Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: educació i societat : pobles i cultures vs poder i estats
Comunicat de la CEPC davant la sentència del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC
07 oct 2004
Barcelona, Països Catalans, 7 d'octubre 2004

Comunicat de la CEPC davant la sentència del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC)

Una vegada més, la llengua catalana segueix rebent atacs amb la complicitat de les institucions autonòmiques. En aquest cas, un atac frontal a la seva normalització per part del grupuscle d'extrema dreta Convivencia Cívica Catalana (on hi trobem personatges de la talla de Francisco Caja -professor de la UB expedientat per agressions físiques a professorat i membres del Personal d'Administració i Serveis- o Alejo Vidal Quadras -eurodiputat i vicepresident del Parlament Europeu-) amb el suport del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya, capaç d'emetre una sentència emparant-se en la mediocre Llei de Política Lingüística que patim, que insta al Departament d'Educació a "fer efectiu el dret" dels nens i nenes a rebre l'ensenyament en la seva llengua habitual (evidentment, aquesta interpretació no es planteja en cas de no referir-nos al castellà). Paral·lelament, a banda dels constants atacs al País Valencià; a les Illes el govern Matas pren una estratègia de confrontació lingüística, tot inventant-se un problema que no existeix, parlant fins i tot de voler aturar la "ikastolització de les escoles".

Des de la Coordinadora d'Estudiants dels Països Catalans, volem fer un seguit de valoracions respecte a aquesta sentència, que s'afegeix a la ofensiva lingüística patida darrerament en el terreny educatiu, i el seu veritable problema de fons:
-Als Països Catalans, en la situació de fals bilingüisme en la qual vivim, si alguna llengua es troba en perill és la llengua catalana, tal com el propi Observatori de Llengües de la UNESCO ha observat en vàries ocasions. La situació lingüística actual no és més que la progressiva etapa de substitució d'una llengua per l'altra, on el català es troba supeditat al castellà. Defensar una postura antagònica és acientífic i obeeix a la estratègia de cercar la confrontació allà on no hi és.
    -Partint d'aquesta realitat, i sent els primers anys d'escolarització els més importants per l'aprenentatge d'una llengua, considerem imprescindible el dret a rebre una educació en català, per tal de rebre un aprenentatge que no queda garantit fora de les aules, a diferència del coneixement de la llengua castellana. Evitar aquest fet no és res més que negar un dret a tota aquella persona per quan hagi de valdre's per ella mateixa més endavant.
    - És inconcebible que es segueixi donant joc i finançant amb diners públics una associació com Convivencia Cívica, capaç de perseguir en els darrers anys universitats com ara la Rovira i Virgili o la Pompeu Fabra, l'Ajuntament de Sabadell, el rector de la Universitat de Barcelona, Joan Tugores, o organitzacions com ara la nostra, sota la pretesa "discriminació i intolerància" que s'exerceix als castellanoparlants.
    - Cal replantejar-se com pot ser que aquestes actuacions tinguin un mínim fonament jurídic en funció de la normativa vigent. Estatuts Autonòmics, Llei de Política Lingüística al Principat o bé els estatuts de les universitats públiques pequen, en el millor dels casos, de tebiesa pel simple motiu d'acontentar a aquests sectors ultres; cal replantejar-se, doncs, on ens porten aquestes postures descafeïnades. No ens serveix per a res jugar a la política de sentències, recursos, interpretacions jurídiques favorables i declaracions de bones intencions mentre estiguem lligats a ordenaments jurídics que són el nostre veritable problema. Com diu Vicent Partal "El problema, doncs, és a dalt de tot. A la constitució. Per això no ens serveix"

    Per tot plegat, exigim fermesa i no ambigüitat, exigim que els catalans i les catalanes prenguem consciència de poble minoritzat. Des de la CEPC, seguirem treballant a les aules per avançar cap a un marc estudiantil català i per a situar la llengua catalana com a llengua vehicular del nostre sistema educatiu.
   
    Ja n'hi ha prou de Convivencia Cívica Catalana
    Ja n'hi ha prou d'atacs a la llengua


Coordinadora d'Estudiants dels Països Catalans (CEPC)
Mira també:
http://www.coordinadora.net

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Comunicat de la CEPC davant la sentència del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC
08 oct 2004
No siempre recibo correos foscos, dolientes, de los catalanes que desearían ver erradicada la lengua castellana de los dominios del catalán-valenciano-baleárico. Hay también otros catalanes que se suman con amabilidad a mi defensa de la lengua en que escribo porque a Cataluña le interesa mantenerla, al menos como idioma de comunicación. ¿No sería un buen ejemplo de la diversidad que ahora tanto se predica desde Barcelona?

