Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Anàlisi :: pobles i cultures vs poder i estats
Contra la Celebración de la TOMA DE GRANADA (2000-2004)
27 nov 2004
Crónicas y articulos de analisis contra la celebración españolista de la Toma de Granada publicados en ANDALUCIA LIBRE
Andalucía Granada Entrega.jpg

-_Arab_Ma._Eman_Elbhar_Domminy1.mid
- Arab Ma. Eman Elbhar Domminy1.mid (14,22 KiB)


El Ayuntamiento de Granada incluye un acto en la Alhambra para celebrar la Toma 2001.

Cumple las conclusiones del Foro de las Culturas y será un homenaje a la ciudad

juan enrique gómez ⢠granada IDEAL

La próxima celebración de la Toma de Granada no estará, presumiblemente, presidida por la polémica. El Ayuntamiento de Granada ha decidido acoger las conclusiones del Foro de las Culturas y reconvertir la celebración en una fiesta de la ciudad y de reconocimiento de su patrimonio artístico y humano. Se mantienen los actos de la Plaza del Carmen y se añade un homenaje a las culturas que se realizará en la Alhambra en la mañana del día 2 de enero.

Hacer de cada día 2 de Enero una fiesta de la ciudad de Granada en la que se pueda conmemorar el recuerdo, pero también se pueda mirar al futuro con esperanza de haber aprendido del pasado, es la intención del Ayuntamiento de Granada ante la próxima celebración de la Toma de la ciudad por los Reyes Católicos. Asunción Jódar, concejala de Relaciones Institucionales, confirma la intención de consensuar con la oposición municipal todo lo que se realizará en la Toma 2001. El día 2 de enero se quiere iniciar una nueva forma de ver la festividad. «Queremos que sea una fiesta de la ciudad en la que se celebre nuestro patrimonio cultural, artístico y humano, sin exclusiones de ningún tipo», afirma Asunción Jódar, que no ha adelantado detalles de las celebraciones ya que se pretenden presentar de forma oficial desde la Alcaldía.

Según ha sabido IDEAL, la celebración contará con una novedad importante la mañana del 2 de enero se llevará a cabo un acto institucional en el interior de la Alhambra, en el que el alcalde leerá un manifiesto previamente consensuado con todas las fuerzas políticas y sociales. Ese manifiesto tendrá como base la idea de la tolerancia y el encuentro de culturas y una petición a los ciudadanos para que valoremos nuestro rico patrimonio y el legado que todas las culturas han dejado en Granada.

Los actos de tremolación del Pendón en el balcón principal del Ayuntamiento y los desfiles procesionales quedarán tal y como estaban hasta ahora, incluyendo la lectura de un manifiesto que, según las conclusiones del Foro de las Culturas, «contenga lo más significativo de los valores de las Capitulaciones como una muestra del deseo de convivencia en la diversidad que deseamos».

Propuestas

La próxima Toma contendrá una serie de propuestas realizadas tras el trabajo continuado de los miembros del Foro de las Culturas que, coordinado por Javier García Castaño, ha elaborado un amplio informe en el que se contienen las directrices que debería seguir el municipio. Entre las conclusiones a las que han llegado miembros de organizaciones teóricamente tan dispares como el Consejo Islámico y Granada Tradicional, las asociaciones de vecinos, manifiesto 2 de enero, etcétera, se encuentra la posibilidad de permitir que todos los ciudadanos, sin exclusión, puedan participar en alguna parte de las actividades de la fiesta y que no haya términos de exclusión de ningún grupo, que la fiesta no pueda servir como motivo de desencuentro. Se quiere también optar por la introducción de aspectos novedosos o de cambio aceptando elementos que son considerados tradicionales de la conmemoración. Para ello se propone, entre otras cosas, realzar el valor patrimonial de la ciudad utilizando dos símbolos del pasado histórico y del presente público: Alhambra y Capilla Real.

Entre las actividades a realizar, además de la lectura del manifiesto y el acto en la Alhambra, promover un acto religioso, que en un futuro inmediato pueda ser de encuentro ecuménico, «con la intención de mostrar como el pasado que nos separaba hoy es un presente que nos encuentra y nos reconoce con capacidad para la convivencia. Promover un acto de homenaje y reconocimiento en la tumba de los Reyes Católicos.

El Ayuntamiento mantendrá una serie de actividades culturales en la ciudad en ese mismo día, entre las que se encuentra un concierto andalusí en el Teatro Isabel la Católica. Se ha eliminado, como ya se hizo el pasado año, el acto instituido por la anterior corporación, de rendir un homenaje a la figura de Boabdil entregando una corona de flores ante el monumento dedicado al último rey de la dinastía Nazrí de Granada.

toma 1.gif


Opinión.
No a la Toma.
Andalucia Libre

Almería, Baza, Málaga, Jerez, Sevilla, Granada... son ciudades andaluzas donde, aún hoy, se sigue conmemorando oficialmente las fechas respectivas de su Conquista por las tropas castellanas, entre quinientos y setecientos años después de los hechos en cuestión. Celebraciones nacidas al calor del orgullo feudal del conquistador y de humillación, sometimiento y ocultación para los vencidos; afirmaciones de lealtad a la Corona, de integrismo católico y recordatorio inquisitorial; actos de exaltación colonialista al calor de las guerras en Marruecos... días para españolear, siempre.

