Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: guerra
La conexión CIA-Arafat-Israel-Al Fatah
03 des 2004
Los contactos de la CIA con al-Fatah y los servicios de inteligencia palestinosExtractado del informe titulado: La CIA en Palestina, de Luis Mesa y Rodobaldo Isasi, investigador y colaborador respectivamente del Centro de Estudios sobre Africa y Medio Oriente (CEAMO), La Habana, Cuba.
Extractado del informe titulado: La CIA en Palestina, de Luis Mesa y Rodobaldo Isasi, investigador y colaborador respectivamente del Centro de Estudios sobre Africa y Medio Oriente (CEAMO), La Habana, Cuba.
Por Luis Mesa y Rodobaldo Isasi

Los contactos de la CIA con al-Fatah y los servicios de inteligencia palestinos. Como fueron infiltrados Arafat y la OLP. La cooperación de Israel y el estado palestino contra Hamas y la Jihad islámica. El papel de EEUU en esa relación. El intercambio de información entre el servicio secreto israelí, los militares palestinos y la inteligencia americana. Los planes comunes de Washington-Tel Aviv-ANP contra el "terrorismo islámico", y todas las claves secretas para entender lo que sucede en Medio Oriente.

Extractado del informe titulado: La CIA en Palestina, de Luis Mesa y Rodobaldo Isasi, investigador y colaborador respectivamente del Centro de Estudios sobre Africa y Medio Oriente (CEAMO), La Habana, Cuba.
Por Luis Mesa y Rodobaldo Isasi

Sus relaciones (de la CIA) con el Mossad se remontan a 1951, como instrumento clave de la política norteamericana hacia el Medio Oriente de la guerra fría. A partir de 1962 la CIA y el Mossad profundizaron su trabajo de seguimiento de la OLP.

Por otra parte los contactos de la CIA con Arafat y al-Fatah datan desde inicios de los 70, cuando la Agencia fue utilizada como un canal diplomático oculto que tenía el visto bueno de la Casa Blanca.[29].

Importantes contactos secretos entre la CIA y la OLP tuvieron lugar en Marruecos en 1976, y a partir de entonces la OLP y la unidad Fuerza 17 sostuvieron contactos con las estructuras de seguridad norteamericanas en Beirut.

Según un ex oficial de la CIA, los palestinos contribuyeron a frustrar algunos planes y ataques contra instalaciones y funcionarios estadounidenses, y "realmente brindaron la protección más importante" [30].

Pero también la CIA tuvo el papel de facilitador a comienzos de los 80, cuando posibilitó la evacuación de la OLP del Líbano hacia Túnez. Aunque estos contactos se mantuvieron, disminuyeron notablemente luego de los atentados en el Líbano durante los años de Reagan.

Sólo en los últimos meses de esta Administración, en 1988, fue que el entonces secretario de Estado, George Shultz, autorizó al ex funcionario de la AdministraciónCarter, William Quandt, a que se encargara de la reapertura de un canal secreto con la OLP.
No obstante, fue el presidente Clinton quien revitalizó e incrementó notablemente el papel de la CIA en el diferendo palestino-israelí, a partir de la firma de los Acuerdos de Oslo en 1993. Con ello intentó garantizar el éxito del proceso.

A partir de entonces, la CIA estableció un oficial permanente en Tel Aviv para facilitar la cooperación en materia de seguridad entre israelíes y palestinos.

La Agencia retomó el contacto directo con los servicios de seguridad palestinos desde 1996 cuando Tenet, entonces subdirector de la CIA, estableció relaciones de trabajo con sus contrapartes, y la Administración Clinton aumentó la ayuda encubierta a los palestinos para perfeccionar sus operaciones de seguridad.

A comienzos de 1997, y después de que Arafat interrumpiera la cooperación en materia de seguridad con Israel, en protesta por la expansión de un asentamiento judío en Jersualém oriental, Israel solicitó a la CIA que actuara como intermediario.

La Agencia entonces transfirió a los oficiales palestinos una buena cantidad de informes de inteligencia respecto a las actividades de los militantes islámicos.