Traigo a colación la misiva de Jorge Bonet-Godó, quien se define como âcatalán de pura cepaâ?, pues todos sus antepasados lo han sido de Cataluña. Se considera catalanísimo y castellanoparlante. âMe llamo Jorge y no Jordi; hablo castellano; soy socio del Español; lector de Libertad Digital y oyente de la COPE. ¿Sabe que soy para ellos? [los catalanes nacionalistas] Un fascista⦠Pero difícilmente cambiaré; antes me marcho de aquíâ?. Añade con melancolía: âPor otro lado, soy votante del PP cada día menos convencido. El día que se fue Vidal-Quadras, desapareció la única persona que ha hecho algo por gente como yo, que somos muchosâ?. Para redondear sus tribulaciones: âEn el resto de España me llaman el catalán de manera despectivaâ?. Ya es triste que se puedan dar testimonios como el que aduzco. ¿Es esa la famosa normalización lingüística? ¿Dónde está el espíritu de diálogo?

Otro caso lacerante es el de Carlos Calvo, sevillano, secretario judicial, que fue destinado a Ripoll (Gerona). Confiesa que su experiencia en esa ciudad ha sido âplenamente satisfactoria; ni personal ni socialmente me sentí extrañoâ?. Claro que, cuando fue a matricular a su hija de tres añitos en un colegio, nadie le hizo caso para que se le respetara su lengua materna. âNo solo no obtuve respuesta, sino que en al primera reunión de padres âen su mayoría inmigrantes magrebíes y latinoamericanosâ toda la información se dio en catalánâ?. El hombre se queja de que muchos abogados y otros profesionales de su ambiente utilicen el castellano escrito con gran dificultad. Nadie parece preocupado por esa situación. Percibe âalgo extraño en el ambiente, algo insano, una especie de vigilancia cultural colectiva o tratamiento raro hacia quien no habla el catalán, aunque lo entiendaâ?. Esa actitud la interpreta como totalitaria, aunque la gente del común la considera âmagníficaâ?. Ahora vive en Palma de Mallorca, donde âla convivencia de las lenguas es muchísimo más naturalâ?. Vamos, que lo natural es lo extravagante.

José E. Fernández-Vidal, bilbaíno, ha vivido en Barcelona, Madrid y en Bruselas. Ha vuelto ahora a Barcelona y se ha encontrado con una realidad disgustante: âLas clases medias han asimilado el nacionalismo como la ideología única, la educación es monolingüe y monolenguaje, es decir, monotema. Mi conclusión: Soy más fácilmente español en Bruselas que en Barcelona. Ya no hay fronteras físicas sino ideológico-mediáticas. En Barcelona me siento extranjeroâ?. ¿Dónde queda el âarchivo de la cortesíaâ? de Cervantes?

Nerón Pérez, andaluz residente en Cataluña, me indica el dato de un colegio de Badalona en el que han puesto una pancarta para dar la bienvenida a los alumnos. La pancarta va en cinco idiomas; ninguno es el español. ¿Tendrá alma quien ha puesto ese cartel? Si les parece, vamos a cerrar las respuestas a la cuestión de las lenguas en Cataluña. No es por nada, pero ese âmonotemaâ? se puede convertir en una tema, la de los locos. Esfuércense mis amigos catalanes en plantear otras muchas cuestiones que interesen a todos.
Re: Comunicat de la CEPC davant la sentència del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC
08 oct 2004
estoy de acuerdo, es mas, El doble discurso ha sido siempre un rasgo típico de los nacionalistas vascos y catalanes. Y un error muy común al respecto ha sido no tomar en serio los disparates, que diría Azaña, de los líderes nacionalistas, creyéndolos bazofia para consumo de sus seguidores, pero sin repercusión política. Creen muchos, por decirlo de otro modo, que dichos líderes embaucan a su clientela, cuando en realidad es a âMadridâ? a quien embaucan cuando le hablan en un tono más civilizado en apariencia. Pero incluso en este último caso, un observador cuidadoso percibe la verdad.

