Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: guerra
Fallujah: el horror
17 nov 2004
He visto muchas cosas extrañas recientemente, como perros vagabundos arrancando pedazos de carne de los cadáveres esparcidos en las calles.
_40535081_041117faluyaban1.jpg
"Persiste el miedo tras la ofensiva"

Mientras las fuerzas estadounidenses aseguran tener un control total de la ciudad de Faluya, los residentes que permanecieron en sus hogares intentan subsistir con los alimentos que les quedan pues aún no se animan a salir a la calle.

Este es el testimonio del periodista iraquí Fadhil Badrani, quien vive en Faluya e informa regularmente para la agencia Reuters y el Servicio Mundial de la BBC.


La ciudad está tranquila ahora, pero el temor está aún allí junto con algunos enfrentamientos.


He visto muchas cosas extrañas recientemente, como perros vagabundos arrancando pedazos de carne de los cadáveres esparcidos en las calles.

En tanto, la gente intenta sacar algo con que alimentarse de sus jardines.

Aquellos que han sobrevivido lucen demacrados.

Todo lo contrario está sucediendo con los muertos, tirados donde han caído, ahora están hinchados y putrefactos.

Muchos de los combatientes escaparon o resultaron muertos. Sólo algunos se han quedado para pelear.

Miedo a moverse

Las fuerzas de Estados Unidos controlan casi toda Faluya, a excepción de algunas áreas en el sur.


Escuchamos que ha llegado ayuda humanitaria al hospital... pero la mayoría de la gente está muy débil y demasiado asustada para hacer el viaje

Escuchamos que ha llegado ayuda humanitaria al hospital en las afueras de la ciudad, que ahora está en manos de los estadounidenses.

Pero la mayoría de la gente en esta zona está muy débil y demasiado asustada para hacer el viaje, o incluso para dejar sus propios hogares.

Por ahora, la mejor opción es quedarse donde están. Me gustaría escapar de Faluya, pero temo terminar asesinado si lo intento.

Un grupo de amigos periodistas dejó la ciudad en automóvil la semana pasada, cuando la ofensiva estaba por comenzar. No tengo idea que les ha ocurrido.

Ninguno de sus teléfonos móviles parecen funcionar y temo lo peor.

Últimos víveres

El agua y la comida casi se me han terminado. Aún tengo dátiles secos y agua para unos pocos días.

Si en cinco días no logro abandonar la ciudad o conseguir más víveres, tendré que rebuscar en las casas vacías de mis vecinos por más agua y comida.

Puedo entrar a otras viviendas saltando desde mi techo.

Estoy absulutamente desconectado de lo que sucede en otras partes de Irak.

Viendo ahora a Faluya, la única comparación que se me ocurre son otras ciudades arrasadas como Beirut o Sarajevo.

==================================================


"Pueblo fantasma"

"Entre cada combate, hay períodos de un silencio inquietante".
En medio de los combates entre fuerzas estadounidenses e iraquíes contra grupos armados insurgentes en Faluya, las organizaciones humanitarias han advertido sobre la situación de los civiles, que enfrentan una escasez de alimentos y agua.

Este es el testimonio del periodista iraquí Fadhil Badrani, quien vive en Faluya e informa regularmente para la agencia Reuters y el Servicio Mundial de la BBC.



--------------------------------------------------------------------------------


Una familia vino a mi casa anoche, preguntando si yo sabía dónde se podía conseguir algo de comer.

Cuando les conté que el líder palestino Yasser Arafat murió, quedaron sorprendidos.

"Es una conspiración", me dijeron. "Lo mataron para que su muerte eclipse nuestra situación en las noticias".

La gente en Faluya siente que el mundo no está interesado en su destino, y a veces se pregunta si los medios de comunicación están cumpliendo con su trabajo.

Un padre que perdió a dos de sus hijos en los bombardeos me preguntó si todo lo que estoy escribiendo está siendo transmitido de verdad.

Riesgos


Como no hay alimentos frescos, la gente está sobreviviendo a punta de dátiles.

La ciudad huele a explosivos y a cuerpos en descomposición.

