Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Anàlisi :: especulació i okupació
¿Para qué tanto crecimiento urbanístico?
27 set 2004
¿Para qué tanto crecimiento urbanístico?

http://www.nuncamas.net/

Antonio Marín Segovia


La ausencia de un estable tejido industrial, así como la histórica incapacidad o desidia de las instituciones públicas para incentivar y estimular unos cultivos agrarios y ganaderos sostenibles, desarrollados en espacios y territorios singulares como son aquellos que constituyen la ya desaparecida huerta valenciana, ha supuesto y permitido el crecimiento vertiginoso y feroz de nuevas formas de especulación. Esos nuevos espacios urbanísticos han crecido (y crecen) a costa de la destrucción despiadada de los paisajes naturales más singulares y distinguidos que tiene la Comunidad Valenciana, logrando degradar la irrepetible belleza natural de nuestra tierra, a cambio de ofrecer segundas residencias y equipamientos deportivos para élites que precisan costes de mantenimientos elevados.


Mientras tanto, la crisis económica va evidenciando la ausencia de un verdadero tejido industrial fuerte y capaz de hacer frente a los retos mundiales, aflorando la debilidad que tiene nuestro sector turístico, incapaz de ofrecer una calidad real, respetando y conservando intactos los paisajes y los valores culturales y artísticos peculiares de nuestra Comunidad. Valencia, sin duda alguna, ha crecido de manera vertiginosa en las últimas décadas, sin que las instituciones y el empresariado tengan la voluntad de respetar una normativa y seguir unas pautas coordinadas en aras a evitar los efectos secundarios de tanta velocidad, de tanta ansiedad por llenar todo de nuevas residencias, hoteles, parques temáticos, campos de golf...

También debemos resaltar y reconocer la ausencia de una participación cívica rigurosa y sistemática, así como la falta de perspectivas y compromisos institucionales a la hora de planificar urbanísticamente, siguiendo unas pautas respetuosas en función de nuestro legado cultural, ambiental e histórico. Es una realidad incuestionable la falta de una red de presión ciudadana estable e independiente, que ofrezca alternativas y respuestas a las situaciones conflictivas que todo desarrollo económico, cultural plantea.

Es hora de ser realistas y aceptar que poco se puede hacer ahora, pues la voracidad y falta de compromisos políticos y empresariales para activar una verdadera planificación urbanística, ajustada e integrada a unos parámetros de respeto ambiental, cultural, histórico... es algo real y cercano que todos padecemos a diario...

De nada sirven las actuales leyes y normativas, pues los ayuntamientos y los autoridades autonómicas carecen de verdadera vocación e interés en lograr que esos cuerpos legislativos tengan una verdadera vida y aplicación... La necesidad de obtener ingresos que tienen los municipios precisa la aceptación de las imposiciones que los grupos inmobiliarios desarrollan. Por eso urge la intervención del gobierno central para ayudar a los dibujar nuevas fuentes de financiación municipal que evite la intervención de ciertos sectores empresariales sin escrúpulos.
¿Para qué tanto crecimiento urbanístico?

http://www.nuncamas.net/

Antonio Marín Segovia


La ausencia de un estable tejido industrial, así como la histórica incapacidad o desidia de las instituciones públicas para incentivar y estimular unos cultivos agrarios y ganaderos sostenibles, desarrollados en espacios y territorios singulares como son aquellos que constituyen la ya desaparecida huerta valenciana, ha supuesto y permitido el crecimiento vertiginoso y feroz de nuevas formas de especulación. Esos nuevos espacios urbanísticos han crecido (y crecen) a costa de la destrucción despiadada de los paisajes naturales más singulares y distinguidos que tiene la Comunidad Valenciana, logrando degradar la irrepetible belleza natural de nuestra tierra, a cambio de ofrecer segundas residencias y equipamientos deportivos para élites que precisan costes de mantenimientos elevados.


Mientras tanto, la crisis económica va evidenciando la ausencia de un verdadero tejido industrial fuerte y capaz de hacer frente a los retos mundiales, aflorando la debilidad que tiene nuestro sector turístico, incapaz de ofrecer una calidad real, respetando y conservando intactos los paisajes y los valores culturales y artísticos peculiares de nuestra Comunidad. Valencia, sin duda alguna, ha crecido de manera vertiginosa en las últimas décadas, sin que las instituciones y el empresariado tengan la voluntad de respetar una normativa y seguir unas pautas coordinadas en aras a evitar los efectos secundarios de tanta velocidad, de tanta ansiedad por llenar todo de nuevas residencias, hoteles, parques temáticos, campos de golf...