Así, Carod, de cuyo balcanismo sólo pueden dudar los ingenuos irreversibles, habló el verano pasado en el Círculo de Bellas Artes para exponer algunas de sus ideas. Le escuchaban, entre otros, Carrillo y Anasagasti, que salió encantado y cuyo resumen del acto sigo aquí. Según Carod, la actual Constitución viene de un pacto entre los demócratas antifranquistas y los franquistas moderados, para fundar un sistema de libertades, a cambio de lo cual el franquismo y sus atrocidades no fueran considerados delitos. El dudoso arreglo vendría impuesto en buena medida por âlos poderes fácticosâ?. Cataluña habría aceptado la Constitución sólo porque los partidos hegemónicos en aquel momento, con ingenuo pragmatismo, la creyeron útil para âavanzar y salir del atolladero del franquismo, emplazando a la sociedad a una mejora posterior del textoâ?.

Sin embargo se habría impuesto una lectura centralista del marco legal, crecientemente regresiva y contraria a la âEspaña pluralâ?, y que habla de cosas como la âlengua comúnâ?, expresión inexistente en la Constitución o en el estatuto. Puso como ejemplo de abuso, el caso del vascuence en una etapa del Tour. âSi realmente España considera al idioma vasco como una lengua que debe ser objeto de especial respeto y protección, como asegura la Constitución, si considera al euskera como algo propio, debería haber sido el gobierno español, por ejemplo a través del Instituto Cervantes, que pagamos entre todos, catalanes y vascos incluidos, quien debería haber salido en defensa de esa lengua, también patrimonio cultural de España. ¿O no? En caso contrario, si no se percibe lo vasco como algo propio, ¿qué hace el estado español en Euskadi?, ¿de qué les sirve España a los contribuyentes y ciudadanos vascos, si ni dentro ni fuera de las fronteras del Estado defiende sus intereses, en este caso lingüísticos?â?
Lo anterior basta para entender la imposibilidad de entenderse, si una de las partes rompe el marco que hace posible la comprensión, desvirtuando brutalmente la realidad histórica.

La Constitución española no resultó de un pacto de demócratas antifranquistas que habrían hecho a los franquistas el favor de perdonarles a cambio de la democracia, aunque aceptando al mismo tiempo imposiciones de los âpoderes fácticosâ?. Fue un acuerdo entre fuerzas que nunca habían sido democráticas (una derecha autoritaria y una izquierda totalitaria, fundamentalmente), para superar los enfrentamientos del pasado y abrir una convivencia en libertad. Si hubo favor, vino de la derecha, que hizo a las izquierdas y a los nacionalistas muchas más concesiones de las que éstos hubieran podido arrancar por la fuerza. Y buena parte de la izquierda aceptó las âlibertades formalesâ? o âburguesasâ?, sólo como un paso hacia los sistemas totalitarios que siempre habían defendido y con los que simpatizaban aún entonces.

Considerar la historia al modo como lo hace Carod, el PNV y buena parte de la izquierda, es someter el pacto que ha permitido la convivencia democrática a una permanente erosión, hacerlo inestable y provisional, propiciar los ataques contra él. El mismo terrorismo no dejaría de tener su justificación, considerando las intolerables presiones de los âpoderes fácticosâ?. De esas distorsiones nacen los males y tensiones que nublan nuestro futuro. Estas gentes sólo han aceptado la Constitución como un instrumento a explotar, mientras no pudieran sustituir el pacto por su propia y completa hegemonía. Ãste ha sido el gran pecado de las izquierdas españolas durante el siglo XX, y la raíz más gruesa de la guerra civil. Hay que repetir constantemente, pese a ser la evidencia misma, que la moderación política y la prosperidad económica, elementos que han dado estabilidad a la democracia, provienen básicamente del franquismo; y que los factores de amenaza a las libertades tienen casi todos el sello antifranquista, desde el terrorismo, en especial el nacionalista vasco, hasta la oleada de corrupción famosa, la corrosión de la independencia judicial o las demagogias balcanizantes.

