Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: amèrica llatina
Guerra de carteles en La Habana
18 des 2004
Personal de la Sección de Intereses de Washington en La Habana se encontró la mañana de este viernes con enormes reproducciones de imágenes de iraquíes torturados en la cárcel de Abu Ghraib, la leyenda "Fascistas made in USA" y la esvástica nazi. La acción constituye la respuesta de las autoridades cubanas a la decisión de la misión estadunidense de adornar su edificio con mensajes alusivos a los 75 disidentes presos en la isla FOTO AFP
saprimera.jpg
Sábado 18 de diciembre de 2004

Responde la isla a provocación con carteles sobre prisioneros iraquíes vejados.

Alienta Fidel Castro a agricultores de EU a mantener ventas a Cuba.

En reunión con empresarios del campo los felicita por la firmeza con que actúan ante Washington.

GERARDO ARREOLA CORRESPONSAL

La Habana, 17 de diciembre. El presidente Fidel Castro alentó a decenas de empresarios agrícolas de Estados Unidos a mantener la línea de ventas a Cuba y los felicitó por la presión que realizan ante su gobierno para impedir que haya nuevas restricciones. "Los felicito por la firmeza con que ustedes han estado luchando para enfrentar ese problema", dijo, citado por la prensa local.

El mandatario apareció sorpresivamente el jueves en una reunión, a la que fueron citados los hombres de negocios que asistieron aquí a una ronda de conversaciones de tres días, que concluyó hoy.


Castro habló unas cuatro horas sobre algunos de sus temas favoritos, la economía internacional y la agricultura, dijeron a La Jornada algunos asistentes.

La venta de alimentos estadunidenses a Cuba se realiza desde 2001 bajo una excepción legal al cerco económico que aplica Washington a la isla desde hace cuatro décadas, con pago de contado.

La factura de 175 millones de dólares en 2002, primer año completo de esas operaciones, brincó a 343 millones en 2003 y cerrará en 470 millones este año, según la im-portadora cubana Alimport, y colocó a Estados Unidos como el séptimo socio comercial de Cuba y a la isla como el comprador número 22 de alimentos del vecino país.

Pero ese flujo está amenazado por la decisión de la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC), del Departamento del Tesoro, de revisar el concepto de "pago por adelantado" y que hasta ahora se entiende como liberación de fondos cuando se confirma que el buque zarpó con la mercancía.

Según asistentes a la ronda, la OFAC considera interpretar el concepto como el pago antes de que zarpe la nave, caso fuera de cualquier práctica comercial.

La revisión de política se unió en las últimas semanas a una orden de la OFAC para congelar en bancos los pagos que ya había realizado Cuba, lo que se destrabó tras una masiva reclamación de los agricultores.

"Hubo muchísima protesta", dijo a La Jornada el presidente de la poderosa Asociación de Productores de Arroz de Estados Unidos, Dwight A. Roberts. "Vamos a seguir luchando para poder mantener una relación comercial normal" con Cuba.

Roberts explicó que sus agremiados requieren mercados y Cuba es destino prioritario, por la cercanía y su alto consumo del grano.

Los arroceros estadunidenses vendieron este año 160 mil toneladas a la isla, que importa 600 mil toneladas anuales. "Hay mucho espacio todavía, podemos crecer más", subrayó Roberts.

El líder empresarial dijo que más allá del conflicto con la OFAC, "es necesario normalizar el comercio con Cuba, dejarnos en libertad de viajar acá y olvidar el pasado".

Guerra en dos frentes

El conflicto entre Cuba y Estados Unidos tenía hoy otros dos flancos. En uno, el ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, Raúl Castro, cumplió en la capital y en las vecinas provincias de La Habana y Matanzas un recorrido de supervisión del ejercicio estratégico Bastión 2004, que simula la reacción local ante un hipotético ataque estadunidense.

La movilización, que se inició el lunes, culminará el fin de semana con dos días dedicados a la de-fensa nacional, en la que intervendrán unos 4 millones de personas.

En otro frente, los diplomáticos de la Sección de Intereses de Estados Unidos se enfrentaron hoy al llegar a sus oficinas con enormes carteles con las más conocidas fotos de iraquíes torturados por soldados estadunidenses dentro y fuera de la cárcel de Abu Ghraib.

En un mural levantado en el Malecón se lee "fascistas made in USA" al lado de una suástica, bordeando las fotos. En otro, frente a la entrada principal de la misión, hay más fotos y la insignia nazi.

Una tercera imagen, en la calle donde se hacen trámites consulares, muestra a un soldado encañonando a un niño iraquí.

Son las "consecuencias" anunciadas por la cancillería cubana por el "75" añadido a los adornos navideños del edificio, que alude a opositores condenados el año pasado.

La Habana no ha comentado el caso. Un funcionario de la Sección de Intereses dijo que las "pancartas chillonas" son respuesta "fanática", y que mientras Estados Unidos admitió las denuncias sobre Abu Ghraib y fincó cargos, Cuba "no permite ni una sola expresión de disentimiento".