Convertidas en tradición o rutina, inadvertidas o destacadas, cada Toma es una muestra viva de cuanto le falta a Andalucía para recuperar e imponer su dignidad nacional.

Defendidas tanto por alcaldes andalucistas, del PSOE y del PP... la oposición a las Tomas ha sido punto de encuentro de nacionalistas y gentes de izquierda, particularmente en Granada, punto focal de la mitología españolista (1492) y por tanto escenario privilegiado de la confrontación.

Y cuanto más se ha expresado el rechazo a través de actos alternativos, mociones, articulos..., más descarnadamente se ha manifestado su carácter reaccionario, hasta el punto de recibir excusiones de fascistas encantandos de poder ondear la estanquera.

"Políticamente incorrectas", por su evidente xenofobia implícita, ya el PP intentó combinar en Granada el mantenimiento de sus rasgos reaccionarios españolistas con la introducción de gestos y actos secundarios, como la ofrenda floral a la estatua de Boabdil, ultimo emir nasri de Granada, con los que endulzar y atenuar el tufo a cuartel legionario del acto. Incluso invitó a una cohorte de diplomáticos de regímenes árabes acreditados en Madrid que, una vez convenientemente advertidos de dónde se metían y de cómo sería políticamente utilizada su presencia, fueron en cascada excusándose para evitar aparecer como complices. Un cargo de Tetuán que hizo caso omiso a estos consejos, tuvo que dimitir una vez vuelto a Marruecos.

Ahora gobierna en el Ayuntamiento de Granada una coalición PSOE-IU-PA. Han montado las correspondientes Jornadas, levantado un Foro, consultado expertos... para al final, mantener todo el ritual de la Toma: tremolación del pendón castellano desde el balcón municipal, revalida de lealtad a los conquistadores, vítores a los Reyes católicos (si, ¡a los reyes católicos!), parada militar con banda de música y toque de himnos, misa con el arzobispo, tremolación ante la tumba de los Reyes católicos... Parece ser que a esto le sumarán la lectura del inevitable Manifiesto por la Tolerancia y con esto pretenden haber limpiado de mugre el evento.

En sus momentos de mayor lucidez, los defensores vergonzantes de la Toma argumentan que en Granada se ha convertido en un acto más de las fiestas navideñas (se realiza el 2 de Enero) y que la tremolación con las preguntas retóricas "Granada", a la que la multitud de la plaza contesta por tres veces "¿Qué?", son intocables.

Lo que todavía no han respondido es porque no reconvierten la Toma en un Día de Granada, tal y como con detalle se proponía en una Moción presentada en el Ayuntamiento el pasado mandato por un concejal nacionalista, entonces en IU, que no fue aprobada por los votos contrarios de PP-PSOE. Conservando los "Granada" y los "qué", es decir, los elementos incorporados a la costumbre popular, sustituía el pendón castellano por la Verdiblanca; los vítores a los reyes castellanos por la Libertad, la Igualdad y la Solidaridad y la visita a la tumba de Isabel y Fernando por actos en memoria de Mariana Pineda (liberal ejecutada por los absolutistas), García Lorca, etc. El contenido del acto cambiaba de raíz, evidentemente. Precisamente por esto es por lo que la Moción se rechazó y la Toma -maquillada- se mantiene hoy. Por eso, también, hay que seguir oponiéndose a la Toma; porque en esta cuestión lo que se confrontan no es sólo dos visiones de nuestro pasado sino sobre todo dos proyectos de futuro: el de una Andalucía española y subordinada frente al de una Nación andaluza libre y soberana.


ANDALUCIA LIBRE nº 65
martes, 19 de diciembre de 2000

----------------------

La verguenza de todos los años...
Toma de Granada, 2001

El 2 de Enero de 2001 inauguramos el nuevo siglo con una enésima edición de un acto vergonzoso: la celebración oficial de la conquista de Granada por las tropas feudales castellanas de los Reyes Católicos en 1492.

En el Boletín Andalucía Libre 65 ya le dedicamos a este asunto un comentario. Esto nos excusa ahora de una recapitulación exhaustiva de lo que estos actos oficiales son y significan.

Hoy, simplemente, constatemos que los acontecimientos de este año vuelven a darnos la razón a la izquierda nacionalista.