Pocas cosas podían exponer mejor la mala fe, la ruindad y la provocación que nacen de tales concepciones, que el ejemplo del euskera en el Tour. Fingiendo lamentar la âincomprensiónâ? de España, Carod, como Anasagasti y toda esa gente, manifiestan su complicidad con el terrorismo. El uso del vascuence en algunas etapas del Tour de Francia era una imposición de la ETA, doblada provocadoramente por el hecho de que la Vuelta ciclista a España hace muchos años que no pasa por las provincias vascas, debido, precisamente, al chantaje etarra. Si Carod y el PNV tuvieran un mínimo de respeto a la democracia y a la convivencia en paz, denunciarían la imposición de ETA y rechazarían de plano la identificación entre vascuence y terrorismo implícita en aquella reivindicación. Pero prefieren, como siempre, sacar rentas políticas del terror y ampliar el eco de éste. Con ello, revelan no tener ese mínimo de respeto a la libertad y la verdad exigible para hacer real el dicho de que âhablando se entiende la genteâ?.
No por eso debemos renunciar al diálogo. Pero este sólo puede fructificar con dos condiciones: que se desarrolle según la agenda de los demócratas, y para fortalecer la libertad, y no según las exigencias de los enemigos de la convivencia; y que, abandonando ingenuidades suicidas, nunca se olvide el carácter de los interlocutores, tan reiteradamente demostrado.
Re: Comunicat de la CEPC davant la sentència del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC
08 oct 2004
No creo que esto tenga nada que ver con la noticia principal, si bien, Si Ibarreche se hubiera quedado solo con su plan no se atrevería, probablemente, a llevarlo muy lejos. Pero la situación ha experimentado un cambio importante: no está solo, sino que los nacionalistas catalanes y el PSOE van en la misma dirección que él, incluso más allá que él, y por lo tanto unos y otros van a sentirse, se están sintiendo ya, lo bastante fuertes como para dar un fuerte impulso a su plan conjunto de disgregar España. La cuestión es así de cruda y de simple.

Por lo tanto, iniciativas como las reformas penales para castigar a quienes convoquen referendums ilegales no van a arredrar a estos individuos, y van a ser de difícil aplicación, máxime cuando la ley ha sido vulnerada grave y sistemáticamente en el pasado por unos y por otros sin la menor consecuencia. Los nacionalistas vascos llevan meses desafiando al Tribunal Supremo y al gobierno, y no pasa nada. La unidad y la democracia españolas se van a ver sometidas al chantaje y puestas a dura prueba.

El nacionalismo vasco tenía en contra suya su descarada connivencia con el terrorismo, que, denunciada finalmente por el Gobierno y la derecha, aunque de modo incompleto, le ha debilitado en España y aislado en Europa. Pero el nacionalismo catalán se presenta con una máscara pacífica y democrática que ni el gobierno ni casi nadie en la derecha ha intentado nunca quitarle (al contrario, se la han confirmado generosamente en toda ocasión, y con pocas excepciones). Ello le da una fuerza considerable y dificulta la acción contra él.

Antes de seguir, conviene hacer algunas precisiones sobre el nacionalismo catalán. Su doctrina, elaborada principalmente por Prat de la Riba, se apoyaba en dos pilares: un exclusivismo extremo, según el cual los catalanes eran sólo catalanes y de ningún modo españoles (según él, no existía una nación española, sino, en todo caso, castellana); y un imperialismo: la nación catalana debería encabezar un âimperio ibéricoâ? desde Lisboa al Ródano, con proyección sobre Ã?frica.

Salta a la vista que el âimperio ibéricoâ? era una forma disfrazada y extravagante de reconocer la españolidad de Cataluña, sustituyendo la primacía castellana (hacía mucho tiempo desaparecida) por la catalana. El proyecto, aparte de anacrónico, por no decir absurdo, resultaba peligroso, por los choques que auguraba con Portugal y Francia, y con otras potencias en un continente africano ya repartido.

En el pasado, el nacionalismo catalán ha sufrido la contradicción y el tirón opuesto del imperialismo y del exclusivismo. En Cambó terminó predominando la primera tendencia, que, combinada con el temor a la revolución social, fue relegando la segunda hasta dejar su nacionalismo en poco más que un regionalismo.

Pero el temor a la revolución social ha desaparecido hoy, y también la ilusión imperialista, al no persistir aquella diferencia económica entre Cataluña y casi todo el resto de España, que alentaba las esperanzas hegemónicas del nacionalismo (esperanzas ya antaño ilusorias, por muchas razones). Por consiguiente, el nacionalismo actual no encuentra razones para la unidad española. Menos aún bajo la impresión de que España se va a diluir finalmente en Eurolandia. En tal situación, los Pujol-Mas, Carod o Maragall, alejados anímica y sentimentalmente de España, aspiran a la separación de Cataluña, cuanto antes mejor; el problema es sólo el modo.

