Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Agost»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
      01 02 03 04
05 06 07 08 09 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: guerra
La herencia de Arafat para Europa. por Bat Ye'or
17 des 2004
El Palestinismo como una ideología que reúne a Europa y a los países árabes sobre las cenizas de Israel fue concebido y planeado en Europa con la bendición no oficial deGaullista, y Arafat era su encarnación.
E002Hamas_ActRel_12-01.jpeg
El 29 de octubre del 2004, justo antes de las elecciones presidenciales norteamericanas, Osama bin Laden entregó un discurso grabado que confirma la estrategia jihadista. Su declaración, que âcualquier estado de Estados Unidos que no juegue con nuestra seguridad garantiza automáticamente su propia seguridadâ?, personifica la amenaza terrorista palestina a la Europa de los años 70. Es precisamente esta amenaza la que ha levantado la solidaridad Euro - árabe y palestina, alimentada con la frenética devoción Europea a Arafat y la insistencia neurótica de Europa de que el conflicto árabe israelí es el peligro primordial para su propia seguridad y la de la paz mundial. Este miedo motiva el rechazo numantino de los países europeos a reconocer el terrorismo palestino y a luchar contra él. En su lugar, los europeos, según la tradición de la dhimminitud, compran su seguridad ideando una alianza con la Liga Ã?rabe y la OLP contra Israel.

Con la reelección de George Bush, Tony Blair está bajo presión aún mayor desde su propio partido laborista y desde una traumatizada Europa impaciente por obtener a Israel como quid pro quo por la guerra de Irak, al tiempo que promete un engañoso acercamiento euro - americano. Nos guste o no, los americanos tienen que afrontar una nueva realidad: la evolución de Europa de una civilización libre y secular judeocristiana, a un continente imbuido en un nuevo culto político y religioso: el Palestinismo. Este culto es vital para la seguridad de Europa; impregna la cultura, el estamento académico, las universidades, las iglesias, los sindicatos, los medios, hasta la industria de la moda y todos los aspectos de la vida política. Durante más de treinta años lleva siendo inyectado en cada sector de la sociedad europea mediante la política unificadora y el poder supranacional de la Comisión Europea. La Comisión Europea es el organismo ejecutivo que aconseja, dirige, influencia y monitoriza la misma agenda única, la misma ideología, la misma corrección política sobre todas y cada una de las poblaciones europeas. Lucha por controlar la política exterior de Europa, y modela a Europa como rival de Norteamérica. Este frenesí anti - americano por el poder sólo puede implementarse mediante la construcción de una âcivilización islamo - cristianaâ? idealizada, el amanecer de una paz universal mesiánica cuya bendición sobre el mundo entero es impedida por el sionismo y por Israel a. La asistencia islámica es esencial en la construcción de la superpotencia europea antiamericana, inicialmente a través del Palestinismo, la ideología que fomenta el exterminio de Israel.

El Palestinismo condensa los valores jihadistas. Promueve la destrucción de Israel, la negación de la historia bíblica hebrea y en consecuencia, la del cristianismo. Predica el reemplazo de la arqueología bíblica por su teología, la islamización y la arabización de Tierra Santa. Arafat, su líder, fue el bin Laden de una Europa seducida, que aplaudió su política de terrorismo espectacular. Fue Arafat el que inició en 1968 la piratería aérea contra judíos, el rescate a cambio de rehenes, el terrorismo suicida, los asesinatos aleatorios de civiles y la destrucción de áreas urbanas como la del Líbano. En pocas palabras, la actual campaña global de terror fue introducida por primera vez con éxito por Arafat contra judíos e israelíes, así como contra los cristianos libaneses.

Más que Hitler antes de él, Arafat se convirtió en el héroe más popular de Europa, cuna del Palestinismo, cocinado por la segunda Conferencia Internacional en Apoyo a los Pueblos �rabes (El Cairo, 25 - 26 de enero de 1969), como una guerra estratégica internacional contra Israel, y conducida hasta hoy. El Comité Patrocinador de la Conferencia, de 54 miembros, comprendió 46 intelectuales y políticos europeos influyentes. El Palestinismo como una ideología que reúne a Europa y a los países árabes sobre las cenizas de Israel fue concebido y planeado en Europa con la bendición no oficial deGaullista, y Arafat era su encarnación.

