Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: sexualitats
matrimonio gay:¿una victoria?
04 oct 2004
Nacimos fuera de la jaula y peleamos para meternos en ella.
En los orígenes del movimiento de liberación gay, el matrimonio homosexual no era una prioridad.
Sobre todo las lesbianas, que vivían su sexualidad de un modo mucho más condicionante que los gays al ser mujeres y tener dificultades para ser independientes en la sociedad, consideraban que la heteronormatividad era un sistema errado, y que el matrimonio era la institucionalización de la esclavitud.
La heteronormatividad nos obliga a considerar determinadas características como partes esenciales de nuestra personalidad, por haber nacido en un cuerpo u otro. Determinadas conductas, deseos, ilusiones, vocaciones, nos son impuestas.
Estos últimos años, las personas que tenemos sexualidades alternativas a la norma hemos ganado un espacio en los medios y en la ley.
Inmediatamente se han desarrollado estereotipos y se han divulgado: los hombres gays que van al gimnasio, los osos, las maris. Desde hace veinte años, si eres una mujer y te gustan las mujeres, ya no puedes ser como Greta Garbo: tienes que llevar el pelo corto y ropa suelta.
La sociedad nos ha aceptado, pero a cambio de un comportamiento que nos permita encajar en ella sin hacer rechinar ninguno de sus engranajes.
Es indudable que tenemos que tener los mismos derechos que las personas que sólo se acuestan con gente de un sexo distinto del propio, pero eso no quiere decir que tengamos que buscar sus mismas limitaciones.
Aquellos que han tenido relaciones homosexuales saben que una de las mayores libertades que se sienten es la falta de presión social en los roles que cada individuo de la pareja debe tener. A pesar de la clásica duda heterosexual de "quién hace de chico y quién de chica", normalmente se viven las relaciones con un intercambio de poder diferente, basado en las capacidades o necesidades de cada una de las personas que forman la relación.
Nuestras relaciones no están tan tratadas en la prensa, en las películas, en los libros, como las relaciones heterosexuales. No sufrimos la sobrecodificación que sufren los heterosexuales, y me pregunto si eso es malo.
Yo quiero ser tierna porque sí, no porque soy mujer. No quiero que determinadas actitudes o sentimientos se esperen de mí por serlo.
Las mujeres en este momento tenemos muchas cosas en común, pero ¿se deben a nuestra naturaleza o a nuestra historia/educación/sociedad?
No quiero no poder entrar en un sitio porque soy mujer, pero tampoco sé si quiero entrar sólo por serlo.
Ahora el sistema heteronormativo trata de adaptarse a las presiones sociales, y ha agregado algunas nuevas categorías donde acomodar a los degenerados. Pero el sistema no cambia: sigue manipulando a la gente.
Si soy lesbiana tiene que gustarme la mecánica y no me puedo maquillar.
Bueno, si me gusta mucho el maquillaje, debo dejar de ir al fútbol para convertirme en una "lipstick lesbian", tampoco puedo quejarme.
Lo que pasa es que nunca estaré libre de esa presión por cumplir con una serie de expectativas que han sido designadas para mi sexualidad.

Hemos nacido fuera de la jaula, y a veces siento que luchamos para meternos en ella, no para romperla.

¿Realmente nuestra lucha, la de todas las personas que no entran en las normas sexuales, debe ser crearnos una pequeña norma para nosotros? ¿No deberíamos tener la capacidad, por estar fuera, de ver que no funciona, que tenemos que organizar esto de otra manera?
Parece que no es tan fácil.
Enhorabuena a aquellos que quieren formalizar sus relaciones y que ahora podrán hacerlo como las personas que sólo tienen relaciones con personas de un sexo distinto al propio. Pero la lucha por la pareja con los dos niños, la hipoteca, el coche, las vacaciones... no son mi objetivo.

kamasutra.jpg

This work licensed under a
Creative Commons license

Comentaris

Re: matrimonio gay:¿una victoria?
04 oct 2004
La cuestión no es que la comunidad gay pida casarse, algunos en particular sí que querran. La verdadera meta es que se llegue a la igualdad, que si quieren puedan hacerlo, que tengan la oportunidad de escoger, aunque la mayoría de veces sea que no quieren casarse, pero habran podido decidirlo ell@s mismos, no la ley por ell@s.
Re: matrimonio gay:¿una victoria?
04 oct 2004
Estoy deacuerdo con lo que planteas, pero me pregunto si realmente nacimos fuera de la jaula, por que nacimos dentro de una estructura llamada sociedad y esa estructura es nuestra jaula, la sociedad es una prisión de la que no se puede huir.
Re: matrimonio gay:¿una victoria?
04 oct 2004
de acuerdo con ju: no es una cuestión de estar a favor o en contra del matrimonio sino de tener los mismos derechos
Re: matrimonio gay:¿una victoria?
04 oct 2004
Eso es justamente, para poder decir que yo no me caso primero hay que tener derecho a casarse. No es lo prioritario, pero es un paso importante Después cada cual hace lo que quiere, evidentemente.
Re: matrimonio gay:¿una victoria?
05 oct 2004
En efecto, Sandra, estoy de acuerdo en que para poder renunciar a un derecho primero hay que haberlo conseguido, pero también creo que es cierto que hay que tener cuidado con las trampas que tienden los dogmáticos... puesto que en ellas refuerzan sus mensajes reaccionarios. La campaña no es por tanto a favor del "matrimonio", sino a favor del derecho a la libre elección de la condición personal.
con tantas cosas para luchar y liberar...
09 oct 2004
no veo q esta sea mas q un hecho decorativo. el derecho a casarse, a hacer contrato publico d una relacion...

os hace falta un contraro? pues a mi no y creo q hay muchas mas cosas por las q luchar. totalmente d acuerdo con acracia.
Sindicat