Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: antifeixisme : corrupció i poder
Un nuevo informe forense avala la denuncia de torturas de Romano.
12 oct 2004
·Las lesiones no pudieron deberse a un solo traumatismo, ratifica el profesor Etxeberria
Unai Romano.jpg
Unai Romano tras ser custudiad@.jpg
Torturarik Ez!!.jpg
Un nuevo informe forense avala la denuncia de torturas de Romano
El médico especialista en Medicina Legal y Forense Francisco Etxeberria concluye que el origen de las lesiones que presentaba Unai Romano tras su detención a manos de la Guardia Civil «son múltiples golpes de no mucha intensidad en distintas partes de la cabeza», tal y como relató el joven. Destaca que el tipo de hematomas que aparecen en el TAC practicado a Romano en un hospital de Madrid un día después de su arresto ­que ha sido conocido ahora­ no pueden ser causados por «un solo traumatismo» ni resultan compatibles con un golpe frontal, como sostiene la versión oficial.

Dentro de las diligencias que se siguen en la denuncia por torturas interpuesta por Unai Romano, un nuevo informe al que ha tenido acceso GARA, elaborado por Francisco Etxeberria, profesor titular de Medicina Legal y Forense de la UPV y especialista en esta materia, ratifica el relato del joven gasteiztarra que denunció haber sido objeto de golpes repetidos en la cabeza, de distinta intensidad y propinados desde atrás.
En este sentido, tanto en su valoración médica como en la declaración que prestó en el Juzgado de Instrucción número 25 de Madrid el 30 de setiembre, Etxeberria descarta «totalmente» que el cuadro clínico que presentaba Romano tras su detención se debiera a «un fuerte traumatismo craneal en la región frontal», versión que intenta sostener la Guardia Civil para negar torturas.

Por contra, Etxeberria considera que «el origen de las lesiones son múltiples golpes de no mucha intensidad en distintas partes de la cabeza».
Amplia documentación
En el informe que ha elaborado en base a una amplia documentación (entre la que destacan los reconocimientos de la médico forense de la Audiencia Nacional, la historia clínica del hospital en el que fue asistido, la supervisión realizada por el médico forense del Juzgado desde octubre de 2001 hasta mayo de 2002 y el TAC que le practicaron en la mañana del 7 de setiembre de 2001, un día después de que fuera arrestado en Gasteiz) se recogen por primera vez cortes seriados de la citada Tomografía Axial Computerizada (TAC). Este sistema, basado en rayos X, permite obtener una imagen tridimensional y detallada del interior de la parte del cuerpo analizada, en este caso la cabeza de Romano.
En dicha secuencia de imágenes ­una de ellas reproducida en el cuadro­ se observa un considerable aumento del espesor de las partes blandas del cráneo. Etxeberria subraya que se observa así «una distribución de hematomas que superan la región frontal».
«Hematomas distribuidos»
En opinión de Etxeberria, todas estas marcas «no se pueden justificar por un solo traumatismo que, además, debería ser de una gran intensidad».
Frente a la hipótesis de que un único golpe frontal fuera el desencadenante ­esgrimida por la defensa de la Guardia Civil frente al relato de Romano­, Etxeberria concluye que «la existencia de hematomas distribuidos de forma generalizada» revela varios golpes.

Según la explicación médica que ofrece en el informe y la posterior declaración judicial de Francisco Etxeberria para ratificar su contenido, «un traumatismo frontal voluntario contra una pared lisa y sin interposición de otras estructuras blandas es inverosímil que produzca un edema generalizado de todo el neurocráneo».

Añade que un edema de esas características «se puede producir ante traumatismos craneales muy fuertes, tal y como se comprueba en la clínica diaria, pero incide ello debería ir acompañado por un estallido de la piel de la zona directamente afectada».

En ese caso, además, el punto del impacto sufriría «un llamativo cambio de color acompañado, cuando menos, con escoriación (rozadura o irritación) de la piel y/o herida contusa que en este caso no existió y hubiera sido muy objetiva», resalta.

El especialista en Medicina Legal y Forense considera, por tanto, que la ausencia de este signo resulta «fundamental» para descartar la versión policial. Etxeberria remarca que «un traumatismo frontal voluntario contra una pared siempre determina una mayor afectación y lesiona de forma preferente las partes blandas en las zonas eminentes del cráneo en esa zona».

Etxeberria concluye que los golpes sufridos por Unai Romano fueron dados «por detrás en los laterales y parte superior y posterior del cráneo y no en la región frontal». Preguntado sobre qué tipo de objeto se empleó, responde «sin duda» que «se trató de objetos blandos y de golpes de no mucha intensidad pero repetidos».

En relación a la alopecia que presentaba en la parte posterior de la cabeza, manifiesta que se debió a «una mala reabsorción de los hematomas que desencadenó en una necrosis». La ausencia de un tratamiento adecuado la provocó.



«Las celdas carecen de numeración»
En contestación a la petición que el abogado de Unai Romano hizo al Juzgado de Instrucción número 25 de Madrid para que solicitara a la Dirección General de la Guardia Civil los datos anotados en el libro de registro y, en su caso, la información referente a la celda en la que fue interrogado Unai Romano, el instituto militar dijo que «las celdas carecen de enumeración». A reglón seguido, indicó que «no existe ningún documento en el que haga constar qué celda ocupa cada uno de los detenidos». Sobre las características de éstas, señaló que los calabozos son «idénticos» y las paredes «de obra con raseado o lucido liso». -



Un reconocido experto

Francisco Etxeberria, autor del informe forense que reafirma la denuncia de Unai Romano, es especialista en Medicina Legal y Forense además de profesor titular de esta materia en la UPV y presidente de la Sección de Antropología de la Sociedad de Ciencias Aranzadi. Como experto en la materia y miembro de Aranzadi ha participado en una larga lista de cursos de verano y jornadas, y ha tomado parte de forma directa en las excavaciones de las fosas de la guerra del 36. Además, es conocido por el informe pericial sobre los restos de Joxean Lasa y Joxi Zabala que presentó en el juicio del caso celebrado en Madrid entre 1999 y 2000.

This work is in the public domain
Sindicat