Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: globalització neoliberal
Las sociedades de la información, en riesgo de ser un "espejismo" neoliberal
10 gen 2005
Los gobiernos dan prioridad a la tecnología sin tener un proyecto integral.

En vez de generar igualdad, podría beneficiar sólo a trasnacionales: especialistas de la UNAM.
Lunes 10 de enero de 2005


LAURA POY SOLANO

Diseñada para crear la sociedad del futuro, altamente tecnificada y con acceso ilimitado a las nuevas tecnologías, la Sociedad de la Información y el Conocimiento (SIC) corre el riesgo de convertirse en un "espejismo" neoliberal impulsado por las grandes trasnacionales de las telecomunicaciones, y con ello perder la oportunidad de construir una nueva estructura social más equitativa y menos polarizada.

Organismos internacionales impulsaron este modelo desde los años 60 como un mecanismos económico y social en el cual el saber científico puede alcanzar mayor grado de productividad y de generación de riqueza. Desde la perspectiva neoliberal, la SIC se ha convertido en una aspiración social en la que existe la sociedad perfecta, gobernada por la ciencia y donde las nuevas tecnologías proporcionan importantes beneficios a los ciudadanos.

Sin embargo, en realidad, muchos países tienen acceso limitado a estas tecnologías -en México el promedio nacional de población con acceso a una computadora no supera 6 por ciento-, falta de capacitación para uso adecuado, mayor dependencia a productos informáticos importados, como el software, y rápido deterioro de la infraestructura instalada.

Delia Crovi Druetta, catedrática e investigadora de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPS) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), aseguró que la construcción de la SIC requiere no sólo de la participación del Estado, sino de una sociedad "crítica" que evalúe los efectos "nocivos y positivos que puede generar una sociedad más automatizada, donde la mayoría no cuenta con capacitación ni con acceso a nuevas tecnologías".

Si bien reconoció que el proceso de tecnificación de la sociedad es "irreversible", no es unívoco; es decir, que ésta puede y debe intervenir en la orientación que se pretende dar a la SIC, pues de ello dependerá que no se convierta sólo en un modelo económico neoliberal que beneficie a grandes trasnacionales, sino aporte condiciones para una nueva estructura social más justa y equitativa.

Coordinadora del libro Sociedad de la información y el conocimiento. Entre lo falaz y lo posible, presentado el pasado 8 de diciembre, y del proyecto México ante la sociedad de la información y el conocimiento, impulsado por la UNAM, aseguró que sin un proceso de "apropiación" de las nuevas tecnologías y el uso racional de las mismas, "sólo impulsaremos la utilización instrumental de las tecnologías de la información, lo que generará graves costos sociales y económicos".

Al respecto, Alma Rosa Alva de la Selva, comunicóloga e investigadora de la FCPS, aseguró que existe el riesgo de que la sociedad del conocimiento sea reducida a un proyecto económico con una dimensión ideológica "cuando lo que está de por medio es la construcción de una sociedad mundial más justa e incluyente".

El discurso internacional difundido por los organismos internacionales "trastocó" el concepto de sociedad de la información y el conocimiento, al relacionar ambos conceptos con una teoría de la modernización y una idea de la comunicación como acción emancipadora, con la finalidad de "vender" la falsa promesa de que las nuevas tecnologías construirán la sociedad del futuro.

Los estados nacionales, aseguró, están obligados a "no dejarse avasallar por un discurso internacional y trasnacional que prioriza sus intereses económicos al difundir que las nuevas tecnologías son las únicas herramientas para construir la sociedad que queremos, cuando ello depende no sólo de su acceso y aplicación, sino de las prioridades que en materia de educación, empleo, salud y derechos humanos desarrolle cada país".

En la actualidad las trasnacionales presionan a los estados para que realicen la inversión necesaria para adquirir nueva infraestructura, sin que antes se diseñe un proyecto educativo nacional que incluya un proceso de "apropiación cultural" de las nuevas tecnologías, por lo que se ha preferido dotar de herramientas tecnológicas a las escuelas, pero con alumnos y maestros que no están capacitados para el uso racional de las mismas.

