Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: especulació i okupació
¿Para que sirve el desarrollo urbanístico actual si no sirve para el bienestar ciudadano?
28 set 2004
¿Para qué tanto crecimiento urbanístico?

¿QUÉ BENEFICIOS Y VENTAJAS NOS APORTA LA DESTRUCCIÓN DE NUESTRO PATRIMONIO AMBIENTAL, CULTURAL, HISTÓRICO?
En los tiempos actuales todos asistimos impasibles ante la permanente y visible degradación de nuestro entorno urbano y rural. Es una triste realidad la modificación vertiginosa e innecesaria del litoral en aras a favorecer y estimular un crecimiento urbanístico que permite mantener el mercado laboral.

Ha llegado la hora de ofrecer alternativas y exigir que el desarrollo obedezca y atienda a normas que permitan y hagan compatible la existencia de nuestro legado natural e histórico, así como permite las innovaciones urbanísticas no lesivas para nuestro futuro.

¿Para qué tanto crecimiento urbanístico?
La ausencia de un estable tejido industrial, así como la histórica incapacidad o desidia de las instituciones públicas para incentivar y estimular unos cultivos agrarios y ganaderos sostenibles, desarrollados en espacios y territorios singulares como son aquellos que constituyen la ya desaparecida huerta valenciana, ha supuesto y permitido el crecimiento vertiginoso y feroz de nuevas formas de especulación.

Esos nuevos espacios urbanísticos han crecido (y crecen) a costa de la destrucción despiadada de los paisajes naturales más singulares y distinguidos que tiene la Comunidad Valenciana, logrando degradar la irrepetible belleza natural de nuestra tierra, a cambio de ofrecer segundas residencias y equipamientos deportivos para élites que precisan costes de mantenimientos elevados.

Mientras tanto, la crisis económica va evidenciando la ausencia de un verdadero tejido industrial fuerte y capaz de hacer frente a los retos mundiales, aflorando la debilidad que tiene nuestro sector turístico, incapaz de ofrecer una calidad real, respetando y conservando intactos los paisajes y los valores culturales y artísticos peculiares de nuestra Comunidad.

Valencia, sin duda alguna, ha crecido de manera vertiginosa en las últimas décadas, sin que las instituciones y el empresariado tengan la voluntad de respetar una normativa y seguir unas pautas coordinadas en aras a evitar los efectos secundarios de tanta velocidad, de tanta ansiedad por llenar todo de nuevas residencias, hoteles, parques temáticos, campos de golf...

También debemos resaltar y reconocer la ausencia de una participación cívica rigurosa y sistemática, así como la falta de perspectivas y compromisos institucionales a la hora de planificar urbanísticamente, siguiendo unas pautas respetuosas en función de nuestro legado cultural, ambiental e histórico.

Es una realidad incuestionable la falta de una red de presión ciudadana estable e independiente, que ofrezca alternativas y respuestas a las situaciones conflictivas que todo desarrollo económico, cultural plantea.

Es hora de ser realistas y aceptar que poco se puede hacer ahora, pues la voracidad y falta de compromisos políticos y empresariales para activar una verdadera planificación urbanística, ajustada e integrada a unos parámetros de respeto ambiental, cultural, histórico... es algo real y cercano que todos padecemos a diario...

De nada sirven las actuales leyes y normativas, pues los ayuntamientos y los autoridades autonómicas carecen de verdadera vocación e interés en lograr que esos cuerpos legislativos tengan una verdadera vida y aplicación...

La necesidad de obtener ingresos que tienen los municipios precisa la aceptación de las imposiciones que los grupos inmobiliarios desarrollan. Por eso urge la intervención del gobierno central para ayudar a los dibujar nuevas fuentes de financiación municipal que evite la intervención de ciertos sectores empresariales sin escrúpulos.

Ahora el ciudadano consciente y sensible puede y debe contemplar la destrucción inexorable e implacable de todo un singular y extraordinario paisaje rural y litoral, todo ello para que unos pocos puedan lograr unos beneficios rápidos y otros muchos puedan disfrutar de una segunda vivienda residencial en tiempos estivales...

Mientras tanto, los cambios climáticos, la precariedad laboral y la falta de otros equipamientos, culturales, asistenciales, educativos... se perciben de forma secundaria y con extrema frivolidad, gracias al tratamiento secundario que los medios de comunicación y la clase política dispensan a esos "problemas" demasiado humanos y terrenales.

Sin duda alguna es una verdad afirmar que todos somos responsables, de una forma u otra, de las realidades y problemas que ahora emergen de forma dolorosa y tangible.

Las violentas protestas laborales en Elche, la falta de redes asistenciales para nuestros mayores, la carencia de espacios destinados a la rehabilitación y recuperación de los enfermos mentales, indigentes, emigrantes... la ausencia de una red de instituciones educativas públicas para atender adecuada e integralmente a la población en edad escolar... son "realidades" cercanas y próximas a todos nosotros...

Sin embargo, los problemas que aparecen en los medios de comunicación son otros. Las necesidades que son tratadas en los diarios y comentadas por nuestros representantes políticos son otras...

¿Qué podemos hacer los ciudadanos ante la incapacidad y falta de interés que manifiestan los medios de comunicación, los empresarios y políticos en torno a tantas situaciones conflictivas?

Simplemente debemos una y otra vez repetir que existen otras necesidades sin atender, otras cuestiones esenciales que analizar, conocer y abordar de manera integral, con hondura, serenidad y calma.

Tratar con perspectiva y frialdad la enorme serie de retos que el neoliberalismo imperante nos plantea a todos, pues el expolio urbanístico y ambiental es uno de los síntomas de esa voracidad que manifiesta la fase superior del capitalismo salvaje que padecemos todos y que se denomina neoliberalismo…

Seamos pragmáticos. Verdaderamente, en la actual situación, pocas cosas podemos hacer los ciudadanos con cierto grado de compromiso y sensibilidad, pues la realidad es una e implacable.

En aras a un crecimiento y desarrollo único, se sacrifica íntegramente el paisaje y el legado natural, cultural, histórico de todo un territorio, de toda una cultura... sin que se acepte la posibilidad de establecer unas reglas de juego que permitan la conservación y el crecimiento armónico, con el fin de que convivan y compartan protagonismo tanto el vivo pasado como el feroz futuro...

Pero todos debemos aceptar y asumir que sin la existencia de unas redes participativas y reivindicativas independientes y estables, capaces de influir en la toma y puesta en practica de decisiones, poco podemos esperar de las instituciones públicas y del tejido empresarial, pues el grado de expolio y degradación ambiental de nuestro patrimonio natural e histórico es realmente alarmante, así como es evidente el nacimiento de una crisis económica en los sectores productivas valencianos: calzados, juguetes, muebles...

Al menos algunos debemos seguir en nuestra labor cotidiana: continuar denunciando y cuestionando el actual comportamiento urbanístico, ofreciendo la posibilidad de dirigir los esfuerzos inversores en las áreas de la rehabilitación y conservación de nuestros espacios tradicionales, estimulando nuevas formas laborales acordes con una nueva cultura ecológica, lejos de las prisas y las modas...

