Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Anàlisi :: antifeixisme
El análisis marxista de la lucha anticapitalista actual
07 des 2004
Bajo el título "Diez razones para estar contra la mundialización capitalista", Michel Husson, miembro de la Liga Comunista Revolucionaria y de ATTAC, expone la visión marxista de la lucha actual contra el capitalismo, que intentan acallar en el seno de los Foros Sociales y de la propia Attac los grupos de "buenistas" clericalistas, burócratas y pequeñoburgueses.

JM
Diez razones para luchar contra la mundialización capitalista

Michel Husson

1) Estamos contra la mundialización capitalista porque ella expresa en el fondo la reivindicación del capital a una libertad absoluta en detrimento de toda otra consideración. Es el artículo 1º (y casi que el único) de la constitución capitalista del mundo. Y no es una abstración. Todas las cumbres contra las cuales nosotros nos hemos movilizado, todas las instituciones contra las que nosotros combatimos –de la OMC a la Comisión Europea- no tienen finalmente más que un solo objetivo: levantar todas las barreras que impiden al capital circular libremente, invertirse allá donde quiera, retirarse cuando lo quieran. Todo lo que pueda oponerse a la libertad del capital es puesto fuera de la ley, declarado ineficaz y antieconómico. Los abogados del sistema proclaman que es la vía hacia una "mundialización feliz ", (como osó pretenderlo un ideólogo francés), que vamos a entrar en el "mejor de los mundos".

2) Estamos contra esta mundialización capitalista porque ella se opone a un desarrollo armonioso. Los éxitos efímeros y locales llevados adelante por las instituciones internacionales no compensan la larga sucesión de crisis que ha venido golpeando desde hace 10 años a los países que se mostraban como los mejores alumnos, desde México a Argentina, pasando por Corea, Rusia y tantos otros. Detrás de esas crisis asistimos a un formidable asenso de las desigualdades al interior de esos países y entre los países puestos en competencia. Es el resultado directo de la mundialización capitalista que pone en competencia directa a los trabajadores del mundo entero. Los que pueden insertarse en el sector mundializado no pueden hacerlo en forma duradera más que a condición que sean preservados sus bajos niveles de salarios, lo que los capitalistas llaman una "ventaja". En cuanto a los otros, son dejados de lado, faltos de nivel para erigirse a los niveles exigidos por esta hiper-competencia: pierden sus empleos, sus ingresos y son privados de los medios de satisfacer sus necesidades elementales.

3) Estamos contra esta mundialización porque ella es una formidable barrera para hacer circular los derechos sociales, incluso en los países más avanzados. El argumento de la competitividad, el chantaje a las deslocalizaciones, la sumisión a las exigencias económicas insaciables, se traducen por todas partes por una regresión social que alcanza a las condiciones de trabajo, el estatus del asalariado, la protección social y las jubilaciones. Las políticas neoliberales llevadas adelante en cada país se refuerzan gracias a la presión ejercida por la competencia y por la coordinación en el seno de instituciones de las cuales Europa ofrece un ejemplo que nosotros conocemos bien.

4) Estamos en contra de esta mundialización porque ella es por naturaleza anti-social. En todas partes, a través del mundo, se instala lo que la Organización Internacional del Trabajo llama "la inseguridad económica": la flexibilidad del trabajo, la precariedad, el desempleo, la baja de ingresos sociales se ajustan a la austeridad social para lanzar sobre los trabajadores el "riesgo" que los capitalistas se niegan a tomar a su cargo. Por primera vez en la historia del capitalismo, las perspectivas de los jóvenes están degradadas en relación a las de las generaciones precedentes. Los individuos no tienen más el comando de sus propios destinos y están sometidos a los caprichos de evoluciones económicas que ellos controlan.


5) Estamos contra esta mundialización porque ella organiza una gigantesca operación de captación de la riqueza producida por los trabajadores a través del mundo. El capital afirma abiertamente que el prefiere un crecimiento mediocre si ésta es la condición para conservar tasas de ganancia elevadas. Pero estas ganancias, ellos las acumulan en una proporción cada vez más reducida y las redistribuyen a través de las finanzas entre una capa de rentistas cada vez más estrecha.

6) Estamos en contra de esta mundialización porque esta pretende hacer de todo una mercancía. El capital no reivindica más solamente el derecho de desplazarse libremente hacia las zonas y los sectores donde saca las ganancias elevadas. También desea tomar cuenta de sectores de la economía que habían hasta un cierto punto escapado a su empresa. Los territorios que quiere conquistar no son geográficos: son los servicios públicos que quiere penetrar y "liberar" de la lógica de las necesidades sociales. La salud, la educación, la energía, los transportes, las telecomunicaciones, la cultural e incluso los organismos vivos, no tienen ninguna razón, a los ojos de los capitalistas, de escapárseles. Son para ellos otros campos de expansión posibles. Cada paso hecho en esta dirección profundiza automáticamente las desigualdades. La razón es simple de entender: si la salud se torna una mercadería, entonces eso quiere decir que uno es curado en función de su ingreso y no de la gravedad de su enfermedad.

