Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: un altre món és aquí
El Foro Social Europeo: ¿Otro mundo es posible? (2)
13 oct 2004
Segunda parte de este artículo crítico de Les Levidow sobre el FSE. Podéis consultar la primera parte en:
http://euskalherria.indymedia.org/eu/2004/10/17311.shtml
RadicalPhilosophy.jpg
Por Les Levidow

Conflicto entre culturas políticas

Después de varias semanas de ser denunciados como âsaboteadoresâ?, los críticos empezaron a llamarse a sí mismos âlos horizontalesâ?, por contraste con âlos verticalesâ?, quienes controlaban el proceso organizativo. Estos términos expresaban modelos o culturas políticas divergentes.

De acuerdo con el modelo en boga de la política de izquierdas, el principal objetivo es la movilización como espectáculo. Las personas deben ser âmovilizadasâ? para participar en concentraciones, actuar como masa en las luchas, gritar consignas, etc. De este modo, pueden ser persuadidas a apoyar ciertas demandas predeterminadas, que luego sancionarán los representantes políticos. En los mítines tan solo se plantean aquellas preguntas que permitan pronunciar las respuestas que se han preparado de antemano. Las alternativas prácticas al capitalismo pueden ser debatidas, pero su realización deberá esperar âa cuando se alcancen el âsocialismoâ? o la ârevoluciónâ?- Las necesidades logísticas pueden ser tratadas como un trabajo técnico o instrumental, que puede ser delegado en especialistas, o incluso contratado con compañías privadas. Las grandes movilizaciones proporcionan un escenario ideal para la venta de periódicos o para el proselitismo.

Siguiendo una perspectiva distinta, el movimiento anticapitalista proporciona oportunidades para la creación de redes horizontales que permitan desarrollar la creatividad y expresar nuevas aspiraciones, haciendo así posible la realización de alternativas eficaces. Nos movemos hacia delante mientras nos preguntamos cómo y hacia adonde vamos (paráfrasis del lema zapatista, preguntar caminando). Desde esta perspectiva, el proceso del FSE debería maximizar las oportunidades de intercambio político entre los individuos que lo componen, facilitando así las acciones colectivas de carácter participativo. (6) Las tareas logísticas suponen una oportunidad para desarrollar habilidades colectivas, proporcionar sustento y dignidad a los activistas, especialmente para los trabajadores marginados o en paro.

Los horizontales desarrollaron propuestas para poner en práctica su punto de vista a lo largo del proceso preparatorio del FSE. Algunos diseñadores, por ejemplo, propusieron páginas en Internet que facilitaran la interacción entre los participantes. Los colectivos Indymedia propusieron Nomad, una tecnología de bajo coste al estilo âhágalo usted mismoâ? para la transmisión simultánea de traducciones. Sin embargo, sus esfuerzos fueron menoscabados por la organización âoficialâ? âparadójicamente, en nombre de una mayor âeficienciaâ?. Aún cuando hubiera sido inevitable contratar algunos servicios, la gestión de esos contratos fue controlada en exclusiva por la Autoridad Metropolitana de Londres (GLA). Del mismo modo, cuando el FSE decidió emplear a trabajadores, éstos fueron contratados por el GLA.

Como resultado de este control vertical y de la privatización, el FSE distrajo recursos potenciales del movimiento anticapitalista, por contraste con la habitual logística movilizadora de las redes de colectivos. Aún más, los organizadores se hicieron dependientes de las escasas subvenciones aportadas por los sindicatos mayoritarios y por el Ayuntamiento. La organización del FSE quedó reducida a la captación de recursos y a una administración clásica de recursos humanos.

La diferencia entre estas culturas políticas ha sido analizada por Vincenzo Ruggiero, un sociólogo italiano afincado en Londres. Podemos resumir alguno de sus puntos de vista en el siguiente párrafo:

â?Tales organizaciones de tipo vertical comparten características con las empresas privadas y las burocracias. Su concepto de movilización está relacionado con la eficacia profesional que promueven sus líderes. El crecimiento de la organización coincide con una mayor fuerza de su cúpula con respecto a su militancia anónima. Como los socios de un consorcio económico, sus militantes proporcionan recursos indirectos, y su función no consiste en influenciar las decisiones, sino en fortalecer la capacidad de sus líderes para implementarlas. Los verticales exigen una participación delegada que otorgue un respaldo simbólico (y a menudo financiero) a sus líderes, y aumente su capacidad de negociación, tanto pública como privada. La democracia y la transparencia vendrán en el futuro, pero tan sólo si se renuncia a ellas en el presente. Quizá otro mundo sea posible, pero tan sólo como una recompensa por las actuales privaciones.