Recuperar los núcleos rurales del interior de Valencia, estimulando el cultivo de sus campos no es ninguna utopía ni un disparate. Puede y debe servir para repartir la actual densidad demográfica que padece el litoral, creando así nuevas estructuras y espacios productivos y de servicios en un área que padece un abandono inaceptable...

Entre todos podemos lograr equilibrar y hacer agradable la convivencia presente, logrando paliar los efectos secundarios que el desaforado crecimiento urbanístico nos infringe a todos...

Y creo que para terminar debemos dejar en el aire una pregunta esencial: ¿Para qué tanto crecimiento urbanístico?
* ¿Realmente nos beneficia de forma duradera y real construir tantos nuevos edificios?
* ¿Es posible compatibilizar respeto por nuestro legado paisajístico, cultural… y desarrollo económico, urbanístico…?
* ¿Qué mecanismos y normas debemos aceptar y asumir todos para permitir un desarrollo equilibrado, sostenible, plural y no lesivo para nuestro futuro?

Benicalap – Valencia, a 27 de septiembre de 2004.

Insertado por: CERCLE OBERT (27/09/2004)
Fuente/Autor: Antonio Marín Segovia - Cercle Obert de Benicalap - Iniciativas Sociales y Culturales de Futuro

http://www.iberica2000.org/Es/Articulo.asp?Id=1782
LA CERAMO DE BENICALAP.JPG
REJAS.jpg
¿Para que sirve el desarrollo urbanístico actual si no sirve para el bienestar ciudadano?



¿Para qué tanto crecimiento urbanístico?





La ausencia de un estable tejido industrial, así como la histórica incapacidad o desidia de las instituciones públicas para incentivar y estimular unos cultivos agrarios y ganaderos sostenibles, desarrollados en espacios y territorios singulares como son aquellos que constituyen la ya desaparecida huerta valenciana, ha supuesto y permitido el crecimiento vertiginoso y feroz de nuevas formas de especulación. Esos nuevos espacios urbanísticos han crecido (y crecen) a costa de la destrucción despiadada de los paisajes naturales más singulares y distinguidos que tiene la Comunidad Valenciana, logrando degradar la irrepetible belleza natural de nuestra tierra, a cambio de ofrecer segundas residencias y equipamientos deportivos para élites que precisan costes de mantenimientos elevados.





Mientras tanto, la crisis económica va evidenciando la ausencia de un verdadero tejido industrial fuerte y capaz de hacer frente a los retos mundiales, aflorando la debilidad que tiene nuestro sector turístico, incapaz de ofrecer una calidad real, respetando y conservando intactos los paisajes y los valores culturales y artísticos peculiares de nuestra Comunidad. Valencia, sin duda alguna, ha crecido de manera vertiginosa en las últimas décadas, sin que las instituciones y el empresariado tengan la voluntad de respetar una normativa y seguir unas pautas coordinadas en aras a evitar los efectos secundarios de tanta velocidad, de tanta ansiedad por llenar todo de nuevas residencias, hoteles, parques temáticos, campos de golf...



También debemos resaltar y reconocer la ausencia de una participación cívica rigurosa y sistemática, así como la falta de perspectivas y compromisos institucionales a la hora de planificar urbanísticamente, siguiendo unas pautas respetuosas en función de nuestro legado cultural, ambiental e histórico. Es una realidad incuestionable la falta de una red de presión ciudadana estable e independiente, que ofrezca alternativas y respuestas a las situaciones conflictivas que todo desarrollo económico, cultural plantea.



Es hora de ser realistas y aceptar que poco se puede hacer ahora, pues la voracidad y falta de compromisos políticos y empresariales para activar una verdadera planificación urbanística, ajustada e integrada a unos parámetros de respeto ambiental, cultural, histórico... es algo real y cercano que todos padecemos a diario...



De nada sirven las actuales leyes y normativas, pues los ayuntamientos y los autoridades autonómicas carecen de verdadera vocación e interés en lograr que esos cuerpos legislativos tengan una verdadera vida y aplicación... La necesidad de obtener ingresos que tienen los municipios precisa la aceptación de las imposiciones que los grupos inmobiliarios desarrollan. Por eso urge la intervención del gobierno central para ayudar a los dibujar nuevas fuentes de financiación municipal que evite la intervención de ciertos sectores empresariales sin escrúpulos.



Ahora el ciudadano consciente y sensible puede y debe contemplar la destrucción inexorable e implacable de todo un singular y extraordinario paisaje rural y litoral, todo ello para que unos pocos puedan lograr unos beneficios rápidos y otros muchos puedan disfrutar de una segunda vivienda residencial en tiempos estivales...



Mientras tanto, los cambios climáticos, la precariedad laboral y la falta de otros equipamientos, culturales, asistenciales, educativos... se perciben de forma secundaria y con extrema frivolidad, gracias al tratamiento secundario que los medios de comunicación y la clase política dispensan a esos "problemas" demasiado humanos y terrenales.



Sin duda alguna es una verdad afirmar que todos somos responsables, de una forma u otra, de las realidades y problemas que ahora emergen de forma dolorosa y tangible. Las violentas protestas laborales en Elche, la falta de redes asistenciales para nuestros mayores, la carencia de espacios destinados a la rehabilitación y recuperación de los enfermos mentales, indigentes, emigrantes... la ausencia de una red de instituciones educativas públicas para atender adecuada e integralmente a la población en edad escolar... son "realidades" cercanas y próximas a todos nosotros...



Sin embargo, los problemas que aparecen en los medios de comunicación son otros. Las necesidades que son tratadas en los diarios y comentadas por nuestros representantes políticos son otras...



¿Qué podemos hacer los ciudadanos ante la incapacidad y falta de interés que manifiestan los medios de comunicación, los empresarios y políticos en torno a tantas situaciones conflictivas?



Simplemente debemos una y otra vez repetir que existen otras necesidades sin atender, otras cuestiones esenciales que analizar, conocer y abordar de manera integral, con hondura, serenidad y calma. Tratar con perspectiva y frialdad la enorme serie de retos que el neoliberalismo imperante nos plantea a todos, pues el expolio urbanístico y ambiental es uno de los síntomas de esa voracidad que manifiesta la fase superior del capitalismo salvaje que padecemos todos y que se denomina neoliberalismoâ¦



Seamos pragmáticos. Verdaderamente, en la actual situación, pocas cosas podemos hacer los ciudadanos con cierto grado de compromiso y sensibilidad, pues la realidad es una e implacable. En aras a un crecimiento y desarrollo único, se sacrifica íntegramente el paisaje y el legado natural, cultural, histórico de todo un territorio, de toda una cultura... sin que se acepte la posibilidad de establecer unas reglas de juego que permitan la conservación y el crecimiento armónico, con el fin de que convivan y compartan protagonismo tanto el vivo pasado como el feroz futuro...



Pero todos debemos aceptar y asumir que sin la existencia de unas redes participativas y reivindicativas independientes y estables, capaces de influir en la toma y puesta en practica de decisiones, poco podemos esperar de las instituciones públicas y del tejido empresarial, pues el grado de expolio y degradación ambiental de nuestro patrimonio natural e histórico es realmente alarmante, así como es evidente el nacimiento de una crisis económica en los sectores productivas valencianos: calzados, juguetes, muebles...



