Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Anàlisi :: globalització neoliberal : immigració : amèrica llatina : pobles i cultures vs poder i estats : guerra
Ni Bush ni Kerry, más bien todo lo contrario
14 nov 2004
CUBA: La Habana, 31 oct (PL) Sin poder de decisión, pero con el convencimiento de que es un fenómeno cercano, los cubanos siguen hoy con atención el dilema de sus vecinos estadounidenses: ¿Kerry o Bush?.
Ni Bush ni Kerry, más bien todo lo contrario

Miguel Lozano

La Habana, 31 oct (PL) Sin poder de decisión, pero con el convencimiento de que es un fenómeno cercano, los cubanos siguen hoy con atención el dilema de sus vecinos estadounidenses: ¿Kerry o Bush?.

Autoridades nacionales, como el presidente del Parlamento, Ricardo Alarcón, han explicado que esperan poco cambio de la tradicional política anticubana, independientemente de quien resulte ganador en los comicios del próximo 2 de noviembre.

âMás de lo mismoâ?, auguró Alarcón en una reciente entrevista con Prensa Latina, interrogado sobre el tema, en la cual sólo concedió a Kerry la posibilidad de aflojar algo las férreas medidas impuestas por Bush a la emigración cubana.

El presidente norteamericano, George W. Bush, limitó desde el pasado mes de mayo a una vez cada tres años las visitas permitidas de los emigrados cubanos a la isla, entre otras acciones que dificultan las relaciones familiares.

En realidad miles de cubanoamericanos y sus parientes en Cuba confían en que Kerry, caso de triunfar, cumplirá su promesa de favorecer un mejor intercambio familiar, sin dudas un punto que hace más atractivo al candidato demócrata.

En sus conversaciones habituales, es muy difícil encontrar un cubano en la isla que afirme preferir a John Kerry, pero una buena parte coincide en que, de cualquier modo, Bush sería peor.

Lo que parece cierto es que en esta ocasión no se cumple el viejo proverbio de âmejor malo conocido que bueno por conocerâ?, tal vez porque en 45 años de enfrentamiento Cuba no ha conocido un presidente norteamericano âbuenoâ?, demócrata ni republicano.

Desde 1959, 10 administraciones estadounidenses han aplicado y reforzado las regulaciones del bloqueo económico, comercial y financiero estructurado para intentar subvertir el sistema político nacional.

Gobiernos demócratas y republicanos han participado en proyectos agresivos que van desde invasiones armadas hasta intentos de asesinato del presidente Fidel Castro, guerra biológica y transmisiones radiales de carácter subversivo.

De la misma forma, el país ha resistido presiones en el campo internacional, campañas de difamación e intentos de rendir por hambre y enfermedades a la población de más de 11 millones de personas.

Pero es innegable que Bush se ha ganado algunos puntos negativos adicionales, al aplicar una política de particular ensañamiento, a lo cual suma su pensamiento fundamentalista y ultraconservador.

Con estupor los cubanos conocieron las explicaciones dadas por el Mandatario para justificar sus guerras: âDios me dijo que atacara a Al Qaeda y la ataqué, luego me instruyó atacar a Saddam, lo cual hiceâ?, aseguró Bush a la publicación Haaretz News, de Israel.

En el contexto de las presiones norteamericanas es muy difícil para los cubanos evitar pensar que Bush pudiera recibir una orden similar en caso de mantener durante los próximos cuatro años su línea directa con Dios desde el sillón presidencial.

Pero, del otro lado, no escapa que Kerry ha manifestado apoyar la política general contra Cuba, con la excepción de las medidas anunciadas el pasado 8 de mayo que afectan los vínculos de los cubanoamericanos con su familia en la isla.

Un elemento clave a la hora de pronosticar el futuro de las relaciones bilaterales, gane quien gane, es que las pretensiones norteamericanas de apoderarse de la isla no comenzaron en 1959, pues se trata de un pensamiento mucho más antiguo.

Ya en 1767, cuando las 13 colonias inglesas de Norteamérica no eran todavía independientes, ya Benjamín Franklin reclamó la necesidad de colonizar el valle del Mississippi âpara ser usado contra Cuba y Méxicoâ?.

En 1805 el presidente Thomas Jefferson advirtió a Inglaterra que âen caso de guerra entre Inglaterra y España, Estados Unidos se apoderaría de Cuba por las necesidades estratégicas para la defensa de Louisiana y Floridaâ?.

Aunque mucha agua ha corrido por el Mississippi desde entonces, las pretensiones de control de Cuba por Estados Unidos siguen siendo similares y para muchos se han convertido en un pensamiento entronizado en las esferas de poder norteamericanas.

En este contexto no sería extraño que en una encuesta entre los cubanos sobre sus preferencias entre los dos candidatos la respuesta más escuchada fuera âNi Bush ni Kerry, más bien todo lo contrarioâ?.

Entendiendo por âcontrarioâ? un Presidente que pudiera alejarse de los principios aplicados por demócratas y republicanos en los últimos 45 años.


msl/ml


http://www.prensalatina.com.mx/article.asp?ID={D51A6A73-3B26-449A-A76E-E8B6A653A43D}&language=ES



Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.


Prensa Latina (English): http://www.plenglish.com.mx

Prensa Latina (Español): http://www.prensalatina.com.mx

Prensa Latina (Italiano): http://www.prensa-latina.it

Prensa Latina (Português): http://www.prensalatina.com.mx/NewsSection.asp?Section=BRASIL&start=&end
Mira també:
http://www.prensalatina.com.mx/article.asp?ID={D51A6A73-3B26-449A-A76E-E8B6A653A43D}&language=ES
http://www.prensalatina.com.mx

This work is in the public domain
Sindicat