Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: guerra
Trato vejatorio de Gerra a manos de la Guardia Civil durante la conducción.
10 des 2004
Gerra tuvo que escuchar frases de la Guardia Civil como "se ha muerto una hija de puta de soriasis", o «tú tienes la culpa de que se haya muerto tu madre».
El prisionero político explicó que este trato se mantuvo durante todo el traslado.
Para evitar hechos como el del lunes, Aralar anunció que ha presentado en el Parlamento de Iruñea una moción donde califica la dispersión de «política de venganza» y exige la repatriación. Por su parte, IUN, en un comunicado, consideró «inaplazable la exigencia del cese de la dispersión.
(Gara.)
Pese a que en un primer momento los funcionarios de la prisión alavesa denegaron la petición de Ekain Gerra de hacer una llamada a allegados de su familia, para lo cual el prisionero navarro aludió que quería conocer cuál era el estado de su padre José Luis ­ingresado en un hospital soriano desde que el lunes sufriera, junto a su esposa, Karmele Solaguren, un accidente de tráfico que se cobró la vida de ésta­, finalmente pudo hacer esa llamada sobre las 18.00 del miércoles.

El joven relató que el viaje desde Iruñea a Langraiz resultó «muy duro» y que sufrió constantes humillaciones por parte de los agentes de la Guardia Civil que le custodiaban. Según ha podido saber GARA, Gerra tuvo que escuchar frases como «se ha muerto una hija de puta de soriasis» (interpretado como una alusión a Soria, provincia en la que se registró el siniestro mortal) o «tú tienes la culpa de que se haya muerto tu madre».

El prisionero político explicó que este trato se mantuvo durante todo el traslado, que, además, tuvo que realizarlo con las manos esposadas a la espalda.

Su estancia en Langraiz no resultó demasiado prolongada, ya que Gerra se encontraba ayer en la prisión de Burgos, según informó Etxerat a este diario. El colectivo que agrupa a familiares de los represaliados políticos vascos agregó que «no sabemos por cuánto tiempo estará allí, ni siquiera si al término del día de hoy [por ayer] continuará en Burgos».

Y es que el joven barañaindarra será llevado de nuevo a la cárcel madrileña de Alcalá-Meco después de que el miércoles llegara a Iruñea para poder ver a su madre antes de que sus restos fueran incinerados. Una visita relámpago al cementerio de la capital navarra donde, entre lágrimas, recibió el calor y los ánimos de más de mil personas, y que acabó con una carga policial contra la multitud.

Jornada de movilizaciones

El respaldo a la familia Gerra-Solaguren continuará con las movilizaciones convocadas tanto en Barañain como en el resto de localidades vascas. En el municipio navarro, allegados de los represaliados y los organismos de la izquierda abertzale han convocado para hoy un paro, así como sendas movilizaciones a las 12.00 y a las 18.00 en la Plaza Consistorial, para honrar la memoria de Solaguren y exigir que se ponga fin a la política de dispersión.

Las habituales concentraciones de Etxerat de los viernes recordarán a la madre de Gerra. Mañana, a convocatoria de Askatasuna, se celebrarán manifestaciones en las capitales.

Ayer, se movilizaron 70 alumnos del instituto Alaitz de Barañain, 35 lo hicieron en Arrosadia, 65 en la Txantrea, 50 en Sestao y 26 en Berango.

Por el mismo motivo, Askatasuna informó de que las presas vascas de Fresnes realizaron el miércoles un acto de homenaje y ayer un chapeo, y que los prisioneros de Aranjuez iniciarán hoy un encierro.



José Luis Gerra, a Euskal Herria entre hoy y mañana
M. J.

DONOSTIA

José Luis Gerra, que resultó herido de gravedad en el siniestro en el que falleció su esposa, recibió ayer el alta en la UCI del hospital de Soria en el que está ingresado y será trasladado al Hospital de Iruñea entre hoy y mañana «si no hay un empeoramiento», explicaron desde Etxerat a GARA.

Para evitar hechos como el del lunes, Aralar anunció que ha presentado en el Parlamento de Iruñea una moción donde califica la dispersión de «política de vengan- za» y exige la repatriación. Por su parte, IUN, en un comunicado, consideró «inaplazable la exigencia del cese de la dispersión».

Batasuna reiteró en otra nota que «la única responsable» de la muerte de Solaguren es «la dispersión que se aplica sistemáticamente a los presos políticos», y destacó que mientras ella «propone fórmulas para la superación del conflicto, los estados español y francés siguen con su política de guerra». Al igual que Batasuna, ANV censuró «el silencio» de algunos agentes políticos e institucionales vascos y llamó a participar en las movilizaciones de estos días. Consideró que las muertes de allegados de presos «son asesinatos buscados por los dirigentes españoles».

Ni FIES
Ni DISPERSION!!
Euskal Presoak
Euskal HerriaK!!