Al menos algunos debemos seguir en nuestra labor cotidiana: continuar denunciando y cuestionando el actual comportamiento urbanístico, ofreciendo la posibilidad de dirigir los esfuerzos inversores en las áreas de la rehabilitación y conservación de nuestros espacios tradicionales, estimulando nuevas formas laborales acordes con una nueva cultura ecológica, lejos de las prisas y las modas...



Recuperar los núcleos rurales del interior de Valencia, estimulando el cultivo de sus campos no es ninguna utopía ni un disparate. Puede y debe servir para repartir la actual densidad demográfica que padece el litoral, creando así nuevas estructuras y espacios productivos y de servicios en un área que padece un abandono inaceptable...



Entre todos podemos lograr equilibrar y hacer agradable la convivencia presente, logrando paliar los efectos secundarios que el desaforado crecimiento urbanístico nos infringe a todos...



Y creo que para terminar debemos dejar en el aire una pregunta esencial: ¿Para qué tanto crecimiento urbanístico?



¿Realmente nos beneficia de forma duradera y real construir tantos nuevos edificios?



¿Es posible compatibilizar respeto por nuestro legado paisajístico, cultural⦠y desarrollo económico, urbanístico�



¿Qué mecanismos y normas debemos aceptar y asumir todos para permitir un desarrollo equilibrado, sostenible, plural y no lesivo para nuestro futuro?







Benicalap â Valencia, a 27 de septiembre de 2004



Antonio Marín Segovia

Cercle Obert de Benicalap

Iniciativas Sociales y Culturales de Futuro




Cercle Obert denuncia la desidia municipal ante el deber de recuperar el legado patrimonial valenciano.


La Ceramo sigue en ruinas, a pesar de las buenas palabras e intenciones de nuestros representantes...


Observamos perplejos el gran interés que existe por promover eventos deportivos internacionales, así como el deseo por construir grandes templos destinados al rey del deporte: al fútbol. Es evidente que la Copa de América es la gran prioridad de nuestra clase política, así como la construcción de un nuevo estadio. No importa que no exista una red integral de equipamientos y servicios deportivos públicos para uso y disfrute de todos los ciudadanos. No importa que no tengamos una red suficiente de edificios y centros educativos y formativos públicos. Tampoco interesa que el patrimonio histórico-artístico y natural corra peligro y desaparezca de forma vertiginosa ante la voracidad de algunos desparensivos...

Es verdad que no existe una clara conciencia cívica por exigir prestaciones, equipamientos y servicios públicos de calidad, pero algunos, con cierto pesimismo, tenemos la necesidad de reiterar nuestro deseo de que nuestros representantes públicos tengan a bien pisar la tierra y escuchar nuestras humildes propuestas de vez en cuando...

Una vez más, queremos manifestar nuestra honda tristeza y consternación por el nulo interés que demuestran nuestros representantes públicos a la hora de proteger, cuidar y rehabilitar el legado patrimonial que hemos recibido de nuestros antepasados.

Desde hace bastantes años, algunos ciudadanos intentamos que las instituciones públicas y nuestros representantes tengan a bien asumir el compromiso de conservar y recuperar determinados conjuntos rurales e industriales que tienen un gran valor en todos los ámbitos, tanto en el terreno cultural, artístico como en el emocional.

Es evidente que Valencia tiene todavía un importante número de conjuntos arquitectónicos y espacios naturales que merecen una mayor atención. Por eso queremos denunciar la total falta de interés público por conservar y recuperar esas construcciones y espacios naturales.

En Benicalap, una zona que padece uno de los crecimientos urbanísticos más alarmantes y desproporcionados, vemos que la indiferencia es la regla general que demuestran nuestras autoridades a la hora de escuchar, atender y canalizar las muy legítimas peticiones e iniciativas que diversas entidades y organizaciones hemos ofrecido en aras a permitir la recuperación y rehabilitación de ciertos elementos singulares.

La Ceramo, una antigua y destacada fábrica de mayólicas y tejas, sigue sumida en el abandono y la ruina, a pesar de que hay una normativa legal que obliga a los dueños a que procedan al cuidado y mantenimiento de aquellos edificios que superan los 50 años de antigüedad.

Por eso, y aprovechando que estamos a punto de iniciar la vorágine política después del periodo estival, Cercle Obert de Benicalap - Iniciativas Sociales y Culturales de Futuro, vuelve a recordar la existencia de diversos compromisos institucionales asumidos de forma unánime por todos los grupos municipales, compromisos "olvidados" o "relegados" de forma incomprensible e inexplicable.

En consecuencia, consideramos urgente que las diversas áreas y delegaciones del Ayuntamiento de Valencia activen los mecanismos administrativos necesarios para proceder a la adquisición/expropiación de la famosa fábrica LA CERAMO, dedicada a la creación de cerámica de reflejo dorado, que tan excelentes piezas ha creado en sus más de 100 años de existencia, según se puede constatar al contemplar diversas fachadas de edificios públicos y privados de nuestra ciudad...

La recuperación, conservación, rehabilitación y reutilización de aquellos conjuntos histórico-artísticos, que son un reflejo de la vida laboral, artesanal, cultural... de una sociedad, son referentes necesarios de toda sociedad que aspira a mantener viva su identidad, sus señas peculiares, pues un pueblo sin memoria no existe ni puede crear un futuro armónico y plural parar el conjunto de sus ciudadanos.

Esperamos y deseamos que el estado ruinoso de la fábrica de tejas y mayólicas La Ceramo, ubicada en Benicalap, pueda dejar de ser pronto noticia por el simple hecho de que nuestras autoridades municipales y autonómicas asuman, de forma real y tangible, la defensa y conservación de nuestro legado patrimonial y cultural. Proceder a la rehabilitación de ese edificio es una iniciativa que debe asumirse urgentemente por las diversas instituciones y administraciones que tienen competencia en temas de cultura, patrimonio, industria, empleo...

Antonio Marín Segovia
Cercle Obert de Benicalap
Iniciativas Sociales y Culturales de Futuro

Valencia, a 26 de agosto de 2004




INFORME DE ICOMOS - UNESCO
La antigua fábrica de cerámica âLa Ceramoâ? une a su valor histórico documental para la región, el hecho de constituir un elemento representativo del patrimonio tradicional de uno de los pueblos que hoy en día se hallan ya unidos al casco de Valencia, sin solución de continuidad. Estos exponentes simbolizan, para los habitantes de esos pueblos, los últimos vestigios del patrimonio inmueble representativo de su identidad. La fábrica, aunque ya desmantelada de su utillaje, aún conserva el edificio principal y el solar que ocupó, sobre los cuales se cierne una especulación inmobiliaria muy fuerte. La producción cerámica de âLa Ceramoâ? es tan conocida como apreciada por los valencianos, ya que numerosos edificios de gran valor emblemático poseen decoraciones o tejas de cerámica vidriada procedentes de la misma. Existe un empeño consistente en que algún antiguo empleado enseñe a la actual generación las técnicas que fueron utilizadas, así como en instalar una Escuela-Taller y un museo en la vieja fábrica. También podría servir para ocuparse de la restauración de piezas de cerámica de los edificios históricos. Asociaciones de vecinos y la prensa se han dirigido frecuentemente a ICOMOS solicitando su apoyo para que la Administración responsable proteja esta construcción y su entorno inmediato. ICOMOS insta a todas las autoridades responsables para que se conserve esta antigua fábrica y su solar y se lleven a cabo los antedichos proyectos y expectativas.



