Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: ecologia
Bruselas abre el mercado al maíz transgénico
12 set 2004
La empresa suiza Syngenta, líder mundial del sector agroquímico, obtiene luz verde para comercializar su maíz transgénico en la Unión Europea (UE).
La Comisión Europea decidió este miércoles levantar la moratoria sobre los organismos genéticamente modificados (OGM).

La decisión adoptada en Bruselas permite a Syngenta lanzar al mercado una variedad de maíz dulce, registrada con el nombre de Bt-11 y resistente a una serie de parásitos.

Se trata de uno de los primeros productos fabricados en laboratorio que llega al mercado europeo. Hay todavía decenas de organismos genéticamente modificados (OGM) que esperan el visto bueno de las autoridades europeas para su comercialización.

âEs sólo una piedra en un gran mosaicoâ?, señala a swissinfo Markus Payer, portavoz de Syngenta.

âEn definitiva se trata de un avance hacia la regulación política y administrativa del sector. La incógnita es cómo va a reaccionar el mercado y, en definitiva, los consumidores. Puede que la aceptación de estos productos sea un largo procesoâ?, agrega.

Las organizaciones ecologistas se oponen con vehemencia a la aprobación del maíz dulce Bt-11, un producto destinado exclusivamente a la alimentación humana. Los adversarios temen una contaminación del medio ambiente, con consecuencias aún desconocidas.

Malestar en la población

La decisión de la Comisión Europea pone fin a un periodo de cinco años marcado por la incertidumbre y la fuerte oposición a la tecnología genética en el campo de la alimentación.

La mayoría de los sondeos indica que los ciudadanos europeos â incluidos los suizos â siguen muy escépticos frente al impacto de tales productos en la cadena alimenticia. Muchos temen que su difusión en la agricultura tenga consecuencias ambientales que puedan repercutir en la vida humana.

Ante esa oposición, los gobiernos europeos decretaron en los últimos años una moratoria para la introducción de los OGM. Pero correspondió a la Comisión Europea aprobar la utilización de OGM para los 25 miembros de la UE.

En las últimas semanas, los ministros de Agricultura de la UE alcanzaron un acuerdo sobre el Bt-11, abandonando por primera vez la política restrictiva, adoptada en respuesta a los temores de la población.

Los expertos afirman que la decisión de Bruselas tiene un valor más simbólico que material, sobre todo porque la presencia de organismos genéticamente modificados aparecerá claramente señalada en todos los productos derivados que lleguen al mercado.

âLos consumidores podrán establecer la presencia de OGM sin problemaâ?, afirma Payer. No obstante, el portavoz resta importancia a esta novedad para Syngenta: âSólo el 3% de nuestra cifra de negocios proviene de los OGM y el Bt-11 es una parte minúscula en el abanico de nuestra ofertaâ?.

Guerra del maíz

Para Syngenta, multinacional con sede en Basilea, la aprobación del producto es una oportunidad para acceder a un nuevo mercado. Esto constituye una ventaja con respecto a la competencia, entre la que figura la estadounidense Monsanto.

Las dos compañías, enfrentadas en un conflicto respecto a la utilización de una tecnología agrícola en la producción de maíz transgénico, luchan por asegurarse el liderazgo en el prometedor mercado estadounidense.

Monsanto acusa a Syngenta y quiere bloquear la utilización por la empresa suiza de una técnica que permite cultivar plantas inmunes a los glifosatos, es decir, resistentes a una serie de pesticidas que contienen este agente químico.

Es una tecnología que permite a los agricultores tratar los campos de maíz con pesticidas sin dañar la cosecha.

Nacida de las divisiones agroquímicas de Novartis y AstraZeneca, Syngenta es hoy líder mundial en la producción de semillas y en la tecnología para el control de parásitos.

swissinfo, Jacob Greber
(Traducción: Belén Couceiro)
Mira també:
http://www.swissinfo.org/ses/Swissinfo.html?siteSect=105&sid=4945186

This work is in the public domain

Comentaris

La Comisión Europea saliente autoriza 17 nuevas variedades de maíz transgénico de Monsanto
12 set 2004
Greenpeace y la Coordinadora de Organizaciones Agrarias y Ganaderas, COAG, critican duramente la decisión tomada hoy por la Comisión de incluir otras 17 variedades de maíz modificado genéticamente Mon 810 de la multinacional norteamericana Monsanto en el catálogo europeo de semillas, lo cual permitirá su venta en todo el territorio europeo. Estas organizaciones piden a los Gobiernos europeos que empleen las cláusulas de salvaguardia nacionales contra estas variedades para proteger el medio ambiente y la agricultura convencional y ecológica.

"Permitir la venta de estas semillas cuando la inmensa mayoría de los estados europeos no ha definido sus medidas nacionales de coexistencia (o protección de la agricultura ecológica y convencional) muestra que las promesas de la Comisión saliente de asegurar un contexto de coexistencia verdadera eran sólo palabras vacías", ha afirmado Juan Felipe Carrasco, responsable de la campaña de Transgénicos de Greenpeace.

