Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: corrupció i poder : criminalització i repressió
opcions per la despenalització de les drogues
25 nov 2004
La prohibició de les drogues és una política fracassada, amb greus "efectes col·laterals" i pròpia de puritans conservadors mafiosos. Des de molts àmbits es planteja una revisió del prohibicionisme, admetent que les drogues existeixen, que sempre s'han usat i que prendre-les és una opció personal.
Aquí hi ha un resum d'una proposta anglesa.
SUMARIO DE LOS CAPÃ?TULOS DEL DOCUMENTO:
AFTER THE WAR ON DRUGS, OPTIONS FOR CONTROL. By Transform, Drug Policy Foundation.

DESPUÃS DE LA GUERRA A LAS DROGAS, OPCIONES PARA EL CONTROL
1.- LOS PROBLEMAS DE LA PROHIBICIÃN
La prohibición es un sistema legal globalizado (bajo los tratados de las Naciones Unidas de 1961, 1971 i 1988, adoptados por las leyes domésticas de 150 estados) que impone sanciones penales en un intento de eliminar de la sociedad la producción, oferta y uso de ciertas drogas. Esta política ha fracasado en sus propios términos, globalmente y en el Reino Unido, con un aumento dramático del uso y abuso de las drogas, que son más baratas y más accesibles de lo que nunca fueron.
La colisión de la prohibición con un rápido aumento de la demanda de drogas ha creado problemas muy serios asociados con los mercados ilegales de drogas, aumentando los daños asociados a las drogas sobre los usuarios y sobre la comunidad en conjunto.
Los daños asociados a la política de prohibición incluyen:
-     la creación de crimen en los diferentes niveles
-     una crisis en la justicia penal y el sistema de prisiones
-     una maximización de los daños a los usuarios
-     inestabilidad política, económica y social en los países productores y de tránsito
-     una criminalización masiva y el socavamiento de los derechos humanos
La aplicación de estas políticas es también improductiva o activamente contraproducente y los daños relacionados con esta política son ahora mucho mayores que los daños causados por el mal uso de las drogas.
Las iniciativas de reducción de daños mitigan los daños a la salud creados o exacerbados por la prohibición, mientras que los nuevos recursos para el tratamiento de las drogas son un intento primario para reducir el crimen asociado. Pero ninguna de estas medidas se dirige a los problemas asociados con la producción y oferta ilegal de drogas.

2.-LA SOLUCIÃN SON LOS MERCADOS LEGALES REGULADOS
Los fracasos de la prohibición han llevado a un creciente consenso en que la regulación legal de la producción y oferta de drogas es la mejor opción para gestionar el uso de drogas, de una manera que sea a la vez justa y efectiva, minimizando los daños para los usuarios y para la comunidad.
La legislación puede ser definida como la introducción de una regulación legal apropiada y un control sobre los mercados, que actualmente están bajo el control criminal.
Bajo dicho modelo, algunas actividades fuera del marco regulatorio, se mantendrían prohibidas.
Los mercados regulados legalmente tendrían un impacto inmediato y espectacular:
-     una caída espectacular en los delitos a todos los niveles, desde los delitos contra la propiedad, la violencia callejera y la prostitución, hasta el crimen internacional organizado y la corrupción.
-     Un descenso entre el 30-50% en la población presa
-     Una amplia rebaja de la carga del sistema de justicia penal
-     Un âdividendo de pazâ? multimillonario anual para las arcas públicas
-     La mejora de la salud pública y la minimización de daños, menos muertes relacionadas con las drogas y mejores oportunidades para el control del VIH y la hepatitis C.
-     La eliminación de la influencia corrupta y desestabilizadota de los beneficios de la droga ilegal y de los carteles de la droga sobre los países productores y de tránsito
-     Acabar con la criminalización de millones de personas y garantizar los derechos de los usuarios y no usuarios
-     Eliminar la cortina de humo de la prohibición para poner de relieve los problemas sociales subyacentes de los consumidores problemáticos de drogas

