Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Juliol»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
01 02 03 04 05 06 07
08 09 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Anàlisi :: globalització neoliberal
El socialismo irreal
06 oct 2004

El  documento más acabado acerca de la naturaleza de la contrarrevolución burocrática en la URSS de que tengo conocimiento. Es imprescindible -como señala el autor- "para reorientar la labor revolucionaria contra el capitalismo, por la revolución social, por el socialismo, el comunismo y la libertad." (Subrayados y enfatizados míos. Leonardo Mir - leonardomir@msn.com)

Naturaleza de la contrarrevolución burocrática

El socialismo irreal

Juan Carlos Venturini


 

 

1- Introducción: ¿Qué queremos discutir?

El derrumbe de la URSS y de los estados burocráticos de Europa del Este, sistemas a los que por una ironía de la historia se les denominó "socialismo real", ha replanteado todos los problemas de la revolución y de la transformación social.

Una primera consecuencia evidente de este derrumbe ha sido el fortalecimiento de la burguesía mundial y su sistema de explotación. El capital puede exhibir a los ojos de las más amplias masas del mundo, que ha sido la movilización popular tras las reivindicaciones de la democracia, de las libertades políticas y de la economía de mercado, la que ha terminado con estos regímenes, y no una invasión o acción contrarrevolucionaria directa.

La vieja discusión y controversia sobre la naturaleza de la URSS se replantea con fuerza y con nuevas urgencias. Para los trabajadores de todas las latitudes, la comprobación de la naturaleza despótica y totalitaria del régimen instaurado en la URSS, fue un poderoso factor de desmoralización y confusión durante décadas. Esta constatación se trataba de mitigar con diversas teorías que, a la postre, resultaron inconsistentes.

Una de ellas expresaba que ese carácter dictatorial era un mal necesario para lograr la "construcción del socialismo" en un país tan atrasado como Rusia. Para "alcanzar y superar" al capitalismo era necesaria, se decía, la coerción política y la ausencia de libertades. Esta idea fue desarrollada no sólo por el aparato internacional oficial del estalinismo representado por los partidos comunistas subordinados a la orientación del Kremlin, sino por numerosos "amigos de la URSS" que, al margen de diversos matices críticos, acompañaban la experiencia de este "socialismo realmente existente". Esta concepción predicaba que el desarrollo económico de la URSS llevaría tarde o temprano a la democratización del régimen y, en consecuencia, que toda acción o movilización política contra la aristocracia gobernante le hacía el juego objetivamente al capitalismo.

Otra teoría mucho más sólida y fundamentada fue la elaborada por Trotsky y defendida por muchos de sus continuadores. Trotsky hace una separación drástica entre la base o estructura económica de la URSS a la que caracteriza como socialista por tratarse de una economía estatizada y planificada, y la superestructura política, en donde la clase obrera ha sido despojada del poder político por una casta burocrática salida de su seno. Estos dos factores coexistentes lo llevan a caracterizar a la URSS como un estado obrero burocratizado o degenerado. La solución debía provenir de una nueva revolución "política", no social, que restaurase la democracia de los soviets.

Aunque se situaban en las antípodas, estas dos visiones extremas y la enorme variedad de posiciones intermedias, tenían en común el minusvalorar el fenómeno contrarrevolucionario del estalinismo y en fabricar una ilusión "optimista" de la evolución mundial. Con errores, con males necesarios, o directamente con crímenes, se decía que el "socialismo" avanzaba en el mundo y el capitalismo se replegaba.

El derrumbe de la URSS y de los estados burocráticos de Europa oriental ha tirado por tierra todas estas ilusiones. Al factor de desmoralización que significaba la asociación de la perspectiva socialista con el totalitarismo estalinista, hoy se le suma la constatación de que su liquidación ha derivado en un proceso de reinstauración capitalista y no en la regeneración del socialismo.

La discusión del destino de la revolución rusa es más importante que nunca para reconstruir la perspectiva socialista y comunista.

La hipótesis de trabajo que trataremos de demostrar es que la derrota de la revolución rusa empezó a perfilarse tempranamente ya a comienzos de la década del 20. Las dificultades inauditas que enfrentó el gobierno de los soviets, por la derrota de la revolución en Europa, empujaron y potenciaron toda una serie de errores importantes en la dirección bolchevique que favorecieron la temprana burocratización del régimen. Esta reacción burocrática se consolida definitivamente a partir de 1928 en una verdadera contrarrevolución burocrática que da lugar a una nueva formación social, alejada tanto del capitalismo como del socialismo. Surge una nueva clase social dominante que explota a los trabajadores a partir de su control del estado y del aparato productivo e institucional.

La envergadura de esta contrarrevolución, desde el punto de vista de la clase obrera, fue tal, que los trabajadores perdieron no sólo el poder, sino hasta los más elementales derechos de asociación y de expresión. Como lo señalara correctamente Trotsky, el régimen estalinista era comparable en ese sentido al fascismo.

Más aún, no se trataba de una sociedad poscapitalista (con un mayor o menor grado de deformaciones) como se dijo tantas veces. Una especie de estación de ferrocarril no deseada, molesta, en el largo viaje hacia la tierra prometida del socialismo. No. La URSS estalinista consolidada a partir de la contrarrevolución de 1928, introdujo rasgos políticos y sociales regresivos, característicos de antiguas formaciones precapitalistas. Se estableció una nueva clase social dominante  sobre la base del lugar ocupado en el aparato estatal totalitario. De allí se derivaban extendidos privilegios, perfectamente establecidos y reglamentados, y progresivamente incrementados a medida que se ascendía hasta la cúspide de esta verdadera "nomenklatura". Podemos encontrar antecedentes de este tipo de organización político - social en el viejo estado chino de las dinastías, o en las antiguas teocracias comunitarias de regadío del imperio incaico o del valle del Nilo.

La asociación de este monstruoso estado totalitario con la perspectiva socialista y comunista ha sido la gran mentira del siglo XX. Mentira, generosa e interesadamente alimentada por los dos grandes contendientes de la "guerra fría": la burocracia estalinista y la burguesía mundial.

Para la burocracia, esta asociación entre su estado y la perspectiva socialista era fundamental para la defensa de sus intereses. Al presentarse a los ojos de los trabajadores como representante oficial del único "socialismo" posible, como "patria socialista", como retaguardia segura de toda la lucha anticapitalista, la burocracia estalinista lograba la justificación de sus crímenes y atrocidades. Cualquier denuncia, cualquier lucha antiburocrática, era presentada como "objetivamente" contrarrevolucionaria, porque "le hacía el juego" al enemigo capitalista.

A su turno, los crímenes y atrocidades del capitalismo, eran disimulados y justificados por la burguesía mundial, con el espantajo del comunismo totalitario. La sociedad capitalista no es perfecta, se reconocía; hay hambre, injusticia, explotación, marginación y corrupción, se llegaba a aceptar; pero en cambio... hay libertad (!!!). Esta mágica palabra se hinchaba y edulcoraba a la vista del totalitarismo estalinista, la persecución de los disidentes, los sindicatos regimentados e integrados al estado, el partido único, etc. Con ella se adormecía a todas las capas socialdemócratas de la clase obrera occidental encuadradas detrás de la utopía de reformar al capitalismo. La conclusión que se quería establecer era una sola: la revolución conduce a la dictadura totalitaria, la reforma gradual en los marcos del estado burgués nos llevará paulatinamente al socialismo o a la humanización del capital (las dos perspectivas se entrelazaban y difuminaban entre sí en el plácido sueño socialdemócrata).

Pero en lo que coincidían ambos contendientes, el imperialismo y la burocracia, era en calificar al régimen de la URSS como socialismo o comunismo, unos defendiéndolo, otros atacándolo. Esta maniquea e interesada división del mundo entre un "socialismo" totalitario y un mundo "libre" pero capitalista, dejaba sin chance a los trabajadores. Se trataba de una verdadera encerrona.

En su lucha contra la odiada burocracia, las poblaciones de Europa del este primero, y de la URSS después, adoptaron un punto de vista liberal burgués. Con ello confirmaron que no reconocían ningún rasgo "obrero", "socialista" o "progresivo" en los estados burocráticos que las sojuzgaban. El viraje naturalmente no había sido súbito. Desde las primeras movilizaciones antiburocráticas de 1953 en Polonia y Berlín oriental se había recorrido un largo camino. Quedaba atrás la gran revolución húngara de 1956 donde los consejos obreros enarbolando banderas rojas reclamaban la vuelta a Lenín. Quedaba atrás también la "primavera de Praga" de 1968 que pugnó por un socialismo con rostro humano. El apoyo de Fidel Castro a la invasión de los tanques rusos a Checoslovaquia no fue una experiencia menor para esa lucha. Para muchos luchadores de Europa del este y de la URSS resultó una confirmación de que una regeneración socialista era imposible.

Hasta que llegó el momento en que una parte sustancial de la burocracia estalinista buscó en la restauración del capitalismo el camino para asegurar sus privilegios. Y en ello fueron acompañados por la gente que vio en esos sectores de la burocracia procapitalista la posibilidad de terminar con décadas de opresión política y la promesa de una mejora de su situación social.
Se puede llegar a decir que el remedio fue peor que la enfermedad, particularmente para Rusia, donde el "socialismo" burocrático fue suplantado por un capitalismo mafioso y caótico. Pero lo importante es que no se salió de la encerrona. La identificación de la perspectiva socialista con el totalitarismo burocrático persistió. Sólo que ahora una vasta legión de ex-estalinistas en el mundo se pasó con armas y bagajes a la defensa directa del capitalismo y del orden burgués.

La reconstitución de una izquierda anticapitalista (redundancia ahora necesaria) que luche por la transformación social sólo puede emprenderse a partir de un debate y esclarecimiento sobre las experiencias revolucionarias de este siglo que termina. Sobre sus errores, sus limitaciones y las causas de las derrotas. El balance del mal llamado "socialismo real", que devino en el más irreal de los socialismos, es una parte sustancial de este debate. Si lo emprendemos a fondo estaremos discutiendo cual es el verdadero terreno en el que es posible la transformación social. Lejos de aparecer como contradictorios, el socialismo, el comunismo y la libertad se verificarán en su verdadera fisonomía, como aspectos de un mismo proceso liberador contra la explotación y todo tipo de opresión.

2 - Se hizo de la necesidad virtud (la experiencia del gobierno bolchevique)

Rosa Luxemburgo, en noviembre de 1918, sintetizaba su crítica a la orientación de los bolcheviques con la exhortación de "no hacer de la necesidad virtud" (1) . Con ello la gran revolucionaria quería aludir a que, si por circunstancias excepcionales los bolcheviques tenían que adoptar medidas draconianas de represión o estatización de la economía, no debían realizar de ello una teoría general de la transición al socialismo.