Las mínimas, secundarias y cosméticas modificaciones del Gobierno municipal tripartito PSOE-IU-PA al ritual fijado en 1982 por un Ayuntamiento con mayoría absoluta del PSOE y de la mano de un concejal proveniente del PCE, lo único que han conseguido es evidenciar el carácter irreformable de la Toma y su naturaleza esencialmente reaccionaria y españolista. Los cambios vergonzantes sólo han servido como excusa para que el españolismo persevere en su empeño -ya demostrado en los últimos años- de convertir a la Toma en una cita nacional de reafirmación españolista. En un bien armado reparto de tareas y funciones, el PP ha boicoteado el acto; las 'asociaciones tradicionalistas´ (algunas afines al propio PSOE) han agitado por el mantenimiento de las presuntas 'esencias' granadinas; el arzobispo católico ha recordado los pretendidos beneficios eternos y temporales de la cristianización unida a la Conquista y los fascistas han desplegado finalmente en la Plaza del Carmen sus banderas españolas y sus pancartas.

La operación ha contado con el patrocinio y la colaboración del único diario granadino, IDEAL (sucursal del reaccionario grupo vascoespañol El Correo y que sigue dirigido por los mismos que lo dirigían durante el franquismo) que le ha dado eco y cobertura desde sus paginas. La campaña de agitación de IDEAL (que aún colea) merecería figurar como ejemplo de manipulación y propaganda en las escuelas de periodismo: escalada de noticias y pronunciamientos escorados a la derecha, goteo de encuestas favorables, artículos de opinión en diferentes tonos, selección de los oponentes y discriminación de las voces discordantes, realmente alternativas reducidas a la mínima expresión: una cita de una frase del comunicado de Nación Andaluza en medio de uno de las decenas de artículos y crónicas dedicados al asunto y una carta al director remitida por un exconcejal nacionalista el 21 de Diciembre que se publica el 6 de Enero (!!!), cuatro días después de la Toma.

Como suele ocurrir en estos asuntos, la cosa se les ha ido un tanto de las manos... Los insultos al alcalde del PSOE y los abucheos y silbidos al himno de Andalucía no estaban en el guión; pero cuando se agita a la bestia no cabe después quejarse de que sus ladridos no se atengan al manual de urbanidad 'constitucional'. La derecha intelectual y social más inteligente (IDEAL) se ha sentido molesta por esta manifestación de la catadura real de su base y por la tardanza del PP en desolidarizarse de esos excesos, que han situado al Gobierno Tripartito y fundamentalmente al PSOE en una posición incomoda.

De la masa vociferante, es obvio decir que la inmensa mayoría no eran fascistas militantes -las banderas españolas grandes eran sólo tres o cuatro- pero sería también muy poco realista no constatar a esas las acompañaban otras centenas de pequeñas banderitas españolas -convenientemente distribuidas- que los asistentes no tenían inconveniente en portar. En otras palabras, el contenido político e ideológico del acto convirtió en protagonistas y en vanguardia a quienes de forma más coherente pueden identificarse con el: los ultraespañolistas.

Hete aquí la paradoja, PSOE-IU-PA, que en su cobardía sólo intentaban quitarle algo de caspa al acto, fueron insultados por quienes ondean las mismas enseñas rojigualdas que ellos se han dedicado a limpiar, apoyar y legitimar en los últimos 25 años. De ahí la línea de opinión de algunos de ellos (del PCE, del PSOE y también del regionalista PA) que, aún ahora, se empeñan en intentar contentar a la bestia por la vía de regalarle todo el espacio, eludiendo o minusvalorando la cuestión. Desearían eliminar toda confrontación pasándose al enemigo antes de la batalla y así evitar una polémica que anualmente los pone en evidencia. Particularmente cínicos resultan quienes envuelven sus llamamientos a la capitulación en demandas para ocuparse de cuestiones actuales realmente importantes, cuando en estas -sea a nivel local, nacional o estatal- su pauta es bien compartir de entrada con la derecha españolista proyectos y medios, bien ceder ante ella a las primeras de cambio.

Este año, también, se ha manifestado con toda crudeza que las ambigüedades liberales de la oposición moderada a la Toma (encarnada, por ejemplo, en el colectivo 'Manifiesto 2 de Enero') no sirven ni para contraponer un discurso político e ideológico realmente alternativo al de la reacción ni para movilizar a nadie. Lastrado por su composición interna (demasiado cosmopolitismo 'políticamente correcto'), elude los aspectos centrales de la controversia -Andalucía o España- y tiende a perderse en vacíos y brumosos alegatos sobre la 'tolerancia' o la 'integración' que, lógicamente, a nadie animan y nada enseñan.

Finalmente, hemos de reconocer el error de la izquierda nacionalista -que asumimos también desde este Boletín en la parte que nos toque- por no haber estado presentes en el Acto con nuestros contenidos y banderas. Es sabido que la fecha es malísima y que las múltiples experiencias acumuladas no animan precisamente a situarse allí como minoría incordiante. Pero la repercusión simbólica creciente del acto (y su cobertura mediática particularmente alta, dada la sequía informativa propia del interludio navideño) convierten la ausencia en un error que se hace amargo desde el mediodía del mismo día 2. Para recoger hay que sembrar. Así pues, desde ahora, hemos de incluir a nivel nacional, específicamente a la Toma de Granada, como una cita anual de la izquierda nacionalista andaluza. El 2 de Enero de 2002 tiene que haber en la Plaza del Carmen (no valen otros sitios) pancartas de la izquierda nacionalista, presencia de colectivos y organizaciones con sus reivindicaciones específicas, cientos de Verdiblancas y banderas rojas y cientos de gargantas nacionalistas dispuestas a abuchear el Himno español y gritar ¡VIVA ANDALUC�A LIBRE!. A ello pues.


