Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Anunci :: antifeixisme : educació i societat
El otro 20 N
19 nov 2004
El día 20 de noviembre de 1936, murió en la defensa de Madrid, el compañero Buenaventura Durruti, luchando contra los facciosos que habían dado un golpe de estado contra los trabajadores.
En este país en que se da tanto valor a las simbologías, solamente se tiene en cuenta el 20 de noviembre la figura del dictador Franco, tanto por los antifranquistas como por sus partidarios y, tristemente, nos olvidamos de un luchador por la libertad tan en las filas del anarcosindicalismo español así como de todos los trabajadores de su época.

Junto a sus compañeros de la CNT y otros trabajadores hizo fracasar el 19 de Julio de 1936 el golpe militar en Barcelona donde, entre otros compañeros, murió Francisco Ascaso su inseparable compañero.

Consciente de que la revolución y la guerra en contra del fascismo eran compatibles y a pesar de que tenía serias diferencias con los dirigentes republicanos no dudó en trasladarse con sus compañeros allá donde fuese para defender unos ideales que le costaron la vida.

Dada la compleja situación y los avatares de la contrarrevolución, nos encontramos con que Durruti se desplaza con su columna al frente de Aragón. García Oliver requiere su traslado a Madrid a pesar de no estar consolidadas las posiciones de Zaragoza.
Este traslado se debe a que la capital de España está en serio peligro de caer ante las tropas sublevadas, lo cual supondría un terrible mazazo para los leales a la República y también, es evidente, por el peso específico que tenía la Columna Durruti para reforzar la moral de los combatientes madrileños.A su llegada son recibidos por los ciudadanos como auténticos salvadores.

Es cierto que en la CNT y en el anarquismo en general el culto a la personalidad es algo que nos produce cierto rechazo, pero es de justicia que en la fecha del 20âN recordemos a Durruti; así como a otros compañeros que ofrecieron lo más preciado que tenían luchando contra militares, civiles e iglesia aliados con el fascismo. Por cierto y como anécdota, todavía podemos contemplar en muchos de sus templos símbolos de caídos por dios y por España.

Más allá de su de su corta pero azarosa existencia ( 1896-1936 ), en este hombre se plasma "la pasión que le caracterizó siempre, el medio social donde emergió y que trató de transformarlo radicalmente. Durruti, como todo tipo humano cuya virtud esencial es la de ser fiel a si mismo no puede escapar a ese regla general de los hombres que hacen historia"(1) por mucho que esta haya sido manipulada y su figura utilizada por bastardos intereses.

(1) Del libro âDurruti en la Revolución Españolaâ? de Abel Paz.

CNTâBilbao
Secretaría de Prensa y Propaganda
Iñaki Astoreka

Bilbao 17 de noviembre de 2004

This work is in the public domain

Comentaris

Re: El otro 20 N
19 nov 2004
Amunt la CNT!!!

Astilleros i la resta de lluites les guanyarem!!!
Re: El otro 20 N
19 nov 2004
www.cnt.es
Re: El otro 20 N
19 nov 2004
Francesc Ferrer Guardia, fundador de la "Escuela Moderna", fue un exaltado, de ideas realmente simples, por no decir simplonas: "Vivamos en República, tengamos al frente de los Municipios a hermanos nuestros que organicen la administración, nos eduquen y repartan los impuestos de modo que todo el mundo tenga qué comer". Para ello predicaba una "revolución sangrienta, ferozmente sangrienta", pues, aclaraba, "no importa que se haga precisa la efusión de sangre. Si ha de salir de ahí la purificación de las conciencias, que corra a torrentes".

