitación, todos los rincones y
todos los armarios, y se llevaron algunos papeles.
Mientras estaban registrando el domicilio sufrí un pequeño mareo, y la
mujer guardia civil que he comentado me llevó a la cocina para que
tomase un poco de azúcar. Cuando me encontré mejor, me llevaron a mi
habitación. Me obligaron a vestirme y a coger algo de ropa en una
bolsa (bragas, camiseta, pantalones y unos támpax). Estaba muy
nerviosa y no sabía muy bien qué coger, no quería salir de casa, no
quería quedarme sola con ellos…
Me llevaron a la puerta y me colocaron unas esposas de metal a la
espalda. Mientras me decían que estuviese tranquila, me bajaron por
las escaleras. Antes de llegar al portal me ordenaron bajar la cabeza
y mientras me decían que ni se me ocurriese mirar, me dejaron en manos
de otros dos hombres. Me agarraron de los brazos, me dijeron "ahora
calladita" y me sacaron del portal y me metieron en un coche oscuro.
Oí los gritos de mi madre dándome ánimos, estaba aterrorizada, me
encontraba en sus manos y no podía hacer nada para salir de aquella
situación. No podía creer que fuese cierto, aquello tenía que ser una
pesadilla…
En el coche iba en medio de dos hombres, llevaba la cabeza agachada.
Nada más entrar en el coche, el que iba a mi derecha me quitó las
esposas y me esposó las manos adelante. Me empezó a hablar "has caído
Amallita y eso lo tienes que asimilar; a nosotros nos da igual porque
sabemos todo pero ten claro que nos lo tienes que contar tú, y tienes
dos formas de hacerlo, por las buenas o por las malas y creo que esto
no te lo tengo que explicar, no?!! Así que ahora piénsatelo porque te
voy a dar la oportunidad de que empieces a hablar ahora, si no, me
quedo dormido todo el viaje y cuando lleguemos ya estaré descansado y
entonces como no hayas dicho nada te vas a cagar…". Estaba temblando y
me mareé, le pedí azúcar porque ya sabía que la mujer que había estado
en casa le había dado un par de sobres. Empezaron a reírse los cuatro
agentes que iban en el coche y uno de ellos me enseñó el paquetito de
azúcar y me dijo que había abierto la ventanilla y que lo había tirado.
Una y otra vez me repetían lo mismo, que empezase a hablar o que si no
él mismo tomaría la decisión de empezar a golpearme, que iba a
permanecer durante cinco días en sus manos y que aquello no tenía
vuelta atrás… Estaba perdida, no sabía qué era lo que ellos querían
oír y decidí permanecer en silencio, porque suponía que me iban a
golpear lo mismo tomase la decisión que tomase.
Les decía que yo no sabía nada y ellos me decían que de aquella forma
empezaba mal, siempre que se dirigía a mí me llamaba Amallita, como lo
hace la gente cercana a mí. Aquello me dolía, porque me hablaba con
confianza, y que jugase como si fuese una persona cercana y con
confianza me dejaba fuera de lugar.
Como el viaje fue largo y como la persona que habían detenido
anteriormente había sido trasladada a Madrid, pensé que a mi me
llevarían también allí. Y así fue. Estaba convencida que estábamos en
Madrid cuando se paró el coche por segunda vez. Anteriormente se
habían parado en una gasolinera, lo sé por el olor que allí había.
Nada más llegar a las dependencias de la Guardia Civil en Madrid, y
antes de bajarme del coche, me cubrieron los ojos con un antifaz. El
que durante el trayecto me fue hablando me dijo "ya hemos llegado
puta, y no nos has dicho nada", mientras me dejaba en manos de otros
guardias civiles. Estos, entre ellos había una mujer, me llevaron a un
baño que estaba bajando unas escaleras; me dijeron que me quitase la
ropa y me ordenaron ponerme bajo una ducha que allí había. Me mojaron
entera con agua fría, después me devolvieron el tanga y el sujetador
mientras me ordenaban que me los pusiera. Me quitaron los pendientes,
las pulseras, los anillos etc.