ANDALUCIA LIBRE nº 69 -
martes, 9 de enero de 2001

-----------------------------
Toma de Granada. Concejala PSOE con Pendón castellano.jpg

Concejala del PSOE portando el Pendón


Granada: La Toma recupera al Ejército español y saca del guión la lectura del manifiesto por la tolerancia

Una Compañía Militar de Honores desfilará de nuevo en la procesión cívica. La corporación iniciará los actos con una visita-homenaje a la Alhambra
IDEAL / Granada

El Ayuntamiento de Granada ha renunciado a algunos de los cambios introducidos en el ceremonial del 2 de Enero para volver a una Toma más tradicional en la que el Ejército recupera protagonismo con la participación de una Compañía de Honores, y en la que se ha decidido suprimir la lectura del manifiesto por la tolerancia desde el balcón municipal, lectura que en los dos años anteriores que se ha hecho ha sido boicoteada por los gritos en contra de los grupúsculos de ultraderecha.

Se vuelve pues a una Toma más 'castiza', con un ritual que prácticamente respeta el guión original exceptuando la visita-homenaje a la Alhambra, una de las máximas joyas patrimoniales de la ciudad junto a la Capilla Real, el otro gran escenario del 2 de Enero. «No deseamos que haya ninguna excusa para que personas que demuestran que son muy reaccionarias armen bronca», dijo ayer la concejala de Relaciones Institucionales, Asunción Jódar (PSOE), para justificar la doble rectificación municipal.

Visita a la Alhambra

Al igual que se hizo con motivo del Día de la Hispanidad, el pasado 12 de octubre, el Ayuntamiento ha invitado a desfilar junto al cortejo cívico de la Toma a una Compañía de Honores del Ejército «en representación de la Casa Real», señaló Jódar. La presencia militar en el desfile venía siendo reivindicada por colectivos tradicionalistas y por la oposición municipal del PP, que el año pasado se ausentó del ceremonial en protesta por la decisión del gobierno de limitar la presencia del Ejército a la del teniente general del MADOC.

El Ayuntamiento ha decidido mantener la visita protocolaria a la Alhambra, en donde se iniciarán los actos institucionales del 2 de Enero. La corporación acudirá acompañada de una comitiva histórica de maceros, porteros y pajes vestidos de época. En esta ocasión se celebrará en la Alhambra un acto literario con presencia de conocidos arabistas y se rendirá un homenaje a la Sala de los Secretos -que ocupa los sótanos de la Sala de las dos Hermanas- y que tras su restauración será abierta al público. Como colofón al acto de la Alhambra, la comitiva realizará una visita guiada a los baños árabes del monumento nazarí y posteriormente bajará al Ayuntamiento para participar en la procesión cívica, en la que van a desfilar 115 personas ataviadas con trajes de época.

Como es tradicional, el cortejo acudirá a la Capilla Real para la tremolación del Pendón ante las sepulturas de los Reyes Católicos. Tras una misa Te Deum en la que cantará una coral, la comitiva regresará al Ayuntamiento con una parada ante el monumento de Isabel la Católica para una ofrenda floral. En el balcón consistorial tendrá lugar el ceremonial del 'Granada qué' y la tremolación del Pendón de Castilla a cargo del concejal popular Jaime Sánchez Illescas. La lectura desde el balcón del manifiesto por la tolerancia ha quedado suprimida para «no dar excusas a los que quieren armar jaleo», señaló Asunción Jódar.

Alhambra foto4.jpg

Opinión
Reacción ultraespañolista y Cagalera institucional
ANDALUCIA LIBRE

Declaraciones posteriores del Alcalde Moratalla (PSOE) han venido a reafirmar las motivaciones de esta modificación regresiva en el ritual de la Toma: puro miedo ante la protesta de los sectores más ultraespañolistas y fascistas. La salida que ha encontrado el Gobierno municipal tripartito (PSOE-PCE/IU-PSA) ante la presión de la reacción ha sido simplemente ceder en toda la línea eliminando los retoques cosméticos que había sumado al protocolo de la Toma en años anteriores y volver al guion establecido en 1982. La españolada consecuente se felicita ahora ante la cesión de los españolistas vergonzantes. Así, el PP ya ha dicho que volverá a participar en un acto que, a fin de cuentas, es suyo y al que no asistio el año pasado, entre otras razones, por hallarse necesitado de encontrar algo en qué diferenciarse del amorfo Gobierno tripartito ante el evidente continuismo de su gestión. Los opinantes localistas reaccionarios que tienen como acogedora tribuna habitual las columnas del único diario local, IDEAL -sucursal del grupo vascoespañol Correo- cantan victoria. La 'Granada eterna' se embrava; sintiéndose legitimada y reivindicada.