3.- OPCIONES PARA EL CONTROL Y REGULACIÃN DE LAS DROGAS
Los modelos existentes para la regulación y control de las drogas actualmente legales proporcionan una plantilla para la regulación de las drogas que hoy son ilegales.
Las opciones que existen para la producción de drogas son:
-     drogas farmacéuticas (p.e. diamorfina): producción bajo licencia por parte de la compañías farmacéuticas. Licencias internacionales para la importación/exportación.
-     Drogas no farmacéuticas (p.e. alcohol y tabaco): licencias de manufactura e importación/exportación y vigilancia por parte de varias agencias locales, nacionales e internacionales
-     Producción sin licencia (p.e. setas frescas mágicas)
Las opciones para el suministro de drogas son:
-     la prescripción (p.e. tranquilizantes, metadona): doctores y farmacias dispensadoras
-     ventas en farmacia (p.e. preparados de codeína, caolina y morfina): venta sin receta médica por parte de farmacias con licencia
-     ventas con licencia: licencias de venta de alcohol y estancos, vendedores autorizados
-     permisos para el consumo: casas públicas
-     ventas sin licencia: setas, salvia divinorum, khat, inhalantes
Nuevas opciones de suministro
-     farmacias especializadas: con licencia para dispensar drogas no medicinales, cualificados para ofrecer consejos de salud e información
-     usuarios con licencia, socios de locales con licencia: el ingreso, la compra y el consumo requiere la afiliación, con algunas restricciones adjuntas

4.- CREANDO UNA POLÃ?TICA DE DROGAS EFECTIVA
Se requiere un cambio de paradigma, que extienda el pragmatismo regulador que gobierna el alcohol, el tabaco y las drogas bajo receta a las drogas actualmente ilegales.
La moral ha llevado al paradigma prohibicionista a determinar que las drogas son maléficas, que su uso es moralmente inaceptable y que los usuarios y los comerciantes de drogas son criminales. Con este fin, la prohibición quiere eliminar el mercado ilegal de drogas y llegar a una sociedad âlibre de drogasâ?.
Por el contrario, el paradigma regulador se basa en las evidencias más que en un dirigismo de los valores, acepta la realidad del uso de las drogas y busca respuestas pragmáticas que minimicen los daños asociados a las drogas para los usuarios y la sociedad en general.
El objetivo de la reforma de las leyes de las drogas (eliminar los daños creados por la prohibición) son en gran parte distintos de los objetivos de una política efectiva de drogas (minimizar los daños sociales y a la salud asociados con el uso de drogas y con su mal uso).
La política de drogas históricamente ha sido evaluada pobremente, perpetuando sus fracasos y retrasando su reforma. Los extensos impactos de la política de drogas se deberían evaluar regularmente con indicadores claros que permitan que esta política evolucione respondiendo a las circunstancias cambiantes. La auditoria independiente de la efectividad de los actuales esfuerzos de gasto es clave para el proceso de reforma.

5.- RESPUESTA A LAS PREOCUPACIONES RESPECTO A LA LEGALIZACIÃN Y LA REGULACIÃN

-     Aumentaría los índices de uso:
La objeción moral al uso de drogas ilegales ha sobre-enfatizado los ratios de uso como indicadores de éxito. El impacto de la aplicación de las leyes de drogas sobre el uso no está claro y está estudiando (particularmente para las drogas con más potencial dañino). La legalización tendrá efectos positivos y negativos en las tasas de usos, distintos según la droga y los grupos de usuarios. La naturaleza del uso de las drogas cambiará bajo una regulación legal. La tasa de abuso de drogas es una medida mucho más útil.

-     Grupos vulnerables:
Los grupos vulnerables están mejor atendidos con mercados regulados y controlados por el gobierno (que ofrecen la posibilidad de intervenir sobre el precio y la disponibilidad) que por grupos criminales organizados y vendedores callejeros. Los grupos vulnerables experimentan de forma desproporcionada los daños provenientes de la prohibición (daños de salud y el crimen relacionado con la prohibición) que el resto de la población.

-     Comercialización:
La preocupación por la búsqueda de beneficios comerciales por parte de las compañías que entren en los recién legalizados mercados de drogas y por la promoción de las drogas y de su uso están fuera de lugar. A diferencia de la producción ilegal, el gobierno puede intervenir para una regulación apropiada. Las compañías legales pagan impuestos, están sujetas a un escrutinio externo y responden ante la ley.

-     La moral y los mensajes:
La prohibición usa la ley para imponer el mensaje moral de que el uso de drogas ilegales es inaceptable. Es un caso único de aplicación de leyes y políticas sociales respecto a un comportamiento individual de personas adultas, que viola derechos civiles básicos y libertades individuales. Transform cree que una política realmente ética es aquella que minimiza los daños sobre los usuarios y la sociedad.

-     Falta de una base de evidencias:
Hay un cuerpo de evidencias substanciales para demostrar los beneficios de una regulación legal. Esta evidencia viene de los fracasos anteriores de la prohibición sobre ciertos bienes y actividades que consecuentemente se legalizaron y se regularon. Hay evidencias aplastantes del fracaso de la prohibición.

