Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: sense clasificar
Es compleixen 70 anys de la proclamació de l'Estat Català
07 oct 2004
Va durar només unes hores i el president Companys va ser condemnat a 30 anys de presó.

El sis d'octubre de l'any 1934, el president de la Generalitat, Lluís Companys, va proclamar l'Estat català de la República Federal Espanyola. Aquest dimecres es compleixen 70 anys d'aquesta proclama que pretenia donar un gir cap a l'esquerra de la política de la Generalitat en el marc de la República espanyola que es començava a orientar-se políticament cap a la dreta. Va ser durar només unes hores i la revolta va ser aixafada pels militars. El president Companys i alguns consellers del Govern català van ser condemnats a 30 anys de presó. Les conseqüències? Detenció de militats d'esquerres, clausura de centres polítics, suspensió de periòdics i anul•lació de l'Estatut de Catalunya.
Joan Escofet (laMalla.net)

6/10/2004

Aquell octubre de fa 70 anys, les relacions entre la Generalitat i el Govern central passaven per moments força complicats. El detonant de tot plegat va ser l'aprovació de la llei de Contractes de Conreu que va enfurismar la Lliga Catalana, el Govern de Madrid i els grans propietaris. Tots ells van forçar que la llei fos declarada anticonstitucional ja que afavoria els rabassaires (les persones que, amb el seu esforç, conreaven la terra i que es van unir per romandre a la terra que treballaven). A partir d'aquest moment, es va obrir, doncs, una gran crisi entre Madrid i Barcelona.

Per la capital catalana hi havia un ambient d'exacerbació catalanista i les forces obreres es van començar a inquietar convocant, fins i tot, una vaga general. Tots plegats li van demanar al president Companys que proclamés l'Estat català i aquest ho va fer a les 20:00 hores del dia sis d'octubre. Es trencaven relacions amb el Govern de la República però el moviment no es va saber organitzar ja que es va convocar de pressa i corrents i amb una certa precipitació. Poca gent li va donar suport i, hores després, l'Excèrcit espanyol sufocava la resistència amb una certa contundència. A la matinada del dia següent, Companys es rendia mentre que a Lleida, Granollers, Girona, Sabadell, Palafrugell la revolta va comportar incendis i saqueigs d'esglésies.

Companys i alguns consellers de la Generalitat van ser condemnats a 30 anys de presó (cadena perpètua) i molts militants i dirigents d'esquerra van ser empresonats. Es van clausurar centres polítics i periòdics i es va anulâ¢lar l'Estatut de Catalunya substituït per un règim d'excepció que controlaven radicals, cedistes i la Lliga. Una situació que tenia, a més, un clar denominador comú: perseguir tot nacionalista.

Companys, per la seva banda, va ser a la presó d'El Puerto de Santa Maria (Cadis) on hi va romandre fins el mes de febrer de l'any 1936; coincidint amb la victòria del Front Popular. Tot seguit va tornar a presidir la Generalitat i l'any 1937 va proclamar com a conseller en Cap Josep Tarradellas.

Quan les tropes franquistes eren a punt d'entrar a Barcelona, es va exilar a França i fou pres a La Bretanya per la policia secreta alemanya. Hitler el va extraditar a Franco i, després d'un consell de guerra, va ser afusellat a Montjuïc el 15 d'octubre de 1940.

INSURRECCIÃ O GREU ERROR POLÃ?TIC?

La història haurà de jutgar la gesta de Lluís Companys. Una gesta que, com va durar unes hores, s'ha tendit a presentar, per alguns historiadors, com un "acte de vodevil". De tota manera, es plantejen, avui en dia, un parell de possibilitats. ¿Va ser un rampell catalanista del president de la Generalitat? ¿El van arrossegar membres del seu Govern de marcat accent d'esquerres? Alguns, com els historiadors Elena Lorente i Manuel Simó, qualifiquen la proclamació de l'Estat català com "l'intent de Companys d'actuar amb solidaritat amb Espanya" i que "no va actuar amb cap motivació separatista". Fins i tot, valoren que el president de la Generalitat "va posar en perill l'autogovern de Catalunya a favor de les esquerres espanyoles".