La reacción ha dado un ejemplo de coherencia y de valoración ajustada de lo que significan los simbolos. Los cambios anteriores del Gobierno tripartito eran menores, tímidos; sólo evidenciaban su mala conciencia por mantener unos actos ultrarreaccionarios, españolistas y xenófobos y el intento de salvar la cara, atenuando su significado. Resultaba absolutamente ridículo y fuera de lugar colocar como un añadido la sempiterna lectura del consabido manifiesto sobre la redicha 'tolerancia' en pleno clímax de un auto de fe integrista como es la Toma. Pero la reacción no vio en esas modificaciones sólo lo que implicaban en la practica sino el cuestionamiento implícito de su discurso y del significado profundo que encierra la Toma y arremetió con dureza para matar en germen cualquier futuro cambio que atentara contra su hegemonia.

Y como era de prever, quienes han hecho la misma política urbanística de la derecha españolista al servicio de los especuladores y constructores o han mantenido o incluso aumentado las privatizaciones y el enchufismo, no iban a dar precisamente en este asunto ejemplo de coherencia de izquierda o de valor político nacional. El PSOE lo ha dicho claro: 'cambiamos para que nos dejen tranquilos'. PCE-IU y PSA han optado por excusas más hipócritas: 'cambiamos porque es un tema menor'. No han encontrado estos presuntos representantes de la 'izquierda' o del 'nacionalismo andaluz' (¡qué vergüenza!) mejores argumentos para justificar su capitulación en toda regla ante el fascismo españolista.

El Dos de Enero la Plaza del Carmen de Granada volverá a llenarse con una masa de botarates donde se mezclan curiosos, ignorantes y fascistas; compartiendo vítores a la Inquisición, al racismo xenófobo y a la dominación española sobre Andalucía. Nuevamente, se nos volverá a amargar la boca ante ese espectáculo horrendo de negación de Andalucía a quienes sentimos y queremos una Andalucía Libre y Socialista. Más aún si cabe porque -un año más- la izquierda nacionalista -según nuestros datos- volverá a estar ausente allí, por debilidad e imprevisión, para aportar el contrapunto necesario de la Andalucía alternativa. Ojalá que, de una vez, el 2003 sea diferente.


ANDALUCIA LIBRE nº 108
miércoles, 26 de diciembre de 2001

----------------------
Andalucia no_a_la_toma2002-1.jpg


Granada: LA TOMA
Vuelta al Principio
Antón Corpas,
Cádiz Rebelde

Una de las escasas polémicas que durante los últimos años había conseguido delimitar diferencias políticas y éticas entre derecha e izquierda, se ha resuelto por ahora, con la práctica renuncia del espacio público por la margen izquierda, y una demostración de hegemonía social de la derecha. Ha demostrado la derecha granadina que a su disposición tiene un público masivo y entusiasta. La verdad es la verdad, y estamos ante una derrota en toda regla. Siempre tuvieron ganada la de los medios, pero han ganado la batalla de la calle sin paliativos. Lo que no quiere decir que estemos muertos.

No se puede dejar de lado la influencia de los medios locales en el estado de opinión pública, pero en ese estado de opinión tampoco es inocente la actual oposición (no pienso llamarla izquierda, que me ruborizo), en lo que toca a la esfera institucional. Al fin y al cabo el desenlace de lo que fue una enconada polémica durante los 90, se fraguó durante la anterior legislatura, con un gobierno formado por PSOE-IU-PSA, que fue dando paso atrás incluso en sus más tímidas y torpes iniciativas (como la reducción de efectivos del ejército en el desfile). Del PSOE era de esperar; en sus filas hay mas de un entusiasta de 'la Toma'; de hecho fue Antonio Jara quien la revitalizó durante la primera legislatura. En lo que toca a IU y PSA, falta de interés y cobardía. No solo renunciaron a plantear su retirada o la sustitución por una forzada "festividad de la tolerancia", sino que devolvieron paulatinamente las aguas al cauce tradicional. Bien es verdad que IU presentó una moción en el último pleno, propuesta por algunos movimientos sociales y asociaciones, pero lo hace ahora que está fuera del gobierno y su influencia es nula.

HISTORIA Y POLÃ?TICA

El contexto ha permitido que "los tradicionalistas" de izquierda y derecha se despachen a gusto. Como siempre ocurre cuando los vencedores saborean la mezcla de dominio y normalidad consustancial a la victoria material y psicológica, se han lanzado a una carrera de loas y autoafirmaciones bochornosas.