7) Estamos contra esta mundialización porque ella es incapaz de responder a la satisfacción de las necesidades elementales. Cerca de la mitad de la humanidad vive de la agricultura. En lugar de dar a la agricultura tradicional los medios de funcionar, se la expone brutalmente a los productos del agro-business hiperproductivo y que más es subvencionado. El derecho de los países a proteger sus sectores de la competencia es negado. Mil millones de habitantes de este planeta no tienen acceso al agua potable. En lugar de aportar una respuesta planificada a esta situación, asistimos hoy a la puesta en escena regulada del abastecimiento de agua por algunas multinacionales que ejercen una presión terrible (principalmente a través de las negociaciones de la OMC) para que le abran los servicios públicos y municipales. El acceso de agua está cada vez más sometido al criterio del dinero: los pobres son privados de el y los otros ven las tarifas de esos casi monopolios aumentar en forma regular. Finalmente, los medicamentos contra el SIDA no son distribuidos aquellos que tienen necesidad de ellos, pero no tienen los medios para comprarlos, porque la industria farmacéutica se niega a que los consideren otra cosa que mercadería y hace pesar la rentabilidad de sus capitales antes que los objetivos de la salud pública.


8) Estamos en contra de esta mundialización porque ella es incapaz de hacer frente a las amenazas al medio ambiente. La pretensión del capital de regular este problema a su manera, con la ayuda de soluciones mercantiles, como la institución de un mercado de los derechos a contaminar, no corresponde a la amplitud de los desafíos. Es incapaz de instaurar la planificación energética y las transferencias tecnológicas que serían necesarias para permitir un desarrollo económico a la vez que responder a las necesidades de una población mundial que debe aumentar aún durante varios decenios.

9) Estamos en contra de esta mundialización porque ella quita a los ciudadanos que no hacen parte de las clases dirigentes toda posibilidad de controlar su destino y de hacer valer sus prioridades. Ella priva a los estados dominados de su soberanía imponiéndole la firma de tratados que les impiden tomar la menor medida de control de los capitales. Ella vacía la democracia burguesa de todo alcance real.

10) Estamos contra esta mundialización porque la competencia entre capitales se transforma inevitablemente en guerras contra los pueblos. El desorden que ella instala, el rechazo a satisfacer las necesidades sociales no rentables, la marginación de países y de continentes enteros, privan a los pueblos de toda esperanza y hacen del recurso a la fuerza bruta el único medio de "regular" un sistema a la deriva.

* Economista, miembro de la Liga Comunista Revolucionaria (sección francesa de la Cuarta Internacional) y de ATTAC (Francia). Activista del Foro Social Mundial y del Foro Social Europeo. Publicado en la edición especial del semanario Rouge/Foro Social Europeo 2004.

Traducción de Liliana Caviglia para Correspondencia de Prensa

This work is in the public domain

Comentaris

Re: El análisis marxista de la lucha anticapitalista actual
07 des 2004
Vaya un revolucionario anticapitalista metido en ATTAC...que por mucho que os enmascareis sois los más socialdemócratas, buenrrollistas y pequeñoburgueses.
Tareas pendientes de la revolución socialista
07 des 2004
Desde que hace unos 1.700 años, el emperador Constantino, tras asesinar a su propia familia, comprendiera el interés que tenía incorporar a la Iglesia al aparato de su poder imperial, la historia es una sucesión de réplicas más o menos manifiestas o encubiertas de este mismo principio.

En el proceso de desarrollo del capitalismo, es decir, del gobierno de los fuertes en su propio beneficio, que arranca en el Egipto de los faraones y dura hasta nuestros días, todos los intentos de poner en práctica políticas igualitaristas y de justicia distributiva han sido dinamitados por el mismo camino. El propio Constantino al negociar con la iglesia cristiana la incorporación a su aparato imperial, tomó medidas ciertas para desbaratar las reformas de inspiración igualitarista de Diocleciano. Desde entonces el negocio Estado Capitalista - Iglesia es permanente: unos generan la probreza de las masas que asisten los otros y entre los dos se reparten el disfrute de la riqueza y los privilegios. Esto no ha variado mucho, incluso en las constituciones políticas de nuestras democracias burguesas formales en los que la "aconfesionalidad", "laicidad" o separación "iglesia-estado" es un mero formulismo carente de toda realidad, puesto que el negocio básico sigue funcionando tanto directamente como indirectamente a través de la red multinacional de las llamadas "ONG" que son el brazo asistencial de las iglesias de todo el mundo.