En dos sentidos fundamentales los bolcheviques cayeron en el error sobre el que alertaba Rosa. Por un lado adoptando el "comunismo de guerra", no sólo como un recurso excepcional, sino como un método general de avanzar al socialismo, mediante la eliminación del mercado y la distribución estatal generalizada. Por otro, desconociendo la democracia revolucionaria de los soviets, con su pluralismo de tendencias y concepciones, adoptando lo que luego sería la teoría del partido único, arrogándose para sí, para el Partido Comunista (bolchevique) la exclusiva representación de la "vanguardia" revolucionaria y por ello con potestades para ejercer una dictadura, no ya sobre los remanentes de la burguesía, sino sobre el conjunto de la población, incluída la clase obrera.

Víctor Serge (Memorias de un revolucionario) (2) nos recuerda que el término "comunismo de guerra" fue acuñado recién en 1921 cuando se implanta la NEP (Nueva Política Económica). Durante su ejecución efectiva (1918 - 1921) se lo denominaba simplemente "comunismo". El comunismo de guerra fue un intento extremadamente voluntarista de implantar una producción y distribución totalmente estatizada de bienes en el cuadro de un país agrario atrasado. Significó por lo tanto una agresión importante contra la mayoría de la población campesina, lo que condujo a una sorda y muchas veces violenta resistencia a la incautación de las cosechas agravando la escasez de comestibles a niveles caóticos.

Detrás de este error vislumbramos una concepción cerradamente reduccionista de la transformación social que los bolcheviques heredaron de la IIª Internacional. De acuerdo a esta visión era necesario construir las "bases" económicas socialistas (la gran industria) para poder edificar una superestructura política socialista. Hasta llegar a ella era necesaria una dictadura férrea del partido de vanguardia y la democracia socialista era impensable. Tal como planteaba Rosa, los bolcheviques no vieron que la democracia soviética asentada en el terreno de la alianza obrera y campesina (la mayoría de la población) era sí la base política esencial para emprender el largo camino de la transformación social. Sencillamente no es cierto que la estructura económica determina la superestructura política como se ha repetido tantas veces. Entre la base y la superestructura hay una interacción recíproca, un condicionamiento mutuo. En un período de transformación social la superestructura política, la organización democrática y consciente del poder popular, puede llegar a ser determinante y decisiva en el curso del proceso histórico, enfrentando, acotando o atenuando las limitaciones y condicionamientos de una base económica estrecha o restrictiva.

Este error de intentar un proceso de estatización extrema de la economía, condicionado por las enormes dificultades del aislamiento y la guerra civil, condujo a un autoritarismo creciente del gobierno bolchevique frente a un descontento y oposición también creciente de vastos sectores de la población obrera y campesina. Los episodios represivos contra el movimiento Majnovista en Ucrania y contra el soviet de Kronstad, entre otros, son un ejemplo dramático de esta evolución. En 1920, en el trabajo de Trotsky Terrorismo y Comunismo (3) se plasma esta concepción en el nivel de la teoría. Se fundamenta la concepción del partido único y monolítico, como instrumento irremplazable de la transformación social, llegándose a justificar la "sustitución" de la clase obrera por el partido.

Cuando los bolcheviques dan el viraje obligado de la NEP en 1921 no realizan un verdadero cambio de concepción. Conciben a la NEP como una "retirada", similar a la que se realiza después de una derrota. Son conocidos los planteos de Lenín en el sentido de que el restablecimiento del intercambio mercantil generaría a cada minuto "capitalismo" en todos los poros de la sociedad. La respuesta frente a este "peligro" de restauración capitalista fue la de acentuar el curso autoritario del partido bolchevique con las resoluciones del Xº Congreso (prohibición de tendencias y fracciones), consolidando la idea del partido único y del partido monolítico.

Lenín, Trotsky y el conjunto de la dirección bolchevique, no vieron (¿no pudieron ver?) que el peligro mayor para la revolución no era la hipotética o posible restauración capitalista, sino el proceso real y concreto de burocratización en curso, de la que ellos mismos formaban parte.

Creo que la idea de que la permanencia del intercambio mercantil y de la pequeña propiedad privada de medios de producción y circulación genera capitalismo en forma automática es profundamente equivocada. Si fuese cierta, el tránsito del capitalismo al comunismo sería inviable porque solo a través de un período más o menos largo es que la pequeña propiedad se puede ir reabsorbiendo y transformando en propiedad social. Lo que sí requiere en forma imprescindible este período de transición es el ejercicio del poder político por parte de las masas explotadas y oprimidas.

El propio capitalismo histórico se consolidó como sistema de producción, sólo a partir de la construcción de una máquina política de opresión, el estado, capaz de disciplinar y regimentar a las masas oprimidas. Y no mediante el mero crecimiento automático de la economía mercantil.

La única valla posible para contrarrestar cualquier tendencia restauracionista del capital es la democracia directa de masas, el poder político de la inmensa mayoría a través del gobierno de sus organizaciones propias, se llamen soviets, comunas, coordinadoras, cordones industriales, asambleas populares, intersociales, etc. o el nombre que le dé la historia y la cultura de cada pueblo.

3  - 1921-1928: Consolidación de la reacción burocrática

Se puede llegar a considerar al mes de marzo de 1921 como un verdadero punto de viraje en el bolchevismo, donde confluyen métodos y concepciones autoritarias en gestación y aplicación en los años previos, pero donde se produce un verdadero salto de calidad. En ese mismo momento se deciden la represión al soviet de Kronstad, las resoluciones autoritarias del Xº Congreso, y la descabellada "acción de marzo" en Alemania.

La "acción de marzo" fue una insurrección abortada del proletariado alemán, llevada adelante por el Partido Comunista Alemán en forma solitaria, cuando aún era minoría ya que la mayoría de la clase trabajadora seguía adherida a la socialdemocracia.
La "acción de marzo" fue consecuencia directa del ultra centralismo impuesto a partir de las "21 condiciones" (1920) en la estructura de la IIIª Internacional. De acuerdo a ellas el Comité Ejecutivo residente en Moscú, ejerce un poder omnímodo a través de sus "enviados plenipotenciarios" sobre los partidos comunistas nacionales. Uno de estos "enviados", Bela Kuhn, es el principal responsable de la aventura putchista, sin embargo es Paul Levi (dirigente histórico del comunismo alemán, que se opuso a la aventura), el que es sancionado con la expulsión de las filas comunistas en el tercer Congreso de la IIIª Internacional, y Bela Kuhn es ratificado como miembro del Ejecutivo de la Internacional. Aunque no nos podemos extender aquí en el punto, toda la experiencia inicial de la Internacional Comunista estuvo inficionada de las concepciones autoritarias y sustitutistas que se habían gestado en el bolchevismo, lo que condujo a innumerables errores y aventuras (invasión a Polonia en 1920, acción de marzo en 1921, nueva insurrección alemana en 1923)(4) , y preparó la transformación posterior de la Internacional en un aparato dócil y obsecuente a la política y a los intereses "nacionales" de la burocracia soviética estalinista.
La insubordinación del soviet de los marinos de Kronstadt, formó parte de un movimiento huelguístico más amplio de los trabajadores de Petrogrado contra las medidas draconianas del "comunismo de guerra". El programa reivindicativo de los marinos incluía la legalidad de los partidos revolucionarios, la libertad de los revolucionarios presos, y el restablecimiento del intercambio comercial. La total negativa del gobierno bolchevique a negociar y canalizar estas demandas completamente legítimas cavó un primer gran abismo de sangre entre el gobierno y un sector del proletariado revolucionario. Como reseñan algunos estudiosos,  la sombra de Kronstad, a su vez, se proyectó en el Xº Congreso del partido bolchevique, potenciando las resoluciones de prohibición de las tendencias y fracciones y dando poderes extraordinarios al Comité Central. Issac Deutscher comentando las resoluciones de este congreso concluye que: "Si se permitía que los miembros del partido gobernante formaran fracciones y grupos para defender opiniones específicas dentro del Partido, ¿cómo podría prohibírsele a la gente fuera del Partido que formara sus propias asociaciones y formulara sus propios programas políticos? Ninguna sociedad política puede ser muda en nueve décimas partes y hablante en la otra décima. Después de imponerle el silencio a la Rusia no bolchevique, el partido de Lenin tuvo que acabar por imponérselo a sí mismo?(5) .

Estos hechos alimentan y amplifican las tendencias a la burocratización del partido y del estado, ya en desarrollo y reconocidas por Lenín. No debería ser considerado casual ni secundario que ya en julio de 1922 se establezca una escala salarial, de acuerdo a la jerarquía que se ocupa en el partido-estado, que lleva la retribución de un alto jefe a una cifra 10 veces superior al de la última categoría. (Ver: Podchekoldin, 1991) (6) . Se trata de la primer manifestación clara de una estratificación social incipiente, del proceso de gestación de una nueva clase.

La enfermedad y muerte de Lenin (1923 -1924) sólo facilita el encumbramiento del sector del bolchevismo que mejor respondía a los intereses de la burocracia. La llamada "teoría del socialismo en un sólo país", de la fracción estalinista, buscaba fundamentar la subordinación de los intereses del proletariado mundial a los intereses diplomáticos-nacionales del estado burocrático ruso. Son los intereses de esta casta burocrática, surgida de la propia marcha de la revolución y encaramada en el poder, la que se disimula detrás de la utopía de construir el socialismo en un solo país.

El fundamento del internacionalismo proletario es que el capitalismo es un sistema mundial de explotación, apoyado en el dominio del mercado mundial. Cualquier triunfo revolucionario en cualquier país debe ser considerado como provisorio, mientras no se derrote al corazón del imperialismo representado por las potencias capitalistas más avanzadas. La idea del socialismo en un solo país que proponía "alcanzar y sobrepasar", en el marco de la URSS, a la economía capitalista que dominaba el mercado mundial, no sólo era utópica sino reaccionaria, porque el intento de ponerla en práctica sólo sería posible a través del montaje de un estado policial que ensayara los métodos más crueles de superexplotación, de represión y de atomización de la clase obrera (stajanovismo). Esto es, a través de una contrarrevolución burocrática.

En definitiva: El proceso de burocratización estuvo potenciado e incentivado por los errores de tipo autoritario, sustitutistas y estatistas que desarrollan los bolcheviques desde el poder. No pueden explicarse sólo por condiciones objetivas desfavorables, que naturalmente existieron. Esta burocratización conduce a un retroceso de la revolución y a la diferenciación de una nueva clase en gestación, desde su propio seno.

4 - 1928-1938: El triunfo de la contrarrevolución burocrática

La aplicación de la NEP con métodos crecientemente burocráticos por parte de la nueva dirección del partido hegemonizada por Stalin trae como consecuencia la promoción y el poder de dos sectores sociales antagónicos: los campesinos ricos (junto a los nuevos burgueses, "nepman") y la burocracia estatal. La clase obrera y los trabajadores en general, son apartados progresivamente de toda posibilidad de intervención política autónoma, proceso cuyo correlato en la estructura del partido estuvo dada por la persecución tanto de la primera como de la segunda "oposición de izquierda".