Las enseñanzas de su talibanesca escuela iban a la par: "no nos interesa hoy hacer buenos obreros, buenos empleados, buenos comerciantes; queremos destruir la sociedad desde sus fundamentos. Hoy nos contentamos con introducir ideas de revolución en los cerebros". Para Unamuno era "la obra de incultura y barbarización de aquel frío energúmeno, de aquel fanático ignorante". Cuenta Lerroux que poco antes del atentado de la calle Mayor de Madrid, contra el cortejo nupcial del rey, le abordó Ferrer, "el hombre que había previsto el atentado contra Alfonso XIII en París", y le preguntó si tenían los republicanos algo "preparado si, por ejemplo, con motivo de la boda del rey, ocurría cualquier tontería". La tontería, cerca de 30 muertos y casi un centenar de heridos y mutilados, fue cometida por Morral, un profesor de la Escuela Moderna. Otro alumno de ella intentó matar a Maura. El ex secretario de Ferrer, Miguel Sánchez, recordará al pedagogo como "vil engendro de la especie humana, artero, felino, malvado, miserable inductor", acusándole de estar también detrás del asesinato de Cánovas.

Condenado a muerte en relación con la Semana Trágica en 1909, se desató en toda Europa una inmensa campaña de apoyo al llamado "pedagogo genial", "nuevo Galileo", "educador de España". Para Cambó, "aquel hombre inculto, grosero, apareció como el símbolo de la virtud y la cultura. La España que lo había fusilado en cumplimiento de la Ley aparecía como la España de la Inquisición. No hay que olvidar que Ferrer i Guàrdia ocupaba uno de los lugares prominentes en la Masonería, y que la Masonería internacional tomó el affaire con el más grande entusiasmo". El movimiento sirvió de modelo a Juan Simeón Vidarte, después de la insurrección de octubre de 1934, para montar otra campaña intensísima sobre la represión de la derecha contra los mineros insurrectos en Asturias. Como creo haber demostrado en el libro El derrumbe de la República, esa campaña se basó en falsedades o exageraciones, pero logró envenenar la vida social en España y crear el ambiente propicio a la guerra civil.