Dado que el estado capitalista burgués y su actual aspecto multinacional y multilateral funciona como una maquinaria engranada a las iglesias - a todas las iglesias, desde las cristianas a las islámicas o la judía - la revolución socialista libertaria y de izquierdas debe tomar buena nota de ello.

La lucha contra el capitalismo, que dura ya miles de años y que ha tenido victorias significativas como la Revolución Rusa de Octubre de 1917 - asesinada por Stalin con la muerte de Lenin en 1924 y enterrada por éste con el resto de líderes imperialistas en Yalta en 1945 - debe continuar, con el objetivo estratégico de que las bases obreras de las iglesias renuncien a su interés pequeñoburgués, denuncien la religión como ideología al servicio del capital y se sumen decididamente a la revolución empezando por el desmontaje de sus propias jerarquías represivas, empezando por la más poderosa y peligrosa de todas que es el Estado Vaticano.
Re: El análisis marxista de la lucha anticapitalista actual
07 des 2004
Magaledro: olvidas que Stalin, y los pueblos de Rusia, derrotaron con su táctica militar al fascismo, y a la Iglesia.

Ese rollo de que Stalin era muy muy malo forma parte de esa constelación progre buenrollista, atrapada por el diuscurso capitalista, que es incapaz de ver un logro en la evidente consolidación de un contrapoder al capitalismo que Stalin protagonizó. Le pese a quien le pese.

El gulag no era un campo de exterminio, sino cárceles en los que los capitalistas iban a estudiar aquello que no entendían, y que atacaban. Se hacía ejercicio, había orquestra y eran al aire libre en zonas abiertas de Siberia. Se ha hablado de 20 millones de muertos. Esa idea la han emitido reconocidos nazi-fascistas, para tranquilizar, supuestamente, sus consciencias.

Pero destacados historiadores, como Moshe Lewin, demuestran que, lejos de esa cifra, las purgas de los años 30 (contra los rusos blancos, los mercenarios y campesinos latifundistas) fue de 200 000.

Los 20 millones los provocaron los nazis que invadieron Rusia.
Re: El análisis marxista de la lucha anticapitalista actual
07 des 2004
Totalment d'acord, nomes un petita esmena al que comentes, no considero que l'esglesia estigui al servei del capital, sino que es una estructura mes del capital... basica pel mateix, i per tant utilitzada adequadament... en el moment que el capital canvii d'estrategia (que ho fara, quan arribi el seu colapse) l'esglesia es tranformara en altre "invent" per continuar mantenint els poderosos i els explotadors.
Re: El análisis marxista de la lucha anticapitalista actual
07 des 2004
D'acord amb que les esglèsies son una estructura mès del capital, però conservan el grau d'autonomia formal que les fa idonies per infiltrar el seus elements entre els activistes "anticapitalistes" per tal de conduir-los a carrerons sense sortida...

Sobre Stalin, que derrotara a los nazis con el cn curso, no hay que olvidarlo, de la sangre de millones de trabajadoras y trabajadores soviéticos revolucionarios no lo hace ni más malo ni más bueno. Stalin era un imperialista que contradijo punto por punto las políticas revolucionarias de Lenin y Trosky y el Gulag no es más que la expresión de ese totalitarismo imnperialista eslavo.

En Berlín hubieran entrado de todas formas los imperialistas aliados - no recordar Hiroshima y Nagasaki es un crimen propio de fascistas - y la entrada de las tropas de Stalin no es más que un accidente que los imperialistas de un bando y otro resolvieron en Yalta.

Dado que el nazismo fue promovido por los capitalistas para evitar que en ALemania se produjera un segundo Octubre Rojo, su fin era una cosa programada desde el principio. La anticipación militar de Stalin es sólo un hecho que no desmiente su condición de imperialista que poco tenía que ver con la revolución socialista.

Que destacados fascistas critiquen explícitamente a Stalin tampoco lo hace comunista: entre las razones que tiene los capitalistas para promover los fascismos está también precisamente ésta: confundir a los revolucionarios.
Re: El análisis marxista de la lucha anticapitalista actual
07 des 2004
NO niego en absoluto que como dice Bolchevik, los capitalistas han financiado a muchos historiadores para que manipularan la realidad del Gulag; sucede como hoy en Cuba que la prensa burguesa presenta cualquier decisión política de la revolución socialista como un crimen, mientras que los crímenes de los capitalistas son presentados como "maniobras humanitarias".

