Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Comentari :: amèrica llatina
Perú: Serie de ataques sin sentimiento de culpa (1)
05 nov 2004
Las recomendaciones de la Comisión de la Verdad están allí donde las dejaron Salomón Lerner y sus compañeros. El núcleo no se cumple, ni se va a cumplir.
Familiares.jpg
Las recomendaciones de la Comisión de la Verdad están allí donde las dejó el último día de su trabajo, el señor Salomón Lerner y sus compañeros. Aunque hay iniciativas diversas y dispersas (siempre hay algo, pues) el núcleo no se cumple, ni se va a cumplir.

¿Cuál es ese núcleo? Por lo menos: las reparaciones integrales a los afectados, el peso de la justicia para los principales responsables de los crímenes, resolver el problema de los desaparecidos (por lo menos 9 mil), de los sitios de entierro (por lo menos 4 mil), de las garantías de no repetición (reformas claves para la democratización, la inclusión, la justicia, la educación, la defensa nacional, etc).

¿Por qué no se cumplen? Al margen de factores estructurales y otros de contexto político mayor, siempre interesantes (pero también siempre justificaciones), creo que hay responsables directos de esta situación. Y uno de ellos es la propia Comisión de la Verdad, que no quiso entender o no pudo prever lo insuficiente que sería entregar al Estado peruano un informe y unas recomendaciones, esperando de ello consecuencias reales, prácticas.

¿Qué cosa, qué antecedente importante, qué "correlación de fuerzas", qué en la biografía de los actuales dirigentes políticos hacía presumible que se actuara desde el poder político en consecuencia con la verdad del Informe? Pues nada. Absolutamente nada. Sin embargo, los miembros de la Comisión apostaron a ello. Optaron por concentrar su esfuerzo en la elaboración lo más objetiva y detallada de la historia reciente y de sus posibles explicaciones y la recopilación de información sobre graves violaciones.

Si, si, si, la Comisión de la Verdad hizo un gran trabajo, épico, notable, un hito, etc. Ok, todo es cierto, en parte. Pero ya está bien, eso no es todo. En Lima se impone una actitud hipócrita de no criticar a los amigos, a las relaciones, los contactos, los compañeros, los colegas de ONG, a los que dan la plata en las financieras, en fin, a nadie "que sea bien". Muchos no compartimos esa costumbre de la vieja generación. Y eso de la vieja generación no lo uso en sentido etario, sino cultural.

Si no se prevé cuáles serán las consecuencias de nuestras acciones, cuando éstas tienen que ver con asuntos públicos de gran interés, entonces estamos condenando el tema al fracaso.

Ojo que no estoy diciendo "condenando nuestro trabajo al fracaso". Porque no se trata del trabajo de la CVR, sino del problema que estaban encargados de tratar. Este no les pertenece. Es un problema de la gente. La responsabilidad de la CVR no era para con la objetividad científica, ni para con el Estado, ni para con sus profesiones. Era para con la gente que tenía el problema.

Entonces, yo creo que la CVR, al no prever las consecuencias de sus decisiones, de su estrategia, ni prepararse efectivamente para promover cambios reales, debilitó las perspectivas de solución de un problema que agobia a miles de personas.

Me pregunto ¿hay alguna diferencia entre un estudio diagnóstico cualquiera y una Comisión de la Verdad? Para el diagnóstico no hay que hacer nada especial, se contrata algún profesional o grupo de consultores, trabajan, levantan información, la procesan, hacen propuestas, las entregan al sector que les paga la consultoría. Allí termina su responsabilidad. Qué hace el sector con su documento no es asunto suyo.

¿Una Comisión de la Verdad es lo mismo? ¿Debían los comisionados trabajar como un equipo de investigación nada más? ¿Debían abandonar su rol político? ¿Debían preocuparse de cómo hacer para resolver el problema en la vida real? Si es así, ¿eso no debió llevar a diseñar estrategias adecuadas para ello? Y si quedamos en que sólo debían mostrar la verdad de lo ocurrido, en realizar propuestas ¿entonces por qué no llamarlos consultores, pues, consultores de la verdad, si quieren?

Salir en los medios esporádicamente a protestar por la falta de voluntad política de las autoridades para cumplir con las recomendaciones no es lo mismo -ni mucho menos- que haber diseñado una estrategia adecuada y haber actuado consecuentemente a esta en su momento, durante los 2 años y medio que duró la CVR. A lo más esto quiere decir que son buenas personas, que efectivamente sienten que su rol no era solamente ser consultores, sino más que eso. Pero lastimosamente, no hicieron lo que debían.

¿Qué se debió hacer? Ahora es fácil criticar, dirán los sobones de siempre, esos que no se de dónde salen, pero que siempre están allí, con sus rostros de buenas personas, pero que son incapaces de jugarse enteros por nada. Pues no, la crítica viene desde entonces, cuando se le pidió a la CVR asumir un rol político mayor, promover la discusión pública, un cuestionamiento real a nuestras instituciones políticas, colocarse incluso, a merced de los ataques, de los cuestionamientos, de la lucha. Aprovechar pues, la tan cacareada oportunidad. Estremecer un poco, un poco por lo menos, el modo en que nos relacionamos social y políticamente en este país. Para no pasar desapercibido, para que la mejor estrategia de los grupos contrarios no fuera "que pase piola nomás".

Pero se dijo que eso era tomar partido, perder objetividad, exponerse a los ataques, debilitarse, equivocar el rol que tenían, que debían centrarse en demostrar la verdad, que eso ya era en sí bastante crítico. Tanta ingenuidad... Entristece, realmente... gente tan capaz, tan buenos profesionales... tan bien intencionados... ¿Seguirán pensado lo mismo ahora?

Cuando cada cierto tiempo algún comisionado sale en algún recuadrito minúsculo de la prensa, quejándose amargamente de que nada se cumple ¿no pasará por sus cabezas que quizá no había que haber confiado en la buena voluntad de los grupos de poder, o solamente en la fuerza autoimpositiva de la verdad?

Ya, ¿pero qué propones tú entonces? dirán los clásicos y sensatos sobones. Ahora nada. Esta pequeña nota es solamente para decir algunas cosas y para criticar. Qué hacer es un asunto serio y no se puede andar diciendo generalidades por todos lados para sentirnos buenos.

Vuelvo en unos días.
Mira també:
http://ar.groups.yahoo.com/group/ave-critica/

This work is in the public domain
Sindicat Terrassa