Es un pueblo fantasma. Entre cada combate, hay períodos de un silencio absoluto inquietante.

Mucha de la gente ha huido. Las calles y las casas están vacías.

Para los que se quedaron aquí, las casas vacías se han convertido en una suerte de refugio, un lugar al cual ir cuando tu propio barrio es el blanco de un bombardeo.

He perdido la cuenta de los días. El viernes pasó y ni me di cuenta.

Ni hablar de ir a la mezquita. Todas las mezquitas se han convertido en blancos porque son utilizadas por ambos bandos de este conflicto, por insurgentes y por soldados estadounidenses.

Escurridizos


Todo el que se mueva por la noche se convierte en blanco. Los insurgentes pueden confundirte con un estadounidense. Los estadounidenses, que dejan algunos francotiradores en la ciudad cada noche, pueden dispararte si piensan que eres un insurgente.

Como no hay alimentos frescos, la gente está sobreviviendo a punta de dátiles.

Durante el día, los soldados estadounidenses controlan la mayor parte de la ciudad.

La noche, en cambio, pertenece a los insurgentes. Amparándose en la oscuridad, se reagrupan y reciben armamento y municiones.

Son personajes escurridizos. Los he visto en acción, disparando con lanzagranadas a las tropas estadounidenses.

Todo el que se mueva por la noche se convierte en blanco. Los insurgentes pueden confundirte con un estadounidense.

Los estadounidenses, que dejan algunos francotiradores en la ciudad cada noche, pueden dispararte si piensan que eres un insurgente.


==================================================
Humo y cadáveres"

"Ya me estoy acostumbrando a los bombardeos".
El fin de semana llega y los combates en Faluya aún continúan entre fuerzas de Estados Unidos y de la Guardia Nacional Iraquí contra grupos armados iraquíes.

Este es el testimonio del periodista iraquí Fadhil Badrani, quien vive en Faluya e informa regularmente para la agencia Reuters y el Servicio Mundial de la BBC.



--------------------------------------------------------------------------------


La calle de mi casa solía estar flanqueada por una fila de palmeras. Ahora, sólo quedan los troncos.

La parte superior de cada palmera ha sido arrancada por las explosiones.

Desde mi ventana también puedo ver que los minaretes de varias mezquitas han sido derribados.

Hay cada vez más muertos en la calle. El hedor es insoportable.

Hay humo por todas partes.

Durmiendo entre bombardeos


Quisiera que se enteraran de las condiciones aquí en la ciudad. De la cantidad de mujeres y niños que yacen en las calles.

Una casa muy cercana a la mía fue impactada en medio de un bombardeo el miércoles en la noche.

Un niño de trece años murió. Se llamaba Ghazi.

Intenté escaparme de la ciudad anoche, pero no pude llegar muy lejos. Era muy peligroso.

Ya me estoy acostumbrando a los bombardeos. He aprendido a dormir en medio del ruido. Las bombas pequeñas ya no me molestan.

Sin agua y sin electricidad, me siento aislado de los demás.

Me enteré de que se murió Yasser Arafat porque me llamaron de la BBC.

Es muy difícil saber cuánta gente fuera de Faluya conoce la verdadera situación.

Quisiera que se enteraran de las condiciones aquí en la ciudad. De la cantidad de mujeres y niños que yacen en las calles.

La gente está cada vez más débil por el hambre. Muchos mueren heridos porque no hay ayuda médica disponible.

Algunas familias han comenzado a enterrar a sus muertos en los jardines.

Soldados iraquíes


El ejército estadounidense se desplaza por las calles principales y evita entrar a los callejones. Los soldados nunca abandonan sus vehículos blindados y tanques.

Ha habido mucha resistencia en el distrito de Yolán.

Los estadounidenses se tomaron varias edificaciones altas que les permiten vigilar el distrito.

La altura, sin embargo, no les ha ayudado a controlar la zona, porque las calles de Yolán son muy estrechas, y no puedes disparar directamente contra ellas.

El ejército estadounidense se desplaza por las calles principales y evita entrar a los callejones. Los soldados nunca abandonan sus vehículos blindados y tanques.