¿Qué pasa con la gótica Alquería del Moro?

Hace un año quel responsable de Empleo y Mercados anunciaba a bombo y platillo la creación de una Escuela Taller para así posibilitar la total rehabilitación y recuperación del elemento gótico conocido como Casa del Señor. Transcurrido un año se puede comprobar, después de girar visita al conjunto denominado Alquería del Moro, que el abandono, la degradación, las basuras y la suciedad se han incrementado de forma alarmante.



Hay un cartel indicando la existencia de un proyecto (¿real?) destinado a la total recuperación del elemento más significativo del conjunto rural, pero no existe ninguna actividad que mueva a pensar que existe una Escuela Taller.

Quiero formular una pregunta al Ayuntamiento de Valencia y a la Generalitat Valenciana: ¿Va a respetar sus compromisos y a cumplir lo establecido en el Plan General de Ordenación Urbana o simplemente va a seguir diciendo que hace cosas que nunca hace para así evitar las criticas y las denuncias formales ante los organismos internacionales?


Antonio Marín Segovia
Cercle Obert de Benicalap


Iniciativas Sociales y Culturales de Futuro



INFORME DE ICOMOS - UNESCO
Respecto a la âAlquería del Moroâ?, ICOMOS insta igualmente a todas las autoridades competentes a culminar el proceso del expediente incoado para su declaración protectora, así como el relativo a su expropiación. Todo el conjunto que se conserva, formado por el edificio principal, las construcciones anexas y el recinto de la finca, merece ser recuperado integralmente y restaurado. Así mismo, dada su ubicación, se estima adecuada la idea de integrar este conjunto en el parque que hay enfrente del mismo, ampliando y combinando así un espacio verde y cultural de uso público.


Ser Bien de Interés Cultural no significa lograr salvarse del expolio y la desidia institucional y ciudadana.

El acueducto de Peña Cortada y la Alquería del Moro: dos monumentos abandonados, gracias a la desidia y demagogia de la administración


Benicalap - Valencia, a 20 de septiembre de 2004

Tel.: 96.323.43.53. 645.75.95.91

antoniod17 ARROBA ono.com



Entitat inscrita en el Registre d´ Associacions de la Generalitat Valenciana amb el número 1.047 de la Secció Primera del Registre Provincial de València


Hace poco la Generalitat Valenciana ha declarado Bien de Interés Cultural todo el trayecto que recorre el acueducto romano de Chelva, Tuejar, Calles, Domeño..., formado por diversos arcos y construcciones, cuya realización se remota al siglo I y II de nuestra era. Sin embargo, no vemos la adopción de medidas reales y tangibles tendentes a la recuperación, rehabilitación y cuidado de los diversos elementos que conforman el monumento, cuya extensión es de unos 20 kilómetros. El que causa mayor impresión y cuya conservación es admirable es el conocido popularmente como el de la Peña Cortada. Se encuentre sobre el sorprendente y abrupto barranco de la Cueva del Gato (término municipal de Calles), pero para acceder se debe entrar por Chelva. Es considerado por los expertos como uno de los elementos romanos más artísticos de la Península Ibérica.

La necesidad de conservar y proteger todo lo que conforma y supone la âCultura del Aguaâ? en la comarca de Los Serranos es un elemento esencial para nuestra autoestima y relación armónica con el entorno. Igualmente toda la actividad agrícola, artesanal, ganadera... merece una atención y cuidado especial. Sin embargo la ausencia de escuelas talleres y proyectos integrales que recuperen y regeneren los espacios rurales, las actividades económicas tradicionales, las viviendas rurales y los cauces y parajes que conforman los ríos Chelva, Turia⦠son una evidencia que podemos verificar en un recorrido por esas tierras de la Valencia del interior.

¿Para qué sirve declarar monumento al acueducto romano de Chelva, Tuejar. Calles, Domeño... si no se adoptan medidas de rehabilitación y protección reales, reservando partidas presupuestarias, redactando proyectos integrales, canalizando las iniciativas y propuestas cívicas�

Me recuerda todo lo que pasa en el Acueducto, a la situación de permanente abandono y expolio que padece otro destacado monumento gótico civil valenciano: la Alquería del Moro. Voy a ser breve: después de una gran presión e insistencia y gracias a la intervención del CVC, de ICOMOS-UNESCO, Universidad Politécnica, Cercle Obert de Benicalap⦠se expropia una de las edificaciones y se deja al resto de elementos (campos, huerta, jardines, caminos, lonja...) fuera de todo proyecto de salvación, evitando conservar y recuperar todo lo que es una alquería medieval que se ha conservado milagrosamente intacta a través de los tiempos en el barrio huertano de Benicalap, sito en la periferia de Valencia.

La falta de rigor técnico, la ausencia de capacidad y sensibilidad para elaborar proyectos integrales de rehabilitación y reutilización del variado y completo legado patrimonial valenciano es una evidencia que sufrimos y padecemos todos. Y si no sabemos ni queremos resguardar y mantener viva nuestra memoria económica, cultural, artística, natural⦠estamos condenándonos todos a no tener identidad ni sabor.

Señores políticos, señores representantes del pueblo: de nada sirve declarar monumento a una destacado y variopinto conjunto de acueductos, canalesâ¦. de la ruta del agua en la comarca de Los Serranos. Se han olvidado (como suele ser ya habitual) reservar las partidas presupuestarias pertinentes y suficientes que permitan la regeneración del cauce, orillas, montes, campos, construcciones rurales... que integran todo el Monumento (Bien de Interés Cultural), pues no es el acueducto de la Peña Cortada el único componente que tiene que ser protegido. Sacar de contexto y dar atención a un detalle, evita que tengamos una visión completa y fiel de lo que es una cultura del agua en una sociedad mediterránea. Igualmente es importante y fundamental recuperar completamente todos los elementos que conforman una alquería.

Por ello, insistimos que es una tarea prioritaria de las administraciones locales, autonómicas, provinciales, central... reservar las partidas presupuestarias preceptivas, recurrir al asesoramiento técnico de los expertos (Juan Miguel del Rey Aynat, Carmen Pérez García, Pedro Salvador Palomo...), y contar con las aportaciones e iniciativas que determinadas entidades cívicas hemos formulado, sin olvidarse de cumplir y aplicar las recomendaciones internacionales que ICOMOS-UNESCO han dirigido a las instituciones.

Una buena medida que puede y debe ser adoptada en un futuro, es el mantenimiento y uso productivo y lúdico de las huertas, campos y jardines que rodean a la Alquería del Moro, manteniendo los cultivos tradicionales y ofreciendo la posibilidad a los ciudadanos para que puedan cultivar parcelas a cambio de un alquiler anual simbólico.