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Es compleixen 70 anys de la proclamació de l'Estat Català
08 oct 2004
Us aprofiteu del gran "coneixement" que hi ha en general sobre la historia. les "forces obreres" no van fer costat al comediant de Companys EN CAP MOMENT. Entrealtres cose perque Companys i la seva "esquerra", tan fatxa com la d'ara, van estar matxacant els treballadors BEN LLIGATS D'ESQUENA A ESQUENA amb el govern central amb qui dieu que estaven tan malament! Menys falsetats!!
Quan realment es van aixecar, ja es va veure perque van aixafar el feixisme, i aixo va ser el juliol del 36. El sis d'octubre on si es van aixecar els treballadors va ser a Asturies, pero aqui l'unic que va passar va ser una fantasmada que va durar hores; els "herois catalanistes" seguidors de Companys, eren una colla de niñatos petit burgesos que es van quedar a caseta amb el cul apretat mentre els paramilitars filonazis dels "escamots" (Dencas, Badia i demes purria) feien quatre pallassades i fugien esperitats per les clavegueres llençant les armes.
Es molt fastigos que aquest sector del catalanisme, el sector mes hibrid i mes fals, que es posa d'on bufa el vent i que mai no ha fotut res de bo que no sigui dividir i confondre la gent de bona fe, segueixi penjant-se victories historiques falses.
Es nota que tornen a manar ells, ja hi som un altre cop! Tot el que havien promès amb tanta pompa, ho estan incomplint, i el que han dit que corregirien del govern de CiU ho estan acceptant de la manera mes baixa i covarda.
No canviareu mai, putos híbrids burgesets??
Re: Es compleixen 70 anys de la proclamació de l'Estat Català
08 oct 2004
Espanyolet,
Catalunya és alguna cosa més que Barcelona. Hauries de saber que al '34 a la majoria de comarques (Maresme, Vallesos, Bages, etc.) comités de pagesos i treballadors van pendre el poder, van fer-se amb armes i van començar a arrestar als burgesos i els propietaris de l'Institut Català de Sant Isidre (que s'havien aliat amb el poder central contra la llei de terres). Només el fracàs de l'aixecament a Barcelona i la crida a abandonar la revolta des de la Generalitat van dur a que no anessin a lluitar a Barcelona.
A part, hauries de saber que, a part dels quatre pistolers del lumpemproletariat als que deus admirar, la major part de la CNT respectava a Companys per ser un advocat laboralista i haver defensat nombrosos obrers (és més, bon apart el votaven... si no, d'on treia les majories?).
A part d'això, a Barcelona es va tractar d'una pallassada només recolzada per quatre niñatos d'Estat català, això és cert, però el món no s'acava a Barcelona... de moment, que amb urbanitzacions ja ens esteu plenant les comarques de makinetos i espanyols.
El 6 d'Octubre al Principat
08 oct 2004
Avui 9/9/04
"El grup 'Socialisme ou Barbarie', format a París el 1946 per Castoriadis, Lefort i Lyotard, va comptar amb la presència d'aquest barceloní...
"El grup dels sociobàrbars estava format principalment per Cornelius Castoriadis, Claude Lefort, Jean-François Lyotard, Pierre Souyri... i també per un català fill del barri de Gràcia: Albert Masó i March.
"D'aquesta manera, durant la Revolució d'Octubre del 1934 Masó va formar part d'una columna que, resistint-se a donar-la per acabada, es va dirigir a peu des de Barcelona fins a Sabadell, on la revolta va trigar més hores a ser sufocada. Més endavant, el juliol del 1936, va participar activament també en la lluita contra l'aixecament militar a Barcelona....

www.fundanin.org
Alberich i Olivé, Manuel, tenidor de llibres i militant socialista (Barcelona 1914). .Diccionari biographic del movement obrer al Països Catalans, Editions Universitat de Barcelona-Publicacions de l´Abadia de Montserrat, 2000.
Fou membre actiu de l' Aliança Obrera i el 6 d'octubre de 1934 va participar a la vaga general i, després de la rendició de la Generalitat, va formar part de la columna militar de l' Aliança Obrera que va marxar cap a l' Arrabassada i arribà a Sant Cugat, on després d'enfrontar-se amb la guàrdia civil es va dissoldre.

Victor Alba, extractes de l'Aliança Obrera

"En Sabadell, la Alianza aisló a la guardia civil, ocupó el Ayuntamiento y proclamó la República Catalana; en Vilanova, proclamó la República Socialista; en Sitges, ocupó el Ayuntamiento; en Lérida, los ferroviarios se unieron a la huelga y para hacerla más completa descarrilaron un tren de mercancías por el lado de Madrid. Tiroteos con la guardia civil casi en todas partes y huelga en todos los pueblos y ciudades. Dencàs cuando supo que en Sabadell se había proclamado la República Catalana, se puso furioso...

