Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: altres temes
Hondarribia surt al carrer per a recordar la mort d'en Jokin
31 oct 2004
El Periódico - edición impresa

31/10/04

SOCIEDAD

• El acto pretendía apoyar a la familia del estudiante que se suicidó hace un mes

• El Gobierno vasco instaura una semana anual contra el acoso en los colegios
jokin_.jpg
nik, J.bmp
AITOR UBARRETXENA
HONDARRIBIA

Una multitudinaria manifestación recorrió las calles de la localidad guipuzcoana de Hondarribia, donde hace compañeros. Los padres y el hermano del fallecido, presentes en la marcha, y los organizadores culparon al centro educativo Talaia, donde estudiaba, como uno de los responsables de lo sucedido. "Ellos tenían el deber de conocer la situación de Jokin", dijeron. Los mensajes de apoyo a todos los jóvenes que padecen acoso dominaron el acto en el que, al finalizar, se pidió: "Que esto sea el principio del fin de este problema".

   
La emotiva manifestación, en la que participaron miles de personas (la mayoría de los vecinos), estaba encabezada por una pancarta con un mes se suicidó Jokin C., un joven de 14 años que sufría humillaciones y vejaciones de sus el lema Que no vuelva a ocurrir. Tras ella iban los familiares de Jokin y cientos de jóvenes con carteles con el mensaje Yo, Jokin para transmitir que nadie está libre de ser acosado por sus iguales. El respaldo de los vecinos fue masivo y las muestras de afecto a la familia de Jokin se desbordaron en los instantes finales, cuando los padres fueron rodeados por cientos de conocidos y amigos que, entre lágrimas, les abrazaban para transmitirles su solidaridad.


Tras recorrer en silencio el corazón de Hondarribia, los manifestantes llegaron al lugar donde se suicidó Jokin, a los pies de la muralla de la ciudad. Junto a las flores y las velas que sirven de homenaje permanente, se instaló el escenario. Un joven subió para afirmar: "Jokin simboliza la imagen de cualquiera de nosotros". A continuación, una chica lamentó el vacío que les ha dejado su amigo, mientras se preguntaba: "¿Por qué te has suicidado? ¿Por qué no hicimos nada? ¿Por qué tuviste que sufrir tanto?".

"NO SOIS CULPABLES"

Los momentos más sentidos llegaron con el comunicado de la familia, que comenzó agradeciendo el calor recibido. "No es verdad que todos somos culpables. Vosotros no lo sois". Pidieron que no se equipare a Jokin con quienes le acosaban, y tuvieron duras palabras contra el centro en el que estudiaba por no haber puesto soluciones pese a conocer el problema desde hacía tiempo. Y rogaron que no se utilicen "eufemismos que ocultan la realidad", sino que se hable de "acoso, tortura y persecución".


MEDIDAS PREVENTIVAS

El Departamento de Educación del Gobierno vasco, que junto con otros representantes institucionales estuvo representado en la manifestación de ayer, anunció que todos los años habrá una semana en las escuelas vascas sobre pautas de convivencia, respeto y buen trato. Estas actividades se desarrollarán en la semana del 21 de septiembre, para honrar a Jokin. También se pondrá en marcha una página web atendida por un especialista para ayudar a los acosados.


-------------------------------------------------


DIARIO VASCO


Domingo, 31 de octubre de 2004



«TODO EL MUNDO LO SAB�A»


Condolidos y perplejos por una tragedia que no terminan de asumir, cientos de adolescentes expresaron ayer sus sentimientos

LEYRE LERGA/ BLANCA Ã?LVAREZ/

«Antes de llegar al instituto ya sabíamos que Jokin lo pasaba mal», dice Iker mientras sujeta con fuerza una pancarta con el lema Nik, J . Ãl y toda su cuadrilla estudian en el Talaia (asisten a un curso inferior al de Jokin) y reconocen que el acoso al muchacho era un secreto a voces. «Aquí nos conocemos todos», dice. Amaia, Leibe y Larraitz, explican que también sabían «un poco», pero que es difícil imaginar que un chaval pueda sufrir tanto por las bromas de sus compañeros.

