Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Novembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
        01 02 03
04 05 06 07 08 09 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Accions per a Avui
Tot el dia
11:00

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* %sArticle
Notícies :: @rtivisme
Insurreccionalismo sensorial: conspiratio amoris
15 set 2004
Una sediciosa muestra de lo que es capaz la Comuna Poética
Insurreccionalismo sensorial: conspiratio amoris


Hace algunos días una pléyade de académicos nos comentó que la Comuna era un grupo de epicúreos que pretenden llenar la ciudad de Jardines, un grupo de âsabiosâ? que, enarbolando principios hedonistas, desea vivir al margen de una sociedad descompuesta. Nuestros ojos comienzan a desorbitarse; se nos derraman las copas de vino; nuestros esqueletos caen en un temblequeo desenfrenado.
Hipnosis. Hipnosis.
Y aquel niño, llamado Epicuro, no entendía de dónde había nacido el Caos de Hesíodo ââAl principio de todo hubo el Caos...â?-. Sus maestros no supieron explicarle aquello y, por tanto, emprendió un largo viaje en busca del saber. Pero las garras delirantes del atomismo democriteo y uno que otro patético residuo peripatético, se adueñaron de los sueños de aquel bello jovencillo, llevándolo a originar un hedonismo moderado...
Así que estamos los poetas comuneros en el Jardín. Atenas es bonito, aunque las paredes están muy limpias. Junto a nosotros hay discípulos, esclavos, mujeres y heteras; frontalmente está ese viejo barbudo diciendo: âYo exhorto a placer continuos y no a esas virtudes vanas y necias que comportan embrolladoras ilusiones de frutos futurosâ?. Un cínico, envuelto en un tabardo de estameña, pasa cerca de nosotros, mostrando su puño cerrado del cual solamente se yergue el dedo medio. Nos saca la lengua como mofándose, y se va. Le preguntamos al viejo âa quien todos llaman Maestro- que si tiene por allí un poquito de vino. Ãl responde que no, pues con pan y agua podemos satisfacer nuestros placeres. Nos encolerizamos y, decepcionados, nos vamos del Jardín, gritándoles cuán bochornoso es su placer reformista.
Comienza la travesía.
Dos cuerpos -vasijas de sensaciones-, empujados por una seducción extraña, se juntan: melodía carnal invulnerable, espasmos de piel incontenible, choque celeste misterioso. Epicuro, desconcertado, deteriorado tal vez por los radicales libres, empieza a balbucear cosas sobre los átomos. Las sensaciones, percibidas de diferentes formas, pero intransigentes ante cualquier esquema que intente darles coherencia. Y Epicuro insiste en que éstas requieren una confirmación (epimartyresis), con el propósito de llenar una expectativa científica -a esta grosería le llaman empirismo-. De este modo, Occidente -perdiendo el tiempo cual reloj- busca con ansias âla Verdadâ?, mientras toda su civilización se zambulle en un mar de veneno y gusanos irritados.
Y nosotros decimos: toda sensación es verídica. Quien intenta confirmar una sensación no hace más que negarla, pues éstas, las sensaciones, no aceptan categorizaciones ni estructuras racionalizantes. Son caóticas, álogos por sí mismas. Si algún antropólogo cultural o filólogo pretende hacer una genealogía de esto, pierde su tiempo. Es imposible demostrar a través del logos la carencia de logos de las sensaciones. Fines y medios son uno solo.
Los cuerpos siguen embriagados. Por un momento, el placer y el dolor se toman de la mano y, desde una gran cumbre, se lanzan al vacío: una sima que esconde tras la bruma un valle inmenso. Se pierden entre los árboles. La palabra se trastoca. El aire se torna húmedo. La nada hace presencia más ausente que nunca. Caos sonríe. Hakim Bey se hurga la nariz.(Stefan George estuvo por aquí, pero le temblaron los cojones al ver que él era una sombra de sí mismo, y terminó como el mayor detractor de la nada -âNo existe la cosa allí donde la palabra faltaâ?-).
Entonces un instinto nos inclina a la búsqueda del placer. En un abrir y cerrar de ojos, el dolor se despluma, tarareando una temible canción que compara la Fortuna con la luna. Encabezan en nuestras cabezas algunas representaciones mentales (phantasíai) y, entre tanto, comprendemos que la única manera de perpetuar el placer es a través de la creación (crear, poiesis, poesía). Caos nos dice que a esto le llamemos pasión: sensaciones creando poesía, poesía creando sensaciones. Lo corpóreo e incorpóreo vagando en una misma estela. Y la palabra se embriaga tanto como el cuerpo.
A lo lejos, vislumbramos un niño: Eros quiere jugar...
¡Aguarda! Los negadores de la pasión querrán que te conviertas en un fantoche insensible. Querrán que razones, analices, argumentes y cuentes números hasta que dejes de sentir y lleves una vida de aburrimiento y desolación; te impondrán el tripalium, el trabajo, con el fin de que ni siquiera puedas sentirte a ti mismo; intentarán suprimir tu caos interior obnubilando tu conciencia y así ponerte al servicio de un líder que pedirá ser aplaudido, o un dios impío que dirá: âAlábame y calla. Yo soy el todopoderosoâ? -nseguida serás un esclavo de la Mentira, vigilado continuamente por perros feroces contagiados por la rabia-. Por este mismo motivo, los epicúreos mitigaron sus placeres, para que los negadores de la pasión, bajo el manto de la Ley, el Orden y la Autoridad, no los pudieran incomodar. Hasta el mismo Nietzsche admiraba eso de ellos, denominándole "artificios calmantes".
¡Insurrección! ¡No más placeres reformistas ni "artificios calmantes"! ¡Insurreccionalimo sensorial!
Si el placer puede valerse de la creación para reafirmarse, la insurrección puede valerse de la recreación para afirmarse. Llámale a esta lucha re/creación. Siente, y no permitas que los negadores de la pasión te intimiden. Ellos te dirán que los sentidos mienten, que los poetas mienten y que todo el mundo miente salvo ellos. Incluso los anarquistas -con quienes la Comuna Poética tiene más contacto- posiblemente quieran aniquilar tu pasión, obstaculizando tus deseos para encaminarte en una moral cristiana del sacrificio, o al menos te exigirán placeres moderados, como los epicúreos. Porque como pudo ver H. Marcuse, el epicureísmo propone un hedonismo negativo (evitar el dolor), mientras que el nuestro siempre ha de ser positivo (procurar el placer). De hecho, Epicuro, mediante su atomismo, dijo que la muerte nada es para nosotros âquien muere no siente y quien siente no ha muerto-, pero dejó de lado el ser consciente, brotando a la sazón el temor a la existencia no realizada.
Ãnicamente eliminando la estructura âLey, Orden, Autoridad- podremos vencer a la muerte, tal como lo previó A. Cappelletti. No hay nada de qué temer: el
placer desea el comunalismo del silencio.
...Un cuerpo es una revolución; dos, una utopía...
No abstraigas tu lucha (tú ya eres el gobierno absoluto de ti mismo); siente, siente; evitar debates y discursos âno hay nada menos placentero que disertar sobre el placer-. Es más: si alguien te llegase a criticar, tendrá la razón ây que se quede con ella-.
Hipnosis. Hipnosis.
Despertamos. Yacemos en el piso y, desde allí, vemos a una pléyade de académicos carcajeando sardónicamente. Todos, en su mentira, gritan: â¡Miren, a los poetas comuneros no les asentó bien el vino! ¡Los epicúreos se han embriagado!â?.