En algunos casos se les pidió a los palestinos que tomaran acciones preventivas, pero el objetivo más frecuente fue garantizar que los oficiales de Arafat no fueran afectados por actividades extremistas.

La misión de la CIA en Tel Aviv fue expandida y formalizada durante las negociaciones de 1998 en Wye Plantation, bajo inspiración del asesor de seguridad nacional Sandy Berger y el enviado especial para el Medio Oriente Dennis Ross. Ambas partes acogieron la iniciativa, a partir de sus mutuas desconfianzas y del compartido interés en que en el proceso de diálogo participen terceros [32].

Es bueno recordar que el memorándum de Wye Plantation de octubre de 1998, acordado entre Clinton, Arafat y Netanyahu, estableció que Israel devolvería territorios a cambio de que la ANP tomara acciones más fuertes para desmantelar la infraestructura de grupos violentos, confiscara armamentos y detuviera a las figuras más activas; así se evitarían el mayor número de ataques contra los israelíes, lo que posibilitaba un lugar predilecto para el trabajo de supervisión de ambos actores por parte de la CIA.

Esta se incorporaría inmediatamente a la identificación de determinadas células militantes palestinas, al control del tráfico de armas y a la recopilación informativa sobre algunos sospechosos.

"Cuando el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu rechazó ceder territorios sin un mecanismo que garantizara la neutralización de los terroristas a manos de los palestinos, Tenet ofreció que sus agentes monitorearan el esfuerzo de Arafat en materia de seguridad. Netanyahu montó en cólera, pero Arafat apoyó la idea, reconociendo que para la OLP la CIA era un socio confiable" [33].

Uno de los principales hechos derivados de estos compromisos en materia de seguridad, fue la arremetida de la ANP contra el grupo Hamas y el arresto domiciliario de su líder, el Jeque Ahmed Yassin.

Yassin había permanecido encarcelado por los israelíes, pero había sido excarcelado en 1997, a cambio de dos agentes del

Mossad arrestados en Amman, luego de una frustrada operación para asesinar a Khalid Mashaal, líder de Hamas en Jordania.
Posteriormente, y sobre la base de este mismo texto, se firmaron los acuerdos de Sharm el-Sheikh (17 de octubre de 2000), cuyos compromisos en materia de seguridad se mantuvieron en secreto, pero se supone reactivaron la misma filosofía central.
Según asegura Dean Klovens, experto en temas de inteligencia:"Durante los dos últimos años, agentes bajo el mando del Jefe de la estación CIA en Tel Aviv, hanmonitoreado activamente las actividades de seguridad de Arafat, supervisado el desplazamiento de efectivos israelíes y palestinos, verificado la reducción numérica de la fuerza policial palestina, han seguido los esfuerzos palestinos para arrestar a sospechosos terroristas, asegurando además que ningún presunto terrorista sea contratado como oficial de seguridad.
La Agencia también ha sido oficialmente encargada de monitorear los esfuerzos israelíes por controlar las provocaciones de los habitantes de los asentamientos en Gaza y Cisjordania, así como prevenir actos de terrorismo, crimen y hostilidad dirigidos contra los palestinos.
Además, los oficiales de la CIA estacionados en Tel Aviv se reúnen regularmente con los representantes palestinos e israelíes para tratar de resolver las disputas,ayudar en el control de los puntos fronterizos y revisar otros asuntos de seguridad.

Para estas tareas la CIA ha establecido estrechas coordinaciones con la Inteligencia General Palestina(Mukhabbarat al-Amma), el Servicio de Seguridad Preventiva, y con varios departamentos de inteligencia israelí (Mossad, Shin Bet). Hasta muy recientemente se realizaban reuniones quincenales para revisar los pasos dados por la ANP para eliminar las células terroristas y estructuras de apoyo para losgrupos terroristas." [34]

Algunos expertos han opinado que, a pesar de los fuertes lazos históricos entre la CIA e Israel, la agencia ha logrado profundizar sus niveles de comunicación y confianza con los palestinos, a partir de la asesoría en diversas áreas claves, tales como: la infiltración de grupos terroristas, las comunicaciones clandestinas, los métodos de interrogación, la tecnología computarizada y el procesamiento de información de inteligencia.