->
"El documento de constitución de la Alianza lleva fecha del 16 de diciembre de 1933: "Las entidades abajo firmantes, de tendencias y aspiraciones doctrinales diversas, pero unidas en un común deseo de salvaguardar las conquistas conseguidas hasta hoy por la clase trabajadora española, hemos constituido la Alianza Obrera, para oponernos al entronizamiento de la reacción en nuestro país, para evitar cualquier intento de golpe de Estado o instauración de una dictadura, si así se pretende, y para mantener intactas, incólumes, todas aquellas ventajas conseguidas hasta hoy, y que representan el patrimonio más estimado de la clase trabajadora". Firman: Manuel Mascarell, Progreso Alfarache, Juan Peiró, por los Sindicatos de Oposición: Emili Vivas, Agustí Gabanel, por la Federación Sindicalista Libertaria; Pedro Bonet, por la Federación de sindicatos Excluidos de la CNT; Antoni Vila Cuenca, por la UGT; �ngel Pestaña, por el Partido Sindicalista; Rafael Vidiella, por la Federación Catalana del PSOE; Joaquín Maurín, por el Bloque Obrero y Campesino; J. Martínez Cuenca, por la Unió Socialista de Catalunya; Andreu Nin, por la Izquierda Comunista y Josep Calvet, por la Unió de Rabassaires.

"Todas las fuerzas obreras catalanas, menos la CNT y el Partido oficial están en la Alianza.La ausencia de la CNT es importante, porque se trata del elemento obrero más poderoso del país
"(març del 34)y el Comité Ejecutivo de la Alianza decretó una huelga general de 24 horas en toda Cataluña, por solidaridad con los huelguistas de Madrid, el día 13. .. Tradicionalmente, cuando había una huelga general, Barcelona cerraba y las provincias no, o mucho menos. Ahora fue al revés: las provincias cerraron y Barcelona, no.
"La huelga tuvo eco. Los bloquistas de Castellón y Valencia, consiguieron al calor de este ejemplo, formar Alianzas Obreras. La de Valencia, apenas constituida, declaró con éxito huelga general de solidaridad con los huelguistas de una empresa hidroeléctrica. Importante era que si bien la CNT estaba ausente de esas dos Alianzas..

"El Partido oficial catalán se decide a comerse sus frases de cuatro meses antes y pide su admisión en la Alianza Obrera, que, claro está, le es concedida inmediatamente. Lo hace el 4 de octubre, cuando todos prevén una lucha inmediata. En Asturias ni siquiera pidió el ingreso. Entró en la Alianza, sin formulismos, cuando ya había comenzado la lucha .

"(5 d'octubre)A las cinco de la madrugada, los bloquistas se han distribuido por los lugares marcados en rojo sobre el plano de la ciudad. Los grupos de choque, para impedir la salida de los tranvías, los demás, sin armas (porque no las tienen) a repartir manifiestos impresos a toda prisa, a hablar a los grupos de obreros que se dirigen al trabajo. Cada hoja que cae en manos de un trabajador lleva en grandes letras negras: "Huelga general".

"La huelga fue un éxito en toda Cataluña, Barcelona incluida. La Esquerra se oponía a ella. La policía no fue neutral. Para impedir la salida de los tranvías hubo que tirotearse con los policías afiliados a Estat Catala de Dencas. que los vigilaban desde que la CNT, unos meses antes, había perdido la huelga del transporte urbano. Precisó incendiar algunos vehículos que lograron salir. Hacia las ocho y media, ya no quedaba ningún tranvía en la ciudad. El Metro y los autobuses habían parado. Costó media docena de aliancistas heridos. Cuando grupos de la Alianza iban a hacer cerrar los bancos, que habían abierto, un obrero fue muerto. Pero los bancos cerraron. Hubo tiroteos con la policía en otros lugares de la ciudad. Sesenta y tres aliancistas detenidos y treinta y dos pistolas incautadas. La policía se dedicó, incluso, a clausurar sindicatos. El Comisario de Orden Público había dado orden de que se detuviera a quienes fomentaran la huelga y que, por primera vez en muchos meses, se dejara en paz a los cenetistas. Por fin los detenidos fueron dejados en libertad por la tarde, cuando ya se había comprobado que la huelga era realmente general y la ciudad parecía un desierto.

