Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Comentari :: globalització neoliberal
Diez razones para luchar contra la mundialización capitalista-Michel Husson-ATTAC
21 nov 2004
Diez razones para luchar contra la mundialización capitalista


Michel Husson
Correspondencia de Prensa


1) Estamos contra la mundialización capitalista porque ella expresa en el fondo la reivindicación del capital a una libertad absoluta en detrimento de toda otra consideración. Es el artículo 1º (y casi que el único) de la constitución capitalista del mundo. Y no es una abstración. Todas las cumbres contra las cuales nosotros nos hemos movilizado, todas las instituciones contra las que nosotros combatimos âde la OMC a la Comisión Europea- no tienen finalmente más que un solo objetivo: levantar todas las barreras que impiden al capital circular libremente, invertirse allá donde quiera, retirarse cuando lo quieran. Todo lo que pueda oponerse a la libertad del capital es puesto fuera de la ley, declarado ineficaz y antieconómico. Los abogados del sistema proclaman que es la vía hacia una "mundialización feliz â, (como osó pretenderlo un ideólogo francés), que vamos a entrar en el "mejor de los mundosâ?.

2) Estamos contra esta mundialización capitalista porque ella se opone a un desarrollo armonioso. Los éxitos efímeros y locales llevados adelante por las instituciones internacionales no compensan la larga sucesión de crisis que ha venido golpeando desde hace 10 años a los países que se mostraban como los mejores alumnos, desde México a Argentina, pasando por Corea, Rusia y tantos otros. Detrás de esas crisis asistimos a un formidable asenso de las desigualdades al interior de esos países y entre los países puestos en competencia. Es el resultado directo de la mundialización capitalista que pone en competencia directa a los trabajadores del mundo entero. Los que pueden insertarse en el sector mundializado no pueden hacerlo en forma duradera más que a condición que sean preservados sus bajos niveles de salarios, lo que los capitalistas llaman una âventajaâ?. En cuanto a los otros, son dejados de lado, faltos de nivel para erigirse a los niveles exigidos por esta hiper-competencia: pierden sus empleos, sus ingresos y son privados de los medios de satisfacer sus necesidades elementales.

3) Estamos contra esta mundialización porque ella es una formidable barrera para hacer circular los derechos sociales, incluso en los países más avanzados. El argumento de la competitividad, el chantaje a las deslocalizaciones, la sumisión a las exigencias económicas insaciables, se traducen por todas partes por una regresión social que alcanza a las condiciones de trabajo, el estatus del asalariado, la protección social y las jubilaciones. Las políticas neoliberales llevadas adelante en cada país se refuerzan gracias a la presión ejercida por la competencia y por la coordinación en el seno de instituciones de las cuales Europa ofrece un ejemplo que nosotros conocemos bien.

4) Estamos en contra de esta mundialización porque ella es por naturaleza anti-social. En todas partes, a través del mundo, se instala lo que la Organización Internacional del Trabajo llama âla inseguridad económicaâ?: la flexibilidad del trabajo, la precariedad, el desempleo, la baja de ingresos sociales se ajustan a la austeridad social para lanzar sobre los trabajadores el âriesgoâ? que los capitalistas se niegan a tomar a su cargo. Por primera vez en la historia del capitalismo, las perspectivas de los jóvenes están degradadas en relación a las de las generaciones precedentes. Los individuos no tienen más el comando de sus propios destinos y están sometidos a los caprichos de evoluciones económicas que ellos controlan.

5) Estamos contra esta mundialización porque ella organiza una gigantesca operación de captación de la riqueza producida por los trabajadores a través del mundo. El capital afirma abiertamente que el prefiere un crecimiento mediocre si ésta es la condición para conservar tasas de ganancia elevadas. Pero estas ganancias, ellos las acumulan en una proporción cada vez más reducida y las redistribuyen a través de las finanzas entre una capa de rentistas cada vez más estrecha.

6) Estamos en contra de esta mundialización porque esta pretende hacer de todo una mercancía. El capital no reivindica más solamente el derecho de desplazarse libremente hacia las zonas y los sectores donde saca las ganancias elevadas. También desea tomar cuenta de sectores de la economía que habían hasta un cierto punto escapado a su empresa. Los territorios que quiere conquistar no son geográficos: son los servicios públicos que quiere penetrar y âliberarâ? de la lógica de las necesidades sociales. La salud, la educación, la energía, los transportes, las telecomunicaciones, la cultural e incluso los organismos vivos, no tienen ninguna razón, a los ojos de los capitalistas, de escapárseles. Son para ellos otros campos de expansión posibles. Cada paso hecho en esta dirección profundiza automáticamente las desigualdades. La razón es simple de entender: si la salud se torna una mercadería, entonces eso quiere decir que uno es curado en función de su ingreso y no de la gravedad de su enfermedad.