También la CIA ha financiado instalaciones de inteligencia palestina en Jericó y Ramala.Para la OLP, esta relación fortalece la legitimidad de sus canales de comunicación con EEUU y además le permite lidiar con organizaciones rivales como Hamas y Jihad islámica.

Estos grupos de base islámica constantemente han criticado la relación de la ANP con la CIA, su estrecha colaboración e intercambio de informaciones y afirman que la opción es la resistencia y las operaciones militares, no las negociaciones ni el diálogo de seguridad.

En opinión de Stratfor:
"La cooperación en materia de seguridad entre israelíes y palestinos es un tema clave en la actual crisis.En medio de la cooperación, a los islámicos radicales tales como Hamas o la Jihad islámica, seles hará extremadamente difícil lanzar acciones terroristas dentro del territorio de Israel [...] Hamas,sin embargo, no es el problema, sino las fracturas que la crisis parece estar provocando dentro de lafacción Fatah de Arafat.

Mediante la cooperación establecida, las fuerzas de seguridad israelíes y palestinas tienen buena información sobre Hamas y pueden encerrarlos con la misma rapidez que los dejan en libertad. Pero los extremistas palestinos dentro del propio campo de Arafat, estimulados porel incremento de la violencia, se han convertido en un serio problema." [35]

Según este mismo grupo de analistas procedentes de la comunidad de inteligencia norteamericana, y con baseen Austin, Texas, los militares israelíes han desarrollado incluso algunas acciones contra elementos de Fatah que ya no son leales a Arafat, y que han sido los principales instigadores de las acciones de las milicias Tanzimde Fatah [36].

Sería útil recordar que a fines de 2000 informes de inteligencia europeos, citados por medios de prensa árabes e israelíes, especularon respecto a la posibilidad de que se estaba preparando un golpe contra Arafat [37].

Pero la cooperación palestina con la CIA tiene también aspectos desventajosos.
Recordemos por ejemplo que,durante las conversaciones de Camp David en julio de 2000, la CIA y Tenet fueron también elementos de fuerte presión sobre Arafat para que aceptara en aquel entonces, las variantes ofrecidas por Clinton y Barak.

Además, en la medida en que una buena parte de los datos de seguridad palestina son conocidos no sólo por la agencia sino también por los servicios de inteligencia israelí, resultan de enorme utilidad a la hora de presionar y golpear militarmente a las estructuras elites de seguridad de la ANP.

Sin embargo, en medio de la actual crisis, muchos opinan que la CIA puede seguir desempeñando un papel importante al haber logrado un alto nivel de comunicación con las dos partes, y que ambos la consideran, en buena medida, como un instrumento decisivo de la mediación estadounidense, un factor altamente informado que podría desempeñar un papel equilibrado a la hora de señalar las responsabilidades respectivas y exigir compromisos.

Por ello, el primer canal que se reactiva en medio de la fuerte crisis y los enfrentamientos es precisamente el del diálogo de seguridad con participación CIA.

Según el Washington Post, los palestinos han continuado solicitando el involucramiento de la agencia. "Ellos ven esto en parte como una forma de mejorar sus vínculos con EEUU y asegurar un contrapeso para las demandas de seguridad israelíes.
Algunos funcionarios palestinos también lo ven como una forma de evitar la cooperación de seguridad directa con Israel, que sigue siendo impopular en las poblaciones de Gaza y Cisjordania" [38].

Igualmente, la comunicación con la CIA permite a la parte palestina dar la visión "de la otra cara de la moneda", respecto a las acciones israelíes.

Por ejemplo, Robert Fisk, corresponsal del Independent cita a uno de los responsables de seguridad palestina cuando dice: "La CIA supo que los israelíes estaban disparando deliberadamente para asesinar a algunos de los que lanzan piedras.
Les hemos mostrado las estadísticas y los hemos llevado para que presencien estas batallas desiguales. Personalmente, ellos concuerdan con nosotros en que los israelíes están disparando a la parte superior del cuerpo" [39].