Si les disparan, ellos responden con sus tanques, o llaman refuerzos aéreos.

Vi a algunos soldados de las fuerzas iraquíes hace poco.

No sé de qué parte del país provienen. Pero estoy seguro de que no son de ninguna de las provincias del oeste.

La gente dice que vienen de Kurdistán.

Están muy bien coordinados. Cuando las fuerzas estadounidenses se retiren de la ciudad, ellos asumirán el control.

==================================================
Mi ciudad se sume en la tragedia"

Un hombre entierra a su hermano muerto en los bombardeos.
Combates encarnizados se reanudaron en Faluya el miércoles, en el segundo día completo de la ofensiva lanzada por fuerzas de Estados Unidos y de la Guardia Nacional Iraquí.

Este es el testimonio del periodista Fadhil Badrani, que informa desde Faluya para el Servicio Mundial de la BBC.



--------------------------------------------------------------------------------


Estoy rodeado por espeso humo negro y el olor de aceite quemado.

Hubo una gran explosión hace unos minutos y ahora escucho tiroteos.

No puedo decir cuántas personas han muerto, pero luego de dos días de bombardeos, la ciudad parece Kabul

Un vehículo blindado de Estados Unidos ha estado estacionado frente a mi casa en el centro de la ciudad.

Desde mi ventana, puedo ver infantes de marina a pie. Trataron de hacer registros casa por casa, pero no pudieron avanzar porque les disparaban.

Respondieron abriendo fuego contra las casas, disparando contra todo lo que se movía.

Ingerí los últimos alimentos que me quedaban: dos papas y dos tomates. Los tomates estaban podridos, porque no hay electricidad y el refrigerador no funciona

La guerra se apoderó de las calles.

Parece que los soldados estadounidenses han descartado por ahora entrar a cada edificio y se concentran en intentar controlar las principales calles.

Estoy sentado aquí, sólo, mientras mi ciudad se sume en la tragedia.

Como Kabul

Una clínica fue bombardeada hace poco y no sé que sucedió con los doctores y las enfermeras que se encontraban allí. Era el único lugar donde todavía podía ir la gente a recibir atención médica

Estuve con algunos de los combatientes rebeldes hace poco. Se veían cansados, pero estaban cantando y con la moral alta.

Muchos iraquíes de otras partes del país han llegado a Faluya para unirse a los combatientes locales.

Muchas mezquitas también han sido bombardeadas. Por primera vez no se escuhó ni un llamado a oraciones desde los minaretes de Faluya, una ciudad con 150 mezquitas

Nadie ha podido dormir mucho en los dos últimos días de intensos enfrentamientos, y además, aún estamos en el mes sagrado del ayuno, Ramadán, de modo que nadie come durante el día.

No puedo decir cuántas personas han muerto, pero luego de dos días de bombardeos, la ciudad parece Kabul.

Grandes sectores de Faluya han sido destruidos, pero es tan peligroso salir de la casa, que no he podido averiguar más sobre las víctimas.

Dos papas y tomates podridos

Una clínica fue bombardeada hace poco y no sé que sucedió con los doctores y las enfermeras que se encontraban allí.

Miro a la devastación que me rodea y me pregunto, ¿por qué?

Era el único lugar donde todavía podía ir la gente a recibir atención médica, porque el hospital principal en las afueras de Faluya fue capturado por los estadounidenses el lunes.

Muchas mezquitas también han sido bombardeadas. Por primera vez no se escuchó ni un llamado a oraciones desde los minaretes de Faluya, una ciudad con 150 mezquitas.

Al caer la luz del día y acabar el ayuno, ingerí los últimos alimentos que me quedaban: dos papas y dos tomates. Los tomates estaban podridos, porque no hay electricidad y el refrigerador no funciona.

Mis vecinos, una mujer y sus hijos, vinieron a verme ayer. Me pidieron que alertara al mundo sobre lo que está sucediendo aquí.

Miro a la devastación que me rodea y me pregunto, ¿por qué?