El operativo iniciado en 1928 por la fracción estalinista hegemónica, de abandono de la NEP,  de estatización extrema de toda la economía y de colectivización forzosa de la propiedad agraria, debe ser caracterizado como una verdadera contrarrevolución social mediante la cual una nueva clase en gestación, la burocracia, termina de consolidarse como una nueva clase dominante, liquida todos los vestigios de la democracia revolucionaria de los soviets y edifica una nueva formación social, alejada tanto del capitalismo como del socialismo.

Este proceso extendido aproximadamente desde 1928 hasta 1938 tiene todos los ingredientes de una contrarrevolución típica, con millones de muertos, con la liquidación física de toda la dirección histórica bolchevique y de miles de militantes comunistas asesinados.

"El que más sufrió fue el partido. De sus 2,8 millones de miembros en 1934, al menos un millón, antistalinistas y stalinistas, fueron arrestados y dos tercios de ellos fusilados. Se destruyó su vieja dirección de la cabeza a los pies: desaparecieron comités enteros a nivel local, regional y republicano, 1.108 de los 1.966 delegados al XVII Congreso del partido de 1934 fueron arrestados, y la mayoría de ellos fusilados, 110 de los 139 miembros numerarios y suplentes del Comité Central de 1934 fueron ejecutados o impulsados a suicidarse"(7) . (Stephen Cohen, 1976).

Agrega este autor: "Sobre el fondo de violencia social y militarización, proliferaban las burocracias centralizadas encargadas de administrar la creciente economía del Estado, vigilar la población cada vez mayor de los campos de trabajo, controlar las actividades y movimientos de los ciudadanos (habiéndose vuelto a introducir el pasaporte interior), y regular la vida intelectual y cultural. También se inició la transformación de la ideología y de la política social del Estado - partido. Una vez terminada a finales de la década del 30, se había repudiado oficialmente el experimentalismo revolucionario, la legislación progresista y la igualdad en la educación, la ley, la vida familiar, los ingresos y la conducta social general de 1917-29. Se sustituyeron por normas tradicionales, autoritarias, que presagiaban el resultado paradójico de la revolución de Stalin: la creación de una sociedad rígidamente conservadora, sumamente estratificada". Hay que puntualizar: resultado paradójico si se considera al viraje de Stalin como una "revolución desde arriba" como hace este autor.

Debería estar claro que esta salvaje represión y toda esta política crudamente reaccionaria no pueden obedecer solamente a la mera personalidad demencial de Stalin. En todo caso la personalidad de Stalin se reveló como la más adecuada para defender y consolidar los intereses de la nueva clase. Pero fueron los intereses de este nuevo sector social en ascenso los que dictaron la política estalinista. Fue la política obligada para instaurar un nuevo régimen de explotación social distinto al capitalismo, esto es, no basado en la propiedad privada de los medios de producción sino en el usufructo de la propiedad estatizada por parte de la nueva clase que detentaba  el poder del estado. Nueva clase que, desde sus capas inferiores hasta sus sectores encumbrados, abarcaba a varios millones de personas. Trotsky en 1936 la calculaba en un 6 a 10% de la totalidad de la población. La "construcción del socialismo" en esta etapa no fue más que la construcción de este inmenso aparato totalitario que garantizó la superexplotación de la fuerza de trabajo en beneficio de la nueva clase privilegiada.

De las memorias de connotados estalinistas exiliados en la URSS, luego de su participación en la guerra civil española(8), se pueden extraer datos del grado y de la extensión de la diferenciación social entre los trabajadores y la burocracia. Jesús Hernández, por ejemplo indica que en 1939 - 1940 el salario de los trabajadores de la última categoría (la inmensa mayoría) rondaba en los 250 rublos mensuales mientras que el salario de los altos estratos de la burocracia se extendían entre los 10.000 y los 15.000 rublos. Esto representa holgadamente 50 veces más que los salarios de abajo. Para hacernos una idea de lo que representa esto traduzcámoslo a cifras de ingresos correspondientes a un hipotético proceso de "construcción socialista" de este tipo para Uruguay. Si ubicáramos en 10.000 pesos el salario obrero tendríamos sueldos de 500.000 pesos para los altos jerarcas. Es evidente que esta diferenciación de ingresos condiciona y lleva a modos de vida y de conciencia completamente distintos. Máxime si le agregamos extendidos privilegios en cuanto a vivienda, servicios de salud y de descanso, etc. Pero todavía nos falta añadir lo esencial, el privilegio especial de pertenecer a los que mandan, con una extensa tropa de subordinados que, en ausencia de organismos democráticos de deliberación y decisión, están obligados a obedecer sin chistar, posibilitando abusos de todo tipo y diversas y variadas formas de corrupción.

Con todo, esta nueva clase social explotadora, en comparación con la burguesía, es infinitamente más débil. Está obligada a ocultar la explotación social que ejerce detrás de una mistificación ideológica que no admite fisuras. De allí el carácter totalitario, cerradamente reaccionario, del régimen político estalinista: la persecución sistemática de los disidentes, la ausencia de todo derecho de organización social y política independiente para los trabajadores, la transformación de los sindicatos oficiales en meras oficinas gubernamentales, etc.

La permanencia y sistematicidad de la propaganda, la diatriba y la persecución contra el "trotskismo", durante décadas (cuando el trotskismo no existía como fuerza política organizada en la URSS), no hacen más que revelar la necesidad de la nueva clase opresora de borrar la memoria histórica de las conquistas políticas revolucionarias de la democracia de los soviets. En definitiva, de liquidar cualquier crítica u oposición que pudiese crear el peligro de retomar la tradición de la revolución de octubre.

Ahora bien, esta contrarrevolución burocrática se realizó no sólo contra los obreros y campesinos sino contra los campesinos ricos y nuevos burgueses (nepman) beneficiarios de la NEP. Tuvo pues un claro carácter anticapitalista, en el sentido más inmediato y estrecho del término. En realidad, se produjo una reedición de la orientación estatista del "comunismo de guerra", elevada hasta el paroxismo. Para la nueva clase burocrática se trataba de asegurar definitivamente su poder político y social, barriendo y aplastando al otro candidato que, potencialmente, podía disputarle el poder, representado por esa nueva burguesía.

No debió deducirse de la constatación de este hecho innegable, sin embargo, el carácter progresivo (y mucho menos "socialista") de la estatización extrema de la economía y de la colectivización forzosa de toda la propiedad agraria. Se combatía a la burguesía desde el punto de vista de los intereses de una nueva clase explotadora, contra los intereses de clase de millones de pequeños productores y de obreros a los que se privó de los más elementales derechos políticos, de organización y de expresión, y a los que se sometió a ritmos inhumanos de trabajo y de superexplotación social.

La lucha de clases en la URSS estalinista no se verificaba fundamentalmente entre burguesía y proletariado, sino entre burocracia en ascenso y proletarios y campesinos pobres (mayoría de la población). Para consolidar sus privilegios sociales la burocracia necesitaba instaurar un régimen despótico contra la mayoría trabajadora de la población. Este era el sentido y el contenido fundamental del viraje izquierdista de Stalin.

La caracterización de estado obrero, aunque burocratizado y degenerado, que Trotsky mantuvo hasta su asesinato (1940), respecto a la URSS, oscurecía este aspecto esencial y minusvaloraba el alcance y el sentido profundo de la contrarrevolución burocrática en marcha. En el esquema teórico de Trotsky no había lugar para un estado que no fuera ni obrero ni burgués(9) . Pero precisamente, la derrota de la revolución obrera a manos de una contrarrevolución burocrática, planteaba la construcción de una tercera alternativa: un estado burocrático, instrumento de opresión de la nueva clase explotadora. Por eso hemos dicho en otros trabajos que, dentro de la oposición de izquierda, nos parece mucho más adecuada la idea de Rakosky, expresada ya en 1928, que consideraba a la URSS como un "estado burocrático, con reminiscencias proletarias comunistas"(10) . Estas reminiscencias son las que se vieron definitivamente liquidadas a partir del viraje comenzado en ese año.

Finalmente, y aunque aquí no nos podamos extender sobre el punto, la orientación claramente reaccionaria del estalinismo en España, de ahogo y estrangulamiento de la revolución española, donde no faltaron la persecución, tortura y asesinato de cientos de militantes revolucionarios, encuentra su explicación de fondo en los intereses diplomáticos de la burocracia estalinista, de alianza y subordinación a la Francia y a la Inglaterra imperialista, como lo han señalado tantos historiadores(10 bis) . En definitiva, en la defensa de los intereses de clase de la burocracia también en este terreno.

5 - Actualidad del debate sobre la naturaleza de la contrarrevolución burocrática

El derrumbe de la URSS y de los estados burocráticos de Europa del Este replantea todas las cuestiones teóricas respecto a los problemas de la revolución, el socialismo y el comunismo.

No se trata de una discusión histórica o académica sobre el pasado, sino sobre el futuro de la revolución. Una comprensión correcta del significado profundo del estalinismo, como expresión real de la lucha de clases, como expresión política de la contrarrevolución social de una nueva clase promovida al poder, resulta esencial para el rearme teórico-político de la izquierda
La contrarrevolución burocrática fue presentada por vastos sectores de la izquierda como un paso adelante en la construcción del socialismo, como una "profundización" de la revolución en la medida que tuvo un innegable carácter anticapitalista. Todos los partidos comunistas que integraban el aparato internacional de la Komintern (Internacional Comunista), defendieron esta versión.

Pero también el grueso de la oposición de izquierda de bolcheviques leninistas, como se calificaban a sí mismos, y que estaba en prisión en 1928, cometió un error en el mismo sentido. Consideró que Stalin, con métodos reprobables, se estaba orientando hacia la izquierda. En consecuencia, adoptó una posición de apoyo crítico hacia el viraje estalinista, y aceptó reinsertarse en el aparato gubernamental para colaborar desde allí. Trostky mismo caracterizó al ala de Stalin como "centrista" y vió a la llamada "oposición de derecha" encabezada por Bujarin y defensora de la continuidad de la NEP, como al enemigo fundamental. (ver Alexei Gousev, 1998 )(11) .

Aún autores posteriores como Stephen Cohen, que defienden la posición de Bujarin, caracterizan, como ya hemos indicado, a la contrarrevolución estaliniana como una revolución. Creo que el equívoco es inevitable si no se concibe a la burocracia como una nueva clase social en formación, con intereses materiales y sociales específicos, propios, asentada en el retroceso y derrota de la revolución de octubre. Como todas las clases dominantes de la historia, la burocracia se apropia de una porción del excedente, del plustrabajo social. Pero esta apropiación la realiza no con los métodos del capitalismo (propiedad privada de los medios de producción, compra-venta de la mercancía fuerza de trabajo) sino a través del dominio del aparato estatal que siempre es, deberíamos recordarlo, el instrumento de opresión de una clase sobre otra.