El informe anual del Departamento de Estado "Patterns of Global Terrorism- 2000" opinó que la espiral de la violencia experimentada a partir del último trimestre de 2000 se debió, en gran medida, al colapso de las negociaciones y de la cooperación antiterrorista entre Israel y la ANP.

Dicho informe [40], hizo hincapié en las acciones violentas desarrolladas por los grupos Jihad Islámica y Hamas, mencionando además otras agrupaciones menores tales como Hezbollah Palestina, las Fuerzas Umar al-Mukhtar, los Mártires de al-Aqsa y los Batallones de Salah al-Din; y cita a la colaboración desarrollada entre la ANP y las fuerzas de seguridad israelíes, como un elemento positivo en la desactivación de redes y planes terroristas.

Y reconoció que: "A pesar de los esfuerzos demostrados por los palestinos para destruir la infraestructura terrorista [...],los funcionarios israelíes expresaron públicamente su insatisfacción con las medidas antiterroristas dela ANP durante la crisis.

Acusaron a oficiales de seguridad palestina y a miembros de Fatah de facilitar y tomar parte en los disparos y atentados contra objetivos israelíes [...] Los israelíes argumentaron que la liberación de prisioneros durante la crisis facilitó los planes terroristas de varios grupos, y que los oficiales de seguridad palestinos no han sido receptivos ante los llamados para adoptar medidas más decisivas frente a la violencia." [41]

En su momento, el rey Abdullah de Jordania reconoció: "Las partes en pugna en Oriente Medio se encuentran en una Caja de Pandora y saben que toda la región podría incendiarse [...] En esta fase ya no estamos hablando de negociaciones o proceso de paz, sino que estamos buscando un mecanismo para redimensionar la violencia. Los aparatos de seguridad de las dos partes deben sentarse en torno a una mesa para buscar disminuir la violencia". [42]

En medio de la aguda crisis, y a pesar del asedio de Ramala, el intercambio informativo entre ambas estructuras de seguridad no dejó de funcionar. De esta manera las autoridades de la ANP fueron capaces de proceder al encarcelamiento de los cuatro palestinos que asesinaron al ministro de turismo israelí, Rehavam Zeevi, y a la detención del propio líder del FPLP, Ahmed Saadat, por haber ordenado dicho asesinato; igualmente las fuerzas de seguridad palestina detuvieron a Fuad Shubaki, estrecho colaborador de Arafat, por haber financiado una operación de contrabando de armas en enero de 2002. [43]

Las numerosas contradicciones entre Arafat y un segmento no menos importante de organizaciones político-militares palestinas, se hicieron ocasionalmente agudas con el inicio de la segunda Intifada, cuyo agravamiento y contradicciones de carácter político se reflejaron incluso dentro de toda la estructura de seguridad de la ANP.

Ejemplo ilustrativo de tal afirmación lo constituyó la orden de disolución de los Comités de Resistencia Popular (Tanzim) por parte del Alto Consejo de Seguridad Nacional palestino [44], así como las ocasionales acciones en contra de elementos y dirigentes de organizaciones como Hamas, Jihad Islámica, y Frente Popular para la Liberación de Palestina entre otras.

Durante todos estos meses de crisis, las presiones y acusaciones contra Arafat y la ANP fueron una regularidad por parte de los gobiernos de Barak y de Sharon, los que en buena medida han respaldado su accionar en la fuerte relación estratégica con EEUU.

Si bien es cierto que Washington ha ejercido durante el año 2002 algunas leves presiones sobre Israel, criticando verbalmente sus desmedidas acciones de fuerza, exhortando a la retirada militar de los territorios reocupados, o expresando oficialmente su acuerdo con la creación de un Estado Palestino, ello no ha sido acompañado en la práctica con ningún tipo de medida concreta que presione a Israel en esta coyuntura. [45]

El nivel de crítica sobre las acciones israelíes ha estado todo el tiempo bajo control, e incluso se ha frustrado el intento por investigar y condenar hasta la propia masacre de Jenin.