==================================================
"La vida se hizo todavía más extrema"

Las mujeres y los niños, o tratan de escapar, o se quedan en casa para no ser confundidos con rebeldes.
Fuerzas de Estados Unidos y de la Guardia Nacional Iraquí comenzaron su anunciada gran ofensiva contra la ciudad de Faluya, en el llamado "triángulo sunita".

Este es el testimonio del periodista Fadhil Badrani, que informa desde Faluya para el Servicio Mundial de la BBC.



--------------------------------------------------------------------------------


Para la gente de la ciudad la vida se ha hecho todavía más extrema.

Los alimentos ya empiezan a escasear y las tiendas están cerradas, en anticipación del ataque inminente.

Las provisiones médicas del hospital principal, que lleva en manos estadounidenses desde el domingo, están escaseando

No hay electricidad porque la principal central eléctrica fue dañada durante el bombardeo. También cortaron el abastecimiento de agua.

Las calles están llenas de cráteres.

La gente, en especial las mujeres y los niños, tratan de quedarse en casa, temiendo poder ser confundidos con objetivos militares.

Según los doctores, las provisiones médicas del hospital principal, que lleva en manos estadounidenses desde el domingo, están escaseando.

La mayoría de la gente está sufriendo dificultades financieras desesperadas

La mayoría de la población de la ciudad se ha marchado: algunos hacia otras partes de Irak, otros -según he escuchado- se han ido directamente a alguno de los países árabes vecinos.

La vida económica por aquí ha estado paralizada desde el primer asedio a la ciudad, el pasado abril.

Esto significa que la mayoría de la gente está sufriendo dificultades financieras desesperadas y muchos viven ahora con parientes en Bagdad.

Los alquileres en Bagdad se han disparado, en parte debido al flujo de refugiados de Faluya.



==================================================

Lunes, 8 de noviembre de 2004 - 12:37 GMT

Envíe esta nota por e-mail Imprima esta nota

"Lágrimas y rezos"

"La gente reza en voz alta porque tiene miedo".
Faluya se prepara para recibir una gran ofensiva por parte de las fuerzas de la coalición, posicionadas en las afueras de la ciudad y listas para recibir la orden de ataque.

El periodista Fadhil Badrani, que informa desde Faluya para el Servicio Mundial de la BBC, describió por teléfono cómo la población que decidió quedarse en la ciudad rebelde sobrevive al asedio y a los bombardeos.

He aquí su testimonio:

Cuando oigo caer las bombas en mi barrio pienso que en cualquier momento podría morir.

Durante la noche es peor, los bombardeos son más intensos.

Cuando la bomba cae cerca, a menudo se oyen gritos y lamentos después.

Es un sentimiento extraño, porque entre los gritos se sigue escuchando el vuelo de los misiles.

Ahí es cuando pienso: yo podría ser el próximo.

Algunos de los que trataron de huir tuvieron que regresar porque no tenían cómo sobrevivir lejos de sus hogares

Otro sonido que se escucha durante los bombardeos es el de las oraciones. La gente reza en voz alta porque tiene miedo.

A veces se oye a la gente diciendo cosas raras: improvisan, inventándose sus propias oraciones.

Elecciones en EE.UU.

Desde Faluya seguimos las elecciones en Estados Unidos muy de cerca.

Era una cuestión de vida o muerte. Mucha gente deseaba que ganase John Kerry porque sentían que él no habría dejado que nuestra ciudad fuera atacada de esta manera.

Por supuesto, también sabíamos que la política exterior estadounidense sobre Irak, en general, no iba a cambiar: no nos olvidamos de que George Bush y John Kerry son dos caras de la misma moneda.

Aún así, tal y como ahora está esta ciudad, una victoria de Kerry habría traído algo de esperanza.

Carreteras cortadas

Dejé mi casa, en el norte de la ciudad, hace ahora un mes, cuando los estadounidenses comenzaron a bombardear la zona constantemente.

Ahora vivo con un grupo de amigos en el centro de Faluya.