Nuevamente aquí una visión reduccionista, esquemática, de la relación entre base y superestructura puede jugarnos una mala pasada. La burocracia como capa diferenciada se va constituyendo como clase a partir de su dominio político en el nivel de la superestructura estatal. Esta característica superestructural se transforma en esencial para la conformación de una nueva estructura económica, esto es, nuevas relaciones de producción donde una clase trabaja y otra dirige, gestiona, manda, utilizando su privilegio político para instaurar un nuevo tipo de privilegio social.

Bien mirado, no se trata de un fenómeno nuevo. Desde la aparición de las primeras sociedades clasistas (las ciudades-estado sumerias) y durante la mayor parte de la historia, las clases dominantes se gestaron en la "superestructura", por eso estuvieron representadas principalmente por militares, sacerdotes y burócratas. Esto es, sectores que ejerciendo el dominio de un aparato estatal de poder, impusieron un determinado tipo de explotación y de subordinación social. La explotación social en estas sociedades precapitalistas no se basaba en la propiedad privada de los medios de producción. El capitalismo es la primera formación social donde los mercaderes desplazaron a los militares, sacerdotes y burócratas como típicos exponentes del dominio social, dando lugar a la formación de una nueva clase explotadora moderna: la burguesía.

Creo que aquí reside la causa de la limitación de Trotsky en la caracterización de la URSS. Al concebirla con una base económica socialista pero con una superestructura política burocrática, el viejo revolucionario no pudo llegar a la conclusión que inevitablemente el dominio burocrático estatal conllevaba una nueva forma de explotación social. Es como si la estatización de la economía no tuviese apellido y fuese siempre, por definición, sinónimo de socialismo. La estatización burocrática no tiene nada que ver con el socialismo o con la transición al socialismo. Lo que ha quedado demostrado es que la estatización burocrática perfectamente puede ser un régimen de transición... hacia el capitalismo. La estatización total de la economía emprendida por Stalin en 1928, liquidando todos los vestigios de las conquistas revolucionarias del octubre ruso, fue una contrarrevolución burocrática. El instrumento de consolidación del poder social de una nueva clase explotadora.

Debo hacer constar que cuando hablo de conquistas revolucionarias me refiero a las conquistas democráticas revolucionarias del ejercicio del poder por los soviets y no a la estatización de la economía que, en manos de una casta burocrática, puede devenir reaccionaria.

Los autores que han caracterizado a la URSS como capitalismo de estado (Bethelheim, Tony Cliff, etc) (12) sufren de la misma renguera que Trotsky, pero con la pierna opuesta. Al observar el abismo social y material que separaba a un alto burócrata del obrero raso, reconocen que existía explotación social. Pero como no pueden concebir que haya explotación social burocrática (no capitalista), concluyen que aquello fue una forma particular de capitalismo. Con ello muestran una comprensión imperfecta de lo que es realmente el capitalismo que exige, para que exista, la pluralidad de capitales, es decir, la concurrencia capitalista basada en la propiedad privada de los medios de producción.

Una variante atenuada de esta incomprensión es la de autores como Romero (ver: Andrés Romero, Después del estalinismo, Ed. Antídoto, Bs. As., 1995)(13) que consideran que al haber salario en la URSS hay venta de la fuerza de trabajo del obrero a un comprador único representado por el estado. La confusión en mi opinión se deriva del doble uso de la palabra salario (polisemia). El salario bajo el capitalismo es el capital variable, la porción de capital que el burgués invierte en la compra de la mercancía fuerza de trabajo. En la URSS estalinista el "salario" tanto del obrero como del burócrata (el de 250 rublos como el de 15.000) es la retribución institucionalmente establecida por el estado por el "trabajo" de cada uno, de acuerdo a escalas de categorías definidas políticamente. En la URSS no había extracción de plusvalía sino apropiación de plustrabajo del obrero-productor por parte de la clase burocrática (como sucediera en tantas formaciones sociales precapitalistas a lo largo de la historia). Por eso no se puede hablar de la permanencia del régimen de trabajo asalariado (capitalismo, según Marx) en la URSS, so pena de acrecentar la confusión.

Por último, y aún a riesgo de cansar al sufrido lector, quiero mencionar a otros dos autores que han tenido cierta repercusión recientemente. Se trata del francés Lucien Sève(14) y del húngaro Mészáros(15) . Creo que por una asimilación teórica deficiente del fenómeno histórico de la URSS, estos autores diluyen su especificidad concreta asimilándola, por otras vías, al capitalismo.

El húngaro incluye a los estados del "socialismo real" dentro de lo que él llama el "orden del capital" que tendría una forma específicamente capitalista y otra forma estatal (URSS). La base teórica de su posición es el abandono de la idea del capitalismo como modo de producción y su subsunción en una categoría más amplia de modo de control social o metabolismo social del capital. El problema en el caso de la URSS para Meszaros es que no se habría logrado ir "mas allá del capital", el "orden del capital" habría permanecido.

Como hemos visto, sin embargo, el "orden" bajo el estado burocrático era marcadamente diferente al que sufrimos bajo el capitalismo. En éste la desocupación estructural ("ejército industrial de reserva") cumple un papel esencial de disciplinamiento de la fuerza de trabajo. Por algo los burócratas restauracionistas que acompañaban a Yeltsin clamaban por introducir la desocupación como factor fundamental de disciplinamiento para aumentar la productividad. El "orden" bajo el estado burocrático es de tipo policial represivo y se consigue fundamentalmente por la ausencia de libertad de organización sindical y política independiente para los trabajadores.

Por otra parte, luego de la experiencia de Stalin a partir de 1928, que estamos discutiendo, ¿qué significa ir más allá del capital? ¿Más todavía?, podría preguntarse alguien alarmado. Con la terminología usada por Mészáros habría que decir que bajo Stalin se fue demasiado más allá del capital en el sentido de la estatización extrema y demasiado más acá en el terreno de las instituciones políticas, recreando formas de dominio característico de sociedades precapitalistas

En mi opinión, al no reconocerse el carácter específico de la explotación social en los estados burocráticos, el carácter de clase del nuevo sector dominante, y los mecanismos concretos de la contrarrevolución burocrática, Mészáros tiende a hipostasiar unilateralmente la función de los mecanismos ideológicos e institucionales de opresión desligándolos de su necesario anclaje material y social, de clase. En definitiva, no hay un "modo de coerción social" u "orden del capital" que se extiende en el tiempo y en el espacio cabalgando por formaciones sociales disímiles sino modos de producción social específicos, que se sostienen mediante determinados y específicos andamiajes estatales, políticos, institucionales e ideológicos. El peligro de la visión de Mészáros es que puede abonar estrategias políticas ultraizquierdistas de rechazo a cualquier lucha política en el área institucional, parlamentaria o aún sindical.

Por su parte, el francés Séve asimila el capitalismo y el "socialismo real" a otra categoría más amplia, productivista o industrialista, dos caras de la misma moneda o imagen especular de lo mismo. El socialismo no sería un período de transición del capitalismo hacia el comunismo, caracterizado por la conquista del poder polìtico por la clase obrera y los explotados, sino el "otro" del capitalismo. Para Séve lo que fracasó en el siglo XX es directamente el socialismo, ratificando con esto la homologación de socialismo con el "socialismo real", en la más pura tradición estalinista.

La conclusión que saca es que hay que desechar la revolución y el objetivo de la conquista del poder y apostar a la transformación social hacia el comunismo, por la vía de la reforma y el desarrollo del propio capitalismo. Un boleto de ida, teóricamente sofisticado, hacia la socialdemocracia, que encuentra su raíz en la incapacidad de realizar un análisis crítico del mal llamado socialismo real, como fenómeno histórico específico, producto de la derrota de una revolución obrera por una contrarrevolución burocrática.

Este breve repaso de algunos pocos autores tan disímiles lo hago sólo para resaltar la importancia y la actualidad de la discusión sobre la experiencia del socialismo real. Insisto, no estamos discutiendo sobre el pasado sino sobre el porvenir, sobre el terreno y el camino para reorientar la labor revolucionaria contra el capitalismo, por la revolución social, por el socialismo, el comunismo y la libertad.

6 - Algunas conclusiones políticas.

El análisis y la crítica del mal llamado "socialismo real", y de la contrarrevolución burocrática que lo consolidó, lejos de cuestionar al marxismo lo reafirman y lo actualizan en cuestiones fundamentales.

a) Todo proceso revolucionario se enfrenta no sólo a la reacción capitalista sino al peligro de reacción burocrática en su seno. La revolución de octubre fue derrotada internamente por una contrarrevolución burocrática que terminó abriendo el camino a la restauración capitalista. Sin democracia obrera y de masas no hay "socialismo", ni "transición al socialismo", sino transición hacia el capitalismo.

b) La lucha contra el capital es internacional. Ha quedado demostrado que la idea de la "construcción del socialismo en un solo país" es una utopía reaccionaria que encubre los intereses de la burocracia para asegurarse un nuevo régimen de privilegios sociales y políticos.

c) Entre la sociedad capitalista y la sociedad comunista es necesario un período político de transición caracterizado por el poder político de las organizaciones obreras y las organizaciones de masas de todas las capas oprimidas, en el transcurso del cual se irá operando todo el proceso de transformación social y la "sociedad irá reabsorbiendo todo el capital" (Manifiesto Comunista). A este período político de transición Marx y Engels le llamaban "socialismo" o "fase inferior del comunismo".

d) Para iniciar este período de transformación social revolucionaria el estado burgués debe ser suplantado por el poder de las organizaciones de los explotados. En esto consiste la conquista del poder político que para Marx era "la conquista de la democracia". Este poder popular es un estado - no estado. Se diferencia de todos los estados anteriores en que representa a la mayoría del pueblo organizado que se autogobierna. Sus características fundamentales son: elegibilidad y revocabilidad de todos los representantes y mandatos en todo momento, abolición de todos los privilegios de función estableciendo para todos los funcionarios electos una retribución similar a la de un obrero, suplantación del ejército permanente por el pueblo en armas, y plena e irrestricta libertad de organización política y social.