El síndrome del 11 de septiembre ha sido perfectamente utilizado en la línea argumental israelí. Si por una parte las giras de Powell y la casi constante presencia del General Anthony Zinni en el área no han podido alterar el tempo de la estrategia israelí, el notable rechazo regional expresado a Cheney ante la intención de tomar de nuevo a Iraq como centro de la lucha contra el terror internacional, obliga a Washington a conservar un cierto equilibrio en su proyección regional, y a seguir mediando, aunque sea de forma parcializada en el principal conflicto regional, el israelo-palestino.

La acción concreta estadounidense ha sido reclamada tanto internacional como regionalmente, la que puede ser notablemente favorecida con iniciativas semejantes a la del Plan de paz saudí del príncipe Abdullah [46], aprobado especialmente por el concierto árabe, y considerado plenamente dentro de la plataforma negociadora del ya mencionado "Grupo de los Cuatro".

Por otra parte, Washington conservará su relación especial con Israel, pero propiciando las tendencias políticas más favorables a la recuperación del diálogo y a la proclamación estatal palestina, en detrimento de la aún vigente ultraortodoxia opositora del Likud [47].

Igualmente EEUU tendrá que seguir defendiendo la legitimidad del liderazgo palestino tradicional, como pieza fundamental para la recuperación de la capacidad negociadora y ejecutiva a corto plazo, neutralizando consecuentemente las exhortaciones a descartar la figura de Arafat enunciadas por Sharon y otros líderes israelíes, quienes lo han considerado como "enemigo a la cabeza de una coalición terrorista".

Esta prolongada campaña en contra del liderazgo palestino ha estado sustentada principalmente en el rechazo a las acciones suicidas, y ha tenido un gran espacio en medios de información internacionales y de EEUU en particular, impactando notablemente en sus respectivas opiniones públicas [48].

Tal tendencia necesitará ser rectificada a corto plazo, recuperando la real capacidad de interlocución palestina, para abordar los múltiples temas complejos que se encuentran en la base del conflicto.

En tales encomiendas y retos futuros, las coordinaciones y compromisos entre las estructuras de seguridad, con mediación CIA, seguirán teniendo un papel central.

Luis Mesa y Rodobaldo Isasi son, respectivamente investigador y colaborador del Centro de Estudios sobre Africa y Medio Oriente (CEAMO), La Habana, Cuba. Este trabajo, inédito para CSCA web lleva el título original de "CIA-ANP-Israel: la inexorable cooperación en materia de seguridad".

29 Según un muy citado artículo de Tim Weiner, "CIA is Teaching Tricks of the Trade to the Palestinians", The New York Times,March 5, 1988, los lazos de la CIA con Arafat se remontan a 1973 cuando éste envió un emisario a entrevistarse con Vernon Walters, entonces subdirector general de la CIA, para discutir respecto a cómo evitar ataques de grupos radicales. Según las memorias de Henry Kissinger el emisario seleccionado fue Ali Hassan Salameh, secretario de Fatah. Salameh fue asesinado posteriormente en 1979 por la Mossad israelí que lo consideraba responsable de la famosa operación durante los juegos olímpicos de Munich.