También es hora de acometer la prometida y anunciada ampliación del Parque de Benicalap, integrando todos los elementos rurales (Alquería de la Torre, Casino del Americà, Alquería del Moro...) en el perímetro del espacio verde que precisa disponer Benicalap, dado el enorme crecimiento urbanístico y demográfico que ha experimentado en los últimos 20 años. Necesitamos contar con un pulmón verde, donde se respete y valore la huerta y las peculiares construcciones rurales valencianas. Tenemos la oportunidad histórica y única de lograrlo, exigiendo el cumplimiento de lo establecido en el Plan General de Ordenación Urbana.

Desde luego, reutilizar y mantener vivas ciertos conjuntos naturales e históricos es una prioridad esencial que deben asumir y desarrollar las instituciones, evitando las absurdas recuperaciones parciales y fuera de contexto, dado que suponen una verdadera agresión y un insulto a la memoria de todos, seamos o no valencianos.

Es el momento de insistir en que la simple declaración de Bien de Interés Cultural no significa que existan medidas reales de protección, recuperación, rehabilitación y reutilización acordes con los intereses generales de los ciudadanos presentes y futuros.









El acueducto de Chelva estrena imagen


El monumento ha sido restaurado tras sufrir un derrumbe parcial en 2001

El puente del barranco del Convento de Chelva, que forma parte del acueducto romano de la Peña Cortada, luce ya totalmente restaurado, tres años después de su derrumbe. El estado ruinoso motivado por el paso de los años junto al efecto de la erosión del agua y la proliferación de cubierta vegetal sobre la estructura, provocó la caída de la bóveda del arco del puente el 7 de marzo del 2001.

Levante EMV
02 Ago 2004
R.R./P.V., Valencia



Cerca de tres años después, la construcción, de origen romano aunque con abundantes añadidos posteriores, vuelve a tener la misión para la que fue construida, y sirve de nuevo como paso de agua para los agricultores de Chelva. De hecho, el suministro no se interrumpió ni siquiera cuando el monumento estaba derruido, ya que se instalaron unas estructuras metálicas para soportar los tubos de conducción. Según el alcalde de la localidad de Los Serranos, José Cervera, «la intención es eliminar estos hierros para no afear el conjunto».

Una vez eliminadas estas estructuras el acueducto estará listo para su reinauguración, a la que está previsto que asista el presidente de la Generalitat, Francisco Camps. El acto podría celebrarse en septiembre «cuando se limpie y prepare el entorno» y dependiendo de la agenda del jefe del Consell. Pese a no haber sido bendecido oficialmente, el monumento ya se encuentra totalmente restaurado, gracias a diversas intervenciones que han durado varios años y que han dejado al acueducto con un aspecto muy diferente al que tenía antes de su derrumbe, como se puede observar en las fotografías.

Este puente formaba parte en su origen del conocido como acueducto de Peña Cortada, declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en mayo de 1998 y considerado un importante vestigio arquitectónico de época romana, datado a finales del siglo I y comienzos del siglo II. Los restos del acueducto romano se hallan en los términos de Tuéjar, Chelva y Calles, y servía, según los expertos, para llevar agua del río Chelva hasta Edeta, aunque hay autores que defienden que llegaba hasta Sagunto. No obstante, para José Luis Jiménez, profesor de arqueología de la Universitat de València y autor de uno de los estudios más detallados del monumento romano, el destino del acueducto es una incógnita porque se pierde su trazado en el término de Domeño.

Un desplome anunciado

Los técnicos de la Conselleria de Cultura consideraron que la caída de la bóveda del arco se produjo, además del desgaste por el lógico paso del tiempo, por la erosión del agua que afectó de lleno al puente y que propició el crecimiento de arbustos que contribuyeron a la rotura a causa de las raíces.

El derrumbe del puente del barranco del Convento provocó una gran polémica porque evidenció el lamentable estado de este monumento histórico. Incluso se habían publicado estudios arqueológicos habían alertado de su delicada situación.

El acueducto, de más de veinte kilómetros de extensión, había sido utilizado, hasta su rotura, por los agricultores de Chelva para regar sus campos, actividad para la que la construcción se ha venido utilizando desde hace siglos. Esta actividad ininterrumpida ha propiciado que, a lo largo de los años, el monumento haya venido sufriendo diferentes transformaciones que, en opinión de los expertos, han desvirtuado en parte su origen romano, al mismo tiempo que propiciaban su conservación por su propia utilidad para abastecer las fértiles vegas de Chelva. Sin embargo, la acumulación de humedad y vegetación fue actuando como erosionador hasta que en marzo de 2001 todo el conjunto se desmoronó, propiciando una urgente reconstrucción.
Mira també:
http://www.nuncamas.net/
http://www.iberica2000.org/Es/Articulo.asp?Id=1782

This work is in the public domain

Comentaris

Re: ¿Para que sirve el desarrollo urbanístico actual si no sirve para el bienestar ciudadano?
28 set 2004
PROGRAMA DE CERCLE OBERT PARA BENICALAP DE L´HORTA
1 9 9 9 - 2004
INVITACIÃN A LA REFLEXIÃN ABIERTA

El grupo de amigos y socios que formamos Cercle Obert de Benicalap, nos hemos encargado de elaborar el borrador del programa de nuestra entidad vecinal y cultural. Pues sólo las vecinas y los vecinos de nuestro antiguo pueblo, hoy un barrio más de está ciudad, conocemos y sufrimos las graves deficiencias (históricas y estructurales) que nuestra zona, que nuestro querido antiguo pueblo tiene.



Hoy, Valencia es una gran área metropolitana, con vocación de convertirse en algo esperpéntico; sin duda grandioso, pero sin ninguna semilla en su interior que nos diferencie y nos haga peculiares y perdurables... Un cuerpo sin alma es un mirada que carece de destino, no logrando nunca alcanzar el gozoso premio de la eternidad que habita en los pequeños detalles. Valencia ya no aprecia los valores y las cosas sencillas, humildes y próximas. Nuestros gestores han olvidado muy pronto, emborrachados por una grandilocuencia hueca y ruidosa, las peculiaridades singulares y propias de los muy diversos elementos que componen el mosaico de esta villa marítima. Nuestros políticos hoy deambulan de manera fatua, repartiendo banalidad y estulticia a raudales, ignorando el calor, el aprecio y la intimidad que deseamos (secreta o visiblemente) obtener. Todo ciudadano, parafraseando a Borges, desea ser querido. Así se alcanza una eternidad sin miedos ni sobresaltos. Unos consiguen alcanzar ese camino a través de sus obras artísticas. Otros, simplemente viviendo de forma placentera cada día que le regala el destino; sin grandes cambios urbanísticos ni económicos, tan innecesarios como escribir tesis doctorales sobre la influencia del pensamiento de Hegel en la constitución morfológica del suelo en el planeta Venus...