También debemos resaltar y reconocer la ausencia de una participación cívica rigurosa y sistemática, así como la falta de perspectivas y compromisos institucionales a la hora de planificar urbanísticamente, siguiendo unas pautas respetuosas en función de nuestro legado cultural, ambiental e histórico. Es una realidad incuestionable la falta de una red de presión ciudadana estable e independiente, que ofrezca alternativas y respuestas a las situaciones conflictivas que todo desarrollo económico, cultural plantea.

Es hora de ser realistas y aceptar que poco se puede hacer ahora, pues la voracidad y falta de compromisos políticos y empresariales para activar una verdadera planificación urbanística, ajustada e integrada a unos parámetros de respeto ambiental, cultural, histórico... es algo real y cercano que todos padecemos a diario...

De nada sirven las actuales leyes y normativas, pues los ayuntamientos y los autoridades autonómicas carecen de verdadera vocación e interés en lograr que esos cuerpos legislativos tengan una verdadera vida y aplicación... La necesidad de obtener ingresos que tienen los municipios precisa la aceptación de las imposiciones que los grupos inmobiliarios desarrollan. Por eso urge la intervención del gobierno central para ayudar a los dibujar nuevas fuentes de financiación municipal que evite la intervención de ciertos sectores empresariales sin escrúpulos.

Ahora el ciudadano consciente y sensible puede y debe contemplar la destrucción inexorable e implacable de todo un singular y extraordinario paisaje rural y litoral, todo ello para que unos pocos puedan lograr unos beneficios rápidos y otros muchos puedan disfrutar de una segunda vivienda residencial en tiempos estivales...

Mientras tanto, los cambios climáticos, la precariedad laboral y la falta de otros equipamientos, culturales, asistenciales, educativos... se perciben de forma secundaria y con extrema frivolidad, gracias al tratamiento secundario que los medios de comunicación y la clase política dispensan a esos "problemas" demasiado humanos y terrenales.

Sin duda alguna es una verdad afirmar que todos somos responsables, de una forma u otra, de las realidades y problemas que ahora emergen de forma dolorosa y tangible. Las violentas protestas laborales en Elche, la falta de redes asistenciales para nuestros mayores, la carencia de espacios destinados a la rehabilitación y recuperación de los enfermos mentales, indigentes, emigrantes... la ausencia de una red de instituciones educativas públicas para atender adecuada e integralmente a la población en edad escolar... son "realidades" cercanas y próximas a todos nosotros...

Sin embargo, los problemas que aparecen en los medios de comunicación son otros. Las necesidades que son tratadas en los diarios y comentadas por nuestros representantes políticos son otras...

¿Qué podemos hacer los ciudadanos ante la incapacidad y falta de interés que manifiestan los medios de comunicación, los empresarios y políticos en torno a tantas situaciones conflictivas?

Simplemente debemos una y otra vez repetir que existen otras necesidades sin atender, otras cuestiones esenciales que analizar, conocer y abordar de manera integral, con hondura, serenidad y calma. Tratar con perspectiva y frialdad la enorme serie de retos que el neoliberalismo imperante nos plantea a todos, pues el expolio urbanístico y ambiental es uno de los síntomas de esa voracidad que manifiesta la fase superior del capitalismo salvaje que padecemos todos y que se denomina neoliberalismo…

Seamos pragmáticos. Verdaderamente, en la actual situación, pocas cosas podemos hacer los ciudadanos con cierto grado de compromiso y sensibilidad, pues la realidad es una e implacable. En aras a un crecimiento y desarrollo único, se sacrifica íntegramente el paisaje y el legado natural, cultural, histórico de todo un territorio, de toda una cultura... sin que se acepte la posibilidad de establecer unas reglas de juego que permitan la conservación y el crecimiento armónico, con el fin de que convivan y compartan protagonismo tanto el vivo pasado como el feroz futuro...

Pero todos debemos aceptar y asumir que sin la existencia de unas redes participativas y reivindicativas independientes y estables, capaces de influir en la toma y puesta en practica de decisiones, poco podemos esperar de las instituciones públicas y del tejido empresarial, pues el grado de expolio y degradación ambiental de nuestro patrimonio natural e histórico es realmente alarmante, así como es evidente el nacimiento de una crisis económica en los sectores productivas valencianos: calzados, juguetes, muebles...

Al menos algunos debemos seguir en nuestra labor cotidiana: continuar denunciando y cuestionando el actual comportamiento urbanístico, ofreciendo la posibilidad de dirigir los esfuerzos inversores en las áreas de la rehabilitación y conservación de nuestros espacios tradicionales, estimulando nuevas formas laborales acordes con una nueva cultura ecológica, lejos de las prisas y las modas...