30 Citado por Thomas Omestad and David Makovsky, "Blocking the bombers", U.S News and World Report, November 9, 1998. También Steve Posner afirma que "a comienzos de los 80’s Robert Ames, jefe de la estación CIAen Beirut, participaba directamente en conversaciones secretas frente a frente con Arafat", en "The Spy At Wye", Wasnington Post, 27 Oct 1988, A23 www.washingtonpost.com
31 Ob.cit "Bush End CIA’s Role..."
32 Ver: "New Mission for the CIA", Editorial, Washington Post, 27 October, 1988, A.22
www.washingtonpost.com
33 Ob.cit. Posner "The Spy At Wye"... p.A23
34 "The CIAin the Peace Process", Middle East Intelligence Bulletin, Vol. 3 no.1 January 2001, http://www.meib.org
35 "Executing the Deal: Can Arafat Meet His End of the Bargain?, Stratfor. Global Intelligence Update, 18 October 2000, http://www.stratfor.com
36 "Israel Fights Arafat’s Domestic Battle", Stratfor. Global Intelligence Update, 10 November 2000,
http://www.stratfor.com
37 "Secret European report: Revolt against Arafat a posibility", 12 de noviembre de 2000, http://palestinechronicle.com
38 Ob.cit "Bush Ends CIA’s Role..."
39 Robert Fisk "How the CIA tried to bully Arafat", The Independent, 4 November 2000, reproducido por Mid-East Realities, http://www.MiddleEast.Org
40 "Middle East Overview", Patterns of Global Terrorism- 2000,, Released by the Office of the Coordinator for Counterterrorism, U.S. Department of State, April 2001.
41 Ibídem
42 Entrevista brindada al diario italiano Corriere della Sera, reproducida por Notimex, 18 de abril de 2001.
43 La nave Karine A fue interceptada por un comando israelí en aguas del Mar Rojo el 3 de enero de 2002, cuando transportaba un voluminoso cargamento de armas que procedentes de Irán, serían introducidas en territorios palestinos. Reuters, 16 de mayo de 2002, "Postergan proceso a Shubaki".
44 La estructura de seguridad palestina, dispone de 35 mil hombres aproximadamente. Formada desde los inicios de la ANPen 1994 como resultado de los acuerdos de Oslo de 1993, la seguridad palestina se integró con miembros de la OLPy de Al Fatah en particular, y entre algunos de sus elementos aparecen: policía, servicios de inteligencia, seguridad preventiva, Fuerza 17, policía marítima, seguridad pública, servicios de inteligencia militar y un servicio de defensa civil.
45 Todas las transacciones, incluidas las estratégicas se han mantenido con Israel, así como la ayuda anual de 3 mil millones de dólares. El interés estratégico de EEUU en la región es complementado con el papel desempeñado por los 5,3 millones de judíos que viven en el país (2,3% de la población total) así como por las diversas instituciones que ejercen influencia en los medios de comunicación, en el sector financiero, en el de pensamiento y en el particular lobby judío congresional con 10 senadores y 27 representantes.
46 Como es bien conocido, la propuesta de Abdullah contempla el reconocimiento árabe de Israel a cambio de que este se retire a las fronteras anteriores a la guerra de 1967. El papel personal del de facto líder saudí, ha sido importante tanto en la gestión política regional como en lo referente a las presiones sobre Washington para que se proyecte de forma más decidida hacia el conflicto. La Administración Bush parece estar convencida de que el peso económico, religioso y político de Arabia Saudita es en estos momentos muy superior al tradicional papel político regional desempeñado por Egipto. El Cairo ha dado numerosas señales en los últimos tiempos por haber sido relegado a un segundo plano, lo que se ilustra por ejemplo por un fuerte verbo crítico a la política estadounidense, o en el rechazo del presidente Mubarak a recibir a Powell.
47 En mayo de 2002, el bloque Likud encabezado por el ex primer ministro Benjamín Netanyahu expresó tajantemente su negativa a la futura creación de un Estado palestino. Despacho cablegráfico EFE, 16 de mayo de 2002.
48 En una encuesta USA Today/Gallup/CNN de marzo de 2002, el público norteamericano responsabilizaba a la parte palestina por la actual violencia: alto grado (40%), grado moderado (42%), no mucho (10%), mientras que las consideraciones sobre Israel se mostraban respectivamente en 26%, 46% y 14%. http://www.usatoday.com/news/washdc/2002/03/25/poll-results.htm
Otra encuesta del 11 de abril mostró que el 50% de los encuestados simpatizaba en la actual coyuntura con Israel, mientras sólo un 15% se inclinaba por los palestinos.
http://iarnoticias.com/noticias/0152_conexion_cia_israel_al_fatah_18nov0
Mira tambe'
http://iarnoticias.com/noticias/0152_conexion_cia_israel_al_fatah_18nov0

This work is in the public domain
Sindicat Terrassa