«Claro que sabes que hay marginación y violencia, pero nunca crees que pueda desembocar en algo tan horrible», cuenta Amaia. Algunos chavales de los centros escolares de Irún también conocían el caso «porque nos lo habían contado amigos de Hondarribia» y Alvar recuerda haber visto a Jokin «siempre solo» durante las fiestas.

Unos y otros se dieron ayer cita en Hondarribia para acudir a la manifestación que rendía homenaje al joven que se suicidó el pasado 21 de septiembre en la localidad costera. Cerca de doscientos chicos, afectados por la muerte de Jokin, recorrieron las calles de la ciudad con pancartas y pegatinas y con una idea muy clara: «Que nunca vuelva a pasar algo así».

Porque aunque no siempre tenga tan fatales consecuencias, los chicos coinciden en señalar que el acoso que sufrió Jokin no es un caso aislado y en muchos centros se viven situaciones parecidas.


«Pasa mucho más de lo que parece», agrega Elena, una adolescente de Irún que reconoce haber sufrido acoso por parte de sus compañeros el año pasado. «Me pasaba todos los recreos escondida en el baño. Me amenazaban con pegarme y lo pasé muy mal, pero tuve la suerte de contar con amigas que pasaron el trago conmigo», cuenta mientras sus amigas asienten.

MIEDO A AYUDAR

Y es que, tal y como cuentan Bea y Leire, en clase siempre se puede encontrar a «alguno que está marginado». Cuando conocen alguno de estos casos entre sus compañeros de aula, las jóvenes comentan que «casi siempre se intenta tener más trato con él al ver que los demás le dejan de lado».

Sin embrago, no siempre ocurre así, porque hay mucho miedo y muchas veces, el temor porque la ayuda a un compañero pueda convertir a uno mismo en víctima disuade a muchos jóvenes de ser solidarios con las víctimas. Bea y Leire explican que no es fácil decidirse a ayudar porque «luego piensas que también te puede pasar, y tampoco te quieres meter en líos».

Juncal es una de las chicas que habría dado la cara por Jokin si hubiese conocido mejor su situación, ya que afirma que durante los días que pasaron en el campamento Zuatzu donde coincidieron «la situación no era así, todos eran iguales y todos se trataban igual». Jokin pasó desapercibido en el campamento, donde «iba con sus amigos, con los que supuestamente le han hecho eso. Allí era todo normal».

«NO BUSCAR CULPABLES»

Jokin fue el nombre que resonaba en las cabezas de todos los chicos que se concentraron ayer. Caminaban por las calles de Hondarribia reflexionando sobre el trágico caso de Jokin, como Mikel González, quien explicaba que él no entendía «cómo podemos ser tan crueles, pero no vengo para buscar culpables, sino para rendir un homenaje a Jokin y mostrar toda mi solidaridad y apoyo a su familia».

Y por muchas vueltas que Carlos le daba a la cabeza, tampoco conseguía comprender cómo se ha podido llegar a esta situación con un desenlace tan trágico. No conocía a Jokin, pero aun así, no dudó en acudir a la cita solidaria de ayer. «Me parece una pasada todo lo que ha sucedido; es tan fuerte que no sé ni como explicarlo. Es increíble», afirmaba con ojos que denotaban incredulidad y perplejidad.

Al igual que otros jóvenes, también ha conocido casos de acoso escolar, aunque en menor grado, y no quiere extenderse en relatar en qué habían consistido esas situaciones de maltrato.

