Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: guerra
En Irak todos los secuestros conducen a Allawi
01 oct 2004
La riada de secuestros que padece Irak muestra a este país ocupado como un teatro singular de la pelea entre las grandes potencias imperialistas que ha generado una verdadera industria de los rehenes, en cuya ejecución se mueven tanto la CIA como el M-16 británico y el Mossad israelí, quienes se encuentran detrás de todas las operaciones. Y no deja de ser curioso que mientras Blair hable de negociar con los captores, Chirac se niegue tajantemente a ello.
Organizaciones y dirigentes islámicos de todo el mundo han negado tajantemente la conexión de los secuestradores con la resistencia iraquí y condenan sus procedimientos, deslizando sospechas sobre la participación del gobierno de Allawi en la mayoría de los secuestros, incluidos los que plantean demandas económicas.
Los secuestros políticos tienen distintas finalidades inmediatas. Pero en última instancia el objetivo de los secuestradores, grupos desconocidos sin ninguna identificación islámica para las organizaciones de la resistencia que actúan en Irak, apunta a tres países europeos claves: Italia, Gran Bretaña y Francia. Los dos primeros, principales aliados estratégicos de Estados Unidos en Europa, y el tercero, Francia, "opositor" de la política de Bush en Irak.
Después del secuestro de los periodistas franceses, cuando en Irak se habla de secuestros, todos las miradas se dirigen hacia el primer ministro iraquí, Iyad Allawi, un ex doble agente operativo de la CIA y del M-16 británico. Los secuestros apuntan a presionar a Francia (se cree que los dos periodistas franceses fueron ejecutados) y crear psicosis terrorista en Europa, como "clima preparatorio" para un eventual ataque de Al Qaeda con blanco "preferencial" en territorio francés, alemán o español.
Esta situación (generada también por la demanda electoral "contraterrorista" norteamericana) ha creado en Irak un mercado floreciente de la industria del secuestro en cuya ejecución se mueven tanto la CIA, las diversas redes de la comunidad de inteligencia estadounidense, el M-16 británico y el Mossad israelí quienes se encuentran detrás de todas las operaciones.
Por eso, mientras, el gobierno de Chirac gestiona la liberación de los dos periodistas franceses secuestrados hace varias semanas, señala por medio de distintos medios y fuentes que Estados Unidos y la administración iraquí estaban complicados en la maniobra.
El primer ministro interino, Iyad Allawi, durante su exilio en Londres y en Estados Unidos, trabajó con el M-16 y la CIA en operaciones especiales para asesinar o derrocar a Saddam Hussein, y tras la ocupación de Irak se convirtió en el hombre clave de la inteligencia militar estadounidense en la tarea de detección de los dirigentes de la resistencia iraquí.
Los expertos señalan que desde el bunker del gobierno iraquí, situado en la amurallada Zona Verde de Bagdad, se manejan todas las líneas de control operativo de los secuestros, tanto políticos como comerciales, por medio de los cuales grupos marginales infiltrados por la inteligencia estadounidense, británica e israelí, trazan diferentes demandas a gobiernos y empresas extranjeras para la liberación de los rehenes.
La Red Voltaire cita al subdirector de operaciones de la CIA, James L. Pavitt, diciendo que "Bagdad es el hogar de la mayor base de la CIA desde la guerra de Vietnam", con 500 a 600 agentes.
Chirac no negocia pero las dos italianas liberadas, formaron parte de una oscura negociación. La semana pasada corrieron versiones en Bagdad sobre una entrevista del gobierno de Italia con la administración de Allawi a raíz del chantaje económico que el grupo que tenía a las cooperantes italianas (liberadas el miércoles) estaba ejerciendo sobre los negociadores italianos.
Esta situación, según fuentes árabes en la capital iraquí, enrareció y complicó la operación que tenía como objetivo político principal presentar la liberación de las rehenes italianas como un triunfo del gobierno de Berlusconi con la mediación de la administración Bush sobre el gobierno de Allawi.
Fuentes y dirigentes islámicos vinculados al gobierno de Francia lanzaron, a pocas horas de la liberación de las rehenes, la versión de que los secuestradores habrían recibido un pago millonario a cambio de la devolución de las trabajadoras solidarias.
Blair también negocia. El miércoles, accediendo a los ruegos de Bigley, el primer ministro británico aseguró que su gobierno responderá inmediatamente a cualquier contacto con el grupo que secuestró al ingeniero inglés Kenneth Bigley, diferenciando su postura de la del gobierno francés que se niega negociar con los secuestradores.
Blair se muestra a dispuesto a negociar con los secuestradores de un ciudadano británico. "Responderemos si nos contactan" dijo Blair al llegar a Brighton (sur de Inglaterra), donde se realizó el congreso anual del Partido Laborista, que su Gobierno seguirá haciendo "todo" lo que pueda por el secuestrado británico en Irak, Kenneth Bigley, que en la últimas horas, a través de un video difundido por la cadena Al Jazeera, hizo un llamamiento desesperado a Tony Blair para que interceda por su liberación.
Blair, que hizo unas breves declaraciones a la cadena de televisión Sky News, subrayó lo dignamente que llevaba esta situación la familia de Kenneth Bigley, detenido desde el 16 de septiembre por el grupo de Abu Mussab al Zarqaui.
Si el secuestrado Bigley aparece con vida, Tony Blair podría apuntarse una victoria en su guerra contra el "terrorismo islámico" y Bush sería el beneficiario -vía gobierno iraquí- de esa operación encubierta que podría ser presentada como un triunfo de ambos.