Valencia, una antigua ciudad de luz, donde la convivencia amable y familiar eran la tónica hasta hace pocos años, ha renunciado, impávida y sin luchar, a sus mágicas e inigualables raíces mediterráneas. Nuestros políticos únicamente desean para Valencia y para los antiguos pueblos que la conforman equipararse, igualarse de forma enloquecida, a una ciudad más post, más igual que cero y más líder de la desmesura y de la falta de sustancia. Ya nos hemos anulado y hemos ingresado en el club de lo unidimensional y estandarizado. De las realidades planas, sin relieve, sin gracia, sin ese humor refrescante y lujurioso que hace atractiva y chispeante la vida cotidiana en estos terruños, preñados de provocadora luz y de intensas sonrisas sin destino ni fronteras... Aquí, en Benicalap, hace unos años los círculos no se cerraban nunca. Y, la luz sin grietas ni diseños extranjeros dibujaban los sueños de aquellos que crecíamos a un ritmo sereno y confiado. El aire, cargado de aromas de azahar envolvía todos nuestros gestos y silencios... Eramos los señores y amos de la ciudad. Ahora, únicamente somos fieles siervos del asfalto, vasallos sumisos del crecimiento especulativo, hijos bastardos de las justificaciones apresuradas que pronuncian nuestros dilectos políticos, tan ávidos de poder; tan señores del aburrimiento y las tristezas que hasta dan pena y grima verlos mendigar el voto...


A Cercle Obert de Benicalap le interesa todo lo que preocupa y afecta al ciudadano anónimo, pues somos parte de ese paisaje urbano, fragmentado y en constante movimiento. La cultura, las problemáticas laborales, el desempleo, la carencia de infraestructuras, el tráfico, la educación, son cuestiones que nos afectan y nos interesan. Somos conscientes que, para mejorar y contribuir al aumento de la calidad de vida, no se pueden deslindar los ingredientes -supuestamente culturales-, con los aspectos materiales y tangibles. La espiritualidad debe encarnarse en logros sociales y económicos. El alma debe tener forma definida y consistente. Debe ser el espíritu tan inmediato y tan necesario como el aire que respiramos para vivir.


No es posible definir y delimitar en pocas palabras el alma que impulsa las acciones y las palabras abiertas de nuestra joven entidad. Pero, buscamos en primer lugar conmover y zarandear las adormecidas conciencias de nuestros semejantes, sin lesionar y sin herir, pero nos tememos que los lacayos de la estulticia tendrán la necesidad de cuestionar nuestras aportaciones y descalificar nuestras legítimas denuncias. Cosas normales que aceptamos de buen grado, sin aspavientos.
Desde Cercle Obert creemos que es básico, canalizar y propiciar un clima positivo de participación directa y responsable en los asuntos públicos, en aras a lograr una verdadera democracia cotidiana, sin grandes gestos, sin grandes proclamas ni declaraciones mayestáticas que crispen, distorsionen o enturbien los ánimos de propios o extraños.


Somos una nueva (y muy antigua) forma de entender la participación y la asunción de hábitos democráticos. Estamos alejados de las vetustas practicas del movimiento vecinal clásico, heredadas de los antiguos modelos de lucha vecinal que, sin duda alguna, fueron altamente necesarios en los años 60 y 70 para que España pudiera disfrutar de las ventajas de llegar a ser una sociedad democrática actualmente. No tenemos dueños, ni padrinos, ni subvenciones, ni creemos en los Reyes Magos ni en el Monstruo de las Galletas. Hemos dejado de buscar a nuestra madre. Tampoco precisamos de padrino o tutor...


Hoy ya están obsoletos esas formas de organización. No atraen a nadie. Incluso provocan un rechazo, por el gran nivel de instrumentalización y manipulación partidista que determinadas organizaciones efectúan sibilina o descaradamente.
Es un tema interesante el analizar la actual crisis de los movimientos de participación ciudadana. Investigar el rechazo y la escasa participación activa de nuestros vecinos y conciudanos es un tema que debe ser tratado con rigor. Si deseamos crecer y obtener el respeto, el respaldo y la participación de nuestros convecinos, debemos empezar a cambiar la forma de hacer las cosas. Debemos empezar a escuchar atentamente y sin temor todo lo que no nos dicen. Hay que aprender mucho de los silencios evidentes, de las oscuridades invisibles... Pero para aprender urge desprenderse de ciertos obsesiones improductivas...




RECLAMAR QUE BENICALAP VUELVA A TENER ALCALDE-PED�NEO. De esta manera tendremos una representación municipal próxima donde gestionar nuestros asuntos, a quien expresar nuestras necesidades y que defienda nuestros intereses ante el Ayuntamiento. La actual estructura y organización municipal no recoge ni atienda de forma adecuada e inmediata las necesidades, demandas y solicitudes legítimas de los ciudadanos. Es preciso profundizar seriamente en mecanismos de representación más cercanos al vecino, que resuelvan los problemas con más celeridad.




AMPLIAR Y MEJORAR EL PARQUE DE BENICALAP. Porque es uno de los más visitados de la ciudad, requiere una ampliación total y urgente con los terrenos adyacentes (actualmente llenos de basura, escombros y sumamente degradados por la acción del hombre). Se impone una mejora y adecuación de sus deterioradas instalaciones. Debe construirse una piscina cubierta, dada la gran demanda detectada. El PGOU contempla la ampliación del Parque de Benicalap. Estimamos que ya es hora de cumplir ese compromiso, dado el gran crecimiento urbanístico que experimenta Benicalap.




PROTEGER Y CONSERVAR EL NÃCLEO HISTÃRICO (Plaza de Sant Roc y José Grollo y la zona de la Avenida de Burjassot donde se hallan edificios singulares del siglo pasado). Es necesario impedir que se hagan más fincas y se deben establecer ayudas para rehabilitar las casas antiguas. No se debe pensar únicamente en rehabilitar y hacer atractivo el entrañable y magnífico Centro Histórico de Valencia ciudad. Se deben respetar y recuperar los pequeños centros históricos de las antiguas poblaciones de l´Horta, absorbidas por el irregular y caótico crecimiento experimentado en la década de los 60.


REHABILITAR Y REUTILIZAR EL PATRIMONIO HISTÃRICO:
"LA CERAMO" (1885) Escuela Taller o Centro de Recuperación de la Cerámica de Reflejo Dorado. Centro Cultural, vinculado a actividades relacionadas con la artesanía.

"TEATRE ROSALEDA" Salón de Actos del Centro Cultural "La Ceramo".

"LA ALQUERIA DEL MORO" (Siglo XIV). Alquería rural gótica destinada a ser conocida y valorada como tal. Ocasionalmente puede ser utilizada para actos protocolarios de gran importancia y nivel.

"LA ALQUER�A DE LA TORRE" (1760) Centro Cívico-Cultural. Museo de Cerámica (se pueden instalar los extraordinarios y valiosos fondos que posee el último gerente de La Ceramo, Sr. Alfonso Pastor). Museo Etnográfico de la Huerta. También puede contemplarse la posibilidad de crear un Centro Municipal de Servicios Sociales y Atención a Nuestros Mayores.

"SAUDI PARK" (Siglo XIX) El citado conjunto es conocido también como Casino del Americà. Proponemos la creación de un Centro de Formación Profesional, destinado a la Hostelería, integrando sus paradigmáticos jardines al Parque de Benicalap.

"BARRAQUES DE LLUNA" Una granja escuela para dar a conocer en vivo y en directo, sin intermediarios, la vida rural en l´Horta. Donde todos podamos tener la oportunidad de cultivar ecológicamente nuestras hortalizas, sintiéndonos protagonistas de nuestro pasado más reciente.