Los chavales perciben que la muerte de Jokin ha provocado cambios en Hondarribia. «Todo está muy raro, no es demasiado fácil asumir lo que ha pasado porque nunca había sucedido nada parecido», dice Libe, compañera de Jokin. Los cambios, según aprecian los jóvenes, han llegado también al Talaia. «Los primeros días todos los alumnos estábamos muy mal y casi no dimos ninguna clase -explica Amaia, una joven que acude a este centro- y aunque ahora estamos más tranquilos, todo está raro».

Los chicos han notado también un gran cambio entre el profesorado, que ahora se muestra más severo. «Están muy fríos, distintos. Y dan mucha más importancia a la disciplina», comenta Libe. De su misma opinión es Jon, que ha observado que ahora «se mira con lupa cualquier cosa que hacemos, hasta la broma más tonta. ¿Y no nos pasan ni una!».

DEJAR DE HACER BURRADAS

Conforme se acercaban a la muralla, el lugar desde el que se arrojó Jokin, el silencio hizo mella en los chicos, que se declaraban «emocionados», y fueron muchos los que no pudieron contener el llanto tras escuchar la lectura de los manifiestos en honor a Jokin. «Aunque tengo mucha tristeza, me alegra que haya venido tanta gente, porque eso significa que el tema interesa y se dejarán de hacer burradas», explica Nagore, una chica de Irún.

Al terminar la manifestación, los chavales se acercaron hasta el lugar donde apareció el cuerpo de Jokin. Allí, junto a los numerosos poemas escritos por sus compañeros y algún peluche, muchos jóvenes dejaron las pancartas que habían llevado durante toda la manifestación.

Ainara y Janire, dos chicas que coincidieron este verano con Jokin en el campamento de Zuatza, dejaron unos claveles rojos para el joven, mientras, sollozando, pedían que la manifestación no fuera el final, sino el inicio de la toma de conciencia de este problema, de manera «que la muerte de Jokin sirva para algo».


-------------------------------------------------


EUROPA PRESS



Domingo, 31 de octubre de 2004


SOCIEDAD

MILES DE PERSONAS SE MANIFIESTAN EN HONDARRIBIA (GUIPÃZCOA) EN SOLIDARIDAD CON JOKIN CEBERIO Y SU FAMILIA

UN PORTAVOZ DE LA FAMILIA DENUNCIA LA "INDIFERENCIA LETAL" HACIA EL ACOSO Y PIDE QUE "NO QUEDE EN UNA RUTINA QUE TERMINE EN EL JUZGADO"


HONDARRIBIA (GIPUZKOA), 30 Oct. (EUROPA PRESS) -


Miles de personas se manifestaron hoy en la localidad guipuzcoana de Hondarribia en solidaridad con Jokin Ceberio y su familia, el estudiante de 14 años que se suicidó el pasado 21 de septiembre, al parecer, tras haber sufrido el acoso de algunos de sus compañeros.


La manifestación, convocada por amigos del estudiante fallecido y su familia, partió sobre las cinco de la tarde del paseo Butrón de Hondarribia, bajo el lema 'Para que no vuelva a ocurrir'.



La marcha estuvo encabezada por miembros de la familia del joven y amigos, tras los cuales se situaron unos 300 adolescentes que portaban carteles en los que se podía leer "Yo, J".
En la movilización, también tomaron parte representantes municipales, así como la consejera de Educación del Gobierno vasco, Anjeles Iztueta.



"INDIFERENCIA LETAL"

La manifestación, que transcurrió en silencio, concluyó junto a la muralla en la que el estudiante decidió quitarse la vida, donde se dio lectura a varios manifiestos. En este lugar, un portavoz de familia agradeció el apoyo recibido y insistió en reclamar que estos hechos no vuelvan a repetirse.


Según indicó, "el acoso, la tortura, la persecución, estos términos no pueden enmascarar la realidad a una indiferencia letal. Por los que todavía lo sufrís, lo decimos de nuevo: berriro gerta ez dadin, que todo no quede en la rutina que termine en el juzgado".