Recuperar los núcleos rurales del interior de Valencia, estimulando el cultivo de sus campos no es ninguna utopía ni un disparate. Puede y debe servir para repartir la actual densidad demográfica que padece el litoral, creando así nuevas estructuras y espacios productivos y de servicios en un área que padece un abandono inaceptable...

Entre todos podemos lograr equilibrar y hacer agradable la convivencia presente, logrando paliar los efectos secundarios que el desaforado crecimiento urbanístico nos infringe a todos...

Y creo que para terminar debemos dejar en el aire una pregunta esencial: ¿Para qué tanto crecimiento urbanístico?

¿Realmente nos beneficia de forma duradera y real construir tantos nuevos edificios?

¿Es posible compatibilizar respeto por nuestro legado paisajístico, cultural… y desarrollo económico, urbanístico…?

¿Qué mecanismos y normas debemos aceptar y asumir todos para permitir un desarrollo equilibrado, sostenible, plural y no lesivo para nuestro futuro?



Benicalap – Valencia, a 27 de septiembre de 2004

Antonio Marín Segovia
Cercle Obert de Benicalap
Iniciativas Sociales y Culturales de Futuro
Mira també:
http://www.nuncamas.net/
http://www.iberica2000.org/Es/

This work is in the public domain

Comentaris

Re: ¿Para qué tanto crecimiento urbanístico?
27 set 2004
DEL POLÃ?GONO INDUSTRIAL AL CAMPO DE GOLF
LA URBANIZACIÃN DEL TERRITORIO

"Ahora, nuestros ayuntamientos -y no necesariamente los más cercanos al litoral-, creen haber resuelto sus perspectivas económicas de futuro con la oferta de campos de golf y viviendas asociadas a él. Primeras y segundas residencias que surgen como hongos a la largo de todo el territorio valenciano, ofertadas masivamente a los ciudadanos del norte de la Europa con mayor poder adquisitivo, ya sea con finalidad turística o como residencia habitual para su jubilación. Y estas zonas residenciales surgen también sin la oferta del campo de golf como atractivo complementario y espacio ajardinado central y privado."

Paco Tortosa es doctor en Geografía.

EL PAÃ?S - C. Valenciana - 26-09-2004

En el vertiginoso proceso de urbanización en el que se encuentra actualmente el País Valencià, especialmente en la primera y segunda franja costera, llama la atención el hecho de que nuestros pueblos y ciudades apuntan hacia un cambio que lleva del modelo industrializador del territorio, al modelo del turismo residencial. Se trata de un proceso histórico reciente con dos fases que yo sintetizaría en la idea de partida de estas notas reflexivas: del polígono industrial al campo de golf. Un proceso que nos lleva a un horizonte de un todo litoral urbanizado según el modelo californiano, del cual ya huyen muchos de sus ciudadanos.


Durante la década de los años sesenta y setenta del pasado siglo, el monocultivo económico industrial en gran parte de nuestro territorio llevó a la aparición de polígonos industriales en muchos de los municipios litorales. Evidentemente, a costa de tierras de gran fertilidad. Junto a la aparición de los edificios industriales, con sus formas arquitectónicas tercermundistas y sin infraestruturas de servicios, el flujo migratorio trajo consigo el complemento urbanístico con la construcción de grandes barriadas despersonalizadas conocidas como barrios dormitorio. Junto al sector económico industrial, el turismo de sol y playa iba urbanizando la costa con grandes bloques de apartamentos impersonales por su estética, materiales y volúmenes. El turismo se encargaba de la franja estricta litoral. La industria consumía espacio en la segunda franja costera. Y los dos sectores económicos se complementaban en la ocupación del suelo, en la despersonalización de los paisajes tradicionales y en la generación de desequilibrios ambientales.

El orgullo económico de nuestros ayuntamientos no dependientes del turismo de sol y playa fue, hasta no hace muchos años, la recalificación del suelo para alojar polígonos industriales y espacios residenciales para los futuros trabajadores del sector. De ordenación del territorio y de planificación urbanística ni se hablaba ni se debatía en foro alguno. Quizá el mejor ejemplo del país por lo que se refiere a la ausencia de ordenación territorial la tengamos en el �rea Metropolitana de València, donde a lo largo de los años sesenta y setenta cada municipio aspiró a su particular polígono industrial. La mayor parte de ellos lo consiguieron, pero ninguno planificado con el municipio vecino, hecho éste que llevó a una dispersión de las instalaciones industriales que provocó una perversa ocupación de huerta, una proliferación negativa de accesos viarios y una dispersión de vertidos de aguas contaminantes que todavía hoy sufrimos y que ha llevado a L'Albufera, entre otros graves problemas, a un estado de sus aguas fuertemente degradado.