De nuevo me cubrieron los ojos y me metieron en un calabozo, entonces
la mujer me explicó cómo tenía que actuar cada vez que ellos tocasen
la puerta (al oír su voz me di cuenta que era la misma mujer que había
estado en casa durante mi detención y el registro): tenía que
permanecer en la pared opuesta a la puerta, dando en todo momento la
espalda a la puerta, con las piernas un poco flexionadas y los brazos
detrás. Me dijo esto y cerró la puerta del calabozo. El calabozo
tendría las medidas más o menos iguales a la celda de aquí, de Soto,
estaba pintado de blanco, había una cama con dos sucias mantas y había
una luz que estaba incrustada en la pared dentro de una rejilla
metálica. La puerta tenía una ventana pequeña que ellos abrían y
cerraban constantemente. Por decirlo de alguna manera, me encontraba
tranquila, aterrorizada por lo que pasaría durante los siguientes
días, pero tranquila. En la cabeza me rondaba el momento de la
detención, la preocupación por cómo se encontrarían mis padres…
Al cabo de unos diez minutos de que me hubieran metido en el calabozo,
golpearon en dos ocasiones en la puerta, e hice lo que ellos me habían
ordenado; me puse de espalda a la puerta contra la pared, me temblaba
todo el cuerpo del miedo que tenía. Nada más se abrió la puerta oí la
voz del guardia civil que había ido en el coche hasta Madrid,
diciéndole a otro, al que llamó Garmendia, que hiciese lo que tenía
que hacer. Se tiró sobre mí, me echó a la cama y me agarro muy fuerte
de los brazos. Empecé a gritar que me dejase y ellos me gritaban
"¡cállate puta!". Entonces les vi, estaban encapuchados y el que había
ido en el coche tenía bajados los pantalones y los calzoncillos, y
venía hacia mí mientras me decía entre risas "nos vamos a follar a la
novia del jefe". Se tiró sobre mí mientras restregaba su cuerpo contra
el mío. Notaba su pene entre mis piernas, yo estaba llorando y
forcejeaba para quitármelo de encima mientras ellos me gritaban que me
iban a violar. La puerta del calabozo estaba abierta y allí había no
sé cuantos guardias civiles más que gritaban, entre carcajadas, que
ellos serían los siguientes. Yo les gritaba, estaba llorando, pero les
daba igual. El que estaba sobre mí, me sobaba todo el cuerpo con sus
manos y cada vez se apretaba con mas fuerza contra mi entrepierna
mientras me gritaba "¡Qué te dice tu pareja mientras te folla, gora
ETA? Seguro que estás poniendo cachonda, puta, te vamos a follar todos
y le vas a dar asco porque nos lo vamos a pasar muy bien contigo…!".
Los que estaban en la puerta estaban pidiendo su turno y entre risas
me decían "te va a follar hasta la tía que está aquí con nosotros".
Siguieron durante bastante tiempo así, yo me encontraba completamente
perdida, porque aquello solo era el principio y tenían cinco días para
tener aquella actitud conmigo. Estaba completamente aterrorizada,
estaba sola en sus manos…
Cuando se fueron tenía todo el cuerpo completamente dolorido, me
sentía ya sin fuerzas y estaba llorando sin parar, estaba
completamente mojada y tirada en una esquina tapada con una manta.
No sé el tiempo que transcurrió hasta que de nuevo golpearon la puerta
del calabozo; estaba temblando, completamente aterrorizada, no tenía
ni fuerzas para levantarme y empezaron a gritarme "¡Levántate zorra
que ahora es la buena, ponte en tu posición!". Cuando hice lo que me
ordenaron se abrió la puerta y, entre risas, me cubrieron los ojos. Me
sacaron del calabozo, esposada y con la cabeza agachada. Bajamos unas
escaleras, subimos más escaleras, dimos vueltas hacia un lado, al otro
y me metieron en una habitación, poniéndome en una esquina contra la
pared. Me empezó a hablar un hombre cuya voz no había oído hasta aquel
momento. Me dijo que ya sabía que hasta aquel momento no había dicho
nada interesante y que a partir de aquel momento comenzaba el infierno
para mí; que tenía dos opciones y que al parecer había aceptado la más
dura, que todo lo que me harían a partir de aquel momento sería culpa
mía… mientras me preguntaba si quería cambiar de idea. Yo no podía
dejar de llorar, estaba temblando y le dije que no sabía nada, que no
sabía por qué motivo me habían detenido. Entonces aquel hombre me dijo
"tú has elegido" y diciéndome que se iba y me dejaba en manos de sus
hombres, que a ver si cuando volviese tendría valor para seguir
diciendo lo mismo. Acto seguido otro me agarró del brazo y me
sacándome de allí me llevó a otra habitación. Esta habitación era toda
de baldosas. Cuando me metieron allí me quitaron el antifaz y pude ver
que había cinco hombres, todos encapuchados. La luz que había era
blanca y me producía dolor. Me sentaron en una silla y me enseñaron un
paquete de bolsas de basura, mientras me preguntaban si sabía para qué
eran. Les dije que sí, y me obligaron a explicarles para qué las
utilizaban. Estaban venga reírse hasta que uno de ellos golpeó la
silla con la mano. Me dijeron que había perdido toda oportunidad y que
de allí en adelante conocería lo que ellos llaman tortura. Me gritaban
los nombres de amigos y conocidos y querían que les dijese de qué les
conocía y en qué trabajaban. Les decía que a muchos les conocía pero
que no tenían ninguna relación con la organización, por lo menos que
yo supiera; en aquellos momentos me gritaban y me insultaban puta,
zorra, mentirosa, y me colocaban una bolsa por la cabeza mientras me
la apretaban por detrás. Al principio sentía calor, tenía la cara
empapada en sudor, intentaba moverme cuando la bolsa me tapaba la
boca, no podía respirar y comenzaba a marearme; conseguía romper la
bolsa con los dientes, y en aquellos momentos, cuando empezaba a
respirar de nuevo, me golpeaban en los oídos sopapos con la mano
abierta. La cabeza me daba vueltas, casi no les oía, me encontraba
completamente perdida, pero de nuevo me gritaban nombres y como mis
respuestas eran las mismas me ponían otra bolsa nueva por la cabeza.