Con esta iniciativa, sus convocantes pretenden expresar la solidaridad con Jokin y su familia, y con "los adolescentes que están siendo acosados, sufriendo psicológica y físicamente desde la soledad", así como "alertar a la sociedad de este problema que sucede en otras localidades" y a las autoridades políticas "para que tomen medidas pertinentes y que la comunidad docente se implique más".


Por ello, al término de la marcha reclamaron que se asuman responsabilidades y demandaron una respuesta "al silencio" de los adultos, tutores y profesores que "no supieron cuanto debían saber".

-------------------------------------------------


EL CORREO DIGITAL


SOCIEDAD

MILES DE PERSONAS EXIGEN EN LAS CALLES DE HONDARRIBIA QUE NO SE REPITA OTRO 'CASO JOKIN' ANDREA (14 AÃOS) MIKEL (10 AÃOS)

«El precio que se ha pagado ha sido infinito», dijo el primo del joven El municipio vivió uno de los mayores homenajes que se recuerdan


AMAIA CHICO // HONDARRIBIA



Miles de personas respondieron ayer al llamamiento para inundar las calles Hondarribia en memoria de Jokin, el adolescente de de 14 años que se suicidó el pasado 21 de septiembre tras ser presuntamente hostigado por varios compañeros de instituto. Ciudadanos anónimos y cargos públicos acompañaron en silencio a los padres del menor hasta las murallas donde se quitó la vida en protesta contra el acoso escolar y para exigir que ninguna familia vuelva a sufrir esta tragedia.

La Policía Municipal calculó que unas 9.000 personas participaron en la manifestación, que partió a las cinco de la tarde del barrio de La Marina. Seis familiares de Jokin -entre ellos su hermano Xabi, de 19 años- portaron una pancarta con el lema 'Berriro gertza ez dadin' (Para que no vuelva a ocurrir). Los padres caminaban detrás, cogidos de la mano y con gafas negras. Les arropaban el tío de Jokin, Miguel �ngel Ceberio, y un centenar de jóvenes que mostraban unos carteles verdes con la leyenda 'Nik, J.', la misma que aparecía estos días en todos los escaparates de Hondarribia.


Entre la muchedumbre se mezclaron ayer la consejera de Educación, Anjeles Iztueta; el Ararteko, Iñigo Lamarka; el diputado general de Guipúzcoa, Joxe Joan González de Txabarri, y el rector de la Universidad de Mondragon Unibertsitatea, Inaxio Oliveri. Con todos los comercios cerrados, la localidad vivió uno de los homenajes más multitudinarios que se recuerdan.

La masiva participación -«más de la que esperábamos», según José Manuel Susperregui, uno de los organizadores- obligó a retrasar la lectura de los comunicados: dos en nombre de los jóvenes de Hondarribia; uno en el de la familia y otro más de parte de los organizadores. «Cada vez que miremos a la muralla diremos, ahí se ha echado un amigo, un niño», que «no se suicidó, le suicidaron, todos le suicidamos», dijo Andrea, una joven de Hondarribia. «Más culpa tendrán algunos, pero nosotros también, por no defenderte, por no estar a tu lado apoyándote, por no escucharte».

El escritor �lvaro Bermejo, en nombre de los amigos de la familia que organizaron la manifestación, subrayó que «es el momento de plantar cara para evitar que se produzcan más suicidios como éste, pero también para evitar el suicidio colectivo de esta sociedad, que parece que ha abdicado de la tarea de formar a sus hijos, a sus herederos, en valores perdurables de humanidad y fraternidad, de tolerancia y respeto mutuos».

Por último, Asier Albisu Ceberio, primo de Jokin, recordó que «el precio que se ha pagado ha sido infinito». «No queremos hablar de los nuevos términos que se utilizan para evitar a llamar a las cosas por su nombre», pero «sí queremos hablar de los gestos y palabras de los que os habéis acercado (a la familia) en los momentos duros», dijo. «No es verdad que todos seamos culpables. Vosotros no lo sois», concluyó, dirigiéndose a los manifestantes.