En México, reiteró la especialista, falta un programa nacional que inserte a la educación en el proceso de la SIC desde los primeros años de formación y permita superar la "falsa idea de que la sociedad del conocimiento puede generarse de forma automática, sólo con tener acceso a las nuevas tecnologías y sin que la sociedad participe activamente".

Agregó que la SIC nace en un contexto ideológico, político y económico neoliberal que también busca establecer sus propios mecanismos de control, pues a pesar de que promete una sociedad más justa y equitativa, "en la realidad sólo hemos visto un retroceso de la sociedad hacia condiciones de mayor violencia, injusticia e inequidad".

El proyecto de la SIC, afirmó, puede generar una nueva sociedad en la que el saber común tenga un papel fundamental en el desarrollo de una nueva estructura social, "aunque hoy enfrentamos el riesgo de que este proyecto se oriente a un determinado modelo económico que responde a una sociedad tecnificada, y con ello dejar pasar la oportunidad de impulsar una sociedad mundial más equitativa".

Concretar los valores de solidaridad, paz y justicia que exige la SIC requiere tanto de una sociedad capacitada, informada, crítica y participativa, como de un Estado que privilegie una visión nacional, en la que sólo se retomen aquellos aspectos de la SIC que aporten nuevos elementos para el desarrollo de esa sociedad.

Al respecto, Crovi Druetta alertó sobre los riesgos que implica ver en la SIC una "salida mágica" al desequilibrio social y económico que aqueja a nuestras sociedades y no establecer con claridad a qué conocimiento e información nos referimos cuando hablamos de ella, pues a pesar de que ambos conceptos comparten su interés social, "no será el conocimiento científico especializado el que se pondrá al alcance de todos, sino aquel conocimiento intuitivo que utilizamos en nuestra vida cotidiana".

Una sociedad donde la tecnología impacta las distintas actividades económicas y sociales, que se enmarca dentro de un modelo neoliberal e individualista en la que se presenta un proyecto de largo alcance que involucra toda una forma de organización social, "debe ser revisada con una visión crítica y reorientada hacia los objetivos de solidaridad, paz y equidad que las sociedades del futuro desean construir".
Mira també:
http://www.jornada.unam.mx/2005/ene05/050110/012n1pol.php

Copyright by the author. All rights reserved.

Comentaris

Re: Las sociedades de la información, en riesgo de ser un "espejismo" neoliberal
10 gen 2005
Muy hábil: como no podemos acceder a esas tecnologías, decidimos que el modelo que se nos plantea con ellas es falso. Me recuerda a lo de la zorra y las uvas. Va a resultar que están verdes.

En vez de exigir que se cierre la brecha digital, nada, hombre, pasamos de ella. Y así, las sociedades del mundo noroccidental serán aún más fuertes, más potentes y podrán pisotear con mayor comodidad a los países en desarrollo.

Esta Delia Crovi podrá decidir que esto es un timo y que hay que plantearse la sociedad de otra manera. Maravilloso. Así, nuestras oligarquías vigilarán su México con centenares de satélites, llenarán sus campos de productos transgénicos, explotarán a sus ciudadanos más paupérrimos hasta que vengan los chinos, lo hagan más barato y se vaya toda la industria textil occidental desde México y Marruecos a Pekín (es noticia de estos días). El sueño dorado de Naomí Klein: se acabaron las maquiladoras. En su lugar no habrá nada: solares vacíos, descampados y mierda. ¡Ah! Y hambre, mucha hambre, quizá más de la que no han sufrido nunca.

Nada de sociedad del conocimiento en México: todos a sembrar pepinos en el desierto de Sonora.

Desde luego, no sé quién es más nocivo para más de cinco mil millones de habitantes del mundo en (presunto) desarrollo, si los capitalistas de aquí o algunos gilipollas de allí.
Sindicat