Pronto podrían escasear los alimentos, ya que las carreteras están cortadas.
Aquí sólo estamos hombres. Nuestras mujeres e hijos han abandonado la ciudad: algunos fueron a Bagdad, otros a alguna zona tranquila más cercana.

Si quieres salir de casa, lo más seguro es hacerlo entre las 07:00 y las 13:00, cuando los estadounidenses "descansan" del bombardeo.

El mercado del centro de Faluya está abierto hasta el mediodía, y afortunadamente, hasta ahora no se ha quedado sin provisiones.

Pero no sé hasta cuando durarán las provisiones. Hace dos días que el gobierno dijo que cortaría las carreteras hacia Bagdad y Ramadi.

No sé qué comeremos entonces...

Supongo que podremos hacernos con algo de carne: he visto muchas cabras en la ciudad.

Ahora ya sólo permanece abierta una de las carreteras que sale de la ciudad, pero pasa por un control estadounidense.

Creemos que pronto cortarán también esa ruta.

Hospitales


Los bombardeos de la coalición causan víctimas civiles a diario.
Mucha gente dejó Faluya. La mayoría de los que quedaron son hombres.

Esta era una ciudad de 500.000 habitantes.

Ahora, calculo que habrán quedado unos 100.000.

Algunos de los que trataron de huir tuvieron que regresar porque no tenían cómo sobrevivir lejos de sus hogares.

Irak es un país donde es muy difícil vivir en estos momentos: no hay muchas oportunidades.

Los hospitales que he visto están llenos de enfermos, pero no hay suministros ni medicinas, y la errática electricidad tampoco facilita su funcionamiento.

Entre 10 y 18 nuevos casos llegan cada día.

Los enfermos saben que no recibirán mucho tratamiento... vienen sólo para estar cerca de un médico, para escuchar la voz del médico.
Mira també:
http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/international/newsid_4019000/4019299.stm

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Fallujah: el horror
17 nov 2004
Genocidas,asesinos,algun día tendreis vuestro Tribunal de NÜREMBERG y sereis juzgados por Crímenes contra la Humanidad...Espero vivir para verlo!
Re: Fallujah: el horror
17 nov 2004
No he podido evitar llorar. Realmente es horrible lo que están haciendo allí, nunca lo había deseado a nadie, pero... espero que los responsables, todos ya sabemos quienes, reciban su merecido y que sufran como han hecho sufrir. Sé que me arrepentiré de mis palabras, pero...
Re: Fallujah: el horror
18 nov 2004
La natura és sabia...esperem que ella fiqui a cadascú al seu lloc.

Salut Revolució i la lluita continua!
Re: Fallujah: el horror
18 nov 2004
"Un padre que perdió a dos de sus hijos en los bombardeos me preguntó si todo lo que estoy escribiendo está siendo transmitido de verdad. "

al menos queda esa esperanza...

casi todo lo demás es verdad. Ahí está la realidad del negocio de armas y petróleo. De los millones y millones del p$T@ din€ro k se llevan los gringos. Los rikos claros porque los soldados k disparan para matar a los heridos también se están llevando su parte.Lo peor es k mutxos aún ni lo saben prke entre cada bombazo de du se están enfermando.

Es horrible.

Es la descomposición en real del puto capitalismo. Lo que están haciendo se ha repetido hasta la saciedad pero se están alcanzando unos límites suicidas.

Quien es el suicida?

El loco ke se inmola, pensando en los suyos?. O los carniceros contratados por un maquinaria que destruye la tierra, sus animales y sus hombres?

Qué nos mata a todos. Porqué la contaminación, degradación y desigualdad también avanza en las ciudades.

El periodista también es carne de cañon, la guerra ha perdido todas las reglas. El secuestro y la muerte se retransmite.

En esta película el pianista es periodista y escribe como un enlace con su realidad sus propios fotogramas, como notas de la tristeza más absoluta.

La descripción me recuerda el bombardeo y destrucción de Varsovia por los nazis y los polacos. A cámara rápida en Fallujah.

¿Aún sigue la nueva europa en la nueva guerra
...mundial??
Aún siguen GranBretaña, Polonia y no se cuantos paises más.
Sindicat