Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: corrupció i poder
La ONU descubre la causa del antisemitismo: son los judíos - Anne Bayefsky
10 des 2004
El Comité de Relaciones Internacionales de la Cámara reveló el otro día que dinero proveniente del programa Petróleo por Alimentos de las Naciones Unidas, que se suponía que era entregado para proporcionar asistencia humanitaria al pueblo iraquí, había servido para pagar a las familias de los suicidas palestinos. Era de esperar. La ONU tiene un problema de antisemitismo: No sabe lo que es.

Para averiguarlo, la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU y la UNESCO invitaron a un grupo de expertos a Barcelona la semana pasada. Su misión: proporcionar consejo sobre el antisemitismo, así como sobre "la cristianofobia y la islamofobia" al delegado especial de la ONU en formas contemporáneas de racismo, discriminación racial, xenofobia o vinculadas a la intolerancia, Doudou Diéne.

¿Y a quién pidió consejo la ONU?. Allí estaba Tarik Ramadán, de la Universidad Fribourg de Suiza, al que le fue negada la entrada en Estados Unidos en agosto por una ley referente a los extranjeros que han utilizado "una posición de prominencia dentro de cualquier país para aprobar o apoyar actividades terroristas" o a los que se considera "un riesgo para la seguridad pública o una amenaza para la seguridad nacional". Pero aparentemente, la ONU pensó que valía la pena escuchar las opiniones sobre racismo de alguien que dijo el 25 de septiembre del 2001 que "[Osama] bin Laden es quizá un espantapájaros útil, como Saddam Hussein, cuya representación diabólica sirve quizá a otros designios geoestratégicos, económicos o políticos".

Después estaba la experta en antisemitismo Esther Benbassa, de la Sorbona. Ella escribió en septiembre del 2000 que "Hoy, especialmente en Estados Unidos, la filantropía judía se ejerce en nombre de la perennización de la memoria de la Shoá [Holocausto]. El dinero fluye para crear púlpitos sobre el antisemitismo y el genocidio, para financiar museos, e investigación. Como si no existiera o hubiera existido nada más significativo".

En su contribución escrita a la reunión, ella se refiere ingeniosamente a "combinar la imagen del exterminio con el poder de Israel contra los palestinos, cancelando una imagen el significado de la otra, y el judío como víctima y verdugo". ¿Tal vez la ONU la fichó por su pericia a la hora de animar el antisemitismo?.

También en Barcelona estuvieron dos israelíes que se sientan en la directiva de la misma organización no gubernamental, el Centro de Información Alternativa, una favorita imperecedera de la ONU aunque se encuentra en la marginalidad de la sociedad israelí. El co-presidente del centro, Michael Warshawski, escribió en una circular de noticias de 1996: "La limpieza étnica es un principio sionista básico y político". El miembro asociado de la junta y profesor de la Universidad de Tel Aviv, Yossi Schwartz, presentó un documento en el taller del centro el pasado mayo "con apoyo del Gobierno Vasco" titulado "El antisionismo no es antisemitismo". Que Schwartz pida el exterminio del estado judío no es nuevo, también ha escrito notas de la "époch" de Trotsky: "La solución de la clase obrera a la cuestión nacional de Israel / Palestina no es uno o dos o tres estados capitalistas sino una federación socialista de Oriente Medio".

Algunos judíos invitados cancelaron su participación en la conferencia de Barcelona, aunque algunos sí asistieron, otro israelí incluido. Les obligaron a pasar su tiempo presentando quejas formales a contribuciones de expertos tales como "superponer el símbolo judío del Magen David a la svástica Nazi no es antisemitismo".

