Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: criminalització i repressió
Historias de un cuervo enjaulado - 2
01 nov 2004
Reflexiones en voz alta de un compañero anarquista, desde una de las mazmorras del estado español...
30-8-04


... Por aquí sigo sin grandes novedades que comentar, aunque los ánimos van bien, la salud "aguanta" y las noticias que me van llegando de l@s compas pres@s solo pueden causar optimismo y un profundo orgullo de tener la suerte de contar con amig@s tan excepcionales. De afuera de estos muros infames también llegan noticias y ánimos, ya sabes que me cuesta poco ponerme a escribir y como respondo a todo el mundo, pues por lo general suelen crearse líneas de diálogo y amistad constantes que atraviesan estas toneladas de hormigón que capital y sus lacayos ponen al servicio de su repugnante concepto de "paz social". ¡Hay que ser hijo de puta!, a estragos y masacres los llaman normalidad y paz, la productividad ocupa el trono de los dioses, del uso de la palabra "terrorismo" han hecho un palabro que tanto sirve a los opresores para un roto como para un descosido; perdido su significado real, ha pasado a ocupar un indeterminado espacio conceptual que por aproximación, sólo cabe identificar con el Mal, con ese jodido concepto cristiano que hace un todo de ausencia de justicia, maldad, enfermedad y error para mejor justificar el cepo y el potro de tortura. Es trágico..., y lo más doloroso, es que toda esa farsa espectacular y conceptual, ha calado de tal forma en la misma clase explotada que incluso ésta ha terminado por dudar de su propia existencia, es la maldita dictadura de la posmodernidad que acaba con el conflicto social por la expeditiva vía de erradicar la conciencia de clase.
Sobre este tema pienso que los anarquistas estamos cometiendo también bastantes errores. De una crítica al dirigismo y al sindicalismo con la que estoy bastante de acuerdo, se pasó a otra "crítica" al militantismo que me abre bastantes interrogantes, el menor de ellos no es precísamente sino se ha hecho también un palabro del concepto militante. Con esto se abrió la puerta a negar la naturaleza revolucionaria de la clase obrera, algo que no comparto, pues pienso que esa naturaleza sigue existiendo por grandes que sean los estragos causados por el dominio en el proceso de reproducción y creación de subjetividades-producto.
Razonando con rigor podría entrarse en matices sobre las coyunturas particulares de la pequeña burguesía, el trabajo autónomo o cooperativo, etc..., pero no, mejor una "crítica" enteramente psicológica que no ofrece alternativas y nos lleva directamente, aunque sea de forma inconsciente e indeseada, al lugar amorfo y virtual donde quieren ubicarnos los teóricos del ultra-liberalismo.
El concepto tradicional de clase obrera y en especial su interpretación estratégica como fuerza política en un conflicto entre explotad@s y explotadres, en que el proletario asumía todo el peso revolucionario, me parece evidente que hoy no se corresponde con las circunstancias objetivas. Pero me parece una necedad negar el todo cuando en realidad debería ampliarse el concepto a tod@s l@s explotad@s, oprimid@s, marginad@s, represaliad@s y excluíd@s. Esto me parece una realidad incuestionable, que todo son categorías que "viven" bajo la bota de esa minoría de opresores sin escrúpulos, algo que tal vez esté en la línea del "mayday"..., aunque tampoco lo tengo muy claro. Me quedó la sensación como que algun@s "lúmpem" hubieran ido la víspera al rastro para sustituir su ropa de marca por trapos viejos. Algo como que además se esté marcando otro espacio de diferencia, o de exclusión, ya te digo que no estoy muy seguro pues me faltan datos, pero si las cosas van por ahí, entonces pienso que sólo estaríamos ante "otra forma de hacer sindicalismo" y no habríamos avanzado un solo paso en la lucha común de tod@s l@s oprimid@s.
Ante ello veo un problema añadido y es que ni mucho menos nos libramos de nuestro demonizado mundo conceptual poblado de palabras. Si ante un problema concreto buscas soluciones concretas, pues te sale el listo de turno diciéndote que eso son marxistadas. Bueno. tal vez lo sean pues la frase me parece que era de Lenin. Pero por más cuidado que tengas en evitar las terminologías rojeras, te das de narices con que la palabra estrategia también ha caído en desgracia y claro, todo lo que hagas o digas es susceptible de ser estigmatizado de estratégico a poca que sea su carga de racionalidad. Nuevamente nos vamos sin desearlo al "feliz" y pasivo monismo de la posmodernidad y lo peor es que poco me extraña que este discurso abunde de unos años a esta parte incluso en espacios anarquistas y además, tenga tanta aceptación entre gente que piensa estar superando algo obsoleto por ese camino.
... Pienso que l@s que más sabían de programas y de métodos científicos, hace ya años que nos demostraron que de infalibilidad andan más o menos como la momia de su santidad. Pero hay hechos lapidarios. Vivimos en ciudades donde el 80% del jornal familiar del 90% de las personas se lo come el alquiler o la hipoteca. El tercer mundo lo tenemos en todas las bolsas de pobreza de todas las ciudades. Cada vez necesita el dominio más plazas carcelarias para recluir al producto social que le sale defectuoso. Nos achicharran con impuestos, contribuciones, multas, peajes, transportes, mecagoendios,... te hacen pagar hasta si te da el apretón en la calle y te cogen meando en una pared porque no te da la gana entrar a un bar donde si no consumes te miran mal. ¿No es esto una clase social explotada y oprimida?. ¿No son razones objetivas para rebelarse?.
Pues no sé que hostias hacemos l@s anarquistas lamentándonos de lo mal que está todo y matando la frustración enfrancándonos en debates bizantinos, dándole cuerda al recuerdo, "criticando" a todo lo que se menea, o mirando con simpatía las elecciones sindicales y la posibilidad de subvenciones, que no sé lo que tendrá de cierto, pero algo me han comentado y ya se excucharon voces en este sentido en el último congreso confederal.
Pienso que ante la realidad objetiva que vivimos hay que llevar nuestro rechazo al concepto de vanguardia hasta las últimas consecuencias, no dejarlo sólo en una crítica superficial. Vivimos en un entorno social en el que la inmensa mayoría está tan jodida como nosotr@s y una estrategia de base..., tal vez hoy esté tan lejos de las asambleas de fábrica o de barrio como pueda estarlo del dirigismo político y del sindicalismo. No es fácil hoy dar con esa determinación dominante de que hablan los marxistas, el lugar que ocupaba la producción material, hoy pienso que se ha desplazado a un segundo término por la producción de productores, está claro que ello supone un freno tanto para la propaganda (en todas sus formas), como para la misma dinámica asamblearia. Pero me resisto a pensar que la mayoría de l@s explotad@s puedan ser tan impermeables y tan insensibles. Si hoy les ayudas a piratear la toma de la luz para que no les sangre la compañía eléctrica, les dices la forma de no pagar el alquiler sin que les puedan embargar, le deslizas a la vecina en la bolsa de la compra el producto expropiado que no puede comprar, o un largo etc... que puede ser tan radical y coherente como se desee, malo será que a algunos no les dé por PENSAR que les están vendiendo la moto. La farsa es demasiado gorda para que sea sostenible y pienso que su consistencia aparente se aprovecha de nuestra tradicional actitud de ser más papistas que el papa a la hora de entender la inter-relación entre teoría y praxis.
Claro que esto, además de ser algunas de mis locas y subjetivas ideas, pues es "táctico y estratégico", así que mejor lo dejo nos ea que la cague con el Consejo de Notables de la Acracia y algunos "reinventores" del anarquismo (...).

This work is in the public domain

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more