Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: altres temes
Un mentiroso se va y una mentirosa se queda
19 nov 2004
âQUIÃN SEA QUE TENGA EL PODER PARA HACERTE CREER ABSURDOS TIENE EL PODER PARA HACERTE COMETER ATROCIDADES.â? (Voltaire, 1767).
El presidente G.W. Bush dijo: âEl Secretario de Estado es la cara de Estados Unidos al mundo, y en la Doctora Rice el mundo verá la fuerza, la gracia, y la decencia de nuestro país.â? (AP, Nov.16, 2004).

Lo de âfuerzaâ? no lo dudo. Pero lo de âgraciaâ? y âdecencia,â? yo realmente no sé cómo el mundo pueda verlo â ni con telescopio.

Lo que yo puedo ver es cómo personas mentirosas (Powell, Condoleeza) dentro de un gobierno metiroso y una pandilla de mentirosos, puedan escalar posiciones como premio a sus mentiras. Y para explicar el evento que ahora Powell se va y Condoleeza se queda es necesario entender la conexión entre ese PODER tan inmoral y ultrajante del que nos habla Voltaire y el papel del âTOKENISMâ? anglosajón yanqui.

El poder, por supuesto, es más determinante que el tokenism. Pero los dos procesos se acoplan maravillosamente para colocar personas decentes dentro del sistem con el objetivo de camuflar simbólicamente el fascismo y las mentiras del imperio. Si Powell y Condoleeza quisieran alegar su decencia personal sobre la base de que la honestidad política y la condición racial son dos cosas muy distintas, está bien que lo hagan; y yo sería el primero en aplaudirlo. Sería incluso un buen argumento para comenzar a desmitificar la realidad del tokenism. Pero en sus casos, yo no creo que tal argumento tenga alguna esperanza de credibilidad.

En su libro, Savage Inequalities, Jonathan Kozol (1991) nos dice que tokenism cumple tres funciones dentro del sistema de poder: Ofrece simbolismo, ofrece imposición, y ofrece la condición de chivo expiatorio. Es un mecanismo fantástico para que a la hora de hacer cuentas dentro del ejercicio poder las personas involucradas âpaguen los patos.â?

Con Powell o Condoleeza como Secretarios de Estado, el imperialismo ha buscado el objetivo de blindar su pellejo simbólicamente para que no lo acusen de racista. Con Powell, en particular, la administración G.W. Bush buscó asegurarse un ejercicio más fuerte de su dictadura mundial con el general militar que venía con toda la fama de haber dirigido la primera guerra criminal contra Irak durante el gobierno de Papá Bush. Lo pusieron allí porque creían que era un âhalcón,â? pero como resultó ser una âpalomaâ? ahora se va. Condoleeza lo reemplaza porque, como dice IarNoticias.com, ha demostrado ser una âhalcona negra que se come a las palomas de cualquier color.â?

Con el objetivo de chivo expiatorio, si las cosas salen mal, el gobierno puede lavarse las manos y asignar culpas específicas por ineptitud o por falta de rigor en imponiendo la agenda imperial. Como podemos ver, entonces, tokenism arroja una importante luz sobre el asunto. Pero lo más grave de este asunto es el grado de responsabilidad criminal de estas personas por haber apoyado la fabricación de la MENTIRA que sirvió de pretexto para cometer la carnicería en Irak. Si preguntamos ¿Cuál mentira? vamos a encontrar una montaña de documentación ilustrando el tamaño de la infamia. Mirémos aquí sólo una pequeña muestra en las propias palabras de dichas personas:

*** âSaddam Hussein está activamente persiguiendo armas nucleares. Nosotros sabemos que Irak ha recibido tubos de aluminio que son adecuados sólamente para programas de armas nucleares.â? (Condoleeza Rice, Sep. 8, 2002).

*** âYo estoy absolutamente seguro que hay armas de destrucción de masas allí y la evidencia la veremos pronto. Nosotros ya estamos justamente obteniendo ésto.â? (Colin Powell, Mayo 4, 2003).

Pero como digo, ésto es sólo una pequeña muestra del fraude. La inmoralidad política total es una cadena que involucra a una pandilla â Bush, Blair, Straw, Rumsfeld, Cheney, Fleischer, Wolfowitz, y otros. Cuando el teatro de las famosas armas comenzó a caerse, la Señora de la âgraciaâ? imaginó una fórmula elegante para remediar el absurdo: Los oficiales de los Estados Unidos nunca esperamos que âíbamos a abrir las puertas de los garajesâ? para encontrar las armas de destrucción de masas (Condoleeza Rice, Mayo 12, 2003).

La ironía del tokenism es que, como dice Kozol, puede âcongelar las personalidades y sacarlas de su sentido normal de afecto y humor.â? Pero no nos confundamos. Condoleeza y Powell no mintieron por causa de su raza, o su sexo. Eso sería absurdo. La raza no tiene que ver nada, porque entonces la pandilla de anglos que maquinaron la infamia no podrían ser los principales campeones de la mentira, como realmente lo son. El problema es que en la medida en que estas personas interiorizaron y defendieron la mentira de la pandilla dentro de los hilos del poder y el tokenism, estas personas comprometieron o pusieron en riesgo su condición racial al servicio de la infamia y las atrocidades cometidas contra un pueblo.

Otras personas de su misma condición racial en las mismas posiciones de poder podrían haber jugado un papel diferente y protegido su condición racial con honestidad política. Lo cual podría haber causado la admiración de su raza y un golpe fuerte al tokenism. Pero en el caso que nos atañe, la cosa es imposible: Todo intento de racionalización sobre la âgraciaâ? y la âdecenciaâ? deberá ser nulo por causa de la responsabilidad criminal â y el tirano va a morir engañado.

Si estas personas hubiesen renunciado desde el principio cuando comenzaron a olfatear la inmoralidad política que se planeaba para cometer el genocidio, no estarían hoy en la posición de víctimas despreciables de la máxima de Voltaire. Hoy es demasiado tarde. Un mentiroso se va y una mentirosa se queda.

--Wilfredo Gutiérrez
---------/

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Un mentiroso se va y una mentirosa se queda
19 nov 2004
Buen artículo Wilfredo.

Curioso és el hecho también que una gran parte de los votos de Bush ha provenido de los votantes hispanos -que hasta ahora solian ser mas bien demócratas- y para agradecerlo Bush ha puesto a un ministro hispano en no se que ministerio.

Bush, en su "cruzada" necesita unir diferencias y aparcar temporalmente (aparentemente) las diferencias raciales entre norteamericanos para tener mas energias en su lucha contra el enemigo externo.
Re: Un mentiroso se va y una mentirosa se queda
20 nov 2004
Creo que el hispano del que estais hablando se llama Alberto Gonsales o Gonzales o algo así y es secretario de justicia, lugar que ocupaba Ashcroft. Resulta que ahora, dada la importancia de las minorías en las elecciones, pasan a tomar puestos de poder para convencer a estas minorías. Esperemos que los hispanos no caigan en el error de dejarse convencer por trampas de apariencia, cuando un hispano se convierte en un alto cargo, pero son pocos hispanos que componen realmente el equipo de la administración. Se destacan muchos de los altos cargos por su raza y no por su capacidad. Al igual que ocurre con las mujeres, se destaca en las noticias que es la primera mujer, el primer negro, el primer hispano y no realmente su capacidad real. Pero bueno, dejemosnos engañar.
Sindicat