Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: amèrica llatina
Argentina: Denuncia contra el Juez del Tribunal de Casación Dr.Bisordi
01 oct 2004
Argentina: Denuncia contra el Juez del Tribunal de Casación Dr.Bisordi


Asociación de ex Detenidos Desaparecidos
Buenos Aires, Argentina.

GACETILLA DE PRENSA – PRESENTACION DE DENUNCIA ANTE EL CONSEJO DE LA MAGISTRATURA CONTRA EL JUEZ DEL TRIBUNAL DE CASACION DR. ALFREDO BISORDI


El día miércoles 22 de septiembre numerosos organismos de derechos humanos que son parte en las causas judiciales en trámite contra los genocidas que actuaron durante la última dictadura militar, presentaron ante el Consejo de la Magistratura una denuncia contra el doctor Alfredo Bisordi, vocal de la Cámara Nacional de Casación Penal, por "mal desempeño de sus funciones".

Esta presentación está motivada por las expresiones vertidas por dicho magistrado en la resolución del pasado 19 de agosto del Tribunal de Casación, relacionada con los planteos formulados por el represor Raúl Scheller, quien se encuentra detenido en la causa en la que se investigan los crímenes cometidos en la ESMA entre 1976 y 1983.

Pretendiendo descalificar a los querellantes y a quienes los representan legalmente en la causa seguida contra los genocidas que actuaron en la Escuela de Mecánica de la Armada, Alfredo Bisordi sostuvo, en su voto que una de las querellantes en la causa mencionada, Graciela Daleo, era delincuente terrorista", y que la denuncia penal en su contra presentada en el mes de agosto estaba "...suscripta -entre otros apoderados de autodenominados "organismos defensores de derechos humanos"- por el ex abogado defensor de los criminales que a sangre y fuego irrumpieron hace algunos años ... en el cuartel de La Tablada...", refiriéndose al doctor Rodolfo Yanzón. Asimismo, calificó como "payasada jurídica" a la mencionada denuncia penal. Esta denuncia fue presentada por las organizaciones querellantes contra las Salas I y III de Casación por haberle otorgado competencia a la Sala IV o "Sala Militar" para resolver el planteo del represor Scheller, resolución que –sostuvieron los denunciantes– revela que para estos jueces son "delitos militares" los crímenes de lesa humanidad cometidos por los genocidas, en abierto desconocimiento de lo dispuesto por la Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas, que integra nuestro texto constitucional. Según este juez, la citada denuncia "aún en trámite por la pasividad de ciertos magistrados para poner límite a aventuras judiciales" tendría por finalidad "digitar a los tribunales"

Entre los fundamentos de la denuncia y pedido de remoción presentados, se señala que el doctor Bisordi debió inhibirse de intervenir en la tramitación del recurso presentado por el genocida Scheller, dado que actuó como fiscal de Instrucción en una causa en la que estuvo procesada Graciela Daleo, reconocida como parte querellante en el juicio contra quienes actuaron en la ESMA durante la última dictadura militar. Asimismo, también se denuncia el intento de descalificar al doctor Yanzón. Para los denunciantes "… las motivaciones que llevan al Dr. Bisordi a recordar, respecto de quien no actúa en causa propia sino como letrado de parte en un proceso que carece de toda relación con aquel que trae a la memoria" no son otras que agredir al doctor Yanzón en el ejercicio de su profesión.

A su vez, "el inocultable trato peyorativo del juez hacia los organismos de Derechos Humanos implica negar la esforzada labor de los mismos, en plena dictadura militar, que debieron multiplicarse frente a la indefensión del pueblo argentino victimizado por la "guerra sucia" militar. La existencia misma de dichos organismos habla del notable fenómeno de reacción cívica de la ciudadanía que resistió al terrorismo de Estado. Por ello esos mismos organismos humanitarios fueron objeto de persecución también por los genocidas, como lo demuestra el asesinato de muchos de sus miembros. Por eso el ataque a los organismos de Derechos Humanos contenido en el voto del Dr. Bisordi, importa una conducta antidemocrática, pues la pública trayectoria desarrollada por los organismos ha merecido el respeto de nuestro pueblo y la consideración elogiosa de la comunidad internacional por su resistencia a la barbarie criminal de los terroristas militares que asaltaron el poder constitucional cometiendo el delito de rebelión.