Por contraste, los horizontales extraen su fuerza de la intensidad participativa de sus miembros y de la diversidad de las redes constituidas por sus actividades. En tales movimientos, su propia existencia depende de las decisiones, valores y estilos de vida adoptados por los que participan en ellos. Las acciones no delegadas constituyen y dan forma a su práctica: la identidad de sus participantes no está preformada, sino que se constituye a través de sus actuaciones. La liberación se produce de manera simultánea a la acción: cambiar el mundo y cambiar la vida cotidiana son objetivos complementarios.â? (7)

A pesar de que estos conflictos entre culturas políticas sean inevitables, el problema fundamental ha sido siempre la práctica de dominación que ejerce una cultura privilegiada. Podemos ilustrar este punto mediante cuatro ejemplos âel protagonismo de los oradores, las prioridades temáticas, la calidad publicitaria de las ponencias y el formato de las sesiones.

En la asamblea europea de diciembre de 2003, en medio de una lucha de poder sobre si el FSE iría o no a Londres al año siguiente, hizo falta una sesión entera para discutir un tema al parecer urgentísimo: la propuesta de invitar a todo un panel de conferenciantes internacionales. Los que hicieron esa propuesta alegaron dos razones: se podría invitar a esas personas con suficiente antelación, y el prestigio de los ponentes ayudaría a âmostrar a la gente de Londres la importancia del FSEâ?. Muy pocos participantes rechazaron a las personas en concreto, pero muchos se quejaron de que la propuesta transformaba el FSE en un espectáculo, favoreciendo al tiempo determinadas posiciones políticas y evitando el desarrollo de alternativas. Aún peor, los organizadores se negaron a escuchar ninguna crítica al respecto: â¿En serio vais a quejaros si conseguimos que vengan esas personas...?â?.

Para fijar los temas principales a tratar en el FSE de 2004, varios delegados de toda Europa formaron un grupo de trabajo para decidir el programa, que pronto entró en conflicto con el proceso organizativo que se desarrollaba en el Reino Unido. Por ejemplo, muchos delegados señalaron la importancia del futuro europeo como un tema clave para el debate estratégico, pero los verticales británicos minimizaron ese asunto alegando su escasa relevancia para el Reino Unido. Más tarde los delegados italianos harían el siguiente comentario:

â?⦠Los grupos más poderosos de la delegación británica (...) intentaron imponer sus propios temas, âejesâ? o âtitularesâ?, evitando al mismo tiempo entrar en ningún debate real. Trataron de obligar a los demás a aceptar su manera de hacer las cosas, siendo arrogantes o utilizando distintas formas de chantaje, y se negaron repetidamente a aceptar decisiones y temas que habían sido acordados con anterioridad (...). En términos generales, el trabajo de todos resultó afectado por el provincianismo del contingente británico y sus diferencias con las posiciones del resto de Europa: parecen creer que los asuntos que discuten en su âprovinciaâ? son de una importancia universal, con el agravante de su incapacidad o falta de disposición para justificar cualquiera de sus argumentos.â? (8)

En el folleto publicitario que se publicó en Londres el mes de Julio se promueven los Foros Sociales como si se tratara de espectáculos de autobombo: âEl FSE surgió a raíz del éxito espectacular del Foro Social Mundial (...) El FSE es un festival de resistencia (...) y una celebración del movimiento global.â?

Para mencionar un problema de carácter más fundamental, el formato de las sesiones proporciona pocas oportunidades para el contacto entre los asistentes. Las distintas propuestas para dar al encuentro una forma más abierta e imaginativa fueron desechadas por los que controlaban la organización. La organización llegó a recibir más de 1000 de esas propuestas, que debieron ser reducidas a unas 120, en vista de la escasez de recursos disponibles para el encuentro de Londres. Muchos de los proponentes se pusieron entonces de acuerdo para refundir sus ideas, mediante contactos entre grupos afines. Parece ser que este proceso ayudó a expandir los contactos entre las redes europeas, aunque el intercambio creativo estuvo fuertemente limitado por una intensa competición por conseguir espacios y puestos en las mesas de las ponencias.

Al darse cuenta muy pronto de las limitaciones de la organización, hacia la primavera de 2004 un gran número de activistas decidieron crear espacios autónomos y autogestionados en los que fuera más fácil actuar de manera consecuente con los principios del Foro Social Mundial. En varios de esos espacios se intentó evitar el cobro de inscripciones. Este tipo de iniciativas adoptaron una variedad de nombres, como âFSE Alternativoâ?, âMás allá del FSEâ?, âLa vida a pesar del Capitalismoâ?, etc. Este último lema se concibió como una respuesta consciente al de las sesiones sobre âLa vida después del Capitalismoâ?, que adolecía de la dicotomía estereotípica entre el âantesâ? y el âdespuésâ?. En paralelo a esas iniciativas, algunos horizontales insistieron en asistir a las reuniones oficiales del FSE, para aprovechar cualquier oportunidad de desarrollar métodos alternativos.

Conclusión: ¿Otro mundo es posible?