No sé cuántas veces me la hicieron durante esta primera sesión de
tortura. En una ocasión me caí con la silla y todo al suelo medio
mareada y entre carcajadas me decían "levántate puta, ¿Eso es lo que
aguantas?", mientras tanto pegaban patadas al respaldo de la silla… Me
obligaban a beber agua continuamente, diciéndome que eran botellas que
las habían abierto expresamente para mí.
Cuando veían que me encontraba algo mejor comenzaban de nuevo con el
interrogatorio, gritándome una y otra vez nombres y más nombres,
golpeándome con las manos abiertas en los oídos y poniéndome bolsa
tras bolsa. De repente pararon, me soltaron las esposas y de nuevo me
levantaron a la vez que me cubrían los ojos. Oía la puerta y
agarrándome de los brazos de nuevo me llevaron al calabozo.
Cuando estaba en el calabozo, como sentía mucho frío, me tapaba con
una manta de las que allí había. Yo estaba en tanga y en sujetador.
Oía golpes contra la pared así como golpes contra la puerta, y
temblando, me colocaba en la posición que me habían ordenado pensando
que iban a entrar, pero no entraban y cuando de nuevo iba a sentarme,
otra vez comenzaban a golpear…
Estaba cansada, asustada, temiendo lo que me irían a hacer, tenía
ganas de devolver, así que una de las veces que abrieron la ventanilla
de la puerta aproveché para pedirles ir al baño. Entonces uno de ellos
me respondió "si vomitas, te jodes, y como se te ocurra te lo comes".
Al cabo de poco tiempo de nuevo golpearon la puerta, me puse en mi
posición, y entró la mujer que me dio un botellín de agua a la mano
para que bebiese, cerrando la puerta. No sé cuanto tiempo pasó hasta
que de nuevo vinieron a por mi, pero estaban constantemente golpeando
la puerta, la ventanilla estaba abierta, de forma que no podía
tranquilizarme.
De nuevo me sacaron del calabozo y me llevaron a la sala de
interrogatorios. Allí estaba el guardia civil que había ido en el
coche hasta Madrid, me empezó a hablar. Estaba muy nerviosa, porque no
podía olvidar lo que me había hecho nada más llegar, su voz, su olor…
todo aquello me recordaba lo que había ocurrido anteriormente. Me
pusieron contra una esquina dándoles la espalda, me obligaban a tener
las piernas un poco flexionadas. Notaba un gran cansancio, como me
mareaba me caía hacia atrás, en aquellos momentos el que estaba detrás
de mí me empujaba hacia la pared. Las preguntas me las hacía el del
coche. Me dijo que hasta aquel momento no había dicho nada y que
supiese que aparte de la bolsa, tenían otros métodos para hacerme
hablar, que si decía lo que ellos querían, no me pondrían una mano
encima que era decisión mía pero que no me iba a dar ninguna otra
oportunidad. Me decían que el anterior detenido no se había comportado
como yo, que había hablado y que por aquella razón estaba yo allí,
porque me había vendido y que yo tenía que actuar de la misma manera
para aguantar bien aquellos días, que todo el mundo hacía lo mismo,
pero, para que fuera la gente no se enterase, denunciaban torturas,
que solamente tenía que declarar todo lo que ellos me dijesen, que
fuese lista o que, si no saldría de allí a cuatro patas. Que llevaba
mucho tiempo sin dormir y que no había conseguido nada, que empezase a
asumirlo todo. Hacían muchas veces comentarios acerca de mi compañero,
que si yo sabía que andaba con otras mientras yo estaba como una tonta
esperándole… me decían los nombres de amigas diciéndome que habían
mantenido relaciones sexuales con mi compañero, estaban muy pesados
con este tema, querían hacerme daño. En este interrogatorio solo me
decían cosas del estilo, echando la culpa de que yo estuviese allí a
mi compañero. Estuvieron durante mucho tiempo así, yo ya no me podía
sostener en aquella postura, estaba temblando, llorando y sudando. Me
decían que les gustaba mi cuerpo, no sé cuántos estarían, tres o así,
me decían que me quedaba muy bien el tanga, que estaría mejor sin el
sujetador. Empecé a llorar de nuevo porque tenía miedo de que me
hiciesen lo mismo que anteriormente me habían hecho, o que fuesen aún
más allá. Intentaba mantener el cuerpo firme pero no me dejaban y me
obligaban a seguir en la misma postura en que me habían obligado a
permanecer. De nuevo me llevaron al calabozo.