Pero una cosa es conocer y saber la estrategia de los capitalistas y sus perros de prensa fascistas y otra hacer una crítica marxista a las políticas de Stalin: el más grave error fue dejarse vencer por sus anhelos imperialistas: y el imperialismo como todo nacionalismo conduce indefectiblemente al autoritarismo y éste es sin duda el mejor aliado del capitalismo. Si en Cuba, Castro siempre podrá alegar que la presión del Imperio no le deja alternativa, Stalin tuvo mayor responsabilidad histórica por pactar en Yalta como lo hizo con los imperialistas desde su posición de independencia y capacidad.

Si en vez de ir por el camino de su imperialismo, Stalin no hubiera ido a Yalta y hubiera dado libertad a las repúblicas soviéticas, la revolución socialista iniciada por el Octubre Rojo ahora no estaría en tan lamentable estado en el que se encuentra, ni serían necesarios 20 años para que vuelva a ser posible un nuevo paso adelante....
El capitalismo no colapsa nunca
07 des 2004
Es una ficción esperar el "colapso" del capitalismo porque el capitalismo es un sistema que como tal no puede colapsar: la razó es su propia formulación mediante la cual, antes del colapso, traslada las pérdidas a la gente. El proceso mediante el cual los capitalistas trasladan a la gente, las masas populares, las pérdidas que le llevarían al colapso lo llama la prensa burguesa "crisis", "burbujas", "especulación", etc. Cada vez que los capitalistas se ven en la tesitoria de tener que afrontar las pérdidas que lo llevarían al colapso como sistema, provocan una crisis, una burbuja o una especulación masiva. APoyados por la masa pequeñoburguesa que también recibirá su parte de perjuicio, el sistema se renueva de forma permanente: y cuando ésto no basta, los capitalistas promueven los fascismos o bien la guerra directamente como medio de depurar pérdidas e acelerar ganancias.

Es un error esperar ningún "colapso" del capitalismo: no se producirá. El combate debe partir de otros fundamentos que no esperen la debilidad de esta formidable máquinaria, sino su superación por la organización de la revolución.

Lo mismo que el zarismo ruso no fue superado por su colapso, sino por la alianza de los capitalistas que no querían que Rusia firmara la paz por separado con Alemania porque no les convenia a sus negocios de guerra, el capitalismo imperialista multilateral actual no será superado por ningún colapso. Por eso es urgente reorganizar el proceso revolucionario interrumpido con motivo de la II guerra mundial, y que dentro de 20 años, volvamos a estar preparado para dar un nuevo paso adelante en la vía al socialismo.
Re: El análisis marxista de la lucha anticapitalista actual
07 des 2004
Pues sí, seguramente. Pero la historia pasada no se puede modificar. La realidad actual, sí.

El pastel que tenemos ahora es que prácticamente ya no queda nada de la Unión Soviética entre pueblos y culturas que Lenin pensó. En China se dice que están en plena NEP....quizás los comunistillas que quedamos debamos alegrarnos, pero no sé qué dimensión socialista está Hu Jintao. Al menos pone a ralla las religiones, y desarrolla el país. Pero a costa, me temo, de dejar el concepto marxista del tiempo libre de un lado. Quizás me equivoque.

Ahora, en Occidente, prima la idea wilsoniana, yanki, de una autodeterminación de los pueblos basada en el odio contra el otro (triunfó en Yugoslavia y en los albores de Rusia). Lo vemos aquí: los españoles son mierda para los vascos radicales (que para los vascos radicales todos los españoles les parecen fascistas), y los vascos son mierda para los fascistas españoles (y son todos susceptibles de ser de ETA, por ende). Y en medio la hipocresía de algunos catalanes y el negocio de unos mass media que no dudan en mentir sobre este asunto. Es la simplificación de las ideas flagante, y encima se verbaliza!!! Una falta de comunicación total, un "yo esto pero tú más".

Es una perrificación del ser humano, un nuevo racismo, cuando lo ideal es una autodeterminación seguida de una unidad socialista entre culturas en pie de igualdad y dignidad.
Re: El análisis marxista de la lucha anticapitalista actual
07 des 2004
En realidad estamos viviendo un espejismo porque el desarrollo que percibimos, tanto tecnológico como cultural no es fruto de la formación individual de los ciudadanos sino de la utilización de la "historia" de lo hecho hasta ahora y que está acumulado y disponible de utilización por los que manejan el poder. Del mismo modo, se promueve la aniquilación de la capacidad analítica en amplísimos sectores sociales mediante sistemas educativos, universitarios y de comunicación completamente viciados. Esta es por tanto una era en la que el capitalismo y sus aliados promueven una especie de nueva edad media: no tienen otra forma de controlar a 6.000 millones de seres humanos.

Afortunadamente, esto les va a resultar imposible, aunque tengan que pasar decenios de artificial oscuridad: no podrán impedir que millones de seres se den cuenta del engaño sistemático a que somete el sistema educativo, de las mentiras que difunden las universidades y los medios burgueses, las editoriales y el ruido terrible de las cavernas de los violentos.

