Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: globalització neoliberal
Esto s铆 que es vida - UN D?A CUALQUIERA, DE UN ESPA脩OLITO CUALQUIERA.
22 set 2004
Esto sí que es vida


UN DÃ?A CUALQUIERA, DE UN ESPAÃ慜LITO CUALQUIERA.


Inmersos en esta vorágine de vida que nos hemos dado, todo rápido, rápido que no pare el ritmo ni un segundo, te levantas y casi sin quitarte las lagañas ya te estás montado en una máquina, coche, tren, metro o autocar que te desplazará a donde de verdad vives, en el piso o casa sólo mal duermes.
11.jpg
Esto sí que es vida


UN DÃ?A CUALQUIERA, DE UN ESPAÃ慜LITO CUALQUIERA.


Inmersos en esta vorágine de vida que nos hemos dado, todo rápido, rápido que no pare el ritmo ni un segundo, te levantas y casi sin quitarte las lagañas ya te estás montado en una máquina, coche, tren, metro o autocar que te desplazará a donde de verdad vives, en el piso o casa sólo mal duermes.

Si vas en tú coche todo el trayecto vas de pelea, de mala leche con los otros conductores, cuando llegas al destino, empieza la pelea por donde lo dejas a salvo de la voraz grúa.

Todo los aparcamientos están ocupados, te desespera una vuelta y otra y cuando al fin logras un sitio vacío de detrás de uno de los coches sale uno con cara de poco amigo que te pone la mano; tu primera intención es irte sin darle ni los buenos días lo piensas mejor y caes en el chantaje y le das un euro; como le des menos te lo tira a la cara, el gorrilla coge la moneda y sin mirarte sale pitando buscando a otra víctima.

Sales pitando, llegas tarde, cuando por fin llegas la rutina se mete en tu cuerpo, el móvil suena es un mensaje no tienes tiempo de leerlo , tu compañeros te cuentan fantasmada, tú entras en el juego y dices que tú un poquito más, si es de coches el tuyo es el de â渃humaqueâ?, si es de tele â測o tengo una de plasma (no sé lo que es) y además panorámica, suena otra vez tu móvil; es tu mujer que te avisa que el banco te ha devuelto una letra no tienes efectivo, estás en números rojos.

Niña llama a tu madre que te deje algo vas y la pagas, pero Pepe si a mi madre le debemos de hace dos meses el dinero de la letra del coche, pues llama a mi padre y le dices algún rollo pero sácale el dinero.

Necesita más dinero, es urgente que hago, â渏efe necesito que me deje hacer horas, es una emergencia. Tu jefe se deja querer; tú te esclavizas un poca más, ya está todo el día de mala uva rutina, llega la hora del almuerzo las dos, todos salen volando cada uno por un lado te diriges a un Burger que casi cae al lado, tras un lote de andar el coche ni lo toco, llego las mesillas están llenas no hay sitio.

Me quedo en la barra en un taburete y me pido la número dos y una cerveza; me la acabo de dos bocados y otra vez al tajo y la rutina.

El día se ha ido es noche cerrada, salgo del curro busco el coche y amargado me hago el camino de vuelta, paro en el bar de mi barrio los amigotes están enfrascado hablando del Betis y de si fue o no penalti.

Entro en la discusión me tomó una cerveza y suena el móvil: es mi Mari que me dice que donde me meto, que no me ve el pelo en todo el día. Salgo pitando, dejo el coche en el primer sitio que encuentro y me subo al piso; abro la puerta y lo primero que vislumbro es a los niños peleando por el mando, les pego la bronca y las criaturas me miran con los ojos asustados. Mari está en la cocina me acerco y le doy un piquito.

Me tiro en el sofá y me hago el dueño del mando, ahora soy el que tiene el poder los niños siguen con sus peleas los echo del salón.

Mari me empieza a contar lo del banco, no la escucho estoy absorbido por el magnetismo del tele, están poniendo â渆l primo hermanoâ? ¡Qué envidia, quién fuese alguno de ellos!
¡Cuánto me gustaría poder ligar con la que se acostó con el primo del chofer del pajarito!, ¡Eso si que es vida¡
Yo quizás que me presente a algún casting, Pepe!..

Escucho la voz como en el otro mundo, cuando ya casi tenia a la milita a mis pies, me había quedado dormido.
¡Uy¡ Mari me despiertas en lo mejor.

Los niños han comido ya, Mari y yo nos sentamos delante del tele y cenamos viendo y empapándonos de todo los trapos que mañana tengo que estar bien informado para saber de que discuto con los compañeros, este fran es un niñato, pero el que es un vividor es el contreras.

Mari se va a la cocina a fregar los platos, yo me acurruco en el sofá y me quedo dormido de nuevo. Mari me tira al lecho y paso de un sueño a otro , rinnnnnnnnn pego un bote de la cama, ¡¡ay, por dios, ya son las seis de la mañana!!.
Un día cualquiera de un españolito cualquiera.

Antonio Criado.
Mira també:
http://www.iberica2000.org/es/
http://www.nuncamas.net/

This work is in the public domain

Comentaris

ENJOY IT!!!!
24 set 2004
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME
HOME-TRAIN-WORK-TRAIN-HOME...
Sindicat