Durante la organización del FSE de Londres, antiguas divergencias de cultura política, que ya se manifestaron en otros Foros Sociales de carácter internacional, han conducido este año a una abierta hostilidad entre distintos puntos de vista. Está en juego la propia noción de los fines del Foro Social âsi se concibe la movilización como un espectáculo de la resistencia, o como un laboratorio social de alternativas y redes anticapitalistas. Los que controlan la organización este año se han apropiado de las experiencias y el lenguaje del movimiento anticapitalista, pero de tal modo que anulan la novedosa dinámica creativa de este movimiento.

A resultas de ello, el FSE se ha convertido en un posición de poder para su comité organizativo, a pesar de la Carta de Principios del Foro Social Mundial. Las finalidades han estado subordinadas a la âeficienciaâ? técnica, obstaculizando así la construcción de medios y propuestas alternativas, al menos durante el proceso preparatorio del foro. Todo eso limita seriamente los posibles resultados de este encuentro, sea cual sea su nivel de asistencia. El proceso real de debate y propuesta de alternativas se ha desarrollado en su mayor parte al margen de la organización oficial.

¿Que podemos esperar para el futuro del movimiento tras todo ello? Será necesario un gran esfuerzo si queremos demostrar en los próximos Foros Sociales que âotro mundo es posibleâ? a través de la práctica. Este extremo está siendo debatido en la preparación del Foro Social Mundial del 2005 (véase más arriba). Para aquellos estudiosos que desean que su trabajo contribuya a construir alternativas en contra del capitalismo, los Foros Sociales representan una excelente oportunidad. Deberíamos elaborar una teoría crítica que sirviera para iluminar los conflictos entre culturas políticas, quizá incluso para revelar las promesas de una sociedad nueva que germinan en el seno de este viejo mundo.

En Internet

Encuentro 1997, http://www.geocities.com/CapitolHill/3849/encounter2dx.html
Web oficial del FSE, http://www.fse-esf.org
Los horizontales del FSE y los Espacios Autónomos, http://www.esf2004.net
Indymedia Reino Unido, http://www.indymedia.org.uk, con un directorio mundial de otros IMC
Foro Social de Londres, http://www.londonsocialforum.org
Acción Global del Pueblo, http://www.agp.org
Foro Social Mundial, http://www.consultafsm.org.br

Sobre la fecha de publicación:

Este artículo hubo de escribirse en Agosto, para que pudiera llegar a tiempo a su publicación en el número de Noviembre de Radical Philosophy.

Nota biográfica:

El autor estuvo implicado en el proceso de preparación del Encuentro Internacional de España en 1997, así como en los tres Foros Sociales Europeos de 2002, 2003 y 2004. También participó en la organización del acto de presentación del Foro Social del Londres en Octubre de 2003.


Notas
1.     Véase el Artículo de Andrew Flood en Notes from Nowhere, We Are Everywhere: The Irresistible Rise of Global Anti-Capitalism?. Londres: Verso, 2003, pp.74-79, http://www.weareeverywhere.org; también el Encuentro de 1997, http://www.geocities.com/CapitolHill/3849/encounter2dx.html
2.     En Commoner, colectivo de Londres, No Issue is Single, 2003, http://www.commoner.org.uk/ukstruggles.htm; también Paul Kingsnorth, One No, Many Yeses: A Journey to the Heart of the Global Resistance Movement. Londres: Free Press, 2003, http://www.paulkingsnorth.net
3.     Massimo de Angelis, âThe 1st London Social Forum: What We Have Achievedâ, http://www.londonsocialforum.org
4.     Peter Waterman, First Reflections on the 3rd World Social Forum, Febrero de 2003, http://hubproject.org/news/2003/02/69.php, también http://www.antenna.nl/~waterman; Naomi Klein, What happened to the New Left? The WSF 2003, Febrero de 2003, http://hubproject.org/news/2003/02/69.php
5.     Jai Sen, The long march to another world: Porto Alegre - Hyderabad - Porto Alegre â two, three, many new social forumsâ, http://www.tni.org, también en World Social Forum: Challenging Empires por Jai Sen, Anita Anand, Arturo Escobar, Peter Waterman, eds., 2003, http://www.choike.org/nuevo_eng/informes/1557.html
6.     Phil McLeish?, The Promise of the European Social Forum, Noviembre de 2003, http://www.commoner.org.uk/01-12groundzero.htm
7.     Vincenzo Ruggiero, Orizzontali e verticali, Carta dâIdentità no.15, Abril de 2004, pp. 46-49 (una revista de izquierdas de gran tirada)
8.     Delegación Italiana. Informe del 10 de Junio sobre la reunión del grupo de programa del FSE en Paris, del 29 al 30 de Mayo de 2004 (por Gianfranco Benzi, Piero Bernocchi, Maurizio Biosa, Alessandra Mecozzi, Franco Russo; traducción al inglés de Massimo de Angelis), http://www.esf2004.net/en/tiki-index.php?page=HorizontalDocumentIndex, véase el apartado Collective Memory of the Process

Radical Philosophy en Internet:
http://www.radicalphilosophy.com/

Traducción: Revista Polémica
http://usuarios.lycos.es/polemica

This work is in the public domain
Sindicat