La dificultad estriba no sólo en la fortaleza de la maquinaria que dijuba estos hechos, sino en la multitud de trampas de "seguridad" que tiene preparadas para dificultar el proceso de conciencia: malversación de la historia, creación de movimientos "buenistas" al servicio de las tesis asistencialistas, el adormecimiento y agotamiento de todo proceso revolucionario mediante falsos activistas como los Klein, George, Cassen, Galeano, Chomsky y Cía, etc.

Todo esto tiene que combatirse desde la raíz, promoviendo nuevos procesos educativos a las nuevas generaciones y a las antiguas: ayudar a cada persona a pensar por sí misma sin las trampas que le tienden los medios y contramedios al servicio del Nuevo Imperio, ayudándoles a que descubran los reles ocultos de la educación que hemos recibido con falsedades como la culpa o el egoísmo individual.
bolches y fascistas la misma porqueria
07 des 2004
Los viejos estalinistas, junto a leninistas ,troskos, maoistas...y demás sectas del comunismo autoritario, se enzarzan en las luchas que van desde el misero a apoyo a la socialdemocracia (via attac y demas pc's) hasta adorar a todos los bastardos genocidas, que en nombre del comunismo han instaurado las más salvajes de las dictaduras: el capitalismo de estado, esa cosa horrible que llamais dictadura del proletariado, pero que sirve para vuestras ansias de poder y dinero. A pesar de todo todavia hay alguno que nos habla de lo bonito que es un "paraiso" socialista como ...China!!!!
Digo las más salvajes porque utilzaban/utilizan el nombre del proletariado y la revolución para santiguar las locuras totalitarias de la minoría (vanguardia), mientras que los facistas, eran/son el brazo armado del capital y, al menos, no utilizaban la odiosa retórica que vosotros utilizais y dicen lo que son a la cara....pero sois la misma mierda.
El peor no es Stalin, que es un alumno aventajado de Lenin y Trosky, que se dedicaban,con apoyo de antiguos zaristas, a sangre y fuego, a destruir las verdaderas revoluciones.
Porque hay quien no olvida Kronstad, ni a Makhno, ni la guerra civil, ni el 68, ni la transición española...
Porque no olvidamos a los compañeros, que lucharon contra el gran enemigo: el Estado. Porque no les engañasteis y por eso acabasteis con ellos. Ni olvidamos tampoco a los que un día eran aliados vuestros, pero al dia siguiente eran lo peor, el enemigo, contrarevolucionarios, ya se sabe, !cosas de la política¡.
Socialismo o Barbarie, gritaban los revolucionarios. La barbarie, va ganando por goleada... de nosotoros depende darle la vuelta a esta locura.
"Contra el fascismo, si. Pero también contra cualquier tipo de dictadura porque quienquiera ejercer esta, dictadura también es fascismo."
SOLIDARIDAD OBRERA (18 de julio de 1936)
Re: El análisis marxista de la lucha anticapitalista actual
07 des 2004
Elementos como "bo" ilustran el temor que tienen los capitalistas a que se produzca, como se producirá, la necesaria convergencia revolucionaria entre socialismo y anarquismo: el Estado capitalista también es enemigo del socialismo en esto no hay debate ideológico. No hay ninguna dictadura posible en el socialismo libertario de izquierda: la dictadura del proletariado es sólo una frase, no una ácción política.
Re: El análisis marxista de la lucha anticapitalista actual
07 des 2004
Si por anarquismo entiendes espontaneismo revolucionario (algo inexistente), como seguramente entiende Bo, no entiendo cómo no has dimitido ya de una utópica unidad entre gentes con ideas prácticamente opuestas: en un mismo carro no puedes poner a alguien que quiere prescindir del Estado y del ejército, como garantes del orden revolucionario, y gente que ve iguales a todos los Estados y todos los ejércitos.

Las revoluciones se fuerzan con ideas, porque el pueblo nunca las ha preparado per se, y cuantas veces ha muerto el pueblo de hambre e inanición, resignado en sus condiciones de vida: lo vemos a diario, en casi todo el tercer mundo desideologizado.

La Revolución francesa fue fruto de la maduración entre las ideas antimonárquicas, anti-feudales, de la Ilustración combinadas con el hambre de un pueblo sediento.

La del 17, lo mismo. Y la del 36, en España, igual. La cubana, tres cuartos de lo mismo, y encima curtidos a fuego lento durante más de medio siglo de insistente lucha anticolonialista.

El espontaneismo no existe. Y los espontaneistas ya pueden esperar a la revolución "para cuando el capitalismo caiga solo"....que no caerá.