"Esperamos que la nueva Comisión actúe con más responsabilidad. Mientras tanto, los Estados miembros deben tomar las medidas oportunas para prohibir estas variedades y proteger así la agricultura y la industria alimentaria", ha afirmado Andoni García, responsable de la Ejecutiva del Area de Medio Ambiente de COAG.

España es el único país de la UE que ha autorizado el cultivo a escala comercial de transgénicos y que en nuestro país están permitidas 16 variedades. "Exigimos al Gobierno Español que revierta esta peligrosa situación creada por el Gobierno anterior y retire la autorización de todas estas variedades cuyos efectos están siendo ampliamente descritos", ha añadido García.

Las organizaciones firmantes, por otra parte, aprueban la postura adoptada esta mañana por la Comisión Europea, al haber postpuesto su decisión sobre los umbrales de contaminación de semillas.

"Greenpeace considera positivo que la Comisión haya reconocido que el asunto de la contaminación de las semillas es lo suficientemente grave como para que sea la nueva Comisión quien reconsidere el problema de la contaminación de las semillas y de la coexistencia", ha declarado Juan-Felipe Carrasco. "Demandamos a los nuevos Comisarios que actúen con más responsabilidad y establezcan un umbral de contaminación equivalente al nivel técnico de detección, de tal manera que se proteja la libertad de elección de los agricultores y de los consumidores", añade Carrasco.

La propuesta de la Comisión Europea para legalizar la contaminación de las semillas no transgénicas por semillas modificadas genéticamente (MG) sin obligación de etiquetar, debería haber sido discutida esta mañana en la Comisión. Sin embargo, el colegio de Comisarios la retiró de la agenda porque, según ha afirmado el presidente Prodi, es necesario un análisis en profundidad del impacto económico de dicha propuesta.

Esta propuesta hubiera permitido la presencia del 0,3 % de transgénicos en la semillas de maíz y de colza, lo que equivale a 300 plantas transgénicas de máiz o 2.000 de colza por cada hectárea (10.000 m2) supuestamente libre de transgénicos en toda la UE sin que nadie tuviese que informar ni a los agricultores, ni a la Administración, ni a los productores de alimentos ni a los consumidores. "Un umbral de semillas transgénicas superior al 0 técnico (el mínimo detectable) supone riesgos, incertidumbre y costes a los sistemas productivos. Si la contaminación se convierte en regla, la producción de alimentos no transgénicos se convertirá en un negocio de alto riesgo", ha afirmado Andoni García.

Además, con estos niveles de contaminación se haría extremadamente dificil el control de la trazabilidad de los transgénicos, y la liberación de transéncios al medio ambiente se haría irreversible aunque se detectase. La Comisión debe tener en cuenta que la mayor parte de los agricultores, productores y distribuidores de alimentos quieren un mercado libre de transgénicos.

Si los Estados miembros no se oponen a esta Decisión, supondrá el fin del derecho a elegir alimentos sin transgénicos para los consumidores. Esta Decisión, de haber sido adoptada hoy, hubiera impedido a los agricultores y a la industria alimentaria seguir ofreciendo productos sin transgénicos, es decir, con menos del 0,9% de derivados de transgénicos, el umbral fijado por el Reglamento Europeo de Etiquetado y Trazabilidad.

Las organizaciones firmantes critican duramente la decisión tomada hoy por la Comisión de incluir otras 17 variedades de maíz modificado genéticamente Mon 810 de la multinacional norteamericana Monsanto en el catálogo europeo de semillas, lo cual permitirá su venta en todo el territorio europeo. Estas organizaciones demandan a los gobiernos europeos que empleen las cláusulas de salvaguardia nacionales contra estas variedades para proteger el medio ambiente y la agricultura convencional o ecológica.

"Permitir la venta de estas semillas cuando la inmensa mayoría de los estados europeos no ha definido medidas de nacionales de coexistencia (o protección de la agricultura ecológica o convencional) muestra que las promesas de la Comisión saliente de asegurar un contexto de coexistencia verdadera eran solo palabras vacías", añade Carrasco.

"Esperamos que la nueva Comisión actue con más responsabilidad. Mientras tanto, los estados miembros deben tomar las medidas oportunas para prohibir estas variedades y proteger así la agricultura y la industria alimentaria", ha afirmado García.

España es el único país de la UE que ha autorizado el cultivo a escala comercial de transgénicos y que 16 variedades de maíz están autorizadas parta cultivo en España. "Exigimos al Gobierno Español que revierta esta peligrosa situación creada por el Gobierno anterior y retire la autorización de todas estas variedades cuyos efectos están siendo ampliamente descritos", concluye García.


Nota: El artículo 18 de la Directiva del Consejo 2002/53/EC de 13 de junio de 2002 sobre el catálogo común de variedades vegetales permite a los países de la UE a emplear cláusulas de salvaguardia contra la comercialización de determinadas variedades.
Sindicat