"En Sabadell, la Alianza aisló a la guardia civil, ocupó el Ayuntamiento y proclamó la República Catalana; en Vilanova, proclamó la República Socialista; en Sitges, ocupó el Ayuntamiento; en Lérida, los ferroviarios se unieron a la huelga y para hacerla más completa descarrilaron un tren de mercancías por el lado de Madrid. Tiroteos con la guardia civil casi en todas partes y huelga en todos los pueblos y ciudades. Dencàs cuando supo que en Sabadell se había proclamado la República Catalana, se puso furioso; se enteró porque se lo dijeron unos delegados de la Alianza que habían ido a verlo para
pedirle armas, que lo encontraron durmiendo ya los que recibió en calzoncillos.
Del resto de España llegaban noticias: huelga general en Madrid, en otras ciudades. La CNT no se oponía, pero no participaba, fuera de Asturias.
Por fin, en Barcelona, Estat Català, viendo que estaba siendo desbordado, formó unas comisiones de huelga, a mediodía, cuando ya la huelga era general. Entonces, habiendo cesado el peligro de tiroteos, la gente salió a la calle. El Parlamento Catalán se reunió. La Generalidad tenia 2 500 guardias de asalto y los mozos de escuadra (guardia especial de la Generalidad) concentrados en Barcelona, siete mil escamots con Winchesters y cinco mil sin armas o sólo con pistola. El capitán general ordenó el acuartelamiento de las tropas. Lo que Companys creía que seria un nuevo 14 de abril y Dencàs vio cómo un paseo triunfal con matanzas de obreros, se convertía, gracias a la Alianza, en un movimiento revolucionario.
La Generalidad controlaba, con la policía, las emisoras de radio, que la Alianza no pudo utilizar ni una sola vez. Se husmeaba el olor de la claudicación por miedo al empuje obrero. Para atajarla, la Alianza organizó una manifestación el viernes al atardecer. A las ocho de la noche, la manifestación se puso en marcha detrás de un desplegado que decía: âExigimos la proclamación de la República Catalanaâ?. Doce mil personas llegaron al Palacio de la Generalidad, en el cual entró una delegación para hablar con Companys. Este la recibe delante de un grupo de diputados. Por las ventanas llega el grito de
la multitud: ¡Armas! ¡Armas!

"Hay que tener serenidad y confiar en el gobierno de la Generalidad. Si se necesitaran, habría armas... dice Companys. La delegación le contesta que lo que el pueblo quiere es la proclamación de la República Catalana y armas para defenderla. No comprende la pasividad de la Generalidad.
David Rey excenetista i del BOC a la multitud, despres d'entrevistar-se amb Companys a la pl. Sant Jaume: "Hemos conminado al Gobierno a proclamar la República Catalana y le hemos dicho que si él no lo hace, lo hará la Alianza Obrera. Hemos pedido armas. Se nos ha dicho que mañana se adoptará una decisión y que si las circunstancias lo aconsejan, nos darán armas... La Alianza ha concedido este margen de confianza, pero si ve que se duda, proclamará la República Catalana y llamará al pueblo a defenderla."

Seis de octubre. Sábado, día de huelga general en Cataluña. No hay periódicos. La gente se entera de lo que ocurre por la radio y por otro Boletín de la Alianza. Este comienza, con grandes letras: "Viva la República Catalana". La FAI hace circular un manifiesto ordenando a los obreros que vayan a reabrir los locales de los sindicatos clausurados por la policía. No adhiere a la huelga, pero quiere aprovecharse de ella. Dencàs tiene un motivo ahora, para tomar la ciudad âmilitarmenteâ? con los escamots. Las paredes se cubren de carteles de la Alianza: "En esta hora grave precisa una acción enérgica y decidida. Hay que proclamar la República Catalana hoy mismo, mañana acaso ya sería tarde. ¡Viva la huelga general revolucionaria!¡Viva la República Catalana!