Las paredes del calabozo eran de "gotelé" y no sé cual sería la razón,
pero veía dibujos en ella, y éstos se movían. Tenía miedo de salir de
allí loca, el calabozo se hacía grande y se empequeñecía, la puerta se
me acercaba y se me alejaba, el suelo también se movía… No sabía (no
sé) si era mi cabeza o era porque me habían obligado a beber e igual
me habrían dado algo en el agua… me encontraba muy mal… notaba que se
me iba la cabeza y si cerraba los ojos, me mareaba. De nuevo abrieron
la ventanita y uno que llevaba una capucha blanca comenzó a gritarme
que no podía mirar hacia allí y que si volvía a hacerlo me iba a dar
una paliza. Me dijo que iba a entrar y me coloqué en mi sitio. Pensaba
que me iba a dar una paliza, y yo, no podía dejar de llorar. Me cubrió
los ojos y me llevaron de nuevo a la habitación de baldosas blancas.
Al entrar allí oí ruido de agua, era como si estuviesen llenando algo,
y ellos se reían mientras me susurraban al oído, "Amallita, Amallita".
No sé si fue a causa del terror o por qué razón, pero en aquellos
momentos me oriné encima. Algunos comenzaron a reírse de mí, en cambio
otros se enfadaron y me dijeron que tendría que limpiar toda la
habitación con la lengua. Se cortó el chorro de agua, me obligaron a
dar un par de pasos hacia delante y a ponerme de rodillas. Me quitaron
el antifaz. Me apretaron las esposas, estaba esposada a la espalda.
Ante mi estaba la bañera… me puse muy nerviosa e intentaba echarme
para atrás, pero no había escapatoria, estaba rodeada. Ya sabía lo que
me iban a hacer, uno de ellos me gritaba nombres que iba atando con
"taldes" diferentes; solo querían que asumiese lo que me decían, que
asumiese que aquella gente hacía lo que ellos me decían. Yo les
repetía que no sabía nada, que era verdad que no lo sabía, que solo
eran amigos o gente conocida, y que lo que ellos me estaban diciendo
no era verdad, o por lo menos que yo no lo sabía. Entonces entre dos
hombres, uno agarrándome del cuerpo y el otro estirándome del pelo, me
metían la cabeza en la bañera muy bruscamente, de forma que me
golpeaba el pecho contra la bañera: sentía que me ahogaba, intentaba
echarme para atrás con las piernas, a los lados, pero no podía; movía
la cabeza con todas mis fuerzas para sacarla del agua pero era
imposible mientras ellos no querían. Tragué demasiada agua, tanto por
la boca como por la nariz, tenía la cabeza mareada, estaba sin
fuerzas, pero a ellos les daba igual y seguían gritando y diciendo
nombres y más nombres, que lo asumiera, que lo asumiera. El llanto no
me dejaba decir nada y me metían la cabeza una y otra vez en el agua.
Ya no esperaban ninguna respuesta puesto que no daban opción a
responder entre una y otra vez, solo me daban tiempo a que respirase
un momento. No podía más, en aquellos momentos pensaba que no iba a
salir viva de allí, que no podía hacer nada, y dejé mi cuerpo como si
se tratase de una marioneta. No hacía fuerza en contra de lo que me
estaban haciendo, solo quería que aquello se acabase, si su objetivo
era matarme, que lo hiciesen cuanto antes… Pero controlaban muy bien
lo que hacían porque me dejaban el tiempo justo para que pudiese
respirar, no querían tener ningún susto, y aquello, en aquellos
momentos, me tranquilizaba. Para salir de allí, asumí lo que ellos
quisieron, les dije que sí, que lo iba a asumir, y me llevaron al
calabozo. No tenía fuerzas ni para andar, estaba reventada y me
llevaron a rastras. Me dejaron bastante tiempo allí, envuelta en una
manta porque tenía frío y estaba mojada. Me quedé encima de la cama,
en una esquina, llorando.
De repente golpearon de nuevo la puerta y me puse en mi posición,
nerviosa. Pero ellos estaban tranquilos, me taparon los ojos y me
dijeron que me iban a llevar a la sala de interrogatorios, para que me
tranquilizase. Cuando llegamos a la sala aquella, me pusieron contra
la pared, en una esquina, con las manos sin esposar (estaba casi todo
el tiempo esposada). Entonces oí la voz del guardia civil del coche,
estaba tranquilo y me dio opción a sentarme, pero me negué porque no
quería que pensase que le daba algo de confianza, porque no quería que
pensasen que hacía "diferencias" entre ellos. Me decía que era muy
lista, un poco cabezota, pero que al final, aunque fuese entre golpes,
aprendería a tener buena actitud, que sus hombres le habían dicho que
tenía noticias buenas para él y que aquello significaba que iba a
asumirlo todo, que empezase a hablar. Me quedé callada, estaba
temblando. Entonces me dijo que me iba a decir qué era lo que tenía
que repetir arriba, y que si no aparecían en la declaración las cosas
tal y como me las había dicho, ya sabía lo que me esperaría a la
vuelta mientras me decía que lo aprendiese bien. Después, comenzaron a
leerme las preguntas que me iban a hacer en la declaración y lo que yo
tenía que contestar. Así estuvieron durante mucho tiempo hasta que
aprendí de memoria las respuestas.