Decir que comunistas y fascistas son lo mismo (el argumento favorito de los mass media y de acomodados ideólogos de todo tipo) es insultar a los 20 y pico millones de comunistas que dieron su vida por la libertad durante la segunda guerra mundial, y de los 13 millones y pico que lo hicieron tras el vuelco del 17. Por no mencionar a los caídos en Chile, Nicaragua, Cuba, Congo, España, China, Grecia, Argelia y otros territorios en los que el comunismo dio pasos, algunos victoriosos, en firme hacia el vuelco total y absoluto del sistema.

El "menchevisquismo" es aquello que yace siempre en la minoría, y que duda de la capacidad de la mayoría cuando ésta despierta.

Hoy, la revolución sería posible si un día la izquierda llegara a tomar la televisión, los medios de masa y emitiera el mensaje anticapitalista y humanista adecuado. En esa circunstania, los capitalistas tendrían un espacio como el de Indymedia para hacer sus planes. Marginados a la minoría, apartados del discurso hegemónico.
Digo que el anarquismo es el espíritu de la política socialista
07 des 2004
No podría estar más de acuerdo con anti-menchevik en su diagnóstico sobre la maduración ideológica que subyace a todo proceso de culminación revolucionaria. Creo sin embargo que en el anarquismo anida algo más que un puro y simple "espontaneismo" que sería si fuera esto todo, harto incompatible con los hechos históricos: más bien afirmo que de ellos se desprende una cconclusión: y es que el anarquismo es el espíritu de la política socialista, del mismo modo que la religión es el malhadado y cercenante aliento espiritual del capitalismo. Es en este sentido que escribo sobre la convergencia que no unidad, desde distintos plano, de anarquistas y socialistas en la lucha revolucionaria que hay que renovar.

Mientras el capitalismo funda sus raíces espirituales en la miseria moral de la religión - de la que se desprende el principio de autoridad -, el socialismo tiene el espíritu benéfico que anima su política en la ideología anarquista y libertaria. Como no es política posible aquélla que carezca de espíritu, la política socialista ha de estar, si ha de ser posible y perdurable, bien conformada del espíritu de los filósofos y luchadores del anarquismo.
Re: El análisis marxista de la lucha anticapitalista actual
07 des 2004
Vaya paliza de peña, cualquiera lee tanta chorrada y verborrea. Por mi parte el texto del miembro de ATTAC es mínimamente correcto, aunque piense también que ATTAC es socialdemócrata, etc, etc. Al menos recoge una visión global y sintética del movimiento Anticapitalista y no plantea las ideas como aquellos que intentan hacer del movimiento reformas paternalistas como gran parte de la gente de ATTAC. ojalá fuesen estas las ideas de ATTAC y no las Buenistas y Clericales
Carta de Kropotkin a Lenin
07 des 2004
La carta adjunta es la que según todos los datos puede tenerse como verdadera, escribió Kropotkin a Lenin para denunciar en 1920, las condiciones a las que conducían el incipiente autoritarismo de los halcones "bolcheviques" ya preparados por Stalin, pudo tener su efecto en el dirigente comunista, pero ya entonces su deteriorado estado de salud y el poder que empezaban a tomar los stalinistas que bien pronto traicionarían la revolución de Octubre con su "diktat" no consiguió cambiar las cosas.

Ilustra sin duda de los motivos por los cuales posteriormente, el imperialismo de todo signo, se ha ocupado con enorme celo de potenciar el conflicto entre luchadores anarquistas y socialistas. Las condiciones materiales de la población, como bien esperan los que organizan bloqueos en la época actual, determinan casi siempre lo que resulta políticamente posible:

CARTA DE KROPOTKIN A LENIN EN MARZO DE 1920

“Viviendo en el centro de Moscú, no puede conocer usted la situación verdadera del país. Tendría que encontrarse en provincias, en estrecho contacto con las gentes, participando de sus anhelos, sus trabajos y sus calamidades: con los hambrientos –adultos y menores-, soportando los inconvenientes sin fin que se presentan incluso para proveerse de una miserable lámpara de petróleo... Y las conclusiones a que llegaría, podrían resumirse en una sola: la necesidad de abrir el camino hacia unas condiciones de vida más normales. Si no, esto no tardará en conducirnos a una sangrienta catástrofe. Ni las locomotoras de los aliados, ni la exportación de granos, de algodón, lino, cobre u otras materias de las cuales tenemos gran necesidad, podrán salvar a la población.

“Hay, en cambio, una verdad: aunque la dictadura de un partido constituyese un medio útil para combatir al régimen capitalista –de lo que dudo bastante-, esa misma dictadura es completamente nociva en la creación de un orden socialista. Necesariamente, el trabajo tiene que hacerse a base de las fuerzas locales, y eso, hasta ahora, ni ocurre ni se estimula por ningún lado. En su lugar, se encuentran a cada paso individualidades que no han conocido nunca la vida real, y cometen los mayores errores, ocasionando la muerte de millares de personas y arruinando regiones enteras.