En el resto de Cataluña, la presión aumentaba. Se habían constituido comités revolucionarios, con la colaboración de los rabassaires, a pesar de las órdenes de sus dirigentes, y en algunos lugares, de la CNT local. El comité registraba las casas de los elementos de derechas y les tomaba las armas ocultas. El de Lérida se incautó de una imprenta y publicó un diario. El de Manresa convocó a una asamblea popular en la plaza de toros. En Gerona, en uno de los trenes paralizados, viajaba el ministro de asuntos exteriores francés, que se hallaba de vacaciones. En Palafrugell se quemaron los muebles de los locales de partidos de derechas. La Generalidad pide al Comité Ejecutivo de la Alianza que indique al de Lérida que deje circular un tren cargado de ganado. A las tres de la tarde del sábado, ya se ha proclamado la República Catalana en toda Cataluña, menos en Barcelona.

Una comisión de la Alianza vuelve a visitar la Generalidad. No puede esperarse más, le dice a Companys. Lo que se haga en Cataluña determinará lo que se haga en el resto de España, donde la huelga es casi general. Hay que aprovechar el espíritu combativo de la masa, dar armas, rodear los cuarteles... Companys asegura, promete, vacila, se enoja. .. Los grupos de choque del Bloque han ocupado, entre tanto, el edificio del Fomento del Trabajo Nacional, la patronal, que acaba de trasladar sus oficinas a un nuevo edificio. Allí se instala la Alianza, muy cerca del Palacio de la Generalidad. Se dispone un lugar de socorro, con enfermeras y médicos, y un depósito de las escasas municiones, de que se dispone. Pero el Comité Ejecutivo se reúne en otros lugares, porque en cualquier momento Dencàs puede dar orden de detenerlo.

Las armerías siguen guardadas por la policía. Un comité militar de la Alianza, formado por la mañana, convierte la ancha calle donde está el local en un campo de adiestramiento. Se forman grupos y secciones con hombres de la misma organización, para que se conozcan entre sí. Se crea una sección de ametralladoras -sin ametralladoras-, bajo el mando de un antiguo sargento. Hay unos seis mil hombres y unas docenas de mujeres.

A las seis de la tarde, el Ejecutivo de la Alianza considera que es inútil seguir visitando a Companys y para presionarlo organiza una nueva manifestación, de aspecto militar. Las calles están desiertas, pero la gente se aglomera en los balcones y aplaude. Orden de resistencia pasiva si la policía intenta impedir el desfile. Debajo de la pancarta de la Alianza, el Comité Ejecutivo en peso. Muchos salen de su casa para agregarse a la manifestación. Cuando ésta llega delante del Palacio de la Generalidad, las ventanas están cerradas. La gente desfila, tratando de marcar el paso, por delante del Comité Ejecutivo. puño en alto y gritando solamente: ¡Viva la República Catalana! ¡Queremos armas!...

Nadie sabe qué efecto habrá tenido el desfile, que Companys ha contemplado desde detrás de las persianas. No hay que esperar mucho por la respuesta. A las ocho de la tarde, Companys sale al balcón de la Generalidad y delante de la gente que llena a medias la ancha plaza, proclama el Estado Catalán dentro de la República Federal Española. No da órdenes ni orientaciones, sólo pide que se tenga confianza en su gobierno.

Ahora les llega el turno a los escamots, los únicos con armas.

La gente de la Alianza está concentrada en el edificio de la patronal, esperando armas. Muchos piensan que en cuanto oigan unos tiros, irán allí para recoger los Winchesters de los escamots que caigan bajo las balas.

En el CADCI se han reunido unos cuantos miembros de Estat Català Proletari -recién constituido y que no forma parte de la Alianza-, y desde los balcones, con fusiles vigilan el cuartel de Atarazanas, al otro lado de las Ramblas. Los otros cuarteles, nadie los vigila, porque la policía está concentrada en las Comisarías y los escamots están en sus locales. La calle pertenece al primero que la ocupe.

El primero en ocuparla es el ejército. Después de cruzar por teléfono unas frases con Companys y de constatar con Madrid por telex, el capitán general, el catalán Domenec Batet (fusilado en 1936 en Burgos por los militares alzados), da orden a la tropa de salir a proclamar el estado de guerra y de restablecer el orden.

A las nueve de la noche salen de Atarazanas cañones y ametralladoras. Cañonean el CADCI -donde mueren varios de sus defensores, entre ellos los jefes de Estat Català Proletari Jaume Comte y J. García Alba-. ¡Increíble! Dencas, el tartarín nacionalista, no moviliza a su gente. A las diez, los soldados están frente al Palacio de la Generalidad.