Me dieron los pantalones y el jersey para que me los pusiera, y una
toalla para que me secara la cabeza. Me dijeron que en la declaración
también iban a estar ellos oyendo, y que si no les gustaban mis
respuestas, ya sabía la que me esperaba. También me dijeron que iba a
estar con el forense pero que no le podía decir nada de las torturas,
que si no, si que sufriría torturas y mucho más duras. De nuevo me
cubrieron los ojos y me llevaron "arriba", a una sala pequeña. Allí
había tres personas; una estaba delante del ordenador escribiendo,
otro me hacía las preguntas y detrás estaba la persona que cumplía el
papel del abogado de oficio. Nada más entrar, uno me leyó mis
derechos, me dijo que la persona que estaba sentada detrás de mí era
el abogado de oficio y que no podía ni mirarle ni hablar con él. Me di
la vuelta y vi que era una mujer sentada en una esquina de la sala. Vi
que detrás había un espejo y nada mas mirar, oí dos golpes desde la
parte de atrás del espejo. Tenía claro que mis torturadores se
encontraban detrás del espejo oyendo mi declaración. El que me leyó
los derechos tenía unos folios entre sus manos en los que aparecían
las preguntas y las respuestas. Estaba completamente aterrorizada,
tenía mucho miedo de que si no decía lo que me habían dicho me
volviesen a torturar. Ya sabía que aunque dijese lo que ellos me
habían ordenado decir, no me dejarían en paz, pero pudo el miedo, e
intenté contestar a las preguntas. Estaba muy nerviosa, y no quería
denunciar a mis amigos y conocidos, siendo además todo aquello
mentira. Me trababa al contestar en casi todas las preguntas, no podía
soportar el pensar que aquella gente sería torturada como lo estaba
siendo yo, y empezaba a llorar. En aquellos momentos de nuevo oía los
golpes del otro lado del espejo. Los dos hombres que estaban en la
sala hacían como que no oían los golpes, y me ofrecían agua y tabaco,
pero yo no los cogía. Cuando acabaron con las preguntas imprimieron la
declaración y me la dieron para que la leyese y firmase. En aquella
declaración aparecía todo, incluso cosas que se me habían olvidado
decir. Entonces me di cuenta que tenían la declaración preparada desde
antes, porque allí estaba lo que ellos querían que dijese, porque
aparecían cosas que no las había dicho en aquellos momentos. Firmé la
declaración.
Me dijeron que me levantase y me cubrieron de nuevo los ojos mientras
me decían que me llevaban donde el forense. De allí me llevaron a otra
habitación, donde nada más entrar me quitaron el antifaz. Esta
habitación era muy pequeña, en la pared había un botiquín de la cruz
roja y también había una mesa. Allí había un hombre, me enseñó el
carné un momento, y yo le notaba como con desconfianza. Lo primero que
me preguntó fue si había sufrido malos tratos, y yo entre sollozos le
contesté que no, me preguntó si estaba con el periodo, si me dolía el
cuerpo y yo le dije que me mirase los ojos, porque tenía hinchado y
rojo el ojo izquierdo. Me echó un vistazo y me dijo que aquello no era
nada, que seguramente se me habría infectado al hacerme la bañera y me
preguntó si quería un colirio. No me lo podía creer, me preguntó si
había sufrido malos tratos y luego él me dijo lo de la bañera... no
quise el colirio, quería seguir teniendo el ojo rojo cuando me
pusiesen a disposición judicial. Me tomó la tensión porque los
guardias civiles le habían dicho que tenía bajadas de azúcar. Me
preguntó qué día era, donde estábamos, le contesté que no lo sabía;
aparte de comentarme lo del agua, a la pregunta de si me habían dado
de comer y de beber también le respondí que no. Nada más acabar, un
guardia civil me cubrió de nuevo los ojos con el antifaz y mientras me
llevaba al calabozo me dijo que había hecho muy bien tanto la
declaración policial, como la visita del forense.
De nuevo me llevaron al calabozo. Me dijeron que aprovechase para
dormir algo, pero en pocos minutos volvieron a golpear la puerta. Me
puse en mi sitio y entraron dos agentes encapuchados. Me dijeron que
me acercase a donde había luz, que me iban a echar colirio al ojo,
mientras me enseñaban un frasco grande. Les dije que no quería que me
echasen nada al ojo, pero uno de ellos me contestó que le daba igual
lo que yo quisiera, que de todas formas me lo iban a echar, que
decidiese si sería por las buenas o por las malas. No sé qué era aquel
líquido, pero me echaron un chorro en cada ojo, y se fueron. Estuve
durante bastante tiempo en el calabozo, mientras ellos encendían y
apagaban la luz y golpeaban la puerta. No me podía tranquilizar y me
daban pequeños mareos. Pero no quería que entrasen de nuevo y
permanecí sentada en el suelo con la cabeza entre las piernas, hasta
que de nuevo vinieron en mi busca.