“Sin la participación de las fuerzas locales, sin la labor constructiva de abajo a arriba, ejecutada por los obreros y todos los ciudadanos, la edificación de una nueva vida es imposible.

“Una obra semejente podría ser acometida por los soviets, por los consejos locales. Pero Rusia, hay que decirlo, no es ya una república soviética sino de nombre. La influencia y el poder de los hombres del partido, que son frecuentemente advenedizos en el comunismo –los devotos de la idea están, sobre todo, situados en el centro-, han aniquilado la influencia verdadera y la fuerza de aquellas instituciones prometedoras: los soviets. Ya no hay soviets, repito, sino comités del partido que hacen y deshacen en Rusia. Y su organización adolece de todos los males del funcionarismo.

“Para salir del desorden actual, Rusia tiene que volver al espíritu creador de las fuerzas locales, que, se lo aseguro, son las únicas capaces de desarrollar los factores de una vida nueva. Y cuanto antes se comprenda, mejor será. Las gentes se dispondrán a aceptar más fácilmente las nuevas formas de organización social. Pero si la situación actual se prolonga, la misma palabra socialismo se convertirá en una maldición, como ha ocurrido en Francia con la idea igualitaria durante los cuarenta años que siguieron al gobierno de los jacobinos.


Pedro Kropotkin
Dimitrov, 4 de marzo de 1920.
Tomado de la Enciclopedia Anarquista, editada en 1971 en México D.F. por el grupo Tierra y Libertad.
Re: El análisis marxista de la lucha anticapitalista actual
07 des 2004
Imagination Resist@ance = Intoxication Reaction
Re: El análisis marxista de la lucha anticapitalista actual
07 des 2004
Megaledro eres un paliza
Re: El análisis marxista de la lucha anticapitalista actual
07 des 2004
Intoxication Reaction = Sectario
Re: El análisis marxista de la lucha anticapitalista actual
07 des 2004
Magaledro: a ver si me explico. Esa carta catastrofista de Kropotkin me parece un muy mal ejemplo de lo que estaba ocurriendo en la Rusia revolucionaria del año 1920.

El lema "Pan, Paz, Tierra" sino funcionó completamente, sí fue suficiente para que los bolcheviques ganaran la guerra a que las potencias imperialistas occidentales les estaban sometiendo. Ganaron la guerra y contruyeron la URSS porque "organizaron el pan", lucharon por la paz y dieron tierra a quien no la tenía.

No entiendes que el jacobinismo revolucionario es una condición necesaria para ganar la guerra. La Revolución francesa, amenazada por poderes locales de corte feudalizante y noble, que procedían de toda Francia y de toda Europa. Se hizo necesario un Estado Mayor Central, controlado por Robespierre, pero también por mucha gente en contacto directo con el pueblo (los sans culottes) con el que fue posible unificar la Revolución. En Rusia, el territorio inmenso hizo que fuera necesario conquistarla para todo el país, un imperio zarista inmenso lleno de pueblos y culturas diferentes, algunas pro-bolcheviques (como los chechenos por ejemplo, o los ucranio) y otras anti-comunistas, que vivían del privilegio zarista. Muchos vieron enseguida que los bolcheviques traían electricidad, maquinaria de arado, escuelas...abrazaron así la Revolución.

Era un salto histórico inmenso, y por supuesto que era imposible constituir el marxismo, en un país con tan pocos proletarios. Por ello, la mejor solución, en un país sin capitalismo, fue crear una Revolución Agrícola y, seguidamente, Industrial que resultó exitosa, y trajo al campesinado y al proletariado grandes avances técnicos. Te recuerdo que Krushchev era un campesino: ¿¿cuando en la historia ha habido a un Jefe de Estado campesino, con ejército y capacidad para derrotar en una guerra al capitalismo, a este capitalismo que tanto nos jode con sus precios, injusticias y arbitrariedades??

Esa carta de Kropotkin por supuesto que debió ir a parar a un cubo de basura. ¿Cómo Lenin no iba a conocer las penosa situación de Rusia, si la habían sometido a una guerra mundial, a una revolución ganada a sangre y fuego y a una invasión imperialista con guerra civil incluida?

Aún así, ganaron. ¿Porqué? La historia confirma que, pese a quien pese, Stalin hizo bastante más de lo que a muchos les gustaría por constituir una sociedad más justa que las capitalistas de aquella época. Que Trotsky lo hubiera hecho mejor? A mi me parece que Trotsky estaba demasiado preocupado por el arte y la vanguardia, y que no tenía modelo bien definido de lo que debía venir tras la toma de poder. Sí, la hubiera hecho más humana, pero menos eficaz. Lenin, el más visionario, se hubiera ahorrado las purgas, pero hubiera impuesto un mando central aún más sólido, un Soviet Supremo democrático pero centralizado, con comisarios en permanente contacto con el pueblo. Sin duda, la NEP, la introducción del capitalismo y la libre empresa, era lo mejor que le podía pasar a Rusia, pero Stalin la liquidó por ser un dogmático y por tener entre manos a un país demasiado atrasado.