Al final de la reunión, un borrador del informe, preparado con asistencia de miembros del personal de la ONU, fue distribuido entre los participantes, que ahora tienen unos días para confirmar el producto. El informe se convertirá en documento de la ONU, y será diseminado por todo el mundo. He aquí algunos extractos de la contribución de la ONU a la hora de combatir el antisemitismo:

âEn la práctica, es a menudo difícil que un tipo de expresión antisionista no sea visto simultáneamente como antisemita. Sin embargo, varios participantes sostienen que es necesario conservar la distinción entre antisemitismo y antisionismo, mientras se defiende el derecho a ser antisionista sin ser etiquetado como antisemita, y también teniendo presente que la mayoría de los judíos eran antisionistas antes de 1935.. . . El sionismo genuino de muchos judíos ayuda a explicar el hecho de que mucha gente piense erróneamente que la mayoría de los judíos presta su apoyo incondicional a las políticas israelíes. Por ello, hemos visto ataques contra sinagogas, ataques incendiarios contra escuelas, profanación de cementerios, por razones que no tienen nada que ver con la religión, o la educación, o el descanso tranquilo del difunto, sino que tienen mucho que ver con un conflicto político y un conflicto territorial. . .

âEn el pasado, el antisemitismo como fenómeno estuvo ausente del mundo árabe - musulmán. Aquí, el conflicto árabe israelí juega un papel esencial, pero otro elemento importante es la percepción del Estado de Israel como "el Caballo de Troya" de Occidente en Oriente Medio. El antisemitismo por lo tanto sería una manifestación particular del odio hacia Occidente, en parte por razones económicas. . .

âRecomendaciones:

â. . . Los líderes de las comunidades judías deben también actuar para distinguir la defensa del estado de Israel de la lucha contra el antisemitismo.. . .
âContextualizar la memoria del Holocausto con la de otros genocidios y sucesos relevantes de la historia contemporánea para asegurarse de que al final, todos puedan sentir el Holocausto como su propia tragedia, judíos y no judíosâ?.
Es decir, según el proyecto de informe de los expertos de la ONU, la discriminación contra un individuo judío es mala, mientras que el "antisionismo" -- la negación a todo el pueblo judío del mismo derecho de autodeterminación [que se les concede a todos los demás pueblos] -- no. Dado que es la percepción de apoyo judío incondicional a Israel lo que lleva a la gente a atacar un cementerio judío, y el antisemitismo estaba ausente del mundo musulmán antes del conflicto árabe israelí (a pesar de que el muftí de Jerusalén era amigo de Hitler), el modo de vencer el antisemitismo es que los judíos dejen de defender al estado de Israel. Y a propósito, el antisemitismo sólo desaparecerá si dejamos de enfatizar el horror único del Holocausto.

Era de esperar saber que Diéne tiene ideas bastante mezcladas acerca del antisemitismo antes incluso de que la reunión comenzara. En su informe de octubre del 2004 para la Asamblea General, escribe: "El ciclo de violencia extrema accionado por la dinámica de la ocupación. . . ha aprovisionado de combustible el antagonismo y el odio étnico profundo. . . La población palestina. . . está. . . sufriendo discriminación. Incluso si Israel tiene derecho a defenderse. . . una barrera de seguridad. . . constituye un símbolo de reclusión, levantado por un pueblo. . . marcado por el rechazo al ghetto. Un. . . efecto de este conflicto es su. . . contribución al ascenso del. . . antisemitismo".
Por decirlo claro, los judíos son responsables del antisemitismo. O, si no fuera por la insistencia molesta de Israel en defenderse, en los mismos términos que serían aplicados por cualquier otro estado que afrontara cinco décadas de guerras y terrorismo que pretende su aniquilación, los judíos estarían mejor.

Es interesante comparar [esto] con el incisivo análisis del experto de la ONU del odio subyacente en Sudán. Tras observar en el mismo informe que dos millones de sudaneses han muerto y que cuatro millones han sido desplazados, él entona que "las masacres, de motivación presuntamente étnica, continúan causando muertos en la región de Darfur. . . El delegado especial propone por lo tanto dar mayor prioridad a esta región con objeto de realizar. . . una investigación. . . de la dimensión étnica de los conflictos que la asolan".

Otro día, otra reunión de la ONU, otro informe de la ONU, y otro paso hacia atrás en la lucha contra el antisemitismo.

Y no lo olvidemos, otro dólar del contribuyente americano.

This work is in the public domain
Sindicat