Leo ahora a Alicia Delibes que el PSOE reivindica los méritos pedagógicos de aquel fanático embrutecido, y exige su inclusión entre los hacedores de la enseñanza pública española. Solo esa reivindicación explica más cosas que todo un libro sobre la pedagogía socialista.
Re: El otro 20 N
19 nov 2004
Estamos cerca del aniversario del 20-N. Todo el mundo sabe lo que significa. La mayoría dirá que es la muerte de Franco. Una minoría talludita añadirá que también ese día es el del fusilamiento de José Antonio Primo de Rivera. Apenas uno de cada ciento asegurará que el mismo día del mismo año muere Buenaventura Durruti, el dirigente anarquista. La verdad es que José Antonio y Durruti, aunque en bandos opuestos, tuvieron un mismo tirón libertario. Los colores rojo y negro son los de la bandera anarquista y también la falangista. Son libertarios por antisocialistas. ¿Qué será el socialismo libertario?
Re: El otro 20 N
19 nov 2004
Se quiera o no, el 20 de Noviembre se ha convertido en un día señaladísimo en el siglo XX. Cita con la muerte de personas muy significativas. El acabarse de una vida terrena, marcando con su final toda una etapa, de modo que a partir de esa muerte las cosas ya no son como antes lo fueron porque esas personas influyen de manera decisiva en sus contemporáneos y aun en los que toman el relevo sobre la faz de la tierra. Así, ¿qué habría sucedido si José Antonio hubiera vivido?. ¿Habría chocado con el Caudillo?, ¿habrían colaborado?, ¿quién hubiera predominado?. En caso de tener poder suficiente ¿habría galvanizado a las masas y hallado fórmulas inéditas de justicia social, de participación y entendimiento? , ¿o su espíritu impulsivo nos habría metido en la Segunda Guerra Mundial? ¿y cuál hubiera sido el resultado de ésta entonces?; ¿se hubiera adaptado a las circunstancias adversas, democratizado, cambiado, desviado?, ¿habría fracasado a la hora de poner en práctica sus teorías?. Todo un universo de futuribles y acasos se nos ofrece. Pero todo fue tal y como sucedió. Si la Providencia Omnipotente hubiera querido que los destinos de España fueran regidos por él, no cabe duda que las balas de los fusiles anarquistas jamás habrían encontrado su pecho. Así como la Providencia hubo de torcer el destino del futuro Caudillo de España para que se frustrara su anhelo de ser marino y se le abriera el horizonte de la fiel Infantería, �frica y la Legión, Alhucemas y su "baraka", la herida mortal en el vientre, Zaragoza, Baleares, Canarias, Marruecos y la salvación de España.
La misma madrugada que José Antonio se nos marchaba Antonio Rivera, el ángel del Alcázar, el combativo dirigente de la Acción Católica. Dios pudo darle más años de vida. Pero tampoco sabemos, aunque suene ofensivo planteárselo y suponer que su vida hubiese sido distinta a lo que fue durante el tiempo en el que el Señor nos lo regaló en la tierra, tampoco sabemos si habría sido un paladín fervoroso de la España más acendradamente católica, o si al compás de los vientos eclesiales no hubiera seguido los caminos de otros fervorosos católicos de entonces como el Padre Llanos o Joaquinito Ruiz Jiménez. Sí, ya sé que parece irreverente, atrevido, irrespetuoso, suponer en una vida pura, ejemplar y santa hasta el supremo sacrificio, que pudiera luego traicionar o cambiar o desvirtuarse, simplemente. Pero dejadme pensar en alta voz. Que el 20-N es de vigilia, reflexión, rumiar una y otra vez todo aquello. Lo que fue. Lo que pudo ser. Lo que no fue. Lo que quiero decir es que los designios del Señor son inescrutables, pero que sobre todo en lo tocante a la muerte, Ãl sabe muy bien a quién llama y cuándo lo llama. Estamos en sus manos y Ãl es el Señor de la Historia. Me decía un sacerdote que morimos siempre en el mejor momento. En cuanto a los elegidos, no me cabe la menor duda.
Cuando el que se nos va deja un vacío muy grande su figura se agiganta. Con ese ser vivo entre nosotros más tiempo las cosas podían haber sido de otro modo. Y esa inquietud que nos deja su ausencia, su desaparición, se convierte en acicate para intentar suplir lo que él no pudo hacer. Quizá ahí está el quid del 20-N y su celebración rememorada y repetida de año en año.
También con Franco, a punto de cumplir los 83 años, porque vemos en toda su intensidad la importancia de la desaparición de un anciano.