Las diferencias entre ellos tienen sólo carácter político en el sentido más trivial del término. Todos comparten una visión negativa de España y un exclusivismo asombrosamente narcisista (y mutilado) de lo catalán. Quedan los lazos económicos, pero éstos, contra lo que algunos creen, han perdido toda relevancia cuando, liquidado el proteccionismo, la industria catalana no depende del resto del país al viejo modo, y se integra en unos circuitos europeos mucho más amplios.

El problema no sería serio si tales ideas y sentimientos no influyeran en amplias capas de la población catalana, incluso entre las originadas en otras regiones. Gran número de catalanes ha llegado a ver España como algo ajeno o, al menos, poco âinteresanteâ?. No es un fenómeno espontáneo, sino el resultado de un cuarto de siglo de auténtico lavado de cerebro por parte de los nacionalistas y la izquierda, en eso muy unidos, bajo la pasividad suicida y estúpida, cuando no colaboracionista, de quienes debieran haberse opuesto. Muchos catalanes se sienten alarmados por esta deriva, pero no encuentran la vía, la organización ni el liderazgo para salir al paso.

Desde luego, España tiene fuerzas sobradas para afrontar estas amenazas, a condición de verlas en su auténtica dimensión y peligro.
Re: Comunicat de la CEPC davant la sentència del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC
08 oct 2004
Lelo ta puta mare, porc
Re: Comunicat de la CEPC davant la sentència del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC
08 oct 2004
" -Als Països Catalans, en la situació de fals bilingüisme en la qual vivim, si alguna llengua es troba en perill és la llengua catalana, tal com el propi Observatori de Llengües de la UNESCO ha observat en vàries ocasions. La situació lingüística actual no és més que la progressiva etapa de substitució d'una llengua per l'altra, on el català es troba supeditat al castellà. Defensar una postura antagònica és acientífic i obeeix a la estratègia de cercar la confrontació allà on no hi és.
-Partint d'aquesta realitat, i sent els primers anys d'escolarització els més importants per l'aprenentatge d'una llengua, considerem imprescindible el dret a rebre una educació en català, per tal de rebre un aprenentatge que no queda garantit fora de les aules, a diferència del coneixement de la llengua castellana. Evitar aquest fet no és res més que negar un dret a tota aquella persona per quan hagi de valdre's per ella mateixa més endavant. "

Al feixisme no se'l reforma, se'l destrueix
Pròxima parada...independència
Re: Comunicat de la CEPC davant la sentència del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC
08 oct 2004
"Yo me siento catalanísimo hablando castellano"...osea tu eres como un plato de sopa, pero sin sopa.No digo más.Para LELO i otros...
Salut Revolució i cada llengua al seu país i la de Deu a la de tots!!!
Re: Comunicat de la CEPC davant la sentència del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC
08 oct 2004
I si truquem a la Guàrdia Urbana? es veu que s'han escapat animals del zoo!
Re: Comunicat de la CEPC davant la sentència del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC
08 oct 2004
Lelos i posvale, el vostre nom ja en diu molt de vosaltres. La pròxima intervenció, perquè no la feu en idioma galifardeu?
Re: Comunicat de la CEPC davant la sentència del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC
08 oct 2004
Normal lelo (exacte...lelo!), la burgesia sempre ha traït el poble català. Els interessos objectius de la burgesia són els espanyols. Per això en Mas parla castellà a les seves filles, en Cambó va ajudar Franco i en Pujol va pactar amb el PP.

No és gens estrany que de Pedralbes en amunt es parli espanyol. Ells ho són i els interessa que Espanya (i totes les seves opressions i injustícies) sobrevisquin. A nosaltres, a la gent treballadora dels Països Catalans, ens perjudiquen les seves injustícies i opressions i per això sempre hem estat els que menys problemes hem tingut en dir que som catalans, europeus i ciutadans del món. Ni som, ni falta que ens fa això de ser espanyols.

No volem el seu estat que ens explota, que ajuda als que ens exploten i que a sobre ens nega culturalment !

Independència i socialisme ! (lògic, no?)
Sindicat