Finalmente, los denunciantes sostienen: "Cuando el Dr. Bisordi llama ‘delincuente terrorista’ a Graciela Daleo, ‘ex defensor de criminales’ al Dr. Rodolfo Yanzón y ‘autodenominados ‘organismos de derechos humanos’... a las agrupaciones antes mencionadas, se está dirigiendo de manera irrespetuosa e injuriosa a quienes son parte en este proceso, poniendo en evidencia una animosidad que, si no pudo contener para fallar con objetividad, debió llevarlo a excusarse. El agravio y el maltrato para con una de las partes del proceso hablan a las claras de la inhabilidad del Dr. Biscordi para el ejercicio de la magistratura. La descalificación que el Dr. Bisordi hizo de las querellas no se limitó a agraviarlas por sus condiciones o supuestas condiciones. No conforme con esos malos tratos, la emprendió también con sus presentaciones, afirmando que la denuncia penal formulada por los organismos era una "payasada jurídica", que era parte de "... aventuras judiciales sólo explicables en la intención de digitar a los tribunales..." y que, por otra parte, "… se trata de una denuncia falsa…"."

La presentación concluye diciendo: "Por las consideraciones expuestas al Consejo de la Magistratura que Ud. preside solicitamos: 1. Tenga por presentada la denuncia contra el Dr. Alfredo Bisordi, vocal de la Cámara Nacional de Casación Penal, por "… mal desempeño de sus funciones" (artículo 53 Constitución Nacional); 2. Se inicie el procedimiento de remoción del magistrado denunciado (art. 114, inciso 5 CN); 3. Se ordene la suspensión provisional del denunciado; 4. Oportunamente, se formule la acusación correspondiente por ante el jurado de enjuiciamiento".

Esta presentación ante el Consejo de la Magistratura es la reafirmación de que "cárcel a los genocidas" sigue siendo una exigencia de las organizaciones de derechos humanos y de todo el pueblo argentino. Y que enfrentaremos –como lo hemos hecho durante tantos años– una a una las maniobras judiciales y políticas con las que se pretende restaurar el muro de impunidad que cubrió a quienes secuestraron, torturaron y desaparecieron a miles de personas e impusieron un modelo económico que aún hoy sigue sumiendo en la miseria a millones de argentinos. Muro de impunidad por cuya demolición seguiremos luchando.


Firmaron la presentación de la denuncia:

Asociación de Ex Detenidos-Desaparecidos

Liga Argentina por los Derechos del Hombre

Familiares de Detenidos y Desaparecidos por Razones Políticas

Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos

Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI)

Centro de Profesionales por los DDHH (CEPRODH)

Comité de Acción Jurídica (CAJ)

Liberpueblo

CELS

Comisión de DDHH de Uruguayos en Argentina

Madres de Plaza de Mayo La Plata

Asociación Anahí

Asamblea Permanente por los DDHH La Plata

Familiares de Detenidos Desaparecidos por Razones Políticas La Plata

Secretaria de DDHH – CTA Nacional

Secretaria de DDHH – CTA Capital

Secretaria de DDHH – CTA La Plata-Ensenada



aedd ARROBA exdesaparecidos.org.ar


visite nuestra página web
www.exdesaparecidos.org.ar




Sólo la justicia


Días atrás, el diario La Nación, con el título "Consolidar la paz interior", re editorializó las doctrinas que explican el genocidio como el resultado de una pelea entre dos demonios y la complementaria, consabida e indispensable que pontifica pacificación entre esas dos bestias que asolaron a personas tan ecuánimes, acépticas e inocentes que no estaban en esta tierra cuando el terrorismo de estado se apropió de nuestra nación y de toda latinoamérica.