Y otra vez me sacaron del calabozo con los ojos tapados y me llevaron
a la sala de interrogatorios. Me pusieron en el sitio de siempre y uno
de ellos comenzó a hablarme. Me dijo que en la declaración policial me
había portado bien, pero que como en otra ocasión se me ocurriese
mirarle al abogado de oficio, sabría lo que me acarrearía el no
hacerles caso. Aunque al principio me hablaba con un tono tranquilo,
iba poniéndose más nervioso cada vez. Me dijo que me iban a enseñar
unas fotografías y que les tenía que dar los nombres y apellidos de la
gente que en ellas aparecían, así como las direcciones de sus puestos
de trabajo y de sus domicilios, y que como se iba a prolongar en el
tiempo, me obligaron a sentarme en una silla. Tenía los brazos atados
al respaldo de la silla, y los tobillos me los sujetaron a las patas
de la silla con una especie de esposas de cuerda. En aquella posición,
me sentía aún más débil porque no tenía ninguna oportunidad de
moverme, y aquello me asustó. Uno de ellos me quitó el antifaz, estaba
contra la pared, en aquel momento uno que estaba encapuchado me puso
delante un folio donde había una fotografía, no sé cuántas fotografías
me enseñaron… pero cuando les respondía algo que no les gustaba me
amenazaban con la bolsa y la bañera, y en ocasiones me golpeaban en
los oídos con las manos abiertas, dejándome medio mareada. Casi toda
la gente que aparecía en las fotografías les dije que era gente que
conocía del bar, pero que no sabía ni por donde andaban ni donde
vivían. De esta forma, enseñándome fotografías y más fotografías,
estuvieron hasta que se cansaron, y en aquel momento el que hacía el
papel de jefe empezó a gritarme "¡Puta zorra, si no has aprendido nada
estos días lo vas a aprender!" y cosas del estilo. Me dijo que en
aquel momento le daba igual pegarme dos tiros, y me puso de nuevo el
antifaz. Me preguntó si lo que les había dicho sobre la gente que
aparecía en las fotografías era verdad y si les había dicho todo lo
que sabía. Le respondí que sí, que no sabía nada más sobre ellos.
Estaba completamente aterrorizada, llorando… me gritó que no llorase
que él lo sabía todo y que aún no le había dicho ni la mitad, y que
sería mucho peor para mí si lo decía él en vez de ser yo quien lo
dijese. Que el juego se había acabado. Me levantó un poco el antifaz,
me enseño una pistola, era de metal. Yo intenté revolverme, estaba
aterrorizada pensando que me iban a pegar dos tiros… Entre risas me
preguntaron si la quería coger con las manos, a ver si tenía "cojones"
como mi hermano y mi compañero para dispararles; yo les decía que no,
entre sollozos, temblando y ellos entre risas me decían cosas del
estilo de "puta traidora". Entonces sentí el metal entre mis piernas y
un guardia civil me susurró que no me moviese, yo lloraba, y empecé a
gritar como una loca, mientras hacía fuerzas por juntar mis piernas,
pero no podía porque tenía atados los tobillos a las patas de la
silla… Me puso la pistola entre las piernas y con su mano me apartó el
tanga, yo le gritaba que me dejase en paz, pero él comenzó a golpearme
en los oídos con las manos abiertas a la vez que me gritaba que
estuviese quieta o que se le iba a escapar un tiro porque la pistola
estaba cargada. Oía las carcajadas de los demás diciendo cosas del
estilo de "zorra, guarra, puta, si te va a gustar…". Me introdujo el
cañón de la pistola en la vagina mientras me gritaba al oído una y
otra vez "Que te dice (por mi pareja) cuando te folla? Gora ETA?!!" no
podía parar de llorar y ya no tenía fuerzas para gritar. Empezó a
introducirme y a sacarme la pistola de forma más violenta, lo que me
provocaba dolor, mientras el que me estaba violando me susurraba "si
te gusta puta", "no vas a tener un hijo de puta porque te voy a pegar
dos tiros"; su olor se me metía hasta dentro, me daba asco, no sé si
alguna vez se me irá ese olor de la cabeza… Todos estaban riéndose,
uno me sujetaba por el cuello mientras el otro una y otra vez me metía
y me sacaba el cañón de la pistola en la vagina y me sobaba el pecho
de forma muy brusca, apretándome el pecho con las manos. Notaba dentro
de mí el frío del metal, ellos me repetían que la pistola estaba
cargada y que si disparaban sería mi culpa… No sé durante cuanto
tiempo se prolongó la violación, pero me quedé muda, estaba como
perdida; en aquella habitación estaban violando mi cuerpo pero por un
momento yo conseguí huir de allí, entre sollozos, pero conseguí huir
de allí; me acordaba de la gente de mi entorno, estaba con ellos y con
ellas, estaba protegida… De repente sacó muy bruscamente el cañón de
la pistola de dentro de mí, mientras les decía a los demás "mirar si
se ha corrido la puta esta", "habrá que repetir que a la guarra le ha
gustado…". Volví a la realidad, me encontraba completamente dolida… De
nuevo me enseñaron las fotografías, de una en una y me decían respecto
de cada persona lo que yo les había dicho (el pueblo del que eran…)
más lo que ellos les querían imputar; me decían que tenía que
aprenderlo todo de memoria para repetirlo todo, cuando me subiesen a
declarar… Lo repitieron en muchas ocasiones, yo tenía que repetirlo
todo una y otra vez, y si me confundía en algo, de nuevo empezaban a
golpearme en los oídos con las manos abiertas y a amenazarme
diciéndome que iban a violarme de nuevo.