Al escuchar los primeros tiros, muchos obreros salen de sus casas y van a los locales de la Alianza. Dencas, a las siete y media, había prometido mil fusiles, pero nunca llegaron. Las únicas armas que la Generalidad entrega a los obreros son las pistolas personales de Companys y algunos diputados, que las dan, ya pasada media noche, a un militante aliancista que había ido de enlace a la Generalidad. Una docena en total...

Los aliancistas comienzan a visitar las viviendas de los derechistas, exigiendo la entrega de armas. La radio lanza al aire canciones folklóricas y discursos de Dencàs. Los escamots siguen en sus locales, con los fusiles entre las piernas. Hay que comer. Se requisan alimentos en las tiendas cuyos dueños, según el sindicato correspondiente, tratan peor a sus empleados. En cambio, los farmacéuticos entregan de buena gana gasas y material de cura para los botiquines.

Cuando amanece, la gente concentrada en la Alianza comienza a dispersarse. Sólo quedan los militantes. Llega el ruido de los cañones que disparan contra la Generalidad. Les contestan fusiles. A las seis y media, Companys decide rendirse, en vez de salir por la puerta trasera, ponerse al frente de la Alianza y los escamots y establecerse en cualquiera de las ciudades catalanas, como le sugiere su jefe de Mozos de Escuadra. Había hecho el gesto y esto le bastaba. Mientras el gobierno de la Generalidad y los miembros del Ayuntamiento pasan detenidos entre dos filas de soldados. Dencàs sale por las alcantarillas del edificio de la Conserjería de Gobernación y Badía, su lugarteniente, huye de una casa cercana a la Generalidad donde deja un considerable depósito de bombas, fusiles, unas ametralladoras y mucha munición, sin haber disparado ni un solo tiro.

La rendición llega sin derrota. Estaban los escamots, la Alianza, armas y mucha gente dispuesta a actuar. Toda Cataluña en poder de la Alianza o de la Esquerra. En las poblaciones cercanas a Barcelona habían comenzado a movilizarse grupos de obreros y rabassaires dispuestos a intervenir sin esperar ya más las órdenes que no llegaban. Desorientadas por el hitlerismo de Dencàs -que a última hora, por radio, pedía a la Alianza que se lanzara al combate sin armas, mientras mantenía a los escamots armados encerrados en sus locales-, estas fuerzas se habían rehecho, en la madrugada del domingo día 7. Querían luchar. Si el gobierno de la Generalidad se hubiera trasladado a cualquier población, hubiese encontrado un apoyo en masa y el combate hubiera podido comenzar y continuar. No se sabe, claro, con qué resultado, pero Cataluña hubiese podido hacer, por lo menos, lo mismo que Asturias.

Cuando la radio dio la noticia de la rendición de la Generalidad, los centros de escamots se vaciaron en diez minutos. Los Winchesters quedaron tirados bajo las mesas. En los pueblos, la gente de la Esquerra abandonó los ayuntamientos, donde quedaron sólo los aliancistas. Finalmente, la Alianza ordenó: apoderaos de las armas abandonadas; retiraos a casa; cuando llegue la represión, negad; lo importante, ahora, es salvar hombres y armas; la lucha ha terminado hoy, pero continuará en el futuro.

El miedo a los obreros, más que al ejército, hizo capitular a la Generalidad. Posiblemente la Alianza no hubiera sido bastante fuerte para tomar la dirección de la lucha, si ésta hubiérase realmente comenzado. Pero Companys no quiso arriesgarse.

Los aliancistas recorrieron algunos locales de escamots, recogiendo armas y municiones, que ocultaron para días mejores. No pocas de estas armas sirvieron el 19 de julio de 1936. Una quincena de bloquistas fueron a la Comisaría de Orden Público -abandonada por el Comisario General-, pero encontraron a los guardias tan desmoralizados y sin oficiales, que no pudieron hacer nada.

Se dio la orden de retirarse del local de la Alianza. U n grupo de aliancistas se dirigió a Gracia. Sostuvo tiroteos con la guardia civil en diversos lugares, llegó a Sant Cugat, donde se instaló en el ayuntamiento y después hasta cerca de Sabadell. Ante la inutilidad de su intento, finalmente se desbandó. Dejó, en los tiroteos, a cuatro muertos (entre ellos, dos mujeres bloquistas) ya diecisiete detenidos, que semanas más tarde fueron condenados por un consejo de guerra y estuvieron en el fuerte de San Cristóbal de Pamplona hasta febrero de 1936.