Somos un pueblo necrófilo, que ama a los muertos y los recuerda. Eso hace Tradición. Por eso el 20-N es ya una Tradición. Y la Tradición no es simple nostalgia, sino el camino por el que se hace la Historia. Caminando por él nos dirigimos por ruta segura al futuro. Olvidando el camino de la Tradición, andamos y desandamos, perdidos y cansados. Por eso nos recordaba el Generalísimo que "los pueblos que olvidan su Historia están condenados a repetirla". Así pues, no somos los españoles de la Tradición los que condenamos a España a la tragedia de sus momentos más amargos, sino los que hicieron tabla rasa de los juramentos y depósitos sagrados que recibieron.
Pero mientras quede encendido el fuego sagrado de nuestra lealtad, de nuestros principios, de nuestra Tradición, será posible que encienda e ilumine a todo nuestro pueblo. Por eso quieren apagarlo. Por eso nos persiguen. No por nuestro número, sino por nuestro significado. Como se ha de apagar hasta la última pavesa si se quiere evitar la reproducción del incendio, así tratan de aniquilarnos a nosotros para que no prenda el fuego que portamos en nuestros compatriotas. En nosotros está el fuego de la Verdad. Llevamos un tesoro en vasijas de barro, como decía San Pablo. Es el Santo Grial de nuestros principios. Sólo nosotros lo tenemos. No nos lo dejemos arrebatar.
Durruti
Hubo otro muerto la madrugada del 20 de Noviembre de 1.936. Fue el máximo lìder de los anarquistas. Un asesino consumado y sin escrúpulos. Su signo es bien distinto. No murió por las balas de sus enemigos formales, contra los que combatía en el frente de batalla, sino por sus aliados comunistas. No es una muerte ejemplar, como las de aquellos, ni podía serlo, sino turbia y por sorpresa, sin tiempo a arrepentirse ni salvar su alma. Si aquellos sufrieron purificadoramente, ya la enfermedad, ya la ansiedad de un injusto fusilamiento próximo, éste tiene toda la eternidad para sufrir lo que no sufrió en vida y él hizo sufrir a los demás. Mucho se ha especulado con esta muerte, pero hubo cuatro testigos. El sargento Manzanas, comunista, que fue quien lo mató a bocajarro con 6 tiros, de los que cinco le entraron de frente y el último por la espalda al caer, y que al día siguiente salió en avión fuera de España; el chófer que debía trasladarlo; un toledano de Gálvez aún vivo e Isidro el de "Malacatín", falangista de la vieja guardia y que puede contarlo a todo el que quiera oírlo. Aquello fue parte del proceso de toma del poder por los soviéticos en el mes de noviembre del 36, Paracuellos y Santiago Carrillo incluido. Sin embargo, esa muerte es irrelevante, porque aunque hubiera seguido vivo la historia no habría cambiado ni un ápice.
Y otros
Hay más muertos violentamente el 20-N. Se trata de dos dirigentes batasunos, Santiago Brouard primero, a raíz del asesinato del senador socialista Enrique Casas, lo que puso coto a la caza de socialistas; y posteriormente Josu Muguruza. También a estos les alcanzó la muerte violenta y repentinamente, sin que seguramente tuvieran tiempo de arrepentirse. Quienes les mataron sabían de la significativa fecha del 20-N. Así se daba una pista falsa sobre la ultraderecha. Lo que se llama echarle el muerto a otros, táctica en la que son especialistas los marxistas. Tampoco esos muertos son ejemplares ni determinantes para la vida de sus coetáneos. Pero ayudan a incrementar la necrología del 20-N. ¿Quién se lo iba a decir a ellos cuando brindaban con champán el 20-N del 75?.
Re: El otro 20 N
19 nov 2004
Al Anar que. ¿Libertarios por antisocialistas? A ver si leemos un poco más.
Re: El otro 20 N
19 nov 2004
... y entre tanto y tanto, nadie se olvida que el dichoso 20-N las calle de todo el estado español se llenan de fascistas? Dejemos los aniversarios de las muertes... y luchemos contra el fascismo!
Re: El otro 20 N: assassinats de Santi Brouard
19 nov 2004
SANTI BROUARD, de la Mesa Nacional d'Herri Batasuna, assassinat pels mercenaris pagats per l'Estat Espanyol i el PsoE.

No oblidem

NO OBLIDEM


ASSASSINS DE RAONS I DE VIDES...
Re: El otro 20 N
19 nov 2004
akest ke kompareu un gran dirigent obrer com va ser en Durruti (i ho reconec tot i no ser anarquista) amb un gos de la burgesia com va ser el Jose Antonio akest dels collons, makos feusho mirar menys pastilles cuan aneu a les diskotekes Salut i mort al feixisme
Re: El otro 20 N
21 nov 2004
Ante los insultos a la memoria de ese gran hombre,asesinado por la ultraderecha gobernante de aquellos años trágicos,solo queda decir :¡Qué atrevida es la ignorancia!
Fué un enorme pedagogo,un revolucionario del sistema educativo y murió por sus ideas,acusado falsamente de delitos que jamás cometió.
Al imbécil de más arriba seguramente le gusta más el Colegio de curas y la Escuela Franquista...con la foto de ese señorito de derechas que fué Jose Antonio "el engominao".
Sindicat