Notas:

1 - Rosa Luxemburgo , "La revolución rusa, un análisis crítico", Edit. Grijalvo, México, 1980.
2 - Víctor Serge, "Memorias de un revolucionario", Ed. El Caballito, México, 1974.
3 - León Totsky, "Terrorismo y comunismo", Ed. Júcar, Madrid, 1977. La misma opinión la encontramos en Nicolai Bujarín, "Teoría económica del período de transición", escrita en el mismo año 1920, Ed. Pasado y Presente, Buenos Aires, 1974.
4 - Ver, Pierre Broué, "Histoire de l`Internationale Communiste, 1919 - 1943", Fayard, París, 1997.
5 -  Isaac Deutscher, "Trotsky, el profeta desarmado", ERA, México 1959.
6 - Podchekoldin, "Los orígenes de la burocratización en la URSS", 1991, reproducido en la revista argentina "En defensa del marxismo", Nº 1, Buenos Aires, 1991.
7 - Stephen Cohen, "Bujarín y la revolución bolchevique", Siglo XXI, Madrid, 1976.
8 - Jesús Hernández, "Yo fui ministro de Stalin", Ed. América, 1953, México.
     Valentín González "El campesino", "Vida y muerte en la URSS", Ed. Bel, Buenos Aires, 1951.
     Del mismo autor también, "Comunista en España y antiestalinista en la URSS", Ed. Guarania, México, 1952.
     Ettore Vanni, "Yo, comunista en Rusia", Ediciones Destino, Barcelona, 1950.
     Enrique Castro Delgado, "La vida secreta de la Komintern", EPESA, Madrid, 1950.
9 - León Trotsky, "La revolución traicionada", "En defensa del marxismo", "¿Un estado ni obrero ni burgués?", etc, diversas ediciones.
10 - Christian Rakovsky, "Los peligros profesionales del poder", en "Sobre la burocracia", Akal, Madrid, 1978.
10 bis -  Entre otros, Hugh Thomas, Burnett Bolloten, Pierre Broué, Víctor Alba, Gabriel Jackson, etc
11 - Alexei Gousev, "La clase imprevista", Rev. Herramienta Nº 7, Buenos Aires, 1998.
12 - Charles Bettelheim, "Las luchas de clases en la URSS", Siglo XXI, México, 1978.
      Tony Cliff, "El capitalismo de estado en la URSS" (1948), Edición provisional, SWP, Londres, 1993.
13 -  Aldo Andrés Romero, "Después del stalinismo", Ed. Antídoto, Buenos Aires, 1995.
14 - Lucien Sève, "La cuestión del comunismo", Ed. Casa B. Brecht, Montevideo, 1996.
15 - Itsván Mészáros, "Mas allá del capital", cap. 2, Rev. Herramienta Nºs. 5 y 6, Buenos Aires 1997 y cap. 18, R. Praxis, Belo Horizonte, 1998.

 


This work is in the public domain

Comentaris

Re: El socialismo irreal
06 oct 2004
Me parece un magnífico análisis que valdría la pena difundir entre todos aquéllos activistas que no han conseguido todavía superar la patraña imperialista sobre el "comunismo", señalándole como una ideología de vanguardias y burócratas. No obstante, creo que habría que completar las conclusiones políticas del análisis explicitando las herramientas que usa el imperio capitalista y clerical para impedir la vía socialista libertaria. Entre estas herramientas está la trampa pequeñoburguesa, financiado con el ingente endeudamiento general impagable que genera una percepción falsa sobre la situación económica real de la ciudadanía. Esto no por conocido debe dejar de tenerse en cuenta. Pero no es ésta la única herramienta de que dispone el imperio para abortar la vía socialista; hay otras más ocultas y sutiles que tienen una base ideológica profunda basada en el "mensaje religioso" patrocinado por las multinacionales dogmáticas del Imperio (judaica,cristiana y musulmana) que básicamente tiene dos componentes complementarios: por un lado el fomento de posiciones de carácter "indigenistas" o "nacionalistas" que ràpidamente pueden ser convertidos en brotes fascistas o reaccionarios de la mano de distintos tipos de "racismos", o bien encaminarlos hacia el "defensismo de civilizaciones" mediante el fomento del "terrorismo internacional". Por otro, está la herramienta de los "buenistas" que tiene por objeto convencer a una gran masa de personas que podrían de otro modo participar de la revolución en que es posible una "socialización" del capitalismo mediante reformas de "buena voluntad", la "ayuda al desarrollo", el "cuidado del medio ambiente", la "lucha contra la pobreza" y otras patrañas sostenidas por las correspondientes organizaciones tipo ONG, medios e intelectualidades burguesas buenistas (Le Monde Diplomatique, Michael Moore, Chomsky, etc).

Conociendo las herramientas de que dispone el Imperio para impedir la revolución socialista y libertaria, sabiendo que dichas herramientas son utilizadas desde la temprana escuela, las televisiones, el cine, los periódicos y los libros editados por los grupos de "opinión" que lo sustenta, será posible iniciar una lucha que, al menos durante los próximos 20 años, consiga situar el socialismo como la alternativa real a la barbarie a la que tan probablemente conduce el sistema capitalista y clerical inaugurado por el emperador justiniano hace unos 1.300 años...
La inmensa red de "patrañas buenistas"
06 oct 2004
Para hacerse una idea de las dificultades que se derivan de la lucha contra el brazo del imperio capitalista y clerical que señalamos como "buenista" más arriba, aquí va una somera muestra de una de las cientos de webs y asociaciones empleadas por este enorme montaje para dinamitar cualquier vía al socialismo:

La relación de artículos y contribuciones se ha extraido de la página "sappiens"....y es que la producción "literaria" de los buenistas en la que se segregan cientos de "peticiones" inconexas, cuyo único nexo en común además de la pertenencia a la red "buenista" es omitir expresamente toda referencia o análisis revolucionario:

· Generando conocimientos: Ejemplos de Artículos que puedes encontrar en Sappiens

En esta sección puedes encontrar 348 ejemplos de artículos escritos por los miembros de La Comunidad a los que, como todos nosotros, les gusta compartir su conocimiento. Para acceder a los artículos clasificados por áreas temáticas sólo tienes que hacerte miembro de nuestra comunidad, totalmente gratis.


Derechos humanos
FERNANDO FONSECA. ¡Recibí flores hoy!

Derechos humanos
EMILIO. Amina: Hay menos firmas

América Latina
EFRAIN VALVERDE Y PATRICIO AGUILAR. Latinoamérica sin Fronteras

Adiós a las armas
DIVERSOS AUTORES PILOTOS. Las técnicas para el transporte clandestino de armas

Sáhara: Campamentos de refugiados
ACAPS (ASOCIACIÓN CATALANA DE AMIGOS DEL PUEBLO SAHARAUI). Resolución de las Naciones Unidas en la que se reafirma el derecho de llibre determinación del pueblo Saharaui

América Latina
TERESA LOSADA. Acerca de la pluralidad de culturas y religiones

Las Américas
Mª EUGENIA D�AZ (MANOS UNIDAS). No al ALCA, otra América es posible

El pueblo saharaui (RASD)
M. SIDATI. Declaración por el pueblo saharaui

Guatemala
GRUPO DE APOYO MUTUO. Situación de los Derechos Humanos y hechos de violencia 2001

Afganistán
ASOCIACIÓN REVOLUCIONARIA DE MUJERES DE AFGANISTÃ?N. Luchemos contra la guerra y el fundamentalismo, y por la Paz y la Justicia

El Salvador
FORO DE LA SOCIEDAD CIVIL. A tres años de Gobierno... Basta ya!!

Guatemala
CENTRO DE ESTUDIOS DE GUATEMALA. Análisis de coyuntura por actores sociales

Comunicados
MOVIMENTS SOCIALS. Encuentro "Contra la Europa del capital y la guerra"

Argentina
ISABEL HERRERA. Familias y niños argentinos en situación de riesgo

Colombia
JORGE ROJAS. Congreso Nacional de Paz y País: parar la guerra para construir nuevo país

Oriente Próximo
ROBERTO PINEDA (FORO DE LA SOCIEDAD CIVIL). ¡ Fuera Israel de Palestina !

Oriente Próximo
FRANCESC CARBONELL. Sr. Embajador del Estado de Israel...

Ã?frica
EVA SUÃ?REZ-LLANOS. Gracias por tu vital apoyo a Safiya

El Salvador
ROBERTO PINEDA. La actualidad de la vida y mensaje de Monseñor Romero

Colombia
RED DE HERMANDAD Y SOLIDARIDAD CON COLOMBIA. Continúa el genocidio contra los lideres sociales en Cali

El Salvador
ROBERTO PINEDA. Monseñor Romero y la visita del presidente Bush a El Salvador

Argentina
JUAN DE DIOS ROMERO. Un invierno, un techo, una persona

Colombia
EQUIPO NIZKOR. Torturado otro poblador del Cacarica

Adiós a las armas
EMILIO ARRANZ, MA. JOSÉ DE LA ROSA Y NICASIO TERRÓN. España: Gastos en investigación armamentística 2002

Deuda Externa
IOLANDA FRESNILLO. RCADE en formación: I Escuela de Verano

Colombia
COMISIÓN INTERCONGREGACIONAL DE JUSTICIA Y PAZ. Nuevas amenazas a colombianos en Panamá

Colombia
RED JUVENIL DE MEDELLÃ?N. Resistencia civil noviolenta y activa

México. Chiapas
COMISIÓN CIVIL INTERNACIONAL DE OBSERVACIÓN POR LOS DERECHOS HUMANOS. La CCIODH: Noveno día de trabajo de observación de los derechos humanos en México

Colombia
�NGEL KAUTH. ¿Premios Nobel de la Paz a George W. Bush y a Tony Blair?

Objeción a los gastos militares
EMILIO ARRANZ, MA. JOSÉ DE LA ROSA Y NICASIO TERRÓN . "Hoja de gastos militares" y necesidades sociales (febrero de 2002)

Cooperación al desarrollo
EVA SAMPER. Por el diálogo y la participación

Colombia
MUJERES DE NEGRO. Mujeres de Negro: Solidaridad con las mujeres de Colombia

El Salvador
ATILIO SILVA. La violencia desplegada en el centro capitalino

El Salvador
ATILIO SILVA. Un llamado a la unidad nacional

Aportaciones con valores
LLUÃ?S BOTINAS. Congreso mundial por la vida

Fórum Social Mundial
FÓRUM SOCIAL MUNDIAL . Fórum Social Mundial

México. Chiapas
COMISIÓN CIVIL INTERNACIONAL DE OBSERVACIÓN POR LOS DDHH. Manifiesto de la CCIODH

Derechos humanos
PASCUAL SERRANO. Los derechos humanos deben ser prioridad estatal

Derechos humanos
HUGO CAÑÓN. La impunidad como esencia del terrorismo de Estado

El Salvador
ROBERTO PINEDA. El 32: una herida que no cierra...

América Latina
CATALINA MORALES LLANOS, ANDRÉS JULIAN CORREA Y JUAN CAMILO. B. América Latina: perfil del hombre latinoamericano (II)

Comunicados
JOSÉ LUIS SOTO. Comunicado de rechazo a la campaña de Anesvad contra la lepra
[Conflicto durante la replicación o la grabación] [Conflicto durante la replicación o la grabación]

Colombia
ASAMBLEA PERMANENTE DE LA SOCIEDAD CIVIL POR LA PAZ. Apoyo a los diálogos de paz

América Latina
CATALINA MORALES LLANOS, ANDRÉS JULIAN CORREA Y JUAN CAMILO. A. América Latina: perfil del hombre latinoamericano (I)

Adiós a las armas
COMUNICADO DE PRENSA. Campaña "adiós a las armas"

El Salvador
DAGOBERTO GUTIÉRREZ. Diez años de acuerdos, diez años de desacuerdos

Adiós a las armas
PABLO FELIPE PÉREZ. La impúdica violencia

Colombia
YADIRA FERRER. Resistencia civil para la paz

Derechos humanos
INFORME DE LA UNIDAD DE EMERGENCIAS . Seguimiento de conflictos, desastres y situación de seguridad alimentaria

Adiós a las armas
GEMMA XARLES. Se aprueba la Proposición No de Ley de la Campaña "Adiós a las armas"

Cooperación al desarrollo
COORDINADORA DE ONG PARA EL DESARROLLO. Las ONGs de desarrollo suspenden al gobierno español

Colombia
PABLO FELIPE PÉREZ. Cuatro puntos cardinales para alcanzar la paz en Colombia

Colombia
JANETH MONTOYA M. Derechos humanos: utopía o realidad

Colombia
ESPERANZA YEPES OCAMPO. La violencia urbana...