Me llevaron otra vez al calabozo. Me echaron aquel "suero" en los ojos
y me dejaron allí un rato hasta que de nuevo golpearon la puerta; me
coloqué en mi lugar y me dieron los pantalones y el jersey para
llevarme a realizar la declaración policial.
Estaba en la misma habitación que antes, con los mismos agentes, pero
en esta ocasión el "abogado" era un hombre (no le vi pero oí su voz).
En esta ocasión me enseñaban fotografías, en cada folio había seis o
siete fotos, y tenía que firmar sobre las fotografías que conocía, y
decir de qué les conocía. Estaba muy nerviosa no recordaba la mayoría
de los datos, cada vez que me trababa oía los golpes desde el otro
lado del espejo, como en la declaración anterior, para presionarme.
Así estuve hasta que repasamos todas las fotografías; cuando acabamos,
me dijeron que me iban a hacer la prueba del ADN, a ver si les daba
permiso. Como estaba aterrorizada y no tenía ya fuerzas para negarme,
dije que sí. Me hicieron eso que se llama frotis, metiéndome en la
boca un par de bastoncillos de esos para limpiarse los oídos. Para
sacarme de allí me taparon de nuevo los ojos, y me llevaron al
forense, que me hizo las mismas preguntas que me había anteriormente,
si estaba con el periodo, si había sufrido malos tratos, etc.… Pero
como anteriormente, no escribió nada en su cuaderno.
De nuevo me sacaron de allí, con los ojos tapados, y me llevaron al
calabozo. Allí permanecí durante unas horas, diría que "tranquila",
aunque golpeaban la puerta y abrían la ventanilla que esta tenía, pero
no entraban en mi busca. No podía conciliar el sueño porque estaba
aterrorizada y nerviosa, sin poder quitarme de la cabeza lo que me
habían hecho antes… habían llegado incluso a violarme, no podía pasar
nada peor, me sentía sucia, me daba asco el mero hecho de pensarlo, no
sabía la razón por la cual me habían violado y no podía dejar de
llorar. Cuando entraron a buscarme me dio un pequeño mareo,
seguramente a causa del miedo que tenía, y antes de que me llevasen de
nuevo a la sala de interrogatorios les pedí que me dejasen ir al baño.
La voz de una mujer me dijo que me diese prisa, nada más entrar en el
baño me quité el tanga para comprobar si me habían causado un desgarro
o algo del estilo, porque me dolía mucho, pero estaba "bien"… En la
placa de metal que tenía la calefacción de agua, me miré el ojo, pero
ya no lo tenía rojo, no tenía más que lágrimas que me caían, pero lo
tenía mejor que antes…
Me dijeron que me llevaban a la sala de interrogatorios, me pusieron
en el mismo sitio de siempre. El mismo agente me decía que llevaba ya
dos días allí y que como tenía que saber, mis compañeros ya habían
tenido tiempo para huir, que ya sabía lo que eran capaces de hacer,
que empezase ya a hablar… Les repetía, entre sollozos, que no sabía
nada, y él empezaba a gritarme; me hablaban de cualquier cosa, de mi
compañero, de la familia, del trabajo, de los estudios… Hasta que se
cansaban y me amenazaban con que me iban a volver a violar, también
que me iban a pisar la cabeza…
De aquí en adelante de alguna manera todo fue algo más tranquilo; me
pusieron la bolsa por la cabeza en dos ocasiones, como si de un juego
se tratase, cuando no me lo esperaba y aquello me asustaba más aún… Me
llevaron una vez más a la habitación donde tenían la bañera,
introduciéndome la cabeza una vez más. Lo que más padecí fueron
amenazas, con la violación, con la bolsa, la bañera etc. diciéndome
tanto que me lo harían a mí, como que a mis familiares les harían lo
mismo. Estaban muy pesados con mi compañero, y mientras tanto me
hacían muchas preguntas. Me dijeron que tenía que hacer una nueva
declaración y que en ella me harían preguntas solamente sobre mi
compañero. Las que hicieron en un corto espacio de tiempo.