Cuando ya no había lucha en ninguna parte, Patricio Navarro, del Comité Regional de la CNT, habló por radio desde la Capitanía General ordenando a los obreros que acudieran al trabajo.

Los hechos de octubre costaron en Cataluña 74 muertos (de ellos 22 de las fuerzas de orden público) y 252 heridos. (20) Fuera de dos muertos de la Esquerra y una docena de víctimas accidentales, los demás fueron todos aliancistas.

En Asturias, la Alianza Obrera no había tenido que esperar la colaboración de los republicanos. No sintió miedo a la revolución. Se luchó durante dos semanas y el gobierno tuvo que recurrir a las fuerzas del Tercio (Legión Extranjera) para aplastar el alzamiento de los mineros. El Bloque, claro está, participó en esta lucha, aunque sólo contaba allí con un grupo reducido. Los miembros de éste eran gente de tradición, conocida de los mineros y ocuparon cargos de responsabilidad en los comités que organizaron la vida local durante el tiempo que los obreros dominaron a Asturias. Uno de ellos, Manuel Grossi, fue condenado a muerte e indultado como los demás civiles encartados. (21)

Asturias confirmó el acierto de las tesis de la Alianza, y de rebote el acierto del Bloque al proponer su formación en Cataluña. Si la Alianza no hubiera surgido en Barcelona, posiblemente la iniciativa no habría aparecido en otros lugares de España. La Alianza asturiana demostró mucha imaginación y dotes de iniciativa en organizar la vida cotidiana. Quien observara bien los acontecimientos de Asturias podía prever, en cierto modo, lo que sucedería en julio de 1936. Las milicias, las colectivizaciones y los comités que aparecieron en los comienzos de la guerra civil, estaban ya en germen en la experiencia asturiana de 1934.

"¿Qué decía el Bloque? Dio su versión de los hechos en un folleto (27) en el cual se lee:

En los acontecimientos de octubre, hubo dos centros revolucionarios principales: Asturias y Cataluña. Precisamente los dos lugares, en donde la Alianza Obrera tenía una mayor virtualidad.

En Asturias, la Alianza Obrera era completa. Comprendía a todos, absolutamente todos los trabajadores. De ahí su fuerza irresistible. De ahí el empuje arrollador del proletariado asturiano que en breves horas hizo triunfar su insurrección.

(...) En Cataluña, los acontecimientos adquirieron otro giro a causa de la presencia de la Generalidad y de la traición que, a última hora, hicieron los partidos pequeño-burgueses.

La Alianza Obrera de Cataluña no era completa. Faltaba la Confederación Nacional del Trabajo, cosa que no ocurría en Asturias.


"Maurín, unos meses después, resumirá la experiencia en términos políticos: (28) âla pequeña burguesía de la Generalidad ha vendido las libertades de Cataluña y al mismo tiempo del movimiento obreroâ?.

----------------

www.veuobrera.org
Mestre Ventura, Ricard. Dirigent de la CNT...
Moix Regàs, Josep. Sabadell, 1899 - Praga, 1973.Cenetista. S'exilià després dels fets del Sis d'octubre
Marquès i Codorniu, Josep. ? â Tortosa, 1936. Dirigent obrer socialista de Tortosa. L'any 1934 participà en els fets del 6 d'octubre i fou empresonat al vaixell Manuel Arnús ancorat al port de Tarragona.
Llop Convalia, Roc. Miravet (Ribera d'Ebre), 1908. Militant de la CNT. Exercí de mestre. Fou empresonat després dels fets del Sis d'Octubre de 1934
Alcocer Gil, Pedro. Alhabia (Almeria), 1906. Militant de la CNT i de la FAI a Terrassa. Emigrà a Barcelona en 14 anys. Participà en lâassalt de lâajuntament de Terrassa, durant la revolta del febrer de 1932 dirigida per la FAI, i a lâassalt de la presó lâoctubre de 1934, cosa per la qual fou empresonat diverses vegades.
Arans Nin, Joan. Albinyana, 1893 - Vilanova i la Geltrú, 1964. Dirigent de la CNT, ...ou empresonat pels fets del 6 d'octubre de 1934.
Balada Gual, Sergi. (Seâl cita també com Francesc)Vilanova i la Geltrú, ? - Cuautla (Mèxic, 1962). Sindicalista i militant del POUM. President del Sindicat Tèxtil de la FOUS. Pels fets del Sis d'Octubre de 1934 fou condemnat a mort, però més tard fou amnistiat. Comandà una columna del POUM que sortí cap al front d'Aragó el juliol de 1936.
Barrera Maresma, Martí.-La Bisbal d'Empordà 1889 - Barcelona, 1972. Sindicalista i polític republicà. ... Pels fets del Sis d'octubre de 1934 fou condemnant a 30 anys de presó.