MANIFIESTO EN MEMORIA DE JOKIN

Jokin, te echo de menos, yo sólo no, todas las personas que te han querido y te siguen queriendo. Busco un porqué y no lo encuentro, un por qué hiciste eso, un por qué no te ayudamos, un por qué te hicieron eso, un por qué a todo. No tenías que haberlo hecho, aunque lo entiendo. Ahora después de que haya pasado todo, nos damos cuenta de que te necesitamos, no sólo yo, sino todo el mundo. Igual algunas personas no lo reconocen, pero nosotros y otras muchísimas sí. Y ahora nosotros nos preguntamos: «¿Y ahora con quién voy a hacer esto?», «¿y esto?». Muchas preguntas sin respuesta, pero ¿quién va a ocupar el lugar de nuestro amigo? Nadie. Nadie te va a poder reemplazar. Sólo tú eras el que eras, sólo tú tenías esa sonrisa, esos ojos, esa boca, esa forma de hablar. Resumiendo, te necesitamos. Te echo de menos. Echo de menos no poder hablar contigo, echo de menos no poder contarnos esas cosas que nos hacían reír toda la noche. Echo de menos todo, y a ti en especial. Yo digo esto, pero en verdad todos te echamos de menos, tu familia, tus padres, tus amigos, y hasta las personas que no te conocían porque sienten pena por ti, por lo que te ha pasado y todas las personas a las que les han ocurrido esas desgracias. Lo que te ha pasado no es normal, esta historia va a durar el resto de la vida. Cuando miremos a la muralla diremos, de ahí se ha echado un amigo, un niño, un niño de 14 años, pero no se suicidó, le suicidaron. Por mucho que se diga que no, todos le suicidamos: más culpa tendrán algunos, pero en verdad, nosotros también, por no defenderte, por no estar a tu lado apoyándote, por no escucharte. No sé bien cómo expresarlo, pero te quiero, te queremos, te necesitamos, te echamos en falta, todas las noches me acuesto pensando en ti, en haberte podido ayudar, pero ya no hay vuelta atrás. Y espero que estés bien ahí donde estés. Jokin, beti gure bihotzetan (Jokin, siempre estarás en nuestros corazones).


Queremos mostrar nuestra indignación por los hechos ocurridos el 21 de septiembre. Jokin simboliza la imagen de cualquiera de nosotros, hoy en día se habla de hacer un mundo libre, un mundo en paz, pero todo queda en una mera utopía, nadie frena el odio, la violencia, la corrupción, la guerra ¿Es este el mundo que vamos a recibir? ¿Es este el mundo que nos vais a dar? Los jóvenes queremos hacer un llamamiento a la sociedad para recordarle que tiene una asignatura pendiente con nosotros, la enseñanza de los valores humanos. El día de mañana queremos ser mujeres y hombres de bien, queremos ser tolerantes, queremos respetarnos los unos a los otros, queremos ser personas dignas y vivir con nobleza de pensamiento. Jokin, tú escribiste: «Libre, oh, libre, mis ojos seguirán aunque paren mis pies». Nosotros te hemos entendido, nos has dado la pista el día en que consigamos estos valores, conseguiremos ser libres al igual que tú.



-------------------------------------------------

EL PERIÃDICO DE GIJÃN

SOCIEDAD // EDUCACIÃN

31 de octubre de 2004

Miles de personas recuerdan a Jokin Ceberio en Hondarribia

Familiares y amigos del escolar de 14 años que se suicidó el pasado 21 de septiembre se manifestaron bajo el lema 'Para que no vuelva a ocurrir'


HONDARRIBIA. Familiares y amigos de Jokin C. L. se manifestaron ayer por las principales calles de Hondarribia (Guipúzcoa), junto a miles de personas, en solidaridad con los allegados de este joven que al parecer se suicidó por las vejaciones a las que le sometían algunos alumnos de su instituto. La marcha, convocada por amigos de la familia del escolar, partió minutos después de las 17.00 desde el barrio de La Marina, bajo el lema en euskera Para que no vuelva a ocurrir.



