Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: antifeixisme : amèrica llatina
hace 24 años, de la periodista Irma Flaquer Azurdia y del asesinato de su hijo Fernando
18 des 2004
Involucran al prófugo con la desaparición de una periodista
Sábado 18 de diciembre de 2004

También fue asesinado el hijo de la comunicadora

Involucran al prófugo con la desaparición de una periodista
JOSE GALAN

El ex ministro guatemalteco del Interior (Gobernación), Donaldo Alvarez Ruiz, prófugo de la justicia mexicana que lo busca a petición de las autoridades judiciales españolas, está considerado pieza clave en la desaparición, hace 24 años, de la periodista Irma Flaquer Azurdia y del asesinato de su hijo Fernando, delitos que hasta ahora permanecen sin aclarar.

En aquel entonces, el temido ministro del régimen del genocida Romeo Lucas García había solicitado personalmente a la periodista abandonar el país porque sabía que en el gobierno existía la intención de asesinarla. Flaquer Azurdia atestiguó el 31 de enero de 1980 la toma de la embajada de España en Guatemala por presuntos "campesinos militantes", así como el posterior incendio de la sede diplomática en el que fallecieron decenas de civiles.

Posteriormente, las autoridades españolas responsabilizaron al ejército guatemalteco, y rompieron relaciones con el gobierno de Romeo Lucas. Flaquer Azurdia, de padre catalán y madre guatemalteca, grabó el audio completo del incidente, incluyendo la intervención comprobada de los soldados, y lo vendió a una radiodifusora europea. Fue así como se dio a conocer el hecho en el viejo mundo, lo que marcaría el destino de la periodista.

La postura crítica sobre la corrupción, los abusos del poder y la constante violación de los derechos humanos en Guatemala ya habían provocado amenazas y agresiones contra Flaquer Azurdia, autora de la columna "Lo que Otros Callan", en el diario La Hora, al que ingresó en 1958 luego de que fuera golpeada por tres mujeres en venganza por su trabajo como periodista independiente y comentarista de radio. En su columna exponía la corrupción política, la opresión de los indígenas y la situación de los pobres en general.

Nacida en 1938, su padre, Fernando Flaquer, era un productor catalán de operetas y zarzuelas, y su madre, Olga Azurdia, prometedora cantante de ópera. Pasó gran parte de su infancia en el extranjero, de viaje con sus padres, quienes tenían funciones en Centro y Sudamérica. Incluso vivió varios años en México. Convertida en una señorita, regresó a Guatemala. Mundana y bella, contrajo nupcias con un prometedor arquitecto, Fernando Valle. Tuvieron dos hijos, Fernando y Sergio, pero poco después se divorciaron.

Y comenzó su carrera en el periodismo. En 1970 sufrió el primer atentado, cuando desconocidos arrojaron una granada de mano por la ventana de su automóvil. Estuvo a punto de perder la vida. Por razones de seguridad, su hijo menor, Sergio Valle Flaquer, nacido en 1957, fue enviado a vivir en un kibutz en Israel.

La periodista se exilió en El Salvador, pero regresó al mes para reanudar su labor periodística. Empezó a estudiar leyes en la Universidad Jesuita Rafael Landívar. Cambió la abogacía por la sicología. Abrió una clínica particular, pero al año la cerró cuando vio que sólo le servía "a los ricos y su neurosis". Luego del atentado con la granada, trabajó con Carlos Girón Lemus en el diario La Nación, en el que llegó a desempeñarse como asistente editorial.

Tenía amigos en todos los segmentos políticos, y eran más que simples contactos periodísticos. Mantenía estrecha amistad con el arzobispo Mario Casariego, cura conservador muy conocido por una fotografía en la que aparecía bendiciendo automóviles de la policía donados a Guatemala por Estados Unidos. Y también tenía amistad precisamente con Donaldo Alvarez Ruiz, compañero de escuela de su ex esposo y amigo cercano de su hermana.

En diciembre de 1979 fundó la primera Comisión de Derechos Humanos de Guatemala, junto a conocidos y amigos. Pero en julio de 1980 la comisión se rindió, y todos sus integrantes, excepto Irma Flaquer, se exiliaron debido a que habían recibido amenazas de muerte por teléfono y correo.

El 31 de enero de 1980, la embajada de España en Guatemala fue asaltada y murieron allí 36 personas. Para las autoridades españolas que exigen la extradición de Alvarez Ruiz, fue este ministro quien ordenó prenderle fuego para acabar con los campesinos que la habían tomado. Entre los muertos estaba el padre de Rigoberta Menchú, Vicente. Y allí estaba Irma Flaquer, quien grabadora en mano recogió la historia, que posteriormente vendería a una radiodifusora europea. Se agudizaron las amenazas de muerte.

Y una semana antes de ser secuestrada, Alvarez Ruiz telefoneó a Fernando Valle para decirle que aconsejara a Irma salir del país inmediatamente, y que para ello le tenía pasaporte, boleto y recursos económicos. Fernando Valle relató que el ministro Alvarez confesó que "los asesinos eran fuerzas superiores a él".

El 16 de octubre de 1980, un día antes de salir exiliada a Nicaragua, viajaba en el auto con su hijo Fernando, e hicieron una parada de camino a su departamento. A una cuadra de la casa, fueron interceptados por dos vehículos. A su hijo le dispararon en la cabeza una bala expansiva. Murió varias horas después, en el hospital. A ella la sacaron del auto tirándole de los cabellos, la amordazaron y la subieron a uno de los dos vehículos. Nunca ha sido encontrada. Y el cabo suelto es, precisamente, el ahora prófugo Alvarez Ruiz.
Mira també:
http://www.jornada.unam.mx/2004/dic04/041218/010n2pol.php

Copyright by the author. All rights reserved.
Sindicat Terrassa