Lo que se ha podido leer y escuchar durante estos últimos días para justificar el mantenimiento de la celebración provoca verdadera vergüenza ajena. Para Jose Manuel Castillo Higueras, concejal del PSOE (y antes del PCE) que recuperó el protocolo de la celebración durante la Administración Jara "esto es una fiesta para conmemorar una tradición histórica. En ningún lugar se reniega de la historia, simplemente es una fiesta para la convivencia y para disfrutar, sin connotaciones políticas". Según Cesar Girón "la fiesta de la Toma fue -y debe seguir siéndolo- inocentona, un tanto boba y si se quiere hasta paleta, pero fiel a su origen sin negar su legado. Sólo eso y nada más: una celebración ni más culpable ni menos inocente que cualquier otra del calendario festivo de Granada" (Granada Digital, 5/2/04)

El presunto carácter neutral, apolítico y festivo de la celebración se contradice en los mismos textos de los "tradicionalistas", que por la coyuntura han desinhibido el verbo para conjurar la sombra de Ibarretxe o de Carod Rovira. Francisco Javier Martinez, arzobispo de Granada, afirmó durante la ceremonia religiosa previa al desfile que "defender la unidad de España es un deber cristiano y un bien moral" (La Opinión 3/1/02). En el artículo citado de Cesar Girón, el autor no puede contenerse y en décimas de segundo gira de la fiesta "inocentona, un tanto boba y si se quiere hasta paleta", a una lección resumida pero exacta del consenso transicional y tradicional construido por Domínguez Ortiz o García de Cortazar: "la llegada a Granada de los Reyes Católicos marcó -a Dios gracias- el principio del Estado moderno no sólo para España sino para todo el occidente". Ignacio Pozo, presidente de la Plataforma por Granada, hila mas grueso aún, y culmina la secuencia mítico-constitucional: "Desde entonces y salvo pequeños matices es el que conocemos en la actualidad y en el que sus representantes se incluían en la Corte del Reino; Granada supuso entonces el referente de lo que hoy podríamos llamar el 'estado de las autonomías' refrendado en la actual Constitución española".

¿Puede ser mas política la Toma, si sus defensores la utilizan como un elemento para defender el actual edificio institucional?. "Las celebraciones oficiales, los juramentos las banderas y los himnos son algo más que excusas festivas, trámites administrativos, trapos coloreados o simples melodías. Si así fuera no suscitarían adhesiones o rechazos. Son símbolos que sirven para la autoidentificación y afirmación colectivas; útiles políticos que resumen, a manera de iconos, una situación y un proyecto político y social. Cuando su hegemonía es absoluta tórnanse rutina y predomina la estética, pero basta que sean contestados para que su función ideológica vuelva a primera plano" (Javier Gonzalez Pulido, "La Toma", Ideal 8/1/1996, extraido de Andalucia Libre)*. Realmente resulta un sarcasmo el empeño en defender el acontecimiento desde un dudoso y al fin y al cabo estúpido gracejo granadinísimo, cuando lo que se halla detrás es un posicionamiento político que debería afirmarse con claridad.

MUCHOS AÃOS POR DELANTE

En cuanto a la disidencia, tanto quienes optaban por la movilización social, como quienes lo hicieron por una presencia testimonial y una estrategia de influencia fundamentalmente mediática, han sido machacados y vencidos por agotamiento.

A principios y mediados de los 90 la respuesta era pequeña, mínima. Pero la movilización frente al desfile junto con la posición pública de ciertos sectores intelectuales y artísticos, se alió con el factor sorpresa. A pesar del carácter minoritario y algo suicida de la protesta, esta consiguió frutos notables para los medios y apoyos con los que contaba. La Granada pretoriana no tardó en reaccionar. Y fue perfeccionando la máquina un año detrás de otro mientras que la disidencia a la Toma no encontró los pasos estratégicos necesarios para sostener la protesta.

A 2004 lo conseguido está a punto de desaparecer. Las organizaciones independentistas, como Nación Andaluza o Jaleo, que llevaron en estos años el peso de una difícil disidencia, y algunas individualidades que se sumaban a ella, se han terminado encontrando con una situación que ya en los últimos tres años era insostenible. El menguado número de personas, la agresividad tanto de los demócratas asistentes a los actos como de las fuerzas policiales y la ausencia de evolución y resultados no ya respecto al acontecimiento, sino en la propia movilización política, les ha obligado por ahora a renunciar a ese territorio.

Por su parte, lo quieran reconocer o no, el trabajo de 'las personalidades públicas' agrupadas en torno al Manifiesto por la Tolerancia, ha demostrado con creces los límites del espacio y las formas elegidas para conseguir sus fines. De poco les ha servido publicar libros o representar cada año mas o menos el mismo texto congelado del anterior. De nada les ha servido 'hacer lobby' frente a la Granada rancia y bajo los cielos de la Granada cobarde. La situación actual -en que prácticamente son obviados- requiere de una reflexión no ya sobre su papel frente a la Toma, sino sobre su propio peso en la ciudad y para sus referentes políticos (IU o PSOE).