La protesta, que transcurrió en absoluto silencio, estuvo encabezada por familiares jóvenes de Jokin, encargados de sujetar la pancarta. Tras ellos se situaron sus allegados de más edad, entre los que se encontraban sus padres, visiblemente emocionados, así como varios cientos de jóvenes que portaban unos carteles verdes en los que figuraba la frase Nik, J (Yo, J), en alusión a la inicial del nombre de este menor de 14 años que el 21 de septiembre se quitó la vida como consecuencia al parecer del acoso que sufría por parte de algunos de sus compañeros del instituto Talaia de Hondarribia.


También participaron en la manifestación la consejera vasca de Educación, Anjeles Iztueta, el Ararteko, �ñigo Lamarca, el diputado general de Guipúzcoa, Joxe Joan González de Txabarri, y el rector de la Universidad de Mondragón, Inaxio Oliveri.


La marcha concluyó en las murallas de Hondarribia, desde las que Jokin se arrojó, con las intervenciones de Asier Albisu, primo del menor, del escritor �lvaro Bermejo y de dos menores. Albisu deseó que el lema de esta manifestación se convierta en una "meta irrenunciable asumida por todos y, especialmente, por los responsables del mundo de la educación", ya que siempre se debe tener presente que "el precio que se ha pagado ha sido infinito".


Aseguró que en estos duros momentos que vive la familia de Jokin, en los que el "recuerdo se instala" de forma permanente, "todo adquiere especial relevancia" desde "los gestos y las palabras" hasta los "silencios".



"Pero no queremos hablar de unos silencios dilatados y culpables que han dado origen al pernicioso ámbito del rumor y la confusión, ni de las palabras despreciables que equiparan a la víctima con los que han infringido el daño, ni de los nuevos términos que se utilizan para evitar llamar a las cosas por su nombre", agregó. Frente a esto, Albisu comentó que hay otros "gestos y palabras" a los que sí quería referirse que son los de las personas que se han acercado a los familiares de Jokin. "No es verdad que todos seamos culpables. Vosotros no lo sois", dijo el primo de este menor, al tiempo que deseó que lo ocurrido no se convierta en una "rutina que termine en un juzgado".


El escritor �lvaro Bermejo opinó que el "suicidio de una sola persona es una tragedia colectiva" y aseguró que "todavía hay que encontrar una respuesta al silencio de los adultos, tutores y profesores que no supieron cuando su deber era saber". "Sabemos que la tragedia de Jokin no es un caso aislado. Es el momento de plantar cara a todo esto, porque él ya no está aquí pero sus ojos miran de frente a esta sociedad tantas veces ciega", concluyó.

http://www.acosomoral.org/indexjokin.htm

This work is in the public domain

Comentaris

Cinismo capitalista
31 oct 2004
ESTO MISMOS PERIODICOS QUE DIFUNDEN LA CULTURA DOMINANTE DE LA DOMINACION EN GIPUZCOA Y EN EL MUNDO PRETENDEN AHORA ECHAR BALONES FUERA, COMO SI ELLOS NO TUVIERAN NADA QUE VER NI NINGUNA RESPONSABILIDAD CON LOS RESULTADOS DE LA DIFUSION DE LA CULTURA DE LA DOMINACIÃN QUE ELLOS MISMOS DIFUNDEN Y QUE YA ESTÃ? LLEGANDO INCLUSO A LOS NIÃOS, que ya ni se saben defender ni saben porque y cuando hay atacar, pero es que ahora encima las ostias se las llevaran los chavales, y no el Diario "Vasco". Prefosta, muy bueno, genial, así nos brilla el pelo.

Sois nefastos, capitalistas, e impresentables.
Sindicat Terrassa