La escalada de secuestros sigue creciendo, conforme se aproximan los comicios de noviembre en Estados Unidos, y que en Irak, principalmente en Bagdad, existen "zonas liberadas" por las fuerzas norteamericanas y la policía iraquí, lo que explicaría porqué los grupos de secuestradores actúan con total eficacia e impunidad.
El teatro de operaciones de la guerra mediática entre Bush y Kerry está en Irak, y el epicentro de la demanda electoral (seguridad y combate contra el terrorismo) se dirime en el país petrolero antes que dentro de las fronteras estadounidenses. Por medio de los secuestros, la estrategia electoral de la Casa Blanca intenta convertir a Irak en un "caos del terrorismo islámico". La preocupación central de la administración Bush no pasa por la realización de las elecciones en Irak, sino por ganar las elecciones de noviembre en Estados Unidos.
El teatro de operaciones de la guerra entre Bush y Kerry está en Irak, y el epicentro de la demanda electoral (seguridad y guerra contra el terrorismo) se encuentra en el país petrolero antes que dentro de las fronteras estadounidenses.
Lo que hoy ya resulta "evidente" para los analistas de la prensa internacional (que en Irak se define la batalla por la Casa Blanca) es que en última instancia, lo que definiría el resultado de las elecciones sería la "guerra contra el terrorismo".
En los comicios de noviembre se enfrentarán dos adversarios: Al Qaeda (Bush) y "los muertos de Irak" (Kerry), que crearán el escenario sobre el cual girarán los tres debates que los candidatos van a realizar desde el 30 de septiembre, y que se extenderán hasta octubre.
Puestas en el teatro de operaciones de la guerra psicológica y de las campañas mediáticas, las posiciones son claras: Bush juega con la carta del "terrorismo Al Qaeda" (con la que puede quebrar cualquier racha ganadora del candidato demócrata en las encuestas), y Kerry, junto con toda la parafernalia "pacifista", farandulera y mediática que apoya su candidatura jugarán a la instalación del "síndrome Vietnam" (los más de mil muertos estadounidenses en Irak) para desestabilizar las posiblidades de Bush en los sondeos.
Con la vista fija en el teatro de operaciones (o sea en Irak) los asesores de campaña de Bush apuntan a varios blancos electorales cuya resolución se encuentra en el país petrolero invadido por Estados Unidos.
Por lo que se ha observado hasta ahora, su principal objetivo se orienta a presentar a Irak como un campo de operaciones del "terrorismo internacional" en el que se presenta con toda crudeza la "barbarie criminal del fundamentalismo islámico".
Siempre abonando el terreno y el clima electoral "contraterrorista" Bush señaló el sábado 25 de setiembre que persisten serios problemas en muchas ciudades iraquíes y calificó a los insurgentes como los hombres "más crueles de la Tierra".
"La guerra por la liberación de Irak es un combate contra los hombres más crueles y despiadados de la tierra", dijo durante su alocución radial semanal.
Los mensajes de Bush, por más estúpidos que parezcan, están orientados a afianzar votos en el sector mayoritario de los electores estadounidenses, que prioriza la guerra contraterrorista a cualquier otro tema en discusión electoral.
Los sondeos de la última semana indicaban que el porcentaje de los que eligen a Bush para conducir el combate contra el terrorismo había subido, dándole al presidente arriba de un 57% contra un 27% de los que elegían a Kerry para afrontar esa guerra.
Más allá de que los secuestros respondan a motivaciones políticas o motivaciones económicas, su objetivo evidente es la provocación del "caos terrorista islámico" que Bush está esgrimiendo en sus debates televisivos con Kerry en octubre.
Por su parte, el secretario de Estado norteamericano, Colin Powell, anunció en The New York Times que Estados Unidos y el primer ministro iraquí, Iyad Alaui, quieren organizar una conferencia internacional en octubre para apoyar el proceso electoral en Irak. "Estamos planeando celebrar una reunión regional con todos los líderes de Irak y del G8, esperamos que en algún momento de octubre", señaló Powell. "Eso es lo que el primer ministro Allawi quiere y va a ser su reunión", agregó. En la conferencia estarían presentes las mayores democracias de occidente y "varios países de Oriente Próximo, incluyendo Irán", precisó The New York Times.
Más allá del apoyo a las elecciones iraquíes -pretextado por Powell- es evidente que el objetivo de la conferencia planeada apunta a crear una tribuna internacional desde la cual Bush, en el último tramo de la campaña electoral estadounidense, pueda lanzar la plataforma de una nueva "guerra contraterrorista", utilizando de ejemplo el "caos terrorista" producido por los atentados y secuestros en Irak.
Para dinamitar esta conferencia, el gobierno francés ha exigido la presencia como interlocutores de todas las organizaciones de la resistencia irakí.
Mira també:
http://www.antorcha.org

This work is in the public domain

Comentaris

Re: En Irak todos los secuestros conducen a Allawi
01 oct 2004
M-16 britànic?... o MI-6?
KGB o Kalashnikov? Ja, ja, ja
Sindicat Terrassa