Objeción a los gastos militares
EMILIO ARRANZ, MA JOSÉ DE LA ROSA Y NICASIO TERRÓN . "Hoja de gastos militares" y necesidades sociales (diciembre 2001)

Fórum Social Mundial
COMITÉ DE ENTIDADES BRASILEÑAS . Carta de principios del Foro Social Mundial

Compromisos de la cumbre de Copenhague
INTERMÓN OXFAN. Cooperación Internacional para el desarrollo en España

Cooperación desde España
JOAN SURROCA. Carta al Ministro de Agricultura español

Modelos de desarrollo
YOE F. SANTOS. Mundos moribundos y modelo de desarrollo en ínsulas caribeñas

Las organizaciones voluntarias
TERESA MONTANGUT. Desarrollo y función social

Desarrollo y migraciones
JAMAL LAHOUSAINE. Migraciones & Desarrollo: Objetivos y realizaciones

Compromisos de la cumbre de Copenhague
INTERMÓN OXFAM. Contexto internacional de la cooperación al desarrollo

Infancia y desarrollo
VERÔNICA MÜLLER. Meninos de Rua do Brasil: Base, Acción e Impacto

Participación en los procesos de desarrollo municipal de otros países
CARME COLL. Los poderes locales

Cooperación descentralizada al desarrollo
COMISIÓN DE HERMANAMIENTO SALT-QUILALÃ?. Las mociones aprobadas por el municipio de Salt (Cataluña-España)

Aportaciones con valores
PERE SUBIRANA. Cooperación...

Cooperación desde España
INTERMÓN-OXFAM. La realidad de la ayuda oficial en España

Cooperación al desarrollo
INTERMÓN OXFAM. La realidad de la ayuda oficial en España

Argentina
HUGO ALBERTO DE PEDRO. Hay que detenerlos: mañana será tarde

Las Américas
HUGO ALBERTO DE PEDRO. Redescubrimiento de América: que hermosa utopía

Crímenes de Guerra
JUSTICIA UNIVERSAL REDH. Culmina el juicio del Tribunal Internacional de Crímenes de Guerra

Colombia
PABLO FELIPE PÉREZ. Camino a la luz... donde está mi Dios

Adiós a las armas
MÉDICOS SIN FRONTERAS. Firmas para la campaña ¡Adiós a las armas!

Pensamiento único
BRUNO JETIN (ATTAC). Unión Europea: Tasa Tobin aquí y ahora

Derechos humanos
UNIDAD INTERNACIONAL DE LOS TRABAJADORES EN EEUU. Matar a los habitantes de Oriente Medio no va a dar seguridad a los estadounidenses

Objeción a los gastos militares
EMILIO ARRANZ, Mª JOSÉ DE LA ROSA Y NICASIO TERRÓN. "Hoja de gastos militares" y necesidades sociales (noviembre 2001)

Adiós a las armas
C�TEDRA UNESCO SOBRE PAZ Y DDHH. Las exportaciones españolas de armas del año 2000

Centroamérica: Hermanamientos
BUFETE POPULAR "BORIS VEGA". Aniversario del Bufete popular "Dr. Boris Vega"

Guatemala
ARNOLDO NORIEGA (TEXTO DIFUNDIDO POR LA FUNDACIÓN RIGOBERTA MENCHÚ TUM). Guatemala, en el cruce de caminos

Sobre Interculturalidad
JOAQU�N BELTR�N ANTOL�N. El aislamiento de las comarcas tradicionales de emigración en China

Sobre Interculturalidad
SAMIA BOUSSEBAINE. La mujer y la inmigración

Sobre Interculturalidad
CRESCEN GARC�A. La enseñanza de la lengua para personas extranjeras con dificultades

Republica Dominicana
YOE F. SANTOS. Mundos moribundos y modelo de desarrollo en ínsulas caribenas

Sobre Interculturalidad
COLECTIVO IOÉ DE MADRID (ESPAÑA). Dinámicas migratorias en Europa

Adiós a las armas
C�TEDRA UNESCO SOBRE PAZ Y DERECHOS HUMANOS. España: 248.000 millones de PTA en investigación armamentistica

Guatemala
RIGOBERTA MENCHÚ TUM. Carta de Rigoberta Menchú dirigida al presidente de los EEUU

Guatemala
FUNDACIÓN RIGOBERTA MENCHÚ TUM. Valoraciones sobre la situación en Guatemala

Guatemala
FUNDACIÓN RIGOBERTA MENCHÚ TUM. Deterioro del Estado de legalidad en Guatemala

Objeción a los gastos militares
EMILIO ARRANZ, Mª JOSÉ DE LA ROSA Y NICASIO TERRÓN. "Hoja de gastos militares" y necesidades sociales (septiembre de 2001)

Derechos humanos
INTERMÓN OXFAM. La bolsa o la vida: por el acceso a los medicamentos

Brasil
VERÔNICA MÜLLER. Meninos de Rua do Brasil: Base, acción e impacto

Los derechos y la cultura indígenas
DANILO JOSÉ ANTÓN GIUDICE . Las Islas Malvinas: hogar del pueblo Mapuche

Argentina
VOCES.INDIGENAS (COINARIR.ORG). Bosque conservado por los Wichi, destruido por empresas agricolas

Las Américas
LEONEL GONZ�LEZ. Por una América nueva e integrada

Organizaciones No Gubernamentales
BÀRBARA ROIG. Las ONG: cambiar la realidad, ¿hasta que punto?

Cooperantes y voluntarios/as solidarios/as
TERESA MONTANGUT. Las organizaciones voluntarias: Desarrollo y función social

Colombia
MARGARITA LACABE. Nos quedamos aquí, vayan y cuentéenlo

Colombia
HÉCTOR F. AGUILAR. Plan Colombia: una farsa contra el narcotráfico

Ã?frica
CECILIA Y LORETO. Medicinas para todos/as en Ã?frica

Chile hoy
ORGANIZACIÓN DE DEFENSA POPULAR. Chile... ¿un país democrático?

Chile hoy
ASOCIACIÓN DE APOYO A LAS ORGANIZACIONES POPULARES CHILENAS. Un oscuro manto de vergüenza

Deuda Externa
MANOS UNIDAS; C�RITAS; JUSTICIA Y PAZ; CONFER. "Pura retórica", las promesas del G-8 de condonación de la Deuda

Chile hoy
ODEP (ORGANIZACIÓN DE DEFENSA POPULAR). Ante sobreseimiento de Pinochet

Colombia
COMITÉ DE SOLIDARIDAD CON LAS LUCHAS DEL PUEBLO COLOMBIANO. Encuentro internacional de solidaridad y por la paz en Colombia

Chile hoy
ODEP (ORGANIZACIÓN DE DEFENSA POPULAR). María Cristina San Juan y el "secuestro Edwards"

Ecuador. El Movimiento civil
MIGUEL LLUCO. Febres Cordero y Osvaldo Hurtado intentan engañar a los/as ecuatorianos/as

Cooperación al desarrollo
DIVERSOS (*). Sobre la Coordinadora de ONG Desarrollo de España

El Perú
MARITA DE INTERMÓN. El terremoto del sur del Perú

Pensamiento único
MIGUEL SOLER. Tan faltos de razón como sobrados de miedo

El derecho a emigrar
NIEVES GARC�A BENITO. Ni un muerto más en el estrecho

Deuda Externa
PABLO TIGANI . Megacanje: reingeniería de la deuda argentina

Adiós a las armas
EMILIO ARRANZ, Mª JOSÉ DE LA ROSA Y NICASIO TERRÓN. El gasto militar en Paraguay

Colombia
COMITÉ INTERNACIONALISTA ARCO IRIS. El ejército y los paramilitares en Cajibío (Cauca)

Objeción a los gastos militares
EMILIO ARRANZ, Mª JOSÉ DE LA ROSA Y NICASIO TERRÓN. "Hoja de gastos militares" y necesidades sociales (junio de 2001)

Los derechos y la cultura indígenas
JUNTA DE PORTAVOCES DEL PARLAMENT CATAL�N. México: El reconocimiento de los derechos indígenas

Los derechos y la cultura indígenas
EL CARACOL MAYA. Por el cumplimiento de las tres señales

Ética y sociedad
ASSOCIACIÓ ÈTICA I SOCIETAT. Declaración de principios

El Salvador
LAS DIGNAS. Primera fase de la emergencia: solidaridad emergente

Deuda Externa
MARCELO VILLEGAS. El problema de la deuda externa argentina

México. Chiapas
IGNACIO RAMONET. Haremos política sin el 'glamour' del pasamontañas

El derecho a emigrar
GONZALO ESCOBAR, PROFESOR DE LA UNIVERSIDAD DE GIRONA Y MIEMBRO DE SOS RACISMO. La Ley de Extranjería en España después de la mayoría absoluta del PP

Músicas del mundo
TEXTO FACILITADO POR NEUS GOMÉZ. La canción protesta nicaragüense

Ã?frica
CRUZ ROJA ESPAÑOLA. El número de desplazados en Guinea Conakry continua aumentando

México. Chiapas
ELIO HENR�QUEZ. Migración cita a un turista italiano que visitó Acteal

India, tan cerca
FERNANDO PELEATO SÃ?NCHEZ. Democracia y desarrollo en India (I/II Parte)

Centroamérica: Hermanamientos
SALT-QUILAL�. Las mociones aprobadas por el municipio de Salt (Cataluña-España)

Sobre Interculturalidad
JAMAL LAHOUSAINE. Migraciones y desarrollo: Objetivos y realizaciones

Praga 2000
JOAN MART�NEZ ALIER. Un feliz viaje a Praga: crónica personal

El Salvador
JON SOBRINO. Reflexiones a propósito del terremoto

Roja y/i Negra
FRANCISCO LÓPEZ IRIAS Y FRANCISCO ZELEDÓN FLORES. Por un cambio en la alcaldia de Quilalí (Nicaragua)

Guatemala
FUNDACIÓN RIGOBERTA MENCHÚ TUM. El movimiento de derechos humanos y la jurisdicción universal

Guatemala
FUNDACIÓN RIGOBERTA MENCHÚ TUM. Los diputados oficialistas son alérgicos a los consensos

Sobre Interculturalidad
JOSÉ RAMÓN APARICIO. Plan para la Integración Social de los Inmigrantes (España)

Ã?frica
CRUZ ROJA ESPAÑOLA. Inundaciones en Mozambique: 325.000 personas en situación de riesgo