Comuna Poética
Caos nunca murió

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Insurreccionalismo sensorial: conspiratio amoris
15 set 2004
El reformismo es un insulto, la única dignidad está en la insurrección.

Buen texto literario, propopolítico.
Re: Insurreccionalismo sensorial: conspiratio amoris
15 set 2004
insurrección/reformismo, verdad/mentira, blanco/negro, puro/impuro

el camino está por dibujar
Apunte 1.Kaos
17 set 2004
mandelbrot.jpg
2.- Caos, en la antigua teoría griega de la creación, el oscuro y silencioso abismo de donde procede la existencia de todas las cosas. Caos dio nacimiento a la negra Noche y al Erebo, la región oscura e insondable donde habita la muerte. Estos dos hijos de la primitiva oscuridad se unieron a su vez para producir el Amor, que originó la Luz y el Día. En este universo de informes fuerzas naturales, Caos generó la sólida masa de la Tierra, de la que surgió el Cielo estrellado y lleno de nubes. Madre Tierra y Padre Cielo, personificados respectivamente como Gaya y su marido, Urano, fueron los padres de las primeras criaturas del universo. En la mitología posterior, Caos es la materia informe de la que fue creado el cosmos u orden armonioso.


accion: busca caos en la red y reflexiona.
Mira també:
http://omega.ilce.edu.mx:3000/sites/ciencia/volumen3/ciencia3/155/htm/sec_5.htm
http://sprott.physics.wisc.edu/fractals.htm
Punto2: G
17 set 2004
gaia.jpg
1.- Gaia ("suelo" o "tierra", también deletreado Ge, Gea, Gaea o Gaya) personifica en la mitología griega la fertilidad de la Tierra. Tras aspectos particulares de la Divinidad Triple se encuentra la Gran Madre del pre-Indo-Europeo, una diosa de la vida y la muerte generosa pero pavorosa, que fue venerada desde el Neolítico en Oriente Próximo, Anatolia y la zona de influencia de la cultura egea, pero también mas allá de Malta y las tierras etruscas.

Algunos mitógrafos prefieren ver una identidad discreta de una Madre Tierra personificada por separado en cada nombre, e incluso en los epítetos distintos endémicos que sólo se aplicaban a las diosas en algunos lugares, y que se veneraban en rituales que también cambiaban de un sitio a otro.

La mayoría de los antropólogos están de acuerdo, pero también reconocen a la misma diosa de la tierra bajo nombres distintos: Deméter la "madre", Perséfone la "hija", o Hécate la "vieja" eran tres aspectos de la misma diosa que podría identificarse como Rea. En Anatolia (la actual Turquía) era conocida como Cibeles. Los griegos nunca olvidaron que el antiguo hogar de Gaia era Creta, donde siempre se la habia adorado como Potnia Theron, la "señora de los animales", o simplemente Potnia.

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more