El vocero de las clases oligárquicas que hicieron la grandeza de sus arcas tras masacres de pueblos y trabajadores, autodenominadas "gestas civilizadoras" y "procesos de reorganización" repone el concepto de impunidad bajo la mascarada de la mañosa y "demorada reconciliación".


Cuando la justicia pugna trabajosamente por ocupar un lugar en este páramo de legisladores y jueces, sólo sostenida en su avance por la lucha popular, resucitan los personajes que se pretenden bañados en agua bendita y sabiduría superior, obteniendo calificación de esta prensa canalla.


Presentando como "destacado constitucionalista" al diputado nacional Jorge Vanossi (Compromiso para el Cambio-Capital Federal) el diario de Mitre destaca su proyecto de ley de amnistía general como un instrumento que otra vez por la magia del olvido alcanzaría a los argentinos "la oportunidad de iniciar unidos un nuevo rumbo." La propuesta otorga una amplia y generosa amnistía para todas aquellas personas que desde 1960 hasta la fecha hayan sido imputadas o procesadas por delitos militares, políticos o comunes conexos con aquellos delitos.


Con la postura del cínico admite que "nadie podría ser nuevamente procesado o enjuiciado por esos delitos, lo que cobra particular significación frente al fallo dividido que acaba de dictar la Corte Suprema en el caso "Arancibia Clavel", en el que consideró imprescriptibles los delitos de lesa humanidad." Con la misma filosofía radical alfonsinista, se redobla la apuesta buscando quedar mirando desde afuera de la historia, desentendiéndose del genocidio del cual fueron mentores, cómplices y posteriormente garantes de su impunidad.

Para eso atribuye "comprensible dolor y resentimiento" a los de "uno y otro bando", culpabilizando a quienes persiguen el definitivo juicio y castigo de envolver "a toda la sociedad en una confrontación paralizante tan permanente como estéril."

Vanossi y sus difusores repiten otra vez sus consabidos exabruptos antidemocráticos, en tanto plantean que el único camino a la paz social es evitando que se haga justicia.

No parece casualidad que reaparezcan estos "patriotas" tan preocupados por la paz interior, en tiempos que las leyes de Punto Final y Obediencia Debida son nulas, cuando los delitos contra la humanidad son considerados imprescriptibles, y día tras día son apresados mandos y ejecutores de los crímenes atroces.

Lejos de plantearse enfrentamientos, el pueblo parece avanzar en la coincidencia que la vigencia plena de la justicia es un requisito indispensable e innegociable para la construcción de una sociedad en paz.

En cambio aquellos que han sido y son cómplices de las políticas de entrega, saqueo, explotación y represión, reanudan una y otra vez su parodia de conciliación que favorezca a los genocidas mientras se envuelven en mantos de odio y criminalizan a los pobres que resisten reclamando por la justicia social negada en los sucesivos gobiernos.


Quizás Vanossi y el diario La Nación que se consideran tan buenos ciudadanos, gente decente como Bloomberg quiere, y solidarios a la manera del episcopado, puedan conseguirle un lugar al genocida Miguel Etchecolatz, ya que hasta las dependencias carcelarias lo rechazan.

Tendrán que apurarlo al hacendado gobernador Solá para que construya más cárceles porque ya son más de cien los desgraciados que van presos y faltan muchos más. También sus cómplices.

Para quienes destruyeron la nación, desaparecieron a una generación de luchadores y para quienes aún siendo responsables del hambre y la miseria de nuestro pueblo, criminalizan y persiguen a los que luchan, nunca habrá ni olvido, ni perdón.

Para asegurar la paz interior sólo la justicia es el fundamento.



Rufino Almeida- 19/09/04

Nota publicada en el Diario "La Opinión" de la ciudad de Trenque Lauquen, Provincia de Buenos Aires
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

EQUIPO PORTAL WEB AEDD:

LIDIA FRANK - GUSTAVO CARBONELL

Los invitamos a visitar nuestro sitio web:
www.exdesaparecidos.org.ar
e mail: aedd ARROBA exdesaparecidos.org.ar
Mira també:
http://www.exdesaparecidos.org.ar
http://www.nuncamas.net/

This work is in the public domain
Sindicat Terrassa