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Trato vejatorio de Gerra a manos de la Guardia Civil durante la conducción.
10 des 2004
soriasis és una malaltia, no?

euskal herria en marxa cap a la independència
Re: Trato vejatorio de Gerra a manos de la Guardia Civil durante la conducción.
10 des 2004
De la Guardia Civil no m'estranya res. Ni a Eulkal Herria ni als Paisos Catalans,
I Eta que es quedi a fora dels Paisos Catalans Tambe
Re: Trato vejatorio de Gerra a manos de la Guardia Civil durante la conducción.
10 des 2004
com pot ser que hi hagi gent tant fastigosament fastigosa? deuen estar tan fotuts que només saben fotre als demés. PUTA ESPANYA!
Re: Trato vejatorio de Gerra a manos de la Guardia Civil durante la conducción.
10 des 2004
Hace dos semanas estuve en San Sebastián y me sorprendió ver a José María Bandrés, el político vasco que animara el Congreso de Diputados durante casi dos décadas con su inteligencia bienhumorada y crítica, paseando en silla de ruedas. Una enfermedad, al parecer, le ha dejado parapléjico. Con él, y eso fue en realidad lo que me chocó primero y me hirió después para siempre, iban dos guardaespaldas. Un inválido que necesita esa protección en los postreros años de su vida es una realidad demasiado ignominiosa, pero también una metáfora de la situación límite, por no decir neurótica, que han asumido como normal tantos en ese y en este país. A José María Bandrés en silla de ruedas por las calles de San Sebastián con dos guardaespaldas (lo repito porque todavía no termino de creérmelo, porque nunca me lo creeré del todo) me lo crucé a la altura de la emblemática librería Lagun, que sufrió, durante la dictadura de Franco, ataques fascistas y más tarde, durante la efervescencia de la violencia etarra, atentados contra el local y contra uno de sus propietarios, el también político José Ramón Recalde, el cual acaba de publicar unas memorias, `Fe de vida´, en las que narra esos y otros sucesos trágicos con ironía magnánima y profundidad amable. Bandrés en su silla de ruedas y Recalde con su mandíbula agujereada, entre otros miles de vascos pasados y presentes, resumen bien el callejón sin salida en el que quieren meter a esa tierra maravillosa los radicales ciegos, que parecen desear antes un pueblo de contrahechos o cadáveres que uno de seres libres, enteros y felices.
Ahora ETA comienza una nueva campaña de intimidación y retos al resto de la sociedad. Cinco bombas de escasa potencia explosiva pero de gran potencia mediática (¿por qué seguirán dándole tanta cobertura, haciéndole así propaganda indirecta, los telediarios y los políticos?) han estallado en otras tantas gasolineras de las carreteras de acceso a Madrid.
No han provocado más que dos heridos con lesiones auditivas leves por la onda expansiva de una de ellas, pero a sus seguidores, que andarán con el cronómetro sumando los minutos de protagonismo en los espacios informativos y en las palabras públicas, les habrá sentado como si hubieran hundido un `Titanic´. Es absurdo alimentarles de lo único que les hace sentirse reales, eso que les hace creer en sí mismos y en su causa: tiempo, un frontón contra el que hacer rebotar sus pelotas de dinamita, horas densas sobre las que ejercitar la puntería de su rabia insana. A cambio, y también para completar la imagen de los vascos en el resto de España y así hacerles justicia, en casos así en el telediario deberían recitar los poemas, por ejemplo, de Julia Otxoa (editados, por cierto, dos veces en Málaga: en la colección Puerta del Mar del Cedma y en Miguel Gómez Ediciones) o mostrar las esculturas repletas de poesía y fuerza natural de Ricardo Ugarte. Arte y sensibilidad vascas, que tiene más fuerza y practicantes que la barbarie vasca. La música y los metales para que triunfe la vida y, al hacerlo, se arruinen los fabricantes de sillas de ruedas y los guardaespaldas tenga que buscarse el sustento en los bares o en las confiterías.
Re: Trato vejatorio de Gerra a manos de la Guardia Civil durante la conducción.
10 des 2004
La violación anal vuelve a utilizarse como método de tortura

Euskadi.06/04/02.Gara.- Jokin Aranalde, uno de los detenidos en la última operación policial y que ahora está en libertad, ya refirió en su relato de las torturas sufridas durante su estancia en manos de la Guardia Civil que le habían amenazado con violarlo. Dicha amenaza se tornó cruel realidad en los casos de Iñaki Bilbao y Unai Bilbao. Ambos han denunciado a su abogada que los agentes les desnudaron, les tiraron de los órganos genitales y les introdujeron un palo por el ano. Uxue Olaia también ha denunciado que fue desnudada por los guardias civiles y que le realizaron diversos tocamientos. Así mismo, otros de los detenidos en esta operación han destacado que fueron obligados a desnudarse durante los interrogatorios.

Todos ellos, además, han relatado que sufrieron otros tipos de torturas, como golpes, ser envueltos en una manta y soportar que varios agentes saltasen sobre ellos, ahogamiento con una bolsa de plástico y obligación de realizar numerosas flexiones. Otra vez aparece una conculcación de derechos humanos y, además, en una de sus formas más aberrantes, y otra vez es obligatorio denunciar el silenciamiento al que son sometidos este tipo de testimonios. La tortura no es una actuación excepcional de algunos agentes, sino una estrategia de Estado que tiene un fin político. La lucha en defensa de los derechos humanos exige también su erradicación.
Sindicat