Aún así, a pesar del terreno político y estratégico perdido, el que algunos movimientos sociales y asociaciones hayan hecho público su rechazo, después de que intelectuales y artistas hayan menguado en presencia y compromiso, y de que la izquierda independentista haya dejado la calle, es significativo. La polémica y el trabajo hecho durante los años anteriores, con todos sus errores, ha tenido cierto calado donde mas o menos podía tenerlo. Hay un espectro social granadino que con sus matices tiene una opinión coincidente en su rechazo al 2 de enero, pero es incapaz de articular una estrategia común y sostenida en su contra.

¿Y ahora que?. ¿Y ahora como?. Los actos 'alternativos' aunque puedan jugar su papel en las horas del 'mientras tanto', son tan expresivos de una derrota, como el silencio o la rutina testimonial del comunicado. Hasta hace poco, el pensamiento en estas fechas era, 'hay un año por delante para hacerlo bien'. Ese tiempo se ha terminado. La Toma ha asegurado su supervivencia por muchos años, así que para mal en principio, para bien si es posible 'hay muchos años por delante para hacerlo bien'.

GRANADA - La toma segun IDEAL
Casi 10.000 personas siguen una fiesta de la Toma sin incidentes
Policías locales y nacionales doblaron su presencia en una jornada que se caracterizó por la convivencia. Un pequeño grupo de ultraderechistas no logró empañar el ceremonial en la plaza del Carmen
JUAN ENRIQUE GÃMEZ/GRANADA. IDEAL 3/1/2004

A las 13,30 horas de ayer, la concejala del grupo del PSOE del Ayuntamiento de Granada, Mar Román, aparecía en el balcón principal del Consistorio portando el Pendón de Castilla. En la Plaza del Carmen y los accesos desde Puerta Real, más de 7.000 personas esperaban para participar en la tradicional llamada: «¿Granada! Por los ínclitos Reyes Católicos...», que fue respondida al unísono por miles de voces con la expresión «¿Qué?». Según los datos de la Policía Local, el 512 aniversario de la Toma congregaba al mayor número de personas de los últimos años: casi 10.000 entre el recorrido procesional desde la Capilla Real al Ayuntamiento y las que se concentraron en la plaza.

La festividad, presidida como en los últimos años por la polémica suscitada por quienes desean que sea una fiesta de la tolerancia y encuentro entre las culturas, se desarrolló sin incidentes. Ãnicamente un pequeño grupo de ultraderechistas, de tres organizaciones diferentes -Partido Realista, España 2000 y la tradicional Falange- enarbolaron banderas nacionales españolas con escudos anteriores a la Constitución y profirieron gritos en favor de la unidad de España, en contra de la inmigración y de condena al terrorismo. Mostraron también una pancarta con la foto de Bin Laden en la que recordaban que el líder de Al-Qaeda había llamado a la reconquista de Andalucia. Estos gritos, en general, fueron acallados por los aplausos de los asistentes al paso del Ejército o ante la presencia del Pendón en el balcón consistorial.

La Subdelegación del Gobierno y el Ayuntamiento de la ciudad habían doblado la presencia de agentes de policía, especialmente de antidisturbios de la Policía Nacional, en previsión de problemas entre grupos a favor y en contra de la celebración del día de la Toma.

La conmemoración comenzaba a primera hora de la mañana en la Alhambra. La corporación municipal, con el alcalde del PP a la cabeza, realizaba una visita al conjunto monumental con un acto simbólico en el Palacio de Carlos V, en un gesto de respeto a la cultura islámica. José Torres Hurtado (PP) señalaba que se trata de un reconocimiento a las tres confesiones que convivieron en Granada y una muestra de que los granadinos pueden «vivir en paz y armonía». El desfile cívico, que tradicionalmente parte desde el Ayuntamiento a la Capilla Real, fue seguido, tanto al dirigirse a la capilla como al regreso al consistorio, por cientos de personas, muchas de ellas visitantes que se quedaban sorprendidos por el paso de maceros, pertigueros, símbolos de la ciudad y la Policía Local a caballo.

El peso del Pendón

Vicente Aguilera, concejal del PP, fue el encargado de portar y tremolar el Pendón en la Capilla Real. «Para cualquier granadino que se sienta como tal, tremolar el Pendón es todo un honor. Me siento realmente satisfecho», dijo Aguilera, que reconocía, como hizo Mar Román después de tremolarlo en el balcón, que «pesa una barbaridad». Mar Román (PSOE) indicaba también que es absurdo hacer de esta fiesta un motivo de confrontación. «Somos mayoría los que pensamos que es simplemente cumplir con una tradición que debemos hacer en armonía y sin intereses políticos».

Este año, el ceremonial se ha mantenido como marcó la anterior corporación, que recogía el protocolo recuperado en tiempos de Antonio Jara, por el que fuese concejal José Miguel Castillo Higueras. «Esto es una fiesta para conmemorar una tradición histórica. En ningún lugar se reniega de la historia, simplemente es una fiesta para la convivencia y para disfrutar, sin connotaciones políticas», decía ayer Castillo Higueras. El momento más aclamado fue la interpretación de los himnos de Granada, Andalucía y de España, por parte de la Banda Municipal de Música y la del Mando de la Fuerza Terrestre del Ejército, procedente de Sevilla.