Cooperación al desarrollo
JOAN SURROCA. Carta al Ministro de Agricultura español

Sobre Interculturalidad
FATOU SECKA. Mujer y inmigración, doble marginación

Objeción a los gastos militares
EMILIO ARRANZ, Mª JOSÉ DE LA ROSA Y NICASIO TERRÓN. "Hoja de gastos militares" y necesidades sociales (abril de 2001)

México. Chiapas
MONS. SAMUEL RUIZ GARCÃ?A. El nuevo caminar para los pueblos indigenas

El derecho a emigrar
AMNISTIA INTERNACIONAL. El derecho al asilo y la nueva Ley de Extranjería

Adiós a las armas
C�TEDRA UNESCO. El ejecutivo español no declara el 50% de las ventas de armas

México. Chiapas
RAÚL SÃ?NCHEZ. Participación ciudadana en el Estado de México

El Salvador
INTERMÓN . 800 viviendas para acoger a la población que ha perdido sus hogares

Sobre Interculturalidad
DANILO MARTUCCELLI. Racismo, eurocentrismo y multiculturalidad

Sobre Interculturalidad
JOSEP MARIA TERRICABRAS. Tolerancia y gestión del conflicto intercultural

Guatemala
FUNDACIÓN RIGOBERTA MENCHÚ TUM. El Estado se coloca a sí mismo contra la espada y la pared

Ecuador. El Movimiento civil
JUAN JESÚS AZNÃ?REZ. Antonio Vargas, líder de los indígenas de Ecuador

Sobre Interculturalidad
FATOU SECKA. La educación de los niños y adultos inmigrantes

Roja y/i Negra
JAMES RODR�GUEZ. Memoria histórica quilaliana (Quilalí/Nicaragua)

Comparando cifras
CAMPO ANTIMPERIALISTA. Rebelarse es necesario!: Sobrevivirá el mundo hasta el 2100?

Cooperantes y voluntarios/as solidarios/as
RAMONET ROCA. Brigadistas solidarios/as: una reflexión

El Salvador
ANA MURCIA. De violencias en El Salvador: Estructural, medioambiental y política

Comparando cifras
MARTÃ? SUBIRÀ. Dos reflexiones

Deuda Externa
PERE SUBIRANA. King-Kong, el mensajero

Ã?frica
COMITÉS OSCAR ROMERO. Ã?frica y Occidente se movilizan juntas por la paz

India, tan cerca
CRUZ ROJA INTERNACIONAL. Terremoto en la India

Cooperantes y voluntarios/as solidarios/as
RAMONET ROCA Y MERCÈ PARRA. De turistas por Centroamérica

Praga 2000
CRIS CARLES (VETERINARIOS SIN FRONTERAS). Cronicas de Praga (1), viernes 22 de septiembre

El derecho a emigrar
ALIOU DIAO. La fortaleza europea y los flujos migratorios

El derecho a emigrar
PROFESORES/AS DE LA UNIVERSIDAD DE VALÈNCIA (ESPAÑA). Manifiesto de apoyo a los irregulares

Músicas del mundo
TEXTO FACILITADO POR NEUS GOMÉZ. El grupo musical nicaragüense "Los Chilotes"

Praga 2000
CRIS CARLES (VETERINARIOS SIN FRONTERAS). Cronicas de Praga (3), domingo 24 de septiembre

Comparando cifras
CRISTIANISMO Y JUSTICIA. ¿Sabía usted?

El derecho a emigrar
ASOCIACIONES Y SINDICATOS. Por la igualdad de derechos. Iglesia del Pi de Barcelona

Ética y sociedad
RAMON M. GARCIA Y JAUME COMELLAS. Por una nueva ética económica universal

Ética y sociedad
ASSOCIACIÓ ÈTICA I SOCIETAT. Distribución de la riqueza

Oriente Próximo
BAT SHALOM Y LILY TRAUBMANN. Llamamiento de las mujeres israelíes y palestinas

Sobre Interculturalidad
TERESA SAN ROMAN. La educación ante la marginación y la diferencia cultural

Sobre Interculturalidad
CARLOTA SOLÉ. Inmigración: Perspectivas y políticas de integración

Roja y/i Negra
TXUS (DESDE QUILAL�). Un fastasma recorre Quilalí (Nicaragua)

India, tan cerca
EQUIPO Ã?SIA. India, el principal productor de cine del mundo

Las Américas
ALIANZA SOCIAL CONTINENTAL. Declaración de la segunda Cumbre de los Pueblos de las Américas

Comparando cifras
DRA. MARÃ?A AMELIA ESQUIVEL DE SAIED. SIDA: cifras y proyecciones mundiales

Ã?frica
ADIÓS A LAS ARMAS. España vende munición a Guinea Ecuatorial

Praga 2000
CRIS CARLES (VETERINARIOS SIN FRONTERAS). Cronicas de Praga (y 4), martes, 26 de septiembre

Fórum Europa-Barcelona 2001
PERE ALCOBER. Los espacios públicos de diálogo social en la era de la información

México. Chiapas
CARLES MONTEMAYOR (DESDE CHIAPAS). Despotismo y modernidad

Deuda Externa
SUSANA MARTÃ?NEZ. El problema de la deuda en Nicaragua

Praga 2000
MARTÃ? SUBIRÀ. De Seattle a Praga... otro mundo es posible

Guatemala
FUNDACIÓN RIGOBERTA MENCHÚ TUM. Otro año de ganancia en el tema de participación ciudadana

El derecho a emigrar
JAVIER DE LUCAS . ¿Una cuestión de papeles?

India, tan cerca
FERNANDO PELEATO . Democracia, secularismo y comunalismo en India (y II/II Parte)

El Salvador
FRENTE FARABUNDO MARTÃ? DE LIBERACIÓN NACIONAL. Comunicado del FMLN a la nación, después del terremoto

Sobre Interculturalidad
RAFAEL A. PULIDO MOYANO . Proponer una visión de la educación multicultural

Ã?frica
ASOC. ESPAÑOLA DE JOYEROS. Pon fin a las guerras: Exige diamantes limpios

Cooperantes y voluntarios/as solidarios/as
FERNANDO FONSECA. Médicos del Mundo, donde los desheredados

Deuda Externa
RECADE (RED CIUDADANA POR LA ABOLICIÓN DE LA DEUDA EXTERNA). Por un mundo donde quepan todos los mundos

El derecho a emigrar
ALIOU DIAO. Soluciones para la repatriación de los indeseados

El derecho a emigrar
PROFESORES DE LA UNIVERSIDAD DE SEVILLA Y EL SOC. El Ejido, hace un año

El derecho a emigrar
CARLES NAVALES . La ley 4/2000/España: Hacia el derecho a la ciudadanía

Fórum Europa-Barcelona 2001
PERE ALCOBER . Objetivos del Fórum

Praga 2000
CRIS CARLES (VETERINARIOS SIN FRONTERAS). Cronicas de Praga (2), sábado 23 de septiembre

India, tan cerca
INTERMÓN. Un centenar de especialistas trabajan en Gujarat

Sobre Interculturalidad
TERESA SAN ROMAN. Educación, marginación y minorías culturales

El derecho a emigrar
SERVICIO JUR�DICO DE ANDALUC�A ACOGE. Derechos y libertades de los extranjeros en España

Roja y/i Negra
MIGUEL MARTEL. Carta des del Centro de Salud de San Bartolo (Quilalí-Nicaragua)

El derecho a emigrar
LUIS CARDONA . ¿La cuarta colonización?

Guatemala
FUNDACIÓN RIGOBERTA MENCHÚ. Un rechazo, de momento

Ã?frica
ASOC. AMIGOS DEL PUEBLO SAHARAUI. La política española en relación al Sáhara

Ética y sociedad
JOSEP M. RECASENS Y ASELM ENCISO. Necesidad de la ética en la educación

Sobre Interculturalidad
IGNASI ÀLVAREZ DORRONSORO. Estado-nación y ciudadanía en la Europa de la inmigración

Sobre Interculturalidad
JEAN DE MUNCK. La mediación en la gestión de conflictos

Sáhara: Campamentos de refugiados
CAMPAMENTOS DE REFUGIADOS SAHARAUIS. Jóvenes saharauis encarcelados y otros desaparecidos

Sobre Interculturalidad
MANUEL VICENTE LOPEZ SERRANO. Ritos dentro de la Comunidad de Montoto

Ética y sociedad
JOSEP M. GASCH Y AGUST� DE SEMIR. Alternativas al pensamiento único

Sobre Interculturalidad
VILDAN KO. Soy de Turquía y vivo en Alemania

Deuda Externa
ROJA Y/I NEGRA. Lo consiguieron porque no sabían que era imposible

Otros temas jurídicos
BENITO VILLANUEVA HARO. El Silencio del Administrado y sus efectos jurídicos

Ciberocupismo
ALBERT DOM�NGUEZ. ¿Quién es un ciberocupa?

Comisión Nacional de Comunicaciones en Argentina
JUAN DE DIOS ROMERO. ¿CNC vs. usuarios?, ¿CNC vs. licenciatarios?

Protección de datos
ALEXANDER DÃ?AZ GARCÃ?A . Preguntas y repuestas acerca de correo-e

Comercio electrónico internacional
ANTONIO FERN�NDEZ AMOR. ¿cómo atribuir rendimientos empresariales a una página web y un servidor?

Marco jurídico en Internet
ALEX�NDER D�AZ GARC�A. Los documentos electrónicos y los efectos legales en Colombia

El fraude electrónico
NOELIA GARCÃ?A . Estafas en la red, a la caza del ciberincauto

Protección de datos
OTTO ULRICH. ¿El fin de la privacidad?

Marco jurídico en Internet
JUAN DE DIOS ROMERO. El e-mail perdido: juzgado comercial

Derecho e informática
ALEX�NDER D�AZ GARC�A. Desvinculación en Colombia del empleado público por uso impropio del mail oficial

Derecho e informática
ALEX�NDER D�AZ GARC�A. La ética en el derecho informático

El fraude electrónico
ALEXANDER D�AZ GARC�A. El delito informático

La regulación fiscal de la actividad comercial a través de Internet
YVES ALAIN ACH. La problemática fiscal derivada del desarrollo del comercio en Internet

Nombres de dominio
ALEXANDER DÃ?AZ GARCÃ?A. Direcciones IP y nombres de dominio

Marco jurídico en Internet
LORENZO MIRANDA MORALES. ¿Qué se debe regular en Internet?