Llegados al nuevo milenio, en un segundo proceso de reurbanización (sin ordenación territorial de nuevo), llama la atención un fenómeno vinculado al sector económico de la construcción pero que ya no tiene en el esquema polígono industrial-espacios residenciales para los obreros, su pilar fundamental. Aunque se siguen construyendo polígonos industriales y espacios residenciales a ellos vinculados. El nuevo esquema sustentador de las nuevas economías es: campos de golf-espacios residenciales de segunda y primera residencia, en forma de adosados en unidades masivas que vinculan la venta de dichas viviendas a la existencia de dichos campos de golf.

Entramos de esta manera en el monocultivo de los espacios residenciales vinculados a nuestro clima y turismo litoral. Con ello iniciamos un modelo urbanizador que se solapa en el tiempo con el industrial, pero restándole espacios e inversiones, dada la deslocalización industrial que a escala europea se está produciendo con las nuevas incorporaciones de países del Este.

Ahora, nuestros ayuntamientos -y no necesariamente los más cercanos al litoral-, creen haber resuelto sus perspectivas económicas de futuro con la oferta de campos de golf y viviendas asociadas a él. Primeras y segundas residencias que surgen como hongos a la largo de todo el territorio valenciano, ofertadas masivamente a los ciudadanos del norte de la Europa con mayor poder adquisitivo, ya sea con finalidad turística o como residencia habitual para su jubilación. Y estas zonas residenciales surgen también sin la oferta del campo de golf como atractivo complementario y espacio ajardinado central y privado.

El listado de las nuevas zonas a urbanizar vinculadas más o menos directamente con este nueva oferta residencial de campo de golf-urbanización, es ya, a fecha de hoy espeluznante, sobre todo por el modelo territorial que proyecta en el futuro más inmediato: Rotova-Alfauir (urbanización de nuevas vivendas y campo de golf); Elche (19.000 nuevas viviendas); Ondara (2.000 viviendas y campo de golf), Carcaixent (nueva urbanización en su montaña y campo de golf); Cullera (33 torres de 25 alturas y dos hoteles de 45 plantas); Sant Joan d'Alacant (urbanización para 30.000 personas); Pinedo (350 nuevas viviendas sobre suelo protegido del parque natural de L'Albufera); Vistabella del Maestrat (120 adosados sobre el Pla de Vistabella); Naquera (nuevas urbanizaciones para más de 10.000 personas); Vall de Gallinera (urbanización con 2.000 viviendas, de momento paralizada); Guadalest (2.000 nuevas viviendas); Altea (nueva urbanización y campo de golf); Torrevieja (creación de 500.000 nuevas plazas de alojamiento turístico); Càrcer (2.000 viviendas y campo de golf); 2.000.000 de metros cuadrados en nuevas urbanizaciones en Cabanes-Torreblanca vinculadas a un parque de ocio y el aeropuerto de Castellón auspiciado por Carlos Fabra; ampliación urbana de Marina d'Or en Oropesa... Pero hay que acercarse al área metropolitana de Valencia para comprender la magnitud de este nuevo proceso urbanizador: en El Puig, el Ayuntamiento cede suelo casi gratuito para su urbanización, en Sedaví (viviendas para 8.000 personas con torres de 15 alturas)... Grandes centros comerciales han aparecido los últimos años consumiendo miles de metros cuadrados de espacio vital para no perder calidad de vida la comarca (Kinepolis, Bonaire...). En Paterna está ya en fase de ejecución la urbanización de sus secanos para dar cobijo a cerca de 200.000 personas. El resto de municipios de la comarca de l'Horta se encuentran en procesos parecidos. El suelo urbanizado que estudié en mi tesis doctoral hace 10 años, ha aumentado de manera espectacular haciendo irreconocible para mí muchos de los entornos urbanos. Miles y miles de nuevas viviendas en horizontal han cubierto nuevas hectáreas de huerta, que junto con los nuevos viarios para acceder a ellas, están acelerando su desaparición.

Este nuevo proceso urbanizador no se limita a zonas concretas del país, es generalizado. Es por ello que no sólo se va a convertir la comarca de l'Horta de Valencia en un continuo urbano si no que lo hará también el resto de tierras litorales valencianas, y muchas de ellas cercanas a él. El cambio del modelo de la economía del polígono industrial, al modelo del campo de golf, basado en la construcción para ofertar viviendas cerca del mar y con buen clima, es ya un hecho que vulnera las reglas del juego democrático más elemental (ver cómo se aplica la LRAU), y no cuenta para nada con la opinión de la sociedad valenciana, ni respeta nuestros paisajes rurales tradicionales y pone en peligro inminente lo que queda de nuestro ya maltrecho medio ambiente. ¡Hacia la California de Europa sin remisión! ¿Huiremos también nosotros?
Sindicat Terrassa