7) Estamos contra esta mundialización porque ella es incapaz de responder a la satisfacción de las necesidades elementales. Cerca de la mitad de la humanidad vive de la agricultura. En lugar de dar a la agricultura tradicional los medios de funcionar, se la expone brutalmente a los productos del agro-business hiperproductivo y que más es subvencionado. El derecho de los países a proteger sus sectores de la competencia es negado. Mil millones de habitantes de este planeta no tienen acceso al agua potable. En lugar de aportar una respuesta planificada a esta situación, asistimos hoy a la puesta en escena regulada del abastecimiento de agua por algunas multinacionales que ejercen una presión terrible (principalmente a través de las negociaciones de la OMC) para que le abran los servicios públicos y municipales. El acceso de agua está cada vez más sometido al criterio del dinero: los pobres son privados de el y los otros ven las tarifas de esos casi monopolios aumentar en forma regular. Finalmente, los medicamentos contra el SIDA no son distribuidos aquellos que tienen necesidad de ellos, pero no tienen los medios para comprarlos, porque la industria farmacéutica se niega a que los consideren otra cosa que mercadería y hace pesar la rentabilidad de sus capitales antes que los objetivos de la salud pública.

8) Estamos en contra de esta mundialización porque ella es incapaz de hacer frente a las amenazas al medio ambiente. La pretensión del capital de regular este problema a su manera, con la ayuda de soluciones mercantiles, como la institución de un mercado de los derechos a contaminar, no corresponde a la amplitud de los desafíos. Es incapaz de instaurar la planificación energética y las transferencias tecnológicas que serían necesarias para permitir un desarrollo económico a la vez que responder a las necesidades de una población mundial que debe aumentar aún durante varios decenios.

9) Estamos en contra de esta mundialización porque ella quita a los ciudadanos que no hacen parte de las clases dirigentes toda posibilidad de controlar su destino y de hacer valer sus prioridades. Ella priva a los estados dominados de su soberanía imponiéndole la firma de tratados que les impiden tomar la menor medida de control de los capitales. Ella vacía la democracia burguesa de todo alcance real.

10) Estamos contra esta mundialización porque la competencia entre capitales se transforma inevitablemente en guerras contra los pueblos. El desorden que ella instala, el rechazo a satisfacer las necesidades sociales no rentables, la marginación de países y de continentes enteros, privan a los pueblos de toda esperanza y hacen del recurso a la fuerza bruta el único medio de âregularâ? un sistema a la deriva.

* Economista, miembro de la Liga Comunista Revolucionaria (sección francesa de la Cuarta Internacional) y de ATTAC (Francia). Activista del Foro Social Mundial y del Foro Social Europeo. Publicado en la edición especial del semanario Rouge/Foro Social Europeo 2004.


Traducción de Liliana Caviglia

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Diez razones para luchar contra la mundialización capitalista-Michel Husson-ATTAC
21 nov 2004
Efectivamente, el trabajo que tenemos por delante es potenciar la actividad anticapitalista de ATTAC entre sus bases comunistas y de socialistas de izquierda, superando el reformismo adormedera de los izquierdosos burgueses y social buenistas clericales.
Re: Diez razones para luchar contra la mundialización capitalista-Michel Husson-ATTAC
21 nov 2004
Para que quede claro: el ala reformista de ATTAC defiende la mejora de la "democracia burguesa", mientras que las bases de izquierda consideran que la "democracia burguesa" es insostenible y debe ser sustituída por una democracia socialista de izquierdas.
Re: Diez razones para luchar contra la mundialización capitalista-Michel Husson-ATTAC
22 nov 2004
Jm=Magaledro=investigador=Sergio Maretinez=troll pesat i fastigos...
Re: Diez razones para luchar contra la mundialización capitalista-Michel Husson-ATTAC
22 nov 2004
fora trolls= lacayo titulado del clericalismo = izquierdoso burgués = socialbuenista reformista capitalista = Los que desvelan nombres personales de otros son fascistas que quieren intimidar.
Sindicat