Marco jurídico en Internet
LORENZO MIRANDA . Proyecto de Ley sobre Regulación de Internet en Chile (I)

Marco jurídico en Internet
LORENZO MIRANDA . Proyecto de Ley sobre Regulación de Internet (II)

Protección de datos
AGENCIA DE PROTECCIÓN DE DATOS (ESPAÑA). Guia de la legislación española en materia de protección de datos

Políticas economicas
PABLO TIGANI. El proteccionismo en la economía de la Argentina

Ética y administración
RAFAEL I.. Los fondos europeos

Sanidad pública
A. INFANTE (ADAPTACIÓN DE MARÃ?A A. ESQUIVEL). Análisis comparativos de las Reformas Sanitarias en América Latina y el Caribe

Participación
RAÚL SÃ?NCHEZ. Participación ciudadana en el Estado de México

Participación
ÉTICA Y SOCIEDAD. Conclusiones de la encuesta del Colectivo de Ciudadanos

Participación
ÉTICA Y SOCIEDAD. Documento para presentar a la Consejería de Educación de Cataluña (España)

Ética y administración
MAR�A ELENA GIRALDO. La ética en la administración

Políticas de inserción laboral
CONCHA BARREDA Y CRISTINA CANCELA . La inserción laboral de las mujeres de la Comunidad de Madrid (España)

Separaciones y divorcios
ANTONIO M. DÃ?AZ PIÑEIRO. Necesidad de modificar la ley de divorcio española

Desocupación
EUGENIO TAIT. Uno de los dos motivos de la desocupación en Argentina

Desocupación
EUGENIO TAIT. El segundo de los motivos de la desocupación en Argentina

Inmigración
ALIOU DIAO. La fortaleza europea y los flujos migratorios

La organización del poder público
AMARTYA SEN. El futuro del Estado del bienestar

La sociedad del conocimiento y la información
MAURO MIGLIO. El teletrabajo, el caso del Ayuntamiento de Roma

Sanidad pública
DRA. MARÃ?A AMELIA ESQUIVEL DE SAIED. SIDA: cifras y proyecciones mundiales

Inmigración
CARLOTA SOLÉ. Perspectivas y políticas de integración

Participación
JOSEP MARIA TERRICABRAS. Gestión del conflicto intercultural

La organización del poder público
COMPENDIO DE EUGENIO TAIT. Sociología contemporánea

Inmigración
IGNASI �LVAREZ DORRONSORO. Estado-nación y ciudadanía en la Europa de la inmigración

La organización del poder público
COMPENDIO DE EUGENIO TAIT. Ante la organización nacional en Argentina

Participación
JEAN DE MUNCK. La mediación en la gestión de conflictos

La organización del poder público
COMPENDIO DE EUGENIO TAIT. Saber y poder

La organización del poder público
COMPENDIIO DE EUGENIO TAIT. Michel Foucault

Inmigración
JOSÉ RAMÓN APARICIO. Plan para la Integración Social de los Inmigrantes

La organización del poder público
COMPENDIO DE EUGENIO TAIT. Microfísica del poder

La sociedad del conocimiento y la información
MANUEL CASTELLS. La ciudad de la nueva econmía

Sanidad pública
MARIA AMELIA ESQUIVEL. Antecedentes y justificación del nuevo modelo de atención sanitaria en Panamá

La sociedad del conocimiento y la información
MARAVILLAS ROJO . Barcelona: de la industria a la sociedad del conocimiento

Participación
FERNANDO PELEATO SÃ?NCHEZ. Democracia, secularismo y comunalismo en India (y II Parte)

Participación
FERNANDO PELEATO SÃ?NCHEZ. Democracia y desarrollo en India (Parte I)

Internet
LORENZO MIRANDA MORALES. Proyecto de Ley sobre Regulación de Internet en Chile (I Parte)

Internet
LORENZO MIRANDA MORALES (LMIRANDA ARROBA ICHILE.CJB.NET). Proyecto de Ley sobre Regulación de Internet en Chile (y II Parte)

Inmigración
CARLES NAVALES . La ley 4/2000/España: Hacia el derecho a la ciudadanía

Transversalidad
MARGARIDA CAMPRUBÃ?. La transversalidad es un factor de creatividad (y 3)

Transversalidad
MARGARIDA CAMPRUB�. La experiencia de los Planes Transversales en el Ayuntamiento de Vilafranca del Penedés (2)

Transversalidad
MARGARIDA CAMPRUB�. La Administración local en época de cambio (1)

"Revista de serveis personals locals"
CLEMENTE NAVARRO. Participación ciutadana en el ámbito local: análisis exploratorio de experiencias y modelos en el caso español

"Revista de serveis personals locals"
HELIOS PRIETO. El diseño y la producción de unos servicios personales de calidad

"Revista de serveis personals locals"
IÑIGO MARCOS SAGARZAZU. Oficina integral de atención al ciudadano: la experiencia del Ayuntamiento de Irún (País Vasco/España)

"Revista de serveis personals locals"
JOAN CAMPRECIÓS. Asamblea del Centro Iberoamericano de Desarrollo Estratégico Urbano (CIDEU)

"Revista de serveis personals locals"
KOLDO ECHEBARRIA. La gestión de la transversalidad

"Revista de serveis personals locals"
MARGARIDA CAMPRUB�. La transversalidad: el caso de una ciudad, Vilafranca del Penedés (Cataluña/España)

Diversidad cultural
ALFREDO ARMANDO AGUIRRE. Recreando permanentemente poligital, y agónicamente desde el corazón de la Pampa gringa

Diversidad cultural
YOE F. SANTOS. "La pasión danzaria": una lectura caribeña y multicultural

Globalización y gobernabilidad
PATRICIA MÓNICA ALLENDEZ SULLIVAN. El estado en la sociedad de información

Migraciones y diversidad cultural
YOSMAR RAM�REZ. Racismo en Venezuela. Cafés en San Ignacio sale negro!

La brecha digital
DRA. CARIDAD FRESNO CH�VEZ. La creación de la Sociedad de la Información /Conocimiento. ¿Y la brecha digital?

La diferencia de los géneros a escala mundial
FERNANDO FONSECA. ¡Recibí flores hoy!

Manifiestos y comunicados
CEPAL-KOFI A. ANNAN. Cooperación de ciudad a ciudad

Manifiestos y comunicados
CEPAL-KOFI A. ANNAN. El agua: fuente de seguridad alimentaria

Migraciones y diversidad cultural
JUAN VILCHIS. Paraíso y Apocalipsis de la inmigración

Corrupción
JORGE AM�LCAR D´ONOFRIO. Un quiste en nuestro país que hizo metástasis

Costa Rica
EFRA�N VALVERDE Y PATRICIO AGUILAR. Tras de cuernos, palos: Costa Rica, democracia tartufesca ó la falsa devoción (1948-2002)

Derechos humanos
ROBERTO PINEDA. El Salvador: Consorcio de Organismos de Derechos Humanos: ¡Dignidad, unidad y lucha!

Gotemburgo, Barcelona (BM), Génova (G-8), ...
ROBERTO PINEDA. Jesús rechazó la música romana

Migraciones y diversidad cultural
ROBERTO PINEDA. El Pentecostés es lucha y esperanza

Migraciones y diversidad cultural
ROBERTO PINEDA. El Pentecostés de la diversidad

Libre empresa
RÓMULO LÓPEZ SABANDO. Los empresaurios

Movimientos sociales
JOSÉ GPE. VARGAS HERNÃ?NDEZ. Los movimientos sociales populares como "expresión" de la gobernabilidad

Conferencias, congresos...
FRANK Ã?LVAREZ SOMOZA, DEL CENTRO DE ESTUDIOS EUROPEOS (CEE) DE LA HABANA. Convocada la X Conferencia Internacional de Estudios Europeos en Cuba

En Monterrey
HUGO ALBERTO DE PEDRO. Como en "Cumbres borrascosas", una tragedia más

La diferencia de los géneros a escala mundial
ROBERTO PINEDA. Jesús y la justicia de género

Redes
FACILITADO POR ROBERTO PINEDA. Reflexiones en torno al futuro de la Red SAPRIN

Comunicación en la globalización
ROBERTO PINEDA. Un mensaje desde la montaña: otro mundo es posible

Comunicación en la globalización
FRANK Ã?LVAREZ SOMOZA. X Conferencia internacional de estudios europeos

Globalización y gobernabilidad
JUAN C. MANGIONE. Globalización y mendicidad

Comunicación en la globalización
JOE F. SANTOS. La generación Tobin

Migraciones y diversidad cultural
GUILLERMO MARCELO SCARFO. Las cadenas migratorias: el ejemplo de la ensenada

Globalización y gobernabilidad
JUAN DE DIOS ROMERO. Estudio comparado de la documentación oficial de Chile y Argentina

La diferencia de los géneros a escala mundial
LUIS CÉSAR BOU. La visión europea del mundo afroasiático

Agrupaciones políticas
FRANK �LVAREZ SOMOZA. La nueva internacional democráta de centro

Nueva internacional de centro reformista
FRANK �LVAREZ SOMOZA. La nueva internacional democráta de centro

Repercusiones económicas
JUAN MANUEL MAZA. La burbuja del Ã?ntrax

Globalización y gobernabilidad
JOSÉ GPE. VARGAS HERNÃ?NDEZ. Gobernabilidad en el escenario de la racionalidad económica de la globalización

Pensamiento único
YOE F. SANTOS. ¿Es este el último `round´?



siguiente





Home | Qué es Sappiens | Contacta con nosotros | Hazte miembro | �rea de Miembros | Publica en Sappiens

© 1999 - 2002. Sappiens.com. La Comunidad del Conocimiento
¡¡¡ VAYA ROLLO !!!
06 oct 2004
El comentario es un cúmulo de superficialidades y tópicos: los mismos que llevan propagando los burgueses desde 1917. A ver cuándo nos cuentas algo nuevo...
Re: El socialismo irreal
06 oct 2004
¿Quién sino la burguesía sostiene vuestra red de organizaciones buenistas para mayor "gloria" del Imperio? Es evidente que desmontar la falacia del caritativismo y de las ONG no es plato que os venga de gusto a los que vivís de esta mandanga "humanitaria"...cuando la realidad de los hechos impone la certeza de que la desigualdad no ha dejado de crecer, que los derechos de los trabajadores tanto tiempo perseguidos están siendo desmontados a marchas forzadas, que la esclavización de las mujeres trabajadores avanza a pasos agigantados, que los fondos de pensiones roban el ahorro de los trabajadores...a cuenta de todos estos hechos que tan poco importan a los "buenistas" el imperio sigue su curso "triunfal", sin que nadie le tosa.
Re: El socialismo irreal
06 oct 2004
Las autoridades sanitarias advierten que el exceso de teoria revolucionaria puede ser perjudicial para la salud.
Re: El socialismo irreal
07 oct 2004
Sí, ya sabemos que por su invocación a la "autoridad" o "autoridades" se acaba conociendo a los que se disfrazan de "revolucionarios" pero son en realidad acólitos del imperio....
Re: El socialismo irreal
09 oct 2004
Los burgueses llevan propagando desde hace años la mentira que el artículo desarma.
Al que habla de la "falacia del caritativismo y de las ONG" parece que le erró con la respuesta o tiene muy "mala leche". La desigualdad ni ha dejado de crecer ni dejará de hacerlo si el proletariado no despierta. Para ello primero debe abrir los ojos, cosa que los burgueses y sus socios estalinistas tratan de impedir por todos los medios.

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more

CNT Girona