Me llevaron al calabozo de nuevo con los ojos tapados. Al entrar en él
comencé a llorar… De repente oía la voz del guardia civil de siempre,
diciéndome que me colocase contra la pared. Estaba temblando,
aterrorizada, no me podía quitar de la cabeza lo que aquel tipo me
había hecho al entrar en el calabozo… Pensaba que me iba a hacer lo
mismo. Cuando hice lo que me ordenó, entró en el calabozo, y abriendo
la puerta comenzó a hablarme… que aprovechase para dormir, que pensase
bien lo que iba a decir delante del juez y que fuese lista, porque
tenía que saber que si no decía todo lo que había declarado allí, iba
a volver a estar con él y que entonces no saldría viva de allí. Que no
le podía decir a nadie lo que allí había ocurrido, por un lado porque
ellos lo sabrían, y por otro, porque si no le daría asco a la gente de
fuera, sobre todo a mi compañero, porque, según él, ya no tendría
ganas de estar más conmigo. Después de decirme aquello, cerró la
puerta y se fue.
Al poco rato la mujer guardia civil me ordenó que me pusiese contra la
pared, porque me iba a dejar un bocadillo y un botellín de agua sobre
la cama. Hice lo que me ordenó y cuando cerró la puerta, vi el
bocadillo sobre la cama; no probé ni la comida ni el agua porque tenía
miedo de que le hubiesen puesto algo (alguna droga) y de nuevo entró a
recogerlo.
En aquellos momentos, intentaba tranquilizarme pensando en los de
casa, me repetía a mi misma, que estaban a mi lado, puesto que sentía
una soledad muy profunda… no sabía cuantos días llevaba allí en manos
de mis torturadores y tenía miedo de que fuese mentira que me
llevarían pronto ante el juez… De repente golpearon la puerta
violentamente y me puse contra la pared, aterrorizada, porque los
golpes habían sido muy violentos. Cuando oí que se abría la puerta dos
hombres se me tiraron encima mientras que, entre risas, me decían que
en esta ocasión la violación iba a ser de verdad… Al principio utilicé
todas mis fuerzas para liberarme de ellos, pero era imposible y uno de
ellos me daba sopapos en la cara para que parase. La puerta estaba
abierta y en la puerta había otro mirando hacia afuera. Los que
estaban dentro, uno de ellos me obligaba a permanecer sobre la cama
mientras me agarraba de los brazos y se bajaba los pantalones; yo
estaba llorando, desesperada, pero me quedé completamente quieta,
porque ya no tenía fuerzas para hacerles frente, "Que te creías, ¿que
ibas a librarte?" me decía el que tenía los pantalones bajados, cuando
se me echó encima ni me moví, le miraba a los ojos con odio, y
mientras tanto, no podía dejar de llorar. Restregaba su cuerpo contra
el mío y me decía guarradas, pero de repente empezaron todos a reír, y
se fueron dejándome en una esquina de la cama, echa un nudo, mientras
me decían que les daba asco. Para entonces estaba ya desfasada, no
podía aguantar más, quería estar con mi familia, salir de allí, que
acabase aquella pesadilla…
Cuando vinieron de nuevo a buscarme, había pasado mucho tiempo, vino
la mujer y me llevaron al baño, con los ojos tapados, me obligaron a
ducharme y me dieron ropa limpia para que me la pusiera. Cuando acabé
me pusieron de nuevo el antifaz y me sacaron del baño y permanecimos
allí durante unos minutos, quietas, hasta que vino el coche de la
Guardia Civil. Me dijeron que ante el juez tenía que ratificar las
declaraciones allí realizadas, que si no ya sabía lo que me esperaba,
y que no le dijese nada sobre las torturas si no quería volver allí…
Cuando me dijo esto se fue. Después me metieron en un furgón
quitándome el antifaz, me llevaban a la Audiencia Nacional, empecé a
llorar, por fin estaba fuera de aquel infierno.
Mira també:
http://www.espacioalternativo.org/forum/viewtopic.php?t=635

This work is in the public domain

Comentaris

Re: El testimonio de la terrible tortura de Amaia
15 gen 2005
porque sepultan en cal viva?

que efecto tiene el sepultar en cal viva?
Re: El testimonio de la terrible tortura de Amaia
15 gen 2005
otro cuento de la eta.

que no cuela, que no.
Re: El testimonio de la terrible tortura de Amaia
16 gen 2005
Que nerviosos es posen tots els fetxilles quan es troben la seva merda davant dels ulls. Uns grans constitucionalistes i uns de mòcrates de tota la vida...
Els que no apareixen són els altres súper demòcrates (antiterrorista, ADECAF, Luisito figo,...) grans denunciadors de qualsevol injustícia i atacs als drets humans. Perquè serà?
Re: El testimonio de la terrible tortura de Amaia
16 gen 2005
Esperem que el Zapatero sigui prou valent per enfrontar-se al PP i respectar el que s'ha votat al parlament basc, que col.labori amb els bascos per acabar amb les tortures i amb tota la violencia en general.
Re: El testimonio de la terrible tortura de Amaia
24 gen 2005
Una pregunta només. És que els espanyols no voleu creure que al vostre país es tortura sistemàticament, o és que hi esteu a favor?
Sindicat