La historia de amor de Francia con Arafat se convirtió en política exterior europea tras el embargo de crudo árabe de 1973, aunque algunos líderes europeos ya habían sido convencidos de la "justa causa" de Arafat mediante los crímenes terroristas y la piratería aérea previa de la OLP (diciembre de 1971, Londres; en Colonia, 1972; Hamburgo, Munich, Francfort, Bruselas, Lod, y en febrero de 1973, Khartoum). Tales logros terroristas llevaron a la apertura de las capitales europeas a las oficinas de la OLP, siguiendo el ejemplo francés de 1975. La firme alianza Europa - Arafat fue sellada en la Declaración de Venecia (1980), cuando se reconoce a Arafat como líder de la OLP, representante único del pueblo palestino, e Israel fue convocado por la Comunidad Europea para negociar solamente con él.

Durante años, los países europeos se han unido a los 56 países de la Organización de la Conferencia Islámica (OIC) para promover el Palestinismo en los organismos internacionales y como una guerra mundial contra Israel librada por su líder, Arafat, a quien apoyaban. Esta guerra es afirmada oficialmente en la Conferencia Islámica de Fez de 1980 y en la Cumbre �rabe de Ammán, poco después de la Declaración de Venecia. Se reenfatizó en la Cumbre Islámica de La Meca - Taif (de enero de 1981). Esos augustos organismos dieron efusivamente las gracias al Vaticano y al Consejo Mundial de Iglesias por su incalculable apoyo al Palestinismo. La alianza rojiverde fue entonces reforzada en la Declaración de la Cumbre �rabe de Ammán (noviembre de 1980). En este matrimonio, la tendencia musulmana, confiada en su misión divina y alimentada por fondos sin límite, abrumó a su socia desleal, la izquierda europea. La segunda, debilitada por el colapso del Comunismo, es rejuvenecida como el transporte antisemita, anticristiano y antiamericano de la islamización de Europa.

Las cohortes de ministros europeos de exteriores perdiendo los zapatos por ir a la ceremonia de conmemoración de Arafat en El Cairo indica que el Palestinismo - la guerra de Europa contra Israel - no morirá con Arafat, habiendo sido generada desde el impulso de odio más persistente de Europa. De no haber existido, la paz habría prevalecido. Pero la paz nunca fue el objetivo. El objetivo era el padecimiento de Israel, el desangrado, el aislamiento, la demonización, la vilificación y la extorsión de su identidad e historia a través del Palestinismo.

Esta es la razón por la que los jefes diplomáticos europeos aceleraron para alabar a Arafat, un terrorista a quien compraron su protección con billones de euros, parte de los cuales desaparecieron a través de la corrupción. La glorificación de tal criminal de guerra, que se regodeaba en la masacre de miles de israelíes y de otros civiles inocentes, insulta la ética humana básica y el recuerdo de sus incontables víctimas, judíos y no judíos por igual. El lobby euro - árabe del poderoso reemplazo teológico ya modela a Arafat como un Moisés, o incluso como Jesús, añadiendo el culto arafático a la Teología de Liberación Palestina. Tras el fracaso de las ideologías Comunista, Nazi y fascista en medio de masacres en masa y sangre, Europa se queda sola con el Palestinismo, que ella ha inventado como sustituto.

Pero hoy Europa quiere atraer a América a su propia decadencia y engaño. El acercamiento trasatlántico puede funcionar en dos sentidos: América podría acercarse más al culto del Palestinismo de Europa, que es equivalente a someterse a bin Laden, el Arafat de América. O Estados Unidos podría atraer a Europa a su lado. Esta segunda opción es prácticamente imposible hoy. Muchos políticos euroárabes predicen con agudeza que la separación no se reducirá. No sólo los factores sociales y demográficos obstaculizan esta posibilidad, sino que son los líderes políticos euroárabes los que se oponen a ella, dado que tienen intención de mantener y acariciar la herencia del icono de Arafat. Además, el terror islamista desde dentro y desde fuera está aplastando a Europa. Hoy no es infrecuente escuchar a los europeos expresar su repugnancia hacia Europa y su deseo de emigrar. Europa, dicen, está muerta y carece de futuro. Abandonan esta civilización dhimmi islamo - cristiana en la que a los no musulmanes nativos se les priva de sus derechos humanos más básicos bajo el gobierno aún no oficial de la shari'a, que reconoce la coexistencia pacífica sólo si está condicionada a que los dhimmis se sometan al Islam. Seguir el camino de Europa significa la conformidad de Estados Unidos con bin Laden y la negación del terrorismo islamista global, cuyo creador y promotor fue Arafat, el héroe de Europa y el causante demoníaco de su caída.

This work is in the public domain

Comentaris

Re: La herencia de Arafat para Europa. por Bat Ye'or
18 des 2004
¿Perqué deixeu a aquesta colla d'intoxicadors fastigosos ,enmerdar aquesta pagina ?
Estic farta de les seues calumnies,insults i mentides !
¡FORA D'AQU� !

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more

Sindicat