Los carteles cubanos tienen iluminación nocturna y hoy ya eran frecuentados por turistas que tomaban fotos del recuerdo.
Mira també:
http://www.jornada.unam.mx/2004/dic04/041218/028n1mun.php

Copyright by the author. All rights reserved.

Comentaris

Re: Guerra de carteles en La Habana
19 des 2004
Adelante,patriotas cubanos; el mundo entero los contempla con admiración por vuestra dignidad revolucionaria y por vuestra consecuente lucha por la verdad y la libertad. ! Patria o Muerte!
!VENCEREMOS!
"Guerra de anuncios" Cuba-EU
19 des 2004
71204_02.jpg
Por Redacción
Notimex
La Habana, Cuba
Viernes 17 de Diciembre de 2004


Cuba y Estados Unidos se enfrascaron hoy en una "guerra" de luces y carteles en torno a la situación de decenas de disidentes encarcelados desde abril de 2003 acusados de conspirar para socavar al gobierno de Fidel Castro.

Vallas en colores con fotografías de prisioneros iraquíes maltratados en la cárcel de Abu Ghraib, acompañadas de una esvástica hilteriana y la palabra "fascistas", amanecieron este viernes en torno a la Oficina de Intereses de Washington en esta capital.

El hecho es una aparente replica al anuncio del jefe de la legación estadunidense James Cason de que no retirará unos adornos navideños luminosos en el que aparece el número 75 por igual cantidad de opositores condenados a largas penas de prisión en abril de 2003.

Cason negó que el número con luz de neón junto con las luces tradicionales y un enorme Santa Claus sea una provocación y dijo que ilustra "nuestro apoyo incondicional a la lucha de la valiente sociedad civil cubana y a la oposición pacífica y democrática".

En las vallas, aparecidas en forma sorpresiva, se ve a soldados estadunidenses apuntando a prisioneros iraquíes con el torso desnudo y encapuchados, así como la frase "made in USA", imágenes que reproduce desde hace meses en sus noticiarios la televisión estatal.

Al avanzar la mañana de este viernes, los carteles llamaron a atención de turistas extranjeros provistos de cámaras fotográficas que circulan por el Malecón, avenida costera donde está enclavada la Oficina de Intereses de Estados Unidos.

En Washington, el portavoz del Departamento de Estado, Richard Boucher, dijo que La Habana había amenazado con represalias por el adorno de neón, ridiculizado en una breve declaración por el presidente del Parlamento de Cuba, Ricardo Alarcón.

"La Sección de Intereses ha instalado decoraciones como esa, luces de árboles de navidad durante años. No planeamos sacar nuestras decoraciones festivas hasta que las fiestas culminen", apuntó Boucher.

"El régimen de (Fidel) Castro está amenazando a esta misión diplomática con represalias", había sostenido Cason el martes pasado en conferencia de prensa.

El diplomático ha sido acusado en varias ocasiones por el gobierno cubano y los medios oficiales de comunicación de mantener una actitud provocadora y de que su misión organiza y financia a los grupos disidentes en la isla para socavar la Revolución.

El hecho coincide con la realización esta semana del Ejercicio Estratégico Bastión 2004, mediante el cual las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) cubanas comprueban su capacidad de respuesta ante una eventual invasión militar de Estados Unidos.

La maniobra, que la víspera simuló la reacción de la artillería antiaérea ante una escalada de desgaste de aviones de combate norteamericanos, culminará con dos jornadas denominadas Días Nacionales de la Defensa este sábado y domingo.

Coincide además con una "invasión" de otro tipo, la de más de 340 empresarios estadunidenses que están cerrando en esta capital contratos millonarios para la venta de productos agroalimentarios en el marco de una nueva ronda de negociaciones comerciales con la isla.

Castro, más recuperado de una operación en la rodilla, expresó su admiración y agradecimiento por la voluntad de los agricultores estadunidenses de comerciar con el país, al reunirse la noche del jueves con los empresarios en el capitalino Palacio de Convenciones.

La importadora cubana Alimport suscribió contratos con firmas estadunidenses de Georgia, Texas, Florida y Minnesota, como Craider, Dolfing Shipping, Louis Dreyfus y John P. Wright, que incluyen la adquisición de pollos congelados, huevos, trigo y ganado en pie.

Las negociaciones iniciaron el miércoles pasado en el Palacio de Convenciones, con la asistencia de 343 ejecutivos de 165 compañías de 30 entidades estadunidenses, cartas de intenciones y la suscripción de contratos comerciales por un valor de 41 millones de dólares.

El presidente de Alimport, Pedro Alvarez, anunció que espera al término de este foro -que coincide con el tercer aniversario de la llegada de los primeros buques estadunidenses- haber concretado unos 100 millones de dólares a ejecutarse en 2005.

Al concluir la nueva ronda de negociaciones de este inédito intercambio comercial, la compra al contado de productos por parte de Cuba ascenderá a unos mil 58 millones de dólares desde diciembre de 2001, mientras el conflicto político sigue su ruta ascendente
.
Re: Guerra de carteles en La Habana
27 des 2004
No hay ninguna guerra de carteles, lo que hay es una respuesta a la prepotencia del imperio.
Sindicat