6.- OBSTÃ?CULOS A LA REFORMA
La política de drogas se ha desarrollado en un ambiente muy emotivo y politizado, distorsionado por la asociación a movimientos morales, religiosos y políticos. Las visiones sobre las drogas y sobre su uso han asumido un absolutismo moral semejante a un dogma religioso: las drogas son malas, los que defienden su prohibición son personas rectas y los que se oponen son débiles.
La política de drogas ha sido secuestrada para promover otras causas políticas, incluyendo la anti-inmigración, el anti-terrorismo, las intervenciones militares exteriores y, en el Reino Unido, una variedad de cruzadas legales y del orden bajo gobiernos conservadores y laboristas.
El alto perfil de la cuestión de las drogas y del crimen ha llevado a los dos grandes partidos a evitar reformas que pudieran verse como âsuavesâ? con el crimen o las drogas, y en su lugar han optado por opciones populistas âseverasâ? que enfatizan el castigo en lugar de la salud pública. Los Liberales-Demócratas han roto el molde con su documento por una nueva política de drogas, mostrando los fracasos de la prohibición, pero han sido más temerosos a la hora de hacer campaña sobre esta cuestión tan discutida.
El consenso en la prohibición se está colapsando a nivel europeo con la creciente divergencia entre los estados tradicionales y los progresistas, que en algunos casos ya están reformando la ley y la política en un dirección positiva.
Los Estados Unidos son la casa espiritual de la prohibición y son centrales en el mantenimiento de ésta como una institución internacional, principalmente a través de su hegemonía política y del dominio de las agencias de las Naciones Unidas para el control de as drogas. El consenso internacional tras la prohibición se está desmoronando a medida que los estados más progresistas están desafiando, de palabra y acción, los principios básicos de las convenciones sobre drogas de las Naciones Unidas.
Los principales agentes en el debate sobre las drogas, tanto los individuales como las organizaciones no gubernamentales, han sido reacias ha hablar contra la prohibición y a favor de las reformas, por miedo a consecuencias negativas sobre sus alianzas políticas, el desdén público y de los medios, o sobre su precaria financiación.

7.- LA HOJA DE RUTA PARA LA REFORMA
Las respuestas a los fracasos de la política prohibicionista se dividen en dos grandes campos: los que intentan un cambio gradual (p.e. la reclasificación, reducción de daños) para mejorar los resultados en un marco prohibicionista, y los que apoyan la abolición de la prohibición y sus sustitución por un marco legal para regular la producción y la oferta.
El apoyo al cambio gradual dentro de la prohibición evita tomar una posición sobre los méritos de los mercados de drogas controlados por el gobierno o por las organizaciones criminales, pero da un apoyo tácito a estos últimos.
Una combinación de factores ha hecho que la prohibición sea más vulnerable a la crítica y la reforma que antes, incluyendo:
-     la exposición a un escrutinio más profundo por parte de académicos, ONGs y parlamentos por primera vez
-     un creciente consenso entre los partidos en que la política actual está fracasando y es necesario explorar otras opciones
-     la mayo visibilidad de los fracasos de la prohibición, tanto a nivel interno como internacional
-     una creciente marea de medios críticos y opinión pública
-     el creciente consenso internacional contra la prohibición y la extensión de una base de evidencias en apoyo de las reformas de los países progresistas.
Algunos países han despenalizado ya la posesión personal de algunas o todas las drogas. Esto incluye Portugal, Italia, España, Rusia, Australia y Canadá. Parece probable que una coalición de estos países puede desafiar las convenciones de la ONU en la próxima década, para permitir a cada estado determinar como regula sus mercados de drogas.

Calendario hacia la despenalización a nivel internacional
1998-2002            
Naciones Unidas establece un ambicioso plan de prohibición de las drogas para diez años, con el eslogan âUn mundo libre de drogas â Podemos hacerloâ?     .
2003-2006
A medida que el fracaso se hace cada vez más visible, crecen las divisiones entre los países prohibicionistas y los reformistas. Crece la alianza formal entre los estados de la UE para una reforma de los tratados, con una alianza informal más amplia que incluye Canadá, Australia y los países Sudamericanos. Moratoria para las fumigaciones aérea sobre las plantaciones     .
2007-2012
El Plan de Naciones Unidas expira con un fracaso. Las naciones más progresistas desafían públicamente el sistema de control de drogas de Naciones Unidas.. Los tratados de Naciones Unidas devienen crecientemente superfluos a medida que los estados dejan de banda a las agencias de drogas de Naciones Unidas.    
2013-2018
Una coalición de países se excluyen de los tratados. Se generaliza la legalización a nivel internacional y la regulación de la mayor parte de las drogas. Se establecen acuerdos bilaterales de comercio de drogas entre los estados reformistas.

Document senser en anglés a: www.tdpf.org.uk

This work is in the public domain
Sindicat