El liberalismo, los mercados abiertos, y el comunismo son compatibles, pero no aún entonces. Hoy sí es posible un mercado justo, un comercio industrial justo con economías nacionalizadas y especializadas, algo que no quiere EE.UU, pues perderían todo su potencial.

El gran problema de la URSS, más que Stalin, fueron los funcionarios corruptos, que vivieron a cuerpo de rey con los Romanov y con Stalin.
Re: El análisis marxista de la lucha anticapitalista actual
07 des 2004
Y la NEP fue buena más que nada porque suponía una novedad histórica, que por supuesto los capitalistas jamás han aceptado: que una libre empresa no capitalista y controlada por el personas sin ánimo de lucreo trajera beneficios de toda clase a la sociedad, y recaudación socialista al Estado. Una forma de crear bienes y muebles sin especulación, ni corrupción capitalista de por medio. Un puro producto del más bello racionalismo. Una culminación de la economía. Allende quiso hacerla y no le funcionó por lo que ya sabemos: los capitalistas no aceptan desprenderse de su capital, ni tampoco racionalizar la producción.

La NEP es algo que se debería estudiar con muchísima atención en las universidades.
Re: El análisis marxista de la lucha anticapitalista actual
09 des 2004
Estoy de acuerdo contigo, Bolchevik sobre los efectos de la guerra imperialista: pero quiero ir más allá en el análisis al señalar que precisamente para eso los capitalistas organizaron el nacismo, para destruir la revolución en Europa, empezando por Alemania y terminado por Rusia. Por eso Hitler invadió Polonia y entró en Rusia: los capitalistas habían calculado perfectamente los efectos. Lo mismo que sucede con Cuba, cuando la situación provocada por los capitalistas, sea con una guerra, sea con un boicot, es insostenible, la revolución resulta imposible por las condiciones materiales de la población.

No hay que confundir pues los efectos de una situación límite con la estrategia correcta para la revolución: por eso digo que se necesitan al menos dos decenios para dar el siguiente paso. Hay qu esperar que suceda lo que nunca ha sucedido hasta ahora en la historia y es el contacto real de los activistas norteamericanos con las organizaciones socialistas y libertarias revolucionarias. Cuando el centro del actual Imperio esté más maduro políticamente, tal vez sea posible tener éxito en el siguiente paso de la revolución: si lo diéramos ahora estaríamos condenados indefectiblemente al fracaso pues sin ningún género de duda promoverían una guerra sobre cualquier país que lo intentara, o un boicot salvaje. Mientras, hay que preparar todas las organizaciones revolucionarias de izquierda en el terreno ideológico para que si los hechos sucedieran mañana, nos encontraran preparados.
Re: El análisis marxista de la lucha anticapitalista actual
09 des 2004
Sobre la NEP, creo que podríamos avanzar sobre ésta aunque particularmente pienso que se trata de una posición todavía demasiado contaminada del economicismo capitalista: más arriba he colgado algunas reflexiones sobre este tema, espero que resulten de tu interés, Bolchevik, y merezcan tus críticas.
Re: El análisis marxista de la lucha anticapitalista actual
26 feb 2005
No habeis aprendido nada de la historia reciente del mundo. El socialismo no es la alternativa al capitalismo.
El socialismo reparte y mal... la miseria que genera.
El estado es opresión, se nos debe dejar a los pueblos que generemos el -orden espontaneo- de que nos hablaba Hayek, el premio nobel en economia.
NO OBSTANTE estoy de acuerdo con la denuncia de las tropelias que el capitalismo comete y que tan bien define en las -diez razones contra la mundialización del capital- Michel Husson.
La solución la se, pero su exposición seria muy larga para exponerla en este medio.
Para saber lo que se yo leed a Hayek, Silvio Gessell, Ken Wilber, y Marx. Os saldrá un "coctel" revolucionario para nuestros tiempos teniendo en cuenta el despeñadero a que nos ha llevado el socialismo.
Tened en cuenta una cosa simplemente. "Producción y distribucion equitativa, son el anverso y el reverso de la misma moneda" a mas distribución menos producción. Esto es así amigos, esto es consustancial con nuestro grado de evolución y vale tanto para el burgues poderoso como para el proletario.
¿Que podemos hacer?. Evolucionar, revolucionar la evolución, hay maneras...
Sindicat