....

El sis d'octubre a Gelida
http://www.xtec.es/~aguiu1/gelida/historia/octubre.htm

etc etc
El sis d'octubre de 1934 a comarques
08 oct 2004
(...)la revolta pagesa que, hores d'ara, continua sent la gran desconeguda dels fets d'octubre del 34, ja que massa sovint s'ha limitat la seva explicació al que va passar a Barcelona. El 5 d'octubre Barcelona anà quedant paralitzada arran de la convocatòria de vaga general feta per l'Aliança Obrera. El dia 6, a un quart de nou del vespre, el president Companys proclamava «l'Estat català de la República Federal Espanyola». Mentre, el general Batet declarava l'estat de guerra i començaven esporàdics enfrontaments armats entre grups que donaven suport a la Generalitat i l'exèrcit, fins que a la matinada del dia 7 el general Batet ocupava el Palau de la Generalitat. La revolta, però, amb un clar contingut social, a més de polític, s'havia escampat per d'altres comarques: el Penedès, les terres de l'Ebre, el Camp de Tarragona, el Bages, el Vallès, el Segrià, i l'Empordà. A comarques la conflictivitat política general confluí amb la conflictivitat social entre pagesos i propietaris. Una conflictivitat que havia experimentat una radicalització quan el Parlament de Catalunya havia debatut i aprovat per majoria la llei de contractes de conreu (del 20 d'abril de 1933 al 21 de març de 1934), mitjançant la qual el pagesos veien que finalment es feia cas a les seves reivindicacions. Però la Lliga Catalanista i l'Institut Agrícola Català de Sant Isidre, amb el suport de la dreta espanyola, cercaren a Madrid el que havien perdut a Catalunya i decidiren d'impugnar la llei per anticonstitucional. Finalment, el 8 de juny el Tribunal de Garanties Constitucionals va declarar anticonstitucional l'esmentada llei. La resposta del Parlament català fou ràpida i clara: el 12 de juny aprovava una llei de contractes de conreu idèntica a la desestimada a Madrid.

Tot plegat no feia més que clarificar els camps i obrir l'escletxa que separava a uns i altres: a una banda els propietaris, les dretes, els centralistes, i a l'altra els pagesos, les esquerres i els catalanistes. Una divisió en la societat catalana que es concretava en l'àmbit quotidià en els dos cafès que hi havia a cada poble: el de dalt i el de baix. És en aquest marc i amb aquests antecedents que s'explica la revolta pagesa del sis d'octubre a comarques. Una revolta que comptà amb la participació de la Unió de Rabassaires, de sectors de la CNT i de la UGT, i dels partits catalanistes, comunistes i socialistes. Els pagesos entenien que havia arribat la seva hora: ocuparen els locals dels propietaris i de les dretes, cercaren armes, feren llistes de gent de l'IACSI i de la Lliga per empresonar-los, ocuparen els ajuntaments, formaren comitès revolucionaris, organitzaren camions i autobusos per anar a Barcelona i posar-se a les ordres de Companys... tot plegat sense causar cap mort. Després del 6 d'octubre el govern dretà desplegà una brutal repressió contra les forces catalanistes i d'esquerres: 3.400 detinguts i sotmesos a consells de guerra, destitució dels alcaldes, clausura de diaris i centres d'esquerres, ... La revolta, la seva fallida i la posterior repressió, marcaran definitivament els dos camps polítics a comarques. Uns i altres havien pres bona nota del que havia passat abans, durant i després del 6 d'octubre.

RAMON ARNABAT (Historiador)
Extret del article "El sis d'octubre de 1934 a comarques"
Re: Es compleixen 70 anys de la proclamació de l'Estat Català
09 oct 2004
Menos lobos, Caperucita
Re: Es compleixen 70 anys de la proclamació de l'Estat Català
09 oct 2004
enkara estas amb aqest conte?!

és clar d'on no n'hi ha, no se'n pot treure !!!
Sindicat