CREAR UNA COMISARIA DE POLICIA Y UN RETÃN EN EL PARQUE DE BENICALAP. Para evitar la delincuencia, el tráfico de droga y el vandalismo existente. Se debe combinar la acción policial con la aplicación de programas que posibiliten la reintegración social, laboral, educativa... favoreciendo políticas que estimulen y apoyen la estructuración familiar y las practicas que posibiliten una integración social, laboral, formativa, educativa efectiva, real, sistemática. La policía debe actuar como medida preventiva, colaborando en las tareas de rehabilitación y de la prevención del delito.

REABRIR LA ESCOLETA INFANTIL. Donde los padres y las madres puedan dejar a sus hijos con confianza y sin coste económico durante su jornada laboral. El cheque escolar es un parche que, únicamente favorece la especulación educativa; impidiendo que exista una educación pública de calidad, para todos, inspirada en el desarrollo y asunción de una filosofía integradora. Urge crear una red de guarderías públicas, dado el alto nivel de emigrantes y la total carencia de equipamientos docentes en Benicalap y zonas adyacentes.

CONSTRUIR UN CENTRO DE SALUD EN LA AVENIDA DE ECUADOR. El recién estrenado Consultorio Auxiliar es una solución de compromiso y muy coyuntural que no ataja las graves carencias existentes. Siguen los colapsos y la masificación. El ambulatorio de la calle Alboraya y las urgencias de los hospitales están lejos del núcleo urbano de Benicalap, Beniferri, Campanar, Marxalenes....

EVITAR LA DESTRUCCIÃN DE L´HORTA Y AYUDAR A LOS LABRADORES. Benicalap tiene la densidad de población más alta de Valencia. L´Horta es el pulmón verde de nuestro barrio y una herencia histórica que es preciso conservar a toda costa. Se deben preservar los caminos, las acequias y las alquerías. Vender las cosechas en los mercados municipales (denominación de origen: HORTA) y vigilar los campos del saqueo y pillaje.

PROMOVER LAS ASOCIACIONES Y LA PARTICIPACIÃN DIRECTA. Dotando a las entidades vecinales, culturales y juveniles de infraestructuras y recursos, ya que son fundamentales para fomentar y consolidar las relaciones humanas entre los vecinos, contribuyendo a evitar la proliferación de comportamientos adictivos y destructivos. La participación es la mejor medicina para combatir la soledad, la violencia y la marginación.

INCREMENTAR EL NÃMERO DE AUTOBUSES Y LÃ?NEAS. Entre Benicalap y València, especialmente los nocturnos que enlazan con las zonas de "marcha" y así evitar accidentes, tráfico y contaminación. El desarrollo de campañas educativas, tendentes a sensibilizar a la población en edad escolar del uso de transportes alternativos y públicos es, sin duda, una medida saludable que todos agradeceremos en un futuro. El Ayuntamiento y la Generalidad Valenciana deben trabajar coordinadamente para estimular y favorecer el uso de los transportes públicos.

UNIFICAR LOS CÃDIGOS POSTALES PARA EVITAR ABSURDAS CONFUSIONES: No es lógico que una parte de la Avenida de Burjassot sea 46025 y otra 46015 (como Campanar). Todo Benicalap ha de ser 46025. Correos debe respetar las divisiones históricas y reales de los valencianos.

REDUCIR LA CIRCULACIÃN EN LA AVENIDA DE BURJASSOT: Esta vía soporta un gran tráfico para el cual no está preparada. Es urgente abrir nuevas vías y eliminar la contaminación acústica y las congestiones. La estructura urbana de Benicalap es de pequeño pueblo rural, donde únicamente circulaban carros y viandantes hasta muy entrada la década de los 60.

CREACIÃN DE UNA RESIDENCIA HOGAR PARA NUESTROS MAYORES. Debemos invertir en la calidad de vida de nuestros progenitores sin escatimar en nada. Recuperar la sociedad del bienestar es una misión ineludible de todos aquellos que deseamos vivir en una ciudad solidaria y justa. España es el país de Europa que menos invierte en políticas de bienestar social, educación, tercera edad, sanidad, juventud, cultura, educación. Seguimos siendo diferentes, aunque algunos se empeñen en decir: "España va bien".

IMPLANTACIÃN DEL SALARIO SOCIAL Y DE POLÃ?TICAS ACTIVAS DE EMPLEO PARA LOS COLECTIVOS MÃ?S DESFAVORECIDOS. Mientras exista un solo vecino en situación de paro, sin prestaciones ni subsidios, no podemos bajar la guardia. Todos nuestros conciudadanos deben ser atendidos y tener oportunidades para lograr un empleo digno. Mientras tanto, deben percibir una ayuda económica que les permita vivir con dignidad. Exigir políticas activas de empleo estable es una garantía de futuro incuestionable. Reivindicar la implantación de la jornada laboral de 35 horas es, también, una medida saludable para todos los hombres que pensamos que somos algo más que mano de obra. Trabajamos para vivir. No vivimos para trabajar. Recuperar la alegría y el derecho a la creatividad es volver a inventar la convivencia, transformando el mundo con nuestra acción vital.

RECUPERACIÃN Y APOYO A LAS FIESTAS TRADICIONALES DE BENICALAP: Sí. Creemos que es fundamental resaltar el papel que juega la recuperación de las fiestas patronales en nuestro antiguo pueblo. Ya nadie discute su papel como elemento social diferenciador, como parte de un ritual necesario para posibilitar la integración plena en la vida. Las instituciones municipales deben comprometerse seriamente para que nuestras fiestas tengan el brillo y la fuerza que antaño bien tuvieron.

DAR UN NUEVO IMPULSO Y UN GIRO A LAS UNIVERSIDADES POPULARES-ESCUELAS DE ADULTOS: Debe cambiarse la filosofía y el funcionamiento tan primario existente actualmente. Es básico orientar los citados elementos educativos y formativos, otorgándoles mayor nivel y dotándolos de más medios materiales y humanos. Todos los ciudadanos tienen el derecho a poder acceder a la educación y a la formación. Hacer atractivo y ameno el aprendizaje es un reto que debe ser asumido y aceptado por los diseñadores y planificadores de actividades recreativas y pedagógicas.

CREACIÃN DE PROGRAMAS ESPECÃ?FICOS PARA LAS PERSONAS SIN TECHO, LOS EXCLUIDOS SOCIALES Y LOS TRANSEÃNTES: Urge crear centros y hogares que permitan la recuperación de todas las personas que malviven en la calle. Es necesario que nuestros conciudadanos que padecen alguna adicción, enfermedad mental, o patología social de exclusión, puedan volver a disfrutar de las ventajas que todos tenemos. La administración tiene el deber inexcusable y la obligación de crear programas públicos para atender a todos los ciudadanos que atraviesan situaciones de emergencia y necesidad social. No podemos confiar en la caridad. Debemos crear las infraestructuras necesarias y los servicios y programas profesionales adecuados e idóneos para dar cobertura a los innumerables problemas que genera una sociedad capitalista, donde el hombre no tiene ningún valor. Donde todo es objeto de compra y venta.