Por su parte, la plataforma 'Granada por la tolerancia' emitió ayer un comunicado en el que califica el día de la Toma como una «concentración de y para nostálgicos de la España preconstitucional» y solicita al Ayuntamiento que el dos de enero se convierta en «la Fiesta de las Culturas que Granada se merece». También han solicitado el cambio de denominación por el de 'Festividad del 2 de Enero: La Granada de las Culturas'.

*Ver: Granada y la Toma - articulos publicados en IDEAL y ANDALUCIA LIBRE contra la conmemoración españolista, en ANDALUCIA LIBRE - Archivo de Documentos


ANDALUCIA LIBRE nº 214
domingo, 18 de enero de 2004


--oOo--

- Descripción: Andalucía Libre es un Boletín Digital que se distribuye por Correo Electronico. Así nos definimos en nuestro sitio: "Boletin de noticias y opinión desde la izquierda independentista andaluza. Una visión de Andalucía como nación desde la izquierda; una visión del Mundo desde la izquierda andaluza."

Puedes recibir Andalucia Libre en tu buzón gratuitamente al momento de editarse de forma regular, enviando un correo a esta dirección:
andalucialibre-alta ARROBA eListas.net

Para darte de BAJA basta enviar un correo desde la dirección suscrita a:
andalucialibre-baja ARROBA eListas.net


- Modalidades de suscripción: Correo Versión HTML y Web; Correo Versión sólo Texto y Web; Solo Foro Web-Lectura en la Red. La suscripción es libre.

- Lectura de Boletines: Andalucia Libre puede leerse tambien en la Red, accediendo a nuestro sitio.

Nuestro sitio:
http://www.andalucialibre.tk/

- Recibir en el buzón Correos publicados: Una vez suscrita una dirección de correo, puede solicitarse mediante envio de un correo en blanco, la remisión automática de un Boletin atrasado.

- Otros servicios de ANDALUCIA LIBRE - Archivo de Documentos: ANDALUCIA LIBRE dispone de una sección Ficheros para descarga de documentos de interes
Mira també:
http://www.andalucialibre.tk/

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Contra la Celebración de la TOMA DE GRANADA (2000-2004)
27 nov 2004
Si estem contra la "toma" de Granada pels castellans, també hem d'estar contra la conquesta del País Valencià i de les illes per part dels catalans d'aquells temps, i concloure, per tant, que els Paisos Catalans van sorgir històricament d'un acte de conquesta militar i neteja ètnica.
Re: Contra la Celebración de la TOMA DE GRANADA (2000-2004)
27 nov 2004
i tambe hem d'estar en contre de la "toma" de la ciutat de Barcelona el 1714 per part d'en Felip V el rey d'espania a llavores el cual tambe origina una neteja etnica i com no conquesta militar.
Re: anònim y ben dit
27 nov 2004
para anònim:
Valencia no está en Andalucia

para ben dit:
claro
Re: Contra la Celebración de la TOMA DE GRANADA (2000-2004)
27 nov 2004
Què és una "tremolación"?

"tremolación del pendón castellano... tremolación ante la tumba de los Reyes católicos...
Re: Contra la Celebración de la TOMA DE GRANADA (2000-2004)
28 nov 2004
Quina diferència hi ha entre la "toma" de Granada per part dels reis catòlics i la conquesta de la ciutat de València per part de Jaume I?
Perquè una conquesta és dolenta i l'altre és bona? Perquè una s'ha de rebutjar i l'altre s'ha de celebrar?
Perquè?
Re: Contra la Celebración de la TOMA DE GRANADA (2000-2004)
29 nov 2004
Jo trobo molt interessant la pregunta que fa l'anònim i crec que hauria de fer reflexionar a bona part de l'independentisme que encara no ha sabut sortir del parany romàntico-nacionalista que ens van parar ja fa temps qui desprès va demostrar i ha demostrat que creu que amb això, quatre relats èpics per fer-se palles, i poca cosa més, el barça potser i una menjadora quatribarrada (Mancomunitat-Generalitat), ja en teníem prou com a poble.

Ja no ens conformem amb les molles, ara volem el pa sencer.
Re: Contra la Celebración de la TOMA DE GRANADA (2000-2004)
29 nov 2004
Malgrat tot, crec que cal fer notar que l'esperit actual d'una i altra commemoració com, en general, tot el que caracteritza distintament al catalanisme i a l'espanyolisme, és que la de Granada es pretèn interpretada si fa no fa com un "hasta aquí llegamos (y más lejos aún) y de aquí no nos ha movido nadie" i l'altra ve a ser un "fins aqui arribàrem i d'un temps ençà de fora han vingut que de casa ens volen treure". Potser només una qüestió de matís, o potser no. Tot depèn de si ets dels que prenen o ets dels que fan fora.
Sindicat