DESARROLLO E INCREMENTO EFICAZ Y DIRECTO DE LAS COMPETENCIAS DE LAS JUNTAS DE DISTRITO. No es lógico que las competencias de las Juntas Municipales no se desarrollen completamente. Los vecinos debemos sentir la proximidad de las instituciones en todos los ámbitos. Por tanto, es imprescindible que los ciudadanos de a pie solicitemos que las Juntas no sean meros despachos administrativos. Deben ser espacios donde se adopten soluciones que incidan en los asuntos que preocupan, inquietan y afectan al conjunto de los conciudadanos. Deben ser pequeños ayuntamientos; dotados de presupuesto, personal suficiente y proyección entre el tejido social. Debe valorarse y ponerse en marcha la creación de pequeñas oficinas municipales en algunos barrios (Benicalap, Beniferri, Benimamet...) a fin de ofrecer un servicio más próximo y directo para que todos nuestros convecinos puedan tramitar los asuntos que les afectan (permisos de obras menores, información sobre ayudas para nuestros mayores, registro de documentos...)

CREAR ESPACIOS PARA EL DESARROLLO Y LA CREATIVIDAD INFANTIL Y JUVENIL. Ninguna organización política de implantación nacional (PP, UV, PSOE) ha luchado por crear en cada barrio espacios dedicados a favorecer la creatividad y los aspectos lúdicos de nuestros niños y jóvenes. Urge que se aplique un nuevo enfoque y, se desarrollen programas y zonas públicas para potenciar la creatividad, el asociacionismo y la participación plural y lúdica entre la población juvenil e infantil.

CREACIÃN DE ESCUELAS DE MÃSICA Y CONSERVATORIOS PÃBLICOS. No basta con subvencionar a las bandas y a grupos de aficionados. Es imprescindible dar seriedad, rigor y sistema a las iniciativas de enseñanza musical, artística y cultural. Mientras no nos tomemos todos en serio la educación pública, jamás podremos ofrecer oportunidades sistemáticas y eficaces a nuestros hijos y convecinos. Benicalap precisa la construcción de un Conservatorio Público dedicado a la Enseñanza Musical

CAMPAÃAS INSTITUCIONALES DE APOYO AL PEQUEÃO, MEDIANO Y TRADICIONAL COMERCIO. La brutal voracidad de las grandes superficies, además de provocar la perdida del encanto y del trato familiar que ofrecía el pequeño comercio, está destruyendo gran número de puestos de trabajo. Las grandes superficies rompen y hacen desaparecer para siempre el alma que tienen las pequeñas tiendas de ultramarinos, las droguerías de barrio, las bodegas donde se puede encontrar un tendero dispuesto a enseñarte las ventajas y los vinos que van con un tipo específico de alimento o plato. Valencia no necesita más superficies gigantes dedicadas a destruir empleo y favorecer la incomunicación y desestructuración social de sus ciudadanos. El pequeño comercio, es el alma, el pegamento que une a las personas que viven en un barrio. Ayudar dignamente y con eficacia a las personas que hacen posible la existencia de los mercados extraordinarios y ordinarios, a los sufridos y abandonados comerciantes, es una labor fundamental e higiénica.

FAVORECER EL USO Y DIFUSIÃN DEL TRANSPORTE PÃBLICO Y DEL CARRIL BICI. El crecimiento enloquecido que ha potenciado la industria del automóvil, ha provocado el colapso de las vías, calles y carreteras de nuestra área metropolitana. Debemos sensibilizar a la opinión pública, a los poderes (municipales, autonómicos, provinciales, centrales...) de la gravedad que produce una mala e intensiva utilización del vehículo dentro de los centros urbanos. No pretendemos impedir el uso del automóvil, pero sí educar en la responsabilidad y en la racionalidad. Desde la escuela, desde el mundo asociativo debemos impulsar el uso sistemático de transportes alternativos y ecológicos (metro, autobús, bicicleta...) como algo útil y beneficioso para todos. La educación vial pasa también por conocer otras fórmulas de circular por nuestro entorno urbano y rural, evitando los daños y los perjuicios directos y colaterales.

RECUPERAR Y ESTIMULAR LAS ACTIVIDADES ARTESANALES COMO NUEVAS FORMAS DE EMPLEO. Es bueno crear los mecanismos administrativos y educativos para que las actividades tradicionales y artesanales puedan tener un atractivo para las nuevas generaciones. Recuperar la cerámica, el encaje de bolillos, el forjado de metales, la rehabilitación urbanística de elementos rurales, el cultivo de la huerta, etc..., además de interesante por su alto valor socializador y artístico, debe ser apoyado con entusiasmo y con medidas concretas, pues representa la creación de nuevas formas de empleo para un nuevo siglo, repleto de retos e incógnitas. Saber anticiparse, saber racionalizar y efectuar propuestas constructivas es, luchar contra la incertidumbre de un mundo cada día más unidimensional y vulgar.

INTEGRACIÃN RESPONSABLE Y RESPETUOSA DE POBLACIÃN EMIGRANTE. Benicalap ha experimentado un elevado e interesante incremento de la población, así como un estimulante mestizaje. Si ya hubo en los cercanos años 60 un importante aporte de otras zonas de España, hoy asistimos a un necesario y adecuado aporte de nuevos ciudadanos de origen latinoamericano. Escuchar, atender, canalizar... las peticiones e iniciativas de los colectivos de emigrantes es una obligación de una sociedad que aspire a ser respetada y quiera crear un ambiente estable en la convivencia diaria. Por ello, debemos exigir a las diversas administraciones (Generalitat, Ayuntamiento, Diputación, Gobierno Central...) programas operativos y reales que permitan el exquisito respeto y la integración para los diversos colectivos de emigrantes que viven en Benicalap.










En CERCLE OBERT DE BENICALAP pensamos que hoy sólo existe el Centro (histórico y sociopolítico) como referente exclusivo y excluyente. Una gran mentira que se ha instalado en nuestras mentes sin que nadie se cuestione las espurias razones y las consecuencias indeseables que puede generar en un futuro inmediato.
Hoy todo y todos giramos, sumisos y abnegados, alrededor de él. El Centro de Valencia. El Centro del Pensamiento Cero. El Centro del Neoliberalismo económico. Debemos empezar a mirar y apreciar nuestras cualidades con más orgullo. No debemos intentar emular ni imitar las hazañas y las costumbres planas y uniformes que la publicidad y la inercia nos quieren vender. El mundo prodigioso y realmente atractivo, nunca permanece quieto. No puede definirse en palabras ni apresarse en una instantánea fotográfica... Lo auténtico no tiene nombre ni desea alcanzar gloria alguna.

Benicalap de l´Horta, abril de 1999
CERCLE OBERT DE BENICALAP
INICIATIVAS SOCIALES Y CULTURALES DE FUTURO





Antoni Marín i Segòvia
President

BENICALAP DE L´HORTA ÃS POBLE
SALVEMOS LA CERAMO
SALVEMOS LAS ALQUERIAS
SALVEMOS NUESTRO FUTURO

http://es.groups.yahoo.com/group/agenciaanna/messages/1

http://www.e-valencia.org/modules.php?op=modload&name=News&file=article&
Sindicat